Enlaces de accesibilidad

Cuba

Ex yerno de Raúl Castro estaría coordinando tráfico de drogas desde Venezuela

Luís Alberto Rodríguez López-Callejas (izq), Presidente de GAESA, acompaña al ex presidente de Angola José Eduardo Dos Santos, en un recorrido por el puerto del Mariel, donde tiene fuerte presencia el holding militar-empresarial cubano

Citando a un oficial militar venezolano en activo, el Embajador Roger Noriega aseguró el miércoles a congresistas de EE.UU. que quien está coordinando el tráfico internacional de cocaína a través del puerto venezolano de La Guaira es nada menos que el general de Brigada y presidente del grupo militar-empresarial cubano GAESA, Luis Alberto Rodríguez López-Callejas.

Citando a un oficial militar venezolano en activo, el veterano diplomático estadounidense Roger Noriega informó el miércoles a congresistas de EE.UU. que quien está coordinando el tráfico internacional de cocaína a través del puerto venezolano de La Guaira es nada menos que el General de Brigada y presidente del grupo cubano GAESA, Luis Alberto Rodríguez López-Callejas.

La comprometedora referencia al exyerno de Raúl Castro y ejecutivo principal del citado pulpo militar-empresarial fue presentada en un segmento de la intervención del Embajador Noriega ante el panel “Exigiendo responsabilidades a los dirigentes cubanos”, convocado por el Subcomité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes.

El analista especializado en asuntos interamericanos precisó que el militar venezolano (a quien no identifica) informó el mes pasado sobre el asunto a funcionarios de organismos policiales de EE.UU. Rodríguez López-Callejas, quien estuvo casado con la segunda hija del exgobernante cubano, Deborah Castro Espín, estaría al mando del personal militar cubano (no venezolano) asignado al despacho del estupefaciente principalmente hacia Europa y África occidental.

(Hasta ahora la denuncia más contundente sobre la conexión cubana en el tráfico de drogas desde Venezuela habría sido la de Leamsy Salazar.

Nicolás Maduro con los jefes de las fuerzas armadas de Venezuela.
Nicolás Maduro con los jefes de las fuerzas armadas de Venezuela.

Salazar fue por diez años jefe de seguridad y asistente personal de Hugo Chávez y tras la muerte de este, de Diosdado Cabello, entonces presidente de la Asamblea Nacional y sindicado de ser el jefe del llamado Cartel de los Soles que involucra a altos oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

En 2015 Salazar llegó a Estados Unidos. Entre sus denuncias Salazar vinculó a Cuba con esas prácticas delictivas, en concreto por dar protección y asistencia en algunas de las rutas que permiten llevar la droga desde Venezuela hasta Estados Unidos).

Otro oficial venezolano, citado ante el Congreso por el ex secretario de Estado Adjunto para las Américas del gobierno de George W. Bush, describió la presencia de campamentos de las narcoguerrillas colombianas ubicados en las profundidades del territorio venezolano, y que son responsables del tránsito de cocaína con destino a Estados Unidos y otros mercados a través de puertos del Caribe.

Esta fuente explicó a un agente estadounidense que los oficiales militares cubanos destacados en Venezuela han ordenado a las fuerzas de seguridad interna que no se acerquen a estos campamentos guerrilleros ni interfieran con sus operaciones.

En su exposición titulada “Hora de confrontar la cadena de crímenes internacionales de Cuba”, Noriega cita un reciente ensayo del experimentado periodista y escritor Christopher Dickey, actual editor de noticias Internacionales del diario The Daily Beast.

Dickey señala que después de que Cuba se hiciera indispensable para Hugo Chávez, poniendo a su disposición su contrainteligencia para eliminar a los opositores, La Habana cimentó una alianza entre el gobierno de Chávez y las organizaciones guerrilleras colombianas FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y ELN (Ejército de Liberación Nacional), convertidas en exitosas empresas de tráfico de cocaína hasta el día de hoy, cuando dicen querer poner fin a su lucha armada. Así nació el Cartel de los Soles, llamado así por las insignias solares en los uniformes de los generales de la Guardia Nacional Bolivariana, y que involucra a por lo menos .

Agentes cubanos que han desempeñado un papel sin paralelo en el aparato de seguridad interno de Venezuela se han involucrado naturalmente en las actividades de contrabando de drogas de la familia Maduro y sus secuaces del régimen, Cabello y el vicepresidente Tareck El-Aissami, ya sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por su participación en el tráfico de narcóticos.

Entre sus recomendaciones a los formuladores de políticas en EE.UU. el analista incluye castigar con sanciones de la Ley Magnitski de 2012, diseñada contra narcotraficantes, corruptos y violadores de derechos humanos de todo el mundo, a funcionarios cubanos de toda la cadena de mando, incluidos los que operan en Venezuela.

Aunque la ley prevé negativas de visas y congelaciones de activos difíciles de aplicar en el caso de los cubanos, el diplomático apunta que algunos se verán afectados en sus tratos con otras entidades que entran en contacto con el sistema financiero estadounidense. Y por otra parte, dice Noriega, “el estigma de una sanción de EE.UU. es una poderosa herramienta psicológica, especialmente cuando el culpable es llamado por su nombre y avergonzado ante la comunidad internacional”.

Roger Noriega, actualmente experto invitado del grupo de análisis American Enterprise Institute, subtitula su enfoque sobre la conexión cubano-venezolana “El ejército de ocupación cubano en Venezuela: el que la rompe la debe”.

(Redactado por Rolando Cartaya a partir de un testimonio en el Congreso del Embajador Roger Noriega)

Vea todas las noticias de hoy

Anuncio sobre oficios privados quedó "en el aire"

Dos cubanos viajan el martes en tractor por una calle de La Habana (Yamil Lage/AFP).

El gobierno eliminará el listado que restringía a 123 las actividades permitidas en el sector privado en la isla, una medida que analistas entrevistados por Radio Televisión Martí califican de insuficiente.

La ministra cubana de Trabajo y Seguridad Social Marta Elena Feitó Cabrera anunció este jueves en el programa televisivo Mesa Redonda, que el gobierno eliminará el listado aunque no puso fecha.

La funcionara explicó que las nuevas regulaciones se aplicarán de forma gradual y acompañadas por el desarrollo de las cooperativas y la micro, pequeña y mediana empresa.

Desde La Habana, el Máster en Ciencias Sociales Ángel Marcelo Rodríguez Pita, quien asesora al sector privado, considera que es tan solo una estrategia y que es precipitado una conclusión del impacto de este anuncio, que calificó de incompleto.

"Hasta ahora no hay claridad en este asunto, no hay norma jurídica y las normas jurídicas aún tienen que ser aprobadas por la Asamblea Nacional para su implementación", declaró el experto quien recordó que el régimen cubano lleva 10 años haciendo esperar a los privados por reformas y aperturas.

Por otro lado, apuntó, nada dijeron de otras medidas necesarias en el sector de trabajo por cuenta propia, entre ellas una reforma tributaria y una Ley de Empresas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:53 0:00

En la isla los trabajadores privados carecen de una cultura del emprendimiento porque han sido un sector muy vulnerable y en línea general no conocen cómo presentar un modelo de negocios, paso necesario para obtener una licencia, dijo Rodríguez Pita.

Mientras que el profesor de Economía de la Universidad de Valencia, España Elías Amor Bravo, destaca que hay que tomarse todo esto con mucha precaución.

La ministra dijo que muchos de esos enunciados estaban en estudio, y el académico considera que esto es otra de las estrategias que lanza el oficialismo con la idea de cambiar un poco el paso en tiempos de crisis, para ganar tiempo, pero que realmente no llevan el ingrediente necesario de un cambio.

"Todo está como en el aire, muy provisional", criticó Amor.

Cuba reporta 54 casos de coronavirus en el peor día en semanas

En La Habana y otras provincias se toman estrictas medidas de control para intentar frenar la propagación del COVID-19. (Yamil LAGE / AFP)

Las autoridades sanitarias reportaron este viernes otros 54 casos de coronavirus en Cuba, la cifra más alta en varias semanas de repunte del virus, luego de que las autoridades declararan al país en fase de recuperación.

La Habana es el epicentro de la crisis, con 43 casos según el cierre del 6 de agosto, dijo el Ministerio de Salud Pública en su reporte diario. El municipio capitalino más afectado es Habana del Este, con 18 casos.

La capital acumula ya 1.579 contagios, entre ellos, 195 profesionales de la salud, de acuerdo a las cifras proporcionadas en los informes oficiales.

Dos de los infectados son ciudadanos mexicanos residentes en Cuba, con fuente de infección en el extranjero, añade el reporte del MINSAP.

La situación en la capital ha llevado a las autoridades a tomar medidas de control de la fase epidemiológica, cuando aún no se había decretado la recuperación en la ciudad.

Hasta la fecha, un total de 2.829 pacientes han sido diagnosticados con la enfermedad; de ellos han fallecido 88 personas, de acuerdo a las cifras oficiales.

En un solo día, más de 4.500 personas fueron puestas en vigilancia epidemiológica en sus casas, mientras las autoridades se apresuran a tomar medidas estrictas de control para frenar la propagación de la enfermedad.

El gobierno atribuye el rebrote de casos a las indisciplinas de la población, la celebración de fiestas familiares y la concentración de personas en los bares y otros sitios públicos hasta altas horas de la noche, por lo que ha limitado el movimiento en la capital.

El gobernante Miguel Díaz-Canel dijo el jueves que la compleja situación de La Habana pudiera comprometer, incluso, el inicio del curso escolar, que usualmente comienza en la primera semana de septiembre, reportó el diario estatal Tribuna de La Habana.

Algunos habaneros, como Delia Díaz, estaban esperando "medidas más fuertes" por parte de las autoridades para contener el virus.

"En mi barrio, en el municipio Arroyo Naranjo, niños y jóvenes están jugando en las calles sin nasobuco, mientras los familiares están sentados en las aceras ingeriendo bebidas alcohólicas y con los bafles con la música altísima hasta altas horas de la noche", opinó en diario local.

"¡Es inaudito!, la falta de responsabilidad ciudadana entorpece todos los logros que habíamos alcanzado. Hay que aplicar medidas más drásticas a aquellos que incurren en estas indisciplinas", exigió en otro comentario Caridad Santana.

Desde este sábado, toque de queda y límites al transporte

Una señora lee la prensa en la calle.

Autoridades cubanas aprobaron el jueves un paquete de medidas para La Habana, Artemisa, Pinar del Río, Mayabeque y Matanzas que afianzan los controles para evitar una mayor propagación del coronavirus.

La medidas, que entrarán en vigor a partir del próximo sábado, buscan sobre todo reducir al mínimo el flujo de personas entre las cinco provincias de occidente y establecer puntos de control monitoreados durante las 24 horas por personal de salud y las fuerzas del orden.

Por ello, con algunas excepciones, se suspenden todos los servicios estatales de transporte interprovincial de pasajeros entre las provincias, así como de estas con el resto del país.

Sólo se va a permitir transporte de pasajeros con reservaciones en centros turísticos, del personal de Salud Pública relacionado con el control de la pandemia y de los camiones de carga entre las provincias.

Se restringe hasta las 9:00 de la noche el horario de funcionamiento de restaurantes, centros nocturnos y bares y las personas sólo podrán transitar hasta las 11:00 de la noche.

En la capital, el transporte público desde y hacia las playas tendrá su último recorrido a las 6 pm.

Además se mantiene la prohibición de realizar conciertos, eventos multitudinarios, espectáculos, actividades públicas, recreativas, deportivas y religiosas.

También queda totalmente prohibido el acceso de trabajadores con síntomas respiratorios, factores de riesgo y mayores de 65 años a los centros laborales.​

La lista se va, los economistas aplauden apertura al sector privado

Empleados descargan mercancía el 28 de julio de 2020 en la primera tienda mayorista para el abastecimiento de cuentapropistas en La Habana (Alexandre Meneghini/Reuters).

Cuba eliminará la lista de 123 actividades permitidas en el sector privado, una medida ampliamente demandada por economistas.

"Finalmente!", dijo en Twitter Mauricio de Miranda Parrondo. "Tuvimos que insistir en ello hasta la saciedad para que lo adoptaran (...), pero mejor tarde que nunca".

La prensa internacional destacó que es una medida que podría abrir nuevas posibilidades de negocios para los empresarios de la isla en un momento de fuerte crisis económica.

La ministra de Trabajo y Seguridad Social de Cuba, Marta Elena Feito, anunció este jueves en la televisión estatal que se eliminará dicho listado de actividades "con alcances preestablecidos y limitados", para permitir que los particulares pongan en marcha negocios "de perfil mucho más amplio".

También habló de los ingresos de la gente. Dijo que es necesario que el salario constituya la fuente principal de satisfacción del trabajador y su familia. “La vida ha demostrado que poner indicadores limites asociados al cumplimiento de planes no da resultado. Usted tiene que pagar a los trabajadores por los resultados concretos de la riqueza que se genere. El límite tiene que ponerlo la eficiencia”, argumentó.

Economistas cubanos y el propio sector privado llevaban años diciendo que la lista era absurda y un lastre para el crecimiento.

Como alternativa, los expertos sugerían que el Gobierno sustituyera la lista de trabajos permitidos por una de ocupaciones prohibidas, lo que ampliaría enormemente el espectro de actividades para los emprendedores de la isla.

El economista Pedro Monreal elogió la decisión pero comentó en Twitter que "seguir enfocando el empleo del sector privado como una cuestión de 'perfeccionar' el trabajo por cuenta propia es extemporáneo. Desde hace rato debería haberse colocado el acento en las PYMES para elevar el techo de la productividad".

Entretanto, es de esperar que se mantengan vetados a la iniciativa privada sectores estratégicos para el Estado cubano como los de la salud, la educación, las telecomunicaciones, la prensa y la defensa.

Feminicidio en Las Tunas, el décimo en Cuba en 2020

Personas aglomeradas en Las Tunas. Foto Periódico 26.

El crimen ocurrió la noche del miércoles 5 de agosto en la calle 13 del reparto Progreso en el poblado de Colombia, provincia Las Tunas. Amarilis Ramírez Velázquez fue la víctima del primer feminicidio conocido en Cuba este mes. Tenía 43 años y dos hijos menores.

Tras ser apuñalada por su exesposo fue trasladada a un hospital donde murió a efectos de una hemorragia interna.

“Ella era la directora del Correo municipal. Murió, presuntamente, a manos de su ex marido de apellido Pavín. Según declaraciones de vecinos el victimario la había estado acosando y ella le había reiterado su decisión de no reconciliarse con él”, confirmó desde esa localidad a Radio Televisión Martí el abogado Yunieski San Martín, quien agregó:

“El agresor, bajo los efectos del alcohol, se escondió en unos arbustos en las afueras de la casa de Amarilis y allí esperó su retorno. Cuando ella llegó, le asestó dos puñaladas. Inmediatamente se dio a la fuga pero se dice que fue capturado, aunque no he podido confirmarlo”.

Además de los feminicidios, salidos a la luz a través de las redes sociales y aún sin reconocer por las autoridades cubanas, se desconocen cuántas tentativas de homicidio contra mujeres han ocurrido.

Tampoco el régimen ha publicado cifras sobre en cuántos casos de asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas las víctimas habían interpuesto una denuncia previa.

San Martín dijo que aunque no tiene datos precisos, recuerda que solamente en su municipio han sucedido varios feminicidios “en los últimos tiempos”.

“El último caso del que supe fue de una trabajadora de la salud. Creo que traumatóloga. Su ex esposo la había amenazado de muerte y ella habían puesto en conocimiento de las autoridades el peligro que corría. Los familiares la estaban cuidando a falta de una protección adecuada de la policía pero el victimario logró ejecutar a la víctima”.

Según una compilación de la Red Femenina de Cuba y otras organizaciones independientes, en lo que va de 2020 la Isla ha registrado al menos 10 feminicidios, lo que equivale a que, como promedio cada 18 días, una mujer fue asesinada por razones de género.

En contraste con pedidos ciudadanos, la Asamblea Nacional del Poder Popular dejó fuera del programa legislativo de 2020 a 2022, la elaboración de una ley que enfrente la violencia de género.

Cargar más

XS
SM
MD
LG