Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

“Estoy harta de que me digan cómo debo pensar”

"Patriotismo 36-77", obra teatral bajo la autoría y dirección de la actriz Lynn Cruz. En la imagen Juliana Rabelo (izq.) Lynn Cruz (centro) y Luis trápaga (der.).

Un adelanto de lo que será la obra teatral independiente "Patriotismo 36-77", un manifiesto cultural contra la censura en Cuba.

“Estoy harta de que me digan cómo debo pensar”, fustiga así la actriz Juliana Rabelo, que se ha apoderado de uno de los personajes de la obra Patriotismo 36-77, bajo la autoría de la escritora y también actriz Lynn Cruz.

Tres personajes, tres actores – las actrices Rabelo y Lynn Cruz y el pintor Luis Trápaga- develan historias en sí mismas para hacer la fotografía de un país que es Cuba.

LEA TAMBIEN: Con obra testimonial sobre censura Lynn Cruz desafía nuevo Decreto de Díaz-Canel

En la plataforma digital donde han lanzado una campaña de recaudación para llevar a cabo su proyecto, Cruz explica sobre Patriotismo… “Desde abril de 2017 he enfrentado censura y represión policial contra obras que he creado o participado. Patriotismo 36-77 nació entonces.”

En el tráiler que publicaron en YouTube, los actores presentan así a sus personajes:

Rabelo “Estoy harta de que me digan cómo debo pensar. Yo fui a ver a una mujer cubana a su casa y le llevé una flor. Su casa estaba rodeada, aun así yo toqué la puerta. Antes de que ella se me contestara unos policías se me acercaron y me pidieron que me identificara. Ella salió, a penas pudimos hablar. Me tomaron por el brazo y me condujeron a una patrulla. Me preguntaron si yo era cubana, como si mi dignidad dependiera de mi nacionalidad”.

Lynn Cruz “Lo que pasó fue que hicimos una película. Es la historia de dos hombres y una mujer, una historia de amor y decepción: la de un dictador que en el año 1959 se robó la musa de un poeta, sabíamos que no íbamos a poder presentarla en los cines del país, así que decidimos hacerlo en la casa de unos amigos. Teníamos a varios invitados, pero nadie pudo llegar que conducen a la casa había una redada policial y de agentes de la Seguridad del Estado, luego muchos colegas hicieron silencio, la mayoría se alejó. No podía creer que todo aquello era a causa de una película”.

Luis Trápaga “Yo no me quería comportar como un militar que siempre tiene que estar en estado de alerta, en una ciudad donde yo me empeñaba en tratar de sentirme libre, a pesar de mi situación allí. Imaginen la peor pesadilla: lo que había intuido tantas veces, de pronto se hizo una cruda y triste realidad. Las autoridades del gobierno allanaron mi casa mostrándome una orden de registro completamente improcedente… invadieron mis espacios más privados, se llevaron mis medios de trabajo, se robaron mis proyectos de trabajo…”.

Vea todas las noticias de hoy

Convocatoria al Festival Internacional de Cine sobre Migración

Migrantes cubanos en Tapachula.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) invita a participar en el Festival Internacional de Cine sobre Migración, que se celebra desde 2016 en numerosos países.

La convocatoria abierta hasta el 9 de agosto considerará filmes realizados a partir de enero de 2016 y que hablen de los desafíos y promesas de la migración así como también con las múltiples y singulares contribuciones que realizan los migrantes en sus comunidades de acogida.

La OIM invita a realizadores profesionales y emergentes a presentar largometrajes (más de 41 minutos) y cortometrajes (entre 15 y 40 minutos) en los géneros de ficción, documental y animación.

Las películas deberán estar habladas o subtituladas en idioma inglés. Se alienta a incluir subtítulos, incluso si el diálogo es en inglés, a fin de garantizar la máxima comprensión de la audiencia mundial.

Un jurado internacional premiará al mejor largometraje con 1.000 dólares y el mejor cortometraje con 500 dólares.

[Con información de Global Migration Film Festival y la OIM]

"Pegado al Microfono": vida y obra del locutor cubano Eduardo González Rubio

"Pegado al Microfono": vida y obra del locutor cubano Eduardo González Rubio
please wait

No media source currently available

0:00 0:04:15 0:00

Maya Islas: La Patria como esencia primaria

Maya Islas. Poeta cubana en Nueva York

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Cumplía 12 años cuando triunfó la Revolución. Mi padre estaba en Estados Unidos y yo estaba en Cuba con mi madre, que era la directora de una de las escuelas públicas en mi pueblo. Por razones religiosas fue despedida de su puesto. Mi padre decidió, con la aprobación de mi madre, que había que sacarme de la isla. En la Secundaria Básica ya había comenzado el proyecto de trabajar en el campo. Había que integrarse o ya corrías peligro. Playa Girón fue el detonante para que me sacaran el pasaporte. Salí hacia España una semana antes de cumplir 18 años.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

Por la edad podrás imaginar que soñaba con la idea de que me enviaban a Europa. No tuve miedo porque en Madrid y Asturias tenía a mi familia por parte materna.

¿Qué encontraste?

Un mundo maravilloso. El contraste era más allá de lo que me esperaba. España de noche fue inolvidable. Mi familia allá me dio mucho amor y protección. Era una combinación del descubrimiento de Madrid y del calor humano que recibí. Me preocupaba mi madre (el milagro llegó para ella con los vuelos de la libertad que se iniciaron al final del 1965). Yo viví en Madrid tres meses antes de ingresar a los Estados Unidos. Viví en un hostal de familias cubanas que llegaban como exiliados. Todos los papeles legales de entrada a USA se hacían en España.

Portada de Altazora, poemario de Maya Islas
Portada de Altazora, poemario de Maya Islas

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Cumplo 54 años de haber llegado a Estados Unidos el 8 de julio de este año. Como puedes ver, el aprendizaje ha sido largo, si contamos desde que salí. Asimilé todo lo que vi y aprendí. Yo no era de La Habana, era del centro de la isla, así que el salto fue grande, pero no tuve problemas en asimilarme. Estuve tres años sin estudiar en Cuba con eso de esperar la salida. Tenía que terminar el High School en Estados Unidos, aprender el idioma. Pero sí, pensaba en Cuba; Cuba como tierra, como patria, Cuba sola, sin gobiernos, Cuba esencia. La Cuba que se piensa en la memoria. Sé que ya no existe. Eso sí lo he aprendido: todo cambia.

¿Qué es para ti La libertad?

Este fue el tópico principal en mi adolescencia en la isla, durante la Secundaria Básica: la libertad. Cuando comencé a observar todos los elementos que componen la opresión, entendí lo que era la libertad. No me gustó nada la llamada libertad de los comunistas. Yo solita me di cuenta que Cuba no era realmente "territorio libre de América". Para mí la libertad es la capacidad de ser y escoger. Ir y venir sin pedir permiso. Ser libre es hablar diferente, no gesticular como todos. Decidir un futuro es libertad.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Sí, pienso que las experiencias vividas han cambiado el concepto de lo que significa Patria. Es bueno que amemos a toda la tierra, porque la tierra está dividida por una ilusión. No hay división. De esa forma Patria sería el Planeta. Sin embargo, pienso en ella como esencia primaria. Estuvo presente cuando nacimos en ella. Eso la hace diferente. Cuba es mi patria porque nací en ella. De alguna manera mágica nos acordamos la una de la otra, y así es.

Grafitero contestatario deja un "regalo" en la puerta de la UNEAC

El grafitero cubano Yulier Rodríguez Pérez (Yulier P). (Instagram)

El grafitero cubano Yulier Rodríguez Pérez (Yulier P) colocó en la puerta de entrada a la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en La Habana otra obra de su serie "Regalos" dedicada a la organización oficialista.

Su nueva obra pintada sobre un pedazo de mampostería muestra a "una persona sin boca, que no puede expresarse", y "sin manos", lo que simboliza la impotencia de "no poder tomar acción", envuelta en la bandera cubana y atada con una soga, explicó el artista.

"La soga que presiona es la UNEAC", dijo Yulier P., cuya obra es una manifestación de protesta contra la censura institucional a los artistas cubanos.

Yulier P. deja grafiti contra censura de la UNEAC
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:29 0:00

Semanas atrás, el grafitero dejó una pieza en la entrada del Museo Nacional de Bellas Artes y otra en el parque de El Curita, en Centro Habana.

Yulier P. fue amenazado en 2017 con ir a prisión si no borraba las figuras que iba dejando en edificios en ruinas de La Habana. Un año después retomó el proyecto pintando grafitis en los techos de los bicitaxis que circulan por la capital.

El artista anunció que los "regalos" continuarán.

(Con reporte de Yolanda Huerga para Radio Martí)

"Biografía de un hombre de Dios", nuevo libro sobre Monseñor Agustín Román

Presentación del libro " Un Hombre De Dios " Julio Estorino

No había espacio en el segundo piso del Salón Padre Félix Varela, en la Ermita de la Caridad, para asistir a la presentación del libro “Biografía de un hombre de Dios”, de Julio Estorino, el sábado 13 de julio del 2019, en la tarde. Como en pocas ocasiones, casi a tiempo se inició al acto con la invocación del Rector del Santuario Nacional, Padre Fernando Hería.

La obra fue presentada por el editor de la biografía, Juan Manuel Salvat, Monseñor José Luis Hernando, el abogado Rafael Peñalver, más la declamación de la poeta Silvia Landa y los acordes de la Coral Cubana.

A pesar de otros eventos que se desarrollaban en la ciudad, la cita en la Ermita era a vox populi, un homenaje a Monseñor Agustín Román, el Obispo del Exilio Cubano.

Con la publicación de la biografía de Monseñor Román ha cumplido Estorino promesa y obligación. El título de la obra es el adecuado, y así lo expresó tanto el editor Juan M. Salvat como Monseñor José Luis Hernando.

El sacerdote, quien por años compartió con Román la dirección de Cursillos de Cristiandad, programas radiales en Radio Paz y en la entonces WQBA La Cubanísima, declaró que el libro es una Catedral con sus vitrales cubanos y destacó la fácil lectura de lo que es un texto obligado en la historia de Cuba.

Los presentes en el acto coincidieron en que el autor es la persona más indicada e idónea para exponer el legado de Agustín Román.

El libro es el relato de toda una vida dedicada al servicio a los demás, como fue la trayectoria del sacerdote cubano expulsado de la isla por el régimen en septiembre de 1961. Es la historia de un cubano que de una forma u otra tocó a millones de compatriotas. Lo mismo en Miami, con su labor virtuosa en la Ermita de la Caridad, como a través de sus Misas dominicales por Radio Martí, dirigida a los cubanos en la Isla.

En 655 páginas y editado por Ediciones Universal (dentro de la Colección Félix Varela), se puede conocer de primera mano la historia de uno de los más prominentes hombres del exilio cubano.

El arte del periodista vence la estructura literaria, intercala recuerdos de Román y de sus vecinos, de colegas de sacerdocio, de exiliados voluntarios de la Ermita, de las Hijas de la Caridad; hilvana viñetas de la vida de un cubano que escogió el sacerdocio como vocación y el exilio como Patria.

Estorino ofrece el testimonio de la persona a la que acompañó por más de 45 años. Desde que arribara el entonces Padre Aleido a Miami a mediados de la década de los sesenta, tuvo en Julio Estorino un amigo, un fiel colaborador, con la disposición permanente para cumplir cualquier labor en beneficio de la Archicofradía y la Ermita. Tenían en común que eran “del campo”, el sacerdote de San Antonio de los Baños (La Habana), y el feligrés de Unión de Reyes (Matanzas). También la fe católica y el dolor de exiliados les unieron. Dirigió el matancero la Archicofradía en una ocasión, al igual que la Junta Patriótica Cubana,y en tres ocasiones los Municipios de Cuba en el Exilio, vital instrumento para organizar las peregrinaciones a la Ermita de los cubanos desterrados.

Muchas veces el mismo autor reconoce ser un “desventajado alumno”. Todo los que pasaron por la Ermita, lo mismo para las misas que a colaborar en la Archicofradía (sin importar la década) sabían que Estorino era un “aventajado discípulo” del padre Román. Nadie con mayor capacidad y conocimiento como Julio para plasmar el legado de quien evangelizó a los exiliados, les llenó de fe en los momentos más tristes y daba bendiciones para afrontar la vida.

Es una combinación del testimonio del propio Obispo con la vivencia del amigo, con declaraciones de cientos de personas que compartieron de una forma u otra con el prelado. Se expone todo lo que se pudo recopilar sobre el adolescente, inclusive el testimonio de los que no saludaban en el pueblo a Aleido Román por ser “religioso”. Y la desgarradora historia de la noche del arresto y la sentencia a muerte al Padre Romeo Rivas. O los planes para ondear la bandera cubana cuando el Papa Juan Pablo II visitó Miami en 1987.

El lector tiene en sus manos más de diez años de charlas, conversaciones y confesiones mutuas entre dos amigos, entre dos coterráneos para ponerlas en blanco y negro. Y muchos de ellos son pasajes revisados por el propio Román, tanto desde su oficina del santuario, como desde el Hospital Mercy. Sumaron casi 18 años para terminar la obra que será el más completo e importante de los libros de Estorino. Todo lo que haga en el futuro tendrá la sombra de este texto.

No es la primera incursión de Julio Estorino en la obra y vida del primer obispo cubanoamericano, pues en el 2012 (año en que falleció el sacerdote),con “Una palabra más fuerte”, compiló los escritos de Monseñor Román. Tanto sus homilías, como artículos de prensa, y reflexiones.

En una futura segunda edición, pues esta primera se agotará en breve, debe haber una detallada exposición (y hasta un capítulo entero) del rol de Román en la creación de la revista IDEAL, y su constante prédica desde las páginas de esa publicación, fundada a inicios de la década del setenta Lorenzo de Toro. Desde el primer número hasta que falleció, en IDEAL estaba la palabra del primer rector de la Ermita. No hubo actividad, evento o conferencia de prensa de IDEAL que no tuviera la huella y el beneplácito del Obispo. Si CRECED, como afirma el autor “llegó a convertirse en algo querido para Monseñor Román”, también lo fue IDEAL y la Fundación Padre Félix Varela, con su sello de correos en el Servicio Postal de EEUU. Ambos esfuerzos tuvieron la guía y el tutelaje de Monseñor Román. Y entre los que compartieron con el Obispo estuvo Monseñor Oscar Castañeda, quien le sustituyó al frente de la Ermita al pasar a retiro Román y por nueve años compartieron a diario. Monseñor Castañeda en más de una ocasión, ha expuesto su testimonio de la santidad del primer rector del Santuario y sería un aporte importante a estas evidencias de virtud sacerdotal.

Hay libros necesarios para la reconstrucción moral, cívica y espiritual del cubano. Este es uno de ellos. Es una lectura obligada para las presentes y futuras generaciones. La historia de Agustín Aleido Román Rodríguez, como sacerdote y exiliado, es uno de los pilares para forjar y formar la cubanía.

Cargar más

XS
SM
MD
LG