Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

El otro Carlos Manuel de Céspedes

La Sierra Maestra. AFP PHOTO / ADALBERTO ROQUE

Nada más aburrido que un hombre de una sola pieza. Carlos Manuel de Céspedes (1819-1874) no fue uno de ellos. A los ciento cincuenta años del inicio de la Guerra de los Diez Años vale la pena buscarlo más allá del 10 de octubre de 1868 para oírlo conversar con el río Cauto, ofrecer una serenata y redactar, además de versos, cartas donde no se sabe qué admirar más, si la prosa, el coraje o la sensibilidad del autor para embeberse en el paisaje cubano y describírselo a Ana de Quesada, su mujer, exiliada en Estados Unidos. Estas cartas parecen, por instantes, precursoras de los diarios de José Martí:

Por las mañanas el monte de Cuabas, que entreveo a espaldas de mi morada, a través de una arboleda, toma en su base un color ceniciento muy oscuro; mas besan su cumbre los rayos del sol naciente y se percibe el brillo diáfano y tembloroso de la esmeralda. Luce en la cima una diadema elíptica de niebla blanquecina por sobre la cual se lanza el inmenso espacio azul del cielo. Un ruiseñor se posa entonces en algún árbol a la orilla del río y me envía sus armoniosos trinos, que a pesar de la distancia, recojo bastante bien en las alas de las brisas. No contento, sin embargo, con oírlo de lejos, deseoso de asistir a un concierto de esos músicos de los bosques, que me aseguraron cantaban en bandadas al son de las aguas en que refrescan sus piquillos, me trasladé a la margen del río en ocasión en que dejaban jugar en libertad sus gargantas flautadas; pero ay, semejantes a los niños melindrosos, se negaron a dejarme saborear sus melodías...

Esta carta, escrita en Ranchito el 13 de septiembre de 1872, muestra a Céspedes tan atento a la naturaleza de la isla como lo estaría Martí veintitrés años después, camino de la muerte:

Por altas lomas pasamos. Seis veces el río Jobo. -Subimos la recia loma de Pavano, con el Panalito en lo alto y en la cumbre la vista de naranja de china. Por la cresta subimos... y otro flotaba el aire leve, veteado... A lo alto de mata a mata colgaba, como cortinaje, tupido, una enredadera fina; de hoja menuda y lanceolada. Por las lomas, el café cimarrón. La pomarrosa bosque. En torno, la hoya, y más allá los montes azulados, y el penacho de nubes. (18 de abril de 1895)

El 25 de septiembre de 1873, desde Arroyo de Jiguaní, Céspedes vuelve a mirar en torno y poner ante Ana de Quesada la Cuba que le arropa:

El paisaje, si bien circunscrito por las montañas, es alegre y grandioso. Tengo al frente el monte de la Peña Blanca, que me distrae con sus juegos de luz. Tan pronto representa una superficie igual y unida en plano inclinado, como descubre sus inmensurables espinazos, estribos y hondonadas. Varía de colores con la rapidez maravillosa del caguayo. Las yagrumas a veces son copas colosales de esmeraldas; pero a los pocos instantes, al herirlas los rayos del sol meridional, se transforman en gigantescos floreros llenos de azucenas de plata (...)

Cuba no fue para él, como no lo sería para Martí, una abstracción sino una realidad física capaz de arrobarlo. Escribía sus cartas con una tinta elaborada por él mismo a base de zumo de limón. La naturaleza corría por su escritura, que debe de haber olido y hasta sabido a ella.

El Río Cauto.
El Río Cauto.

2

Carlos Manuel de Céspedes es desterrado a Palma Soriano en 1852, dieciséis años antes del Grito de Yara, donde las autoridades españolas le vigilan pero no le impiden sentarse a la orilla del Cauto y escribir versos:

Naces, ¡oh Cauto!, en empinadas lomas;
bello, desciendes por el valle ufano;
saltas y bulles, juguetón, lozano,
peinando lirios y regando aromas.

Luego, el arranque fervoroso domas
y, hondo, lento, callado, por el llano
te vas a sumergir en el oceano;
tu nombre pierdes y sus aguas tomas.

Así es el hombre. Entre caricias nace;
risueño, el mundo al goce le convida;
todo es amor, y movimiento y vida.

Mas el tiempo sus ímpetus deshace
y, grave, serio, silencioso, umbrío,
baja y se esconde en el sepulcro frío.


No debe pasarse por alto el acierto de ese peine de agua cuyos dientes acicalan las flores: cada lirio, un cabello; ni el contraste entre el río niño que retoza en su cuna (la sierra), y la profundidad, el retardo y el silencio que van apoderándose de él a medida que se acerca al mar, donde va a perder su identidad y desvanecerse en una realidad mayor.

Céspedes debe de haber leído a Manrique: Nuestras vidas son los ríos / que van a dar en la mar / que es el morir."

Tampoco Martí sería indiferente al Cauto. Diez días antes de morir da testimonio del encuentro con él en una página de su diario:

Las barrancas feraces y elevadas, desgarradas a trechos, hacia el cauce, estrecho aún, por donde corren, turbias y revueltas, las primeras lluvias. De suave reverencia se hincha el pecho, y cariño poderoso, ante el vasto paisaje del río amado.

Un día después, el Cauto iba a sugerirle algo más: De Altagracia vamos a la travesía. Allí volví a ver de pronto, a la llegada, el Cauto, que ya venía crecido, con su curso ancho en lo hondo, y a los lados, en vasto declive, los barrancos. Y pensé de pronto, ante aquella hermosura, en las pasiones bajas y feroces del hombre...

La Campana de La Demajagua.
La Campana de La Demajagua.

3

Carlos Manuel de Céspedes, el hombre que estuvo dispuesto a sacrificar a su hijo más joven antes que ceder a una extorsión del Capitán General de la isla y que moriría batiéndose solo, revólver en mano, con una patrulla del gobierno español, es uno de los autores de la música de “La bayamesa”, una de las pocas canciones cubanas del siglo XIX que ha prevalecido sobre la saña del tiempo.

La historia de la canción se reproduce en el libro “Música Colonial Cubana,” de Zoila Lapique, a partir del testimonio del poeta José Fornaris (1827-1890), recogido en 1888 en una edición de sus versos:

Era por los años de 1851. Después de una representación dramática se nos ocurrió celebrar a varias señoritas y entre ellas a una (Luz Vázquez) que era novia de uno de los promovedores de la serenata. Yo, a pesar de no ser el novio, me encargué de la letra; Carlos Manuel de Céspedes y Pancho del Castillo improvisaron la música, y Carlos Pérez (Tamayo) fue el tenor que la interpretó acompañado de los compositores.

A partir del 9 de enero de 1869, reducido a cenizas Bayamo, la canción adoptaría una letra de carácter patriótico que exaltaba el valor del cubano y condenaba al gobierno opresor.

4

Carlos Manuel de Céspedes.
Carlos Manuel de Céspedes.

Las cartas escritas por Carlos Manuel de Céspedes a Ana de Quesada revelan cuán angustiosa llegó a ser la relación entre ambos. La destinataria, además de quejarse de su situación económica y la de sus hijos, temía por la vida de su esposo. Él, consciente de las represalias que podían tomar los españoles contra ella, la disuadía de su empeño de regresar a Cuba y declinaba todo ofrecimiento que pudiera representar un gasto:

Te doy las gracias por lo que me dices que me tienes preparado; pero de aquí en adelante no quiero que me mandes nada; ni medicinas, ni ropa, ni nada. Guárdalo todo para ti y los chiquitos. Yo estoy satisfecho con lo que tengo. Vivo en una choza o a la intemperie. Como lo que me dan, aunque sean los reptiles más inmundos. Ando vestido y calzado de una manera grotesca, pero honesta. No tengo necesidades. Hasta ahora me defiende la lealtad de los que me rodean; el día que me falte, no sabré morir peor que Ayestarán (...) *

No juego, no me embriago, no enamoro, ni siquiera paseo. Trabajo sin descansar por Cuba, no puedo asegurar que lo haga con acierto pero es con buena fe. No robo, no mato, no violo, no hago intencionalmente agravios a nadie. Procuro proceder imparcialmente en mis resoluciones, y que haya orden y justicia. Jamás transigiré con los españoles sino bajo la base de nuestra independencia. Más no puedo hacer, no soy santo (...)

No faltaría el comentario dedicado a sus compañeros de guerra:

Si no están conformes, tomen su Presidencia el día que quieran. ¡Ojalá fuera mañana! ¡Cuidado un día no la dejen caer por tierra! Para nada la apetezco. Yo quiero ser el primer independiente, y adonde quiera que vaya tendré qué comer, porque yo sé trabajar. No le tengo miedo a nadie ni a nada.

De nada nos valió su advertencia.

5

La finca San Lorenzo.
La finca San Lorenzo.

La reseña de la muerte de Carlos Manuel de Céspedes redactada por Fernando Figueredo a partir de la narración del Capitán José Lacret Morlot (1850-1954), quien acompañaba al ex presidente en la finca San Lorenzo, en plena Sierra Maestra, sobrecoge. Carlos, el hijo mayor, se dio a la tarea de recoger y juntar, además de algunas partículas del cráneo de su padre deshecho a culatazos, los pedazos de piel y los mechones de cabello que habían quedado prendidos en la vertiente escabrosa del barranco donde aquél había sido ultimado y de cuyo fondo fue retirado con una cuerda, sin consideración alguna al cadáver, que luego sería arrastrado.

A unos pasos persistía el rastro de sangre; en la hondonada donde había caído, un charco de ella, y en el tronco de una palma, una bala de su revólver que el hijo extrajo y guardó. Más allá, el esqueleto de Telémaco, su caballo. La poetización de la naturaleza nunca tuvo en Céspedes un cumplimiento más absoluto que éste de utilizar el nombre de un personaje de la Odisea para identificar al más allegado de sus colaboradores: su cabalgadura.

Nada más aburrido que un hombre de una sola pieza. Carlos Manuel de Céspedes no fue uno de ellos.

* Luis Ayestarán Moliner (La Habana, 1846-1870), coronel del Ejército Libertador. El día antes de ser ejecutado en garrote vil escribió a su madre: Moriré como he vivido, con la conciencia de haber cumplido un deber, de no haber hecho mal a nadie, y sí mucho bien a infinidad de personas.

PROGRAMA ESPECIAL

Vea todas las noticias de hoy

“Sinfonía cubana”: una saga familiar histórica de la literatura isleña

El escritor cubano Jorge Luis Camacho. (Cortesía)
Portada de la primera parte de la trilogía “Sinfonía Cubana”.
Portada de la primera parte de la trilogía “Sinfonía Cubana”.

Próximamente será presentada en Miami esta saga familiar que recorre La Habana, esta ciudad, Nueva York y París, donde el escritor Jorge Luis Camacho recrea la ficción y la historia de los Robles- Serra, que comienza en el año 1959 y culmina en un futuro 2025-2030.

La obra se compone, como indica la nota de prensa, de tres volúmenes o “movimientos”: Alegro ma non troppo, Tempo Marziale y Da Capo, y recoge el llamado período revolucionario, el postcastrismo y el futuro de la democracia en la Isla.

En esta saga aparecen acontecimientos que marcaron la historia caribeña y mundial desde 1960 hasta 2020, como la invasión de Bahía de Cochinos, la Crisis de los Misiles, la caída del comunismo europeo, el ataque al World Trade Center, los atentados terroristas del 13 de noviembre en París y la aparición de COVID-19.

"Tempo Marziale", segunda parte de la trilogía "Sinfonía cubana".
"Tempo Marziale", segunda parte de la trilogía "Sinfonía cubana".

La música, el deseo de libertad y las mujeres de la familia, cada una con sus características, juegan un papel principal en esta saga.

Su autor, Jorge Luis Camacho, nació en Cárdenas, Matanzas, en 1956, y reside en París desde el año 1981. Ha incursionado en la actuación, la música y el cine. También ha sido guionista de la televisión francesa, y su película “Habana Eva” dirigida por Fina Torres, ganó numerosos premios en diferentes ámbitos y países.

Escribe en español y francés. Esta es su tercera novela.

Jorge Luis Camacho estuvo conversando acerca de la trilogía, los personajes, la literatura y sus proyectos futuros en el programa de Radio Martí ARTExpress.

please wait

No media source currently available

0:00 0:06:51 0:00

“Sinfonía cubana” despierta en los lectores diferentes emociones, pero en ella se hace hincapié en el llanto- risa, quizás por esa facilidad que dicen tenemos los cubanos de reírnos de las dificultades.

Da Capo completa la trilogía.
Da Capo completa la trilogía.

La trilogía está disponible en Amazon, donde aparece en los dos formatos: eBook y papel.

Puedes escuchar la entrevista completa este sábado y domingo, en la revista ARTExpress, por Radio Martí y RadioTelevisiónMartí.com.

"Famoso y venerado" bailarín cubano hallado culpable de violación y agresiones sexuales por tribunal de Londres (VIDEO)

Yat-Sen Chang, bailarín cubano.

El cubano de origen chino Yat-Sen Chang Oliva, exbailarín principal del English National Ballet, fue condenado el martes por la justicia británica por varias agresiones sexuales y una violación a cuatro alumnas cuando las tenía a su cargo.

El bailarín, de 50 años y originario de la ciudad cubana de Matanzas, fue juzgado por 12 cargos de agresión sexual y dos de agresión con penetración ocurridos en el English National Ballet y la Young Dancers Academy de Londres entre diciembre de 2009 y marzo de 2016.

Las denunciantes, que tenían entre 16 y 18 años en el momento de los hechos, acusaron a Chang de haberlas tocado de forma inapropiada mientras les daba masajes.

Tras 13 horas de deliberaciones, el tribunal londinense lo declaró culpable de todos los cargos, excepto de uno de violación.

El cubano quedó en detención a la espera de conocer su sentencia, que el tribunal dará el 18 de junio.

Los delitos cometidos por Chang «se fueron haciendo cada vez más graves», afirmó el juez Edward Connell y advirtió al acusado de que se enfrentaba a «una larga pena de prisión».

En el juicio, el fiscal acusó a este bailarín «de renombre internacional», «famoso y venerado» por los aspirantes a emularlo, de «aprovecharse de su posición» para agredir a «niñas cuya educación se le había confiado».

«Pensó que su fama y posición le protegerían de cualquier queja o consecuencia de sus actos», dijo el fiscal.

Chang Oliva, que se incorporó al English National Ballet en 1993, negó las acusaciones y dijo durante el juicio que no tenía «ni idea» de dónde procedían.

El mundo del ballet británico se ha visto sacudido en los últimos años por acusaciones similares.

El bailarín y coreógrafo inglés Liam Scarlett, considerado el niño prodigio del ballet británico, había sido suspendido en el verano de 2019 del Royal Ballet tras ser objeto de una investigación por acoso sexual.

La investigación cerró el caso unos meses después pero la compañía dejó de colaborar con el artista, que se suicidó a mediados de abril a los 35 años.

Según el diario The Times, se acusó a Scarlett de hacer comentarios inapropiados sobre los genitales, de tocamientos sexuales, de pedir fotos de desnudos e irrumpir mientras los alumnos se cambiaban.

Académicos e intelectuales piden a LASA que denuncie abusos contra derechos humanos en Cuba

Tania Bruguera en la protesta frente al Ministerio de Cultura. REUTERS/Alexandre Meneghini

Académicos especializados en arte, literatura e historia de Cuba exigieron a la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) que se pronuncie sobre la creciente violencia contra artistas, intelectuales y manifestantes en la isla.

"Vemos con horror casos de arrestos domiciliarios de facto, secuestros e intimidación constante, aislamiento, tortura psicológica, amenaza y violencia física para impedir la libertad de palabra, de pensamiento y de creación", subraya la petición publicada en la plataforma iPetitions.

Los firmantes señalan que su compromiso con Cuba "no es ideológico sino intelectual y moral", razón por la que exigen que LASA "denuncie los abusos contra los derechos humanos" en la isla, y se pronuncie públicamente en su defensa.

La petición hace referencia a los casos de la reconocida artista plástica Tania Bruguera, bajo el hostigamiento constante de la Seguridad del Estado, y del líder del Movimiento San Isidro Luis Manuel Otero Alcántara, obligado a terminar una huelga de hambre y sed y recluido en un hospital en contra de su voluntad.

También menciona al manifestante pacífico Luis Robles, quien podría enfrentar una condena de 6 años de cárcel por protestar en el céntrico bulevar de San Rafael, en La Habana, con un cartel demandando la liberación del rapero contestatario Denis Solís.

"Es un deber ineludible para cualquier organización académica como LASA denunciar todas las violaciones de derechos humanos en Cuba y tener un enfoque crítico hacia un régimen totalitario como el cubano. Basta de complicidad", comentó el profesor cubano Oscar Grandío Moráguez, profesor de historia de la Universidad de San Francisco, California.

Entre los firmantes de la petición se encuentran el académico y profesor estadounidense Ted Henken; el poeta y ensayista cubano Jorge Luis Arcos; el también escritor y activista cubano en el exilio Orlando Luis Pardo Lazo; el historiador y profesor de la Universidad de Costa Rica, Ernesto Calvo Álvarez, y la profesora de Literatura Latina y Caribeña de la Universidad de Houston, Mabel Cuesta.

Fallece Juan Manuel Caballero Bonald, poeta español de padre cubano

José Manuel Caballero Bonald en la ceremonia del Premio Cervantes el 23 de abril de 2013. (Chema Moya/AFP).

El escritor español, hijo de padre cubano, José Manuel Caballero Bonald, Premio Cervantes en 2012, falleció en Madrid a los 94 años de edad, confirmaron este domingo a la agencia Efe fuentes próximas al poeta y del Instituto Cervantes.

El escritor, que cultivó tanto novela como poesía, fue reconocido con numerosos premios, entre ellos el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2004, el Premio Nacional de la Crítica en tres ocasiones, el Nacional las Letras Españolas en 2005, y al año siguiente el Nacional de Poesía.

Hijo de padre cubano criollo y madre francesa, Caballero Bonald nació en Jerez de la Frontera (Cádiz, en el sur de España) el 11 de noviembre de 1926. Tras estudiar en Cádiz y Sevilla, impartió clases de Humanidades y Literatura en la Universidad Nacional de Colombia y en Estados Unidos durante años y, de regreso a España, se estableció en Madrid.

Su obra "Narrativa cubana de la Revolución" fue publicada en 1971 por Alianza Editorial.

En el 2013, durante la entrega del Premio Cervantes, aseguró que el arte y la literatura disponen de poder terapéutico para una sociedad "decepcionada, perpleja, zaherida por una renuente crisis de valores". Con la lectura se llega a la libertad, dijo.

Destacado miembro de la Generación de los 50 en España, en 1952 publicó su primera obra literaria, el poemario "Las adivinaciones", al que siguió una larga carrera, que lo llevó a ser considerado por muchos expertos como "el poeta de la gran metáfora".

En su prosa destacan "Toda la noche oyeron pasar los pájaros" (1981, Premio Ateneo de Sevilla); "En la casa del padre" (1988, Premio Plaza y Janés); "Campo de Agramante" (1992, reeditada en 2005); "La costumbre de vivir" (2001, reeditado en 2004); y "Oficio de lector" (2013).

También publicó ensayos, como "Luces y sombras del flamenco" (1975), reeditado en 2007; "Luis de Góngora" (1982), "Sevilla en tiempos de Cervantes" (1991), "Mar adentro" (2002) o "Un Madrid literario" (2009).

En mayo de 2017 publicó "Examen de ingenios", un centenar de retratos literarios de escritores y artistas que conoció a lo largo de su vida.

Y un año antes, 2016, sumó un galardón más a su larga lista de premios, el Francisco Umbral al Libro del año (2015), por su poemario "Desaprendizajes", considerado uno de los títulos culminantes de su obra.

(Agencia de prensa Efe)

Freemuse y Amnistía Internacional defienden a los artistas independientes en Cuba

La policía arresta a los manifestantes en la protesta de la calle Obispo, el 30 de abril.

La organización danesa a favor de la libertad artística, Freemuse, denunció este martes en un comunicado los abusos del gobierno cubano contra Luis Manuel Otero Alcántara y los artistas en general.

“La libertad de expresión artística es un derecho humano internacional”, dijo el Dr. Srirak Plipat, Director Ejecutivo de Freemuse.

De forma similar se expresó Erika Guevara-Rosas, representante de Amnistía Internacional para asuntos latinoamericanos. "La represión contra artistas, periodistas y personas defensoras de derechos humanos en Cuba persiste, a pesar de los múltiples llamados internacionales al gobierno de Miguel Díaz-Canel para que deje de violar derechos".

El Dr. Plipat dijo que “Freemuse se entristece al ver que las continuas violaciones de ese derecho humano en Cuba llevan a que el artista Luis Manuel Otero Alcántara se declare en huelga de hambre y sed".

"Hacemos un llamado a las autoridades cubanas para que pongan fin a la represión de los artistas y trabajadores culturales en Cuba y respeten los derechos humanos internacionales de sus ciudadanos ”, aseveró.

La organización danesa registró que en 2020 la mayoría de las violaciones a la libertad artística documentadas en Cuba fueron cometidas por autoridades estatales. Según el informe "El Estado de las Libertades Artísticas 2021", los opositores al Decreto 349 —principalmente los asociados al Movimiento San Isidro— enfrentan una persecución sistemática.

Freemuse exhortó a las autoridades cubanas a atender las demandas de Otero Alcántara y respetar los derechos humanos. Por su parte, Guevara-Rosas afirmó que Amnistía Internacional seguirá "sin descanso demandando justicia y fin de la represión".

Cargar más

XS
SM
MD
LG