Enlaces de accesibilidad

Cuba

El Maleconazo habría sido la peor pesadilla de un error de cálculo de Fidel Castro (VIDEO)

Maleconazo Archivos Cuba

El periodo especial en tiempos de paz debería llamarse realmente periodo ordinario, porque esa etapa, durante la cual el régimen perdió la subvención de la URSS y aún no tenía la de Venezuela, da la verdadera medida de lo que siempre habría sido Cuba bajo un castrismo obligado a valerse por si mismo.

Por eso el Maleconazo, del cual se cumple hoy un cuarto de siglo, debe entenderse como la respuesta más genuina y más espontánea de los cubanos al régimen.

Todo indica que se derivó de una operación organizada por Fidel Castro para crear otra válvula de escape como la del Mariel, y que la operación estuvo a punto de salirle mal, muy mal. A punto de costarle su dictadura.

Por primera vez, entre tanques de basura volcados que interrumpían el tráfico, las calles habaneras próximas al Malecón se llenaron de gritos de ¡Libertad!, ¡Abajo Fidel! y ¡Abajo la dictadura! Castro no previó que la válvula podía trabarse y desatar una explosión.

El maleconazo en una foto publicada por yusnaby.com
El maleconazo en una foto publicada por yusnaby.com

El foco inicial

Hay versiones contradictorias de cómo empezó todo. Varias fuentes dicen que el foco de la protesta estuvo en algún punto entre la Alameda de Paula y el Muelle de Luz, en la Avenida del Puerto, donde se había aglomerado un grupo de personas que empezaron a ser dispersadas por la policía.

Aparentemente algunos de los jóvenes del grupo levantaron la voz, desafiaron a los agentes, empezaron a gritar consignas contra el gobierno y avanzaron hacia el área del Malecón próxima al antiguo Palacio Presidencial, mientras se les iban uniendo otras personas y aumentaba el número de curiosos.

El reportero Rolando Nápoles, que entonces trabajaba en la televisora provincial capitalina CHTV, le contó al periodista de Radio Televisión Martí Alberto Müller que al llegar precisamente a la zona del Castillo de la Punta, cerca del antiguo Palacio Presidencial, “de pronto empiezan a sonar [disparos] y a tirar piedras”.

“Cuando empezamos a preguntar, ellos [personas de la muchedumbre] nos decían: ‘El problema es que dice Radio Martí que va a venir una lancha a buscarnos aquí al Puerto de La Habana”, relató Nápoles.

Eso explicaría por qué se aglomeró el grupo en la Avenida del Puerto cerca del Muelle de Luz, y también la acción de la policía al dispersarlo.

“Quiero hacer una aclaración: Radio Martí nunca transmitió que iba a ir una lancha a buscar [cubanos al puerto habanero]; todo lo contrario”, declaró en el mismo programa especial conducido por Müller la periodista Margarita Rojo, fundadora de Radio Martí que en agosto de 1994 trabajó en la cobertura del Maleconazo y luego formó parte del equipo de la emisora que visitaría el campamento de cubanos en la Base Naval de Guantánamo.

“Pero yo recuerdo que eso es lo que me dijeron varias personas” en el lugar aquel día, insistió Nápoles refiriéndose al rumor escuchado en la calle.

La voz de lo que estaba pasando en el Malecón no tardó en correr por toda La Habana. Hay incluso testimonios de que desde la Víbora partió hacia el Malecón un ómnibus de la Ruta 15 con personas que conocían por vivencia propia, o por boca de sus familiares, lo sucedido en 1980 en la Embajada de Perú.

"Por el trayecto iba recogiendo personas que le sacaban la mano. 'Voy para el Malecón', les decía", contó Iván García hace cinco años en estas mismas páginas. "Cada pasajero que subía contaba una versión nueva de lo que estaba aconteciendo. 'La gente ha roto las vidrieras de las shoppings y están robando comida, productos de aseo, ropa y zapatos. Han volcado carros de patrullas. Parece que ‘esto’ [el gobierno] se jodió', comentaban".

La ansiedad de los cubanos en medio del periodo ordinario no habría sido suficiente para desatar las expectativas de una súbita aparición de embarcaciones de rescate frente a las costas de La Habana, pero sí ​un rumor que hubiese echado a rodar la Seguridad del Estado por orden de Fidel Castro para crear las condiciones que abrieran otra válvula de escape como la del Mariel.

Eso fue justamente lo que terminó ocurriendo más tarde, cuando el gobierno anunció, con un eufemismo digno de los manuales estalinistas, que los cubanos “podían emigrar por sus propios medios”.

Y lo había anticipado el propio Castro en la televisión, culpando de todo –vaya sorpresa—al enemigo del norte: “Si Estados Unidos no toma medidas rápidas y eficientes para que cese el estímulo a las salidas ilegales del país, entonces nosotros nos sentiremos en el deber de darles instrucciones a los guardafronteras [para] que no obstaculicen ninguna embarcación que quiera salir de Cuba”.

La Verdad del Maleconazo
please wait

No media source currently available

0:00 0:27:12 0:00

El caldo de cultivo

A la altura de 1994, los pocos años transcurridos desde la caída de la Unión Soviética habían erosionado la economía y, con ella, la vida cotidiana en Cuba como nunca antes desde 1959.

El régimen hablaba de la inminencia de la “Opción Cero”, que habría llevado a las autoridades a emplazar ollas colectivas a nivel de barrio para distribuir, e incluso cocinar en grupos, los muy escasos alimentos racionados.

Apagones cotidianos de 10 y 12 horas, falta de combustible, pésimo servicio de transporte público, bodegas y tiendas vacías y un mercado negro también mal abastecido y, por lo tanto, implacable con los que no tuvieran algunos dólares o muchísimos pesos para pagar leche, pan, huevos, viandas y –excepcionalmente— carne. Y la malnutrición y su consecuente déficit de vitaminas haciendo estragos.

Poco más de un año antes del Maleconazo, el 4 de mayo de 1993, el viceministro cubano de Salud Jorge Antelo Pérez se dirigió a la 46 Asamblea de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra no para presumir de que Cuba fuera una potencia médica, sino para pedir ayuda ante una epidemia de neuritis óptica.

“Hasta el día 30 de abril hemos tenido, en total, desde que comenzó la epidemia, 25,959 casos, de ellos 19,820 en la forma predominantemente óptica, 5,547 en la forma predominantemente periférica y 301 en otras formas clínicas”, dijo Antelo Pérez.

Lo hizo no sin antes quejarse del “injusto y cruel bloqueo”, de “la pérdida abrupta de nuestros justos términos de intercambio comercial con la antigua Unión Soviética y otros países del antiguo campo socialista”, y de “adversidades naturales como la mayor tormenta de este siglo”.

Días antes del Maleconazo, el 13 de julio de 1994, varias familias habaneras fueron víctimas de la masacre del Remolcador 13 de Marzo, de la cual tuvieron noticia los cubanos en la isla a través de Radio Martí.

Fidel Castro en la Televisión Cubana en 1994. AFP/ Adalberto Roque
Fidel Castro en la Televisión Cubana en 1994. AFP/ Adalberto Roque

Caos en el Malecón

Además de la gente a pie y en bicicleta en las calles, se veían muchos curiosos en los balcones de los edificios circundantes. En medio de los gritos de ¡Libertad, libertad, libertad!, algunos manifestantes empezaron a tirar piedras contra vidrieras de tiendas exclusivas para turistas y contra cristales como los del Hotel Deauville que, según testimonia la cubanoamericana entonces de visita en la isla Rafaela González, quedaron completamente destrozados.

No tardaron en aparecer camiones de la policía con la orden de reprimir los disturbios, pero la muchedumbre estaba fuera de control. Se estima que la multitud llegó a ser de unas 20 mil personas.

Agentes del Ministerio del Interior vestidos de uniforme, e incluso algunos vestidos de civil, fueron fotografiados con armas en las manos. Estacionaron uno de los camiones de la policía en medio de la avenida para interrumpir el tráfico frente al Malecón, a la altura de las calles Crespo y Colón.

Al menos una de las fotos tomadas ese día muestra un volante en el suelo con la inscripción ¡Viva Cuba Libre! "Cerca del Hotel Deauville se veía un carro patrullero destrozado a pedradas", escribe Iván García.

En las inmediaciones del Parque Maceo fueron vistos camiones militares con remolques que llevaban ametralladoras y agentes de las conocidas Avispas Negras, las tropas especiales de las Fuerzas Armadas.

Fue necesaria una operación urgente de los aparatos represivos para controlar aquel foco “contrarrevolucionario” en las calles. La movilización de las Brigadas de Respuesta Rápida y del Contingente Blas Roca Calderío, que desplegó a “civiles” armados con cabillas envueltas en papel periódico y otros camuflajes, mostró entonces el verdadero rostro de la “revolución”.

Poco después de las 4 de la tarde apareció Fidel Castro en el área cercana al Paseo del Prado. Las imágenes de video lo muestran acompañado, entre otros, de Carlos Lage, Jorge Lezcano y José Miyar Barruecos.

Ya casi todo estaba bajo control de los aparatos represivos. Solo faltaba la coda del gran líder.

“Se estaban produciendo provocaciones contra la policía en distintos lugares”, diría Castro en la televisión cubana.

La versión de los protagonistas era muy diferente.

“El pueblo ha venido aquí por su propia cuenta, inofensivo, con las manos y con la boca nada más, y los están repeliendo con cabillas la gente del Blas Roca, y la policía está tirando tiros”, dijo a cámara uno de los tantos jóvenes que llenaron las calles.

En su recorrido por la zona, y más tarde en la televisión, Fidel Castro insistió en que la policía no usara sus armas de fuego.

Ni un tiro, dijo, pero nada más lejos de la bondad ni de la preocupación por su pueblo. Lo que pasa es que sabía que un solo muerto a manos de la policía en esas circunstancias habría sido una chispa demasiado difícil de apagar.

Vea todas las noticias de hoy

Cuba cierra el 20 de septiembre con 8.289 nuevos casos de Covid-19

Cuba aprueba ensayo clínico en niños de vacuna contra COVID-19. (REUTERS/Alexandre Meneghini)

Al cierre del 20 de septiembre, Cuba reportaba 8.289 nuevos casos positivos del Covid-19, con más de 1.800 menores infectados con la enfermedad, según el Ministerio de Salud.

Pinar del Río cerraba la jornada con 1.644 nuevos casos, lo que la coloca como la provincia con mayor número de afectados. Desde allí, la activista Lisandra Orraca dijo a Radio Martí:

“De aquí, de los alrededores, ha habido, en casi todas las casas, han tenido miembros de su familia positivos al Covid. En el barrio de nosotros ha habido varios niños positivos porque ya no los están llevando para el centro de aislamiento y casi siempre, cuando se contagia uno, se contagian todos los que viven en esa casa”.

En su cuenta de Twitter, el canal oficialista Caribe informaba en las últimas horas que a Pinar del Río llegó una brigada médica procedente de Matanzas para apoyar en el enfrentamiento al Covid-19. Una provincia donde según la comunicadora Lisandra Orraca, se ha limitado la movilidad de sus residentes en vano.

Pinar del Río en primer lugar en número de nuevos casos de Covid-19
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:01 0:00

“Las medidas que se han tomado aquí en Pinar del Río, está más que comprobado que no han servido para nada, porque en la provincia, en vez de disminuir los casos, lo que hacen es aumentar cada día. Unas tarjetas ahí de movilidad que distribuyeron también para salir una sola persona por casa y tampoco han servido para nada”, aseguró la activista pinareña.

La segunda provincia más afectada en Cuba de acuerdo con el último reporte oficial es Sancti Spíritus. Desde allí, el activista Carlos Manuel Cárdenas aseguró que la distribución de desinfectantes para la población se ha visto afectada.

“En la cadena de tiendas de productos liberados estaban ofertando el ‘Iprofoito’, que ya en esas tiendas no existe venta alguna de esos productos para la desinfección de las manos”, informó Cárdenas.

Artemisa, La Habana y Camagüey siguen en la lista de las provincias con mayor número de casos de Covid-19.

Opositor detenido tras manifestarse el 11J en La Lisa "está muy débil" por huelga de hambre en prisión (VIDEO)

Walfrido Rodríguez Piloto. Tomado de un video de Cubanet.

El preso político Walfrido Rodríguez Piloto llevaría 7 días en huelga de hambre en la cárcel de Valle Grande de La Habana.

“El está en huelga demandando su libertad pues considera que su encierro es injusto. Un reo común me llamó por teléfono y me dijo que ya mi hermano está muy débil”, dijo su hermana Marli Sonia Rodríguez Piloto.

“Él se manifestó el 11 de julio, pacíficamente, aquí donde vivimos en el barrio El Palenque de La Lisa”, explicó.

En zonas de El Palenque los vecinos se enfrentaron a la policía cuando el cuerpo represivo trató de sofocar las protestas según se puede ver en videos difundidos ese día en las redes sociales.

Rodríguez Piloto, miembro del movimiento opositor Justicia, fue apresado el 17 de julio mientras dormía.

“Rompieron los cristales de la puerta de la casa a patadas, entraron sin orden ninguna y lo sacaron de la cama, en calzoncillos. Se lo llevaron esposado para la unidad policial. Lo pusieron aislado en una celda. No me dejaron llevarle aseo”, dijo su hermana.

La Fiscalía municipal impuso prisión provisional al activista por el supuesto delito de “atentado” y fue trasladado el 29 de julio para el penal donde se encuentra actualmente.

Esta es la segunda prisión política de Rodríguez Piloto. En 2011 fue sancionado a cinco años de cárcel tras protagonizar una protesta en la Plaza de la Revolución, donde lanzó octavillas con frases antigubernamentales.

EEUU publica informe sobre protestas del 11J en Cuba y su impacto en la libertad de religión

Protestas del 11 de julio en La Habana, Cuba. (REUTERS/Alexandre Meneghini/File Photo)

La Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, USCIRF, publicó este lunes un informe sobre las protestas del 11 de julio en Cuba y su impacto en la libertad de religión o creencias en el país.

La Comisión, entidad creada por el Congreso de Estados Unidos en 1998 para monitorear la libertad de culto en el mundo entero, dice en este informe denominado "Factsheet" o "Lista de hechos" que miles de cubanos salieron a las calles ese día para "pedir más libertades fundamentales, incluido el derecho de todos a practicar libremente la religión".

Las autoridades cubanas, denuncia el reporte, respondieron deteniendo, a menudo de forma violenta, a unos 700 manifestantes y activistas. Además, hubo "un patrón de denegación de apoyo religioso a los manifestantes" en las protestas antes y después del 11J.

Por ejemplo, en noviembre de 2020, hubo represión contra el Movimiento San Isidro. Las autoridades acosaron, vigilaron e impidieron que algunos de sus integrantes y partidarios salieran de sus hogares o asistieran a servicios religiosos.

A los funcionarios católicos se les impidió visitar a los manifestantes. Un sacerdote que intentó visitar y atender las necesidades religiosas de los manifestantes fue multado por "propaganda enemiga" y le dijeron que necesitaba un permiso para acceder a los manifestantes.

Las autoridades cubanas continuaron bloqueando el acceso de estas personas y otros presos políticos al apoyo religioso, incluso negando sistemáticamente las visitas pastorales y confiscando Biblias y otros artículos religiosos.

Cuando estallaron las protestas del 11J en Cuba, cientos de personas fueron detenidas, incluidos líderes religiosos y miembros de comunidades religiosas, señala el informe.

Varias de estas personas enfrentan problemas de salud, por lo que los pedidos de liberación son particularmente urgentes en medio de la pandemia.

El pastor Lorenzo Rosales Fajardo, miembro del Movimiento Apostólico, fue detenido en Santiago de Cuba por la Seguridad del Estado mientras protestaba pacíficamente el 11 de julio, junto con su hijo de 17 años.

La USCIRF recibió informes de que varios miembros de la Asociación de Yorubas Libres de Cuba, entre ellos Donaida Pérez Paseiro y Loreto Hernández García, fueron detenidos y acusados por protestar pacíficamente tras las protestas del 11J.

El Sr. Hernández y la Sra. Pérez, quienes son esposo y esposa, permanecieron detenidos y juntos fueron acusados de desorden público, desobediencia, propagación de la epidemia e incitación.

El informe denuncia que Elizabeth Cintra García, miembro de los Yorubas Libres, fue arrestada el 15 de julio y puesta en libertad bajo arresto domiciliario el 24 de julio con cargos penales pendientes.

Las hermanas gemelas Lisdiani y Lisdani Rodríguez Isak, también Yorubas Libres, fueron arrestadas el 19 de julio y permanecen en prisión.

Los pastores Yeremi Blanco Ramírez y Yarian Sierra Madrigal, dos pastores de la Misión Bautista Berea en Matanza, fueron arrestados el 11 de julio mientras protestaban pacíficamente.

Sus familias experimentaron represalias por hablar sobre el encarcelamiento de los pastores.

El informe denuncia que el padre Castor José Álvarez Devesa fue golpeado con un bate cuando asistió a las protestas del 11J en Camagüey. Cuando fue a buscar atención médica, fue arrestado.

El padre Álvarez ha sido durante mucho tiempo un fuerte crítico del régimen cubano y pidió una mayor libertad religiosa en Cuba, incluso en una carta abierta de 2018 a Raúl Castro.

El reverendo Yusniel Pérez Montejo, miembro de la Convención Bautista Oriental, fue detenido por la seguridad del Estado el 11 de julio, luego de realizar visitas pastorales en medio de las protestas en Santiago.

El reverendo Pérez Montejo fue puesto en libertad; sin embargo, fue interrogado por las autoridades el 14 de julio y acusado de incitación.

Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, también ha sido acosada. Antes de que el coronavirus obligara a suspender las marchas semanales del grupo, las autoridades detuvieron violentamente a miembros de las Damas de Blanco y les impidieron asistir a servicios religiosos casi todos los domingos.

La política de EEUU tras las protestas

El informe subraya que desde que asumió el cargo, la administración Biden ha estado llevando a cabo una revisión de la política de Estados Unidos hacia Cuba.

La Administración había indicado que la próxima política pondría la democracia y los derechos humanos en el centro y empoderaría al pueblo cubano para determinar su propio futuro.

Poco después del inicio de las protestas del 11J, la Administración y los miembros del Congreso manifestaron su apoyo al pueblo cubano y denunciaron las detenciones y la violencia por parte de las autoridades cubanas. El 12 de julio, el presidente Biden expresó su solidaridad con los manifestantes cubanos que afirman sus derechos fundamentales.

El 22 de julio, el presidente Biden reiteró su apoyo y condenó inequívocamente los arrestos y juicios sumarios. El Departamento de Estado de Estados Unidos destacó los casos de prisioneros cubanos, incluido el pastor Rosales Fajardo.

El Congreso llamó la atención sobre la situación y expresó su solidaridad con el pueblo cubano, incluso mediante la celebración de una audiencia sobre las protestas y la presentación de leyes y resoluciones como la Resolución 310 del Senado, que condena los actos de represión del régimen cubano y fue aprobado por unanimidad por el Senado el 28 de julio.

Además, la Administración ha tomado medidas para responsabilizar a los responsables de la represión, incluida la emisión de sanciones en virtud de la Ley de Responsabilidad de Derechos Humanos Global Magnitsky.

Entre los sancionados se encuentra la Policía Nacional Revolucionaria de Cuba, responsable del asalto al padre Álvarez.

Para maximizar el impacto de estos esfuerzos de rendición de cuentas, la Administración también está trabajando para generar presión internacional sobre Cuba.

El 26 de julio, Estados Unidos emitió una declaración conjunta con otros 20 países condenando los arrestos y detenciones masivas, pidiendo la liberación de todos los prisioneros e instando al gobierno cubano a respetar las libertades universales de las personas.

La Administración está trabajando con socios en América Latina, incluso a través de la Organización de los Estados Americanos (OEA), para presionar al régimen cubano para que libere a los detenidos, restablezca el acceso a Internet y permita que los cubanos disfruten de sus libertades fundamentales.

Estados Unidos también está comprometido con los esfuerzos para apoyar al pueblo cubano. Esto incluye considerar formas de ampliar el acceso a Internet, revisar el apoyo humanitario de Estados Unidos a Cuba y explorar la posibilidad de aumentar recursos en la embajada de Estados Unidos en La Habana.

El informe añade que la Administración está trabajando con los líderes cubanoamericanos y las partes interesadas para determinar respuestas adicionales. Como parte de este proceso, el 30 de julio, el presidente Biden y miembros del Congreso se reunieron con cubanoamericanos, incluidos representantes de comunidades religiosas.

Conclusión

El informe concluye que el pueblo de Cuba está pidiendo mayores libertades fundamentales, incluido el derecho de todos a practicar libremente la religión.

Mientras Estados Unidos continúa respondiendo a las protestas en Cuba, poniendo los derechos humanos en el centro, también debe presionar para promover la libertad religiosa llamando la atención sobre los casos de líderes religiosos y miembros de comunidades religiosas.

Como parte de estos esfuerzos, la Administración Biden debe imponer sanciones específicas a las autoridades cubanas y a las entidades responsables de la detención de líderes religiosos y miembros de comunidades religiosas.

Para aumentar el impacto de las sanciones y presionar aún más a las autoridades cubanas para que liberen a estas personas detenidas, Estados Unidos debe continuar colaborando con socios internacionales, incluso a través de la OEA, afirma el informe de USCIRF.

Guardia Costera repatria a 36 cubanos

Balseros cubanos rescatados por el Servicio de Guardacostas de EE.UU. (Foto cortesía del Coast Guard Service).

La tripulación del guardacostas estadounidense Raymond Evan repatrió a 36 cubanos a la isla este lunes luego de cuatro intercepciones en Key West y Bahamas.

Afirman los guardacostas en su página de Facebook que no "pueden enfatizar lo suficiente lo peligrosos que pueden ser estos viajes en mares impredecibles".

El teniente comodoro, Mark Cobb, oficial del Séptimo Distrito, dijo que "las tripulaciones de la Guardia Costera interceptarán los viajes de migrantes y los enviarán de regreso a su país de origen".

Los guardacostas apuntaron que los "miembros de la familia en los Estados Unidos que tengan preguntas sobre posibles miembros de la familia interceptados en el mar, comuníquese con su representante local de los EEUU. Los familiares que se encuentran fuera de los Estados Unidos, comuníquese con la embajada de los EEUU".

“La orden de dejar morir a mi padre está dada”, teme hija del preso político Félix Navarro

El preso político cubano Félix Navarro. (Twitter/@BabaluBloggers)

Tras veintiocho días en huelga de hambre, la única información veraz que tiene la familia de Félix Navarro es la del obispo de Matanzas, Manuel Hilario de Céspedes, que lo visitó en la cárcel hace más de una semana, el pasado sábado, 11 de septiembre.

La hija del preso político, Sayli Navarro, dijo a Radio Martí que las autoridades de la prisión no han facilitado ni permitido ni siquiera una llamada telefónica a su padre en los últimos días. La única llamada que recibieron de él fue nada menos que el 17 de agosto, hace ya más de un mes.

Desde Perico, Matanzas, Sayli habló a Radio Martí sobre el temor de la familia por la integridad física de su padre, quien fue detenido el 12 de julio y lleva a cabo una prolongada huelga de hambre, en protesta por su encarcelamiento, en la prisión Combinado del Sur.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:26 0:00

Según Sayli, su padre lleva setenta días en la cárcel y, en ese tiempo, las autoridades del régimen sólo han permitido comunicación telefónica en tres ocasiones.

La activista recordó que su padre, de 68 años de edad, es diabético y sufre las secuelas del COVID-19. Añadió que, según los informes médicos, tenía una lesión en el pulmón izquierdo, por lo que alertó que el peligro para la vida del huelguista es muy grande.

Es por ello que asume que el régimen quiere dejar morir a su padre, y que, al parecer, la orden para ello “está dada”, como afirma en un audio compartido este lunes en Twitter por la coordinadora de Cuba Decide, Rosa María Payá.

El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, retuiteó el mensaje de Payá con el audio de Saylí, y responsabilizó al régimen cubano por el bienestar del preso politico.

"Exigimos se le brinden todos los auxilios y los servicios médicos al líder opositor cubano #FelixNavarro, incomunicado en una enfermería en la cárcel. El régimen es directamente responsable de su bienestar", escribió en la red social.

Sayli Navarro abogó ante la comunidad internacional, no solo por la libertad de su padre, sino también por la situación de todos los presos políticos cubanos, incluidos los detenidos en el levantamiento popular del 11 de julio.

El opositor, presidente del Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, ha dicho que no tiene ningún interés de deponer la huelga de hambre si no le retiran los cargos.

Navarro fue acusado de “atentado” y “desorden público” por el simple hecho de haber indagado en la unidad policial de Perico sobre la situación de miembros de su grupo detenidos durante las protestas del 11 de julio.

La Unión Europea, Estados Unidos y organizaciones de derechos humanos han expresado su preocupación por el estado de salud de Navarro y condenan el injusto arresto del opositor.

(A partir de una entrevista de Ivette Pacheo a Sayli Navarro)

Cargar más

XS
SM
MD
LG