Enlaces de accesibilidad

Cuba

El Maleconazo habría sido la peor pesadilla de un error de cálculo de Fidel Castro (VIDEO)

Maleconazo Archivos Cuba

El periodo especial en tiempos de paz debería llamarse realmente periodo ordinario, porque esa etapa, durante la cual el régimen perdió la subvención de la URSS y aún no tenía la de Venezuela, da la verdadera medida de lo que siempre habría sido Cuba bajo un castrismo obligado a valerse por si mismo.

Por eso el Maleconazo, del cual se cumple hoy un cuarto de siglo, debe entenderse como la respuesta más genuina y más espontánea de los cubanos al régimen.

Todo indica que se derivó de una operación organizada por Fidel Castro para crear otra válvula de escape como la del Mariel, y que la operación estuvo a punto de salirle mal, muy mal. A punto de costarle su dictadura.

Por primera vez, entre tanques de basura volcados que interrumpían el tráfico, las calles habaneras próximas al Malecón se llenaron de gritos de ¡Libertad!, ¡Abajo Fidel! y ¡Abajo la dictadura! Castro no previó que la válvula podía trabarse y desatar una explosión.

El maleconazo en una foto publicada por yusnaby.com
El maleconazo en una foto publicada por yusnaby.com

El foco inicial

Hay versiones contradictorias de cómo empezó todo. Varias fuentes dicen que el foco de la protesta estuvo en algún punto entre la Alameda de Paula y el Muelle de Luz, en la Avenida del Puerto, donde se había aglomerado un grupo de personas que empezaron a ser dispersadas por la policía.

Aparentemente algunos de los jóvenes del grupo levantaron la voz, desafiaron a los agentes, empezaron a gritar consignas contra el gobierno y avanzaron hacia el área del Malecón próxima al antiguo Palacio Presidencial, mientras se les iban uniendo otras personas y aumentaba el número de curiosos.

El reportero Rolando Nápoles, que entonces trabajaba en la televisora provincial capitalina CHTV, le contó al periodista de Radio Televisión Martí Alberto Müller que al llegar precisamente a la zona del Castillo de la Punta, cerca del antiguo Palacio Presidencial, “de pronto empiezan a sonar [disparos] y a tirar piedras”.

“Cuando empezamos a preguntar, ellos [personas de la muchedumbre] nos decían: ‘El problema es que dice Radio Martí que va a venir una lancha a buscarnos aquí al Puerto de La Habana”, relató Nápoles.

Eso explicaría por qué se aglomeró el grupo en la Avenida del Puerto cerca del Muelle de Luz, y también la acción de la policía al dispersarlo.

“Quiero hacer una aclaración: Radio Martí nunca transmitió que iba a ir una lancha a buscar [cubanos al puerto habanero]; todo lo contrario”, declaró en el mismo programa especial conducido por Müller la periodista Margarita Rojo, fundadora de Radio Martí que en agosto de 1994 trabajó en la cobertura del Maleconazo y luego formó parte del equipo de la emisora que visitaría el campamento de cubanos en la Base Naval de Guantánamo.

“Pero yo recuerdo que eso es lo que me dijeron varias personas” en el lugar aquel día, insistió Nápoles refiriéndose al rumor escuchado en la calle.

La voz de lo que estaba pasando en el Malecón no tardó en correr por toda La Habana. Hay incluso testimonios de que desde la Víbora partió hacia el Malecón un ómnibus de la Ruta 15 con personas que conocían por vivencia propia, o por boca de sus familiares, lo sucedido en 1980 en la Embajada de Perú.

"Por el trayecto iba recogiendo personas que le sacaban la mano. 'Voy para el Malecón', les decía", contó Iván García hace cinco años en estas mismas páginas. "Cada pasajero que subía contaba una versión nueva de lo que estaba aconteciendo. 'La gente ha roto las vidrieras de las shoppings y están robando comida, productos de aseo, ropa y zapatos. Han volcado carros de patrullas. Parece que ‘esto’ [el gobierno] se jodió', comentaban".

La ansiedad de los cubanos en medio del periodo ordinario no habría sido suficiente para desatar las expectativas de una súbita aparición de embarcaciones de rescate frente a las costas de La Habana, pero sí ​un rumor que hubiese echado a rodar la Seguridad del Estado por orden de Fidel Castro para crear las condiciones que abrieran otra válvula de escape como la del Mariel.

Eso fue justamente lo que terminó ocurriendo más tarde, cuando el gobierno anunció, con un eufemismo digno de los manuales estalinistas, que los cubanos “podían emigrar por sus propios medios”.

Y lo había anticipado el propio Castro en la televisión, culpando de todo –vaya sorpresa—al enemigo del norte: “Si Estados Unidos no toma medidas rápidas y eficientes para que cese el estímulo a las salidas ilegales del país, entonces nosotros nos sentiremos en el deber de darles instrucciones a los guardafronteras [para] que no obstaculicen ninguna embarcación que quiera salir de Cuba”.

La Verdad del Maleconazo
please wait

No media source currently available

0:00 0:27:12 0:00

El caldo de cultivo

A la altura de 1994, los pocos años transcurridos desde la caída de la Unión Soviética habían erosionado la economía y, con ella, la vida cotidiana en Cuba como nunca antes desde 1959.

El régimen hablaba de la inminencia de la “Opción Cero”, que habría llevado a las autoridades a emplazar ollas colectivas a nivel de barrio para distribuir, e incluso cocinar en grupos, los muy escasos alimentos racionados.

Apagones cotidianos de 10 y 12 horas, falta de combustible, pésimo servicio de transporte público, bodegas y tiendas vacías y un mercado negro también mal abastecido y, por lo tanto, implacable con los que no tuvieran algunos dólares o muchísimos pesos para pagar leche, pan, huevos, viandas y –excepcionalmente— carne. Y la malnutrición y su consecuente déficit de vitaminas haciendo estragos.

Poco más de un año antes del Maleconazo, el 4 de mayo de 1993, el viceministro cubano de Salud Jorge Antelo Pérez se dirigió a la 46 Asamblea de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra no para presumir de que Cuba fuera una potencia médica, sino para pedir ayuda ante una epidemia de neuritis óptica.

“Hasta el día 30 de abril hemos tenido, en total, desde que comenzó la epidemia, 25,959 casos, de ellos 19,820 en la forma predominantemente óptica, 5,547 en la forma predominantemente periférica y 301 en otras formas clínicas”, dijo Antelo Pérez.

Lo hizo no sin antes quejarse del “injusto y cruel bloqueo”, de “la pérdida abrupta de nuestros justos términos de intercambio comercial con la antigua Unión Soviética y otros países del antiguo campo socialista”, y de “adversidades naturales como la mayor tormenta de este siglo”.

Días antes del Maleconazo, el 13 de julio de 1994, varias familias habaneras fueron víctimas de la masacre del Remolcador 13 de Marzo, de la cual tuvieron noticia los cubanos en la isla a través de Radio Martí.

Fidel Castro en la Televisión Cubana en 1994. AFP/ Adalberto Roque
Fidel Castro en la Televisión Cubana en 1994. AFP/ Adalberto Roque

Caos en el Malecón

Además de la gente a pie y en bicicleta en las calles, se veían muchos curiosos en los balcones de los edificios circundantes. En medio de los gritos de ¡Libertad, libertad, libertad!, algunos manifestantes empezaron a tirar piedras contra vidrieras de tiendas exclusivas para turistas y contra cristales como los del Hotel Deauville que, según testimonia la cubanoamericana entonces de visita en la isla Rafaela González, quedaron completamente destrozados.

No tardaron en aparecer camiones de la policía con la orden de reprimir los disturbios, pero la muchedumbre estaba fuera de control. Se estima que la multitud llegó a ser de unas 20 mil personas.

Agentes del Ministerio del Interior vestidos de uniforme, e incluso algunos vestidos de civil, fueron fotografiados con armas en las manos. Estacionaron uno de los camiones de la policía en medio de la avenida para interrumpir el tráfico frente al Malecón, a la altura de las calles Crespo y Colón.

Al menos una de las fotos tomadas ese día muestra un volante en el suelo con la inscripción ¡Viva Cuba Libre! "Cerca del Hotel Deauville se veía un carro patrullero destrozado a pedradas", escribe Iván García.

En las inmediaciones del Parque Maceo fueron vistos camiones militares con remolques que llevaban ametralladoras y agentes de las conocidas Avispas Negras, las tropas especiales de las Fuerzas Armadas.

Fue necesaria una operación urgente de los aparatos represivos para controlar aquel foco “contrarrevolucionario” en las calles. La movilización de las Brigadas de Respuesta Rápida y del Contingente Blas Roca Calderío, que desplegó a “civiles” armados con cabillas envueltas en papel periódico y otros camuflajes, mostró entonces el verdadero rostro de la “revolución”.

Poco después de las 4 de la tarde apareció Fidel Castro en el área cercana al Paseo del Prado. Las imágenes de video lo muestran acompañado, entre otros, de Carlos Lage, Jorge Lezcano y José Miyar Barruecos.

Ya casi todo estaba bajo control de los aparatos represivos. Solo faltaba la coda del gran líder.

“Se estaban produciendo provocaciones contra la policía en distintos lugares”, diría Castro en la televisión cubana.

La versión de los protagonistas era muy diferente.

“El pueblo ha venido aquí por su propia cuenta, inofensivo, con las manos y con la boca nada más, y los están repeliendo con cabillas la gente del Blas Roca, y la policía está tirando tiros”, dijo a cámara uno de los tantos jóvenes que llenaron las calles.

En su recorrido por la zona, y más tarde en la televisión, Fidel Castro insistió en que la policía no usara sus armas de fuego.

Ni un tiro, dijo, pero nada más lejos de la bondad ni de la preocupación por su pueblo. Lo que pasa es que sabía que un solo muerto a manos de la policía en esas circunstancias habría sido una chispa demasiado difícil de apagar.

Vea todas las noticias de hoy

update

Condenan en juicio sumario a activista de UNPACU a un año de trabajo correccional sin internamiento

Raiza Alcántara Benavides (Foto: Cortesía de Juana María Santos)

La activista Raiza Alcántara Benavides fue sancionada este miércoles a un año de trabajo correccional sin internamiento en el Tribunal Municipal Popular de Arroyo Naranjo, en La Habana.

Alcántara Benavides dijo a Radio Martí que fue procesada en un juicio expedito, donde le imputaron el cargo de desacato por supuestamente ofender a un policía en febrero pasado, delito que niega haber cometido.

El 13 de diciembre, Alcántara tendrá que presentarse ante el juez de Ejecución, según un documento que le fue entregado en el juicio.

Documento que le fue entregado en el juicio a la acusada. (Cortesía Raiza Alcántara)
Documento que le fue entregado en el juicio a la acusada. (Cortesía Raiza Alcántara)

La acusada no tuvo tiempo de contratar a un abogado debido a la rapidez con la que procedieron las autoridades. "Yo fui la que me defendí... Que yo, en ningún momento, lo ofendí a él", explicó.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:14 0:00

Ahoras antes, su madre, Xiomara Benavides, dijo a Radio Martí que Alcántara fue citada y detenida el lunes por un hecho ocurrido en febrero, donde la policía golpeó a familiares de vendedores en el municipio San Miguel del Padrón.

“Mi hija está en este momento en el Tribunal. Ayer la soltaron, supuestamente, dicen ellos, porque estaban mal hechos los papeles”, dijo Benavides. “Ya ella estaba en el VIVAC (centro de detenciones) para llevarla para la prisión del Guatao y, entonces, el jefe de la prisión no estuvo de acuerdo y la mandó para atrás”.

Según Benavides, su hija fue puesta en libertad en la noche del martes, y advertida de que debía presentarse este miércoles, a primera hora, en el Tribunal, porque “dicen que ayer, por la noche, llegaron los papeles del Tribunal. No es fácil, ¡qué rápido trabajan entonces!”, ironizó la mujer.

 A juicio activista de UNPACU en La Habana
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:21 0:00

Xiomara Benavides explicó que la acusación contra la activista “proviene de un operativo (policial) que hubo en (el barrio de) La Cuevita, en la “Feria de La Candonga”, el 2 de febrero de este año. Entraron con un operativo y cogieron a los ilegales y les entraron a golpes, como si fueran unos perros".

Añadió que los policías les estaban "entrando a golpes a mi sobrino, a su mamá y a su otra hermana y, entonces, cuando Raiza entra, ella se manifiesta sobre los derechos humanos y les dice ‘No, porque ustedes los policías son unos esbirros’. El teniente Ivandry Álvarez […] le dice a mi hija: ‘Te voy a meter presa y te voy a desaparecer’, y le hizo papeles de desacato”, relató la mujer.

De acuerdo con Benavides, ni ella ni su hija se acordaban de dicho incidente, y por eso la activista se presentó en la unidad policial, y “cuando llega allí, al momento la detienen y la ponen en la patrulla. Se la llevaron directamente para la Oncena (unidad de policía) sin decir nada de que está circulada por el Tribunal, porque aquí nunca llegó citación, jamás”, concluyó Benavides.

Raiza Alcántara Benavides, de 35 años, es activista de la célula "Por una Cuba Libre" de la Unión Patriótica de Cuba, UNPACU, en el municipio San Miguel del Padrón, La Habana. Es madre de 5 hijos, 4 de ellos menores de edad.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Coordinadora de Justicia 11J Camila Rodríguez parte al exilio forzoso bajo presiones del régimen

Camila Rodríguez al frente de una manifestación pacífica en Cuba. (Foto: Twitter/@interpuellas)

El nombre de Camila Rodríguez, activista y miembro del grupo Justicia 11J, se une a la ya larga lista de opositores cubanos que se han visto obligados a acudir al exilio debido a las presiones y el hostigamiento del régimen cubano, muchos de ellos en meses recientes.

Rodríguez, que en los primeros días de diciembre viajó a Europa, aunque sin especificar a qué país, explicó su salida y los porqués a través de un hilo en su cuenta de Twitter en el cual asegura haber partido de Cuba “convencida de que no hay otro camino que el de cumplir la responsabilidad de devolver a su hogar a todos aquellos que fueron detenidos” durante las manifestaciones populares que sacudieron la isla.


La activista que, fuera detenida en enero de este año junto a los familiares de los prisioneros del 11J que eran juzgados en el Tribunal de 10 de Octubre, permaneció casi un mes sitiada en el interior de su hogar y, pese al acoso de la policía política cubana, no dejó de apoyar a los presos políticos y sus familiares.

Según declaró en una entrevista al portal digital independiente Diario de Cuba, debido a las amenazas, tomó la decisión de intentar pasar desapercibida por un tiempo. “Bajar mi perfil, trabajar anónimamente y hacerles pensar que me había ‘quitado’. Fue la única manera de asegurar que podía seguir trabajando”, dijo.

Rodríguez, graduada de Filología en la Universidad de La Habana en 2014, subrayó que su compromiso con la libertad de los presos políticos, junto al apoyo y asesoramiento a sus familiares, continuarán siendo el centro de su actividad en el exilio.

Por su parte, el equipo de asistencia a los presos por razones políticas Justicia 11J, señaló en Twitter que continúan y continuarán trabajando en función de los prisioneros políticos cubanos, “y acompañando a las familias en el terreno, aún cuando nuestro equipo principal permanece fuera del país”.

La escritora María Matienzo y su pareja, la psicóloga Kirenia Yalit Núñez, activistas ambas y miembros de ese “equipo principal” mencionado por Justicia 11J, se encuentran residiendo en Argentina desde el pasado agosto, tras dos años encerradas en su vivienda en La Habana, cercadas por las fuerzas represivas del régimen comunista cubano.

Ambas activistas lograron salir de la isla con el apoyo de instituciones internacionales como CADAL, organización internacional que vela por el respeto a los derechos humanos, aunque, señalan, no consideran definitiva su salida de Cuba, sino un distanciamiento imprescindible para su recuperación física y psicológica.

Grupos políticos latinoamericanos denuncian la protección de la Unión Europea a Cuba

Algunos participantes en el foro ECR-Eurolat. (Foto: Frente Hemisférico por la Libertad)

El Frente Hemisférico por la Libertad y la Asamblea de la Resistencia Cubana sostuvieron este martes un encuentro con eurodiputados para denunciar el financiamiento de la Unión Europea (UE) al régimen de La Habana.

Invitados por el diputado de VOX Hermann Tertsch, estuvo en la reunión, entre otros, el exdiputado costarricense Dragos Dolanescu, presidente del Frente Hemisférico por la Libertad que trajo a colación el vínculo del régimen de los Castro con el mandatario ruso Vladimir Putin.

“Se demuestra con los más de 35 mil millones de dólares que le ha dado Rusia a Cuba a lo largo de los años, y como tal el régimen de los Castro ha sido el articulador político de los rusos para el resto de Latinoamérica”, dijo Dolanescu.

“Todo lo qué pasa en Venezuela, Nicaragua y cualquier partido de la izquierda latinoamericana pasa por La Habana. Y cuando hablo de izquierda meto también algunos partidos de izquierda costarricenses que responden al Foro de Sao Paulo, que sabemos cuáles partidos fueron a representar a Costa Rica en ese foro”, recalcó.

El exsenador de México, René Bolio, presidente de la Comisión Internacional Justicia Cuba, expuso que la subvención a la dictadura comunista viene fundamentalmente de países democráticos:

“La Unión Europea ha tenido una serie de financiamientos a la Isla, por ejemplo, en créditos que el Club de París le dio y que el Club de París mismo les acaba de condonar el 76 por ciento de la deuda. Hace dos años, 8.500 millones de euros donados, es decir regalados a la dictadura y todavía en este año se les ha otorgado millones de euros en diversos programas, contraviniendo los propios lineamientos que tiene la Unión Europea”.

La reunión entre diputados europeos y organizaciones políticas latinoamericanas se celebró en el marco de un foro, dentro de la cumbre del Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) Eurolat, una iniciativa entre la Unión Europea y América Latina para luchar contra la amenaza del narcocomunismo y la dictadura en la región.

Esto “se ha visto refrendado a partir de las protestas ciudadanas del 11 de julio del 2021 y producto de este movimiento social tan importante, hay 1.300 presos políticos, por el hecho solo de manifestarse”, dijo Bolio.

“¿Qué hace la dictadura con este dinero? No lo usa para comida, no lo usa para combustibles, no lo usa para medicinas. ¿En que los usa? En la compra de equipos para represión, patrullas, escudos, macanas y una serie de elementos para reprimir a la población cubana”, añadió el jurista mexicano.

En la misma línea, el diputado del Parlamento de República Dominicana, Elías Wessin, indicó que “la Unión Europea no debería financiar un sistema político dictatorial con fundamentos totalitarios cuyo principal objetivo es mantenerse indefinidamente en el poder”.

“En Iberoamérica nos estamos jugando el futuro de la libertad de todo Occidente”, subrayó Tertsch y denunció “la complicidad” del jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, con la dictadura comunista de Miguel Díaz-Canel.

Criminalización de derechos civiles en nuevo Código Penal cubano, en la mirilla del OCDH

Yaxys Cires, director de Estrategia de Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH). (Foto: OCB/ Roberto Koltun/Archivo)

El aumento a 24 de los considerados “delitos” a los que se puede aplicar la pena de muerte en el nuevo Código Penal cubano, que entrara en vigor el 1 de diciembre, continúa recibiendo las críticas y el rechazo de organizaciones defensoras de los derechos humanos, tanto nacionales como internacionales.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), organización con sede en Madrid, España, condenó este martes la remodelación de dicho Código, que restringe aún más las ya limitadas posibilidades de los cubanos de ejercer sus derechos civiles.

“La pena de muerte toma fuerza en Cuba. Tras la aprobación del nuevo Código Penal ascendieron a 24 los delitos sancionables con la pena capital. De esta manera, el Estado cubano marcha contrario a la tendencia internacional de abolir la pena de muerte, e intenta usar la nueva norma para amenazar, incluso con la muerte, a quienes intenten cambiar la situación de represión y miseria”, expresó Yaxys Cires, director de Estrategia del OCDH, en una nota de prensa publicada este martes.


En declaraciones a Radio Martí, Cires se refirió también al endurecimiento de este nuevo Código, que penaliza con severos castigos el ejercicio de derechos reconocidos en la Constitución de la República, lo cual deja la definición de “delito” a la interpretación intencionada de quienes ostentan el poder en la isla.

OCDH rechaza nuevo Código Penal cubano
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:11 0:00

“El propio código condena a penas que pueden llegar hasta a 10 años a aquellos ciudadanos que ejerzan derechos, incluso, reconocidos en la propia Constitución. También persigue determinadas formas de expresión de descontento ciudadano, acogiéndose al derecho a manifestación, a la libertad de expresión, por ejemplo. Estas acciones de los ciudadanos, incluso cívicas, son condenadas incluso cabiendo penas de prisión”, apuntó Cires.

“Estamos denunciando esto porque, en realidad, lo que está haciendo el Estado cubano es dotándose de más instrumentos para acallar, perseguir, reprimir, en especial, aquellas nuevas formas de manifestación de ese descontento ciudadano por el fracaso político, económico y social del propio régimen”, concluyó.

Por su parte, la nota de prensa publicada por el OCDH hace énfasis en la criminalización, que el código Penal institucionaliza, de la colaboración, en todos los sentidos, de instituciones extranjeras con la sociedad civil cubana.

“También se criminaliza y establece una condena de hasta 10 años de prisión contra las actividades de cooperación internacional o de asistencia financiera a proyectos de la sociedad civil independiente, fuera de control estatal (142), lo cual, además de ir en contra de un derecho reconocido por la ONU a la sociedad civil, es un obstáculo para la asistencia al empobrecido pueblo cubano”, señaló el OCDH.

La organización concluye que, con este nuevo Código Penal, el régimen cubano persigue el ejercicio cívico de cualquier derecho político.

(Con reporte de Ariane González para Radio Martí)

Acoso constante, hambre y enfermedad: la prisión es un calvario para los manifestantes del 11J

Hora de la visita familiar en una prisión cubana. (Adalberto Roque/AFP/Archivo)

Manifestantes condenados por su participación en las protestas populares del 11J sobreviven en medio de las precarias condiciones de las prisiones cubanas y el acoso de sus carceleros, denunciaron este martes sus familiares a Radio Televisión Martí.

Este lunes fue la visita, en la prisión de máxima seguridad de Boniato, en Santiago de Cuba, del preso Jorge Luis García García, condenado a 13 años de cárcel por su participación en las protestas en Palma Soriano.

La visita duró 30 minutos porque, precisamente, el lunes fue el cumpleaños 48 del preso político, dijo su padre, Jorge García Lujo.

“Las condiciones están muy malas en Boniato. Los presos están pasando hambre… y la falta de medicinas. Estamos esperando a ver, que el mundo reclame la libertad de toda esa gente que están presas injustamente”, señaló.

Familiares denuncian pésimas condiciones de encarcelamiento de presos del 11J
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:11 0:00

"La falta de alimentos que hay en la prisión… Da lástima ver a los presos como están flacos. En este mundo tiene que haber algún día justicia; eso es una injusticia lo que hay aquí, en Cuba. Es un crimen, una injusticia (…) en las prisiones”, recalcó el padre de García García.

Los maltratos, por órdenes de la Seguridad del Estado, continúan contra Juan Enrique Pérez Sánchez, sentenciado a ocho años de cárcel en el penal de Quivicán, en Mayabeque, afirmó su esposa, Dayana Aranda Batista.

“Lo último que pasó con él fue que le robaron todas sus pertenencias; todas desaparecieron. A él, que es del 11J, para él allí no hay medicamentos. Ya fui a 15 y K [Dirección de Establecimientos Penitenciarios del Ministerio del Interior] y puse una queja para ver si pasa algo [ante el] ensañamiento con Juan Enrique”, explicó su esposa.

A pesar del acoso al que es sometido, el preso político sigue firme con sus ideas, “él no cambia”, aseguró.

También este lunes, se demoró la llamada telefónica semanal que realiza el preso del 11J, Ángel Jesús Veliz Marcano y, cuando ocurrió, se realizó en presencia de un oficial del penal.


El joven cumple seis años de condena en la cárcel de mayor rigor de Kilo-8, en la ciudad de Camagüey, donde permanece en celda de castigo, aislado, y sufre de hipertensión arterial con solo 27 años de edad, dijo su madre, Ailex Marcano.

“Me han enfermado a mi hijo, él no está normalmente, en su estado de salud mental. Por supuesto, en las circunstancias en que él se encuentra, ya a tanto tiempo, ya hoy hace un mes y 17 días [que lo tienen aislado], yo temo que no hijo este coaccionado, que mi hijo este torturado sicológicamente para que él diga lo que ellos deseen”, denunció Marcano.

La mujer responsabilizó a las autoridades con lo que pueda suceder a su hijo.
“Se está jugando con la vida y la salud de mi hijo. Yo hago responsable a la Seguridad del Estado, que es quien dirige toda la maniobra que utilizan con mi hijo”, advirtió su madre.

Cargar más

XS
SM
MD
LG