Enlaces de accesibilidad

Cuba

El Maleconazo: ¿Cómo llegaron los cubanos a la gota que colmó la copa?

"Gente que no conocí", cubanos fotografiados por la cubana Damaris Betancourt Peña en los años '90. Cortesía de la autora.

Una profunda crisis económica generada cuando Cuba dejó repentinamente de contar con la "generosa ayuda de la Unión Soviética" sumió a los cubanos de a pie en una supervivencia miserable de "sálvese quien pueda", el caldo de cultivo perfecto para "El Maleconazo"

Cuando los cubanos que, en la primera mitad de los años 90, vivieron lo peor del llamado "período especial en tiempo de paz", oyen hablar de que podría estar aproximándose otro similar, la expresión en su semblante cambia.

“El periodo especial, una época traumática (…) dejó una línea indeleble en mi memoria (…) Aún cierro los ojos y me ubico en esa época: lo recuerdo todo (…) Una época que aún tiene secuelas en Cuba”.

Así lo describe en su blog Jurisconsulto de Cuba la abogada independiente Laritza Diversent, quien a la sazón tenía 9 años. Y aunque los economistas predicen que la actual crisis en la que empieza a adentrarse Cuba como consecuencia de la de Venezuela no tendrá la magnitud de la de aquellos años infernales, los residentes en la isla ya enfrentan largos cortes de electricidad con el consiguiente calor veraniego, mosquitos, alimentos que se echan a perder, todo un deja vu del trauma de los 90.

La angustia vivida por la población cubana bajo la mayor crisis económica en la historia de Cuba condujo al “Maleconazo” también la mayor protesta popular espontánea tras décadas de pasividad, y luego al éxodo por mar de cerca de 35.000 cubanos en la llamada Crisis de los Balseros.

Moscú y las lágrimas de Cuba

Como ha analizado el profesor Archibald Ritter de la Universidad de Carleton en Ottawa, Canadá, especialista en la economía cubana, de 1990 a 1994 Cuba sufrió esa profunda crisis económica principalmente como resultado de la disminución del 75% al 80% en los ingresos de divisas que acompañaron la cancelación de los subsidios de la antigua Unión Soviética (que se ofrecían a la isla a través de los favorables precios para sus importaciones y exportaciones, de créditos que financiaban los déficits comerciales y de ayuda para el desarrollo).

Además de la reducción de los ingresos en moneda convertible, cayeron abruptamente las importaciones de bienes de consumo, portadores energéticos, materias primas, alimentos, piezas de repuesto y maquinaria, asfixiando la actividad económica.

Hubo otros factores no vinculados a la URSS que contribuyeron a la crisis. La estructura de las exportaciones de Cuba había evolucionado muy poco desde 1959, manteniéndose la dependencia del azúcar, un el 77% de las exportaciones totales en 1990. Cuba carecía de acceso a créditos del exterior, tras haber declarado Fidel Castro una moratoria del servicio de la deuda externa en 1986 y estar excluida la isla de las instituciones financieras internacionales, de las que Estados Unidos es el principal contribuyente.

El sistema económico cubano había erradicado los elementos de mercado y suprimido la iniciativa empresarial, en favor de la centralización, algo que empeoró el "Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas” encabezado por Fidel Castro de 1986 a 1990. Por último, el embargo comercial y financiero de Estados Unidos se había endurecido en 1992 con la "Ley Torricelli".

Ritter señala que la economía se contrajo 34% en términos de ingresos per cápita entre 1990 y 1993. La escasez de divisas provocó una reducción de los servicios de transporte y la generación de electricidad, con los consiguientes apagones y cierres de fábricas. La producción nacional de alimentos se redujo debido a la reducción de las importaciones de fertilizantes, energéticos y piezas de repuesto. Los niveles de ahorro colapsaron a un 2,6% del PIB en 1993, como también la inversión bruta.

Agrega que la contracción económica condujo a la reducción de los ingresos tributarios, el aumento de los déficits fiscales, una aceleración de la emisión de moneda y una espiral inflacionaria. “El resultado fue una crisis monetaria en la que el poder adquisitivo real del peso declinó precipitadamente, aumentando la demanda de dólares y generando un proceso de dolarización de la economía. La rápida inflación redujo el poder adquisitivo real de los presupuestos deeducación, salud pública y el sector público en general. Y el valor real de los ingresos medios se redujo de manera catastrófica.

El paisaje en el fondo

En la práctica, el nivel de vida de los cubanos declinó en poco tiempo hasta una indigna supervivencia. Diversent, hoy directora del proyecto de asesoría legal Cubalex, era entonces una niña. Ella relata su experiencia en su blog:

Archivo - Una bodega cubana en el período especial
Archivo - Una bodega cubana en el período especial

“El periodo especial, una época traumática. Así califico ese lapso de tiempo que comenzó cuando tenía 9 años, y que después de los 29, aún no termina. No hubo un día ni un mes que marcara exactamente la fecha de su inicio. Tampoco hay esperanza de que una indique cuándo acabará. Lo cierto es que, en mi niñez, El periodo especial, una época traumática dejó una huella indeleble en mi memoria”.

“Estantes vacíos en bodegas y mercados, reducción de la cuota subsidiada… resultado: un cambio radical en los hábitos alimenticios y en el vestuario”.

“Hubo un antes: con 40 centavos era suficiente para comprar las chucherías vespertinas: coquitos y yemitas de huevo a medio (5 centavos); helado, 15 centavos”.

“Todo desapareció: las manzanas, el panqué, las pasas y los fiambres. Hasta el papel cartucho”.

“Mi abuelo, de repente, sentado en la sala fumando ‘brevas’ (cigarrillos improvisados). Se las llevaba a la boca sujetándolas con un ‘gancho’ de pelo para aprovecharlas hasta lo último. El pobre, siempre se quedaba con las ganas”.

“En la cocina, mi madre aumentaba el arroz con pedacitos de papa, fideos, calabaza, col, etc., para que alcanzara para todos. Yo, llorando en la puerta de la casa, y ella junto conmigo, porque no tenía leche que tomar, y se me iban a caer los dientes”.

“Llegó el triste y único pan nuestro de cada día. Marcar dos y tres veces en la cola, que se formaba desde la una de la tarde, para recoger, a las sietes, el pan que sobraba por la libre: dos por persona”.

“En la carnicería, como todos decían, ‘parecía que iba hablar Fidel’; si entraba algo para el ‘plato fuerte’. No importaba lo que fuera, hasta por la pasta de oca, una masa que, cocida al bañoemaría, salía una especie de jamón-nada. La única forma de digerirla”.

“Los gatos, casi se extinguen, hay quien dice que saben a conejo. ‘Ojos que no ven, corazón que no siente’. Los perros, descuerados, se hicieron pasar por carneros; el azúcar quemada, por puré de tomate”.

“Aún cierro los ojos y me ubico en esa época: lo recuerdo todo. Por ese tiempo empezaron mis depresiones psicológicas. Se acabó el ‘yo quiero esto’, y comenzó el ‘esto es lo que hay’. No hubo previas introducciones ni periodos de adaptación. En un momento, todo cambio. Un castigo sin haberme portado mal”.

“Fueron muchas las innovaciones culinarias. El picadillo de cáscaras de plátano verde, cuando se hervía, se ponía oscuro y creaba ilusiones en las mentes de los cubanos. Había quien lo sazonaba bien, y se hacia la idea de que comía verdadero picadillo de res. Lo mismo sucedió con el bistec de toronja, o de frazada de piso”.

“El combustible desapareció. Ningún cubano podrá olvidar cuántas horas tuvo que esperar por una ‘guagua’ que pasaban tres veces al día, llenas, y con personas colgando de las puertas”.

"Gente que no conocí", serie de la fotógrafa cubana Damaris Betancourt Peña. Cortesía de la autora.
"Gente que no conocí", serie de la fotógrafa cubana Damaris Betancourt Peña. Cortesía de la autora.

“Los apagones siniestros de más de doce horas; los ‘mechones de luz brillante’ que teñían de negro hasta los mocos. Aquellas botellas con pequeñas dosis de keroseno, y un trapo enrollado por mecha, iluminaban las calurosas noches, llenas de mosquitos”.

“Los ventiladores hechos con motores de lavadora, que tanta gracia le dieran al comandante (Castro), cuando inició su revolución energética y los reemplazos de equipos electrodomésticos (no eficientes). Mi mamá tenia uno. Recuerdo bien que soplaban un aire que congelaba, y ni calor ni mosquitos, así sí se podía dormir. Pero después que desaparecieron, muchos intentan explicarse cómo pudieron dormir profundamente, tanto tiempo, con el ruido que producían aquellos aparatos: un avión en pleno vuelo, toda la noche”.

“Para sustituir importaciones los cubanos también hicieron aportes: el ‘nono’ un fogón ‘ahorrador’ bautizado como el personaje tacaño de la novela brasileña del momento. Un tanque de metal de 55 galones; encima unas rejillas donde se colocaba la cazuela; en los laterales, huecos para que saliera la humareda, producto de la combustión del aserrín de madera o de la leña”.

“En materia de vestuario también hubo contribuciones. Las zapatillas de tela, parecidas a las de ballet, pero con suela de neumático de tractor. Mi madre cortaba las patas de sus pantalones para sacarme shorts y blusas”.

“Una época que aún tiene secuelas en Cuba: el picadillo de soya, o de proteína vegetal, que sabe “a rayo encendido”. También el de vísceras de pollo que, mezclado con harina, da la fórmula para el pan con jamón-nada de la merienda escolar”.

“Si en la niñez el periodo especial me marcó profundamente, más lo hizo en mi adolescencia. Para mi primer periodo menstrual, trapos doblados y ardor. En la farmacia empezaron a “dar” un paquete de Intimas (tampones) por mujer. Diez almohadillas. No alcanzaban. Mami se sacrificó y las que le tocaba, me las dejó a mí”.

“Los zapatos para el taller eran los mismos de ir a la escuela. Los pobres, no podían más, salían andando solos cuando me los quitaba. Si eran blancos, se pintaban con pasta de dientes Perla, que también era el remedio para la acidez. Los de colores oscuros siempre terminaban negros. Teñidos con una tinta de fórmula especial: el tizne que producía el fogón de keroseno en las cazuelas, mezclado con alcohol”.

“Una época Inolvidable y traumática también, un tiempo que marco a todo cubano con uso de razón. Una línea que aun asciende y desciende por debajo de cero. Creatividad y supervivencia, y entre ambas, escasez, privaciones y más miseria.”

Montarse en algo

Ritter señala que “los ciudadanos respondieron a la disminución de los niveles de vida dedicándose a actividades por cuenta propia, la mayoría de las cuales eran ilegales en ese momento, recurriendo al trueque y a actividades en elmercado negro, y procurándose por cualquier vía los dólares estadounidenses que eran vitales para la supervivencia”.

Una pequeña lancha de pasajeros atraviesa la Bahía de La Habana
Una pequeña lancha de pasajeros atraviesa la Bahía de La Habana

Una buena parte de la población, sin embargo, se dedicaba en 1994, el año crucial de la crisis, a buscar la manera de “montarse en algo” para abandonar el país. Entre el 28 de mayo y el 4 de agosto de ese año grupos de cubanos irrumpieron en las embajadas de Bélgica y Alemania, o secuestraron embarcaciones como el Remolcador 13 de marzo (hundido por el régimen con más de 60 personas a bordo), el carguero La Coubre y la lanchita que cruza el puerto hasta Regla (dos veces).

El 5 de agosto decenas de cubanos se congregaron en el Malecón habanero, cerca de la La Punta, el castillo colonial que complementaba a El Morro en la defensa del puerto. Habían escuchado el rumor de que varias lanchas grandes llegarían desde Estados Unidos para recoger a quienes quisieran irse.

Ese fue el barril de pólvora que detonaría El Maleconazo. Uno que le podría podría volver a estallar al mismo gobierno que sofocó aquella protesta masiva si sigue pasando por alto el creciente número de cubanos que, de nuevo, andan buscando cómo “montarse en algo”.

Imágenes del Maleconazo (Primera parte)
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:56 0:00

Imágenes del Maleconazo (segunda parte)
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:22 0:00

Vea todas las noticias de hoy

"Temen que la chispa de una cola termine en revuelta"

Una cola en Cuba durante la pandemia de COVID-19. Foto Palabra Nueva

Las formas que el gobierno cubano utiliza para controlar las colas y evitar negocios ilícitos alrededor de las mismas es desproporcionada y persigue otros objetivos que van más allá de poner orden en las interminables filas, dijeron a Radio Televisión Martí activistas y periodistas en la isla.

Critican desproporcionado uso de la fuerza para controlar coleros
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:06 0:00

Para controlar las colas, los coleros y los revendedores, el gobierno cubano ha lanzado a la calle a miles de efectivos de la policía, funcionarios gubernamentales, miembros de las Fuerzas Armadas y elementos de las llamadas organizaciones de masas.

Desde Camagüey, el periodista Henry Constantín considera que se trata de una fuerza gubernamental totalmente desproporcionada.

“El hecho de usar las Brigadas de Respuesta Rápida para actuar contra los coleros, para “persuadirlos” - ya sabemos la manera en que persuaden las autoridades cubanas- no es más que el ejercicio del único lado del cerebro que ellos saben usar, que es el lado represivo”, dijo el creador de La Hora de Cuba.

Pero esta desproporción tiene un objetivo claro para el gobierno, advierte el activista Hildebrando Chaviano: “Ellos temen que esto se les pueda convertir en una especie de revuelta. Temen que una chispa en una cola pueda terminar en una revuelta más grande”.

El gobierno también le echó mano a la tecnología con el fin de controlar las colas y ha implementado la aplicación digital Porter@, capaz de saber cuántas colas una persona hace.

Yoani Sánchez, directora del diario 14ymedio, dijo que esta aplicación fue creada en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y que se usa desde hace algunos meses.

Los creadores dicen que la app permite escanear con un smartphone el código QR del carné de identidad, conocer todos los detalles de esa persona y almacenar la información en una base de datos donde puede determinarse cuántas veces compró un cliente.

El control sobre las coleros y revendedores llega incluso a las tiendas Cimex a las que también le han impuesto restricciones.

El conglomerado de establecimientos del consorcio militar Grupo de Administración Empresarial S.A (GAESA) activó "acciones de supervisión y control" y una lista de prohibiciones a sus empleados como reservar a clientes productos y mercancías, vender mercancías fuera del horario establecido, vender productos con garantías o propiedades en blanco y sin presentación del carné de identidad, que los trabajadores compren productos en las tiendas donde laboran y que divulguen información sobre productos en existencia en los almacenes.

¿Qué se sabe de la vacuna rusa contra el COVID-19 que podría producirse en noviembre en Cuba?

Una empleada muestra la vacuna contra el COVID-19 desarrollada en el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya, en Moscú.

Una vacuna contra el coronavirus patentada por Rusia podría producirse en los laboratorios farmacéuticos cubanos a partir de noviembre, según declaraciones de un funcionario de ese país publicadas este martes por la estatal Prensa Latina.

Kirill Dmitriev, jefe del Fondo de Inversiones Directas de Rusia, dijo que “Cuba tiene una gran capacidad de producción de medicamentos y, en específico, de vacunas, con un personal altamente calificado” lo que favorece el proyecto.

La población cubana sufre desde hace más de un año por la falta de medicamentos. Funcionarios de las industrias biotecnológicas y farmacéuticas de la isla han admitido su incapacidad para estabilizar el suministro a la red de farmacias estatales, una situación que han corroborado en varias ocasiones cubanos entrevistados por Radio Martí.

Pero ¿qué garantías ofrece a los cubanos y al resto del mundo la vacuna rusa?

El anuncio del registro de la vacuna, nombrada Sputnik V, y desarrollada por el Instituto Gamaleya, de Moscú, hecho en la mañana de este martes por el presidente Vladimir Putin en la televisión estatal, fue recibido con escepticismo por parte de la Organización Mundial de la Salud y la comunidad científica internacional, incluidos grupos dentro de Rusia.

El mandatario dijo que la vacuna fue probada en una de sus hijas, que solo experimentó una fiebre ligera. Una declaración similar hizo Dmitriev a Prensa Latina, al señalar que su padre de 74 años y su madre recibieron la inyección, pero en julio pasado descartó el escrutinio internacional de los esfuerzos de Rusia por lograr la vacuna contra el COVID-19 por considerarlo político.

La OMS no ha recibido suficiente información sobre la vacuna rusa para evaluarla, dijo el martes el subdirector de su rama regional, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, reportó la agencia Reuters.

En declaraciones a los reporteros en una conferencia de prensa en línea desde Ginebra, el portavoz de esa organización, Tarik Jasarevic, señaló que "la precalificación de cualquier vacuna incluye la revisión y evaluación rigurosa de todos los datos de seguridad y eficacia requeridos", algo que no ha podido se completado en este caso.

Según Dmitriev, Rusia ya ha recibido solicitudes de más de 1.000 millones de dosis de la vacuna por parte de unas 20 naciones, y está lista para fabricar “más de 500 millones de dosis de la vacuna por año” en cinco países, pero Barbosa advierte que no debería ser producida por ningún país hasta que se completen las fases 2 y 3 de los ensayos para garantizar su seguridad y eficacia.

La vacuna rusa no ha sido probada en ensayos clínicos extensivos correspondientes a la fase 3, advierten expertos.
La vacuna rusa no ha sido probada en ensayos clínicos extensivos correspondientes a la fase 3, advierten expertos.

"Cualquier productor de vacunas tiene que seguir este procedimiento, que garantiza que es seguro y tiene la recomendación de la OMS", afirmó el funcionario.

Mientras en otros países se sigue un protocolo riguroso de ensayos clínicos y los científicos trabajan en grupos de colaboración con expertos de diferentes naciones, Rusia puede estar aprovechando la vacuna -que aún no ha completado los ensayos extensivos en gran número de personas para determinar su eficacia- para engrasar su maquinaria propagandística, advierten expertos.

Hasta ahora, según Putin, la vacuna se ha probado en varias docenas de personas, incluido militares y los propios investigadores. Estaría disponible para la población en general a partir del 1 de enero, añadió.

El lunes, la Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos (OTCA), con sede en Moscú, pidió al Ministerio de Salud que retrasara el registro de la vacuna hasta que se completaran los ensayos de fase 3, ya que podría exponer a los consumidores finales a peligros innecesarios, reportó la radio pública nacional estadounidense, NPR.

"Esta es una caja de Pandora y no sabemos qué pasará con las personas inyectadas con una vacuna no probada", dijo la directora ejecutiva de la OTCA, Svetlana Zavidova, en una carta al ministro de Salud de Rusia, Mikhail Murashko, cita NPR.

Sputnik V fue el primer satélite orbital lanzado por la entonces Unión Soviética en 1957. El nombre revela “cómo el gobierno de Putin ha visto la carrera de las vacunas como un punto de orgullo nacional y competencia a escala mundial” con laboratorios en otros países que se persiguen el mismo objetivo, señaló el diario estadounidense The Washington Post.

“Esa es una gran preocupación, porque es mucho menos probable que los efectos adversos de la vacuna se informen de manera transparente si se administra fuera de un ensayo riguroso”, dijo al Post J. Stephen Morrison, vicepresidente del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. También existe la posibilidad, agregó, de que la población rusa sea obligada “a tomar una vacuna no probada y potencialmente peligrosa” bajo coerción, para “mantener sus trabajos”.

El mes pasado, funcionarios de seguridad de Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá acusaron a piratas informáticos vinculados a un servicio de inteligencia ruso de intentar robar información de investigadores que trabajan para producir vacunas contra el coronavirus en esos países.

La vacunación de la población rusa “sería voluntaria” e iniciaría en los próximos días “para médicos y profesores”, aseguró Dmitriev a Prensa Latina, pero salvo las referencias al éxito del producto, Rusia no ha compartido información de rigor sobre los ensayos clínicos de la Sputnik V.

Putin dijo que estaría disponible para el público en general el 1 de enero. Según el gobernante ruso, “lo que cuenta” es que Rusia pueda “garantizar la seguridad incondicional del uso de esta vacuna y su eficacia en el futuro”, algo que espera sus científicos logren.

Así fueron los últimos días del opositor cubano que murió en huelga de hambre

Yosvany Arostegui Almenteros A la derecha) Foto tomada de Facebook

Yosvany Aróstegui Armenteros, murió el pasado día 7 de agosto en el hospital Amalia Simoni de Camagüey, a donde había sido trasladado días antes desde la cárcel Kilo 8 donde realizaba una huelga de hambre en protesta por la sanción que le habían impuesto.

"Diez días antes de morir, llaman a mi hermano Yaudel Aróstegui Armenteros para que se presentara al hospital. Cuando llegó al Amalia Simoni le dijeron que mi hermano está muy mal. Mi hermano no lo pudo ver", declaró Raidel Aróstegui Armentero, hermano de activista fallecido en huelga de hambre en un audio divulgado por Free Cuba.

Relató que a su hermano lo detuvieron hace más de un año y lo acusaron "de violación y robo, delitos de los que desde el primer momento se consideró inocente".

La petición fiscal fue de 28 años de cárcel y mientras esperaba la realización del juicio lo mantuvieron en prisión preventiva "pero él siempre decía que lo iban a soltar porque no había cometido ningún delito", recordó.

La familia contrató un abogado, sin embargo, días antes del juicio murió en un accidente y otro que no conocía del caso estuvo a cargo del proceso.

"Apenas tuvo tiempo de investigar y solo vio a Yosvany una vez", precisó.

Finalmente lo sancionaron a 15 años de privación de libertad y en protesta comenzó a realizar varias huelgas de forma intermitente, primero en la cárcel Cerámica Roja y luego en la de Kilo 8, ambas en Camagüey.

Como resultado de las huelgas en las que "se pasaba, varios días sin comer y otros solo tomando líquidos, su salud se deterioró y según mi otro hermano que iba a la prisión, lo vio en silla de ruedas muy flaco y muy deteriorado".

De la última huelga de hambre la familia lo supo cuando llevaba más de 40 días pero no lo pudieron ver, aseguró.

En una llamada telefónica "una doctora le comunicó a mi hermano que la última llamada que le hicieran no sería buena", agregó.

La familia recibió el pasado viernes a las 8.00 pm la noticia del fallecimiento en el hospital. "Lo llevaron a velar unas tres horas, solo permitieron a los familiares y a las 2.00 am lo cremaron", concluyó.

"Mi hermano era activista de los derechos humanos. Siempre estaba enfrentándose con la policía política. En Camagüey él era una piedra en el zapato de la policía política por sus acciones. Él siempre me dijo que el día que le sucediera algo que él se iba a plantar (…) y que el segundo (Orlando) Zapata en Camagüey iba a ser él. Y así sucedió", agregó en la entrevista de Free Cuba.​

Jhon Suárez, director del Centro Para una Cuba Libre enfatizó en que Aróstegui acudió a la huelga de hambre como último recurso para reclamar sus derechos.

"En Cuba una larga lista de cubanos ha muerto en ese tipo de protesta para defender su dignidad, señaló.

Activista cubano fallece en circunstancias similares a Orlando Zapata Tamayo
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:02 0:00

“El hambre ha sido una herramienta de guerra que se usa contra el gobierno y a la que tuvo que apelar para destacar su inocencia ante una condena de 15 años de prisión, recordó Suárez.

El activista Virgilio Mantilla que lo conocía desde hace años, cuando participaron juntos en acciones de la organización "Unidad Camagüeyana por los Derechos Humanos", asegura que ​tuvo un activismo muy fuerte y comprometido, muy activo, y le dio dolores de cabeza a las autoridades.

José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba resaltó el comprometido activismo del opositor y la persecución de que fue víctima.

Redadas policiales ponen en jaque al mayor sitio de clasificados de Cuba

Productos en venta en Revolico.com

El popular sitio de clasificados online Revolico.com, la herramienta más usada por los cubanos para compraventas, permutas y ofertas de empleo y de servicios, está bajo vigilancia permanente por parte de la Policía, asegura una investigación del portal Cubanet.

Desde que varios reportajes de la televisión cubana mostraron que operativos policiales se llevaron a cabo a partir de información detectada en este sitio, ha habido una disminución de la cantidad de usuarios y de anuncios diarios.


"Si a mediados del 2018 la página reportaba unos 30 000 anuncios diarios y más de 600 000 en el lapso de dos meses, en la actualidad, y posterior a la ofensiva del régimen contra “revendedores”, apenas alcanza los 8000 anuncios diarios, mientras que el promedio bimensual ronda muy ligeramente los 200 000, una reducción significativa que quizás también pudiera estar relacionada con la diversificación de servicios similares en Internet pero que, por el descenso brusco de los últimos días, en gran medida pudiera reflejar la persecución desatada por la Policía contra “revendedores”", indica Cubanet.

La policía usa los datos de contacto de las personas como pruebas para acusar de “actividad económica ilícita” a quien no cuente con una licencia para comerciar, indica la publicación.

Revolico funciona también como referencia del mercado informal acerca de los precios y el valor de las propiedades del mercado inmobiliario cubano así como de los autos.

Unión Liberal Cubana quiere un gobierno menos “intrusivo” en la vida de los cubanos

El economista Elías Amor Bravo, presidente de la Unión Liberal Cubana, en una imagen de archivo.

A solo pocos días de haber tomado posesión del cargo de presidente de la Unión Liberal Cubana, el economista Elías Amor Bravo ratificó su propósito de buscar soluciones a la empobrecida economía de la isla con el establecimiento de la democracia y una economía de mercado.

“En primer lugar” dijo Bravo a Radio Televisión Martí, “la Unión Liberal Cubana propone la resguarda de la libertad de los individuos con todo lo que ello supone de libertades públicas. La necesidad de que haya elecciones libres en Cuba, el respeto a la libertad de prensa, de expresión y la de pensamiento alternativos”.

La Unión Liberal de Cuba, fundada en 1989, establece entre sus postulados la defensa de la propiedad privada y la propiedad privada de los medios de producción.

Al respecto, el economista argumentó que “no puede haber un país rico y próspero si no hay propiedad privada. Por tanto, tenemos que reorganizar la economía estableciendo un sistema de protección para los derechos de propiedad de todos los cubanos, incluyendo los más sencillos, la gente que trabaja y que con su trabajo construye su patrimonio, como en cualquier otro país del mundo”.

Amor puntualizó que durante su presidencia en el partido “vamos a hacer mucha pedagogía de lo que es la idea liberal frente a la propaganda comunista que habla de los neoliberales como los grandes enemigos del mundo. Como la gente que quiere acabar con la historia. Pero nosotros vamos a demostrarle a los cubanos que lo que queremos hacer es lo que Cuba necesita: la libertad”.

La Unión Liberal Cubana considera la presión tributaria sobre los cubanos como desmesurada, un 38,4% en promedio.

“Vamos a pedir una profunda reforma tributaria en Cuba. Las empresas del Estado, que son del Ejército y del conglomerado militar, apenas pagan impuestos. Los impuestos recaen sobre los trabajadores, sobre las empresas estatales que están orientadas al interior del país y, por supuesto, sobre los cuentapropistas”, apuntó el nuevo ejecutivo y añadió:

“Nosotros lo que queremos es reorganizar eso y crear básicamente tres grandes figuras: el impuesto a la renta, el impuesto de sociedades, un impuesto sobre valor añadido y luego una seguridad social. Y eliminar la multiplicidad de instrumentos fiscales que tiene gobierno comunista que no hacen más que recargar y destruir la actividad económica privada”.

La Unión Liberal Cubana pide una reforma en profundidad del Gobierno, una mejora de la gobernanza.

En ese sentido Elías Amor Bravo recalcó que “la ideología comunista es obsoleta. Se acabó en el año 1989 con el derrumbe del Muro de Berlín y nosotros queremos que no vuelva a gobernar más a Cuba, al menos después de unas elecciones en las que finalmente sea derrotada por las ideas democristianas, liberales socialdemócratas que existen en el mundo”.

“Nuestro planteamiento será hacer un gobierno más pequeño, menos intrusivo en la vida de los cubanos y que les permita ese sueño de la libertad del que estoy hablando todo el tiempo”, aseguró el presidente de la Unión Liberal Cubana.

Cargar más

XS
SM
MD
LG