Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

EEUU denuncia presiones del régimen contra los caricaturistas de El Toque

Caricatura realizada por el artista cubano Fabián Sotolongo (publicado en Twitter por la Embajada de EEUU en La Habana).

La Embajada de Estados Unidos en La Habana denunció que como parte de las represalias del gobierno cubano contra el medio independiente El Toque, los caricaturistas del suplemento humorístico @xel2Humor fueron amenazados por la Seguridad del Estado.

Esos humoristas "fueron obligados entre chantajes y otras presiones a poner fin a su trabajo", señaló la Embajada en un mensaje divulgado este jueves en Twitter.

La sede diplomática de Estados Unidos compartió en Twitter algunos de los trabajos de humor gráfico relativos a la libertad de expresión y la resistencia creativa publicados en @xel2Humor.

También dio su apoyo a las siguientes palabras pronunciadas por El Toque: "El gobierno cubano no podrá silenciar la libertad creadora de los artistas cubanos."

Casos de acoso y amenazas a la prensa independiente

  • Algunos de los trabajadores de @Xel2Humor y El Toque que tuvieron que dejar sus labores son Wimar Verdecia, Irán Hernández y Laura Seco Pacheco.
  • El Tribunal Municipal de Camagüey condenó a cuatro reporteros de Palenque Visión: Adrián Quesada, Leyanis Heredia, Geovanis Sepúlveda y Yadisley Rodríguez Ramírez, por los supuestos delitos de desacato y atentado.
  • La semana pasada, el periodista cubano Ismario Rodríguez Pérez, del medio independiente Periodismo de Barrio, fue amenazado con ir a prisión por “difundir información perniciosa y contrarrevolucionaria” durante una citación de la Seguridad del Estado.
  • También la semana pasada, el influencer Jancel Moreno anunció que cerraría la página a favor de la comunidad LGBTQ, @Damelamano1, por “petición” directa del gobierno.

El Toque abordó recientemente este patrón de presiones a los comunicadores independientes:

"El libreto de interrogatorios y chantajes, junto al uso de la regulación de viajes a varios de los colegas residentes en Cuba, han ocasionado que, hasta el 9 de septiembre de 2022, el número de renuncias de integrantes de nuestro equipo ascendiera a 16".

"Lo más preocupante de estos días", agregó, "ha sido constatar una insistencia enfermiza de los agentes de la Seguridad del Estado para conseguir «confesiones» en video de nuestros colegas. El acoso y la tortura psicológica a la que los someten no terminan hasta que no aceptan ser filmados en casas de protocolo del Ministerio del Interior. Allí, siguiendo las indicaciones de los interrogadores, deben «confirmar» las ideas centrales de una falacia: El Toque recibe financiamiento de organizaciones «enemigas» y tiene la misión, cual ente mercenario, de «desestabilizar» el Gobierno cubano".

Vea todas las noticias de hoy

Ministerio del Interior de Cuba pone a otros dos periodistas contra la pared: cárcel o exilio

Edificio sede del Ministerio del Interior en La Habana, Cuba. REUTERS/Desmond Boylan

En las últimas horas se han reportado dos nuevos casos de acoso y hostigamiento por oficiales del Ministerio del Interior (MININT) contra miembros de la prensa independiente en Cuba.

Uno de ellos acaba de ocurrir con el comunicador Yoel Acosta Gámez, quien reside en Baracoa, Guantánamo, y el otro incidente tuvo lugar el pasado fin de semana, contra Yankiel Gutiérrez Faife, reportero de 14ymedio en Villa Clara.

De acuerdo a la denuncia de esta publicación independiente, Gutiérrez Faife fue agredido y, posteriormente, detenido mientras fotografiaba el mal estado de los parques infantiles en su provincia.

"En la estación de Policía fue amenazado con ir a prisión o al exilio forzoso si seguía metido en actividades "contrarrevolucionarias", dijo el periodista, quien mencionó al jefe de la estación policial de Camajuaní, Francisco Darias González, quien le dio tres opciones: callarse, ir preso o marcharse del país.

En el caso de Acosta Gámez, fue detenido en Baracoa por el jefe de enfrentamiento del Ministerio del Interior y fue advertido que, de no salir del país definitivamente, sería procesado por violar el artículo 143 del Código Penal recién aprobado.

Yoel Acosta Gámez, periodista independiente (Foto tomada de Twitter)
Yoel Acosta Gámez, periodista independiente (Foto tomada de Twitter)

“Esto ocurrió el viernes en plena vía pública, cuando en la calle Martí fui detenido por este oficial de la Seguridad del Estado, el Mayor. Yasiel Medina Hinojosa, quien es el jefe de enfrentamiento a la oposición acá en Baracoa, que junto a otro policía me condujo hacia la Delegación del Ministerio del Interior. Cuando llegué a ese lugar me interrogaron Yasiel y otro oficial de apellido Moreira, quien vive en el municipio de Imías (...)En el interrogatorio, tratan primeramente de intimidarme con amenazas de que sería llevado para prisión, y que yo no podía seguir realizando mi labor como periodista independiente. Allí me reiteraron que sería encarcelado si continúo con esa labor, me dijeron que con el nuevo código penal me pueden sancionar hasta 10 años de privación de libertad. También me hicieron una carta de advertencia y, luego de eso, me propone que me exilie del país", relató a Radio Televisión Martí.

"No me dan otra opción o me exilio o soy llevado a la cárcel, incluso me dijeron que ellos podían hacer los trámites pertinentes para ayudarme a abandonar el país, que ellos podían extender su mano y que se podría hacer más fácil”, contó el comunicador.

Sobre estas amenazas, el periodista independiente especializado en la realización de audiovisuales, señaló: “Mi posición es que yo no tengo que abandonar el país, y voy a continuar realizando mi labor, esta no es la primera vez, ya en lo que va de año son cinco veces que me han detenido y me han amenazado con procesarme y llevarme a prisión”.

El Artículo 143, incluido en el Capítulo V “Otros actos contra la seguridad del Estado", establece:

"Quien, por sí o en representación de organizaciones no gubernamentales, instituciones de carácter internacional, formas asociativas o de cualquier persona natural o jurídica del país o de un Estado extranjero, apoye, fomente, financie, provea, reciba o tenga en su poder fondos, recursos materiales o financieros, con el propósito de sufragar actividades contra el Estado y su orden constitucional, incurre en sanción de privación de libertad de cuatro a diez años".

Durante el mes de septiembre más de 20 comunicadores independientes en Cuba, víctimas del ensañamiento de la seguridad del estado, fueron forzados a renunciar, otros a exiliarse, y también algunos tuvieron que enfrentar procesos judiciales.

El medio digital independiente cubano El Toque denunció la pérdida de 16 miembros de su equipo quienes renunciaron por presiones de la policía política, cuatro reporteros del medio alternativo Palenque Visión fueron condenados a prisión por el Tribunal Municipal de Camagüey, por los presuntos delitos de atentado y desacato.

En esa ocasión El Toque denunció "la insistencia enfermiza de los agentes de la Seguridad del Estado para conseguir «confesiones» en video de nuestros colegas".

"El acoso y la tortura psicológica a la que los someten no terminan hasta que no aceptan ser filmados en casas de protocolo del Ministerio del Interior. Allí, siguiendo las indicaciones de los interrogadores, deben «confirmar» las ideas centrales de una falacia: elTOQUE recibe financiamiento de organizaciones «enemigas» y tiene la misión, cual ente mercenario, de «desestabilizar» el Gobierno cubano", aseguraron en un comunicado.

También el comunicador independiente Jancel Moreno, tuvo que pedir asilo político en Alemania, tras verse obligado a abandonar Cuba, debido a la persecución política.

Periodistas cubanos en alerta por la entrada en vigor del Artículo 143

Camila Acosta, periodista independiente cubana

El artículo 143 del nuevo Código Penal cubano, que fuera aprobado por unanimidad en la Asamblea Nacional del Popular y publicado en la Gaceta Oficial de la República el 1º de septiembre con entrada en vigor en 90 días, es un instrumento especialmente diseñado contra de la prensa independiente, advirtieron a Radio Televisión Martí comunicadores desde la isla.

"Cada vez somos menos los que quedamos informando desde Cuba y sufriendo todo tipo de persecución", opinó Camila Acosta.

El Artículo 143, incluido en el Capítulo V “Otros actos contra la seguridad del Estado", establece:

"Quien, por sí o en representación de organizaciones no gubernamentales, instituciones de carácter internacional, formas asociativas o de cualquier persona natural o jurídica del país o de un Estado extranjero, apoye, fomente, financie, provea, reciba o tenga en su poder fondos, recursos materiales o financieros, con el propósito de sufragar actividades contra el Estado y su orden constitucional, incurre en sanción de privación de libertad de cuatro a diez años".

“Ahora ya tienen un delito específico en contra de nosotros y es ese artículo 143, referido al financiamiento que provenga del exterior y que se incluye este tipo de financiamiento, supuestamente, para actividades subversivas, una simple recarga que podamos recibir en nuestros teléfonos móviles desde el exterior”, señaló la periodista que labora en el portal CubaNet.

Entre las reformas al código penal, en el delito de espionaje, se incrementa la pena a hasta 30 años de cárcel por el mero intercambio de información no clasificada o secreta con personal diplomático extranjero. También se tipifica como delito la colaboración con “organizaciones no gubernamentales, instituciones de carácter internacional, formas asociativas o de cualquier persona natural o jurídica y se tipifican otros delitos como "sedición" para sancionar a personas que se manifiesten o realicen acciones de desobediencia civil; propaganda contra el orden constitucional y el estado socialista; el de difusión de noticias falsas que pongan en peligro "el prestigio del Estado Cubano".

Alberto Corzo, director del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) dentro de Cuba, destacó que, a pesar de las presiones, ellos tienen el propósito de continuar haciendo periodismo.

“Hay dos formar de ver esto, una es poder encausar legalmente a las personas que ejercemos esta actividad dentro de Cuba, y la otra, es la presión de "te vas del país o te metemos preso”", dijo desde Matanzas el comunicador.

Emilio Almaguer, que hace periodismo en Baracoa, Guantánamo, aseguró que hay una radicalización de la represión en contra de ellos.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:30 0:00

“Vamos a tener que sufrir lo que venga, porque es preocupante que un gobierno no deje que exista una opinión diversa”, comentó Almaguer.

"Ya la presión de la policía política ha provocado un importante éxodo de periodistas independientes. Hay una buena cantidad de periodistas independientes que han renunciado y han salido del país", dijo el también periodista independiente Adriano Castañeda.

"Hace una semana fui detenido aquí en Sancti Spíritus y una de las cosas con las que me amenazaron los oficiales de la Seguridad del Estado, fue con esta nueva ley que está en el Código Penal”, recordó.

A pesar de todo el acoso y hostigamiento, están comprometidos para seguir adelante con su labor, como confirmó por su parte el periodista Enrique Díaz.

“Es evidente que vamos a sentir en carne propia lo que han venido maquinando y manipulando con este artículo 143 del Código Penal”, recordó el comunicador.

Vladimir Turró, que fuera detenido en tres oportunidades durante el mes de agosto, habló de su propio caso.


“Además de las cartas de advertencia que me han hecho, ya en otros interrogatorios ya me lo habían dicho, que apenas se implementara el nuevo Código Penal, en mi caso ya sería procesado por este artículo 143”, enfatizó Turró.

El artículo 143 del Código Penal, “Otros delitos contra la Seguridad del Estado”, establece que quien por sí o en representación de organizaciones no gubernamentales, instituciones de carácter internacional, formas asociativas o de cualquier persona natural o jurídica del país o de un Estado extranjero, apoye, fomente, financie, provea, reciba o tenga en su poder fondos, recursos materiales o financieros, "con el propósito de sufragar actividades contra el Estado cubano y su orden constitucional, incurre en sanción de privación de libertad de cuatro a diez años".

Informe revela 225 agresiones contra miembros de la sociedad civil en Cuba

Artículo 19. Diagrama de la represión en Cuba en primer semestre de 2022

En su informe semestral "Libertad de expresión en Cuba: análisis semestral en cifras de enero a junio de 2022" sobre las violaciones a las libertades de expresión e información en Cuba, Artículo 19, organización internacional defensora de esos derechos, denuncia 225 infracciones cometidas en la isla contra miembros de la prensa independiente y actores de la sociedad civil.

En lo que respecta al periodismo independiente, según el reporte, se detectaron 125 “eventos de agresión” contra 61 comunicadores. De ellos, 28 fueron a mujeres y 33 a hombres.

En cuanto a miembros de la sociedad civil, se produjeron 90 agresiones a 51 personas; 23 del sexo femenino y 28 del sexo masculino.
En ambas cifras Artículo 19 destaca que “los números de mujeres y hombres agredidos se han ido emparejando, hecho que da cuenta del aumento de la participación y protagonismo constante de las periodistas, activistas y defensoras de derechos humanos”.

En el caso de la prensa independiente, entre los tipos de agresiones destacan los arrestos domiciliarios, las citaciones oficiales, los cortes del servicio de Internet y las detenciones arbitrarias, en tanto que los defensores de derechos humanos se enfrentaron a encarcelamientos, regulaciones migratorias, prisión domiciliaria, e incluso cuatro personas denunciaron haber sido torturadas.

“Hemos documentado que respecto a las localidades se pudo observar que prácticamente el 71 % de los ataques se concentraron en La Habana, sin embargo, hubo una distribución del 29% de ataques restante entre otras 9 provincias. En el caso de las personas defensoras, La Habana concentra el 67% de las agresiones, sin embargo destaca en este periodo la provincia de Villa Clara con el 21% de los ataques.

Villa Clara, explica Artículo 19, irrumpe “como territorio hostil contra activistas y personas defensoras “, debido al Asedio de la policía política sobre “personas involucradas en la causa de la liberación” de presos políticos relacionados con el 11J” y cita como ejemplos al opositor Guillermo Fariñas y a la activista Saily González, quien tuvo que recurrir al exilio político.

"La documentación de agresiones que hace Artículo 19 para México y Centroamérica en Cuba, se basa en una metodología de documentación de casos diseñada ad hoc al contexto del país y a las violaciones al derecho a la libertad de expresión", explica la agrupación.

"También realizamos un monitoreo y verificación de información a través de fuentes diversas, tales como medios de comunicación independientes que en el interior y exterior publican sobre la cotidianidad en Cuba, organizaciones de la sociedad civil dentro y fuera de la isla, así como fuentes directas con periodistas, activistas y personas defensoras de derechos humanos”, expresa Artículo 19.

Más renuncias de periodistas y activistas en Cuba por presiones de la Seguridad del Estado

Jancel Moreno, periodista residente en Matanzas. (Foto: Facebook).

La escalada intimidatoria de la Seguridad del Estado cubana contra periodistas y activistas alcanzó a Jancel Moreno quien anunció que cerraría la página a favor de la comunidad LGBTQ, @Damelamano1, por “petición” directa del órgano represor.

Moreno, habanero residente en Matanzas, fue conminado durante un interrogatorio a cerrar la conocida plataforma en Twitter y a comprometerse a no trabajar con ningún medio independiente:

“Presiones que tienen que ver con posible cárcel por la trayectoria que he venido teniendo, aunque en los últimos tiempos yo he estado ‘tranquilo’, por decirlo de alguna manera, pero igual he estado publicando artículos con mi nombre y me tienen identificado como que sigo trabajando para el periodismo independiente y entre los delitos que me achacan está el de mercenarismo, incitación a delinquir, desacato por mi actividad en las redes sociales”.

“Me mencionaron el Código Penal: ‘vete antes que en diciembre entre en vigor que, si nos da por pensar que estás en algo, vas cargado’. Dado los acontecimientos, se ve que están tratando de acabar con el activismo aquí adentro”, recalcó Moreno a Radio Televisión Martí.


Otros tres colaboradores de El Toque renunciaron a ejercer su labor en el medio independiente y a pertenecer a cualquier plataforma opositora.

En un artículo publicado el viernes, El Toque indicó que la ofensiva represiva de la Seguridad del Estado en su contra alcanzó en la última semana “una nueva cota de agresividad” y que “el libreto de interrogatorios y chantajes, junto al uso de la regulación de viajes a varios de los colegas residentes en Cuba, han ocasionado que, hasta el 9 de septiembre de 2022, el número de renuncias de integrantes de nuestro equipo ascendiera a 16”.

El suplemento semanal de humor gráfico Xel2, nacido en febrero de 2019, tuvo que cerrar luego de que su director Wimar Verdecia y el artista Irán Hernández hicieron pública, a través de Facebook, su decisión de renunciar a su trabajo en El Toque o de cualquier otro medio independiente no controlado por el Partido Comunista.

Verdecia agregó que desarticulaba el proyecto de Xel2, que dirigió hasta ese momento, porque, aunque ya tenía “un sitio en la historia de la gráfica cubana”, no quería ser historia: “Yo quiero vivir y ser feliz, seguir dibujando y creando”.

Asimismo, Laura Seco Pacheco también desistió a su trabajo como comunicadora: “Está de más explicar las razones. También renuncio a la posibilidad de trabajar en cualquier otra plataforma de periodismo independiente en Cuba”.

Por otro lado, el Tribunal Municipal de Camagüey condenó el pasado jueves a cuatro reporteros del medio Palenque Visión, Adrián Quesada, Leyanis Heredia, Geovanis Sepúlveda y Yadisley Rodríguez Ramírez, por los supuestos delitos de desacato y atentado.

“Ese día, en que ocurrieron los hechos, veníamos de la fiesta de cumpleaños de unos niños. Veníamos caminando por la carretera y cerca de las 6 o la 7 de la noche, pasó por nuestro lado una patrulla, pero como estábamos cantando canciones contestatarias, los policías se apearon del vehículo y, sin mediar palabras, las emprendieron a patadas y golpes con las tonfas contra nosotros”, explicó Sepúlveda.

“A mí me tiraron contra el piso, me rompieron la boca y la nariz, me echaron spray, me arrastraron hasta la patrulla. Entonces en el juicio están diciendo que yo atenté, cuando la realidad es que no atentamos, solo hicimos resistencia”, señaló el comunicador camagüeyano.

En el juicio, que quedó concluso para sentencia, los dos hombres fueron sancionados a cuatro años y tres meses de privación de libertad sin internamiento, mientras que las mujeres a tres años y tres meses.

Sepúlveda agregó que su enjuiciamiento y el de sus compañeros responde a la pretensión de la policía política de querer eliminar la prensa independiente dentro de Cuba.

“Nosotros hacemos entrevistas a los deshabilitados, a los damnificados de ciclones. Están intentando frenarnos”, dijo.

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) situó a Cuba en su informe de 2022 como el peor país de América en cuanto a libertad de prensa y el octavo a nivel mundial.

Cargar más

XS
SM
MD
LG