Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

EEUU modifica estatus de sus diplomáticos en Cuba mientras continúa investigación del "Síndrome de La Habana"

Empleados cubanos en La Habana, Cuba

Estados Unidos modificó recientemente el estatus de su personal en la Embajada de La Habana cuando la investigación sobre los incidentes que afectaron la salud de sus diplomáticos en la isla se mantiene inconclusa, cinco meses después de que la Casa Blanca nombrara a una experimentada diplomática para que supervisara las pesquisas.

Un portavoz del Departamento de Estado explicó a Radio Televisión Martí que la investigación sobre el llamado "Síndrome de La Habana" cuenta con actores de diferentes agencias estatales y que la prioridad sigue siendo la seguridad y la protección del personal diplomático estadounidense.

“Este es un gran esfuerzo interinstitucional que involucra a la Casa Blanca, el Departamento de Defensa, las agencias de inteligencia de EEUU, el Congreso y los principales científicos del país, al tiempo que la Cancillería se asegura de que aquellos que fueron evacuados médicamente (de Cuba) reciban el tratamiento y el apoyo que necesitan”, dijo el funcionario.

Entre 2016 y 2017, diplomáticos estadounidenses que prestaban servicio en Cuba y algunos de sus familiares presentaron problemas de salud, desde dolencias auditivas hasta trastornos neurológicos, entre otros padecimientos. Desde entonces, se han reportado casos similares de más de un centenar de funcionarios estadounidenses en China, Rusia, Austria y en días recientes en Vietnam e incluso en la Casa Blanca.

Tras la baja por enfermedad de más de 20 diplomáticos que laboraban en Cuba en 2017, el Departamento de Estado redujo en 60 por ciento la plantilla de su sede en La Habana.

“Hemos hecho todo lo posible para garantizar que nuestro personal sobre el terreno pueda trabajar de forma segura en La Habana y mantendremos este enfoque al tiempo que aumentamos nuestro personal ahí”, indicó el portavoz.

Pese a los esfuerzos del gobierno de EEUU y de grupos de expertos médicos y científicos que han estudiado de manera exhaustiva a los afectados, la mayoría en el prestigioso Centro para Lesiones y Reparación de Cerebro de la escuela de medicina de la Universidad de Pennsylvania, lo que se conoce como Síndrome de La Habana, sigue siendo un misterio. El gobierno cubano ha negado vehementemente tener algo que ver con lo ocurrido y ha reiterado su invitación a EEUU para que demuestre lo contrario.

En 2019, Canadá redujo su personal diplomático en La Habana luego de que 14 funcionarios presentaran síntomas similares a los de los 25 diplomáticos estadounidenses que habían sido evacuados de la isla dos años antes.

En marzo, el Departamento de Estado nombró a la veterana diplomática Pamela Spratlen al frente del grupo de trabajo que investiga los incidentes en la embajada en Cuba, un equipo creado en 2018 pero que esta vez, Sprantlen rinde cuentas al secretario de Estado, entre otros altos funcionarios de la Cancillería.

Cambio de estatus para diplomáticos

En julio último, el presidente Joe Biden ordenó al Departamento de Estado examinar la posibilidad de incrementar el personal en la embajada de EEUU en Cuba, un proceso que según el portavoz de la Cancillería, será gradual con el transcurso del tiempo.

“El presidente Biden se ha comprometido a renovar el personal de nuestra embajada en La Habana para mejorar nuestra capacidad de relación con la sociedad civil y, en el momento apropiado, aumentar los servicios consulares al tiempo que se garantice la seguridad de los diplomáticos estadounidenses en Cuba”, comentó el portavoz.

Como parte del proceso, la diplomacia estadounidense ha decidido cambiar el estatus del personal diplomático en La Habana, dejando entrever que más temprano que tarde la embajada podría comenzar a normalizar sus operaciones.

A raíz de los incidentes, que en un inicio fueron llamados también "ataques sónicos", Washington prohibió que sus diplomáticos permanecieran en Cuba con sus familiares, medida que recientemente ha sido parcialmente modificada.

“El 16 de agosto último, el Departamento de Estado cambió el estatus de los diplomáticos en La Habana, de no acompañados a parcialmente acompañados. Sólo los familiares adultos elegibles de empleados en la embajada en La Habana podrán viajar o vivir en Cuba. Este cambio entra en vigencia de inmediato”, puntualizó el portavoz, que no precisó fecha, ni si la embajada podría entrar en pleno funcionamiento antes de que concluya el año.

“Estamos comprometidos a emprender este proceso de una manera reflexiva que se centre en la seguridad de nuestro personal”, concluyó.

Vea todas las noticias de hoy

Nuevo programa de parole no afecta el miedo creíble, dijo en Miami el secretario de Seguridad Nacional de EEUU

El secretario de Seguridad Nacional de EEUU, Alejandro Mayorkas, durante su visita a Miami este lunes, 30 de enero. (Foto: Jesús Acosta/Radio Televisión Martí)

Tres semanas después de la aprobación del Programa Migratorio de Parole Humanitario para cubanos, haitianos y nicaragüenses, además de los venezolanos, el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, se reunió en Miami con representantes de la comunidad haitiana y cubana.

En una comparecencia ante la prensa, en el Centro Cultural en la barriada de la Pequeña Haití, el funcionario defendió el programa anunciado por el presidente Joe Biden, el 5 de enero, a favor de una emigración ordenada y segura.

Reiteró que cualquier extranjero que llegue a las fronteras (marítimas o terrestres) de EEUU no podrá permanecer en el país.

Sin embargo, preguntado sobre si cubanos disidentes, opositores y miembros de la sociedad civil independiente que sean interceptados en el mar, o que lleguen a la frontera con México, pueden solicitar una entrevista de miedo creíble con miras a un proceso de asilo político, y evitar la repatriación, Mayorkas respondió afirmativamente.

“Esos individuos son elegibles para solicitar asilo, pero como un problema grave hemos visto mucha tragedia cuando se lanzan al mar, y por eso estamos enteramente dedicados a establecer vías seguras para ellos”, dijo el funcionario de ascendencia cubana.

Entre esas vías, mencionó el programa de parole anunciado el pasado 5 de enero, la reimplantación de los acuerdos migratorios entre Cuba y Estados Unidos que establece la emisión de 20 mil visas anuales y el restablecimiento del programa de reunificación familiar.

“Estamos considerando otros medios para que los cubanos pueden viajar a EEUU en busca de esa ayuda de la que yo fui beneficiario”, recordó.

Mayorkas remarcó que el tema cubano tiene un significado personal para él, un inmigrante que llegó a Estados Unidos con sus padres en 1960.

“Vine con mis padres y mi hermana desde La Habana. Mi padre perdió todo lo que construyó para él y su familia. Y sí, es un tema profundamente personal para mí”, aseguró.

Florida y otros 19 estados demandaron a la Casa Blanca para bloquear el programa que permite el ingreso al país de hasta 30 mil ciudadanos al mes procedentes de Nicaragua, Haití, Venezuela y Cuba, con parole humanitario y el patrocinio de un residente legal en Estados Unidos.


Mayorkas visitó, además, la Ermita de la Caridad, donde se reunió con representantes de la comunidad cubana en Miami como Rosa María Payá, de la plataforma Cuba Decide; el productor musical Emilio Estefan; y el presentador radial Enrique Santos.

El activista y defensor de los emigrantes Ramón Saúl Sánchez dijo que tenía una propuesta escrita para Mayorkas, pero no fue invitado a la reunión.

En su propuesta, Sánchez pide al Departamento de Seguridad Nacional que cree un sistema de información para que la comunidad cubana en EEUU conozca el paradero de los familiares que se lanzan al mar, que se establezca un protocolo para identificar a los balseros que mueren en la travesía, que se puedan repatriar los cadáveres de los fallecidos sin tener que pagar altas sumas a las funerarias locales, entre otros reclamos.

“No pude ver el secretario, la seguridad me sacó, pero una integrante de su comitiva, amablemente, me pidió el documento y prometió que se lo haría llegar”, dijo el activista, que en varias ocasiones ha escenificado huelgas de hambre en favor de los emigrantes.

Según trascendió, Mayorkas se reunió este domingo con los representantes federales republicanos por Florida María Elvira Salazar, Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez, y con la demócrata Debbie Wasserman Schultz.

Salazar, Díaz-Balart y Wasserman Schultz no respondieron de inmediato a una solicitud de comentario enviada por Radio Televisión Martí.

Info Inmigración
please wait
Embed

No media source currently available

0:00 0:04:42 0:00

EEUU invita a jóvenes cubanos a participar en programa empresarial

Foto Archivo. Una joven cubana se dispone a abrir su negocio.

La Embajada de Estados Unidos en Cuba está promoviendo la participación de emprendedores cubanos en la Iniciativa de Jóvenes Líderes de las Américas 2024.

Desde sus redes sociales, la sede diplomática estadounidense está invitando a los cubanos a participar de esta convocatoria.


La Embajada asegura que este programa empoderará a los emprendedores emergentes y creará redes duraderas de jóvenes empresarios y líderes empresariales y sociales en la región.

La Iniciativa del Departamento de Estado de Estados Unidos, creada en 2015, brinda instrucción a jóvenes empresarios y promueve modelos y prácticas de negocio en América Latina, el Caribe, Canadá y Estados Unidos.

El programa de intercambio anual beneficia a 280 jóvenes empresarios y emprendedores de 37 países, que son asignados a empresas y organizaciones de todo Estados Unidos.

Los becarios de YLAI también tienen acceso a intercambios, pequeñas subvenciones, recursos y eventos, así como a oportunidades exclusivas ofrecidas por el Departamento de Estado de EE.UU. en alumni.state.gov. La red YLAI es una comunidad virtual de más de 50,000 miembros con mentalidad emprendedora de todo el continente americano.

Representantes de Delaware abogan en Cuba por un deshielo como el de "los tiempos de Obama"

Raúl Castro (izq.) recibió a Barack Obama en el Palacio de la Revolución en La Habana, el 21 de marzo de 2016. REUTERS/Carlos Barria

Los secretarios de Estado y Agricultura del estado de Delaware, Jeffrey Bullock y Michael Scuse, abogaron el jueves en La Habana porque su país retome el nivel de relaciones con Cuba que mantuvo durante el llamado deshielo, impulsado por la administración Obama entre 2014 y 2017.

Los demócratas, en visita oficial en Cuba representando al estado de Delaware, se refirieron a las "oportunidades" de aumentar el comercio agrícola con Cuba y de colaborar en los ámbitos de la educación y la investigación.

"El potencial es mayor ahora que nunca antes", afirmó Scuse.

“La esperanza es que eventualmente se pueda volver a donde estábamos en los tiempos de Obama”, afirmó en conferencia de prensa el jueves.

Ese mismo día, en la capital estadounidense, varios activistas cubanos, en representación de un nutrido grupo de organizaciones opositoras dentro de la isla y en el exilio, hicieron entrega en la Casa Blanca de una carta en la que manifestaban al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, su desacuerdo con las "políticas de apaciguamiento hacia la dictadura".

"Solicitamos que Estados Unidos no realice concesiones al régimen sin que antes se haya efectuado y comprobado la liberación incondicional de todos los presos políticos; el fin de la represión; el respeto a los derechos humanos fundamentales incluidos la libertad de expresión, asociación, la libertad económica y la libre movilidad; y se den pasos definitivos e irreversibles para la realización de elecciones libres, justas y multipartidistas. Cualquier relación con las autoridades del régimen debe tener como centro y objetivo prioritario las condiciones anteriores o será usado por el régimen cubano en detrimento de nuestro pueblo", indica la carta titulada “Presidente Biden, extienda su mano al pueblo, no a la dictadura” y firmada por más de treinta organizaciones opositoras y de la sociedad civil, dentro y fuera de Cuba.

En los últimos meses, la administración Biden ha flexibilizado una serie de medidas hacia Cuba como autorizar vuelos regulares, reanudar las actividades consulares en su embajada en La Habana, retomar el envío de remesas a través de la Western Union y participar en conversaciones bilaterales de alto nivel, sobre temas de interés mutuo.

El secretario de Agricultura de Delaware dijo que le gustaría que hubiese cambios paulatinos y que en un futuro "no muy lejano" se eliminasen "al menos" las últimas sanciones que se impusieron sobre la isla durante la administración del expresidente Donald Trump.

También se refirió al embargo comercial a la isla: "El mayor obstáculo es el mismo desde hace 60 años, es político. Y esa es la barrera que tenemos que intentar tirar abajo y espero que algún día eso pase".

Bullock agregó que su objetivo es "mejorar las relaciones" entre los dos países y encontrar formas de mejorar las vidas de las personas en Cuba y en Delaware.

Con respecto a la inclusión de Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo, Scuse reconoció que desconoce las razones por las que la administración Trump tomó esta medida y agregó que esa decisión "hace todo un poco más difícil".

Sin embargo, en la carta a Biden los opositores cubanos insitieron en que Cuba debía permanecer con esa designación: "Las autoridades del régimen persisten en sus operaciones de tráfico de personas a través de las Brigadas Médicas y continúa brindando santuario a terroristas extranjeros responsables por la muerte de ciudadanos en nuestra región. La dictadura cubana no solo debe permanecer en la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo, sino que Estados Unidos debe cumplir su propia ley y aplicar al Partido Comunista de Cuba las sanciones resultantes de esta designación".

El secretario de Agricultura de Delaware aseguró que conoce personalmente al presidente Biden e indicó que junto a Bullock podían apoyar una relajación de las sanciones.

Decenas de congresistas apoyan iniciativa de Menéndez de pedir a Biden que anule nuevas restricciones al asilo

El congresista Greg Casar (izquierda), el senador Cory Booker (segundo de la izquierda), el senador Bob Menéndez (ante el micrófono) y la congresista Alexandria Ocasio-Cortez (a la derecha).

Casi 80 miembros de la bancada demócrata del Congreso de Estados Unidos pidieron al presidente Joe Biden que anule las nuevas restricciones al asilo y reconsidere su política migratoria.

En una carta encabezada por el senador cubanoamericano Robert Menéndez, los legisladores critican que el programa de permisos humanitarios a migrantes de Cuba, Nicaragua y Haití sea a expensas del derecho a solicitar asilo en la frontera con México.

"Es hora de que la Administración Biden deje de resucitar las políticas fallidas de Trump y regrese a su plan original de acelerar los casos de asilo, eliminar el retraso en los tribunales, abordar las causas fundamentales de la migración y expulsar de manera eficiente a las personas que no tienen derecho legal a permanecer en los EEUU", dijo Menéndez en un tuit.


Menéndez, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, dijo en una rueda de prensa que los legisladores reconocen que Estados Unidos está experimentando un difícil desafío migratorio en la frontera sur.

"Es inconcebible que los solicitantes de asilo no tengan otra opción que dormir en las calles de El Paso, en albergues superpoblados en Juárez o en tiendas de campaña en Reynosa, pero las nuevas restricciones de asilo contra los migrantes no resolverán este problema. Creemos que su administración puede y debe continuar ampliando las vías legales para los migrantes y refugiados en los Estados Unidos, sin desmantelar más el derecho a buscar asilo en nuestra frontera", detalló el documento.


El senador por Nueva Jersey añadió que como funcionarios electos, los congresistas tienen el deber de proponer soluciones legales que protejan a los solicitantes de asilo y garanticen la expulsión segura de los migrantes que no tienen derecho legal a quedarse.

El representante demócrata por Texas, Greg Casar, dijo que primero es necesaria una reforma migratoria integral, pero mientras tanto se necesitan más permisos y apoyar a las comunidades que están sufriendo en América Latina.

Mayorkas recuerda que los que intenten llegar por mar no podrán beneficiarse del parole humanitario

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. (REUTERS/Kevin Lamarque)

Los cubanos que lleguen a las costas de la Florida no podrán acogerse al nuevo “parole humanitario” anunciado este mes y serán repatriados a Cuba, reiteró el Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas.

"Los cubanos y haitianos que se hagan a la mar y desembarquen en territorio estadounidense no serán elegibles para el proceso de parole y serán sometidos a procedimientos de deportación", alertó el funcionario de origen cubano en un mensaje publicado en la red social Twitter.


En su declaración sobre la migración marítima irregular, el Secretario de Seguridad Nacional afirmó que: “USCG (Guardia Costera de Estados Unidos) y CBP (Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos) mantienen una presencia continua con activos aéreos y marítimos en el estrecho de Florida y en el Mar Caribe".

Mayorkas advirtió que "aquellos que intenten ingresar ilegalmente por mar serán interceptados y repatriados, de conformidad con las leyes, las políticas y las obligaciones de los tratados internacionales de los Estados Unidos".

"La migración marítima irregular a bordo de embarcaciones no aptas para navegar o sobrecargadas es siempre peligrosa y, a menudo, mortal. Somos firmes en nuestro compromiso de salvar vidas y disuadir a cualquiera de hacerse a la mar para migrar irregularmente", recalcó el funcionario.

La semana pasada, la Guardia Costera de Estados Unidos ya había advertido en un comunicado que los cubanos y haitianos que intentaran llegar a EEUU por la vía marítima no serían elegibles para el llamado "parole humanitario", que concede hasta 30.000 visas mensuales a nacionales de Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela.

La declaración de Mayorkas ocurre en momentos en que está en vigor el programa de parole humanitario, las funciones consulares en la embajada estadounidense en La Habana han sido ya restablecidas y acaba de concluir en La Habana una reunión de alto nivel entre Estados Unidos y Cuba sobre aplicación de la ley.

Respecto a la reanudación de las conversaciones bilaterales, el Departamento de Estado estadounidense dijo que estas conversaciones reafirman el compromiso de EEUU “de tener conversaciones constructivas con el gobierno de Cuba, cuando corresponda, para promover los intereses estadounidenses” y que no afectan el enfoque continuo de la administración en temas críticos de derechos humanos en Cuba.

“Estos diálogos fortalecen la capacidad de los Estados Unidos para combatir a los actores criminales al aumentar la cooperación en una variedad de asuntos relacionados con el cumplimiento de la ley, incluidos el tráfico de personas, los narcóticos y otros casos penales”, dijo el Departamento de Estado.

El jueves, respondiendo a la pregunta de si tras este contacto estaría Estados Unidos considerando sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, el portavoz adjunto principal de la cancillería estadounidense, Vedant Patel, respondió: “No tengo ningún cambio en la política para anunciar. Abordé esto un poco la semana pasada; los contactos a los que se refiere estaban específicamente relacionados con diálogos sobre seguridad, de seguridad regional. No tengo ninguna otra actualización que ofrecer más allá de eso.”

Por su parte, el canciller cubano Bruno Rodríguez afirmó en Twitter que "la cooperación bilateral para enfrentar flagelos como el terrorismo, el tráfico ilícito de migrantes y el fraude migratorio beneficia a ambos países".

El Ministerio del Interior de Cuba afirmó que las reuniones se llevaron a cabo en un "clima de respeto y profesionalismo".

Cargar más

XS
SM
MD
LG