Enlaces de accesibilidad

Opiniones

J.J. Almeida: Cubanos con VIH llegan a EEUU buscando vida

Imagen de archivo.

Los enfermos viajan sabiendo que al llegar a Estados Unidos encontrarán lo que para cada paciente es mucho más importante que democracia o libertad: un tratamiento efectivo, medicinas de última generación y mejor alimentación.

“Mantenemos la privacidad de nuestros pacientes, pero podemos decir que hay personas que están llegando de Cuba, a través de lugares como Costa Rica, que cuando se hacen las pruebas del VIH resultan positivas".

Son palabras del Dr. Manuel Laureano Vega, presidente de la Liga contra el SIDA en Miami.

Laureano enfatiza que la "cifra es significativa".

Pese a las condiciones de promiscuidad y rumores que señalan a los cubanos ejerciendo la prostitución durante la travesía para llegar a Estados Unidos, me resisto a creer que estos recién llegados, diagnosticados con VIH, se hayan contagiado en Costa Rica o en Panamá o en alguno de esos países.

El virus tiene un período de incubación y desde la infección hasta la aparición de la enfermedad, el SIDA, pueden transcurrir hasta 10 años.

Ya sabemos que como parte del sistema de salud materno-infantil,
el Gobierno cubano "garantiza", desde las primeras semanas de embarazo, el seguimiento y cuidado en la atención prenatal, que incluye las pruebas para detectar el VIH tanto en las gestantes como en sus parejas.

En 2015, Cuba se convirtió en el primer país del mundo en eliminar la transmisión de madre a hijo del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida y recibió el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud.

No obstante, se hace necesario redoblar ese tipo de esfuerzo porque, debido a la falta de protección, y a un factor evidentemente sociocultural, en Cuba hay gran incidencia del virus. Quizás, en los últimos tiempos, los cubanos de la isla han comenzado a concientizar el problema y a protegerse durante las relaciones sexuales, pero no lo suficiente.

En Cuba, el número de infectos continúa siendo una incógnita, las estadísticas no son confiables y amigos médicos refieren que la epidemia de VIH/SIDA es más seria de lo que confiesa el Gobierno, pero el tema se considera secreto de Estado.

Por ello, me inclino a creer que los contagiados de esta terrible enfermedad salen de Cuba sabiendo que son portadores y que al entrar por migración recibirán el MEDICAID.

Huyen del "país modelo en la lucha contra el SIDA", de la precariedad sanitaria, de la ausencia de la dieta requerida por la condición de salud, de las muchas veces que el medicamento está en falta; y viajan armados con la ilusión de prolongar y/o mejorar sus vidas, sabiendo que al llegar a Estados Unidos y acogidos a ese programa, encontrarán lo que para cada paciente es mucho más importante que democracia o libertad:

Un tratamiento efectivo, medicinas de última generación y mejor alimentación. Vienen buscando la vida.

Muchos piensan que emigrar es como vivir un sueño en el que te sientes mejor con sólo voltear la página. Otros, los más radicales, consideran que las razones para escapar de la isla sólo son dos: política o economía.

Las evidencias constatan que de la gran potencia médica también hay cubanos que se largan por salud.

Vea todas las noticias de hoy

OPINIÓN. Las palabras que nacen de las nuevas realidades y traspasan fronteras

En numerosas manifestaciones contra la invasión de Rusia a Ucrania, los carteles comparan al presidente ruso Vladimir Putin con Hitler.

Tetiana Kolbayenkova, profesora de Lengua Española en la Universidad Nacional I.I.Mechnikov en la ciudad de Odesa, en Ucrania, compartió a Martinoticias.com un texto sobre el impacto en el lenguaje que ha traído la invasión de Rusia a Ucrania. Los ciudadanos en ambas partes del conflicto han incorporado neologismos, apropiaciones y otros usos del lenguaje.

A continuación reproducimos su artículo de opinión:

El idioma ruso nunca ha sido fuente de palabras internacionales como el inglés, aunque hubo momentos históricos cuando los fenómenos traspasaban fronteras y sus denominaciones se infiltraban en el vocabulario de varios idiomas incluido el español. Basta recordar el cosmonauta que se ha hecho internacional con el primer vuelo pilotado al cosmos o la perestroika, el proceso político que dio el primer impulso al desmoronamiento de la URSS. Pero hubo también sucesos que asombraron al mundo por su extrema crueldad, y como pogromos quedaron grabados en los diccionarios mientras que el mundo se estremecía con la atrocidad del Imperio Ruso matando a los judíos.

La realidad política actual es tan inusual que no solo despierta un mayor interés de los estudiosos en el campo social sino también de los lingüistas que vuelven a tomar las plumas para añadir palabras y nociones que en estas realidades se inventan. Algunas ya figuran en varios idiomas, otras, solo en ruso o ucraniano.

Cuando Rusia opta por cerrar los ojos ante las violaciones de derechos humanos y de esta forma abandona el camino democrático empieza a divulgarse desde 1995 la palabra russism, (rucismo), una fusión de ru(sia) y (fas)cismo, que desde la primera guerra de Chechenia designa la aparición de una nueva ideología apoyada en las tradicionales bases del fascismo aplicadas sobre el terreno y la actualidad de Rusia. Aun más patente se percibe desde el 2014 cuando el paralelismo histórico se ha hecho evidente y se ha plasmado tanto en los discursos de los altos mandatarios rusos como en su actitud expansionista.

Todavía antes de la anexión de la península ucraniana de Crimea (que algunos políticos y periodistas compararon con el Anschluss de Austria por la Alemania nazi) entre las fuerzas opositoras rusas, aniquiladas para el momento, surgió una manera muy particular de denominar al presidente juntando su apellido Put(in) con la del canciller alemán de la época de la segunda guerra mundial, Adolfo (Hit)ler lo que se ha quedado hasta el día de hoy como Putler. Y aunque esta invención aparece en una manifestación puramente económica, poquito a poco el mencionado ya paralelismo histórico no dejó de aparecer formalizándose definitivamente con el comienzo de una nueva etapa de agresión en Ucrania así como en los discursos del presidente ruso donde los periodistas descubrieron tanto la argumentación como la estilística prestados al dictador alemán.

La nueva realidad política de Rusia está presente en la invención de nuevas palabras para referirse con ellas de la forma más peyorativa, despectiva y hasta agresiva a los países, pueblos o estados cuya política o el estilo de vida están criticados por los propagandistas rusos, formando en las masas amplias de la población una visión errónea del mundo moderno, de sus valores y libertades.

Una de estas palabras es tolerastia que junta la noción de tolerancia y la pederastia. Según los propagandistas, la tolerancia practicada en los países desarrollados equivale a un crimen parecido a la pederastia, o, según ellos, se toleran exclusivamente los vicios y pecados y el mundo occidental está pronto a sucumbir en la maldad.

De la misma manera suelen referirse a Europa, llamándola Gayropa, juntando las palabras gay y Europa, inventando historias como que el mundo occidental impone a todos practicar relaciones homosexuales, que el homosexualismo se enseña en los colegios y muchas cosas más raras.

Para terminar con las blasfemias rusas hacia las sociedades modernas vale mencionar la palabra dermocracia (mierdocracia) con la que suelen hablar sobre lo mal, lo triste y lo desesperada que es la vida en una sociedad democrática porque carece de un orden estricto, porque la vida política es un follón de partidos y candidatos, porque no existe un único centro que podría resolver cualquier problema del ciudadano.

Esta creatividad lexicológica está presente también en Ucrania. Además de compartir con los pocos opositores rusos el nuevo apodo de Putler, perdón, Putin, los ucranianos han optado por añadir significados propios a las palabras provenientes de las obras de cine y literatura de fama mundial. La fuente inagotable de nombres y topónimos es El señor de los anillos de J. R. R. Tolkien.

Un soldado ucraniano en la región de Donetsk.
Un soldado ucraniano en la región de Donetsk.

Mucho antes del comienzo de la guerra en Ucrania no faltó quienes interpretaban que Mordor representaba precisamente la Unión Soviética por su extensión, devoción por las armas de destrucción masiva, para citar algo. Y aunque no fuera así, el nombre de este territorio sombrío se ha arraigado en el habla, no solo de los periodistas, sino también se usa cada vez más en el ambiente político.

Partiendo de que Rusia tiene que llamarse Mordor, no es de extrañar que sus habitantes invasores pasen a llamarse orcos.

Partiendo de que Rusia tiene que llamarse Mordor, no es de extrañar que sus habitantes invasores pasen a llamarse orcos. Las características de estos seres míticos se centraban en su crueldad inhumana, en la fiereza de ánimo inexplicable, en la falta de organización y de disciplina, o sea, justo lo que estamos viendo en el ejército ruso cuyos crímenes se han demostrado en numerosas ocasiones. En los canales de información ucranianos las tropas agresoras ahora se llaman así, aunque dicen que los orcos del libro se muestran indignados por esta comparación injusta.

Pero a la par de las palabras negativas me gustaría citar una que para todos los ucranianos ha cobrado significado nacional y heroico. En la primera etapa de la guerra en Ucrania la batalla más encarnizada y dura se desplegó en el Aeropuerto Internacional de Donetsk.

Desde septiembre de 2014 hasta enero de 2015 los batallones de voluntarios y del ejército regular luchaban contra el ejército ruso y formaciones paramilitares de los separatistas. La defensa del Aeropuerto de Donetsk resaltó como la primera muestra del carácter inquebrantable del defensor ucraniano. Nadie entendía cómo podían resistir entre escombros del hormigón armado, solo los Cíborgs teniendo las propiedades suprahumanas aguantan más que la piedra.

En aquel entonces nadie sabía que en ocho años todo el país se convertiría en el ejército de los Cíborgs.

OPINIÓN: ¿Quieren la República Popular de Jersón (RPJ)? Esto ya lo vimos en la historia

Russia Ukraine War Kherson Occupation

El 30 de abril de 1918 dejo de existir la RSST. Y lo más importante, la mayoría de sus líderes fueron ejecutados ¿Alguna vez has oído hablar de esa RSST? Y es bueno que no lo escucharon. Esto fenómeno de cuasi-formación fue fomentado por los “camaradas soviéticos rusos” en Ucrania.

El nombre completo de esa RSST era República Socialista Soviética de Taúrida. La republica no vivió mucho y murió de muerte natural en 1918, justamente el 30 de abril. Su historia es la siguiente. El 19 de marzo de 1918, el Comité Central Ejecutivo (CCE) del Soviet de la provincia de Taúrida proclamó la república soviética con sus ocho condados de.

Testimonios de la Guerra en Ucrania: entrevista con Sergio Borschevsky
please wait

No media source currently available

0:00 0:24:53 0:00

El 22 de marzo, el mismo CEC, después de una paliza de Moscú, redujo el apetito a cinco condados de Crimea. El 4 de abril, el Comisario del Pueblo de la República Socialista Federativa de Rusia (RSFSR) reconoció oficialmente a su satélite como república soviética independiente.

Los separatistas de Crimea de la época agradecieron a los amos de Moscú por nacionalizar negocios y tierras, saquear a la población y enviar lo saqueado, incluido el grano, a Moscú. Pero el idilio ruso-separatista no duró mucho. El 21 de abril, el ejército ucraniano del coronel Petro Bolbochan rompió el frente bolchevique en el poblado de Perekop. Luego, los acontecimientos se desarrollaron con una velocidad caleidoscópica y, finalmente, el 30 de abril, la RSST dejó de existir. Es importante destacar que la mayoría de sus líderes fueron ejecutados.

La historia se repitió en la región de Briansk ocupada por los nazis, cuando en noviembre de 1941 dos ingenieros de la destilería local establecieron su "autonomía" con el centro en el pueblo de Lokot, razón por la cual esta cuasi-formación se llamó República de Lokot. Esa "república" fue inmediatamente reconocida por la potencia ocupante, para la cual trabajaba. La pequeña "república" incluso tenía su propio ejército de hasta 20.000 traidores y un partido, el Partido Nacionalsocialista de Rusia (PNSR). Este idilio ruso-nazi duró casi tres años. Poco después en Polonia, donde los seguidores rusos del Führer participaron en la supresión del Levantamiento de Varsovia (ocurrido en 1944 – nota de traductor). Y, como habrás adivinado, también terminaron mal, y los alemanes acabaron con su líder Bronislav Kaminski.

Y los alemanes fueron atendidos por los llamados Givi (¿no recuerda a nadie?). Pero esto es una coincidencia, porque givi es una abreviatura de la palabra alemana Hilfswilliger, que significa ayudante voluntario y, simplemente, posipaka (termino ucraniano para designar a la persona dispuesta a cooperar en cualquier acto desvergonzado – nota del traductor). Fueron reclutados por los ocupantes entre los traidores. Y característicamente, la mayoría de ellos también terminaron mal.

¿A qué me estoy dirigiendo? Es sólo cuestión de estudiar. Y luego RPJ, RPJ. ¿Y no quieren RSST con todas las consecuencias?


Este artículo fue publicado originalmente en el sitio digital ucraniano Glavkom.ua y reproducido en Martinoticias.com con autorización del autor. Sergio Borschevsky, es un exdiplomático ucraniano, escritor, traductor, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Escritores de Ucrania y Presidente de la Alianza de Traductores de Kyiv​

OPINIÓN La propaganda nunca muere

En Donetsk y Lugansk, el territorio controlado por gobiernos separatistas prorrusos en el este de Ucrania, observan el discurso del presidente ruso, Vladimir Putin el 21 de febrero de 2022.

Tetiana Kolbayenkova, profesora de Lengua Española en la Universidad Nacional I.I.Mechnikov en la ciudad de Odesa, en Ucrania, compartió a Martinoticias.com un texto sobre el despliegue propagandístico del Kremlin a raíz de la invasión a Ucrania.

A continuación reproducimos su artículo de opinión:

La propaganda nunca muere

Después de terminar el primer mes de la guerra de Rusia contra Ucrania ha llegado la hora de reflexionar sobre las causas de este conflicto bélico en medio de Europa del siglo XXI. Y si dejamos a un lado las pretensiones expansionistas del dictador ruso y sus ideas casi maniáticas veremos que su mejor herramienta es la propaganda. Rusia como sucesora de la Unión Soviética ha adaptado a la modernidad la retórica tergiversada de este último para sembrar odio dentro de su país y, cuando llegaron a un nivel casi artístico, empezaron a expandirla por el mundo.

Los regímenes “comunistas” siempre jugaban con las palabras: las usaban en el sentido manipulado llegando a veces al sentido opuesto. Cuando nos decían “Nada es olvidado, nadie es olvidado” hablando de la Segunda Guerra mundial, todos sabían que los archivos están cerrados a cal y canto y por los bosques y antiguos campos de batalla yacen perdidos y olvidados cientos de miles de soldados soviéticos. Cuando se proclamaba que “Los jóvenes tienen todos los caminos abiertos y los ancianos están venerados” veíamos que los viejos cobran unas pensiones de miseria, se ven obligados a compartir pisos con sus hijos y nietos y se convierten en una carga pesada tanto para unos, como para otros; a los jóvenes se le prohibía escuchar la música que les gustaba, leer los libros que les provocarían preguntas, ya no hablo de la juventud judía que en muchas universidades tenía cerrado el acceso.

Este malabarismo lingüístico la URSS lo ha llevado a todos los países satélites. Basta con recordar el famoso “¡Patria o muerte!”cuando la noción sagrada de la tierra patria sustituye al comunismo o al castrismo por el cual dudo que hubieran ido a morir los cubanos.

Esta misma táctica sigue usándose por el sistema propagandístico ruso hoy en día: para despertar el fervor o los sentimientos positivos se usan las nociones más sagradas “madre”, “patria”, y si necesitan despertar el odio o cualquier otro sentimiento negativo se saca a la luz del día aquello que se inculca a los niños desde la primaria: “los nazis”, “los nacionalistas”, “régimen”, “junta”(que ha penetrado en el idioma ruso después del golpe militar en Chile de 1973 y desde entonces tiene valor extremadamente negativo). Y debido a que son pocos quienes en realidad saben el significado estricto de estas palabras la propaganda empieza a introducirlas en el sentido que necesita y un buen día en vez de decir “enemigo” aparece nazi, para sustituir al “ucraniano” surge el nacionalista, cuando se apela a un país cuyo gobierno no quiere someterse a Rusia ya oímos sobre "regímenes" y si no se ha elegido el presidente pro-ruso aparece "junta".

Rusia que vive en un sistema cerrado autocrático, que desde hace algún tiempo no conoce oposición política y cuyos medios están controlados por el estado, no tiene escapatoria de esta propaganda que acompaña a la población las 24 horas del día. Los que llegan a Rusia relatan que si están acostumbrados a distraerse viendo programas televisivos poco a poco empiezan a sentir que las mentiras propagandísticas les empiezan a abrir brechas en el cerebro y hasta empiezan a dudar de las cosas que parecían inamovibles.

La realidad vista desde la perspectiva del Kremlin.
La realidad vista desde la perspectiva del Kremlin.

Pero ¿por qué el resto del mundo resultó tan susceptible a estos juegos y manipulaciones que afectan muchos países sobre todo en el continente americano?

La respuesta está en que la democracia y la libertad de palabra, de expresión y de conciencia han hecho mal el favor a quienes no están acostumbrados a emplear la mente crítica, a quienes tienen la mente perezosa: uno suele ver solo aquellos canales que le dan la información y la explican de una manera que le agrada, cuando levantan los temas que le permite olvidarse de los problemas reales que le rodean y traspasar la energía negativa sobre un enemigo virtual. Normalmente todo eso está basado sobre el antiamericanismo tradicional histórico de los latinoamericanos y si todos tienen un enemigo común es fácil atribuirle todos los males del planeta. Para cerrarse definitivamente en la “burbuja informativa” tenemos las redes sociales donde uno forma el círculo de amigos y de medios debido a las preferencias políticas y sociales. De ahí aparece un ser mediocre que en medio de la libertad completa está centrado en un círculo vicioso de mentiras, manipulaciones y odio.

¿Por qué resulta tan doloroso o casi imposible abandonarlo y abrirse hacia la verdad?

Porque no hay nada más complicado que ser honesto consigo mismo. Porque si admites que en Ucrania no hay nazismo a nivel estatal resultará que tu hermano o tu marido es agresor, violador y asesino. Si descubres que desde hace treinta años Ucrania es un país independiente y que había guardado una neutralidad estricta hasta 2014 eso querrá decir que tus vecinos o tus amigos dieron su vida por una mentira. Si acabas entendiendo que el referendo de Crimea fue una falacia igual a las últimas elecciones presidenciales en Rusia tendrás que admitir que los problemas económicos de hoy en día es tu propia elección.

Y para el resto del mundo el consumo de mentiras y manipulaciones por ahora no cuesta nada, pero puede terminar en cualquier momento porque la propaganda mata.

OPINIÓN ¿Sacar a Putin del búnker o prepararse para La Haya?

Negociaciones en Turquía entra Ucrania y Rusia.

Los informes recientes sobre una posible reunión entre Zelenskyy y Putin son preocupantes. El presidente de Turquía ya ha respondido proponiendo mantener conversaciones en Estambul. Estambul otra vez ... Y hay muchas preguntas aquí.

¿No mencionamos el alto el fuego completo por parte de los ocupantes y su retirada del territorio de Ucrania como condición previa para las negociaciones? Sin embargo, esto ni siquiera es lo principal.

Al agredir a Ucrania, Rusia violó todo lo que se puede violar en términos de derecho internacional. Anteriormente, Rusia hizo lo mismo en Ichkeria, y luego, con el consentimiento tácito de los líderes mundiales, que prefirieron hacer la vista gorda, trasladó tales acciones fuera de su territorio, continuando cometiendo crímenes en otros países: Georgia, Siria, aumentando su presencia militar en África, América Latina, Oriente Medio.

El mundo prefirió no darse cuenta de esto. El destino del espía desertor Skripal y su hija, a través de los cuales se impusieron sanciones, preocupó al mundo más que los bombardeos diarios y los catorce mil ucranianos asesinados desde el comienzo de la ocupación rusa de ciertas regiones de Donetsk y Lugansk en Ucrania. Más que la persecución de los tártaros de Crimea y los ucranianos en la Crimea ocupada.

Hoy la situación ha cambiado radicalmente. Y no fueron los políticos quienes lo cambiaron, sino las Fuerzas Armadas de Ucrania. Hay un número creciente de líderes en el mundo que ven a Putin como un criminal de guerra y exigen su castigo como tal. Hoy, Rusia se está convirtiendo en un país marginado. Entonces, ¿debemos sentarnos a la mesa de negociaciones con Putin para legitimarlo de esta manera? La pregunta, en mi opinión, es retórica.

Entiendo que las negociaciones pueden animar a algunos socios que quieren "normalizar" la situación lo antes posible, es decir, garantizar su propia seguridad energética y alimentaria y, en definitiva, no estropear sus vacaciones de verano. Pero la tarea de los políticos nacionales es, sobre todo, no socavar los logros de los militares a costa de miles de vidas.

No repetiré aquí la evidencia presentada en una carta abierta al presidente de Ucrania por el destacado diplomático y abogado internacional Volodymyr Vasylenko, en particular, que la posición expresada por Oleksandr Chaly en Estambul es esencialmente una posición modificada del país agresor. Se recordará que la propia agresión fue presentada por la propaganda rusa como un paso adelante casi forzado, como para impedir que Ucrania ingresara en la OTAN. Esto es exactamente lo que Rusia exigió como garantía de Occidente en vísperas de la invasión. Entonces, ¿seguiremos los caprichos del agresor ahora, cuando la situación no está a su favor?

Putin odia Ucrania. Ha odiado durante al menos 18 años, desde la Revolución Naranja. El vengativo miembro de la KGB nunca perdonará el hecho de que luego fracasó en una operación especial para llevar al poder a Yanukovych. Lo vio como una derrota personal. Por segunda vez, los ucranianos frustraron sus planes durante la Revolución de la Dignidad. Y el odio solo creció. Por lo tanto, cualquier garantía firmada hoy no dará ninguna garantía mañana. Y ningún país garante los asegurará en el futuro. Pero en el futuro, Rusia estará mejor preparada. El acuerdo de hoy le dará esa oportunidad.

Está en el interés no solo de Ucrania sino también del mundo entero deshacerse de este dolor de cabeza. Tanto en la dimensión histórica (Bakunin, Lavrov, Tkachev, "Narodnaya Volya") como en la actualidad, Rusia es la fuente y el motor del terrorismo internacional. Y solo la desintegración de Rusia en pequeños estados-nación da una oportunidad de salvación. Salvación no solo de Ucrania, sino de la civilización humana.

A un precio terrible, Ucrania le está dando al mundo la oportunidad de sobrevivir hoy. Esto es lo que se debe explicar a los socios y a la opinión pública del mundo civilizado. Y actuar en consecuencia.

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio digital ucraniano Obozrovatel.com. y reproducido en Martinoticias.com con autorización del autor. Sergio Borschevsky, es un exdiplomático ucraniano, escritor, traductor, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Escritores de Ucrania y Presidente de la Alianza de Traductores de Kyiv​

Ucrania: por el fin del imperialismo ruso

Protesta en Argentina contra la invasión rusa a Ucrania. (AP/Victor R. Caivano)

Si algo puede definir a la nación ucraniana es la sed de libertad de su pueblo que en los últimos dos siglos ha sufrido ocupación, represión, hambruna, y manipulación política por parte de los gobiernos dictatoriales rusos, quienes dicen ser una nación hermana.

Conocí a Dmytro Potekhin en el 2014, luego de los eventos del Euromaidán. Había sido uno de los líderes jóvenes de la Revolución Naranja en el 2004, cuyo ejemplo y victoria inspiraba a los cubanos que luchamos por la libertad. A finales del 2014 y durante los acontecimientos en Donetsk, Dmytro permaneció secuestrado por los rusos durante 48 días.

Ahora, desde el 24 de febrero y en medio de la invasión rusa a Ucrania, Dmytro permanece en Ucrania, luchando por la libertad de su país.

La solidaridad que el coraje del pueblo ucraniano ha generado en el mundo libre ha puesto en jaque a los gobernantes de occidente cuya primera reacción fue tibia, comenzando por los países de la OTAN, y el propio Estados Unidos. Ucrania había pedido su entrada en la OTAN desde el 2008 y no se lo permitieron.

Los ucranianos no han pedido a otros países que asuman la defensa de su patria, ellos, todos, militares y voluntarios, gobierno y población, están poniendo el cuerpo a la lucha contra un invasor muy superior en armamentos y capacidad militar.

Los ucranianos no han pedido a otros países que asuman la defensa de su patria

El emperador Putin, los países del mundo libre, los analistas políticos, fallaron en su predicción de que Ucrania sería ocupada fácilmente. No contaron con un factor fundamental de la ecuación: el pueblo ucraniano está dispuesto a morirse defendiendo su soberanía.

“Le pedimos al mundo libre que facilite a Ucrania suficientes equipos militares para nosotros mismos hacer prevalecer una zona de exclusión aérea, que nuestra gente pueda operar esos equipos para poder enfrentar los ataques aéreos de los rusos. Es bueno que Occidente finalmente se dé cuenta de la guerra iniciada por los rusos en el 2014 y que imponga sanciones sin precedentes. Sin embargo, las sanciones necesitarán tiempo para tener efecto y a los ucranianos los están matando ahora. Los rusos encontraron resistencia, su guerra relámpago falló y han iniciado ataques aéreos y bombardeos de las ciudades para crear el pánico y forzar a los ucranianos al sometimiento. Los ucranianos están resistiendo con eficiencia en el terreno, pero la fuerza aérea rusa y su capacidad es mucho mayor que la de Ucrania. Necesitamos que nuestro espacio aéreo se cierre, de otro modo Putin continuará destruyendo nuestras ciudades y matando a millones de civiles, sólo para proyectar su poder autoritario”, eso me contestó Dmytro cuando le pregunté algunas de las peticiones más urgentes desde el epicentro del combate.

“Que se cancele el comercio con Rusia, absolutamente. Comprarle a Rusia es financiar una organización terrorista nazi, que es lo que es el gobierno ruso”, enfatizó Dmytro a pesar de la precariedad de la conexión de internet.

Para muchos ciudadanos de los países libres de occidente, la invasión rusa a Ucrania plantea muchas interrogantes. Cuáles son las razones por las que Putin ha escogido este momento para invadir y por qué, por ejemplo.

Que se cancele el comercio con Rusia, absolutamente

“El chovinismo de Putin y la decisión de consolidar Rusia como una autocracia y eliminar a Ucrania como una democracia en vías de desarrollo son algunas de las razones. Los ucranianos tenemos una larga historia de ocupaciones imperialistas rusas y no queremos otra más, por eso estamos en contra y luchamos con lo que tenemos. El régimen de Putin ha adoctrinado a su pueblo para que piense que Occidente y los ‘nazis’ ucranianos están tratando de destruir a Rusia. Piensan que Ucrania es su hermano más pequeño, una Rusia chiquita, y que de vez en cuando hay que golpearlo. Piensan que Putin los está salvando de Occidente. Los rusos piensan que son superiores a los demás países y etnias. La raíz de esta violencia es un problema cultural”, explicó el activista pro democracia desde el campo de batalla.

Y agregó: “Ucrania está movilizada, está luchando y haciéndolo muy bien. Los ucranianos entendemos que esto no se trata solamente de salvar la joven democracia de Ucrania, sino también que el mundo se libere del antiguo imperio ruso, pues esta puede ser no solamente la última guerra de Putin sino el fin del imperialismo ruso”.

esta puede ser no solamente la última guerra de Putin sino el fin del imperialismo ruso

Sabemos que, a nivel de sociedad civil, muchas organizaciones se han movilizado para llevar a las fronteras de Ucrania ayuda humanitaria, para ayudar a los refugiados que ya pasan el medio millón. También poco a poco, los gobiernos de los países libres se han dado cuenta que la resistencia heroica del pueblo ucraniano necesita el respaldo del mundo democrático, a pesar de que muchas de las medidas anunciadas han sido tibias, y no llevan la radicalidad que necesitan.

“Estamos recibiendo ayuda tanto militar como económica”, reitera Dmytro Potekhin quien ha luchado por la libertad de Ucrania desde que era muy joven.

“No quiero que Ucrania se convierta en una sociedad cerrada. La quiero libre. Nosotros tenemos un sistema inclinado al liberalismo clásico, democrático y nuestra sociedad se encuentra cada vez más consciente de que no queremos parecernos a Rusia, y de que Rusia representa un peligro para nuestra libertad”.

La entrevista ha sido hecha a destajo, en diferentes días, pues la comunicación es limitada y la situación en la que vive Dmytro es compleja.

Al terminar la conversación, no me es ajeno el desamparo del silencio en la línea telefónica. Se parece al desamparo que provoca en los que estamos del lado de acá la ausencia de cada uno de los activistas que, en Cuba, Venezuela, China, Corea del Norte, Nicaragua luchan por su libertad.

Improviso una oración breve, cuya fuerza atraviese el océano y llegue hasta Dmytro y sus compañeros de lucha, un pueblo que está escribiendo, de nuevo, una histórica página de coraje y fe.

Cargar más

XS
SM
MD
LG