Enlaces de accesibilidad

Economía

Cubanos abarrotan nuevas tiendas creadas para desplazar a "mulas" y recaudar dólares

El público espera su turno a la entrada de una de las tiendas abiertas el lunes en La Habana. (Foto: Yamil Lage/AFP).

Mientras la apertura de 12 tiendas en La Habana y una en Santiago de Cuba para vender electrodomésticos en dólares atrajo a muchos cubanos este lunes que hicieron largas colas en establecimientos como el del Focsa, las reacciones de economistas y residentes en la isla iban de la aprobación a la cautela.

Gran afluencia en las tiendas para comprar con "la moneda del enemigo", fue el título del reportaje de la periodista Luz Escobar en el diario digital 14ymedio.

Clientes de una de las tiendas en dólares compran piezas para motocicletas el lunes en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).
Clientes de una de las tiendas en dólares compran piezas para motocicletas el lunes en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).

“En el comercio minorista se enfrentan precios de país opulento con ingresos de pueblo paupérrimo”, escribió el experto Juan Ferrán Oliva en su artículo “Soy inocente, exclama la moneda”, publicado en el blog El Estado Como Tal, del economista Pedro Monreal.

“Es un mal inevitable que obedece a la falta de productividad nacional”, argumenta Ferrán Oliva.

Los precios bajos, en comparación con los mismos productos en tiendas en CUC y en el mercado negro, fue un factor que promovió la demanda, de acuerdo con reportes de prensa.

El chofer Héctor Castro carga un refrigerador comprado el lunes en una de las tiendas en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).
El chofer Héctor Castro carga un refrigerador comprado el lunes en una de las tiendas en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).

“Los precios son más bajos que en pesos convertibles y mejores que los importados de México o Panamá”, le dijo a la agencia Reuters el profesor de educación técnica Joel Palomino. “El gobierno tenía que haber hecho esto hace mucho tiempo”.

La apertura de las tiendas beneficia a los cubanos que no pueden viajar al extranjero, declaró otro comprador también consultado por Reuters. “De la forma que consigan la moneda libremente convertible ya es otra cosa; pero la idea es esa, que no paguen tanto por los equipos”, añadió.

No todo fue color de rosa para los compradores. Solo podía entrar a la tienda la persona que tuviera una tarjeta magnética a su nombre, y ni siquiera cuando se trataba de parejas permitían el paso de quien no la tuviera.

“Es que venimos juntos y queremos decidir el modelo de refrigerador que vamos a comprar, porque es para nuestra casa, donde vivimos los dos”, le dijo una mujer al custodio del establecimiento del Focsa, según cuenta Escobar en su reportaje de 14yMedio.

Aglomeración de público el lunes a la entrada de una de las tiendas en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).
Aglomeración de público el lunes a la entrada de una de las tiendas en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).

Como el guardia no cedió y la tarjeta estaba a nombre de ella, el joven no pudo entrar y tuvo que empezar a hacerle señas a su pareja desde afuera. “Al igual que él, otros acompañantes de clientes también hacían gestos, articulaban palabras sin pronunciar sonido e indicaban con el dedo índice a través de la vidriera”, escribe Escobar.

Según la reportera, el guardia de esa tienda dejaba claro una y otra vez que cada comprador podía llevarse solamente dos equipos.

Para el economista Omar Everleny Pérez, la creación de estas tiendas en dólares representa otro paso en la devaluación paulatina del CUC.

“Los precios son competitivos en el mercado internacional, se han reducido hasta en un 50 por ciento, y el Estado está capturando dinero internacionalmente intercambiable que circulaba en Cuba, pero luego fluía al extranjero”, le dijo Everleny Pérez a Reuters.

Desde fuera, varias personas contemplan los electrodomésticos a la venta en una de las tiendas que abrieron el lunes en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).
Desde fuera, varias personas contemplan los electrodomésticos a la venta en una de las tiendas que abrieron el lunes en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).

“Regresamos a antes del 2004, cuando sólo existía el peso y ciertos productos tenían precios en dólares y podían adquirirse en las tiendas”, declaró el experto.

Los precios

Una compradora consultada por Cubanet, Mairelis Morín Delgado, coincide con el testimonio dado a Reuters por el profesor Palomino.

“Si se mantienen con las tiendas surtidas constantemente, algo que es difícil de lograr en Cuba, pienso que es una muy buena estrategia que el gobierno debió poner en práctica hace mucho tiempo”, le dijo Morin Delgado al sitio de noticias, “porque en Cuba hay bastante necesidad y estos precios comparados con otras tiendas y con el mercado negro son más asequibles”.

Sin embargo, la lista de precios pegada a la vidriera de una tienda vista en el video que acompaña esa declaración confirma a su vez lo dicho por el economista Ferrán Oliva de que “se enfrentan precios de país opulento con ingresos de pueblo paupérrimo”.

He aquí algunos ejemplos:

Lavadora automática Sankey con capacidad de hasta 10.5 kg: $361.00

Lavadora secadora Royal con capacidad de 12 kg: $854.00

Split de pared Sankey: $361.00

Smart LG TV LED de 43 pulgadas: $525.00

Smart TV LED Samsung de 49 pulgadas: $638.00

Refrigerador Samsung de 19 pies: $1,013.00

Refrigerador Samsung de 22 pies: $1,475.00

Refrigerador Samsung de 25 pies: $1,699.00

En su artículo, como subraya Monreal al promoverlo en varios mensajes de Twitter, Ferrán Oliva le sugiere al gobierno de Díaz-Canel “explorar con poderosas cadenas internacionales de tiendas para abrir establecimientos en Cuba, pagando en dólares con la tarjeta magnética e imponiendo un impuesto al valor agregado (IVA) que sería captado por el presupuesto nacional”.

(Con información de Reuters, 14ymedio, Cubanet y redes sociales)

Vea todas las noticias de hoy

Cuba y el Caribe, entre las economías más afectadas por los efectos del coronavirus

Un empleado de una compañía privada desinfecta un auto clásico en una calle de la Havana Vieja. (YAMIL LAGE/AFP)

Las economías que dependen de los servicios, el turismo y las remesas están entre las que menor capacidad de recuperación, a mediano plazo, tendrán tras efectos de la pandemia que azota el mundo, anticipó el experto en estrategias y análisis económicos Carlos Asilis, de la empresa Glovista Investments.

Economías de Cuba e islas del Caribe entre las más afectadas por efectos Covid-19
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:57 0:00

Cuba es una de las economías que depende fundamentalmente del turismo y las remesas provenientes de las familias "que en su mayoría residen en el estado de Florida y otra parte en New York, dos de los estados que en este momento sufren los efectos de la pandemia", dijo el experto al periodista Amado Gil de Radio Televisión Martí.

"Anticipo tristemente que el ritmo de remesas a Cuba va a sufrir quizás un 20, 30 o 40 por ciento", vaticinó.

En ese orden de vulnerabilidad, el analista mencionó los países del Caribe, las Antillas Menores y Centroamérica que también dependen indistintamente del turismo y las remesas.

La CEPAL prevé que las islas del Caribe pudieran ver una caída del turismo hasta un 25 por ciento.

Asilis destacó que las malas gestiones de las finanzas de los gobiernos se pagan doble en situaciones como estas.

Precisó que esto se da aún más en muchos países de África y algunos de Latinoamérica, donde las finanzas públicas "han sido gestionadas de una manera mediocre, por no decir pobre".

Destacó que un impacto como el actual puede llevar a las naciones a un shock, a la suspensión de pagos o a la quiebra, y mencionó el caso de Venezuela, que ha tenido una economía disfuncional estos últimos años y ahora se resiente aún más.

(A partir de un reporte de Amago Gil para Radio Martí)

Las medidas para contener el coronavirus y el impacto en la economía cubana

Viajeros con noasobucos esperan sus vuelos en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana.

El Fondo Monetario Internacional indicó que la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus puede llegar a convertirse en la peor recesión global de la gran depresión de inicios del siglo XX.

A esa cruda realidad no escapa Cuba, un país con una economía deprimida que ha decidido tomar medidas para prevenir una mayor propagación del Covid-19 pero que, en definitiva ,son un duro golpe para la economía del país, según dijeron a Radio Televisión Martí dos expertos.

La economía cubana viene arrastrando un periodo de decrecimiento en los últimos 25 años, el gobierno no tiene capacidad para solucionar el problema de ahí que el pueblo acabará llegando a un nivel de calamidad púbica, señaló desde La Habana el economista Enix Berrio.

"Con esta situación todas las reservas que puede tener el país hacia el interior, en términos del trabajo por cuenta propia, de inversión extranjera, de articulación del aparato productivo paralizado se traduce en una realidad de crisis", detalló Berrio.

En estos momentos en la isla "todo está paralizado, hasta los servicios funerarios y no hay capacidad de respuesta ", aseguró Berrio.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:16 0:00

Muchos negocios están dejando de recibir clientes por las disposiciones de cerrarlos y detrás de ellos hay familias enteras que se verán afectadas, dijo este lunes Ángel Marcelo Rodríguez Pita coordinador de Incuba Empresas.

A esa dura se realidad se añade que el resto de cubanos en el exterior que antes ayudaban a las familias en la isla no van a poder hacerlo porque también sus países sufren el impacto de la crisis, dijo desde España el economista cubano Elías Amor.

"Si en Cuba se hubiera creado una clase empresarial privada la cosa sería distinta", señaló Amor

La inversión extranjera en la isla también decaerá y eso va a influir en la incapacidad del gobierno para salir de la crisis económica, opinó Amor.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, advirtió la pasada semana que es casi una certeza que se producirá una recesión global. Precisó que el mundo está en una situación sin precedentes y las normas habituales ya no aplican.

Turismo de Italia y España a Cuba queda en pausa por coronavirus

Turistas en la piscina del Hotel Santa Lucía, en Camagüey. AFP PHOTO / MAYLIN ALONSO

Un comunicado de la Embajada de Italia en La Habana pone en pausa los viajes turísticos a Cuba desde este país severamente impactado por el coronavirus COVID-19.

"No están permitidos los viajes por motivos turísticos a Italia, ni la salida del territorio nacional con el objetivo de realizar una estancia turística en Cuba. Se aconseja por lo tanto reprogramar las estancias de naturaleza turística", indica la nota indica que detalla una serie de medidas que serán implementadas hasta el 3 de abril.

Entre otras acciones Italia dispone lo siguiente:

- los ciudadanos italianos y los extranjeros residentes/domiciliados en Italia, que se encuentren en Cuba, pueden –si los medios de transporte son operativos- regresar a sus propios domicilios, casas o residencias;

- de igual forma, los ciudadanos italianos y los extranjeros residentes/domiciliados en Cuba, que se encuentren en Italia, pueden -si los medios de transporte son operativos- partir para regresar a sus propios domicilios, casas o residencias;

- está permitido además la entrada y salida de Italia por demostradas exigencias laborales;

- no está permitido el desplazamiento de las personas físicas dentro del territorio nacional, excepto por comprobadas exigencias laborales, situaciones de necesidad o motivos de salud;

- en el territorio nacional italiano, están previstas además limitaciones a ejercer actividades públicas (deportivas, culturales, de entretenimiento, etc.) y cualquier forma de aglomeración de personas en lugares públicos o abiertos al público.

Por su parte el Consulado de España en La Habana ha publicado una alerta para que los ciudadanos de este país reconsideren sus planes de viaje: "Ante el aumento de cancelaciones de vuelos a y desde España relacionadas con el #COVID19, se recomienda a los viajeros españoles que reconsideren sus planes de viaje".

El brote de coronavirus en el país ibérico deja ya 4.209 infectados en el país y se calcula que podría alcanzar los 10.000 en la próxima semana.

Expertos entrevistados por Radio Televisión Martí hablaron del gran impacto que tendrá en la economía cubana las cancelaciones de visitas de turistas a la isla.

Coronavirus amenaza con agudizar crisis en la economía cubana
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:33 0:00


Comerciantes motivan multitudinaria protesta en Santa Clara (VIDEO)

Protesta en Santa Clara. (Captura de imagen/CubaNet)

Al menos un centenar de personas protestaron la mañana del jueves en varios puntos de la ciudad de Santa Clara para exigir que no se apliquen restricciones a dos mercados locales donde las autoridades quieren impedir la venta de productos importados.

“¡Queremos la candonga! ¡Queremos comercio!”, se oye gritar a varias personas frente a la sede del Gobierno Provincial del Poder Popular en un video publicado en Facebook por Sady Rivera Castillo.

Candonga era el nombre por el que se conocían los mercados informales callejeros frecuentados por los cubanos en Angola.

Un funcionario que se dirige a los manifestantes pide silencio y dice que los van pasar a todos "al salón", pero de inmediato se oyen voces de "no, no, a la calle". Alguien dijo entonces: "Al Partido", refiriéndose a la sede del Partido Comunista en la provincia, y al llegar allí se escuchan gritos de "Queremos trabajo, queremos trabajo".

El nombre oficial que tiene esa modalidad de comercios es “áreas comunes”.

Según el periódico Vanguardia, hay 53 en toda la provincia de Villa Clara, pero las dos más populares están en Santa Clara, la primera conocida como “Los Framboyanes”, que está a un costado de la Universidad de Ciencias Médicas, y “Las Flores”, en las inmediaciones del Hospital Provincial Arnaldo Milián.

En 2009, con la ampliación del trabajo por cuenta propia, les dieron licencia para vender productos elaborados por ellos mismos. Poco a poco los comerciantes incorporaron productos comprados en Panamá y en otros países, y esta semana las autoridades locales intentaron poner freno a esas ventas.

“El arroz, el… todo el mundo vende y nadie paga impuestos ni patente ni nada”, dice un hombre que habla con los que parecen ser funcionarios locales en otro video publicado por Rivera Castillo. “Entonces nosotros que pagamos tenemos derecho”, manifiesta después.

De acuerdo con el periodista independiente y cuentapropista Joel Espinosa Medrano en entrevista con el presentador y periodista Tomás Cardoso, los comerciantes fueron convocados el miércoles al teatro de la sede provincial de la ANAP, y allí representantes de las máximas instancias del gobierno les dijeron que a partir del jueves solo podrían vender lo que establece su licencia, no productos importados.

“En la reunión yo me paré y dije que a nosotros tenían que habernos rendido [cuentas] y habernos dado una respuesta, no decirnos: “Ya no pueden vender más nada”.

En uno de los videos publicados por Rivera Castillo se ve un hombre que, después del diálogo entre comerciantes y funcionarios, pide que le presten atención y dice: “Mientras se resuelve el plazo podemos seguir vendiendo solo lo que estábamos vendiendo que sea legal”, y la respuesta a coro de los que lo rodean es: “!Noo, nooooo!”.

“¿Y quien nos respalda a nosotros que no vamos a correr ningún riesgo?”, pregunta alguien. “Sobre la base de lo legal”, se oye decir a un hombre que habla del lado de los funcionarios presentes, y de inmediato se escuchan reacciones de rechazo.

A la reunión del miércoles en el teatro de la ANAP acudieron funcionarios del gobierno, el Partido Comunista, el Ministerio del Interior y la Fiscalía provincial, según Espinosa Medrano. El ultimátum a los cuentapropistas fue: a partir del jueves, el que venda productos importados recibirá una multa y le decomisarán las mercancías.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:50 0:00

“Hay una situación bastante grave creada, porque hay cientos de miles de dólares invertidos ahí”, explicó Espinosa Medrano.

De acuerdo con el periodista independiente, varios cuentapropistas se quejaron en la reunión porque les permitieron salir al exterior, comprar las mercancías, “todo fue legal, comprado con factura”, e invertir en los quioscos, para ahora decirles que no pueden vender lo que adquirieron legalmente, sin contar que pagan impuestos.

En las “candongas” se vende de todo, incluso jeringuillas y medicamentos (“si querías un avión, un avión encontrabas”) y entre los que van a comprar allí hay desde miembros del Ministerio del Interior hasta empresas estatales, indica Espinosa Medrano.

“En muchas ocasiones los directivos estatales mandaban a sus trabajadores a adquirir, de una forma que hasta ayer era legal, artículos, piezas de repuesto, necesidades que tenían para empresas estatales”, relata.

Multas y decomisos en redada contra vendedores ambulantes en Boyeros

Un hombre vende una ristra de ajos en La Habana. AP Photo/Ramon Espinosa

Al menos una decena de vendedores callejeros, algunos con licencia, otros sin ella, fueron multados y sus mercancías decomisadas este jueves en un operativo combinado de inspectores estatales y agentes de la PNR, en el municipio habanero Boyeros.

“La mayoría son personas del reparto Fontanal que tienen sus mesitas para vender cosas del hogar, que pagan impuestos. Fueron multados con hasta 4,500 pesos. Tenían productos que según las autoridades no pueden vender, solo puede hacerlo el Estado”, denunció Osvaldo Mendoza Ferriol, quien fuera conducido a la unidad policial del Wajay y gravado con 2,000 pesos de multa por comerciar galletas dulces.

“Yo soy un vendedor ambulante y no tengo licencia porque estoy viviendo en La Habana, pero mi dirección oficial es en la provincia Granma”. “Estoy ‘ilegal’ aquí en la capital. Para sacar una licencia tengo que hacer el cambio de dirección, con todas las trabas y demoras que suponen esos trámites”.

Puesto al tanto de lo ocurrido, el doctor en Ciencias Sociales Ángel Marcelo Rodríguez Pita, quien ha estudiado el panorama del sector privado en Cuba, habló de las limitaciones que tienen estos comerciantes.

“La licencia solo es permitida para laborar dentro de la ciudad donde vives y que ahora mismo ellos no tienen personalidad jurídica y se ven limitados para operar. Eso no pasa solo en Cuba, eso es a nivel mundial”, subrayó en entrevista con RadioTelevisión Martí.

Multado con 2 mil pesos por vender una ristra de ajos
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00


Por su parte, el vendedor Manuel Alberto Suárez, quien reside en Holguín, pero cada tres meses se traslada a La Habana para que su hijo reciba atención médica, indicó que el decomiso de productos y las multas son frecuentes en la cruzada del gobierno contra las llamadas irregularidades del trabajo por cuenta propia.

Suárez lamentó que los inspectores y policías lo multaron y decomisaron sus productos a pesar de que él les detalló que vende ajo y cebollas por las calles para sufragar los gastos de hospedaje y comida de su familia en la capital.

“Por una ristra de ajo me pusieron 2,000 pesos de multa. Les dije a los inspectores que yo estoy aquí vendiendo porque tengo a mi hijo de 4 años operado de la cadera ya que debido a una lesión no camina, está postrado. Y lo traigo acá a La Habana cada tres meses a rehabilitación en el hospital Frank País. Pero para eso tengo que pagar un alquiler de 40 dólares más la comida”.

De modo parecido sucedió en San José de Las Lajas, Mayabeque, con Juan Miguel Pupo y Miguel Ángel Pupo, dos hermanos carretilleros.

Miguel Ángel Pupo comentó a nuestra emisora que, aunque poseen licencia, fueron multados por estar estacionados con sus carretillas. Según las regulaciones, las carretillas deben estar en movimiento mientras ofrecen los productos.

Sobre esto Rodríguez Pita apuntó “La ley dice una cosa, pero ahí entra también la corrupción. Es muy difícil controlar eso. Los carretilleros pagan a los inspectores para que hagan la vista gorda y les permitan estar estacionados y ahí se beneficia hasta el presidente y el intendente del gobierno local que cuando llega es el que nombra a los inspectores. Los mismos inspectores avisan a los carretilleros para que se muevan”.

El experto señaló diferentes categorías de trabajadores dentro del cuentapropismo: "el trabajador de subsistencia (que puede ser una persona que vende maní o hasta cuchillas de afeitar), el empleado autónomo que puede ser un plomero, un contador o un electricista y las micro y pequeñas empresas que puede ser un restaurante”.

“El sector informal se define como el conjunto de trabajadores y actividades económicas que operan fuera del marco legal, fundamentalmente debido, en primer lugar, a que las ganancias no les alcanzan para pagar los impuestos, y en segundo lugar, a que las mercancías que venden son robadas de los almacenes del gobierno”, puntualizó el exprofesor de Estadísticas y Metodología de la Facultad de Filosofía de la Universidad de la Habana.

“Hay otro grupo que importa, que trae productos que no hay en el mercado nacional desde el exterior, viajan a otros países como Colombia, México, Panamá y Haití y traen mercancía para vender en Cuba. No está permitida una licencia que regule esto. Y, por lo menos, en los próximos tres años no va a existir”, concluyó Rodríguez Pita.

Cargar más

XS
SM
MD
LG