Enlaces de accesibilidad

Economía

Cubanos abarrotan nuevas tiendas creadas para desplazar a "mulas" y recaudar dólares

El público espera su turno a la entrada de una de las tiendas abiertas el lunes en La Habana. (Foto: Yamil Lage/AFP).

Mientras la apertura de 12 tiendas en La Habana y una en Santiago de Cuba para vender electrodomésticos en dólares atrajo a muchos cubanos este lunes que hicieron largas colas en establecimientos como el del Focsa, las reacciones de economistas y residentes en la isla iban de la aprobación a la cautela.

Gran afluencia en las tiendas para comprar con "la moneda del enemigo", fue el título del reportaje de la periodista Luz Escobar en el diario digital 14ymedio.

Clientes de una de las tiendas en dólares compran piezas para motocicletas el lunes en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).
Clientes de una de las tiendas en dólares compran piezas para motocicletas el lunes en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).

“En el comercio minorista se enfrentan precios de país opulento con ingresos de pueblo paupérrimo”, escribió el experto Juan Ferrán Oliva en su artículo “Soy inocente, exclama la moneda”, publicado en el blog El Estado Como Tal, del economista Pedro Monreal.

“Es un mal inevitable que obedece a la falta de productividad nacional”, argumenta Ferrán Oliva.

Los precios bajos, en comparación con los mismos productos en tiendas en CUC y en el mercado negro, fue un factor que promovió la demanda, de acuerdo con reportes de prensa.

El chofer Héctor Castro carga un refrigerador comprado el lunes en una de las tiendas en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).
El chofer Héctor Castro carga un refrigerador comprado el lunes en una de las tiendas en La Habana (Foto: Alexandre Meneghini/Reuters).

“Los precios son más bajos que en pesos convertibles y mejores que los importados de México o Panamá”, le dijo a la agencia Reuters el profesor de educación técnica Joel Palomino. “El gobierno tenía que haber hecho esto hace mucho tiempo”.

La apertura de las tiendas beneficia a los cubanos que no pueden viajar al extranjero, declaró otro comprador también consultado por Reuters. “De la forma que consigan la moneda libremente convertible ya es otra cosa; pero la idea es esa, que no paguen tanto por los equipos”, añadió.

No todo fue color de rosa para los compradores. Solo podía entrar a la tienda la persona que tuviera una tarjeta magnética a su nombre, y ni siquiera cuando se trataba de parejas permitían el paso de quien no la tuviera.

“Es que venimos juntos y queremos decidir el modelo de refrigerador que vamos a comprar, porque es para nuestra casa, donde vivimos los dos”, le dijo una mujer al custodio del establecimiento del Focsa, según cuenta Escobar en su reportaje de 14yMedio.

Aglomeración de público el lunes a la entrada de una de las tiendas en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).
Aglomeración de público el lunes a la entrada de una de las tiendas en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).

Como el guardia no cedió y la tarjeta estaba a nombre de ella, el joven no pudo entrar y tuvo que empezar a hacerle señas a su pareja desde afuera. “Al igual que él, otros acompañantes de clientes también hacían gestos, articulaban palabras sin pronunciar sonido e indicaban con el dedo índice a través de la vidriera”, escribe Escobar.

Según la reportera, el guardia de esa tienda dejaba claro una y otra vez que cada comprador podía llevarse solamente dos equipos.

Para el economista Omar Everleny Pérez, la creación de estas tiendas en dólares representa otro paso en la devaluación paulatina del CUC.

“Los precios son competitivos en el mercado internacional, se han reducido hasta en un 50 por ciento, y el Estado está capturando dinero internacionalmente intercambiable que circulaba en Cuba, pero luego fluía al extranjero”, le dijo Everleny Pérez a Reuters.

Desde fuera, varias personas contemplan los electrodomésticos a la venta en una de las tiendas que abrieron el lunes en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).
Desde fuera, varias personas contemplan los electrodomésticos a la venta en una de las tiendas que abrieron el lunes en La Habana (Foto: Yamil Lage/AFP).

“Regresamos a antes del 2004, cuando sólo existía el peso y ciertos productos tenían precios en dólares y podían adquirirse en las tiendas”, declaró el experto.

Los precios

Una compradora consultada por Cubanet, Mairelis Morín Delgado, coincide con el testimonio dado a Reuters por el profesor Palomino.

“Si se mantienen con las tiendas surtidas constantemente, algo que es difícil de lograr en Cuba, pienso que es una muy buena estrategia que el gobierno debió poner en práctica hace mucho tiempo”, le dijo Morin Delgado al sitio de noticias, “porque en Cuba hay bastante necesidad y estos precios comparados con otras tiendas y con el mercado negro son más asequibles”.

Sin embargo, la lista de precios pegada a la vidriera de una tienda vista en el video que acompaña esa declaración confirma a su vez lo dicho por el economista Ferrán Oliva de que “se enfrentan precios de país opulento con ingresos de pueblo paupérrimo”.

He aquí algunos ejemplos:

Lavadora automática Sankey con capacidad de hasta 10.5 kg: $361.00

Lavadora secadora Royal con capacidad de 12 kg: $854.00

Split de pared Sankey: $361.00

Smart LG TV LED de 43 pulgadas: $525.00

Smart TV LED Samsung de 49 pulgadas: $638.00

Refrigerador Samsung de 19 pies: $1,013.00

Refrigerador Samsung de 22 pies: $1,475.00

Refrigerador Samsung de 25 pies: $1,699.00

En su artículo, como subraya Monreal al promoverlo en varios mensajes de Twitter, Ferrán Oliva le sugiere al gobierno de Díaz-Canel “explorar con poderosas cadenas internacionales de tiendas para abrir establecimientos en Cuba, pagando en dólares con la tarjeta magnética e imponiendo un impuesto al valor agregado (IVA) que sería captado por el presupuesto nacional”.

(Con información de Reuters, 14ymedio, Cubanet y redes sociales)

Vea todas las noticias de hoy

Pronóstico económico para Cuba es aún más grave de lo previsto

Habaneros se protegen con mascarillas del contagio del COVID-19.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) llama la atención sobre la gravedad de la situación económica para la región como consecuencia de la crisis derivada por la pandemia del virus COVID-19 y asegura que la actividad económica en el mundo está cayendo más de lo previsto.

En el informe publicado miércoles CEPAL calcula una caída en el Producto Interno Bruto de Cuba en -8,0. En un pronóstico inicial, publicado en abril se estimaba una caída del 3,7 por ciento.

El economista cubano Elías Amor, quien había pronosticado un inminente colapso de la economía cubana, dijo este jueves a Radio Televisión Martí que el informe de CEPAL muestra que la economía cubana marcha sin freno a desplomarse por un precipicio.

"Esta cifra significa que Cuba pierde toda la evolución económica de los últimos 10, 15 años. Los cubanos con esa caída del PIB del 8 por ciento vuelven de nuevo al año 2005", explicó Amor, quien criticó la ineficacia de las políticas económicas emprendidas por el régimen cubano.

Elías Amor en entrevista con el periodista Tomás Cardoso
please wait

No media source currently available

0:00 0:10:58 0:00

El Informe especial COVID-19 N⁰ 5 de la CEPAL, titulado "Enfrentar los efectos cada vez mayores del COVID-19 para una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones", fue presentado por la Secretaria Ejecutiva del organismo de las Naciones Unidas, Alicia Bárcena, en una conferencia de prensa virtual realizada desde Santiago de Chile.

Según el reporte, la región evidenciará una caída del producto interno bruto (PIB) de -9,1% en 2020, con disminuciones de -9,4% en América del Sur, -8,4% en América Central y México y -7,9% para el Caribe excluyendo Guyana, cuyo fuerte crecimiento lleva al total subregional a una contracción menor (de -5,4%).

“Se prevé ahora un aumento también mayor del desempleo, que a su vez provocará un deterioro importante en los niveles de pobreza y desigualdad”, declaró Alicia Bárcena en su presentación.

La caída en la actividad económica es de tal magnitud que llevará a que, al cierre de 2020, el nivel del PIB per cápita de América Latina y el Caribe sea similar al observado en 2010, es decir, habrá un retroceso de 10 años en los niveles de ingreso por habitante.

El número de desempleados llegaría a 44,1 millones de personas, lo que representa un aumento cercano a 18 millones con respecto al nivel de 2019.

El reporte de CEPAL estima que el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45,4 millones en 2020, con lo que el total de personas en esa condición pasaría de 185,5 millones en 2019 a 230,9 millones en 2020, cifra que representa el 37,3% de la población latinoamericana.

MEDIDAS A TOMAR

“Si bien los países de la región han anunciado medidas muy importantes, en la medida que se extiende el confinamiento se requieren esfuerzos adicionales para satisfacer necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares. La CEPAL ha realizado varias propuestas incluyendo la implementación de un ingreso básico de emergencia como instrumento de protección social, un bono contra el hambre -equivalente al 70% de una línea de regional pobreza extrema (67 dólares de 2010) y cuyo costo total se estima en 27,1 miles de millones de dólares (0,52% del PIB regional), y varias iniciativas de apoyo a empresas y trabajadores en riesgo. Para la implementación de cualquiera de estas líneas de acción es necesario fortalecer el rol de las instituciones financieras internacionales de forma que puedan apoyar mejor a los países”, apuntó Bárcena.

“Los esfuerzos nacionales deben ser apoyados por la cooperación internacional para ampliar el espacio de política a través de mayor financiamiento en condiciones favorables y alivio de la deuda. Asimismo, avanzar en la igualdad es fundamental para el control eficaz de la pandemia y para una recuperación económica sostenible en América Latina y el Caribe”, afirmó Barcena.

[Con entrevista de Tomás Cardoso de Radio Martí]

Periodista afirma que régimen cubano mantiene multimillonaria deuda con Argentina

Cuba afirma que hizo pagos millonarios de su deuda externa

Un hecho desconocido por la opinión pública internacional, es la gran deuda que el régimen cubano mantiene con la República Argentina desde la década de los setenta.

En entrevista con nuestro corresponsal en Buenos Aires, Carlos Cabana Cal, el periodista argentino Horacio Daniel Rodríguez, quien como profesional firma con el seudónimo 'Daniel Lupa', ha investigado el tema y dijo que la deuda en cuestión se remonta al año 1974 cuando gobernaba en Argentina el presidente Héctor Cámpora, gobierno que según el autor, "fue muy beneficioso para la actividad guerrillera, para los montoneros y para el ERP" (Ejercito Revolucionario del Pueblo).

Daniel Lupa narra que el monto ascendía, para aquella época, a 5 mil 800 millones de dólares americanos por la venta de automóviles, productos químicos y en menor proporción, trigo.

Al finalizar el periodo presidencial del presidente Cámpora en 1976, los intereses ya habían incrementado el monto de la deuda a unos 6 mil 700 millones de dólares estadounidenses.

Expresa el periodista que (el régimen de) Cuba no había pagado ni un centavo, pese a que las ventas eran al contado. "Eso, andando el tiempo, se convirtió en una deuda de 7 mil 500 millones de dólares" agregó Lupa.

En la actualidad el cálculo de esa deuda del régimen de la isla con Argentina, dice Daniel Lupa, es eludido por el actual gobierno de turno en esa nación del Cono Sur, al que describe como "en la onda y simpatía del gobierno venezolano y del de Cuba".

Daniel Lupa concluye expresando que el monto, actualmente, podría llegar a los 8 mil millones de dólares, a pesar de no existir una estimación oficial, aunque afirma que la deuda de Cuba significa entre el 10% y el 14% de la deuda externa consolidada de Argentina.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:42 0:00



Desestiman reclamo de Meliá y avanza la demanda por negocios en Cuba

Hotel Sol Río de Luna y Mares en terrenos confiscados a la familia Sánchez Hill en Holguín, Cuba.

La cadena Meliá Hotels International seguirá enfrentando una demanda en España por la explotación de dos hoteles en Cuba, luego que su reclamo de que se considerara falta de jurisdicción y de competencia judicial internacional en este pleito fuera rechazado por un tribunal de Palma de Mallorca.

En esta querella legal, que no tiene relación con la Ley Helms-Burton, los descendientes del empresario cubano Rafael Lucas Sánchez Hill reclaman a la compañía hotelera al menos 10 millones de euros como indemnización por la explotación en Cuba de los hoteles Paradisus Río de Oro y Sol Río de Luna y Mares en terrenos confiscados en Holguín a la familia en 1960 por el gobierno de Fidel Castro.

Según reporta Vozpópuli la resolución del 6 de julio rechaza estas tres peticiones planteadas por la hotelera:

- que la demanda de los Sánchez Hill es un “intento encubierto” de esquivar los efectos de la normativa comunitaria relativos a la aplicación extraterritorial de la legislación adoptada por un tercer país.

- que elevasen al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) una cuestión prejudicial para que diese indicaciones sobre cómo proceder y, por último,

- que se adoptaran medidas destinadas a mantener la confidencialidad del proceso. ​

La demanda, presentada el 3 de junio de 2019 ante una corte de Palma de Mallorca donde está afincado el gigante hotelero, considera que “el carácter ilícito de dicha confiscación" es conocido por Meliá y que "durante los últimos 20 años ha hecho caso omiso a las reclamaciones de aquellas empresas y familias a costa de las que se lucra”.

Criar clarias y sembrar calabazas: la solución que propone el gobierno al hambre y la escasez

Escena captada el 18 de junio en una calle de San José de las Lajas, en la provincia de Mayabeque (Archivo/Yamil Lage/AFP).

Sembrar calabazas, incrementar la producción de clarias y tomar limonada son las propuestas más recientes que han aparecido en los medios estatales ante el serio problema de la escasez de alimentos y la casi nula producción agrícola.

"Estamos pasando hambre y a final de mes muchas veces nos acostamos sin comer, mientras que el resto de los días inventamos algo para engañar el estómago", dijeron cubanos consultados por Radio Televisión Martí.

Hace apenas una semana, en la provincia de Sancti Spiritus, el ex espía Gerardo Hernández, actual vicecoordinador de los CDR en Cuba, llamó a los cubanos a sembrar calabazas para mitigar la escasez de alimentos que afecta al país.

Que me entreguen la tierra que yo la voy a hacer producir
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:36 0:00

"Es una falta de respeto", dijo Vladislav Ríos, residente en un área rural cercana a Jatibonico, en Sancti Spíritus, quien asegura que "lo que debe hacer el gobierno de inmediato, es permitir la iniciativa privada".

El funcionario dijo que si en Cuba hay cerca de 38 mil CDR y en cada uno se cosecha una calabaza, serán entonces 38 mil calabazas con las que contarían para contribuir a la alimentación del pueblo.

Ante semejantes declaraciones, Ríos dijo que solo pide que el gobierno lo deje trabajar. "Que me entreguen la tierra, que yo la voy a hacer producir y sé que hay muchas personas que quieren hacer lo mismo que yo", aseguró.

Como él hay decenas de familias que pasan hambre, dijo.

"En mi caso la mayoría de las veces no tenemos ni café cuando nos levantamos, y la leche y el pedacito de pan lo dejamos para los tres niños" agregó.

En su municipio no hay frijoles, ni se espera que en futuras cosechas los campesinos puedan lograr el grano porque la sequía este año ha hecho serios estragos. Tampoco hay arroz en los mercados agropecuarios, y el del racionamiento no alcanza para finalizar el mes, agregó.

En Alto Songo, provincia de Santiago de Cuba, también los pobladores la están pasando "muy, pero muy difícil", dijo el activista Yordanys Labrada.

"No aparece el arroz, la carne mucho menos, apenas se consiguen algunas viandas y las cosechas se han perdido por la sequía", detalló.

La escasez de alimentos nos obliga a irnos a la cama con el estómago vacío
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:29 0:00

La canasta básica que vende el gobierno nunca alcanza, por eso "hacemos caldos con los cuadritos de sustancia de pollo y le echamos alguna vianda, cuando se consigue, para engañar el estómago con algo caliente", detalló.

Según él, este 30 de junio sus hijos y su esposa no tenían nada para la comida. "Solo tomamos jugo de mango, que ahora es lo que más encuentras en los campos", precisó.

El pan es otro de los alimentos que "ayuda" en la dieta diaria de la población, pero sólo venden "una bolita" por persona, y nosotros hacemos "como hacen todos, dejarla para los niños", dijo Labrada.

Aquí en Alto Songo "la gente pasa hambre, así tengan dinero o no, porque en los mercados lo único que hay es agua y ron", añadió.

Los campos están llenos de hierbas y de marabú; nadie siembra nada, y el que tiene un pedacito de tierra lo poco que cosecha lo deja para el consumo familiar o el intercambio con otro vecino, dijo Emiliano González, residente en El Horno, municipio de Bayamo.

La solución a la escasez de alimentos requiere de aperturas
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:53 0:00

La dieta del cubano está enfocada en tres ingredientes básicos: arroz, frijoles y carne de cerdo, pero ahora con la "situación coyuntural, como dicen los del estado, vivimos con lo que aparezca", apuntó.

En el barrio de González algunos vecinos crían un cerdo, otros cosechan algún maíz, luego hacen trueques y "así vamos pasando".

El aceite vegetal, que solo se puede comprar en las tiendas en moneda convertible (las TRD), es muy difícil de adquirir en el pueblo. Por eso están usando mucho la "grasa o aceite de corojo".

En las aéreas montañosas del territorio hay plantas de corojo, y la gente por cuenta propia se va para allá a cortar los racimos. Luego lo procesan de forma artesanal y venden el aceite, que la gente lo compra para sus alimentos, agregó.

En San Andrés, provincia de Holguín, después que se acaba "la cuota" lo que nos queda es "sobrevivir con lo que aparezca", aseguró Dámaso Fernández Doimeadiós.

Allí también están usando el aceite de "corojo", porque es difícil comprar un pomo de aceite vegetal en la TRD, indica.

Las palabras "conseguir" e "inventar" son los términos que más usan los cubanos cuando llega la hora de preparar los alimentos, dijo la activista Tania Díaz, residente en Taguayabón, provincia de Villa Clara.

En su barrio, la mayoría de la gente no desayuna, almuerza y come diariamente. "Por lo general se hace una sola comida al día por la tarde y no siempre nos vamos a la cama satisfechos", precisó.

A fines del mes de junio, el diario provincial Vanguardia, de Villa Clara, publicó una nota informando que se incrementaría la producción de claria para sustituirla por jurel en las dietas que venden a la población.

Según René Peña Carrazana, director de Pesca Villa en la provincia, el plan de producción será de unas 1.200 toneladas de ese pescado. Sin embargo, la noticia no alegró a la activista.

Villa Clara anuncia incremento de la producción de clarias para la dieta
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:07 0:00

Díaz asegura que "todo el mundo rechaza ese pescado porque tiene sabor a pantano". Según Emiliano González, en Bayamo la gente come la claria "porque no les queda otro remedio: o comen eso o no comen nada".

Recordó que ciertos tipos de pescados y mariscos, como camarones y langostas, son para los que desde la oficialidad proponen al pueblo otras "alternativas".

Recientemente, dirigentes del gobierno han ofrecido como solución a la severa crisis de alimentos que azota el país la cría de jutías y avestruces, así como el consumo de limonada para paliar el hambre.

Con este último anuncio de incorporar a la dieta el pez tan rechazado por la población, González no pudo negar su molestia porque, según él, "no cabe en la cabeza de un ser humano que un pueblo pueda vivir de eso, refiriendose a la jutía, la claria, el avestruz y la calabaza.

A su criterio, la solución inmediata es dar libertad económica a los que quieran producir alimentos y "abrirse al mercado para que haya avances en el plano económico en la isla".

Experto: hacen falta "claridad y línea recta" para atraer inversiones de emigrados a Cuba

Un trabajador carga el 17 de junio en una furgoneta paquetes de compras hechas por internet en La Habana (Yamil Lage/AFP).

La renovada convocatoria a los cubanos residentes en el extranjero para que inviertan en Cuba es una apelación circunstancial con limitaciones impuestas por las reglas de juego, opinó desde La Habana el economista Omar Everleny Pérez Villanueva.

“Cuando hay una situación de crisis económica como la que se está atravesando ahora, tú apelas a cualquier resorte pero, en la práctica, cuando comienza a funcionar, entonces empiezan los cómos y los porqués?, dijo Pérez Villanueva. “Porque si no dejas que alguien traiga sus propios maletines para poner una tienda en su casa, cómo después quieres que otro cubano de España invierta en Cuba?

"Para levantar esta economía se necesitan miles de millones"
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:43 0:00

Debe haber una claridad y una línea recta para atraer realmente los capitales en la magnitud que el gobierno cubano desea, indica el experto al hablar de una legislación capaz de garantizar la confianza del inversionista cubano radicado en otros países.

“Porque aquí no se trata de cuatro o cinco millones [de dólares]; para que esta economía levante se necesitan miles de millones”, subraya.

La semana pasada, el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, declaró en el programa de propaganda oficial de la televisión cubana Mesa Redonda que nada impide a los cubanos residentes en el extranjero invertir en la isla, algo que ya había dicho en Twitter el 31 de mayo de 2019.

Para Pérez Villanueva, Malmierca no ha hecho más que reafirmar algo aprobado hace tiempo. “Y yo no he visto la primera inversión todavía en ese sentido”, comentó el experto.

La Ley 118 de Inversión Extranjera de 2014, vigente actualmente, no discrimina a nadie por el origen: considera inversionista extranjero a todo el que viva fuera de Cuba y cuyo dinero tenga origen fuera de Cuba, recuerda el economista. Pero el gobierno cubano debería buscar una legislación mucho más específica al respecto.

“Y divulgarla en la próxima reunión que tendrá que haber -no sé si este año-, de Nación y Emigración”, sugiere. “Allí deberían aparecerse con cosas bastantes concretas, y una puede ser esa: no solo trabajar el tema de la ciudadanía, el valor de los pasaportes, etcétera, sino algo más sólido”.

Como han hecho Vietnam y China, indica Pérez Villanueva.

“El dinero que fue a China hace 30, 35 años, no fue ni norteamericano ni español: fueron los chinos de ultramar”, dice. “Hong Kong empezó a mover todo el dinero hasta que fue moviéndose esa economía, y en Vietnam también: les dieron tratamiento de inversionistas a todos los vietnamitas que habían estado en el exterior. Creo que Cuba tendría que ir por ahí, necesariamente, dado el volumen de la emigración tan grande que tiene”.

Internamente, hace falta resolver una contradicción que enfrentan los trabajadores por cuenta propia y los cooperativistas dentro de la isla, manifestó el experto.

“Habría que ver cuál es la voluntad [del gobierno], porque por un lado [la ley] dice que los trabajadores por cuenta propia y los cooperativistas pueden exportar, pero por otro lado dice ‘a través de las empresas estatales’; entonces dice: no hay que llegar a convertirlos en una empresa jurídica”.

Es una contradicción: ¿cómo un individuo va a poder exportar y, sin embargo, no puede crear una empresa?, se pregunta el experto, y agrega que con el reconocimiento jurídico de la empresa debería venir el derecho a importar.

“Ahí es donde está mi duda, porque realmente el comercio exterior cubano, con ese carácter monopólico que tiene, no necesariamente ha sido eficiente siempre”, comenta Pérez Villanueva. “Entonces, ¿cómo un trabajador por cuenta propia podría exportar? Bueno, primero que lo que tienen que permitirle es importar directamente, porque necesitas insumos para producir”.

Ha pasado mucho tiempo desde que la Ley de Inversiones vigente fuera aprobada en 2014, indica el economista, y todavía no hay inversiones de cubanoamericanos en Cuba, al menos oficialmente.

“Mucha gente, a través de su familia, ha montado negocios, ha aportado dinero para hacerlo; pero concretamente… me parece superinteresante si fuera real”, subraya Pérez Villanueva. “Es lo que vengo diciendo hace tiempo: se les puede dar a las remesas un fin más productivo, y no solo para consumo”.

A los cubanos residentes en otros países interesados en abrir un negocio en Cuba tal vez les convenga incorporar a sus familiares en la isla, manifiesta el experto. De esa forma estarían desarrollando a su familia y ellos mismos recibirían un dividendo, porque Cuba es una plaza “vacía” muy atractiva, donde hay que producir de todo y donde se puede establecer cualquier tipo de servicio sin mucha competencia.

“Lo que dicen [con respecto a las inversiones de cubanos residentes en el extranjero] no tiene ninguna dificultad; la realidad lo que creo es que podría ser otra”, añade.

En cuanto a que ese dinero sirva, por ejemplo, para que sus familiares en Cuba abran una tienda, los insumos inicialmente podrían aportarlos los propios familiares. “Son infinitas las posibilidades que podrían existir”, concluye Pérez Villanueva.

Cargar más

XS
SM
MD
LG