Enlaces de accesibilidad

Cuba

Abogado alerta al Papa que "soberbia del régimen" podría causar baño de sangre en Cuba

El Papa Francisco junto a Raúl Castro, en La Habana el 12 febrero de 2016.

El abogado y periodista independiente Roberto de Jesús Quiñones Haces pide a Francisco que interceda por periodistas independientes y opositores pacíficos cubanos, en una Carta Abierta.

El periodista independiente Roberto Quiñones Haces pidió al Papa Francisco que intervenga con las autoridades cubanas para que cesen las detenciones arbitrarias e ilegales a los disidentes.

En una carta abierta, Quiñones insta al Sumo Pontífice a pedir al régimen que respete el derecho de los cubanos a expresarse, que paren la violaciónes a la privacidad de los activistas, los registros a sus viviendas y el despojo ilegal de sus bienes.

El también abogado pide al Santo Padre que interceda por todos los opositores pacíficos y periodistas independientes cubanos que son aprehendidos sin orden de detención y sin haber cometido ningún delito y sin que ese acto ilegal tenga consecuencia alguna.

El jurista alerta sobre la promulgación de una nueva Constitución, de la que se ha dicho que el papel del partido comunista se mantendrá incólume, sin consultar el parecer del pueblo.

..........................................................

CARTA ABIERTA AL SANTO PADRE

Guantánamo, 15 de julio del 2018

A Su Santidad el papa Francisco:

Santidad, le escribe un laico de la diócesis Guantánamo-Baracoa, comprometido con la Iglesia que Ud. encabeza. Aunque escribo a título personal, lo que narro en esta carta es también la experiencia cotidiana de muchos otros cubanos que defienden el derecho a que sus ideas y proyecto de país sean tenidos en cuenta.

No soy el mejor de los cristianos, sino alguien que también cae y sufre por eso; alguien que después de cada caída —y a pesar de sus imperfecciones— siempre ha tratado de levantarse para vivir con dignidad ante los ojos de Cristo.

Vivo convencido de que si Dios nos creó a su imagen y semejanza para gozar la vida en plenitud y con entera libertad —una libertad que pasa por la nobilísima circunstancia de que ÉL no nos impone absolutamente nada— entonces ningún hombre, ningún partido, ningún gobierno, tienen derecho para coartarla como ocurre hoy en Cuba.

Le escribo para rogarle que como máximo representante de nuestra Iglesia pida a quienes dirigen este país que dejen de detener arbitraria e ilegalmente a los cubanos que disienten pacíficamente de la dictadura que nos han impuesto, que respeten nuestro derecho a expresarnos, que dejen de hostigarnos, de violar nuestra privacidad, de allanar nuestras viviendas y despojarnos ilegalmente de nuestros bienes , que nos permitan incorporarnos a la sociedad e interactuar con ella con las mismas posibilidades que han ofrecido a quienes los apoyan.

Santo Padre, la política del descarte —de la que tanto Ud. habla— no existe únicamente en los países capitalistas, sino también en aquellos que, autoproclamados “socialistas”, han derivado en feroces dictaduras que someten a sus pueblos a fuerza de una sostenida y cruel represión. Cuba es un notorio ejemplo de ello.

Es cierto que Cuba ha obtenido éxitos en la educación, la salud pública, el deporte y la seguridad ciudadana. Es cierto que esos éxitos se han logrado a pesar de lo que esta dictadura llama “bloqueo económico norteamericano”, pero nuestro pueblo no sólo sufre ese “bloqueo”, sino también otro más atroz y doloroso porque ha sido impuesto por esos cubanos que ostentan el poder y atenta contra nuestra libertad. Ese grupo que hoy bloquea el ejercicio de numerosos y elementales derechos humanos se estableció en el poder luego de haber prometido el restablecimiento de la democracia y de la Constitución de 1940, una promesa que traicionaron a pesar de que fue consignada en el Programa del Moncada, el Pacto de México y el Pacto de la Sierra. Quienes se levantaron en armas contra ellos por incumplir sus promesas, recibieron como respuesta el paredón de fusilamiento, la cárcel prolongada, el exilio y el ostracismo.

El artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Esa Declaración afirma también en su artículo 20 que todo individuo tiene derecho a la libertad de reunión y asociación pacífica, y que toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos y, en condiciones de igualdad, acceder a las funciones públicas de su país. Y en su artículo 21 dispone que la voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público y que esa voluntad debe expresarse mediante elecciones auténticas, periódicas, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto. Pero quienes luchamos pacíficamente para hacer realidad estos derechos universalmente reconocidos, que la dictadura cubana ha refrendado pero incumple cotidianamente, somos reprimidos.

No le he escrito sobre mi experiencia personal porque lo que he sufrido junto con mi familia debido a esa represión es del conocimiento de mi anterior Obispo, del actual y del Nuncio Apostólico de la Santa Sede en Cuba. No lo he hecho tampoco para pedir por mí porque mi realidad es la misma de las heroicas mujeres cubanas agrupadas en el Movimiento de las Damas de Blanco y la de miles de periodistas independientes y opositores pacíficos. Le escribo para pedirle que interceda por todos los opositores pacíficos y periodistas independientes cubanos.

La represión que la Seguridad del Estado practica ocurre en un ambiente de total impunidad. A pesar de que la Constitución de la República de Cuba establece en su artículo 58 que la libertad e inviolabilidad de la persona están garantizadas a todos los que residen en el territorio nacional, y que nadie puede ser detenido sino en los casos, en la forma y con las garantías que prescriben las leyes, nosotros somos detenidos sin orden de detención y, sin haber cometido ningún delito, trasladados a celdas inmundas por horas y días, hasta que somos liberados sin que ese acto ilegal tenga consecuencia alguna. Esa misma Constitución establece en su artículo 60 que la confiscación de bienes se aplica sólo como sanción por las autoridades —léase los tribunales cubanos— en los casos y procedimientos que determina la ley; sin embargo, cada vez que nuestras viviendas son asaltadas por la Seguridad del Estado somos despojados de “objetos peligrosos para el orden interno del país”, tales como libros, agendas de notas, documentos personales, computadoras, cámaras fotográficas y de video, dinero fruto de nuestro trabajo, nuestra música y fotos familiares. Esta sostenida represión que se ejerce diariamente y con total impunidad contra quienes nos atrevemos a expresar nuestras ideas y defenderlas, ocurre ante el silencio de la Iglesia, numerosas instituciones internacionales y gobiernos.

Quienes reclamamos a la Fiscalía General de la República —órgano del Estado cubano que según la Constitución es el responsable de velar por el cumplimiento de la legalidad y debe responder las quejas de los ciudadanos— recibimos la callada por respuesta. ¡Y luego sus representantes acuden a Ginebra a decir que Cuba es un Estado de derecho!

Desde 1959 hasta hoy jamás ha habido en Cuba elecciones libres y democráticas. Varios de los ciudadanos que quisieron presentarse en las pasadas asambleas de vecinos como candidatos a delegados del Poder Popular fueron detenidos previamente por la Seguridad del Estado o sitiados en sus domicilios para impedírselo. El pueblo cubano no elige a los diputados, ni a los delegados a las Asambleas Provinciales del Poder Popular, solo puede votar por algunos de los seleccionados por las comisiones de candidatura bajo el control del partido comunista y por los Delegados de su circunscripción, que en la práctica se han convertido en recaderos del pueblo ante los poderosos. El pueblo cubano no elige al Presidente del Consejo de Estado, quien ha llegado a ocupar ese cargo contando únicamente con el respaldo de los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, que representan el 0.007 % de los cubanos con derecho al voto.

Ahora la dictadura cubana prepara el escenario de otra farsa: la promulgación de una nueva Constitución. Se trata de crear una nueva Constitución sin Asamblea Constituyente, una Constitución donde el General de Ejército Raúl Castro ha dicho que el papel del partido comunista se mantendrá incólume, sin preguntar el parecer del pueblo. Una Constitución que luego será votada en un referendo cuyos resultados reales serán solo del conocimiento de unos pocos, porque no habrá ningún organismo internacional confiable como observador. Una Constitución que luego no garantizará los derechos de todos los cubanos, sino sólo los de quienes pertenecen al redil del castrismo.

Como cristiano no quiero ver a mi país envuelto en otro baño de sangre como el provocado por Fulgencio Batista y luego amplificado por la nueva dictadura que sufrimos desde el 1 de enero de 1959, pero no hay que ser profeta para avizorar que la soberbia de este régimen, que ha llevado al país a una penuria y una degradación moral insoportable, puede causar esa desgracia.

Santidad, como Ud. siempre pide, yo también rezo por Ud. Ud. ha dicho que reza por Cuba y yo le he escrito porque quienes vivimos en estas circunstancias necesitamos, además de las oraciones clamando para que nuestro país cambie radicalmente, una solidaridad palpable y comprometida, un verdadero espíritu misionero de acompañamiento donde la denuncia de las injusticias y la defensa de los derechos de todos los cubanos, estén primero y sean más importantes que los beneficios que la Iglesia pueda obtener del castrismo a cambio de su silencio.

Sé que me dirijo un Jefe de Estado muy importante y sumamente ocupado, pero tengo la esperanza de que esta carta no va a recibir el mismo silencio que las que he presentado ante la Fiscalía y los tribunales de aquí, porque los cubanos discriminados, perseguidos y encarcelados por sus ideas políticas, necesitamos de la Iglesia y de Ud., y porque Ud. es un hombre bueno.

Le ruego que me disculpe si esta carta lo ha molestado. Pero desde hace mucho tiempo estoy convencido, como nos enseñó Jesús, que la verdad nos hará libres.

Lo abraza en Cristo Jesús Nuestro Señor,

Roberto de Jesús Quiñones Haces

Vea todas las noticias de hoy

La candonga de Santa Clara, otra vez en el candelero

Vista de la Candonga de Santa Clara. Foto Periódico Vanguardia.

El pasado 12 de marzo cientos de comerciantes de los mercados informales conocidos como las candongas de “Las Flores” y “Los Framboyanes” en Santa Clara protagonizaron una manifestación pacífica en la sede del partido comunista en la capital villareña, tras conocer de una prohibición que les impediría vender mercancías importadas.

Ante esta situación, la Primera Secretaria del Partido en la provincia, Yudí Rodríguez Hernández sostuvo un encuentro con los manifestantes y les prometió que serían revisadas sus licencias, “que podrían seguir vendido los artículos importados, que regresaran a trabajar, que no iba a pasar nada y que estuvieran tranquilos”.

Con la pandemia del coronavirus estos mercados fueron cerrados por las medidas de aislamiento, pero desde el 30 de junio cuando la provincia de Villa Clara reinició la reapertura de centros recreativos, restaurantes y hoteles en la cayería norte, las dos candongas permanecen inactivas y con un cuerpo de vigilancia.

Hace algunos días los representantes de los emprendedores fueron citados por las autoridades locales y se les informó que se había tomado la decisión que en esa zona no se reabrirían nuevamente estos mercados.

Les ofrecieron dos localizaciones alternativas: una en la zona del mercado agropecuario Los Pilongos, cerca de la línea del ferrocarril y el Tren Blindado, en una zona abandonada con poco flujo de personas y que solamente opera los fines de semana; y la otra, en las afueras de la ciudad en el complejo gastronómico El Arcoíris.

Los vendedores no aceptaron las propuestas, argumentado que la zonas no tiene las mínimas condiciones para establecer un mercado.

Dos periodistas independientes residentes en la ciudad de Santa Clara que por meses han estado dándole seguimiento a la situación de estos trabajadores por cuenta propia, en entrevista con Radio y Televisión Martí concluyen que ahora el gobierno, aprovechando la situación con el COVID-19 quiere propinarle un “pase de cuenta a esta personas”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:57 0:00


Para el comunicador Guillermo del Sol, sacar del área estas candongas, donde acuden residentes de toda la provincia en busca de artículos que solamente allí se pueden encontrar, es un golpe mortal a este negocio.

Tras tres meses sin trabajar algunas de estas personas han intentado vender algunos de estos productos desde sus casas, sufriendo el decomiso y multas.

El operador de una cafetería Yoel Espinosa Medrano, comenta que en la localidad actual de Las Flores y Los Framboyanes, ellos cuentan con lugares de almacenamiento de su mercancías pero la zona donde los quieren relocalizar no tienen esa ventaja, pues se trata de un espacio, sin condiciones, prácticamente al aire libre.

Tendrían que cargar diariamente todos los productos, aumentando el costo de la transportación, añadió.

Del Sol agrega que es una falta de respeto de la Oficina Nacional de la Administración Tributaria (ONAT) y un ejemplo claro de la desatención de estos trabajadores que pagan impuestos y sus patentes.

Mientras que Espinosa Medrano alerta que este problema tiene el potencial de ser explosivo y que los cuentapropistas regresen a las calles de la ciudad a protestar, porque usando el tema de la pandemia están tratando de perjudicar a los particulares.

Las autoridades locales aseguran que en las candongas son foco de ilegalidades e indisciplinas donde predomina el hacinamiento y el desorden y donde operan vendedores ilegales.

Cuba reporta un muerto y 31 nuevos casos de coronavirus

Cubanos disfrutan de la playa en Mayabeque a pesar del COVID-19

Un reporte emitido hoy por el Ministerios de Salud Pública de Cuba (MINSAP) indica que hasta el cierre de este lunes una persona había fallecido a causa del coronavirus para un total de 88 y un paciente está reportado de grave.

El parte oficial precisa que también se confirmaron 31 casos nuevos, con un acumulado de 2 mil 701 en el país. Los 31 casos diagnosticados son cubanos, 17 fueron contactos de casos confirmados, 10 tienen fuente de infección en el extranjero, mientras que en 4 no se define la fuente.

El informe agrega que de los pacientes declarados positivos 7 proceden de Venezuela,​ 1 de Bélgica, 1 de Francia y 1 de Benin.

Atendiendo a los reportes que se han ido presentando en los últimos días se mantiene en ascenso la localidad de Bauta, provincia Artemisa, que sumó otros 5 positivos en este última jornada.

En Bauta las autoridades de salud han indicado que mantienen el seguimiento a más de un centenar de personas que sostuvieron contactos con los afectados por el coronavirus.

Las provincias que reportaron pacientes positivos son Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Holguín, y Granma.

Coautor de bestseller sobre coronavirus desconfía de las cifras de Cuba

Eduardo López-Collazo.

El doctor hispano-cubano Eduardo López-Collazo, coautor del bestseller Coronavirus. ¿La última pandemia?, mostró su desconfianza sobre la evolución del COVID-19 en Cuba, porque los datos oficiales son "difíciles de creer".

"Si hacemos caso de los datos oficiales, Cuba no está siendo impactada por la pandemia, lo que es un poco difícil de creer, debido a que sitios alrededor de Cuba sí se están viendo afectados", afirmó el también director científico del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Paz, en Madrid.

Datos oficiales del MINSAP sobre coronavirus son "difíciles de creer"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:33 0:00

Coronavirus. ¿La última pandemia? ha sido número uno en ventas de Amazon. Sus autores consideran que aún existe un alto grado de incertidumbre sobre la evolución de la pandemia e intentan explicar, de manera clara, un tema complejo; además de responder a las preguntas que suscita la aparición de toda nueva epidemia.

En cuanto a las nuevas oleadas del virus, López-Collazo niega que sean más débiles, como se insinúa desde ciertos ámbitos.

"No es cierto que el virus actualmente sea más leve que el que empezó a atacarnos en febrero. Hay dos cepas fundamentales identificadas. Una de ellas, la más extendida, es algo más infectiva que la anterior, pero tienen un comportamiento bastante parecido. El virus podría haberse transformado en algo más leve, pero no lo ha hecho aún", explicó.

En su opinión, en estos momentos "estamos viendo más casos asintomáticos o leves, porque al principio teníamos puesto el foco en los muy graves. Ahora hacemos un screening mucho más amplio".

Eduardo López-Collazo se graduó de Física-Nuclear en la Universidad de La Habana y tiene un doctorado en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Ha colaborado además con universidades de Alemania y Estados Unidos.

En relación con la expansión del virus en su país adoptivo, cree que puede servir de experiencia a otras regiones del mundo.

"La experiencia española puede aportar que el uso de mascarillas es esencial, al igual que la limpieza de las manos, el distanciamiento social y el confinamiento de los casos positivos y todo su entorno. Todo esto, para tratar de evitar un confinamiento total y absoluto, como tuvimos que hacer en algunos lugares de Europa", asegura.

Además de su actual libro sobre el coronavirus, Eduardo López-Collazo ha escrito sendos volúmenes sobre el VIH y el cáncer.

Fundación para los DDHH en Cuba anuncia premio General Calixto García por la Libertad

Los acreedores del galardón "General Calixto García por la Libertad"

Son acreedores en esta primera edición del galardón: Silverio Portal, Roberto Quiñones, Lisandra Orraca, Emanuelis Zingeri y María Corina Machado.

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC) instituyó este año el galardón “General Calixto García por la Libertad”.

“Establecimos este premio como el más alto distintivo que otorga la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba para reconocer la contribución de cubanos y extranjeros a la causa de la libertad, la democracia y los derechos humanos en la Isla”, informó a nuestra redacción su director ejecutivo, Juan Antonio Blanco.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:40 0:00

“Los distinguidos en esta primera edición son los prisioneros políticos Silverio Portal Contreras y Roberto Quiñones Haces y la líder de FLAMUR en Cuba que está impulsando los derechos campesinos para evitar una hambruna en el país, Lisandra Orraca”.

“Del mismo modo, hacemos un homenajea la diputada a la Asamblea Nacional de Venezuela, María Corina Machado, que forma parte tanto de la lucha por la libertad en Venezuela, como de la lucha por la libertad de los cubanos; y al diputado lituano Emanuelis Zingeris que se ha destacado por su solidaridad con el pueblo cubano y su compromiso con la libertad en general en Europa”, apuntó Blanco .

La organización que tiene su sede en Miami, decidió, con el establecimiento de este lauro, honrar al general de las tres guerras de independencia de Cuba, Calixto García, este 4 de agosto, aniversario de su nacimiento en 1839.

Las condecoraciones serán entregadas el día 11 de diciembre coincidiendo con el aniversario de su fallecimiento en 1898.

José Basulto firma carta de protesta de Asamblea de la Resistencia Cubana a Netflix

José Basulto, de Hermanos al Rescate, camina hacia una de las avionetas.

El piloto de origen cubano José Basulto agregó su firma a la carta de protesta que la Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC) dirige a la plataforma Netflix por la exhibición del filme La Red Avispa, en el cual se tratan los hechos ocurridos el 24 de febrero de 1996 de manera equívoca y malintencionada.

Fundador y director de la organización humanitaria Hermanos al Rescate, José Basulto se dedicó durante años a salvar las vidas de hombres, mujeres y niños que se arriesgaban a cruzar el Estrecho de La Florida en rústicas balsas tratando de escapar de la isla de Cuba y es, además, uno de los sobrevivientes de la masacre cometida por el régimen cubano al atacar con misiles los ligeros aviones del modelo Cessna utilizados en las tareas de rescate de balseros. En dicho ataque murieron cuatro de los miembros de la organización Hermanos al Rescate.

En la película la Red Avispa, tanto José Basulto como la organización Hermanos al Rescate, son tratados comoterroristas y narcotraficantes.

La firma de Basulto se añade a las del alcalde de Miami Francisco X. Suárez, el alcalde de Doral, Juan Carlos Bermúdez y el comisionado de Miami Manolo Reyes, junto a las de dirigentes de la oposición de Nicaragua y Venezuela residentes en el exilio.

Cargar más

XS
SM
MD
LG