Enlaces de accesibilidad

Derechos Humanos

CPD registra nuevos nombres en lista de presos políticos de Cuba

Uno de los arrestos a Omar Portieles quedó documentado en 2018.

Tres nuevos presos políticos incrementaron la lista que compila Cuban Prisoners Defenders, una organización de acción jurídica y defensa de los derechos humanos, que tiene su sede en Madrid.

“Los tres presos políticos que entraron en cárceles cubanas en el mes de marzo son Luis Manuel Otero Alcántara, el artista del Movimiento San Isidro, que entró a prisión y salió 13 días después, Yanier Jouvert Cisneros y Omar Portieles Camejo, los dos últimos integrantes de la Unión Patriótica de Cuba”, explicó a Radio TV Martí Javier Larrondo, presidente de la organización que ha documentado 128 condenados por delitos de opinión.

Entrevista a Javier Larrondo
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:37 0:00

Larrondo apuntó que el régimen mantiene al encarcelamiento del disenso, “la represión en Cuba no deja de incrementarse, el número de presos políticos crece mucho y es preocupante”.

“Pensamos que esto se debe a la debilidad ideológica y el desenganche del régimen tanto con el pueblo como con las clases trabajadoras más cualificadas y la percepción de esta debilidad les está haciendo tomar decisiones muy erráticas”, apuntó el directivo. “La economía no puede estar peor y los cubanos ya están cansados de promesas”.

Cuban Prisoners Defender destacó que entre los convictos de conciencia se encuentran 4 para los que la Comisión InterAmericana de Derechos Humanos ha otorgado Medidas Cautelares de Protección Internacional: Iván Amaro Hidalgo, Josiel Guía Piloto, Jesús Alfredo Pérez Rivas y Edilberto Arzuaga Alcalá.

Asimismo señaló que en el país también hay otros 11 mil civiles que no pertenecen a organizaciones opositoras, 8400 de ellos convictos y 2538 condenados, ambos grupos de conciencia con penas medias de entre uno y cuatro años de cárcel, por cargos denominados en el Código Penal como “pre-delictivos”, es decir, sin delito.

Vea todas las noticias de hoy

Familia de Aimara Nieto Muñoz alarmada por informes de golpiza en cárcel de Manatí

Aimara Nieto. (Cartel de Gorki Águila para campaña en las redes sociales por su libertad)

La activista Aimara Nieto Muñoz fue golpeada por carceleros de la prisión de Mujeres de Manatí, en Las Tunas, donde permanece en una celda de castigo, denunció este viernes su esposo, el expreso político Ismael Boris Reñí.

La información llegó a la familia a través de llamadas telefónicas que hicieron dos reclusas desde esa penitenciaría en horarios diferentes del miércoles, 3 de junio, confirmó el opositor a Radio Televisión Martí.

Aimara Nieto Muñoz en celda de castigo en la prisión de Mujeres de Manatí
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:01 0:00

Primero llamó una de las reclusas, "muy asustada", para decirle que la tenían en celda de castigo, "y que estaba viva", relató.

Unas dos horas después recibió la llamada de otra detenida, quien le confirmó que dentro del lugar donde la tenían la habían golpeado, precisó Reñí.

Este jueves, el activista Claudio Fuentes, quien lidera una campaña en las redes sociales por la libertad de los presos políticos cubanos, denunció el hecho.

"Aimara Nieto Muñoz, hoy ya son 32 días en celda de castigo, y fue golpeada, según reporta una interna que logró comunicarse con su familia", escribió.

La pasada semana, luego de más de 20 días sin recibir llamadas telefónicas de Nieto Muñoz, Reñí y la madre de la activista se presentaron en las oficinas del MININT, en La Habana, para indagar sobre su situación.

El oficial que los atendió les dijo que desde la prisión en Las Tunas le aseguraron que no estaba confinada, pero que tenía una medida de 30 días sin usar el teléfono.

"Me mintieron cuando aseguraron que ella no había sido castigada", recalcó el activista, quien recuerda que en las prisiones de la isla los carceleros usan métodos represivos contra los presos políticos, y "sé de lo que son capaces", aseveró.

Aimara Nieto Muñoz, quien también pertenece a la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), fue sentenciada en 2018 a cuatro años de cárcel por los delitos de atentado, daño y desacato.

La UNPACU denunció que la activista cumple por segunda ocasión una injusta sanción política.

En marzo pasado fue trasladada desde la prisión de mujeres del Guatao, en La Habana, hacia la cárcel de Manat, en Las Tunas, a 600 Kilómetros de su lugar de residencia, donde supuestamente cumplirá los dos años que le restan de la sanción.

La familia ha denunciado las medidas arbitrarias que se han aplicado contra la prisionera política en esa cárcel, entre ellas impedir que amigos en esa provincia le hagan llegar alimentos y otros enseres que, por las prohibiciones de viaje en el país por el coronavirus, no pueden llevar sus familiares desde La Habana.

Activista recuerda que dar visibilidad a los presos políticos cubanos es protegerlos

Alberto Valle Pérez Poster creado por Estado de Sats / campaña "Visibilizar es proteger"

La campaña "Visibilizar es Proteger" que lleva adelante el proyecto Estado de Sats desde el pasado año en las redes sociales, busca llamar la atención para que organizaciones y personas de buena voluntad se sumen a ayudar a los presos políticos cubanos.

Claudio Fuentes, uno de los activistas de Estado de Sats, insiste en la importancia de que todos conozcan a los que necesitan la ayuda, por eso cada miércoles, lleva a las redes sociales los rostros y los datos distintivos de los encarcelados.

"Queremos recordar la difícil situación en que están y lo importante que es un gesto, por mínimo que sea, para ayudarlos", dijo el activista a Radio Televisión Martí.

Piden liberación de preso político cubano Alberto Valle Pérez
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:42 0:00

Este miércoles un póster con el rostro de Alberto Valle Pérez circuló en las redes sociales. Es un activista de 50 años de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), residente en La Habana que actualmente se encuentra en la Prisión Provincial Cárcel Vieja, de Holguín.

"Un hombre muy humilde y respetuoso que conocí durante las jornadas de Todos Marchamos en las que participaba cada domingo para reclamar la libertad de los presos políticos", agregó Fuentes.

Valle Pérez fue encarcelado y luego de un año de estar en prisión lo sometieron a juicio y lo condenaron a cuatro años de cárcel en la Causa 359/2016 por el delito de desacato.

Por su actitud contestataria en la cárcel Combinado del Este en La Habana, donde estuvo al principio fue brutalmente golpeado tras denunciar las violaciones de derechos humanos en esa prisión.

Valle estuvo confinado en el Régimen 47 (celdas de castigo donde tienen a los presos considerados altamente peligrosos). Luego como castigo a su postura fue trasladado hasta Holguín donde es muy difícil para su mamá, una señora mayor y enferma, ir a verlo.

También en ese recinto penal ha sido golpeado por presos comunes y le han prohibido las llamadas telefónicas.

Luego de las restricciones de viajar de una provincia a otra y la prohibición de visitas a la cárcel para evitar el contagio por coronavirus, la situación de los presos políticos ubicados en lugares distantes se complica aún más.

Es imposible poderlos ayudar en medio de la carencias de todo tipo que afecta la población.

El pasado mes de abril la Unión Patriótica de Cuba emitió una petición de socorro por los presos políticos cubanos y sus familias, a los que definió como uno de los grupos más vulnerables en la actual emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19.

Al finalizar este mes de mayo 124 cubanos conformaron la lista de presos políticos tras las rejas y otros 30 en prisión domiciliaria o bajo licencia extrapenal que incluyen a los que están en libertad condicional, según el dato que compartió el activista Iván Hernández Carrillo.

Fiscalía sin respuesta a cambio de medida a favor de joven golpeada por la policía

Mileydi Salcedo, de 24 años, arrestada y golpeada por intentar documentar con su teléfono el abuso de la policía. (Foto de su perfil de Facebook)

Familiares de la joven Mileydi Salcedo, quien fue golpeada y arrestada junto a una amiga por un oficial de la policía en La Habana, esperan hace más de 15 días la respuesta de la fiscalía a la solicitud de un cambio de medida que interpuso su abogado.

Familia de joven golpeada y arrestada por un policía espera respuesta de fiscalía
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:17 0:00

Daniel Salcedo, padre de la joven, dijo a Radio Televisión Martí que su hija está presentando problemas de salud en la prisión del Guatao, en La Lisa, donde permanece junto a su amiga Elizabeth Vaquero. Ambas se encuentran a la espera de juicio por presuntos cargos de atentado a la autoridad.

Desde que su hija fue detenida no la ha podido ver, a pesar de que en dos ocasiones las autoridades carcelarias le han dicho que van a permitir visitas. Cuando ha llegado al lugar, le han denegado ese derecho.

Salcedo precisó que su hija tiene anemia y "no duerme bien porque en las camas hay chiches".

El pasado 22 de abril Salcedo, de 24 años y Vaquero, de 20, regresaban de una gestión personal en el municipio Lawton, La Habana, cuando en plena vía pública un agente policial se acercó en forma inadecuada a Vaquero, para exigirle que se pusiera el nasobuco.

Salcedo, comenzó a filmar con su teléfono celular el exceso del uniformado, por lo que ambas fueron golpeadas y arrestadas por el policía y luego acusadas atentado a la autoridad.

En su informe correspondiente al pasado mes de mayo, Cuban Prisoners Defenders registró el caso de Salcedo entre los encarcelados por motivos de credo u opinión en prisiones cubanas.

La organización considera como convictos de conciencia a aquellas personas que son llevadas a prisión únicamente por motivos de pensamiento, con “acusaciones probadamente falsas y fabricadas”.

"Ya me llevan", opositora se despide antes de ir a prisión (VIDEO)

Keilylli de La Mora.

La opositora Keilylli De La Mora Valle, fue conducida este jueves a la prisión de mujeres, Sabana, en Cienfuegos, donde cumplirá una sanción de un año y seis meses de privación de libertad, por los delitos de Propagación de Epidemias, Desacato, Resistencia y Desobediencia.

La información la ofreció a Radio Televisión Martí, Yaser García, su esposo, quien la acompañaba en el momento en que las autoridades la introdujeron en un auto patrullero, para trasladarla al centro penitenciario.

"Amigos ya me llevan. Tengo que esperar a que me vengan a recoger. Abrazos y abajo el comunismo'', con este mensaje se despidió la activista que se inició en la oposición en 2016 como parte del grupo opositor Consenso Ciudadano y luego se integró a la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y la plataforma CubaDecide.

La mujer de 29 años indicó que anteriormente cumplió una condena en prisión por motivos políticos. El portal Cubanet indica que fue sancionada en 2018 a 10 meses de “trabajo correccional con internamiento” por acusaciones de “tenencia y portación de armas y explosivos”,una condena que cumplió sin derecho a libertad condicional.

De la Mora Valle, fue detenida en abril por un oficial del MININT en el momento en que según ha explicado la activista, se había bajado el nasobuco para fumar, mientras caminaba hacia su vivienda, en la ciudad de Cienfuegos.

En el juicio, celebrado el 7 de mayo, fue juzgada por los delitos de propagación de epidemias, desacato, resistencia y desobediencia. La UNPACU ha dicho que se trata de delitos falsos.

De la Mora Valle dijo a Radio Televisión Martí que al ser llevada a prisión se declarará en huelga de hambre, en protesta por la decisión de la autoridades. La joven alega que no tuvo tiempo de preparar su defensa, ni de "buscar un abogado" que llevara su caso.

También mencionó arbitrariedades en el juicio, al que solo permitieron asistir a tres familiares, y durante el que la jueza sumó el presunto delito de "desobediencia" a la lista.

La opositora estaba esperando el resultado del recurso de apelación que había interpuesto su abogado ante el Tribunal Provincial Popular de Cienfuegos, que consideró que no tenía lugar.

Rosa María Payá: Bachelet ha ignorado las peticiones de la ciudadanía cubana (VIDEO)

Rosa María Payá en el Parlamento Europeo. (Archivo)

La activista Rosa María Payá criticó este miércoles el desempeño de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, y del Consejo de DDHH del organismo internacional con respecto a las violaciones de las libertades civiles en Cuba.

"La señora Bachelet ha hecho muy buen trabajo en ignorar todas las peticiones que vienen desde la ciudadanía cubana, en actuar como si el régimen cubano no fuera la dictadura criminal que es. En alguna medida, ese silencio es también complicidad”, no solo con el régimen cubano, sino con el de Venezuela, dijo Payá en entrevista vía Instagram con el diario chileno El Líbero.

El Consejo de Derechos Humanos de ONU se comporta “como un club de dictaduras”, y lo que se ha visto en los últimos años es “una preponderancia de regímenes antidemocráticos como China, Bielorrusia y hasta Cuba”, que tienen una gran influencia en estos organismos, enfatizó.

“Los cubanos hemos tenido que cargar sobre nuestros hombros el aparato de propaganda, de fake news, de la dictadura cubana, que lleva 60 años vendiendo una imagen completamente desconectada de la realidad de las familias cubanas”, señaló. Esa dictadura, dijo, es una “maquinaria eficiente” que se alimenta de todos los recursos que genera el pueblo.

A una pregunta de la periodista Magdalena Olea sobre la situación que enfrentan los cubanos en medio de la pandemia de coronavirus, Payá respondió que “las familias" en la isla "están sufriendo muchísimo".

"En mi país hay una crisis humanitaria”, afirmó Payá, en referencia a la escasez de alimentos y otros productos de primera necesidad que golpea al cubano de a pie, y que lo obliga a hacer largas colas cada día para adquirir lo poco que se distribuye en la red de comercios estatales.

La activista también se refirió al incremento de la represión en medio de la crisis sanitaria, y como en este momento “por tomar una foto de las aglomeraciones cotidianas para conseguir un pedazo de pollo o un par de libras de arroz”, los ciudadanos pueden ser multados e incluso, ir a prisión.

“Lo único que funciona bien en esas colas es el aparato represivo”, subrayó, que ha llevado a “cientos de personas” en la isla a enfrentar “casos legales” por tomar una foto, escribir un tuit o subir un video a YouTube sobre la realidad cubana.

La amenaza real, más allá del COVID 19, es el propio sistema que “está anulando cualquier posibilidad que tienen los cubanos de proteger a su familia”.

Acerca de la llamada “diplomacia de batas blancas” que lleva adelante el régimen de La Habana, Payá dijo que esta es una “una operación de trata de personas, de trabajo esclavo (…) trabajo forzoso, eso es lo que hacen los trabajadores cubanos de la salud que son enviados al exterior”.

“Estas brigadas comunistas médicas son usadas por el aparato de inteligencia para intervenir en los asuntos internos de los países en los que son desplegados”, dijo, y puso el ejemplo de Bolivia y Venezuela, donde participan, aseguró, en “propaganda política”.

La activista se refirió a la iniciativa Solidaridad entre Hermanos, que ha recogido, señaló “varias toneladas de ayuda” gracias a la cooperación de cubanos en residentes en el exterior, y están en el proceso de enviarla a la isla. Payá espera que el régimen no impida la entrada al país de estos recursos que aliviarían la situación de las familias más afectadas.

La también directora ejecutiva de la Fundación para la Democracia Panamericana y miembro de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia enfatizó en que el régimen cubano continúa siendo una amenaza para la región, donde ha ejercido durante años su esfuerzo desestabilizador.

Sin “el G-2 cubano, y la dictadura castrista” no existiría la Venezuela chavista de Nicolás Maduro, ni la Nicaragua bajo la opresión de Daniel Ortega. Tampoco habrían ocurrido los intentos de penetración cubana en Bolivia, ni las negociaciones con la guerrilla colombiana del ELN, señaló Payá.

En opinión de la activista, expresar la solidaridad con el pueblo cubano y su exigencia de libertad es también una forma que tienen los países latinoamericanos de proteger sus propias democracias.

Cargar más

XS
SM
MD
LG