Enlaces de accesibilidad

Opiniones

Cuba Posible: ¿Nueva fuerza política en la isla?

Lenier González (i) y Roberto Veiga imprimieron a Espacio Laical un carácter polémico

Con un discurso disonante --aunque todavía armónico-- más inclusivo y centrista, el laboratorio de ideas creado por Roberto Veiga y Lenier González ha entusiasmado a intelectuales críticos y atraido las iras del Gobierno ¿Se convertirá Cuba Posible en partido legal?

El famoso cantautor cubano Silvio Rodríguez ha publicado en su blog Segunda Cita una entrevista realizada por Cuba Posible (CP) al Premio Nacional de Ciencias Sociales de Cuba Aurelio Alonso. ¿El tema?: “La necesaria apertura a un debate inteligente, comprometido, desprejuiciado y sin temores”.

Entrevista de Cuba Posible reproducida en el blog Segunda Cita de Silvio Rodríguez
Entrevista de Cuba Posible reproducida en el blog Segunda Cita de Silvio Rodríguez

La decisión podría interpretarse como un espaldarazo de Rodríguez, un ex diputado a la Asamblea Nacional de Cuba y cauteloso crítico del inmovilismo político en Cuba, al “laboratorio de ideas” fundado por Roberto Veiga y Lenier González, los exeditores de la publicación católica Espacio Laical.

El periodista uruguayo-cubano Fernando Ravsberg describe en el diario español Público.es a CP, la criatura de Veiga y González, como “una nueva fuerza política” que estaría luchando por hacer más diversa la participación en el debate que se avecina sobre el futuro de Cuba, una discusión aún controlada por la ortodoxia comunista.

“Las diferencias”, dice Ravsberg, “no radican en la participación de los disidentes tradicionales, que no tienen ninguna influencia social, sino en una nueva fuerza política surgida durante los últimos años, Cuba Posible. Esta formación nace bajo el paraguas de la Iglesia Católica, pero se desprende de ella y se nutre con intelectuales de todos los sectores, incluso algunos destacados marxistas”.

Antes de perder el amparo de la Iglesia, Veiga y González promovieron desde Espacio Laical debates sobre los problemas de Cuba que incluyeron a cubanos de la isla (Omar Everleny Pérez, Pavel Vidal, Jesús Arboleya) y emigrados (Carmelo Mesa-Lago, Carlos Saladrigas, Arturo López Levy) generalmente con criterios divergentes del dogma oficial, pero sin una confrontación directa con el gobierno de la isla.

Las opiniones vertidas por Alonso en la entrevista son un ejemplo de esa “unidad, pero no uniformidad” que persigue Cuba Posible. Por ejemplo, admite las presiones políticas y sociales contra la disidencia, incluidas las sanciones, condenaciones y campañas de desprestigio, aunque no las identifica como la ejecución de una política oficial, sino que las personaliza como “celo oficioso” o “simple superficialidad”, rezagos de “deformaciones autoritarias que no han quedado atrás”:

“En general, mejoran las actitudes para reclamar el respeto del otro, reciprocándolo, cuando afloran las diferencias. Tampoco afirmaría que hayamos llegado a un punto en que el pensamiento crítico pueda ejercerse y difundirse exento de presiones, políticas o sociales, cuando discrepa del discurso político reconocido. En unos casos por celo oficioso, pero en otros por simple superficialidad. Aclaro una distinción que hice: considero presiones políticas la sanción o la condenación explícita, una limitación abierta, el cierre de una revista, una acusación injusta o parcial, por ejemplo. Además, el rechazo a ser publicado, la proscripción para disertar en el aula, para participar en debates, la exclusión profesional, las restricciones para ejercer con espontaneidad una iniciativa de asociación dentro de las proyecciones mismas de la transición socialista, y las campañas contra el prestigio del oponente, se den al amparo de una autoridad o se produzcan entre simples polemistas, prefiero calificarlas de presiones de carácter social y creo que ponen de manifiesto la dimensión cultural de deformaciones autoritarias que no han quedado atrás”, explica Alonso.

Contraofensiva ortodoxa

VII Congreso del Partido Comunista de Cuba
VII Congreso del Partido Comunista de Cuba

Como han señalado Ravsberg en Público.es y (en la publicación estadounidense Politico) la periodista especializada en asuntos cubanos Ann-Louise Bardach, el reciente VII Congreso del Partido Comunista fue escenario de una contraofensiva de la ortodoxia comunista contra una mayor apertura política y económica en la isla.

“Los ortodoxos quieren cambiar nada menos que 600 puntos de la propuesta de modelo realizada por el gobierno. Para lograrlo intentaron limitar el debate al reciente Congreso del Partido donde contaban con más fuerza. Sin embargo, la protesta surgió desde la misma militancia comunista (…) Finalmente, se acordó llevar el debate a toda la nación”, dice Ravsberg.

Bardach apunta, por su parte, que tras ser exhortados por Fidel Castro a “luchar sin tregua” los intransigentes del Partido "pasaron los primeros tres días del Congreso emitiendo edictos retrógrados, restableciendo su hegemonía". Aferrados por puro instinto de supervivencia a la línea dura, “rechazaron el retiro de la vieja guardia y demeritaron las reformas que podían rescatar a la moribunda economía”.

Bajo la égida de la intolerancia partidista (Raúl Castro reiteró en el Congreso que el Partido seguirá siendo la fuerza directriz de la sociedad), la labor de Cuba Posible a través de su discurso disonante --sin llegar a quebrar la armonía-- y más centrista e inclusivo, es aplaudida por algunos, mientras que otros la consideran insuficiente.

Refiriéndose en Diario de Cuba al evento "Cuba y los desafíos actuales", celebrado el mes pasado en Nueva York, el escritor cubano Francisco Almagro reseña: “En cuatro paneles formados principalmente por cubanos de la Isla y de la diáspora, se debatió sobre la aspiración al desarrollo hasta 2030, la calidad del cambio social con bienestar, equidad y justicia; cómo ven la Cuba presente personajes de la política global, y por último, si la supuestas transformaciones en Cuba son asuntos de poder, de conocimiento o de actores. Lo más interesante del evento fue la pluralidad, cuando no los puntos divergentes e incluso contrapuestos de quienes allí participaron”.

Roberto Veiga durante el evento "Cuba y los desafíos actuales", en Nueva York (Cuba Posible).
Roberto Veiga durante el evento "Cuba y los desafíos actuales", en Nueva York (Cuba Posible).

En cambio, para el académico cubano Haroldo Dilla en Cubaencuentro , si bien la existencia de CP es positiva, su inclusividad es limitada:

“Me parece muy bien que CP se reúna, en New York o en La Habana. Me parece muy importante que potencie la discusión sobre el futuro de la Isla. CP es una plataforma legítima y con un rol limitado, pero positivo en muchos sentidos. Y creo que esta reunión tuvo a su favor figuras intelectuales aceptables, y algunas de primer orden como fueron los casos de Carmelo Mesa Lago, Pedro Monreal y Mauricio de Miranda”, señaló Dilla.

“Pero también creo que Cuba Posible está comportándose con el mismo sectarismo exclusionista que el Gobierno cubano. Solo que cada cual escoge a sus ilegítimos. Voy a recordar que en los mismos momentos en que se celebraba esta reunión, estaban en New York diferentes cubanos con méritos suficientes para estar en la reunión, e incluso en algún panel", acotó.

"Estaba, por ejemplo, Manuel Cuesta Morúa, activista cívico oposicionista con un perfil intelectual plenamente reconocido y que acaba de lanzar un programa político/social democrático de altos quilates. Estaba Rafael Rojas, a quien no tengo que presentar, y al que se permitió asistir en el público por petición propia. Estaba Armando Chaguaceda, un doctor en Ciencias con una obra teórica de muy alta calidad. Y estaba yo, que al menos me merecía que me hubieran invitado a mirar sin hablar”, agregó.

“La exclusión tiene que ver con otra variable: la lealtad al Gobierno cubano. Al menos esa variable blanda de lealtad que sigue considerando a la élite política cubana como un interlocutor legítimo y creíble (la apología al discurso supuestamente democratizador de Raúl Castro es enternecedora), al régimen como un dispositivo reformable, y a los opositores que no creen en eso como fichas despreciables”, aseveró Dilla.

¿En la cerca?

Aunque el amago (armónico con el poder) de CP hacia el centro político puede ser un atractivo para ciertos críticos orgánicos, o para aquellos que, aunque no se creen el manual, tampoco tienen vocación de kamikaze como los opositores activos, un viejo dicho recurrido por los militantes del partido para “echar frío” a los alteradores de la sagrada unanimidad prescribe que “aquí nadie puede estar en la cerca”. Y así la propaganda oficial no ha tardado en enfilar sus cañones contra el laboratorio de Veiga y González.

“Con el lenguaje arrogante que caracteriza a todo pensamiento totalitario, los pelotones de fusilamiento digital cubanos —ajusticiadores en las sombras— vieron en los participantes, auspiciadores y financistas a "agentes de la CIA", "especialistas de la subversión", y "viejos amigos de la FNCA (Fundación Nacional Cubano Americana)", dice Almagro.

Tanto Las Razones de Cuba, un sitio de la Seguridad del Estado, como el bloguero oficialista Iroel Sánchez ( “el oficial que atiende” extraoficialmente a CP), pasan por alto en su misión de desprestigio que el evento en Nueva York fue patrocinado por la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), “una organización autofinanciada y con un largo expediente de lucha a favor de eliminar el embargo y cooperar en la mejoría de las relaciones entre Cuba y EEUU”, como señala Almagro, para concentrarse en la sede de la conferencia, proporcionada por Open Society Fundation, la fundación liberal creada y dirigida por George Soros, y a la que acusan de alentar revoluciones democráticas desde Ucrania hasta Venezuela.

¿Llegará a ser más eficiente y aglutinadora que la disidencia tradicional Cuba Posible como fuerza política, con su mensaje intelectual de discrepancia suave, fresca y bajita de sal? ¿Merecerá que el poder le conceda algunos escaños en una Asamblea Nacional reformada?

“No sabemos el ‘pasado que le espera’ a Cuba Posible. Lo más probable es que implote: hay colocada suficiente dinamita en sus bases para hacerla explotar desde adentro”, subrayó Almagro.

“Solo hay que esperar la orden. Orden detenida, creen algunos, porque alrededor de Cuba Posible hay importantes hombres de negocios, personalidades de izquierda y hombres y fundaciones de una larga tradición humanitaria que pudieran ser útiles ante el caos que se avecina. Los desafíos de Cuba Posible son los mismos de Cuba en todos los tiempos: sobrevivir a los intereses personales, a los necesitados de méritos y de dólares; sobrevivir a una Cuba encarnada en hombres cuyos proyectos están por encima del bien de todos”, concluyó.

Vea todas las noticias de hoy

Las bienales del castrismo

Fidel Castro saluda a la artista Setsuko Ono en la 8va Bienal de La Habana, en 2003.

El cinismo de la dictadura totalitaria cubana no conoce límites, pero la abyección de sus secuaces, particularmente los que se desempeñan en el sector intelectual, es una profunda muestra de cómo se descompone el creador cuando sirve al poder.

El castrismo, una herramienta represiva cuyo único objetivo es el control, siempre gustó tinturarse de creadores que le sirvieran incondicionalmente, de ahí la consigna de Fidel Castro, un hombre talentoso y brillante que nunca creo nada a excepción de un régimen despiadado e ineficiente y un folleto, “La Historia me absolverá” que los cubanos evidentemente nunca leímos con atención porque nos hubiéramos percatado que el sujeto prometía un mundo a su exclusiva conveniencia.

Fidel no fue capaz de teorizar sobre su única obra, el “castrismo”, pero si fue preciso en su consigna a los intelectuales, un parte aguas que los creadores de la época debieron asumir que presagiaba el fin de sus derechos creativos y hasta de su libertad de conciencia, “Dentro de la Revolución todo; contra la Revolución nada”.

El régimen impuso el control cultural, de ahí la otra frase: “inevitablemente también una revolución cultural en nuestro país”, que debió alarmar a los creadores cubanos, “lo primero es la Revolución misma. Y después, entonces, preocuparnos por las demás cuestiones”.

Y luego apuntar de forma demoledora: “Es decir, que el campo de la duda no queda ya para los escritores y artistas verdaderamente revolucionarios; el campo de la duda queda para los escritores y artistas que sin ser contrarrevolucionarios no se sientan tampoco revolucionarios”.

Después de esta afirmación numerosos creadores cubanos siguieron sirviendo al régimen por un miedo que invalidó su conciencia o peor, por un plato de lentejas que algunos terminaron comiendo en la cárcel.

Ante estos conceptos expresados por el dictador en jefe y por la obra destructiva de su régimen de 60 años a ningún observador o víctima del castrismo debe sorprenderle el reciente Decreto 349 y otros que le precedieron, ni la encarcelación de los intelectuales libres que se oponen al control del pensamiento y de la obra, como tampoco la exclusión de artistas críticos de lo que acontece en la isla.

Las bienales castristas, así como los congresos culturales de cualquier tipo celebrados bajo el auspicio del régimen, no pueden ser genuinos foros de la creación. Un evento que se realiza en el marco de la censura y la amenaza de prisión como les ocurrió a la creadora y activista Tania Bruguera y a Luis Manuel Otero Alcántara, es un fracaso, porque sin libertad, condición que se perdió en 1959 en Cuba, no es posible al arte.

Esta penosa realidad es la que determinó que varios artistas cubanos dirigieran una carta abierta a sus pares invitados a la Bienal de La Habana demandándoles solidaridad con los creadores que se oponen al Decreto 349, especificando que los firmantes son artistas vulnerables por haberse opuesto a la ley que criminaliza la producción artística. También piden a los participantes de la Bienal invitar a artistas independientes que fueron perjudicados por el decreto y a compartir con ellos los espacios o escenarios de exhibición del evento.

Es fundamental que los intelectuales libres, los creadores que solo responden a su conciencia, al igual que organizaciones como el Pen Club Internacional se manifiesten categóricamente contra estos fraudes del castrismo, de ahí la importancia de la reciente declaración del Pen Club de Escritores Cubanos en el Exilio que preside José Antonio Albertini, que afirma que“el castrismo en su condición de depredador del pensamiento libre no cesa en sus ofensivas contra la libertad, y en brindarle al mundo, una imagen en la que los cubanos hacen dejación hasta de su propia vocación artística por la Revolución, tal y como exigiera Fidel Castro en las reuniones que sostuvo en 1961 con intelectuales cubanos en la Biblioteca Nacional de Cuba”.

Hay una realidad incontrastable, todos los eventos que se celebran en Cuba tienen que ceñirse al pensamiento oficial, responder a los intereses del régimen, en particular los relacionados con actividades creativas, en consecuencia los artistas que participan en estos eventos deben tener mucho cuidado de no convertirse en víctimas o victimarios del totalitarismo.

Colombia, un foro por la Justicia

Rafael Guarín, alto consejero presidencial para la Seguridad Nacional de Colombia reunido con Comisión JusticiaCuba. A su izquierda el presidente de la Comisión JusticiaCuba, Rene Bolio y el expreso político cubano Luís Zuñiga. A su derecha el asesor de

El esfuerzo que viene realizando el jurista mexicano René Bolio a través de la Comisión Internacional Justicia Cuba para divulgar los crímenes de lesa humanidad del totalitarismo castrista ha cosechado numerosos éxitos, entre los cuales se destacan la Conferencia de los Derechos Humanos en Cuba organizada por la OEA en diciembre pasado y que presidió su secretario general, Luis Almagro y el “Foro Víctimas del Comunismo, Crímenes de Lesa Humanidad y Tribunal Internacional” celebrado en el Senado de Colombia y que rigió la senadora María Fernanda Cabal.

El Foro que se efectuó en el Salón de la Constitución del senado colombiano atrajo la escucha de numerosas personas, pero lo que más llamó la atención fueron los muchos jóvenes que asistieron y el interés que mostraban en los asuntos tratados. Sus preguntas a los ponentes fueron numerosas antes y después del evento.

El programa se desenvolvió en dos sesiones, con representantes de Colombia, Venezuela y Cuba. Cada expositor abordó asuntos específicos de su país, enfatizando la alta criminalidad de los regímenes castrista y chavista, sin dejar de hacer mención a las violaciones intangibles que ambas dictaduras han cometido contra sus respectivos pueblos, al mismo tiempo que han dañado gravemente la economía, destruido el tejido social y violado los derechos fundamentales de sus ciudadanos, situación que desde las perspectivas de algunos de los asistentes puede presentarse en Colombia, donde las facciones narcoterroristas continúan amenazando seriamente a una de las democracia más antigua del continente.

Se enfatizaron los perjuicios que la alianza castro chavista le causa a todos los pueblos de América, no solo a los de Cuba y Venezuela y que la mejor manera de neutralizar esta amenaza seria concertar las fuerzas democráticas del hemisferio para que elaboren estrategias conjuntas que eliminen el discurso populistas y demagógicos, también, las causas y situaciones que las fuerzas contrarias a la libertad y el derecho utilizan para avalar sus propuestas.

Entre las valiosas presentaciones destaca la del historiador colombiano, Fernando Vargas Quemba quien presentó filmaciones y fotografías de los atentados terroristas de las guerrillas, un notable esfuerzo para que no se pierda la memoria de tantos crímenes, por su parte el expreso político cubano Luis Zúñiga hizo un crudo relato de los crímenes del totalitarismo castrista.

Algunos de los jóvenes que conversaron con el autor de esta columna expresaron preocupación por el futuro del país, la aplicación de la Justicia y el conflicto del gobierno con las comunidades indígenas del departamento del Cauca, que en su opinión, estaba siendo manejado por grupos extremistas que buscan desestabilizar el gobierno para que el presidente Iván Duque no termine su mandato constitucional, situación que se comprobó al descubrir la Fiscalía, después del Foro, que grupos ilegales infiltrados entre los indígenas, preparaban un atentado contra el mandatario.

La inestabilidad que generan las facciones extremistas es una realidad al igual que el amplio respaldo que la dictadura transnacional cubana les presta, lo que las hace más peligrosas y difícil de combatir, razón por la cual es un deber de todos los amantes de la libertad sumar esfuerzos para garantizar nuestros derechos.

La dupla Cuba y Venezuela con sus asociados de Bolivia y Nicaragua, conforman la retaguardia de los irregulares. Según informaciones el 43 por ciento de los extremistas del Ejército de Liberación Nacional de Colombia, ELN, está radicado en Venezuela, asentado en el denominado arco minero y Cuba, en su reiterada práctica de ser santuario de los narcoterroristas, protege a líderes del ELN involucrados en el atentado a la Academia de Policía de Bogotá.

Este Foro sobre Victimas del Comunismo es una actividad a repetir porque como refleja un reciente comunicado de apoyo a esa gestión es “necesaria la creación de un Tribunal Internacional para Juzgar los Crímenes de Lesa Humanidad cometidos por el Régimen Comunista de Cuba contra el pueblo cubano y otros pueblos”, una gestión que bajo el liderazgo de René Bolio y la senadora María Fernanda Cabal puede y debe rendir grandes beneficios a la democracia continental, porque la dictadura de los Castro es el cáncer primario de los malignos tumores que desgobiernan en Venezuela, Nicaragua y Bolivia amenazando los derechos de todos nosotros.

Venezuela: peligro de atasco

Soldado colombiano en la frontera con Venezuela. Archivo.

Los numerosos países involucrados en la crisis venezolana pueden afectar la solución de la misma si no asisten materialmente a la oposición y desisten de instrumentar sanciones y medidas que limiten las posibilidades de sobrevivencia del régimen de Nicolás Maduro.

Sin embargo, la oposición venezolana tiene que hacer todo lo posible por controlar la situación y que las alianzas concertadas no limiten su capacidad operativa. Los aliados son esenciales cuando se combate una dictadura ideológica o una pandilla del crimen organizado, como la que detenta el poder en Venezuela, pero nunca se les debe permitir asumir el control de las operaciones o tener veto sobre las mismas, porque la realidad es que los que encarnan un proyecto nacional son los únicos que bregarán hasta el último aliento con independencia de los resultados.

Sobran ejemplos de ‘Aliados Fríos’ que abandonan a sus protegidos con o sin motivos, o se envuelven en una retórica adormecedora, después de crear una sensación de dependencia altamente perjudicial al propósito original. La internacionalización de los conflictos tiende a estancar las soluciones, sea porque los eventuales aliados no actúan con firmeza, o las partes en conflicto pierden el protagonismo.

Los frustrados intentos de cooperantes nacionales e internacionales de hacer ingresar a Venezuela la tan necesitada ayuda humanitaria, ejemplifican las limitaciones de las partes, en particular la de gobiernos extranjeros que tienen compromisos propios.

Los factores foráneos que se involucran en disensos nacionales se convierten en parte del mismo, en consecuencia, las soluciones demandan un consenso más complejo en el que concurren intereses y conveniencias extrañas que enmarañan las posibilidades de la oposición nacional de asumir iniciativas que no cuenten con el respaldo de sus eventuales aliados.

La oposición al contraer compromisos con sus aliados, debe asumir una conducta acorde a los postulados que sus compañeros de viaje defienden públicamente.

En este aspecto la cuadrilla de Maduro y Cabello a pesar de sus compromisos firmes con el Castrismo, Rusia y China, sin pasar por alto los estrechos vínculos con el narcotráfico y el crimen organizado, tiene un mayor espacio operativo porque sus aliados por naturaleza son partidarios de posiciones extremas y favorecen enfoques contrarios a la cesión de los poderes y espacios conquistados.

Ninguno de los regímenes asociados al castro chavismo, particularmente el de Cuba, están sometidos a la presión de una poderosa opinión pública ni a una oposición que pueda poner en peligro el control que ejercen sobre el país.

El régimen castrista es el aliado más incondicional del sindicato del crimen que controla Venezuela porque su propia existencia está estrechamente vinculada a la permanencia de la cuadrilla Madurista en el gobierno.

El alto número de militares y agentes represivos cubanos asentados en Venezuela son el principal baluarte de ese régimen, mucho más confiable que la cúpula del alto mando de las Fuerzas Armadas de Venezuela, que a pesar de la profunda corrupción denunciada, está sometida a vivir la crisis estructural que sufre la nación.

No obstante y con independencia de cómo se agudiza la crisis o se presente una salida, el mantenimiento del “statu quo” solo favorece a los que detentan el poder real, en este caso a la caterva de Nicolás Maduro. Es una gran verdad que la internacionalización de los conflictos domésticos tiende a postergar las soluciones y que solo se llega a ellas cuando los factores externos involucrados en el diferendo asumen como propia la situación y toman los riesgos que demanden sus intereses, más que los compromisos.

Un ejemplo clásico de esta afirmación fue el resultado de la implicación de Estados Unidos y la extinta Unión Soviética en la situación cubana que cuando derivó a un enfrentamiento de las grandes potencias como consecuencia de la Crisis de los Misiles, octubre 1962, la solución acordada sabiamente fue evitar una confrontación nuclear, aunque los cubanos siguieran siendo esclavos por toda la eternidad.

Es cierto que cuando se enfrenta una dictadura es muy difícil actuar en solitario, pero es muy lamentable y un grave error, que una fuerza política o militar cimente su desarrollo, estrategia y el logro de sus fines, en el compromiso y voluntad cooperativa de componentes extranjeros, una actitud que augura la derrota.

Reglamento Policial en Cuba

Un autobús pasa frente a un edificio con una cartelera de campaña del gobierno que dice "#YoVotoSi" en referencia a la nueva Constitución, en La Habana, el 13 de febrero de 2019

El gobierno cubano dice haber aprobado una Constitución a principios del 2019, pero en realidad lo que han hecho es imponer un reglamento policial que obliga a la población a aceptar el SOCIALISMO IRREVOCABLE, que es toda una aberración jurídica en lo que a teoría política y constitucional se refiere.Vayamos por parte: una Constitución debe ser un documento que establezca la libre determinación de todos los ciudadanos en una Nación. Y ese principio es el que establece la naturaleza soberana de esa Carta Magna, como representante del cuerpo social.

Si en ese territorio, que es el marco físico de cualquier nación, al ciudadano se le obliga a ser socialista y se le persigue o acosa porque su manera de pensar es alternativa o distinta, entonces en esa nación no existe ese sagrado derecho a pensar libremente.

En el caso cubano, obviamente existe esa imposición del SOCIALISMO, que además para el régimen castrista resulta irrevocable, casi un Dios inmutable y agresor.

Y que conste, por esta aberración jurídica de irrevocabilidad, en la Cuba castrista se acosa, se tortura y hasta se encarcela al ciudadano que se atreva a contradecirla.

Para entender en su propia naturaleza y desarrollo el REGLAMENTO POLICIAL que ha estado vigente en la isla cubana estas seis décadas de ausencia de libertades individuales, que desencadena la migración de huir del comunismo imperante, más los cientos o miles de cubanos que han sido maltratados y fusilados en las prisiones políticas del régimen castrista, tenemos que ir atrás al dictamen del dictador Fidel Castro en la Reunión con los Intelectuales en 1961 cuando sentenció con criterio casi imperial: “dentro de la Revolución, todo, fuera de la Revolución nada o ningún derecho”.

Todos los pactos y documentos de Derechos Humanos sobre los Derechos Civiles y Políticos del mundo insisten con claridad meridiana “que nadie debe ser molestado ni acosado ni maltratado a causa de sus opiniones”.

En toda Cuba, durante la imposición del Reglamento Policial que se aprobó el 24 de Febrero del año en curso, fuimos testigos de los cientos de cubanos que fueron maltratados y encarcelados por manifestar que votarían NO o NO VOTARIAN ante el susodicho proyecto. Y esto de por sí descalifica el evento aprobatorio y lo anula jurídica y moralmente.

Otro elemento que descalifica el evento eleccionario castrista reciente fue que la acción de votar se realizó con lápiz y lo que pinta el creyón de un lápiz, se borra fácilmente con una simple goma de borrar.

Por lo tanto, el Reglamento Policial de 2019, que ellos califican erróneamente de constitucional, es simplemente un reglamento represor que no valida autoridades ni soberanías…

El problema venezolano: Cuba “empuja pero no se da golpes”

Nicolás Maduro y Raúl Castro

Para el análisis de la problemática venezolana actual es necesario partir de algunas bases:

· Primero, es la Cuba castrista quien mantiene a Maduro en el poder; por eso, de no haber opción militar en Venezuela, habría que sancionar/negociar con Cuba y no con Venezuela para obtener algún resultado. Ahora, Cuba “empuja, pero no se da golpes”;

· En segundo lugar, Maduro en Venezuela - adiestrado por los hermanos Castro en Cuba - jamás se irá “por las buenas”; él sigue el postulado castrista: “lo que por la fuerza tomamos, por la fuerza tienen que quitárnoslo”. Sin opción de fuerza, no hay solución;

· En tercer lugar y basado en la rotunda negativa latinoamericana de que no haga “uso de la fuerza” en Venezuela, EUA no intervendrá con tropas hasta que Latinoamérica no de la luz verde, como copartícipe (opción preferencial) o no, de la contienda;

· En cuarto lugar, hay interés electoral de Trump en este evento, que le garantizaría ganar el voto latino de EUA y el estado de la Florida, sin discusión. Para esto sería preferible esperar un año más, lo cual en apariencias es casi imposible.

Esto que acá se escribe lo saben también los “asesores” cubanos y Nicolás Maduro, por eso se dan el lujo de convidar nada menos que a soldados rusos para desembarcar uniformados en el aeropuerto de Caracas. Se permiten apagones de varios días cubriendo la capital y el resto del territorio nacional, momento ideal para una acción armada desde el exterior. Mandan a apresar al segundo hombre de Guaidó, y EUA - junto a Latinoamérica - se comportan como si nada. La situación es casi límite para la dictadura de Maduro, pero las circunstancias lo favorecen.

La inexplicable negativa del Grupo de Lima de oponerse de manera pública y repetidamente al uso de la fuerza para liberar a Venezuela (podrían incluso no estar de acuerdo, pero no explicitarlo tan frecuentemente, porque esto da seguridades a Maduro) va mucho más allá del miedo a arriesgar sus juventudes en una contienda bélica. Hay mucho de anti-norteamericanismo remanente (incluso entre los militares brasileños, los más declaradamente pro-norteamericanos según su propio presidente). Esto desconcierta a EUA, que se siente aislado en un problema que es común, incluso más latinoamericano que norteamericano.

En estos momentos el tiempo corre a favor de Maduro, Cuba y sus secuaces; no sólo porque el calendario electoral de EUA no incentiva ahora a la administración Trump - interesada en una reelección - a la deposición de Maduro por la vía militar (lo ideal sería inicios del año electoral de 2020) sino también porque la correlación venezolana interna de “fuerzas” (aquellas que no quiere el Grupo de Lima) le favorece plenamente a Maduro, su policía política y “colectivos”.

En las condiciones actuales, no es difícil percatarse que re-direccionando los golpes (militares, sanciones, conversaciones bajo la mesa, etc.) asestarlos contra la Cuba castrista, porque resultaría en un dividendo mayor, ya que el esfuerzo contra Cuba sería mucho menor que contra Venezuela. El éxito de los golpes contra el poder castrista redundaría además en un triunfo triple, pues implicaría muy probablemente en la liberación simultánea - y muy deseable - de Cuba, Venezuela y Nicaragua. No sería descabellado re-direccionar las acciones contra “la base” de todo: Cuba, que hoy es tan, o más débil que Venezuela y sostiene todo el andamiaje.

Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

Cargar más

XS
SM
MD
LG