Enlaces de accesibilidad

Cuba

Negocios clandestinos en Cuba burlan prohibición estatal

El gobierno cubano prohibió la venta de ropa y otros artículos importados, y reforzó las restricciones aduanales sobre la importación de mercancías con carácter comercial.

Además del medio millón de cuentapropistas con licencia, existen en la isla entre 200.000 y 300.000 personas que tienen negocios ilegales. Al no pagar gravámenes, ganan más dinero, pero se exponen a sanciones penales.

Hace unos años, a varios socios de Arturo se les descompensó la presión arterial cuando les notificaron que el Estado prohibía negocios privados como los cines 3D y las tiendas de ropa. Pero otros emprendedores aprovecharon la derogación para comenzar a operar en la clandestinidad.
Es una simple puerta giratoria la que determina cuáles negocios son legales o ilegales.

“De toda la vida, en Cuba han existido bisnes por la izquierda. A finales de los años 80 yo comencé a vender pan con bistec de res a diez pesos y cerveza a dos en un solar del barrio de San Leopoldo. Hice un baro largo. A la par compraba dólares, entonces prohibido por la ley, a cuatro pesos y luego mediante un estudiante africano becado en la Isla, adquiría ropa, calzado, electrodomésticos y equipos de música en las tiendas por divisas para extranjeros. El negocio era clandestino y corría riesgos. Si te pescaba la policía, te sancionaban a cuatro o cinco años en el tanque. Pero las ganancias eran grandísimas”, indica Arturo, un comerciante ilegal que ha vivido de lo que se cae del camión.

Arturo fuma un mocho de tabaco mientras en un televisor de pantalla plana observa un partido de béisbol de la Serie del Caribe. Bebe un sorbo de café y aporta más detalles.

“Por la izquierda es mejor. No tienes que pagar un centavo de impuesto y debido a la inflación y carestía de la vida en Cuba se gana un buen billete. Eso sí, tienes que mojar con dinero a policías, inspectores y las veinte mil vírgenes, pa' que viren la cara para otro lado. En los años 70 y 80 era más difícil escapar de la vigilancia policial y la chivatería de los CDR. Ahora no. La corrupción es absoluta. Con dinero en mano, casi todo se resuelve”, acota Arturo, quien lo mismo vende tazas de inodoro y leche en polvo que sacos de cemento cola robados de almacenes estatales.

“Siempre vendo más barato que en la shopping (tiendas por divisa)”, dice. Aunque no hay una cifra exacta de la cantidad de personas que en el país ejercen negocios clandestinos, Octavio, empleado de la oficina estatal que fiscaliza el trabajo por cuenta propia (ONAT), cree que “además del medio millón de cuentapropistas con licencia, existen de 200.000 a 300.000 personas que tienen negocios ilegales y evaden el fisco. Quizás sean más”, opina el empleado estatal.

Les presento a Nilo, nombre ficticio. Su especialidad es el hurto y sacrificio de ganado vacuno: “La labor de un matarife de vaca es compleja. Debes cuidarte por igual de la monada (policía) y de los chivatones de la cuadra, pero se gana un baro largo. En Cuba todos los negocios con alimentos dejan buenas ganancias. Recuerda que aquí se vive para comer. El problema es cuando te pilla la policía, pues las sanciones pueden ser de 20 años a cadena perpetua”.

En La Habana, la libra de carne de res se vende a 2.50 CUC. Es un alimento suntuario, como el castero, especie marina tan codiciada como los camarones y las langostas. O las naranjas, hace tiempo desaparecidas en combate.

Según la prensa oficial, solo en la provincia de Villa Clara, en la zona central de la Isla, alrededor de 400.000 reses mueren por hambre y sed en un año.

“La mayoría de esas muertes se deben a un acuerdo entre las vaquerías y campesinos privados, para luego vender la carne. Hay guajiros que antes de venderlas al Estado, que paga 30 o 40 fulas (CUC) por una vaca, la ponen en la línea del tren para que la atropellen y después vender la carne”, afirma Nilo.

Adriana reside al oeste de la capital y de manera discreta transformó dos habitaciones de su casa en una tienda de ropa de marcas que no tiene nada que envidiarle a las boutiques de los hoteles de cuatro y cinco estrellas.

Vendo pacotilla de calidad por catálogo. Y los clientes de confianza me pueden pagar a plazos, algo que no hace el gobierno. Trato de conseguir las últimas tendencias de la moda. Compro mercancía de primera en la zona franca de Colón, Panamá, en Miami o tiendas de Moscú”, comenta Adriana. Para la adquisición de pacotillas textiles, ella suele viajar varias veces al año a Estados Unidos, Centroamérica o Rusia.

Una gloria del deporte cubano, el luchador estilo grecorromano, Cándido Mesa, fallecido el pasado 3 de enero, a un costado del hospital Hermanos Ameijeiras, en Centro Habana, tenía un almacén clandestino de materiales construcción que ofertaba a precios más bajos que en las tiendas estatales.

La mercancía a veces se trasladaba al cliente en ambulancias del hospital. “Para no llamar la atención”, me comentó Mesa hace cuatro años. “A pesar de ser multicampeón, el gobierno me ha tirado a m... Como muchos cubanos tengo que vivir por la izquierda para poder mantener a mi familia”.

Daniel confecciona rejas, ventanas y puertas de hierro. Y desde hace quince años lo hace evadiendo la vigilancia estatal. “Desde que comencé a trabajar lo hago por debajo de la mesa. Nunca he trabajado para el Estado. Es verdad que se debe ser cuidadoso, pero el gobierno no despluma tus ganancias como a los cuentapropistas con licencia”.

A pesar de correr sus riesgos, en Cuba aumentan las personas que trabajan fuera del radar estatal. Debido a la corrupción generalizada, y al no pagar gravámenes, ganan más dinero.

Vea todas las noticias de hoy

Criminalización de derechos civiles en nuevo Código Penal cubano, en la mirilla del OCDH

Yaxys Cires, director de Estrategia de Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH). (Foto: OCB/ Roberto Koltun/Archivo)

El aumento a 24 de los considerados “delitos” a los que se puede aplicar la pena de muerte en el nuevo Código Penal cubano, que entrara en vigor el 1 de diciembre, continúa recibiendo las críticas y el rechazo de organizaciones defensoras de los derechos humanos, tanto nacionales como internacionales.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), organización con sede en Madrid, España, condenó este martes la remodelación de dicho Código, que restringe aún más las ya limitadas posibilidades de los cubanos de ejercer sus derechos civiles.

“La pena de muerte toma fuerza en Cuba. Tras la aprobación del nuevo Código Penal ascendieron a 24 los delitos sancionables con la pena capital. De esta manera, el Estado cubano marcha contrario a la tendencia internacional de abolir la pena de muerte, e intenta usar la nueva norma para amenazar, incluso con la muerte, a quienes intenten cambiar la situación de represión y miseria”, expresó Yaxys Cires, director de Estrategia del OCDH, en una nota de prensa publicada este martes.


En declaraciones a Radio Martí, Cires se refirió también al endurecimiento de este nuevo Código, que penaliza con severos castigos el ejercicio de derechos reconocidos en la Constitución de la República, lo cual deja la definición de “delito” a la interpretación intencionada de quienes ostentan el poder en la isla.

OCDH rechaza nuevo Código Penal cubano
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:11 0:00

“El propio código condena a penas que pueden llegar hasta a 10 años a aquellos ciudadanos que ejerzan derechos, incluso, reconocidos en la propia Constitución. También persigue determinadas formas de expresión de descontento ciudadano, acogiéndose al derecho a manifestación, a la libertad de expresión, por ejemplo. Estas acciones de los ciudadanos, incluso cívicas, son condenadas incluso cabiendo penas de prisión”, apuntó Cires.

“Estamos denunciando esto porque, en realidad, lo que está haciendo el Estado cubano es dotándose de más instrumentos para acallar, perseguir, reprimir, en especial, aquellas nuevas formas de manifestación de ese descontento ciudadano por el fracaso político, económico y social del propio régimen”, concluyó.

Por su parte, la nota de prensa publicada por el OCDH hace énfasis en la criminalización, que el código Penal institucionaliza, de la colaboración, en todos los sentidos, de instituciones extranjeras con la sociedad civil cubana.

“También se criminaliza y establece una condena de hasta 10 años de prisión contra las actividades de cooperación internacional o de asistencia financiera a proyectos de la sociedad civil independiente, fuera de control estatal (142), lo cual, además de ir en contra de un derecho reconocido por la ONU a la sociedad civil, es un obstáculo para la asistencia al empobrecido pueblo cubano”, señaló el OCDH.

La organización concluye que, con este nuevo Código Penal, el régimen cubano persigue el ejercicio cívico de cualquier derecho político.

(Con reporte de Ariane González para Radio Martí)

En apenas 2 meses casi 3 mil balseros; EEUU muestra cómo procede con los inmigrantes de Cuba en altamar (VIDEO)

Balseros cubanos rescatados a 6 millas de Big Pine Key, Florida, el 28 de noviembre de 2022.

En apenas dos meses casi 3 mil balseros cubanos han sido detectados por las autoridades estadounidenses, que han publicado este martes una recopilación de operaciones de rescate ejecutadas en los últimos días.

La cifra de intercepciones de balseros cubanos desde el pasado 1 de octubre (inicio del Año Fiscal 2023) asciende a 2, 755, de acuerdo al parte más reciente de la Guardia Costera.

El lunes 126 inmigrantes de Cuba fueron devueltos a la isla como parte de las repatriaciones llevadas a cabo por el Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos.

Los 126 balseros fueron interceptados en ocho operaciones de rescate, en las áreas marítimas de Key West, Big Pines Key, Cayo Marquesas, Dry Tortuga y Woman Key.

El video publicado hoy por la Guardia Costera muestra detalles de estos operativos, desde que los cubanos son avistados por los servicios marítimos y aéreos de los guardacostas; las instrucciones en español que les dan los oficiales en los primeros intercambios con los inmigrantes, el rescate de un menor y el ofrecimiento de chalecos salvavidas, alimentos, entre otros momentos del protocolo en que los cubanos quedan definitivamente en custodia de las autoridades de EEUU.


Al informar sobre la repatriación de los 126 inmigrantes, el Teniente Paul Puddington, del Distrito Siete de la Guardia Costera, llamó la atención sobre los riesgos que afrontan quienes intentan arribar a territorio norteamericano por mares considerados peligrosos y en embarcaciones que no cumplen las mínimas condiciones de seguridad.

"Las tripulaciones de la Guardia Costera y de las agencias asociadas están patrullando los Estrechos de Florida, y los Pasajes de Barlovento y Mona para evitar la trágica pérdida de vidas de estos viajes marítimos peligrosos e ilegales. Por su seguridad, la de sus amigos y familiares, no se haga a la mar", advirtió Puddington.


Delegaciones de Cuba y Estados Unidos han sostenido durante este año dos reuniones para analizar la aplicación de los acuerdos migratorios, en medio de una emigración masiva de cubanos sin precedentes.

La actual ola migratoria que ha llevado a cientos de miles de cubanos a los puntos fronterizos de Estados Unidos, ha roto en 12 meses todos los récords históricos de la emigración cubana para un periodo corto. Desde el 1 de octubre de 2021 hasta el 30 de septiembre de 2022, correspondiente al año fiscal 2022, las autoridades estadounidenses han registrado el arribo de 224.607 cubanos. También en ese mismo periodo fueron interceptados 6.182 balseros cubanos.

Estados Unidos anunció que el próximo 4 de enero empezará a asumir el procesamiento completo de visas para inmigrantes en su consulado de La Habana, luego de que en mayo iniciara una entrega "paulatina" y "limitada" de visados de reunificación familiar.

El régimen de La Habana reconoció recientemente que Estados Unidos cumplió este año con las 20.000 visas de inmigrantes, tal como prevén los acuerdos migratorios entre las dos naciones.

Jiménez Enoa: las estrategias del régimen son un desastre y ahora Cuba busca migajas de cualquier tipo

Miguel Díaz-Canel y el presidente chino Xi Jinping en Pekín el 25 de noviembre de 2022. (Ding Lin/Xinhua via AP)


El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel realizó una gira internacional de 11 días a Argelia, Rusia, Turquía y China, en un acto de desesperación para pedir "ayuda y misericordia", declaró el autor cubano Abraham Jiménez Enoa en un artículo de opinión en el diario The Washington Post.

El periplo fue para que "sus viejos aliados le echen una mano al régimen cubano que se hunde en un pantano de penurias", comentó el fundador del medio independiente El Estornudo, quien tuvo que salir de Cuba debido a las presiones del régimen comunista.

"La incapacidad gubernamental del régimen y sus desastrosas estrategias económicas durante décadas, Donald Trump y sus sanciones —aún vigentes— contra la isla y el saldo económico de la pandemia tienen a Cuba en un estado de calamidad, idéntico o peor que aquellos años cuando la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) se hizo polvo y su desaparición provocó el desajuste para siempre de la estructura ósea de la economía cubana que se alimentaba casi por completo de Europa del este", advirtió.

"Hoy, como en antaño, los cubanos tienen que hacer malabares para comer, para vestirse, para medicarse, para transportarse, para tener energía eléctrica, para que no les falte el agua potable, en definitiva, para vivir", dijo.

La situación es tan grave, dijo Jiménez Enoa, que "por más surreal que parezca y obligado por las circunstancias", el régimen ha tenido que intentar un acercamiento hacia Estados Unidos mientras busca oxígeno en Argelia, Rusia, Turquía y China.

La falta de capacidad del régimen para revertir esta situación por sí mismo es una circunstancia "que ha llevado a un gobierno, que durante seis décadas se ha negado a abrirse al mundo, a tener que aceptar ayudas como migajas de cualquier tipo y de quien sea para poder seguir en el poder, aunque eso suponga contradecir su propia historia, su supuesta esencia y sus cimientos", concluyó el autor cubano.

Artista cubana denuncia censura a su performance en Semana de Arte de Miami

Ana Olema (centro), Annelys Casanova (izq.) y Claudia Genluyi, durante el performance censurado. (Foto: Facebook de Ana Olema)

La artista y activista cubana Ana Olema denunció que fue censurada este domingo durante la última jornada de Spectrum Miami, un espacio de la Semana de Arte de Miami, cuando realizaba un performance vistiendo una camiseta impresa con la imagen del Che Guevara y un pequeño cartel escrito en inglés con la frase “CHE WAS A KILLER” (Che fue un asesino).

Olema hizo la denuncia en su cuenta de Facebook, este 4 de diciembre, el mismo día en que se cumplieron dos años de la protesta en solitario del joven Luis Robles Elizástigui en el Boulevard de San Rafael de La Habana, y por la cual fue detenido y sentenciado a prisión.

“Siendo la última jornada, decidimos ser más enfáticos y directos sobre la crisis política y social que hay en Cuba y yo, como artista, decidí hacer un performance llamado “The Killer”, explicó en Facebook la artivista, acompañada por la curadora de arte Claudia Genlui y la artista Annelys Casanova.


Añadió que, apenas dos minutos más tarde, aparecieron representantes de la Feria que “nos confrontaron, nos dijeron que podían llamar a la policía, que estábamos incomodando a los demás vendedores, que éramos desconsiderados".

Olema, residente en Miami, lamentó la situación de censura vivida cuando representaba una obra, precisamente, sobre la libertad de expresión, en un evento paralelo a Art Basel, una feria de arte de renombre internacional.

“Fue muy triste revivir todos estos malos momentos y fue casi un revivir memorias y traumas de otras épocas totalitarias”, dijo, en alusión a su vida pasada en Cuba.

"La organización del espacio debe saber que puso en riesgo nuestra integridad física, debido a que, por su actitud, otros participantes, vecinos nuestros que hasta ese momento estaban en armonía, se comenzaron a portar un poco agresivos. Esto fue una negligencia de parte de los organizadores; pudo pasarnos cualquier cosa, ya que ellos, en lugar de defender la libertad artística, nos censuraron. Además de mostrar una complicidad absoluta con la ideología genocida, que es el COMUNISMO. Imperdonable. Inaceptable. Somos Arte en Resistencia”, concluyó Olema en su post de Facebook.

La artista alegó que, durante el performance, fueron respetuosas de la ley y el orden, no violaron lo establecido y guardaron silencio, "hasta que ellos llegaron", explicó, apuntando a los organizadores del evento.

"¿Desconsiderados nosotros? ¿Por qué? ¿Por levantar la voz por un país que es violentado cada día?, ¿por Luis Manuel Otero Alcántara, Luis Robles, y cada preso y presa política en la Isla? Y por decir una clara verdad, sus ídolos son unos asesinos. El Che Guevara fue un ASESINO. Así de simple", aseveró Olema.

Dama de Blanco sigue sin atención médica en prisión, denuncia su esposo

Aymara Nieto Muñoz, en una imagen de archivo. (Foto: Captura de video/Estado de Sats)

La presa política Aymara Nieto Muñoz, quien padece hipertensión, permanece sin atención médica en la cárcel "Mujeres de Occidente", ubicada en El Guatao, La Habana.

Su esposo, el opositor Ismael Boris Reñí, quien la visitó el viernes, dijo que las autoridades del penal le han dicho que los medicamentos para controlar la presión arterial debe recetárselos el médico de la familia, algo a lo que, en su condición de prisionera, no tiene acceso.

"Cuendo estaba en Las Tunas sí le daban el tratamiento. Le daban sus pastillas. Pero todos esos documentos, incluso los documentos de la visita conyugal, los dejaron botados allá", denunció Reñí.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:07 0:00

El opositor dijo, además, a Radio Martí que, debido a la falta de un documento de liquidación, Nieto Muñoz continua en condición de pendiente de la condena anterior.

La liquidación de sentencia es un documento que el tribunal emite, detallando el tiempo de sanción, cuándo inicia y cuándo finaliza, entre otros aspectos.

Nieto Muñoz, también miembro de la Unión Patriótica de Cuba, fue condenada en el año 2018 a cuatro años de prisión por los delitos de “atentado” y “daños a la propiedad”, sentencia que extinguió en mayo de este año, mientras estaba encarcelada en Las Tunas, a donde fue traslada en 2020, acusada de liderar un motín, precisamente, en la cárcel del Guatao.

A principios de noviembre, la presa política fue regresada a una prisión de mujeres en La Habana, su lugar de residencia, donde cumple una sentencia de 5 años y 4 meses de cárcel por el cargo de desorden público en un centro penitenciario.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Cargar más

XS
SM
MD
LG