Enlaces de accesibilidad

Cuba

¿Llegó la hora de invertir en Cuba a pesar de las trabas?

Campos de golf y resorts de lujo, los próximos proyectos de inversión en la isla.

Los inversionistas le han puesto el ojo a Cuba, y los comunistas y las empresas internacionales esperan cambiar la reputación de la isla como un sitio donde no hay garantías de éxito, y sí muchos riesgos.

Hace 20 años una empresa canadiense firmó un contrato para construir campos de golf y condominios a lo largo de unos 4 kilómetros (2.5 millas) de lomas y playas bañadas por las aguas color esmeralda del Estrecho de la Florida, a escasos 65 kilómetros (40 millas) de La Habana.

Año tras año, el proyecto quedó en veremos. Hasta que Estados Unidos y Cuba iniciaron un acercamiento, desatando un boom turístico. Hoy, la empresa de Montreal 360 VOX dice que se prepara para comenzar las obras e invertir 1.400 millones de dólares en un campo de golf con 27 hoyos de golf, cuatro hoteles de lujo y 2.700 casas y departamentos suntuosos a ser vendidos a extranjeros.

"Algunos querrán ir a Eagle's Peak a ver el amanecer, ir a una clase de yoga en un sitio donde pueden saludar al sol", expresó el director del proyecto Guy Chartier mientras observaba extensiones de playa con viviendas de piedra prerrevolucionarias y campamentos públicos de la era soviética. "Otros querrán jugar una ronda de golf".

Cerca del enclave playero de Guanabo, los chinos planean su campo de golf.
Cerca del enclave playero de Guanabo, los chinos planean su campo de golf.

A escasa distancia hacia el oeste, una firma china se prepara para construir otro hotel con campo de golf en un sector alguna vez prometido a intereses británicos que se tuvieron que ir de Cuba en el 2011, en medio de acusaciones de corrupción. Más cerca de la playa de Varadero, otra empresa británica planea empezar a trabajar hacia fin de año en un complejo con un campo de golf de 18 hoyos y playa con 1.000 departamentos y casas.

Los inversionistas le han puesto el ojo a Cuba, y los funcionarios comunistas y las empresas internacionales esperan cambiar la reputación de la isla como un sitio donde los proyectos de inversiones siempre quedan en la nada. Un año y medio después de la normalización de relaciones con Estados Unidos, Cuba se prepara para lo que puede ser una nueva era de inversiones extranjeras u otra tanda de proyectos que no prosperan.

Luego de tomar el control de Cuba en 1959 y de nacionalizar empresas estadounidenses que eran dueñas de buena parte de la isla, Fidel Castro impuso una economía socialista centralizada que dependía de los subsidios multimillonarios de la Unión Soviética. Tras el derrumbe soviético, Cuba reemplazó esos millones con petróleo venezolano subsidiado por el gobierno socialista de Hugo Chávez.

El colapso de la economía venezolana dejó ahora a Cuba tratando de tapar agujeros en su presupuesto mediante una esperada ola de turismo y de inversiones del capitalismo internacional, sediento de ganancias.

Las cosas, no obstante, se mueven a paso lento.

A pesar del detente declarado en diciembre del 2014 por el gobierno de Barack Obama, el embargo comercial estadounidense sigue vigente e impide la mayoría de las inversiones estadounidenses en Cuba, al tiempo que complica las de otros países. A esto se suma una burocracia que hace que tome meses procesar un solo documento, para que pase de un ministerio a otro. Por ello no extraña que pasen años, si no décadas, sin que se registren grandes progresos en los proyectos.

"Oyen hablar de la normalización de relaciones con Estados Unidos y piensan 'tal vez Cuba esté abriéndose realmente'" al mundo, dijo Richard Feinberg, autor del nuevo libro "Open for Business: Building the New Cuban Economy" (Listo para hacer negocios: La creación de una nueva economía en Cuba). "Pero luego visitan la isla y comprueban que permanecen muchos de los obstáculos que impiden completar los proyectos".

En Jibacoa, 360 VOX espera poner fin a una espera de 20 años y comenzar los trabajos en el segundo semestre del 2017.

"Si hay algo que se necesita aquí es paciencia", expresó Chartier. "Las empresas no deben venir a Cuba si no tienen planes a largo plazo".

Un puñado de firmas pequeñas han comenzado a construir proyectos en la Zona de Desarrollo Económico de Mariel, un puerto de bajos impuestos que Cuba espera atraiga inversión extranjera y comercio. Las autoridades cubanas dicen que más de una docena de proyectos están a punto de ser aprobados.

Zona de Desarrollo Económico de Mariel.
Zona de Desarrollo Económico de Mariel.

El conglomerado de artículos para el consumidor Unilever regresa a Cuba luego de una ausencia de cinco años con una fábrica de 35 millones de dólares que producirá jabones, pasta de dientes y otros bienes para el cuidado personal. Cuba está firmando asimismo acuerdos para la inversión extranjera en fuentes de energía limpia, parte de iniciativas que buscan poner fin a la dependencia del petróleo venezolano.


Obama no puede levantar el embargo por su propia cuenta --eso está en manos del Congreso, controlado hoy por los republicanos, que se oponen mayormente al acercamiento a Cuba--, pero ha suavizado las restricciones, permitiendo por ejemplo que la startup Cleber LLC instale una pequeña fábrica en la zona de Mariel, que será la primera fábrica estadounidense que funcionará en Cuba desde la revolución de 1959. A pesar de la cálida recepción que le dieron los funcionarios cubanos, la empresa sigue esperando que se complete el papeleo.

"Es un proceso tedioso, muy vigilado. Entiendo que se tomen su tiempo", afirmó al fundador de la firma Saul Berenthal.

Los nuevos proyectos en marcha no generarían ni por asomo los 2.000 millones de dólares al año en inversiones extranjeras que el gobierno cubano dice necesitar para superar décadas de producción anémica y una exagerada dependencia de las importaciones.

Hotel Playa Cayo Coco, del Grupo Gaviota, pertenece al consorcio militar GAESA.
Hotel Playa Cayo Coco, del Grupo Gaviota, pertenece al consorcio militar GAESA.

Es imposible saber qué tan lejos está Cuba de ese objetivo. En uno de los países menos transparentes del mundo, datos básicos sobre la tasa anual de inversiones extranjeras son un secreto nacional.

"Tenemos que proteger nuestras estadísticas, nuestra información con mucho cuidado", afirmó José Chaple, director de políticas comerciales para América Latina y el Caribe del Ministerio de Comercio Exterior. "Para defendernos de ataques".

El privilegio de GAESA

Los proyectos que más se mueven en la isla parecen ser los de GAESA, un conglomerado manejado por los militares que es dueño de más de una tercera parte de las entre 50.000 y 60.000 habitaciones de hotel que hay en Cuba y que planea construir otras 30.00 para el 2030, la mayoría en complejos de playa con todo incluido.

En el principal puerto cubano, administrado también por los militares, el tráfico de barcos con contenedores subió un 40% desde el 2014, en que las operaciones fueron trasladadas de La Habana a Mariel, una pujante ciudad industrial al oeste de la capital.

Hotel Playa Cayo Santa María, gestionado por la empresa Gaviota del grupo militar empresarial GAESA.
Hotel Playa Cayo Santa María, gestionado por la empresa Gaviota del grupo militar empresarial GAESA.

Se espera que el tráfico naval siga subiendo el año que viene, cuando se complete el demorado dragado del puerto, que permitirá la llegada de los barcos más grandes que se dirigen al nuevo y más amplio Canal de Panamá.

"No hay ningún otro sitio donde preferiría estar en este momento", aseguró Charles Baker, director ejecutivo de la firma operadora de puertos de Singapur PSA International, contratado por los militares para administrar el puerto de Mariel.

El empresario belga Benoit Croonenberghs está invirtiendo 8 millones de dólares en dos empresas basadas en Mariel: una fábrica de controles electrónicos y filtros de agua y un depósito de camiones y maquinaria pesada para alquiler.

La empresa familiar de Croonenberghs opera desde hace 33 años y genera 90 millones de dólares anuales en ventas al gobierno.

Pero su entusiasmo no parece contagioso.

Dice que recibió a casi dos docenas de empresarios belgas desde que comenzó el detente y que nadie ha mostrado interés en invertir en Cuba.

"Con excepción de nosotros, nadie está invirtiendo", dijo Croonenberghs. "Quieren ver que esto funciona".

Vea todas las noticias de hoy

Luis Robles, amenazado en el Combinado del Este

Luis Robles Elizastigui, encarcelado por haber pedido, pacíficamente, la libertad del rapero Denis Solís.

Cubanet reporta que al preso político Luis Robles le llegó la información de que el mayor Chino les ha ordenado a unos presos del Combinado del Este que le propinen una golpiza, como ha ocurrido en el pasado.

Robles dijo que teme por su vida. “Además, lo amenazaron con suspenderle el acceso al teléfono si continúa sacando denuncias”, precisó Cubanet.

Robles, de 28 años de edad, fue arrestado en diciembre por caminar en el boulevar de San Rafael portando un cartel exigía la libertad del rapero Denis Solís. Es la misma exigencia que hacían en esos momentos los integrantes del Movimiento San Isidro.

Posteriormente fue acusado de "actos contra la seguridad del Estado". A principios de este año se le negó una solicitud de libertad bajo fianza.

El abogado independiente, Edilio Hernández, dijo que la figura jurídica con la que quieren acusar a Robles “no tiene nada que ver con lo que hizo”. "Fue una manifestación pacífica, civil, y un derecho que tiene como ciudadano”.

El texto de Cubanet destaca que el pasado 12 de febrero, Robles se había puesto un pulóver blanco en el cual escribió “Libertad para Cuba” y “Abajo la dictadura”. La reacción de las autoridades de la prisión fue obligarlo a dormir desnudo y en el suelo a pesar de las bajas temperaturas.

“Así lo mantuvieron durante dos días y dos noches. Como consecuencia, se le declaró una alergia producto del frío, pero a pesar de que lo anunció no le dieron asistencia médica”, indicó Cubanet.

Niegan atención médica al preso político Virgilio Mantilla a pesar de tener síntomas de Covid-19

Virgilio Mantilla, tomado del perfil de Facebook de Heriberto García.

El opositor Virgilio Mantilla Arango, condenado a 7 meses de prisión por el presunto delito de "acaparamiento", se encuentra incomunicado en la prisión Kilo 8 y presenta síntomas de Covid-19.

Al parecer, estuvo en la misma celda con una persona que tenía el virus, pero aún no ha recibido atención médica, denunció a Radio Televisión Martí la periodista Yadisley Rodríguez Ramírez.

Mantilla fue enviado Kilo 8 en forma de castigo luego de que le revisaran su celda en el destacamento 2 de Cerámicas Rojas y encontraran una libreta donde tenía apuntado todas las irregularidades que pasaban en la prisión. “Él en esa libreta anotaba todo lo que condenaba, todo lo que veía que estaba mal hecho en la prisión, toda la violación que hacían”, detalló Rodríguez.

La periodista añadió que el opositor, antes de estar incomunicado, le informó que en la prisión había un gran número de reos con Covid-19, tanto que a su parecer “ya había colapsado”. Además, Mantilla le dijo que como castigo lo pusieron en la misma celda con un hombre notablemente enfermo y con síntomas de coronavirus.

“Ya él venia presentando mucho dolor de garganta, mucha tos, mucho dolor en los pulmones”, añadió la comunicadora.

Aunque no se sabe las condiciones en las que se encuentra Mantilla, ni cuando podrá hablar por teléfono, la periodista dijo que el lunes recibió una llamada donde le dijeron que el opositor ya no está en una celda de castigo, pero que continúa incomunicado.

Mantilla Arango, líder de la Unidad Camagüeyana de Derechos Humanos y exprisionero político en dos ocasiones, había sido arrestado previamente por distribuir documentos históricos a la población como el Manifiesto de Montecristi, firmado por José Martí y Máximo Gómez al inicio de la Guerra de 1895.

Liberan al activista arrestado por escuchar Patria y Vida

La detención en La Habana de Osmani Pardo Guerra, el 2 de marzo de 2021.

La policía política puso en libertad en la mañana de este miércoles a Osmani Pardo Guerra, quien había sido detenido el 2 de marzo junto a su primo Elier Casares Guerra, luego de sufrir un “acto de repudio” frente a la entrada de su vivienda en San Miguel del Padrón, La Habana.

“Me hicieron las mismas amenazas de siempre: que me van a acusar, que me van a hacer un juicio, que me van a echar 30 años de cárcel, que si sigo con mi actitud de poner cosas en Facebook y poniendo ‘Patria y Vida’ van a tomar esas acciones conmigo y con mi familia”, denunció Pardo a Radio Televisión Martí.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:27 0:00

Pardo, quien en noviembre del 2020 fue uno de los acuartelados en la sede del Movimiento San Isidro, estaba escuchando con el volumen alto la canción Patria y Vida cuando simpatizantes del régimen convocados por la Seguridad del Estado ejecutaron un acto de repudio y agredieron a la madre del activista.

“Me levantaron una denuncia por ‘Resistencia’. Dicen que me resistí al arresto, que en ningún momento eso fue así. Yo estaba en la puerta de mi casa, estaba haciendo una directa y oyendo la canción, mientras me hacían el mitin de repudio. Los oficiales de la Seguridad del Estado le dieron la orden a la policía uniformada para que irrumpieran en mi casa. Me hicieron una llave de estrangulación y nos montaron, a mi primo y a mí en la patrulla policial hacia la Oncena unidad de aquí de San Miguel de Padrón”.

El martes, la policía también allanó la vivienda en Morón, Ciego de Ávila, del ciudadano Omar Ortega porque habían colgado un cartel con la frase “Patria y Vida”, según informó la Agencia de Prensa Libre Avileña.

Cientos de billetes con la frase que se ha convertido en un lema circulan por toda la Isla.

Patria y Vida, la canción de la libertad que ha puesto contra las cuerdas al régimen militar cubano, acumula tres millones de reproducciones en YouTube y ha costado a muchos dentro de la isla detenciones, amenazas, allanamientos y vandalización de sus moradas.

El periodista cubano Carlos Manuel Álvarez, ganador del Premio Don Quijote de Periodismo

Carlos Manuel Álvarez, periodista independiente y autor. (Foto tomada de Facebook).

El periodista independiente cubano Carlos Manuel Álvarez, editor del portal digital El Estornudo, resultó ganador de la XVII edición del prestigioso Premio Don Quijote de Periodismo con el artículo “Tres niñas cubanas”.

"El premio va dedicado a toda la fuerza de la sociedad civil que busca un cambio democrático y cultural de fondo en Cuba", dijo Alvarez, quien fue detenido el año pasado cuando dio su apoyo a la huelga del Movimiento San Isidro.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:48 0:00

Tres niñas cubanas”, que fuera publicado el 20 de febrero de 2020 en El Estornudo, relata la muerte de tres niñas al producirse el derrumbe de un balcón en La Habana Vieja en el momento en que iban camino de sus casas a la salida del colegio.

En la crónica, Álvarez denuncia “la responsabilidad del Estado” por el deterioro de las construcciones de la capital, pone de relieve el “déficit habitacional y los graves problemas de deterioros de viviendas” y narra episodios de las vidas de las tres víctimas y de sus familiares. Además, relata detalles de la profunda tragedia humana, informó la agencia de prensa española Efe.

"Alvarez usa la palabra con amor y responsabilidad", dijo el comunicador Julio Llópiz-Casal.

El Premio Don Quijote de Periodismo, creado en 1983, integra el conjunto de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España, está dotado de 9.000 euros y una escultura de Xema Teno. En esta ocasión, contó con la participación de 155 concursantes de veinte países de América Latina.

Carlos Manuel Álvarez (Matanzas, 1989) ha sido publicado en el New York Times, The Washington Post, El País y Al Jazeera, entre otros medios. Ha publicado el volumen de crónicas “La tribu: Retratos de Cuba” en 2017 y la novela “Los caídos”, 2018, ambos en la colección Sexto Piso de la editorial española Seix Barral.

Prisiones cubanas desbordadas de COVID-19, reportan desde la isla

Vista, desde una celda, del patio de la prisión de máxima seguridad Combinado del Este, en La Habana. (AFP/Adalberto ROQUE/Archivo)

Se incrementa el brote de coronavirus en las prisiones cubanas, mientras continúa el silencio de las autoridades sobre el tema, dijeron a Radio Televisión Martí activistas y periodistas independientes que han tenido acceso a las denuncias de reclusos desde el interior de las cárceles de la isla.

Este martes, la periodista independiente Iliana Hernández recibió una llamada de un preso común recluido en la prisión Melena Uno, en la provincia de Mayabeque. El reo le informó que tiene fiebre, diarreas y otros síntomas y todavía no le han practicado la prueba PCR, para detectar el virus.

Situación sanitaria se complica con el COVID-19 en las cárceles cubanas
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:17 0:00

“Luis Mariano Rodríguez Ramírez tuvo fiebre ayer y está con dolores musculares, dijo que también sacaron un número importante de presos de allí que dieron positivo con la COVID. Nos pidió que informáramos esto, porque no hay medicamento en el penal”, contó la comunicadora.

En Guantánamo, le han dado un inusual pase por un mes de duración a las presas de la cárcel provincial de mujeres, ubicada en las afueras de la ciudad, en la carretera que lleva al poblado de Jamaica, para habilitar la instalación y llevar a los casos contagiados en la prisión provincial de hombres, explica el abogado y periodista Roberto Jesús Quiñones Haces.

“Ante el aumento de casos de reclusos positivos, han tenido que abrir otro centro de aislamiento en la prisión de mujeres de Guantánamo para albergar allí a los sospechosos”, dijo el intelectual.

Ovidio Martín Castellanos, activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), informa que recibió una llamada desde la cárcel del Cinco y Medio, en la carretera Luis Lazo, en Pinar del Río, donde cumple condena el activista de la organización opositora Vianco Vargas Martín.

El preso político ofreció detalles sobre los casos de coronavirus en el penal, donde tienen a los sospechosos aislados en una zona designada.

Martín Castellanos habló este martes con otro preso político, en la prisión Kilo 8, en la ciudad de Camagüey, quién esta con síntomas del virus en la celda, junto a dos reos más en la misma situación.

“A Edilberto Ronal Arzuaga Alcalá, miembro de la UNPACU, le hicieron este martes el PCR porque es contacto directo con positivos que han sacado de la prisión y están en espera desde hace días, primero para hacerle la prueba y ahora del resultado”, señaló el opositor.

La prisión provincial de Holguín y el penal del Yayal, también conocido como Cuba Sí, tienen una situación epidemiológica muy complicada, así le reportaron familiares de reos al activista Ramón Zamora.

“Los que ya están diagnosticados con la COVID-19, los casos sintomáticos los llevan al hospital militar y los sospechosos y asintomáticos los tienen en un centro de aislamiento en la zona del Cocal”, apuntó Zamora.

Jiordan Marrero Huerta, dedicado a la atención de los presos en el sistema penitenciario de Camagüey, cuenta que el preso político Virgilio Mantilla Arango, recluido en la cárcel de Kilo 8, le informó telefónicamente que hasta la doctora, con rango militar de Mayor, que es la directora del hospital del penal, se contagió con el brote existente en el penal.

Según Marrero Huerta, “Leoncio Rodríguez Ponce, preso político, también activista de la UNPACU, fue trasladado para el hospital de la prisión Kilo 8 por haber dado positivo”. El prisionero informó que “ese hospital ha colapsado por la cantidad de reos que han contraído el virus”, alertó el activista.

La prisión provincial de Sancti Spíritus también tiene casos de COVID-19. El comunicador Adriano Castañeda ofreció detalles que obtuvo de un reo recién liberado de ese penal.

“Están liberando a algunos presos de este centro por el grado de hacinamiento dentro de ese penal, donde tienen, en la misma edificación, una zona dedicada para el aislamiento de los sospechosos”, dijo Castañeda.

Y desde Santa Clara, Guillermo del Sol destaca que hay reos contagiados en la prisión provincial conocida como El Pre. El opositor señala, además, lo que ocurre en la cárcel Guamajal, donde están utilizando la zona de las celdas de castigo para aislar a los sospechosos de haber contraído el virus.

“Andrés Rodríguez López, un preso común, denunció la situación del COVID-19 en la prisión Guamajal, donde a los presos en cuarentena los están llevado al área incrementada”, reportó Del Sol.

Cargar más

XS
SM
MD
LG