Enlaces de accesibilidad

Cuba

El “borrón y cuenta nueva” en Cuba sólo legitimaría la impunidad

Una bandera cubana ondea en la fachada de un edificio de La Habana.

La sociedad cubana tiene el derecho de recibir respuestas a lo que ocurrió, responsabilizar a los culpables y retribuir a las víctimas, declaró a Martí Noticias el autor Julio Shiling, quien acaba de publicar "Democratización en Cuba: Un manual conciso".

Con motivo de la publicación del libro Democratización en Cuba: Un manual conciso, de importancia capital dados los últimos acontecimientos relacionados con la isla, entrevistamos para Martí Noticias a su autor Julio M. Shiling.

Julio Shiling.
Julio Shiling.

Shiling es politólogo, escritor, conferenciante y director del foro político y la publicación digital, Patria de Martí. Cuenta con una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU). Es miembro de The American Political Science Association (“La Asociación Norteamericana de Ciencias Políticas”), el International Political Science Association (“La Asociación Internacional de Ciencias Políticas”) y el PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio.

Sus artículos y ensayos se han reproducido en decenas de publicaciones impresas y electrónicas en los EE UU, América Latina y Europa, y es autor también de Dictaduras y sus paradigmas: ¿Por qué algunas dictaduras se caen y otras no? (Eriginal Books, 2013).

Shiling amablemente concedió en contestar el siguiente cuestionario a Armando de Armas:

¿Cuáles son los mayores retos para un proceso de transición democrática verdadera en Cuba?

Todo proceso de democratización encara obstáculos. Los retos principales en una transición hacia la democracia, sin embargo, son (1) contender con el pasado dictatorial y (2) erigir instituciones democráticas. En Cuba sigue rigiendo un régimen totalitario que profesa adhesión ideológica al marxismo-leninismo y tiene un liderazgo sultánico. Esto quiere decir muchas cosas.

La memoria colectiva de los cubanos que abarca un alto contenido de violaciones sistémicas a los derechos humanos, requiere que el pasado se atienda inmediatamente

Primero, todo régimen totalitario, fascista o comunista, ha cometido crímenes de lesa humanidad. Esto es un factor de operación inherente del sistema. Por lo tanto, la memoria colectiva de los cubanos que abarca un alto contenido de violaciones sistémicas a los derechos humanos, requiere que el pasado se atienda inmediatamente. Los pueblos tienen el derecho a saber lo qué paso, a ver los culpables sancionados y a recibir indemnización las víctimas. Esta acción de enfrentar el pasado y ofrecer mecanismos para aliviar el mal infligido, a la vez aporta enormemente al segundo reto. El resultado de este proceso sanador ayuda a fundar instituciones con apego a un Estado de derecho. También promueve las condiciones para que los cubanos adquieran confianza en instituciones públicas. Esto es importantísimo, ya que evitaría revanchismos personales y baños de sangre innecesarios.

¿Qué habría que hacer para lograr una rápida y radical descomunización de Cuba?

La tarea de la descomunización en Cuba, ese proceso jurídico/ético/político, tiene que ser la punta de lanza de la política de Estado de una Cuba libre en camino a la consolidación democrática. Cuando se parte desde una dictadura de dominación total en el curso transitorio hacia la democracia, la conclusión de que el régimen comunista previo fue tiránico e inconsistente con las aspiraciones democráticas de un pueblo, el mecanismo de la descomunización es prioritaria. De lo contrario se estaría claudicando ante la realidad que fue el pasado dictatorial y tenebroso. La descomunizazción no es una cuestión de una mera alternativa o variante. Es, para Cuba, una necesidad innata si la nueva república quiere permanecer libre y alcanzar el estado de un país en democracia.

¿Qué importancia otorga a la aplicación de la Justicia tras un cambio de gobierno en la isla, o sería más recomendable el borrón y cuenta nueva?

La justicia transicional es un procedimiento irremplazable y fundamental como herramienta sanadora, reconciliadora y fortalecedora para el futuro de una Cuba libre y democrática. La misma, como se mencionó previamente, enfoca en la resolución de los dos retos principales que confronta todo proceso de democratización (lidiar con el pasado y fundar instituciones democráticas). El

La tesis del “borrón y cuenta nueva” sólo institucionalizaría la impunidad

“borrón y cuenta nueva” es en efecto la antítesis de la justicia transicional. Es una política que pretende excusar crímenes serios intentando implantar una política artificial de reprimir la memoria colectiva de un pueblo. La barbarie ocurrió, no ha sido inventada. La sociedad cubana tiene el derecho de recibir respuestas a lo que ocurrió, responsabilizar a los culpables y retribuir a las víctimas. La base de un Estado de derecho se forja sobre un sistema legal y moral que le ofrece a todos un debido proceso de justicia imparcial, pero definitiva. La tesis del “borrón y cuenta nueva” sólo institucionalizaría la impunidad. Cuando un pueblo en una sociedad abierta no confía en la capacidad del Estado de ejecutar la justicia, se la toma en sus propias manos. Eso hay que evitarlo. Por eso la justicia transicional es indispensable.

¿Qué hacer con las propiedades robadas por la revolución castrista, dado que los más afectados no fueron las grandes corporaciones como suele asegurarse, sino miles de pequeños propietarios de bares, bodegas, fondas, friteras y casas de huéspedes que están en su mayoría, ellos o sus descendientes, no en el exilio sino en la isla?

Es cierto que las entidades comerciales que más sufrieron el saqueo del comunismo cubano, fueron las de los cubanos mismos que sumaron más de 255,000 confiscaciones. Este hurto a mano armada no puede ser tolerado, porque de lo contario se estaría premiando el robo. Las propiedades de viviendas son una cuestión más compleja, pero igual hay que buscar una resolución que no ampare el crimen pero tampoco sea injusta. Nadie que esté viviendo en una residencia (casa, apartamento o finca) debe de ser desalojado. Excepto, naturalmente, esas personas conectadas al régimen castrista de forma relevante al manejo del poder político. Una Cuba libre debería de formular un esquema de bonos para atender las reclamaciones de estas víctimas del pillaje comunista, cuyas propiedades contienen personas habitándolas.

¿Por qué sugiere para Cuba la Constitución de 1940 y no la de 1901, más vieja pero paradójicamente más moderna que la del 40?

Las constituciones liberales, como la de 1901 en el caso cubano, es cierto que han demostrado ser más duraderas que las de tendencia socialdemócrata, como la de 1940. Sin embargo, la Constitución de 1940 puede ser modificada lo suficiente como para que en la práctica esté más consistente con la actualidad. Las razones por preferir esta opción son varias.

Revalidar la Constitución de 1940 modificada seguiría el linaje constitucional histórico de la república cubana

Entre ellas está el hecho de que revalidar la Constitución de 1940 modificada seguiría el linaje constitucional histórico de la república cubana. También y muy importante, esta última carta magna de Cuba democrática contiene muchas provisiones fundamentales para una democracia funcional: control de constitucionalidad, separación de poderes, mecanismos para la rendición de cuentas (anticorrupción), garantías de libertades básicas y derechos humanos, defensa de la propiedad privada, protección de la libre sindicalización y contratación laboral, etc. Lo que si hay que tener claro es que una asamblea constituyente inmediatamente después de la caída del régimen castrista, corre el riesgo de ser dominada por esos en posiciones allegadas o preferenciales a la dictadura y como tal, se podría amañar el proceso o producir un documento sin base de experiencia. Una nueva constituyente debería demorarse por lo menos cinco años de democracia cubana experimentada.

Vea todas las noticias de hoy

Cuba reporta 1 481 nuevos casos de COVID-19 y nueve fallecidos

Estruendosa inflación es la base de los problemas económicos de los cubanos

Cuba reportó este viernes 1 481 nuevos casos de COVID-19 y nueve fallecidos.

El doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap) mencionó que hay en total actualmente 7 748 confirmados.

Además se registraron 206 casos en edades pediátricas, 12 menores de un año y seis pacientes menores de seis meses, de ellos un recién nacido.

Las salas de terapias intensivas documentan 150 pacientes confirmados con esa enfermedad (73 críticos y 77 graves).

Los nuevos contagios por provincia son: Pinar del Río: 75 casos; Artemisa: 62 casos; La Habana: 328 casos; Mayabeque: 77 casos; Matanzas: 155 casos; Cienfuegos: 68 casos; Villa Clara: 66 casos; Sancti Spíritus: 68 casos; Ciego de Ávila: 60 casos; Camagüey: 185 casos; Las Tunas: 10 casos; Granma: 29 casos; Holguín: 70 casos; Santiago de Cuba: 168 casos; y Guantánamo: 60 casos.

Esta semana la Organización Panamericana de la Salud (OPS) volvió a situar a Cuba entre los países de la región con más casos de coronavirus.

La Directora de OPS, Carissa F. Etienne, al actualizar sobre la situación de la pandemia en el continente, dijo que en la región del Caribe, Cuba y la República Dominicana son los países que más casos nuevos están produciendo y que Trinidad y Tobago reporta altas tasas de mortalidad.

El gobierno de Cuba se ha negado a participar del Mecanismo Covax, de la Organización Mundial de la Salud, creado para que los países de ingresos medios y bajos accedan a las vacunas, en su lugar apostó por inocular a parte de la población con ensayos de vacunas producidas a nivel nacional, aún en fase experimental.

El mandatario cubano Miguel Díaz-Canel reconoció este lunes lo que cientos de cubanos han venido denunciando durante la pandemia: que las autoridades cubanas no tienen control de la crisis sanitaria en el país.

El incremento de casos y muertes en junio y un pronóstico de crecimiento de casos diarios para los próximos días en varias provincias hacen ver que las medidas tomadas y reforzadas una y otra vez han sido insuficientes.

"No estamos haciendo las cosas bien", reconoció Díaz-Canel en una reunión en la que el Ministro de Salud Pública (Minsap), José Angel Portal Miranda, alertó que las nuevas cepas están generando mayor transmisión y a mayor velocidad.

La SIP denuncia ola represiva en Cuba contra periodistas independientes

Una patrulla de policía vigila las calles de La Habana en medio de nuevas medidas restrictivas por el repute de casos de coronavirus.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denunció este viernes en un comunicado el aumento de la represión contra periodistas independientes en Cuba.

La organización alertó sobre una ola de represión en la isla y mencionó a varios periodistas cubanos como Jorge Enrique Rodríguez, de Diario de Cuba; Yoe Suárez, de La Hora de Cuba y de Diario de Cuba, - arrestado y multado el jueves-; y Lázaro Yuri Valle, autor del blog Delibera, quien está incomunicado en Villa Marista, cuartel de la Seguridad del Estado.

En el caso de Rodríguez estuvo detenido por 24 horas en la estación de Capri luego de ser arrestado en el Tribunal Militar del Ejército Occidental, en el Calvario, Arroyo Naranjo, cuando cubría un juicio a seis hombres por agresión sexual a una menor ocurrida en 2020 y donde tres de los acusados son militares.

La entidad regional dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas expresó también preocupación por la condición de salud del periodista Esteban Rodríguez, encarcelado desde el 30 de abril y que actualmente ha contraído Covid-19.

"Su esposa denunció que el comunicador ha sido torturado", indica la SIP.

La organización en el mismo comunicado expresó su más profunda condena por el asesinato del periodista Gustavo Sánchez Cabrera, director del medio digital Noticias Minuto a Minuto, el 16 de junio en el municipio de Santo Domingo Tehuantepec, estado de Oaxaca,en México.

Además, la SIP mostró preocupación por el atentado contra Pincen Mora, locutor y director de la emisora digital "Extrema Noticias", en Medellín, Colombia.

La leche, un alimento casi imposible por estos días en Cuba

La leche, un alimento casi imposible por estos días en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:47 0:00

Reportero detenido en manifestación de Obispo está internado en hospital de la Prisión Combinado del Este

Prisión Combinado del Este, en La Habana. (Reuters/Archivo)

El periodista independiente Esteban Rodríguez, encarcelado desde el 30 de abril y contagiado con COVID-19, está internado en el hospital de la prisión Combinado del Este, en La Habana.

El pasado martes fue llevado desde la prisión de Guanajay, en la provincia Artemisa, donde aseguran lo mantenían esposado de manos y pies, hacia el hospital La Covadonga en la capital cubana, tras detectarse que estaba infectado con coronavirus.

La esposa del activista, Zuleidis Gómez Cepero recibió el miércoles una llamada desde la sala de los reclusos del mencionado hospital, para informarle que Rodríguez estaba siendo ingresado allí por sospecha de COVID-19.

Este viernes en declaraciones a Radio Martí, el comunicador Héctor Luis Valdés Cocho, quien pudo hablar con la esposa de Rodríguez, confirmó del nuevo traspaso del activista al Combinado del Este.

Declaraciones de Héctor Luis Valdés Cocho
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:45 0:00

El corresponsal de ADNCuba y uno de los activistas del Movimiento San Isidro fue detenido el pasado 30 de abril durante una protesta pacífica en la calle Obispo, en La Habana y está siendo procesado penalmente por los supuestos delitos de "desorden público" y "resistencia".

Régimen reprime a los que intentan llegar a sede del Movimiento San Isidro
please wait

No media source currently available

0:00 0:13:26 0:00

Reconocidas organizaciones internacionales y personalidades que defienden los derechos humanos se han pronunciado por Rodríguez.

Esta semana José Miguel Vivanco, director de las Américas de Human Rights Watch y ​Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, exigieron su liberación.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, RELE, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, expresó su preocupación por la situación del periodista independiente.

“La Relatoría ha tomado conocimiento de denuncias sobre las graves condiciones de detención, que incluirían castigos físicos”, denunció la organización adscrita a la OEA.

Además exhortó al régimen cubano a respetar el “debido proceso legal” y sus garantías y parar con las acciones represivas en contra de la libertad de expresión.

El régimen debe “poner fin a la práctica de hostigamiento y uso arbitrario de figuras penales contra quienes ejercen legítimamente su derecho a la Libertad de Expresión sobre asuntos de interés público”, concluyó la organización.

[Con entrevista realizada por Ivette Pacheco para Radio Martí]

Desde EEUU a Cuba: millones de jeringas para vacunas

Personas esperan ser vacunadas contra el COVID-19 con la vacuna cubana Abdala, en un consultorio médico en La Habana. (AP/Ramón Espinosa).

Las autoridades cubanas han calculado que serán necesarios entre 20 y 25 millones de jeringas para vacunar al pueblo contra el COVID-19, un objetivo que podría estar a punto de cumplirse con las donaciones desde Estados Unidos, informó este jueves el diario 14ymedio.

"La iniciativa está siendo gestionada mediante la campaña Salvando Vidas e incluye decenas de organizaciones nacionales y locales, incluyendo MEDICC, DSA, CodePink [una de las promotoras del Nobel de la Paz para la brigada médica Henry Reeve], IFCO y el Centro de Estudios Cubanos", explicó recientemente la asociación, que prevé llevar a la isla en torno a 10 millones de jeringuillas en contenedores", precisó el diario.

14ymedio reporta que paradójicamente, la asociación que ha lanzado desde su fundación a mediados de los 70 diversas campañas para financiar proyectos médicos en Nicaragua, El Salvador o Guatemala, además de Cuba, se apoya en un permiso de exportación del Departamento de Comercio de Estados Unidos para poder realizar las donaciones.

Las sanciones impiden al Estado cubano comprar el material, pero a su vez el mismo Gobierno estadounidense le facilita obtener el producto sin invertir un céntimo, indicó el diario digital dirigido por la periodista independiente Yoani Sánchez.

Global Health Partners, con sede en Nueva York, informó en su página web que desea recaudar 100 mil dólares para la campaña, y recalcó que cuenta con un permiso del Departamento del Comercio de Estados Unidos.

Entretanto, el gobierno cubano confirmó en marzo que grupos de caridad en Canadá enviarán alrededor de dos millones de jeringas a la isla, para hacer frente a la pandemia.

Cargar más

XS
SM
MD
LG