Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cuba tolera controvertido grafiti sobre Trump, pero encarcela a opositores por imágenes críticas

El presidente estadounidense, Donald J. Trump, pronuncia su discurso en el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, en Miami.

Un grafiti del presidente estadounidense decapitado permanece a la vista de locales y turistas en una transitada calle de La Habana, la misma ciudad en la que un disidente fue a la cárcel por un letrero antigubernamental.

Un grafiti de un encapuchado que sostiene la cabeza decapitada del presidente estadounidense, Donald Trump, apareció esta semana en una pared de una transitada calle de La Habana Vieja, días después de que el mandatario anunciara un endurecimiento en la política de EEUU hacia Cuba.

Firmado con el seudónimo "2+2=5", el dibujo puede verse en la esquina de las calles Muralla y Bernaza, a pocos metros del Capitolio cubano y en una zona muy visitada por turistas y locales, que consideran "polémico" el dibujo por el fuerte mensaje de violencia que transmite, dijo a Efe Robert, un joven habanero.

Robert confesó que siente curiosidad sobre el significado de la pintada, que muestra a un encapuchado de raza negra sosteniendo la cabeza de Trump, reconocible por su característico peinado y su expresión.

Sobre el encapuchado aparece un pensamiento en forma de globo con lo que parece ser un huevo frito en su interior, y un signo de interrogación.

Mientras, sobre la cabeza de Trump el autor ha plasmado esa misma ilustración, pero el huevo frito está tachado por una línea en diagonal, un icono universal empleado para transmitir la idea de prohibición.

El grafiti también recuerda a la polémica fotografía de la humorista estadounidense Kathy Griffin, en la que aparecía sujetando una cabeza falsa de Trump, simulando una decapitación, y que suscitó fuertes críticas tras su publicación.

Robert, que regenta una tienda de artículos religiosos frente a la pared en la que apareció el dibujo, aseguró a Efe que no vio al artista responsable de la pintura, que ha "atraído la atención de todo el que pasa".

El pasado 16 de junio Trump firmó en Miami una orden ejecutiva para limitar los viajes individuales de estadounidenses a Cuba y vetar los negocios con empresas controladas por las Fuerzas Armadas, además de condicionar el diálogo bilateral a "pasos concretos" como la celebración de elecciones libres en la isla, entre otros.

A pesar de que este giro en el "deshielo" bilateral puede afectar a la normalización entre los dos países -que restablecieron vínculos diplomáticos en julio de 2015-, el mensaje del grafiti "está un poco fuerte" por la violencia que trasmite, insiste Odania, de visita en la Habana desde Santiago de Cuba.

"Nosotros hallamos la actitud de Trump un poco agresiva, pero debemos llegar a una comprensión entre Estado y Estado, para ver si hay una mejor comunicación", dijo.

Iván de la Flor, un conductor de bicitaxis en La Habana Vieja, opinó que la pintada sirve para "reflexionar" porque "cada cual puede hacer su lectura".

"Ahí nunca había habido un grafiti y a la gente le llama mucho la atención, porque estamos viviendo la época de la nueva Administración del presidente de EEUU y su apoyo al 'bloqueo' (embargo) a Cuba", explica.

Coincide en que es "violento, porque nadie le debe arrancar la cabeza a nadie", aunque reconoce que la decisión de Trump de limitar la llegada de estadounidenses a la isla "afecta a la economía, al Gobierno, al pueblo" porque "todo el que tiene que trabajar directamente con el turismo se ve afectado".

"(El expresidente Barack) Obama flexibilizó los viajes, y el pueblo de Cuba tenía una esperanza de que el 'bloqueo' se quitara. He hablado con muchos turistas americanos (...) Incluso llegué a hablar con una senadora que vino de visita y me aseguró que el 'bloqueo' lo iban a quitar. Todavía lo estoy esperando", agregó.

"2+2=5" es una expresión usada en la novela distópica "1984" de George Orwell, para criticar los dogmas falsos y el autoritarismo del "Gran Hermano".

Varios grafiti con esa firma pueden verse en La Habana, en convivencia con los profusos carteles con mensajes afines a la Revolución y donde una pintada con un mensaje opositor al Gobierno puede llevar a la cárcel a su autor, como fue el caso de Danilo Maldonado, conocido como "El Sexto".

Grafitis de "El Sexto" en La Habana, en la madrugada del 26 de noviembre.
Grafitis de "El Sexto" en La Habana, en la madrugada del 26 de noviembre.

"El Sexto" fue liberado en enero pasado de una prisión de máxima seguridad en las afueras de La Habana, donde fue encerrado días después de su detención la noche de la muerte del expresidente cubano Fidel Castro, el 25 de noviembre de 2016, por pintar "Se fue" en las fachadas de edificios del centro de la capital cubana.

En 2014, el grafitero intentó realizar una presentación en un parque de La Habana con dos cerdos pintados de verde con los nombres Fidel y Raúl, una obra inspirada en "Rebelión en la Granja" de George Orwell y fue detenido antes de llegar al parque donde realizaría el performance.

En esa etapa estuvo 10 meses en prisión y tampoco fue llevado a juicio. Lo liberaron sin cargos, gracias, en su opinión, a la presión ejercida a través de las redes sociales.

Poner carteles contra el comunismo en Cuba y atreverse a contarlo

(Con información de EFE)

Vea todas las noticias de hoy

"Fuimos dejados a nuestra suerte": migrantes cubanos en Costa Rica lanzan S.O.S a la ACNUR

Migrantes varados en Costa Rica.

Un grupo de migrantes cubanos varados en Costa Rica lanzó una llamada de auxilio en la plataforma Change.org en la que solicitan la ayuda de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para resolver su situación.

La petición, que han firmado unas 8.070 personas, busca "mostrarle al mundo que los cubanos somos una víctima más de represiones comunistas", y ha sido dirigida también a la Organización Internacional para Migrantes, la Cruz Roja Internacional y hasta al presidente de EEUU, Donald Trump, entre otros.

La carta está firmada por uno de los migrantes, que se identifica como Gustavo Roberto Jacomino Soriano, extrabajador del Ministerio de la Construcción en Villa Clara.

Los migrantes, que se identifican como profesionales con carreras de oficio, técnicas y universitarias, dijeron estar desesperados y vivir "en constante miedo" tras un año de sufrir "inseguridades como xenofobia (...) explotación laboral, acoso sexual, desempleo, desalojos de rentas", y tener que habitar "en las calles y albergues, con personas adictas y conductas repulsivas".

"Llevamos hasta 1 año en este país, al cual agradecemos en parte porque debido a la persecución brutal e idiológica y violación de derechos humanos de libertades de Culto, Libertad de Prensa, Libertad Económica, Libertad Alimentaria, Libertad de Género, Libertad de Pensamiento, Libertad de Comunicación con el Exterior, el robo de remesas durante 16 años de familiares en el exterior, y por un sinnúmeros de causas y opresión dictatorial y arbitraria que nuestro gobierno disfraza con la explotación y extorsión de los médicos cubanos, nos vimos en la necesidad de emigrar para llegar a países de democracia y desarrollo, donde nos posibiliten recomenzar nuestras vidas con seguridad y trabajo honrado y digno", señalan en la petición.

Los firmantes dicen a la ACNUR que a pesar de haber iniciado hace seis meses el proceso de refugio, no tienen el seguimiento esperado por parte de esa organización.

"Fuimos dejados a nuestra suerte", afirman.

Explican que el trámite para optar luego a una residencia solo podrán realizarlo luego de a 3 o 6 años de permanencia en Costa Rica, un período en el que perderán su nacionalidad cubana. "No es justo que durante tantos años de espera no podamos optar luego de casi 10 años a una ciudadanía extranjera", subrayan.

Los migrantes dijeron sentirse "en riesgo de enfermar", o de ser víctimas de "grupos que brincan de país en país por la región como aliados comunistas, y son alentados por nuestro gobierno", historias de asalto y tráfico humano que ya han vivido antes.

"No queremos volver a pasar por estas cosas nuevamente, ni aquí ni en el tránsito por fronteras", concluyen.

Casi 2.000 cubanos pidieron refugio en Costa Rica en 2019, según datos de la Dirección General de Migración.

En mayo pasado, la ACNUR respondió a quejas emitidas por migrantes --entre ellos cubanos que protestaron pacíficamente frente a la sede de la organización-- que aseguraron no estar recibiendo la adecuada atención de esa entidad, ni del gobierno costarricense.

ACNUR responde a quejas de migrantes
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:55 0:00

El COVID-19 regresa al oriente de Cuba

Cubanos se protegen del COVID-19.

Nuevos casos de COVID-19 fueron reportados en la zona oriental de Cuba por las autoridades de salud en la isla.

En la última semana han aparecido numerosos casos en la capital y la provincia Artemisa, en la periferia de La Habana.

Este lunes el Ministerio de Salud Pública de Cuba reporta 24 nuevos casos, de los cuales cuatro fueron detectados en Santiago de Cuba de personas provenientes de Venezuela.

El ministro de Salud, José Angel Portal Miranda, dijo que "resulta esencial no actuar con exceso de confianza. De la disciplina y responsabilidad individual dependerá que podamos mantener bajo control la enfermedad".

Cuba recibió este sábado a los primeros turistas que llegan en vuelos chárter y se alojarán en hoteles en los cayos ubicados al sur y norte de la isla.

Amenazan a otro campesino opositor con despojarlo de sus tierras 

Campesinos cubanos. AP Photo/Ramon Espinosa

El capitán de la policía política en Velasco, Holguín, Evelio Moreira, amenazó al campesino Yordan Mariño Fernández con presionar a los funcionarios del Ministerio de la Agricultura para que lo despojen de sus tierras.

“Fui citado el sábado a la unidad policial del poblado de Velasco y allí estaban para interrogarme dos agentes de la policía política. Uno de ellos era el capitán Evelio Moreira, que me advirtió que podrían quitarme las tierras que yo trabajo y que son el sustento de mi familia”, denunció a Radio Televisión Martí el campesino.

Amenazan a campesino opositor con despojarlo de sus tierras
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:35 0:00


“Moreira me dijo que ellos son los que mandan. Me dieron a elegir entre seguir perteneciendo al Movimiento Cristiano Liberación o morirme de hambre porque [aseguraron] tampoco voy a conseguir empleo en otra parte”, relató.

Yordan Mariño (izq.) y Eduardo Cardet del Movimiento Cristiano Liberación.
Yordan Mariño (izq.) y Eduardo Cardet del Movimiento Cristiano Liberación.

Yordan Mariño es integrante del Movimiento Cristiano Liberación desde hace más de cinco años. El pasado 22 de julio participó en el homenaje por el octavo aniversario de las muertes en circunstancias no aclaradas del fundador de la organización Osvaldo Payá y el activista Harold Cepero.

Recientemente la ministra de Finanzas y Precios Meisi Bolaños Weiss anunció medidas contra los agricultores privados ente ellas penalizar la improductividad en el programa de tierras ociosas, incrementar el impuesto que pagan los usufructuarios, además de la posibilidad que se les retire a los agricultores el permiso operacional para cultivar.

“Ellos”, señaló Mariño refiriéndose al régimen, “pueden aprovecharse de esas regulaciones, para desposeer de sus fincas a cualquier campesino que se haya declarado opositor”.

“Mi parcela, que no llega a una hectárea, era propiedad de mi bisabuela. Al morir ella, pasó a mi tío, que me la dio a mí. Según el código agrario, las tierras son del que las trabaje y yo llevo laborándolas hace más de 20 años y con toda una comunidad como testigo”.

“Mi terreno siempre ha estado plantado. En estos momentos no lo está porque se acaba de retirar una cosecha, se roturó y estoy esperando que llueva para volver a sembrar”.

El oficial, el mismo que acusó y llevo a prisión al líder del Movimiento Cristiano Liberación Eduardo Cardet, trató de intimidar también a Mariño Fernández con encarcelarlo por una causa común.

Hace poco más de un mes las autoridades de una Cooperativa de Producción Agropecuaria en Quemado de Güines, Villa Clara, le retiró 600 hectáreas de tierra al campesino Ibar González.

Denuncia acoso familia opositora en Holguín

La familia Miranda Leyva ha sido víctima de agresiones. (Foto cortesía de la familia).

Una familia holguinera de ex presos políticos denunció el sábado que las autoridades de esa ciudad la tienen sometida a acoso, y alertó que sobre ellos pesan acusaciones por un supuesto delito de "amenazas".

Hicieron la denuncia Maydolis Leyva, madre de las gemelas Ana Iris y Ada Iris Miranda Leyva, y Fidel Manuel Batista Leyva.

Denuncian acoso a familia opositora en Holguín
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:17 0:00

La familia Miranda Leyva, que integra el Comando Olegario Charlot Spileta, ha sido víctima en las últimas semanas de actos de repudio, agresiones y amenazas por parte de vecinos y simpatizantes del gobierno.

Además de que las autoridades policiales no han tomado acción para evitarlas, "ahora hemos sido acusados nosotros", aseguró Maydolis Leyva.

Según relató la opositora, dos mujeres que constantemente agreden y acosan el hogar familiar, donde viven dos menores, presentaron una denuncia contra ellos y por esa razón están acusados de "unas supuestas amenazas que dicen ellas que les hicimos".

El pasado viernes, las autoridades se presentaron en la casa para citar a Maydolis Leyva Portelles. Sin embargo, no le mostraron ningún documento oficial, relató la opositora.

El régimen cubano acusa a los coleros, acaparadores y revendedores

Cubanos hacen colas fuera de las tiendas para comprar pan en San José de las Lajas (Yamil Lage / AFP).

El régimen ha desatado una contienda contra los llamados coleros, acaparadores y revendedores a los que califica como estafadores y ladrones y culpa, junto al embargo, del desabastecimiento actual.

“Existen los coleros porque hay un desabastecimiento producido por un sistema centralizado de distribución que es incapaz de proveer a la población. Están atacando el efecto pero no la causa”, dijo a Radio Televisión Martí, el activista Jorge Amado Robert Vera, residente en Santiago de Cuba.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:40 0:00

“El Estado hace la misma función que los revendedores. Compra un producto en el exterior y luego lo vende a la población cubana a un precio muchas veces más alto del que lo adquirió, y lo vende, incluso, en una moneda con la cual no le paga a sus ciudadanos”.

Con el respaldo de la prensa oficial, la Policía Nacional Revolucionaria, PNR, lanza operativos para identificar a coleros que pueden ser sancionados hasta a 2 años de cárcel si persisten en su actividad. Condenas mayores reciben los acaparadores y revendedores.

“El revendedor le está facilitando a otra persona el producto que le hace falta. Y así él también se busca su dinero. Es su trabajo, pero, como tantos otros, ilegal. Generalmente estas son personas que no reciben remesas. No están haciéndole daño a nadie, daño está haciendo el Gobierno porque hay lugares en los que no suministra productos alimenticios o lo hace en muy poca cantidad”, indicó el habanero Jovian Díaz, que tiene un perfil en Facebook llamado “Cuba x dentro”.

“La existencia de este personaje ayuda a gente que, por una razón o por otra, no puede pasarse horas haciendo una cola, a que pueda adquirir los bienes que necesita, pagando un turno a un colero porque a los mercados nunca llega la mercancía suficiente para todos”, añadió Díaz.

El joven destacó que el colero vive de su esfuerzo. “Se levanta de la cama a las 2 o las 3 de la mañana para ir a la tienda a marcar varias veces y allí ‘echa’ más de 8 horas cuidando los puestos que ha logrado en la fila. Es una forma de buscarse la vida, un trabajo también”, acotó.

Un sitio entre los primeros de las colas para comprar alimentos o productos de aseo cuesta, según la región, entre uno y diez CUC. En las tiendas para la venta de electrodomésticos el precio de un turno oscila entre 50 y 150 CUC.

En la provincia de Sancti Spíritus el periódico Vanguardia informó que las autoridades han identificados a 89 coleros; 30 de ellos fueron multados con la suma de entre 1,000 a 3,000 pesos, mientras que otros 4 resultaron procesados penalmente y se les impusieron sanciones de privación de la libertad y trabajo correccional.

Desde el inicio de la pandemia, en Cuba se ha penalizado a 1,285 coleros hasta el momento.

Cargar más

XS
SM
MD
LG