Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cubanos ahorran en dólares a la espera de la unificación monetaria

En Cuba circulan dos monedas desde 1993.(Archivo)

El proceso de unificación monetaria, -vigente desde 1993-, ha generado incertidumbre desde que se puso en marcha un incumplido cronograma en el 2013. Cubanos consultados sostienen que ni el CUC ni el peso cubano genera confianza en la mayoría.

Los cubanos están ahorrando en dólares, dijeron periodistas independientes consultados por Martí Noticias, en momentos en que el gobierno ha dicho que la dilatada unificación monetaria es una de sus prioridades para el 2018.

Visto como el mayor desafío macroeconómico que enfrenta la isla, la unificación monetaria y cambiaria está pendiente desde el 2013, cuando las autoridades pusieron en marcha un cronograma de 18 meses para llegar al "día cero" que marcaría el fin del proceso.

La circulación de dos monedas data de 1993, cuando junto al peso cubano o moneda nacional, comenzó a circular la moneda convertible o CUC, que vale 25 veces más que el peso cubano con el que el gobierno paga los salarios estatales.

El CUC, -sin embargo-, es la moneda con la que los cubanos pueden acceder a la mayoría de los productos de primera necesidad, entre ellos los alimentos importados y productos básicos de aseo personal.

La demora del proceso ha generado incertidumbre entre la mayoría de los cubanos, muchos de los cuáles dudan en qué moneda guardar sus ahorros.

En el país, además de las dos monedas, existe una tasa de cambio para la población y otra para las empresas.

Expertos dentro de Cuba sostienen que la dualidad monetaria y cambiaria distorsiona la contabilidad fiscal y maniata la productividad.

Encuestados por Radio Martí, varios periodistas independientes dijeron que el dólar es la moneda preferida de los que pueden darse el lujo de ahorrar dinero.

Algunas opiniones de periodistas independientes

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:43 0:00


-Mario Echevarría (La Habana)

"Conozco de varios puntos particulares que están comprando dólares americanos. Eso me ha llamado mucho la atención (...) ciudadanos tratando de adquirir dólares".

- Guillermo del Sol ( Villa Clara)

"Francamente aquí la gente no cree en este gobierno para estas cuestiones porque esto se está anunciando desde que Raúl llegó al poder y realmente de todas las promesas de Raún no se ha cumplido ninguna", expresó.

"La mayoría de los cubanos, como no confían en los bancos, el dinero lo tienen en las casas. Están tratando de convertir el billete nuevamente en dólares. Tienen miedo que desaparezca de pronto el CUC".

Del Sol dijo que a quien perjudica este asunto es a "los nuevos ricos".

-Harold Viscaíno (Sancti Spíritus)

"Los que están guardando en dólares son las personas de mayor poder adquisitivo".

-Roberto Blanco (Pinar del Río)

"El problema es que aquí no tenemos tiempo para guardar nada porque la vida es muy dura y el trabajador tiene que arreglárselas, inventar".


(Redactado con reporte de Adriel Reyes)

Vea todas las noticias de hoy

Dos muertes y 46 nuevos casos de coronavirus en Cuba

Un barbero usa máscara de protección contra el coronavirus en La Habana. (AP/Ramon Espinosa)

Otros dos pacientes perdieron la vida en Cuba por el COVID-19, para un total de 11, y de los 1,056 exámenes practicados el lunes se confirmaron 46 nuevos casos de la enfermedad, todos cubanos, para sumar 396 en el país, informó el martes el Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Los fallecidos el lunes fueron una cubana de 101 años, de La Habana, que estuvo en contacto con un caso confirmado y permanecía en estado crítico, y un holguinero de Gibara, de 68 años, que tenía diagnóstico de enfermedad pulmonar obstructiva, reportó en conferencia de prensa Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del MINSAP.

La cifra de pacientes en estado crítico ascendió de ocho a 12, nueve de ellos con edades por encima de los 60 años, y los enfermos graves son ahora tres, uno menos que los reportados el lunes.

Fueron dados de alta seis pacientes de Pinar del Río y tres que estaban ingresados en Holguín (una cubana, un italiano y una canadiense). Un paciente canadiense con evolución satisfactoria fue evacuado en un avión ambulancia.

El laboratorio del Centro de Investigaciones de la Defensa Civil, normalmente usado para casos de VIH, se sumó el lunes a las instalaciones que procesan pruebas de COVID-19, informó Durán.

Hay 1,752 personas ingresadas bajo vigilancia clínico-epidemiológica, y otras 15,762 permanecen bajo vigilancia sanitaria en sus hogares.

Según el MINSAP, uno de los 46 casos confirmados tuvo fuente de infección en Estados Unidos, 31 estaban en contacto con casos confirmados, 13 asociados a viajeros procedentes del exterior, y uno aún por determinar.

Proponen 10 medidas urgentes para enfrentar el coronavirus en Cuba

Trabajadores se protegen con máscaras del contagio del coronavirus. AP Photo/Ramon Espinosa

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) propuso hoy al gobierno de Cuba la aplicación de 10 medidas urgentes para enfrentar la "compleja situación socioeconómica cubana, agravada ahora por la pandemia internacional del COVID-19".

Entre las propuestas aparece la eliminación del impuesto del 10% sobre el dólar norteamericano, que afecta a las remesas provenientes de Estados Unidos.

"Las remesas familiares están menguando a partir del impacto del coronavirus en Estados Unidos. Una medida así facilitaría y estimularía que lleguen a la ciudadanía dentro del país. La medida me parece fundamental", explicó Marlene Azor, consultora del organismo.

Las diez medidas propuestas al régimen incluyen garantizar la entrega de alimentos en sus casas a las personas mayores o con discapacidad física; la activación de centros de elaboración en las empresas estatales; la rebaja de las tarifas de ETECSA y la derivación de personal policial a labores de asistencia de ancianos y personas necesitadas.

En declaraciones a Radio Televisión Martí, Azor dijo los llamados "consejos de defensa" deberían "ponerse en función de ayudar a los más desvalidos".

Piden a Cuba eliminación del impuesto del 10% sobre el dólar americano
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:42 0:00

"Que la policía no solo se dedique a cuidar las colas, sino que aporte en el traslado de alimentos a los más vulnerables. Los ancianos son el sector más afectado por el coronavirus, especialmente en el caso de Cuba, por su precariedad económica", abundó Azor, doctora en Ciencias Sociales y Humanidades.

El OCDH solicitó además otras medidas económicas, entre ellas el acceso directo de los trabajadores privados al mercado mayorista y a las importaciones, y la exención de impuestos a los productores agrícolas privados durante al menos un año, para enfrentar la crisis derivada de la pandemia.

De acuerdo con Marlene Azor, las medidas propuestas "no exigen recursos complementarios, ni la creación de nuevas estructuras".

La petición al gobierno cubano también exige que los medios de comunicación independientes de la Isla puedan acceder a las ruedas de prensa del Ministerio de Salud Pública.

Estas son las diez medidas propuestas:

1. Eliminación del impuesto del 10% que el Estado impone a las remesas familiares en dólares americanos. Esta medida significaría para las familias cubanas en su conjunto un ahorro o alivio de millones de dólares y un estímulo para el incremento de la solidaridad familiar.

2. Garantizar la entrega de alimentos en sus casas a las personas mayores y/o con discapacidad física con limitaciones en la movilidad y para aquellos hogares en el que todos los adultos estén bajo vigilancia epidemiológica. Esta medida evitaría el desplazamiento de personas más vulnerables al virus.

3. Activar centros de elaboración de comidas para ancianos y necesitados en las cocinas de empresas estatales o en hoteles controlados por el Estado cubano. Esta medida ayudaría a paliar una de las crisis sistémicas cubanas que tiene que ver con las dificultades para conseguir comida. Según una encuesta realizada por el OCDH en Cuba, el 95% de los encuestados dijo que veía “difícil” o muy “difícil” conseguir comida.

4. Dotar al personal sanitario de las equipos de protección imprescindibles y necesarias para evitar el contagio y garantizarles su seguridad. Según experiencias en otros países el personal sanitario se ve altamente afectado por los contagios al estar tratando directamente a los pacientes, por ello insistimos en la importancia de que cuenten con los materiales de protección.

5. Derivar personal de la policía nacional y policía política a las labores de asistencia de ancianos y personas más necesitadas. Es importante que las fuerzas de seguridad, además de mantener el orden, cumplan una función social como en otros países, por ejemplo, en la atención a los más necesitados, incluso ayudando en el reparto de comidas.

6. Prever la necesidad de habilitar hoteles como unidades hospitalarias. Esta es una medida que las autoridades deben considerar en caso de que de un aumento exponencial de contagiados o ingresados.

7. Rebajar las tarifas de telefonía y datos de ETECSA, empresa controlada por el estado cubano. Esta es una medida ampliamente reclamada por los ciudadanos que buscan estar actualizados y conectados con sus seres queridos en estos momentos tan difíciles.

8. Dar acceso a los medios de comunicación independientes a las ruedas de prensa de los funcionarios del Ministerio de Salud Pública. Además de ser un derecho de los ciudadanos, ello ayudaría a extender el alcance de las informaciones y recomendaciones del gobierno.

9. Quitar las restricciones al acceso al mercado mayorista y a las importaciones para permitir la participación directa de los trabajadores privados y pequeñas empresas o cooperativas privadas. Simplificar procesos y costos aduanales. Es importante por el papel que pueden jugar en el suministro de bienes y servicios a la población.

10. Eximir de impuestos a los productores agrícolas privados y a otros relacionados con productos de primera necesidad durante al menos un año. Si bien los efectos de esta medida no son inmediatos, si es una forma para estimular e involucrar a los productores.

Cuarentena sin Netflix, ahorrando minutos de conexión y Etecsa solo rebaja en la madrugada

Cubanos observan como se llevan a un grupo de personas sospechosas del estar contagiadas con COVID-19.

Olviden Netflix, la televisión por cable o entretenerse durante horas en redes sociales. Sin wifi ilimitado ni datos móviles con tarifa plana, el confinamiento en una Cuba casi paralizada por el coronavirus luce muy diferente al del resto del mundo.

El aislamiento para la gran mayoría de los cubanos, que viven ahorrando el saldo de sus teléfonos y cuentan cada megabit, no estará marcado por retos virales, maratones de series online o vídeollamadas en Zoom, porque la internet, cara e inestable, es tratada como un bien preciado, no como algo que se da por sentado.

"Desde que decidí no salir más, lo primero que pensé -después de hacer una lista mental de la comida por comprar- fue que tengo que ahorrar los megas porque incomunicada no me puedo quedar", contó a EFE Daniela, una empleada estatal que usa sus datos sobre todo para saber de su familia en España, "ahora mucho más que están tan mal".

Cuba no es uno de los países más golpeados por la pandemia y oficialmente aún está en fase pre-epidémica, pero el riesgo de un brote mayor y el dantesco escenario internacional han hecho que el Gobierno blinde fronteras, cierre escuelas, suspenda eventos y pida salir solo lo necesario, aunque sin decretar una cuarentena masiva.

No obstante, muchos isleños no han esperado a una orden oficial y se han autoconfinado después que las autoridades anunciaran los primeros casos de COVID-19 el pasado 11 de marzo, una decisión compleja en un país lastrado por el desabastecimiento crónico.

Para Adela, una maestra jubilada de Ciego de Ávila (centro), "guardarse en casa" incluyó un peregrinaje de varios días por las tiendas y, aunque trató de evitar las largas filas para comprar alimentos, detergente y papel higiénico, tuvo que pasar más de dos horas en varias "colas", vigilando que nadie se le acercara mucho.

También tuvo que limitar sus conexiones. Sin la wifi pública, más barata (entre 70 centavos y 1 dólar por hora) y rápida que los datos, pero más concurrida, todo lo que queda es la internet móvil.

Este es un servicio caro en la isla, donde el salario medio mensual no llega a los 45 dólares y las pensiones oscilan entre los 15 y los 20 dólares.

Los planes de datos mensuales de Etecsa -el monopolio estatal- van desde los 5 CUC (equivalente al dólar) a los 35 y 45 CUC, estos últimos solo dirigidos a usuarios de la red 4G que aún no llega a todo el país, cubierto por una sobresaturada 3G que soporta las llamadas y la mayoría del tráfico de Internet.

El servicio Nauta Hogar, una alternativa más asequible de conexión desde casa, solo llega a unos 150.000 hogares (4 % del total de viviendas en Cuba) por falta de capacidad de instalación.

Ante la realidad de que "la cuenta no da", miles de cubanos dependen de las recargas móviles que envían familiares y amigos desde el exterior. Etecsa lanza al menos dos promociones al mes en las que multiplican el monto de los pagos realizados en euros y dólares, una vía para Cuba de captar las tan necesarias divisas.

En marzo, cuando los cubanos comenzaron a pasar más tiempo en casa, el tráfico de internet en el país aumentó un 30 %, incremento que coincidió también con un alza en las operaciones de Fonoma, una de las empresas privadas dedicadas al envío de recargas móviles al país caribeño.

Para Fonoma, el primer trimestre de 2020 se tradujo en un incremento de casi un 11 % comparado con los tres últimos meses del año anterior, tradicionalmente una de las épocas más ajetreadas.

Esto se debió sobre todo al número "sin precedentes" de recargas en febrero y marzo, explicaron a EFE fuentes de la empresa.

La mayoría de sus clientes provienen de Estados Unidos, España -con "el mayor volumen de recargas histórico" el mes pasado-, Italia, Canadá y Alemania.

"Mi hermano es quien me pone recargas todos los meses. Él vive en Miami y como está casi sin salir de la casa, quiere que estemos comunicados todo el tiempo. Trato de no hacer muchas vídeollamadas para que no se vayan tan rápido los megas, ahora también los necesito para entretenerme", aclara Yusnel, un joven habanero.

Solo unos minutos al día en Instagram y Facebook "porque las fotos y los vídeos gastan mucho" y mucho tiempo en Whatsapp: esa es la rutina de este mecánico, que también ha encontrado en Telegram no solo una aplicación de mensajería, sino todo un ecosistema donde ver memes, recibir noticias y hasta enterarse de qué hay en las tiendas.

La criolla expresión de que en Cuba "todo es con dolor" viene muy bien a quienes pagan la internet con la que trabajan en sus casas. Así pueden explicar la elección de anteponer la salud personal a la del bolsillo.

La gran mayoría de estos trabajadores del sector privado autónomos solo tienen acceso en sus hogares a la internet móvil y comparten la conexión desde sus teléfonos.

"Al estar en casa uno gasta muchos datos móviles porque estamos todo el tiempo conectados y eso hace que los paquetes se vayan como agua. Lo que antes me podía durar casi un mes, ahora puede que no me llegue a la semana", aclara Glenda Boza, periodista de El Toque, uno de los medios alternativos cubanos más influyentes.

La prolífica tuitera, que acumula casi 4.000 seguidores en esa red social, no ha dejado de hacer entrevistas y publicar artículos estas tres últimas semanas, ahora desde su hogar en la central Villa Clara, una de las provincias cubana con mayor número de positivos al coronavirus.

Es casi imposible a nivel económico para cualquier 'cuentapropista' cubano pagar los precios de los paquetes móviles para trabajar

En el caso de Rafael, la decisión de cambiar la oficina por la sala de estar fue tomada entre colegas y apoyada por su empleador, una empresa extranjera que asume los costes de la relocalización. Su trabajo incluye el manejo de redes sociales, lo que "supone un gasto tremendo".

"Es casi imposible a nivel económico para cualquier 'cuentapropista' cubano pagar los precios de los paquetes móviles para trabajar. Te consume demasiado. En mi caso lo paga la empresa, pero igual, es muy caro", confiesa.

La reivindicación ciudadana de que Etecsa baje los precios de internet no son nuevos, pero han cobrado más fuerza en tiempos del COVID-19.

Directivos del monopolio estatal de las telecomunicaciones han asegurado que no pueden rebajar tarifas porque el país no tiene la capacidad tecnológica para asumir la demanda que se generaría.

En cambio, anunciaron que este abril reducirían a la mitad el precio de los datos de madrugada, entre la 01:00 y las 06:00 horas, el periodo de menor tráfico.

La iniciativa pensada para descongestionar la red fue recibida con mediano optimismo por algunos: "No es mucho, pero algo es algo", escribió un usuario en Twitter. Mientras, otros han bromeado con que la nueva medida "será bien recibida en la comunidad de vampiros cubanos".

A quienes trabajan en casa esta rebaja le reporta escasos o nulos beneficios porque implicaría variar radicalmente los horarios.

"Me parece que no lleva a ninguna parte, no es un beneficio real y solamente las personas con insomnio o los custodios (guardas nocturnos) podrán sacarle provecho a eso. Otra cosa son las 10 horas extras a los paquetes del Nauta Hogar, el servicio de internet en las casas, pero solo algunos pocos lo tienen todavía", insistió Rafael.

"¿Se imaginan si esta pandemia nos hubiera cogido en 2018? ¿Qué haríamos sin Internet?", se pregunta un tuitero cubano sobre la realidad que viven aún hoy millones de sus compatriotas.

Cifras del gobierno indican que Cuba cerró el 2019 con 7,1 millones de personas con al menos una conexión a Internet en el año, el 63 % de su población de 11,2 millones. ¿Qué hace el otro 37%?

"Ver mucha televisión", responde Rudy, un chófer habanero aislado en casa con sus dos padres ancianos y su pareja. Desde hace unos días los canales estatales ha reforzado su programación e incluso trasmiten las actualizaciones diarias del Ministerio de Salud y las teleclases para los alumnos de varias enseñanzas.

Los cubanos no pueden contratar el servicio de televisión internacional por cable al que sí acceden los extranjeros, hoteles y algunos funcionarios autorizados.

Por eso, la salvación de esta y otras miles de familias en el país ha sido el popular "paquete", una enorme selección de contenidos "offline" que se copia cada semana en memorias externas y que incluye desde estrenos de cine a series, música o revistas.

De hecho, el autoconfinamiento ha hecho que aumenten los clientes de Jorge Luis, un "paquetero" que entrega discos duros a domicilio cada fin de semana en Placetas, un pequeño pueblo de Villa Clara,ahora armado con mascarilla y guantes.

CIDH registra violaciones graves, masivas y sistemáticas en Cuba y pide el fin del embargo

La policía cubana arrestó a algunos manifestantes que participaban en la marcha LGTBI en La Habana, el 11 de mayo de 2019.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su Informe Anual 2019 critica las violaciones, graves y sistemáticas de los derechos humanos en Cuba y pide el fin del embargo.

En el país no existen los elementos fundamentales e instituciones inherentes a una democracia representativa, no hay independencia judicial, existen limitaciones a la separación de poderes y se registran constantes restricciones al ejercicio de los derechos políticos y a la libertad de expresión, además de violaciones graves, masivas y sistemáticas a derechos enunciados en la Declaración Americana sobre Derechos y Deberes del Hombre.​

Una integrante de la CIDH en una de las visitas a países de la región.
CIDH Informe sobre la situación de derechos humanos en Cuba 2019

La CIDH mostró "preocupación por las graves afectaciones a los derechos políticos al sufragio y a la participación en el gobierno, a la libertad de opinión, expresión y difusión, al derecho de residencia y tránsito y a la protección contra la detención arbitraria".

Además denuncia que los defensores de derechos humanos en Cuba son víctimas de constantes restricciones de viajes, detenciones arbitrarias de corta duración, procesos de criminalización y persecución judicial.

Los activistas pro derechos humanos en la isla son acusados a menudo de delitos como desacato, peligrosidad y peligrosidad social pre delictiva, impago de multas, desorden público y resistencia o rebelión, con el fin de desincentivar la labor defensa y promoción de los derechos humanos.

"Las acciones para restringir los derechos de los activistas políticos, se extenderían a sus familiares, incluidos niños y niñas", afirma el reporte.

Sobre el controversial tema del embargo económico impuesto por Washington a la isla, del cual opositores y activistas de la sociedad civil tienen posturas divididas, la CIDH asegura que "reitera la importancia de poner fin al bloqueo económico de Estados Unidos sobre Cuba para garantizar derechos humanos que se ven afectados como consecuencia del mismo".

Por otra parte, el informe remarca que persisten restricciones para que todos los cubanos puedan acceder a cargos de representatividad política: "La supremacía del Partido Comunista que nuevamente es identificado en la Constitución como un partido único, constituiría una restricción a la participación de las personas con convicción política diferente para participar en los asuntos públicos y cargos representativos. Además, autoridades como la Asamblea Nacional del Poder Popular siguen reuniendo amplias facultades para la toma de decisiones públicas que desdibujan los elementos característicos de un sistema de separación de poderes".

La CIDH tampoco observa un cambio de condiciones que brinden garantías para la independencia judicial.

"La nueva Constitución incluyó en su texto las garantías de habeas corpus, presunción de inocencia y el derecho de acceso a la justicia. Sobre estos dos últimos, la CIDH había llamado la atención de que estuvieran en el texto constitucional, por lo que saluda su inclusión, sin embargo, hace un llamado para que la legislación disponga las condiciones para el efectivo funcionamiento del habeas corpus como mecanismo protector del derecho a la libertad personal. Los testimonios recabados fueron enfáticos en señalar que a pesar de su constitucionalización, dicha garantía no es efectiva. La Comisión expresa su preocupación por el alto número de testimonios e información pública que denuncia detenciones arbitrarias contra activistas y opositores como una práctica en la isla".

La Comisión manifestó su preocupación por los testimonios que denunciaron la imparcialidad en la administración de justicia, en especial en casos de activistas y opositores.

En el capítulo sobre libertad de expresión, la CIDH y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión destacan que Cuba sigue siendo el único país del Hemisferio en el cual no existe ningún tipo de garantías para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión. Permanece un modelo de monopolio estatal sobre los medios de comunicación y se mantiene la prohibición de fundar medios privados, todo lo cual es incompatible con los estándares internacionales sobre libertad de expresión.

El informe hable da la persecución selectiva y deliberada en contra de medios y periodistas independientes que por periodos incluso se recrudece.

En materia de Internet, se observa que las disposiciones legales serían sumamente restrictivas y ambiguas, y habría una limitada conectividad de la población cubana. Además, el bloqueo y censura de medios críticos, impiden seriamente el ejercicio de los derechos a la libertad de expresión, privacidad e intimidad en la red. En general, en materia de libertad de expresión, se observa una grave discriminación por motivos políticos en el ejercicio de los derechos humanos a todo aquel que piense o quiera expresarse distinto al régimen socialista.

Confinamiento, machismo y carencias hacen del coronavirus un reto aún mayor para las cubanas

Una cubana se prepara para fabricar un nasobuco con sus ajustadores, en Cojímar. AP Photo/Ramon Espinosa

El confinamiento indispensable para frenar el contagio con el coronavirus ha colocado a la mujer cubana en una posición extrema, todas sus potencialidades como columna vertebral de la familia se ponen a prueba en medio de precariedades alimentarias, hacinamiento habitacional y permanente convivencia con familiares demandantes, coincidieron en entrevista con Radio Televisión Martí tres miembros de la Sociedad Civil.

“Téngase en cuenta que el contexto cubano es extremadamente machista, por tanto, todas las labores domésticas recaen sobre la mujer y la expansión de la pandemia las obliga a replantearse, a readaptarse, opinó la curadora y artista Claudia Genlui Hidalgo.

Entre confinamiento, machismo y carencias las mujeres cubanas se enfrentan al coronavirus
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00


A esto se añade que es frecuente en Cuba la convivencia de dos o tres generaciones en el mismo domicilio, que los matrimonios que se divorcian, dividan en dos sus casas y que parientes vivan en las “barbacoas” que se les han incorporado a muchos inmuebles.

Al respecto puntualizó la creadora: “Estamos hablando de, en un metro cuadrado quizás, vivir una madre con tres niños o tres adolescentes, que están reclamando todo el tiempo primero atención a sus necesidades básicas de alimentación, de aseo. Todo esto pone en un pico muy alto la fuerza que debe emplear la mujer para continuar desarrollando su labor de madre, de mujer.

“Y lo digo yo que no tengo hijos, para mí la vida es mucho más fácil, pero cuando pienso en esos residentes de la Habana Vieja que viven en situaciones precarias, cómo lograrán esas mujeres llevar a cabo todas tareas que implican estar 24 por 24 en función de tu familia, de tu esposo machista que está exigiendo extra, que está también atormentado por no poder salir a la calle”, acotó Hidalgo.

En lo que coincidió la activista y psicóloga bayamesa Kirenia Flores: “Vivir hacinados no ayuda a la concordia en la familia” y para todas las mujeres es complicado porque les corresponde, en nuestro entorno, la protección y atención a los hijos, al marido, sin contar aquellas que tengan alguna persona enferma a su cuidado, o a un anciano”.

“Y si a eso le sumas que tienen que buscar los recursos materiales para garantizar la alimentación y limpieza de sus hogares y sus seres queridos, a veces no les alcanza el tiempo para descansar porque están muy sobrecargadas de trabajo”.

“Entonces se descuidan de sí mismas por tanta preocupación y obligación por otras personas, todo el tiempo pendientes de lo que necesitan el otro, que no le falte el nasobuco, que tenga agua con cloro, jabón, comida y, en primer plano, bregar con la escasez de agua. Esto las hace más susceptibles de contraer la enfermedad”.

Estos factores pueden incrementar la violencia intrafamiliar, porque el hombre descarga toda la responsabilidad de los quehaceres del hogar sobre su pareja o su hermana y si en estas circunstancias, tiene que estar confinado en la vivienda pues estará exigiendo que todo esté limpio, que los niños estén atendidos, “todo el tiempo supervisando”, lo que se añadirá a la ya habitual sobrecarga que tiene la mujer, puntualizó Flores.

“Es un momento muy crítico para todos, pero más para la mujer porque es uno de los sectores más vulnerables”, indicó la periodista independiente guantanamera Yaremis Buqueriget.

“En mi caso soy madre de dos niños y me espanta saber que no poseo los medios, de ningún tipo, para afrontar la cuarentena sabiendo que tengo que buscar los alimentos y los indispensables productos para garantizar la higiene de nuestro hogar”.

La población se enfrenta al COVID-19 en medio del desabastecimiento de los mercados, que ha conducido a las autoridades a asignar muchos víveres a través de la cartilla de racionamiento.

“No hay útiles de aseo personal ni siquiera pasta dental. La gente se está “matando” hasta para comprar los huevos. No se puede estar recogido en casa porque cuando aparece un poquito de algo la gente quiere adquirirlo”, apuntó la comunicadora.

Por otra parte indicó la reportera de la agencia Palenque Visión “si no puedes trabajar como vas a tener dinero para comprar lo necesario, si, teniéndolo, es difícil conseguir la comida y otros bienes”.

Sobre este tema opinó Genlui Hidalgo: “También hay muchas solteras que asumen la responsabilidad desde el punto de vista económico, con pequeños negocios, incluso informales” y la reclusión voluntaria puede ser imposible para ellas porque tienen que “inventarla”, como decimos aquí”.

“Además tengo el deber como periodista de informar al mundo sobre el escenario en que la isla afronta la propagación del virus y cómo en lugar de aliviar la situación de los cubanos, el régimen está imponiendo multas de hasta 3000 pesos moneda nacional a aquellos que vean grabando aglomeraciones, discusiones con funcionarios o la policía, le confiscan sus medios de trabajo, no importa si es hombre o mujer”, dijo Buqueriget.

La Red Femenina de Cuba y el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) convocaron una encuesta sobre la coyuntura de las mujeres cubanas durante el recogimiento que debe mantenerse para evitar el incremento de infectados por coronavirus.

Las autoridades están llamando al “distanciamiento social” mientras la realidad nacional impone condiciones desfavorables al cumplimiento de todos los protocolos previstos para contener la propagación de la enfermedad.

Cargar más

XS
SM
MD
LG