Enlaces de accesibilidad

Cuba

¿Se apaga el furor de la compraventa de casas en Cuba?

Una mujer anuncia la venta de su vivienda en La Habana.

"El cubano que hoy puede comprar una casa en este país es el que tenga ayuda del exterior, o algún jefe que tenga entrada de dinero; que tenga una buena economía", dijo un residente de Ciego de Ávila.

La compra y venta de casas entre cubanos ha disminuido considerablemente en los últimos meses, según afirmaron residentes en la isla que alegan como causa principal la falta de recursos del cubano de a pie para cubrir el costo de esa transacción.

Rolando 'Pupo', residente de San Juan y Martínez, en Pinar del Río, dijo que en este momento hay muy pocos compradores en su provincia.

"Por lo general, lo que se venden son casitas que están en muy mal estado, en 30 mil, 40 mil, 50 mil, 80 mil y 100 mil pesos cubanos, que es más o menos a lo que puede aspirar un cubano medio que tenga la posibilidad de tener un negocio o un familiar allá afuera en el exterior, que quiera contribuir y ayudar", señaló.

Félix Llerena, estudiante de la Universidad de La Habana, indicó al periodista de Radio Martí, Adriel Reyes, que él ha visto una disminución en la venta de las casas en la capital.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:48 0:00

"Se están vendiendo, pero no con ese explote de hace un año y medio atrás, cuando todo el mundo tenía un cartel en las casas de 'Se vende'. Y hay muchas casas que las están vendiendo y no se venden porque mucha gente no tiene dinero. Las casas van desde 20 mil pesos cubanos, que son casi mil dólares, a más de 5 mil, 6 mil, 10 mil dólares; depende de la zona donde la encuentres", manifestó.

Maylen Mandique, quien reside en Ciego de Ávila, señaló que "el cubano que hoy puede comprar una casa en este país es el que tenga ayuda del exterior, o algún jefe que tenga entrada de dinero; que tenga una buena economía, porque el cubano de a pie, como decimos nosotros, no puede comprar una casa porque cuesta mucho dinero", que hay que pagar al contado y generalmente, de una sola vez.

La compraventa de viviendas en la isla fue autorizada por el Sexto Congreso del Partido Comunista (PCC), en marzo de 2011, como parte de 300 medidas aprobadas para favorecer la apertura del sector privado, la reducción de empleos en el sector estatal, la autogestión de las empresas públicas y la descentralización del aparato del Estado.

El Gobierno de Cuba aprobó en 2014 nuevas medidas para las operaciones de compraventa y traspaso de viviendas, buscando evitar declaraciones inferiores al valor de los inmuebles, y para evitar el encubrimiento de compras a través de donaciones e impedir que los cubanos evadieran los impuestos establecidos.

Según un reportaje sobre el tema publicado ese año por el periodista cubano Yusnaby Pérez, una casa o apartamento promedio en condiciones medianamente decentes no costaba menos de $150.000 dólares. En teoría, acorde con el salario promedio en la isla un cubano tendría que reunir 694 años de salario íntegro para poder pagar una casa en La Habana, porque, además, no hay banco que financie la compra de una casa para un ciudadano común.

Vea todas las noticias de hoy

La situación en Bejucal es grave "Es muy inhumano estar viviendo sin agua"

La situación en Bejucal es grave "Es muy inhumano estar viviendo sin agua"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:05 0:00

Activista Yunior García Aguilera pide “repensar” las sanciones contra La Habana

Yunior García Aguilera en Madrid, España. REUTERS/Juan Medina

El activista y dramaturgo Yunior García Aguilera pidió en España “repensar” las sanciones contra el régimen de La Habana, para buscar mayor efectividad.

“Hay sanciones que son válidas. Todo el esquema hay que repensarlo. Tienen que ser sanciones realmente efectivas contra esos regímenes que masacran a su gente, pero que no hagan pasar hambre a la población”, afirmó en el evento “Cuba: la cultura como motor de cambio”, organizado por la Oficina del Parlamento Europeo en Barcelona y la Casa América de Cataluña.

En su opinión, “no se trata de ‘te voy a poner en un estado tan pobre que haga que te rebeles’, porque eso no funciona”.

Activista Yunior García Aguilera pide “repensar” las sanciones contra La Habana
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:50 0:00

“Los regímenes dictatoriales usan la miseria como recurso. Cuanto más pobre es una persona, más depende de ese régimen que le da lo mínimo para sobrevivir”, apuntó.

Además, pidió impulsar una hoja de ruta para garantizar una transición a la democracia, “sin sangre ni violencia”.

“La revolución va a morir, no hay manera de salvarla, no tiene cura. Es decir, se va a caer muy pronto. La gran pregunta no es si va a caer, sino si seremos capaces de construir un país verdaderamente democrático, plural, de respeto, tolerancia y libertad”, advirtió García Aguilera.

En ese sentido, recordó que “hay muchos cubanos que tienen un Fidel Castro dentro, aunque estén en la oposición”.

“No se trata de llegar a una idea única, sino de establecer consensos con puntos mínimos. Seguimos en esta cosa de rapiña, de atacarnos unos a otros. Hay que acabar con esos ataques y concentrarse en lo principal, evitar que esa dictadura busque formas de sobrevivir”, indicó.

En cuanto al nuevo Código de las Familias, pidió no olvidar el sufrimiento de la comunidad LGBT y de otras minorías “dentro de un régimen machista abusivo”.

“Celebro que haya ganado el sí, sobre todo por los derechos que puede alcanzar esa comunidad; pero al mismo tiempo celebro que una parte de la sociedad cubana haya roto el esquema de unanimidad con respecto a un proyecto del régimen. Y aquí se demostró claramente que la mayoría ya no apoya al régimen”, consideró.

La charla de la Casa América de Cataluña fue guiada por Robert Mur, excorresponsal del periódico “La Vanguardia” en América Latina.

FOTOGALERÍA. Segunda noche de protestas en Cuba

Cuba apagada

Cuba apagada
please wait
Embed

No media source currently available

0:00 0:04:41 0:00

Un recuento del impacto en Cuba del huracán Ian y de las protestas del pueblo cubano a raíz de creciente crisis energética del país.

"Medio Pinar del Río está sin techo", alertan los residentes y se quejan del total abandono del gobierno

Una residente en San Juan y Martinez recorre su casa destruida por el huracán Ian.

Cuando se cumplen las primeras 72 horas del paso del huracán Ian por el occidente cubano, residentes de las ciudad de Pinar del Río y del municipio de San Juan y Martínez, dos de los territorios más afectados, denunciaron a Radio Televisión Martí, un abandono total por parte de las autoridades.

En la ciudad de Pinar del Río, Julio César Góngora, asegura que hasta ahora nada han resuelto las autoridades locales.

“Medio Pinar del Río está sin techo, aquí la situación es precaria, sin corriente, tampoco hay agua y muchos viviendo bajo las estrellas y no habrá suficientes postes eléctricos para cubrir la enormidad de los daños en el territorio, no he visto resultado de la gestión gubernamental hasta ahora. Eso lo da el sistema, que no funciona”, opinó el activista.

“Ayer mismo no hubo pan, tampoco el miércoles, ni el café lo han vendido después de la tormenta por la canasta básica, aquí no se ha visto nada, las ropa mojada las tiran para los cercados, los televisores y otros equipos electrodomésticos, los abren y ponen sol, aquí no ha venido nadie”, declaró desde la cabecera provincial José Rolando Cásares.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:05 0:00

Otra residente de la ciudad de Pinar del Río, Yamilka Abascal, destacó por su parte: “Aquí no se ha preocupado el gobierno, nadie se pronunció para venir aquí a los barrios donde hay serios daños, para visitar los casos que tienen prioridad, es decir las personas enfermas y niños pequeños. No hay alimentos”.

Desde San Juan y Martínez, donde la mayoría de las viviendas quedaron destruidas, así como muchas casas de secado de tabaco, logramos contactar a Yamili Valdés, una mujer que acaba de perder su hogar.

“No pensamos que ese huracán fuera a pasar con tanta fuerza e intensidad. Todas las casas que tenían el techo de zinc y fibrocemento, que son la mayoría en el pueblo, casas buenas de mampostería también las derribó, lo único que dejó en pie fueron las casas de placa", explicó.

"San Juan y Martínez es un desierto total", afirmó.

"Mi casa se perdió, y con el mismo zinc del techo y otras partes de los materiales armamos un bohío para ver qué pasa, estamos aislados completamente y aquí no hemos visto a nadie. Están todas las palmas reales y demás árboles encima de la carretera, y los mismos vecinos que viven donde están caídos los arbustos los han ido quitando, pero no porque han venido las brigadas del estado para retirarlos", relató Valdés.

"Todo se mojó y estamos lavando con el poquito de agua que teníamos almacenada en los tanquecitos porque no hay agua, no hay nada, en la bodega no han dado nada. Estamos esperando para ver si dan algo, yo no sé de esos linieros que anunciaron para reparar los daños en la redes eléctricas, no sé si cogieron rumbo para oriente porque aquí no han llegado”, concluyó.

Info Martí | “El huracán me dejó sin nada”, es la frase más popular entre los pinareños
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:45 0:00

Cargar más

XS
SM
MD
LG