Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

"Es más fácil vestir a un títere que a un actor"

Ariel Bouza, director y actor de Teatro Pálpito. Foto: Jorge Ignacio Pérez.

Repaso a la crisis económica ("Período Especial") de los 90 a través del teatro. Ariel Bouza, director del grupo Pálpito, es de los pocos que quedan en la isla

El actor y director de escena Ariel Bouza Quintero (Manicaragua, 1969) ha visto marchar de Cuba a gran parte de los actores que en los años 90 le acompañaron en la gran aventura del pequeño formato. No solo a quienes trabajaron con él, sino también ha visto irse a otros de diversas compañías, o proyectos, como les llamaban entonces.

Bouza es un luchador contracorriente. Ha pasado el tiempo y se ha quedado en la isla con el grupo Pálpito que fundó en 1993. Todavía conserva el nombre de la compañía y el grueso del repertorio. Sus actores ahora son otros. Los iniciales están en México, España, Francia, Estados Unidos o en Cuba, pero haciendo televisión, por ejemplo.

El "juego" de las artes escénicas ha cambiado. Ya no hay esa ultranecesidad de hacer teatro como en los 90 y, de hecho, un creador como él, con tantos años de trabajo y siendo profesor en la especialidad de actuación del Instituto Superior de Arte (ISA), no ha conseguido una sala propia para Pálpito.

Según nos comentó recientemente, ahora en el ISA los alumnos eligen si los profesores se quedan en el instituto, mediante votación. Esto quiere decir que el alumnado tiene la facultad de echar a un maestro.

Ariel Bouza, director Teatro Pálpito
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00

El llamado boom teatral de los 90 cuenta con la contradicción de haber llevado a cartelera la mayor cantidad de estrenos consecutivos nunca antes vista, en medio de una profunda crisis económica. Dentro de ese boom, el teatro para niños dio un vuelco impresionante con respecto a épocas anteriores. Salió a la calle a buscar su público, en bicicleta y muchas veces desfallecido por hambre (literalmente) y por el grave inconveniente de no encontrar recursos materiales para producir los espectáculos.

Junto a esta paradoja, estaba la necesidad de buscarse la vida fuera de la isla, mediante viajes cortos que oxigenaban un poco al creador. O en no pocos casos marchándose definitivamente.

Se disolvieron muchas de las grandes compañías –El Guiñol Nacional y el de Santa Clara continuaron en escena– y surgieron decenas de "proyectos" compuestos por dos o tres personas, incluso por un solo actor que se dirigía a sí mismo.

En medio de esa dinámica competitiva, Pálpito estrenó obras de pequeño y mediano teatro (Historias para contar, El pez enamorado) incluyendo un musical (Alfa del alba o la quimera de los siete sueños), con actores recién graduados o que estudiaban todavía en la academia. En el repertorio también incluyeron piezas de dramaturgos reconocidos como Luigi Pirandello (Así es si así os parece), pero siempre con algún "sabor" cubano.

"Historia de una muñeca abandonada", Teatro Pálpito. Foto: Luis F. Rojas.
"Historia de una muñeca abandonada", Teatro Pálpito. Foto: Luis F. Rojas.

De visita en Miami, Bouza acaba de presentar en la sala Artefactus Teatro un clásico de su repertorio, Historia de una muñeca abandonada, junto a un actor increíblemente dúctil, Gleris Garcés, cuya energía parece no agotarse nunca. Bouza y Garcés tuvieron una pequeña temporada en Kendall, al sur de la ciudad, en un lugar que pudiera parecer remoto según se mire. "La sala es excelente y muy bien cuidada en todos los detalles", comentó Bouza al final de la temporada. Estaba emocionado al poder reencontrarse en Miami con muchos amigos y colegas de los 90.

Esta versión que trajo es todo un reto para la actuación. No hay retablo y, sin embargo, trabajan con muñecos. El retablo está en el vestuario y en el propio cuerpo del actor, que, para mayor exigencia, se ven obligados a cantar y a bailar. Es posible que este reto tenga sus antecedentes en la dinámica de los 90.

–¿Cómo surge Pálpito dentro de esos años duros del llamado "Período Especial"?

Había que hacer un tipo de teatro que sirviera para todo público, tanto para niños como para adultos. Siempre buscamos espectáculos con esa doble lectura, para los padres y para los niños. Esa fue la línea de Pálpito.

Cuando comenzamos hicimos de todo: Teatro con máscaras, con títeres, hicimos un musical, teatro dramático. Y logramos una media con nuestra propia poética: Hacemos un teatro muy cubano, popular, rescatamos los personajes populares y lo que hacemos es contar historias

Mientras más en crisis están las cosas, es que surgen obras mejores. No había nada para fabricar los muñecos, ni el vestuario… Como es más fácil vestir a un títere que a un actor, muchos de nosotros optamos, entonces, por vestir al títere… Así surgieron muchos grupos.

–Pero estaba aún una compañía de referencia como es el Guiñol Nacional. ¿Ellos no se pusieron celosos?

No, todo lo contrario…

¿Y ese espíritu creativo murió?

De alguna manea sí. Muchos teatristas se han ido fuera del país. Pero hay grupos que están empezando ahora. Se puede hablar de una novísima dramaturgia en Cuba.

¿Sólo la necesidad económica hizo en los 90 que creciera el número de espectáculos?

No solo eso. También mucha gente incapacitada para actuar en directo se metió detrás de un retablo. El sistema de "proyectos" fue muy generoso y masivo. Detrás de un títere está el ego del actor, esa es una realidad.

–Pero en los 90 se rompió un poco el mito de que el teatro para niños era solo marionetas. Esa tradición de los hermanos Camejo, esa tradición del retablo por encima de todo se rompió de cierta manera, y predominó el actor visible. ¿O la combinación de las dos cosas?

Sí, las dos cosas. Mi grupo creo que es un ejemplo de eso, con la obra Sácame del apuro… Lo que no podía hacer un actor en directo lo hacía por detrás de un retablo y viceversa. Hay gente que dice que el retablo es una especialidad y eso es respetable. En el caso mío, es un recurso que utilizo con un fin determinado para una obra determinada.

Es cierto que el actor tenía en aquellos años mucha necesidad de actuar en vivo y eso es lo que te enseñan en la escuela. En el ISA, el títere se estudia un semestre nada más, dentro de las clases de teatro infantil.

–¿Qué pasó definitivamente en los 90?

Que el actor se veía obligado a hacer lo que fuera, actuar en una plaza, en un parque o donde sea. La inventiva del creador estaba por encima de todo. El actor lo que tiene es necesidad de ser visto y escuchado. Esa es la cuestión.

¿Te vas contento de Miami?

Muy contento. Y espero volver pronto.

Vea todas las noticias de hoy

Congreso mundial de escritores aborda la situación de artistas cubanos (VIDEO)

Vista del 88 Congreso del Pen Internacional de Escritores, celebrado en la Universidad de Uppsala, Suecia,.

Por estos días se celebra el 88º Congreso del PEN International en Uppsala, Suecia, donde se está abordando la situación de los escritores, artistas y periodistas en Cuba.

El escritor cubano Luis de la Paz, presidente del Pen Club de Escritores Cubanos en el Exilio, dijo a Radio Televisión Martí que acudió al evento, que se celebra del 27 de septiembre al 1 octubre de 2022, junto al también escritor cubano residente en Filadelfia, Rolando Morelli.

El tema del congreso es "El poder de las palabras - Desafíos futuros para la libertad de expresión" y la reunión de intelectuales abordará entre otros asuntos las amenazas a libertad de expresión; el desafío de nacionalistas y extremistas a los sistemas políticos; el acoso, persecución y asesinato de escritores y periodistas; y el control y la vigilancia de los medios digitales por parte de los gobiernos.

De la Paz informó que durante la inauguración que tuvo lugar en el Paraninfo de la Universidad de Uppsala, una institución fundada en el siglo XV, el actual presidente del PEN Internacional, el novelista Burhan Sonmez, mencionó en dos ocasiones el tema cubano.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:05 0:00
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:02 0:00

“La situación que está atravesando Cuba formó parte de su presentación”, explicó De la Paz, quien dijo haber formado parte del Comité de Escritores por la Paz.

Por parte del Comité de Escritores en Prisión “hubo una presentación muy interesante y con mucho debate sobre la situación […] de Ucrania.


Al respecto De la Paz apuntó que existe “un gran consenso dentro del PEN y ovaciones cada vez que interviene algún representante de los escritores ucranianos que enfocan la masacre que está ocurriendo en ese país producto de la invasión de los imperialistas rusos”.

“Se habló también de la situación de Cuba, en ese momento tuve la oportunidad de enfocar la violación sistemática de los derechos humanos, el recrudecimiento de las leyes que está teniendo lugar en Cuba para socavar la libertad de expresión”, alegó De la Paz, refiriéndose a la oleada de encarcelamientos a los artistas.

Por su parte, el también escritor Rolando Morelli, explicó a Radio Televisión Martí que tuvo la oportunidad de hablar de la situación en Cuba, ante el Comité de Escritores en Prisión

"El tema de Ucrania fue el dominante pero también se enfocó sobre los escritores, periodistas y artistas que sufren prisión en muchísimas partes del mundo y entre ellos estuvo destacadamente la mención de Cuba”, dijo Morelli.

“Personalmente, hice relación con mucha gente procedente del ex mundo comunista, que también tienen casos muy relevantes, de Bielorrusia, de Ucrania, de Armenia, etc.”, apuntó.

(Con reporte de Ariane González para Radio Martí)

Antonio Orlando Rodríguez recibe el Premio SM de Literatura Infantil

El escritor cubano Antonio Orlando Rodríguez, director con el también cubano Sergio Andricaín, de la Fundación Cuatrogatos.

El escritor cubano Antonio Orlando Rodríguez ha ganado, por unanimidad del jurado, el XVIII Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil, dotado con 30.000 dólares, que recogerá en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) el 29 de noviembre, reporta la agencia de prensa Efe.

El autor “es capaz de convocar el pasado y el presente desde una singularidad que seguirá abriendo nuevas maneras de sentir, pensar y habitar el mundo”, en opinión del jurado, según informó la editorial española SM este viernes en Madrid.

También valora que su escritura, "de indiscutible fuerza y calidad", despierta la imaginación de los lectores en formas que "renuevan el asombro", y añade que su "obra integra de una manera poética diversas tradiciones y registros que navegan desde su Caribe natal hacia otras latitudes, trascendiendo los límites geográficos, lingüísticos y generacionales”.

Antonio Orlando Rodríguez (nacido en 1956) comenzó su carrera en la literatura infantil y juvenil con "Abuelita Milagro" (1975), obra a la que siguieron más de medio centenar de libros de ficción para este público con editoriales de varios países.

Tras vivir en Costa Rica y Colombia, reside desde 1999 en Estados Unidos, donde creó y dirige, junto con el también cubano Sergio Andricaín, la Fundación Cuatrogatos, dedicada a la promoción de la lectura y al estudio de los libros infantiles y juveniles en español.

Para esta edición del premio se recibieron 23 candidaturas de Argentina, Brasil, Cuba, España, Guatemala, México, Paraguay, Portugal y Uruguay, de las que trece fueron finalistas.

El Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil ha reconocido, entre otros, a los españoles Juan Farias, Montserrat del Amo y Gili o Jordi Sierra i Fabra; a las argentinas María Teresa Andruetto, Laura Devetach y Graciela Montes; a la colombiana Gloria Cecilia Díaz, a la mexicana María Baranda y a la chilena María José Ferrada.

Creado por la Fundación SM en 2005, el galardón cuenta con la colaboración de la Unesco en México, el International Board on Books for Young People (IBBY), la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC).

Yotuel dice que la situación de Cuba "no aguanta un año más" (VIDEO)

El cantante Yotuel Romero durante la entrevista con Voz de América en el barrio de Chelsea, en Manhattan, Nueva York. [Foto: Antoni Belchi / VOA]

El cantante cubano Yotuel Romero, creador de la canción "Patria y Vida", dijo en entrevista con la Voz de América que su compromiso con el pueblo de Cuba continuará hasta el final de sus días y que seguirá promoviendo la libertad en la isla a través de su música.

“Siento que hay que aportar mi arte en la libertad de Cuba. Es un deber para mí, aportar todas las bendiciones que me ha dado la vida para poder ser la voz de Cuba y denunciar los abusos que ahí se cometen”, afirmó prometiendo que lo va a “seguir haciendo hasta que Cuba sea libre” y que “con el pueblo, lo vamos a conseguir”.

Sobre el éxito de la canción, que se convirtió un himno de las históricas protestas del 11 de julio, el cantante de Orishas habló del impacto que ha tenido fuera de la isla: “Yo creo que ‘Patria y Vida’ unió a un exilio entero por primera vez en la historia”.

El cantante, que ahora vive en Miami, Florida, ha estado estos días en la Gran Manzana presentando una línea de ropa de Cubavera en la tienda por departamentos Macy’s.

Su presencia ha coincidido con la celebración de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Para él, en el caso de Cuba, este evento sólo “cobrará sentido cuando realmente un presidente electo por el pueblo cubano en elecciones libres y pluripartidistas pueda hablar en nombre de Cuba”.

El ganador de dos premios Latin Grammy por su tema contestatario "Patria Y Vida" destacó la importancia del acceso a Internet para los cubanos.

“La dictadura tiene 63 años, de los cuales 60 años se ha estado sin internet. Cuando hablemos de Cuba, tendremos que hablar de la Cuba antes de internet y la Cuba de después de internet. En la Cuba de antes de internet era difícil que la población se enterara de las cosas, pero con solo tres años de acceso a las redes, mira todo el cambio que se ha producido”, afirmó.

Además, añadió que la situación y la realidad que viven los cubanos "no aguanta un año más".

"Vicenta B.", la mirada de Carlos Lechuga a los cubanos que se quedan en la isla (VIDEO)

El director cubano Carlos Lechuga posa en el 70º Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde presenta la película "Vicenta B".

¿Qué pasa con un amplio espectro de la población en una Cuba en crisis económica y que se vacía de jóvenes que emigran? Es la pregunta en el centro de "Vicenta B.", película del cubano Carlos Lechuga, presentada en el Festival de San Sebastián.

"¿Qué pasa en Cuba con la generación que no es joven ni todavía vieja? Esta gente está en el medio y ve cómo la generación de arriba entregó su vida por un sueño y fue engañada" por la revolución castrista, dijo Lechuga en entrevista con AFP en San Sebastián, norte de España.

"Y la generación de sus hijos se está yendo. Se quedan en un limbo, sin una guía. Entonces, ¿qué hacen?", se pregunta el realizador cubano, recientemente radicado en Barcelona, noreste de España.

La migración, un fenómeno que ha registrado un reciente repunte en Cuba, uno de los países más envejecidos de la región por la salida de jóvenes, está en el centro del tercer largometraje de Lechuga.


La cartomántica

En la película, Vicenta, interpretada por Linnett Hernández Valdés, tiene un don para leer las cartas. Un día, el hijo que vive con ella decide irse de la isla, y su don se evapora. Inmersa en una crisis de fe, Vicenta ve cómo su mundo se desmorona.

"A mí lo que más me interesaba era el retrato de esta mujer", que integra un gran grupo de cubanos que viven "sin saber qué van a hacer", indica.

"Primero, no tienen cómo sobrevivir, porque con el salario de un cubano no te puedes comprar dos cafés", afirma.

El director cubano Carlos Lechuga posa en el 70º Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde presenta la película "Vicenta B".
El director cubano Carlos Lechuga posa en el 70º Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde presenta la película "Vicenta B".


"Y, segundo, (les falta) el alimento del alma. ¿Cómo te levantas al otro día en Cuba, a qué te agarras, si los dirigentes se están burlando de ti en la cara y hay hambre, una necesidad mezclada con una represión terrible?", abunda el director.

Lechuga basó el personaje en su abuela, quien era cartomántica, una historia que le pareció que podía burlar la censura que sufrió en la isla con su segundo largometraje, "Santa y Andrés", que también compitió en San Sebastián, en 2016.

Pantalla Indiscreta - Santa y Andrés
please wait

No media source currently available

0:00 0:24:29 0:00

"Yo empecé escribiendo el guion en 2016, en un momento en que el Ministerio de Cultura me había mandado a la policía secreta. Entonces, entre interrogatorios, yo me dije: 'Esta gente a mí no me va a joder. No me voy a convertir en una persona rencorosa, cínica", relató.

Por eso echó mano de la historia de su abuela y de sus raíces, aunque sin poder abandonar del todo los temas de actualidad en la isla, que impregnan toda su obra.

"Lo que nos dio la gana"

"Vicenta B." fue rodada en plena pandemia de covid-19, lo que a juicio de Lechuga le benefició al filme.

"Pudimos filmar mucho, porque era en el medio de la pandemia, nadie estaba fijándose en nosotros, e hicimos un poco lo que nos dio la gana", aseveró.

El realizador de 39 años dijo que tomó la decisión de radicarse en España cuando se dio cuenta de que "no tenía más opción de un futuro en Cuba".

"El único cine cubano que se puede hacer ahora, es el que se hace con los celulares", en un país que vive su peor crisis económica en tres décadas, con escasez de alimentos, medicinas, combustibles y apagones cotidianos.

"Yo no puedo crear una historia hoy, cuando la semana que viene todo va a ir a peor en mucho", agregó Lechuga.

En el festival de la ciudad vasca, "Vicenta B." compite por el premio a mejor película latinoamericana con otros once filmes, de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador y México.

Info Martí | Premios Latin Grammy

Info Martí | Premios Latin Grammy
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:55 0:00

La música cubana no se queda fuera de la lista de nominados de la Academia de los Latin Grammy, 2022.

Cargar más

XS
SM
MD
LG