Enlaces de accesibilidad

Mundo

Crimen sin castigo, violación y saqueo soviético en mayo de 1945

Pillaje en Berlín, 1945.

La pequeña hija está en el colchón, Muerta.
¿Cuántos han estado en ella?

Un pelotón, compañía, ¿tal vez?
Una niña ha sido convertida en mujer,
una mujer se convirtió en cadáver.
Alexander Solzhenitsin. Poemas Noches Prusianas

Uno de los tabúes de la historia soviética, y ahora rusa, fue el comportamiento de las tropas del ejército rojo que entraron en Berlín en mayo de 1945. Se calcula que fueron violadas cerca de 2 millones de mujeres. La cifra es solo para estadísticas, pues el horror quedó impregnado en las alemanas y todavía en el siglo XXI, a 75 años del final de la guerra en Europa, prefieren no ahondar en el tema.

Las tropas soviéticas entraban en suelo alemán cantando Guerra Popular, Guerra Sagrada, un himno al combate y al desafuero para que la “noble furia hierva como una ola”.

Las tropas nazis, tanto del ejército como las SS, cometieron horrendos crímenes en Polonia, Ucrania o Rusia. La mayoría de estos desafueros están documentados, expuestos durante el juicio de Nuremberg, en museos de decenas de países, desde Israel hasta Lituania. Babi Yar y Lidice; y Le Paradise y el Gueto de Varsovia son ejemplos. Pero los atropellos de las tropas soviéticas en Berlín han sido tabúes, tanto para los que los cometieron como para las víctimas que prefirieron el silencio que al escarnio.

Libro Berlín: 1945 de Antony Beevor
Libro Berlín: 1945 de Antony Beevor

A inicios del siglo XXI se publico Berlín, la caída: 1945, del historiador británico Antony Beevor y se realizó en el 2014 la película Una mujer en Berlín (basada en el libro autobiográfico que se le atribuye a la periodista Marta Hillers). También está el documental BeFreier und BeFreite (Los libertadores se toman libertades) de 1992, donde muchas de las alemanas violadas aquella primavera de 1945 hablaron por primera vez ante las cámaras.

Estas obras son testimonios fieles de los abusos contra una población indefensa y en especial contra las berlinesas. Beevor indagó en los archivos rusos, buscó los testimonios. Hillers describe el dolor y el diario ultraje del cuerpo y el alma de esas madres, hermanas, hijas y abuelas que eran el trofeo más preciado de un soldado con el cuerpo lleno de vodka.

La primera edición del libro del recuento de aquella berlinesa, fue en 1954, primero en inglés, francés, en alemán no salió hasta 1959. El libro cuando apareció en Alemania Occidental fue criticado porque consideraban que dañaba el honor de las alemanas. Hasta la muerte de la autora no se reeditó.

En lenguaje directo la berlinesa cuenta su infierno: Ilse y yo intercambiamos precipitadamente las primeras frases: «¿Cuántas veces te violaron, Ilse?» «Cuatro, ¿y a ti?» «Ni idea. Tuve que ir ascendiendo en la jerarquía, desde recluta hasta comandante.»

Antes de entrar la tropa soviética en Berlín los alemanes conocían de las atrocidades ocurridas en octubre de 1944 en la aldea Nemmersdorf, en la entonces Prusia Oriental (ahora Kaliningrado como parte de la Federación Rusa). Hasta la propaganda nazi tuvo tiempo de documentar el asesinato y violación de decenas de mujeres y el asesinato de prisioneros de guerra belgas y francesas. El historiador británico Ian Kershaw y Alfred-Maurice de Zayas, abogado cubanoamericano, han expuesto en sus trabajos investigativos los horrores de aquel otoño en la primera aldea alemana que fue ocupada por tanquistas soviéticos.

Film Una mujer en Berlín
Film Una mujer en Berlín

Parecía que la venganza de Stalin y los millones de soldados que estaban en suelo germano era no con el adversario sino con las mujeres y las niñas de Alemania, las violaciones eran colectivas. El suicidio entre las alemanas o los abortos tuvieron números altos en esos meses.

Soldados soviéticos en Alemania, 1945
Soldados soviéticos en Alemania, 1945

Igual suerte sufrieron las polacas en Cracovia y en toda Polonia se calculan fueron más de 100 mil las mujeres las que terminaron sometidas bajo el soldado soviético.

Inclusive las soviéticas que fueron enviadas como Ostarbeiter (trabajadores del Este) a laborar a Alemania eran sometidas a los apetitos sexuales de sus coterráneos del ejército rojo.

Milojan Dvilas, autor del libro La Nueva Clase, destacaba que cuando se quejaron ante Stalin por las violaciones a las mujeres en países donde estaban las tropas soviéticas este rechazó los reclamos y pidió comprensión para las arbitrariedades de los soldados.

La conocida orden Número 006 del Mariscal Konstantin Rokossovky, de enero de 1945, que pedía dirigir “los sentimientos de odio hacia la lucha contra el enemigo en el campo de batalla” y amenazaba con castigos a los saqueadores, violadores y ladrones en las filas castrenses fue repetida por otros jerarcas militares como Iván Konev y Georgi Zhukov meses después.

Las noches en Berlín eran sinónimo de pillaje, de desenfreno sexual, de erotismo cuartelero, lujuria salvaje ...


Violar a una alemana y tener un reloj escamoteado a un alemán eran parte del trofeo de guerra del soldado soviético.

Las noches en Berlín eran sinónimo de pillaje, de desenfreno sexual, de erotismo cuartelero, lujuria salvaje. Y como relata Beevor; las madres alemanas buscaban agua en balde al amanecer, cuando los militares dormían, después de las bacanales nocturnas. Las violaban en grupo, con la pistola dentro de la boca, como las ventanas de cristales habían desaparecido por semanas de combates, en las calles se oían los gritos desesperados de las violadas.

Dos hospitales berlineses tienen registrados de 95 a 1340 mil casos de violaciones en sus archivos, constata Beevor. En total, afirma el historiador británico, se calculan unos dos millones de mujeres violadas y gran porcentaje de forma múltiple. Lo acontecido en Berlín, estima Beevor, es la mayor violación colectiva de la historia.

Los relatos son tan diversos como el dolor humano. Unas soportaron con estoicismo la humillación para salvar la vida de la familia, la que indicó el escondite de otras mujeres para que no violaran a su hija, la que fue a quejarse ante el oficial suprior soviético para ser de nuevo violada. Otros no hablaron nunca del trauma sufrido esos meses, borraron de sus memorias las horas en que fueron usadas. En un hogar eran violadas la menor de edad, la madre y la abuela, relata Beevor.

Afiche de la propaganda alemana para las trabajadoras del Este (Ostarbeiter)
Afiche de la propaganda alemana para las trabajadoras del Este (Ostarbeiter)

Los hombres que salían en defensa de las mujeres eran ultimados de un disparo en la cabeza, en la mayoría de los casos eran esposos o padres de la ultrajada. Y la penicilina fue el producto más codiciado del mercado negro por la cantidad de casos de enfermedades venéreas. La propaganda estalinista enseguida lanzó una de sus “medidas activas” al propagar la información que los nazis habían infectado con gonorrea y sífilis a las berlinesas para contagiar a los soldados y oficiales del Ejército Rojo o que las muchachas alemanas de los llamados destacamentos “lobos de la defensa (Werwolf) se infectaban con esas enfermedades para trasmitirla a los soviéticos.

Millones de Lili Marleen fueron ultrajadas de cuerpo y alma por la soldadesca soviética embriagada que, con lujuria de botín, se escudaba en un canto de batalla que les permitía todo en nombre de la “noble furia”.

El capitán del Ejército Rojo Alexander Solzhenitsin fue detenido en febrero de 1945 estando en Prusia. Le acusaron de criticar a Stalin en carta a un amigo. Lo enviaron a los campos de concentración en la Siberia. Allí escribió Archipiélago GULAG y unos poemas poco conocidos, con el título de Noches Prusianas - “La pequeña hija está en el colchón, / Muerta. ¿Cuántos han estado en ella? / Un pelotón, compañía, ¿tal vez? / Una niña ha sido convertida en mujer, / una mujer se convirtió en cadáver”.

Vea todas las noticias de hoy

OMS inicia evaluación independiente de respuesta global al COVID-19

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus. (Salvatore Di Nolfi/Keystone via AP, File)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este jueves el inicio de una evaluación independiente de la respuesta global al COVID-19, un reclamo de los estados miembros en la 73 Asamblea Mundial de la Salud en mayo pasado, informó la institución en un comunicado.

El Panel Independiente para la Preparación y Respuesta ante Pandemias (IPPR) estará copresidido por dos mujeres, la ex primera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark, y la ex presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, quienes elegirán a otros integrantes del Panel, así como a miembros de una secretaría independiente, para brindarles apoyo, dijo el director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Clark fue la primera mujer en liderar el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (2009-2017), y Sirleaf recibió el Premio Nobel de la Paz en 2011.

"Este es un momento para la autorreflexión, para mirar el mundo en que vivimos y para encontrar formas de fortalecer nuestra colaboración a medida que trabajamos juntos para salvar vidas y controlar esta pandemia", dijo el Dr. Tedros.

El líder de la OMS agregó que la magnitud de una pandemia que ha afectado a casi todos en el mundo "claramente merece una evaluación proporcional".

La labor de la OMS para contener el coronavirus, y su retraso en adoptar las medidas correspondientes a una pandemia, incluso en informar al mundo sobre su existencia, levantaron críticas a nivel global, las más fuertes desde Estados Unidos.

A finales de mayo, la administración de Donald Trump rompió relaciones con la OMS por su mala gestión en la crisis del COVID-19, y por dar excesivo crédito a las informaciones aportadas por China.

"China tiene un control total sobre la OMS pese a pagar solo 40 millones de dólares por año, en comparación con lo que Estados Unidos ha estado pagando, que es de unos 450 millones al año. Hemos detallado las reformas que debe hacer y nos hemos comprometido directamente con ellos, pero ellos se han negado a actuar", sostuvo entonces Trump.

Una sesión especial de la Junta Ejecutiva de la OMS deberá reunirse en septiembre "para discutir el progreso del Panel" y, en noviembre, el IPPR presentará "un informe provisional" en la reanudación de la Asamblea Mundial de la Salud.

La Junta Ejecutiva volverá a discutir más a fondo los hallazgos del Panel en su sesión ordinaria, prevista para enero de 2021, y durante la Asamblea Mundial de la Salud, en mayo del próximo año, el panel presentará "su informe sustantivo", subraya el comunicado.

"Incluso mientras luchamos contra esta pandemia, debemos estar preparándonos para futuros brotes mundiales y muchos otros desafíos de nuestro tiempo, como la resistencia a los antimicrobianos, la desigualdad y la crisis climática", dijo el Dr. Tedros.

Pompeo: China tiene un problema de credibilidad (VIDEO)

Mike Pompeo en conferencia de prensa. REUTERS/Tom Brenner/Pool

El Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, criticó nuevamente a China por mentir a su pueblo y al mundo.

En una conferencia de prensa, Pompeo dijo que el Partido Comunista Chino tiene un problema de credibilidad, dando como ejemplo que aún no han revelado información verídica sobre la pandemia de coronavirus, que se originó en China.

Señaló que durante la visita que hará la Organización Mundial de la Salud a China es necesario que provean información real.

“Anunciaron que permitirían la entrada de la OMS, está muy bien, pero la organización tiene que tener la libertad para hacer su trabajo y que la gente correcta esté allí para participar en la investigación y se necesitan respuestas reales”, declaró.

Como otro ejemplo de las mentiras del gobierno chino, Pompeo expresó que Beijing prometió 50 años de autonomía al pueblo de Hong Kong y que tras solo 23 años hay promesas falsas, en referencia a la nueva ley de seguridad china en la ciudad.

Asimismo, elogió a las compañías Google, Facebook y Twitter por negarse a entregar datos de sus usuarios al gobierno chino en Hong Kong y alentó a otras empresas a hacer lo mismo.

China crea organismo para velar por "la seguridad del régimen"

El emblema del Partido Comunista decora la entrada del Gran Palacio del Pueblo durante el segundo día del XVIII Congreso del Partido Comunista de China (PCChn), en Pekín, China.

China ha creado un nuevo organismo que velará por "la seguridad política nacional" y antepondrá "la seguridad del sistema y del régimen", en un momento de "turbulenta situación internacional", según las autoridades chinas.

En su página web, la Comisión de Derecho y Política del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) publicó este lunes un texto que dio cuenta de la primera reunión de este grupo especial, aunque no precisó la fecha del encuentro.

Los objetivos de este grupo para el presente año serían identificar y prevenir cualquier "actividad disruptiva", las actividades terroristas, aquellas de carácter separatista y las actividades religiosas extremistas.

La fuente alude a un contexto en el que China, dice, estaría bajo asedio por las culpas que Estados Unidos ha vertido sobre el país asiático en cuanto a la responsabilidad por el coronavirus, a la incertidumbre creada por la reciente imposición de la controvertida ley de seguridad de Hong Kong y a los enfrentamientos fronterizos con la India.

"Solo un entorno político seguro puede garantizar la sensación de seguridad, felicidad y de mejora del pueblo", sostiene el texto.

El vicesecretario general de la Comisión de Derecho y Política del Comité Central del PCCh, Lei Dongsheng, encabezará este nuevo organismo, englobado en el conocido como "Grupo Especial para la Construcción de una China Pacífica", cuyas actividades comenzaron el pasado mes de abril.

El anuncio de la primera reunión de este nuevo grupo se produce pocos días después de la aprobación y entrada en vigor de la nueva ley de seguridad de Hong Kong, que establece penas de hasta cadena perpetua para delitos de "secesión, subversión contra el poder estatal (cargo habitualmente usado contra disidentes y críticos), actividades terroristas y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en riesgo la seguridad nacional".

Medio millón de rublos de multa y la UE pide garantizar libertad de prensa a periodista rusa

Periodista rusa Svetlana Prokopieva

La Unión Europea (UE) instó este lunes a Rusia a proteger la libertad de prensa tras la sanción de 500.000 rublos (7.000 dólares) impuesta por un tribunal militar ruso a la periodista Svetlana Prokópieva, al considerarla culpable de "justificar el terrorismo".

"Las autoridades tienen que garantizar que la libertad de medios pueden disfrutarla especialmente los periodistas que hacen su trabajo", señaló el portavoz comunitario Peter Stano durante la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea (CE).

Stano recordó que "hemos estado observando este juicio, este caso, y hemos venido diciendo que no es aceptable que los periodistas sean juzgados por su trabajo", un punto sobre el que aseguró que han sido muy claros.

En concreto, sobre la multa a Prokópieva, el portavoz señaló en un comunicado posterior que la consideran "injustificada", y que el juicio en sí es "testimonio del espacio cada vez más menguante para un periodismo independiente y para la sociedad civil en Rusia en los últimos años".

Medio millón de dólares de multa

La sentencia contra Prokópieva, de 40 años, fue dictada tras una audiencia celebrada en la ciudad Pskov, a 500 kilómetros al noroeste de la capital rusa.

La persecución judicial con Prokópieva, periodista del servicio ruso de Radio Libertad y columnista de Radio Eco de Moscú, comenzó en febrero de 2019 cuando fue incoado contra ella un proceso penal por "justificar el terrorismo", delito que en Rusia se castiga con una multa de hasta 1 millón de rublos (14.000 dólares) o hasta siete años de prisión.

Prokopyeva mantuvo su inocencia durante todo el juicio ...


El motivo de las acciones contra la periodista fue un comentario radiofónico, que luego fue publicado en internet, sobre las causas por las que un joven 17 años perpetró un atentado terrorista suicida contra la sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) en la ciudad de Arjánguelsk, en el que tres agentes resultaron heridos.

La periodista opinó que el atentado pudo haber sido provocado por las acciones represivas de los cuerpos de seguridad.

En defensa de Prokópieva se pronunciaron numerosas organizaciones, entre ellas Amnistía Internacional (AI), la Unión de Periodistas de Rusia e, incluso, el Consejo para los Derechos Humanos adjunto a la Presidencia de Rusia.

Apelacion al fallo del tribunal ruso

Los partidarios de Prokopyeva en la sala gritaron "Vergüenza" y "Ella no es culpable" mientras el juez leía el veredicto. Prokopyeva dijo que apelará la decisión. "No contaba con que me declararan inocente. Apelaremos", dijo Prokopyeva a los periodistas. "El mayor éxito es que no se me prohibió trabajar en mi profesión", dijo el periodista.

Prokopyeva mantuvo su inocencia durante todo el juicio y describió el caso como un intento de "asesinar la libertad de expresión" en Rusia.

Piquete en apoyo a la periodista rusa
Piquete en apoyo a la periodista rusa

"La condena de Svetlana significa que no hay presunción de inocencia, ni protección para los periodistas contra la fuerza bruta del estado", dijo la presidenta interina de RFE/RL, Daisy Sindelar. “Su caso recuerda los juicios de exhibición que fueron utilizados por las autoridades soviéticas para castigar a los críticos. Es un asalto sombrío contra la libertad de expresión y la misión de una prensa independiente ".

Los fiscales pidieron al Tribunal Militar del Segundo Distrito Occidental que sentenciara a Prokopyeva a seis años de prisión por "justificar el terrorismo" en un comentario que escribió que vinculaba un atentado suicida con el clima político del país.

Los fiscales también habían tratado de prohibir a Prokopyeva las actividades periodísticas durante cuatro años. El cargo conlleva una pena máxima de hasta siete años de prisión.

Svetlana Prokopyeva aparece en la corte en Pskov en agosto de 2019. "Están tratando de presentar el trabajo periodístico normal como un delito grave. Es un completo disparate", dice ella.

partidarios de Prokopyeva en la sala gritaron "Vergüenza" y "Ella no es culpable"...


"No tengo miedo de criticar al gobierno", dijo Prokopyeva en su declaración final ante el tribunal el 3 de julio. "No tengo miedo de criticar a las fuerzas del orden público o decirles a los órganos de seguridad que están equivocados. Porque sé lo horrible que es se convertirá si no hablo, si nadie habla ".

Pidió al tribunal que tomara en consideración "los principios más básicos sobre los que se basa nuestra sociedad" al decidir su destino.

"Me refiero a la libertad de expresión, el estatus de periodista y la misión de la prensa", concluyó. "Hice mi trabajo. No hice nada que fuera más allá del marco de mi deber profesional. Y eso no es un delito". Más de 30 periodistas rusos independientes también han emitido declaraciones en apoyo de Prokopyeva.

Abogados de Svetlana
Abogados de Svetlana

Human Rights Watch calificó el procesamiento de Prokopyeva como una violación de la libertad de expresión, "pero no solo la suya".

"Envía otro mensaje escalofriante de que, en Rusia, plantear preguntas incómodas puede tener graves repercusiones, una lección que las autoridades han estado dando a los medios durante años", dijo el grupo de derechos con sede en Nueva York.

El caso también ha sido criticado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, y por grupos de derechos de los medios como Reporteros sin Fronteras, el Comité para la Protección de los Periodistas y la Federación Europea.

(Con información de la agencia EFE y Radio Free Europe/Radio Liberty)

Prensa y represión en Hong Kong

Manifestantes protestan en Hong Kong contra la nueva ley de seguridad nacional el 1 de julio de 2020. (Alastair Pike / AFP).

Reporteros sin Fronteras (RSF) calificó de ridícula la nueva ley de seguridad nacional de China en Hong Kong.

Las democracias del mundo deben presionar al gobierno de China para que “derogue la ley que permitirá procesar a cualquier periodista que escriba sobre Hong Kong”, afirmó la organización con sede en París.

“Serán acusados de atentar contra la seguridad nacional, cargo que podría acarrear la cadena perpetua e incluso la pena de muerte si los casos se juzgan en China”, advirtió.

La ley de seguridad nacional aprobada el 30 de junio “podría ser invocada contra los periodistas en cualquier parte del mundo”.

"Esta ridícula reglamentación, que abre la puerta a toda arbitrariedad, no sólo da al régimen de Pekín los medios para acosar y castigar con apariencia de legalidad a los periodistas que le desagradan en Hong Kong, sino también para intimidar a los comentaristas en el extranjero, amenazándolos con la cárcel”, denunció Cédric Alviani, jefe de la oficina de Asia Oriental de RSF.

Hay que evitar que China logre establecer nuevo orden mundial de los medios de comunicación, precisó Alviani.

Un problema grave es que “la nueva ley es tan ambigua y confusa en su versión original china como en su traducción al inglés”.

“Ha entrado en vigor nada más promulgarse y parece aplicarse a cualquier periodista que informe sobre Hong Kong, sea o no residente en el territorio (artículo 38).

“Establece una pena máxima de cadena perpetua en el caso normal de un juicio en Hong Kong pero, aunque nunca utiliza la palabra "extradición", se reserva la posibilidad de un juicio en la República Popular China (artículo 55), donde los delitos contra la seguridad nacional se castigan con la pena de muerte.

“La ley también prevé que ciertos juicios se celebren a puerta cerrada, sin público ni medios de comunicación (artículo 41)”, dijo RSF.

La organización añadió que en China hay unos 114 periodistas encarcelados.

Cargar más

XS
SM
MD
LG