Enlaces de accesibilidad

Mundo

Corea del Norte podría intentar asesinar a desertores

En la pantalla, el número dos de la embajada de Corea del Norte en Gran Bretaña, Thae Yong-Ho.

La deserción del número dos de la embajada de Corea del Norte en Gran Bretaña, Thae Yong-Ho, coloca al régimen comunista en "una situación muy difícil", y podría traer represalias, según un alto funcionario de Corea del Sur.

Corea del Sur advirtió este domingo que Corea del Norte podría intentar asesinar a desertores en respuesta a las recientes deserciones de responsables de alto nivel, como la del número dos de la embajada en Londres.

Estas advertencias se producen en víspera de las maniobras conjuntas de Estados Unidos y Corea del Sur, que generan cada año un aumento de tensión en la península coreana.

"Es altamente probable que Corea del Norte lleve a cabo varias acciones para prevenir futuras deserciones o cualquier agitación en la población", dijo un responsable del ministerio surcoreano de Unificación, citando posibles asesinatos de activistas de derechos humanos o de desertores que se encuentran en el Sur.

El responsable del ministerio, que requirió el anonimato, dijo a los periodistas que la deserción, anunciada la semana pasada, del número dos de la embajada de Corea del Norte en Gran Bretaña, Thae Yong-Ho, coloca al régimen comunista --que calificó de "criminal" al desertor-- en "una situación muy difícil".

"Dado el carácter (del dirigente norcoreano ) Kim Jong Un, la situación es muy peligrosa" afirmó. Entre las posibles acciones que atribuye a Corea del Norte, el responsable citó el riesgo de intentos de asesinato o de atentados contra desertores que viven en Corea del Sur, así como secuestros de surcoreanos.

Recordó los intentos por asesinar a Hwang Jang-Yop, antiguo tutor de Kim Jong-Il, que desertó hacia el Sur en 1997.

Varios especialistas consideran que Corea atraviesa uno de sus períodos más tensos desde el final dela Guerra en la península (1950-1953), y ello debido al ensayo nuclear norcoreano de enero pasado.

La situación puede crisparse aún más con el inicio el lunes de las maniobras conjuntas "Ulchi Freedom Guardian" entre Seúl y Washington, que movilizarán a decenas de miles de soldados durante dos semanas.

"Replicaremos sin piedad a las amenazas de invasión y a las provocaciones de los enemigos con nuestra disuasión nuclear", declaró un portavoz oficial norcoreano, según la agencia oficial KCNA.

El domingo, Pyongyang reaccionó por primera vez oficialmente al anuncio por las autoridades surcoreanas que una decena de norcoreanos, en su mayoría mujeres, que habían desertado en abril podían instalarse libremente en Corea del Sur.

El gobierno norcoreano sostiene que esos empleados fueron secuestrados, mientras que Corea del Sur afirma que decidieron libremente no regresar a su país.

"Los empleados norcoreanos fueron liberados por los servicios de inteligencia surcoreanos la semana pasada", dijo a la AFP un responsable del ministerio surcoreano de Unificación.

Ellos no "desean que se sepa el lugar donde se encuentran", agregó la fuente.

Este domingo, Corea del Norte denunció "un complot" vicioso para "ocultar la verdad sobre el secuestro del grupo". "Ocultarlos invocando 'razones de seguridad" muestra que el anuncio del gobierno fantoche es un invento", dijo un portavoz de un comité norcoreano creado para ayudar a los empleados, indicó KCNA.

"Seguiremos luchando para salvar y recuperar a nuestros ciudadanos", agregó ese portavoz.

El grupo, integrado por 12 camareras y su director, protagonizó la huida más numerosa de los últimos años.

La mayoría de los norcoreanos que llegan a Corea del Sur son interrogados durante varios meses por los servicios secretos surcoreanos (NIS) a fin de detectar eventuales espías.

Luego, antes de comenzar una nueva vida en Corea del Sur, pasan tres meses en un centro de reinserción. En este caso, el NIS informó que los trece empleados permanecerían detenidos por razones de seguridad en vez de ser enviados al centro de reinserción.

El martes, el ministerio de Unificación, responsable de los asuntos intercoreanos, anunció que los interrogatorios habían finalizado y que los empleados habían comenzado una nueva vida.

Vea todas las noticias de hoy

La UE deplora la represión a las manifestaciones en Irán; exige el respeto a la libertad de Expresión

En Berlín, una protesta contra la muerte en Teherán de la mujer iraní, Mahsa Amini. Imagen tomada el 24 de septiembre de 2022. (REUTERS/Annegret Hilse).

El Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha emplazado este domingo a las autoridades iraníes a respetar el derecho de manifestación, de libre expresión y la libertad de información después de la dura represión de las protestas por la muerte de Mahsa Amini, detenida en Teherán por no llevar bien puesto el velo.

"El uso de la fuerza generalizado y desproporcionado contra manifestantes no violentos es injustificable e inaceptable. La gente de Irán y la de cualquier otro lugar tiene el derecho a manifestarse pacíficamente. Ese derecho se debe garantizar en todas las circunstancias", ha apuntado Borrell en un comunicado oficial.

La UE emplaza así a Teherán a respetar los principios recogidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del que es signatario Irán. "Esperamos que Irán cese de inmediato la represión violenta de las protestas y garantice el acceso a Internet y el libre flujo de información", ha indicado Borrell.

Igualmente pide a Irán "aclarar el número de muertos y detenidos, liberar a los manifestantes no violentos y respetar el debido proceso para todos los arrestados". En particular solicita "una investigación adecuada de la muerte de Mahsa Amini" y que los responsables de su muerte rindan cuentas. "Tomamos nota de las palabras del presidente de Irán al respecto", señala.

Además, la UE considera "todas las opciones" con vistas al próximo Consejo de Asuntos Exteriores, el foro que reúne a los ministros de Exteriores de la Unión, en respuesta a la actuación de las fuerzas de seguridad iraníes y a la propia muerte de Amini.

(Artículo de Europa Press)

Encendidas manifestaciones en Irán y alrededor del mundo en protesta por la muerte de Mahsa Amini

Las protestas siguen en Irán tras la muerte de una mujer detenida por usar mal el velo; Amnistía Internacional denuncia represión sangrienta

Protestas en Irán el 21 de septiembre de 2022, después de la muerte de Mahsa Amini. (West Asia News Agency vía Reuters).

Las manifestaciones que comenzaron en Irán debido a la muerte de una mujer detenida por las Patrullas de Vigilancia o Policía de la Moral por usar mal el velo, continúan no solo en numerosas ciudades iraníes, sino del mundo.

Mahsa Amini, una mujer kurda de 22 años de edad, fue detenida el 13 de septiembre y obligada a subirse a un vehículo de la Policía de la Moral. Tres días después estaba muerta, aparentemente por los golpes que recibió. El pasado sábado, después de su funeral, comenzaron los disturbios y la respuesta violenta de la policía. Las autoridades reportan que fallecieron 35 personas en las protestas en territorio iraní.

Las autoridades policiales alegan que Amini falleció por un paro cardíaco. No obstante, la máxima autoridad de salud en la provincia de Hormozgan dice que es probable que murió debido a un golpe a la cabeza.

En días recientes, se han llevado a cabo protestas en Alemania, Grecia, Italia, España, Líbano, Turquía, Canadá y Estados Unidos. Muchos de los manifestantes se cortan el pelo en público y portan carteles con la imagen de la mujer iraní que usaba mal el velo.

En Irán, los manifestantes continuaron el viernes enfrentándose con las fuerzas de seguridad. Amnistía Internacional declaró que el gobierno ha reaccionado con una represión sangrienta que debe ser investigada por líderes mundiales reunidos en las Naciones Unidas.

En sus más recientes declaraciones públicas, el presidente de Irán, Ebrahim Raisi, dijo que se debe responder "con firmeza a las personas que se oponen a la tranquilidad y seguridad nacional". Las autoridades también han organizado marchas pro-gubernamentales.

Aunque el alcance de las protestas anti-gubernamentales en una docena de ciudades y pueblos iraníes sigue sin estar claro, el movimiento representa los disturbios más amplios desde 2019, cuando grupos de derechos humanos dijeron que cientos de personas murieron en una violenta represión, reporta la agencia Prensa Asociada, AP.

Irán ha interrumpido el acceso a Internet al mundo exterior, según el monitor de tráfico digital Netblocks, endureciendo las restricciones en plataformas populares utilizadas para organizar mítines como Instagram y WhatsApp.

Un presentador de la televisión estatal dijo el jueves que las estadísticas oficiales sobre muertes se publicarían más tarde, pero en tiempos pasados de agitación, el gobierno iraní no ha ofrecido cifras.

La muerte de la joven ha provocado una fuerte condena de los países occidentales y de las Naciones Unidas, y tocó un nervio nacional. Los videos en las redes sociales muestran a los manifestantes en Teherán incendiando un coche de policía y enfrentándose a los oficiales a quemarropa. En otras partes de la capital, los videos muestran disparos mientras los manifestantes huyen de la policía antidisturbios y gritan: "¡Están disparando a la gente! ¡Dios mío, están matando gente!".

En la ciudad noroccidental de Neyshabur, los manifestantes vitorearon un coche de policía volcado. Imágenes de Teherán y Mashhad muestran a mujeres ondeando en el aire sus obligatorias cubiertas de hiyab como banderas mientras cantan "¡Libertad!"

Los cánticos han sido mordaces, y algunos piden la caída de los clérigos gobernantes. Los manifestantes gritan "¡Muerte al dictador!" y "¡Los mulás deben haberse ido!", reporta AP.

Amnistía Internacional acusó a las fuerzas de seguridad de golpear a los manifestantes con porras y disparar perdigones de metal a quemarropa. Los videos muestran a policías y paramilitares usando fuego real, gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar las manifestaciones.

"En Ucrania se han cometido crímenes de guerra", certifica comisión ONU

Investigadores extraen cadávares de más de 400 tumbas en la zona de Izyum, Ucrania.

Un equipo de expertos, comisionado por el máximo organismo de derechos humanos de Naciones Unidas para investigar las violaciones de derechos en Ucrania, dijo el viernes que su investigación inicial detectó indicios de crímenes de guerra en el país tras la invasión rusa de hace casi siete meses.

Los expertos de la Comisión de Investigación sobre Ucrania, encargada por el Consejo de Derechos Humanos a principios de año, se han centrado por el momento en cuatro regiones: Kiev, Cherníhiv, Járkiv y Sumy.

En la presentación de sus conclusiones más extensas hasta el momento, citaron los testimonios de exdetenidos sobre golpizas, descargas eléctricas y desnudos forzados en centros de detención rusos, y expresaron una gran preocupación por las ejecuciones en las cuatro regiones.

"Nos sorprendió el gran número de ejecuciones en las zonas que visitamos. La comisión está investigando este tipo de muertes en 16 localidades y poblados", indicó Erik Mose, el presidente de la comisión. Su equipo recibió y estaba documentando "denuncias creíbles sobre muchos más casos de ejecuciones".

Los investigadores visitaron 27 pueblos y aldeas, además de fosas y centros de detención y tortura; entrevistaron a más de 150 víctimas y testigos y se reunieron con grupos de activistas y funcionarios gubernamentales, apuntó.

"En base a la evidencia recopilada por la comisión, se ha concluido que en Ucrania se han cometido crímenes de guerra", dijo Mose, que no especificó cuál de los bandos era el responsable de los supuestos crímenes.

El equipo examinó dos incidentes de maltrato a soldados rusos por parte de las fuerzas ucranianas, agregó.

Según Mose, se halló que un número no especificado de soldados rusos había cometido delitos de violencia sexual o de género hacia víctimas con edad comprendidas entre los cuatro y los 82 años.

La comisión tiene previsto ampliar gradualmente su pesquisa, con áreas de interés que incluirán las denuncias de campos de confinamiento para detenidos o deportados, traslados forzosos y presuntas adopciones aceleradas de menores.

Confirman sentencia del ex jefe de Estado del Jemer Rojo, régimen comunista que mató a casi dos millones de personas

En espera del veredicto, Khieu Samphan, ex jefe de Estado del Jemer Rojo en Camboya. (Handout via REUTERS).

Las Salas Especiales de Delitos Graves de los Tribunales de Camboya confirmaron la sentencia condenatoria por genocidio, crímenes de lesa humanidad y graves violaciones del Convenio de Ginebra impuesta a Khieu Samphan, ex jefe del Estado durante el régimen comunista del Jemer Rojo.

“A pesar de todas sus deficiencias, bien documentadas, el tribunal encargado de juzgar los delitos cometidos por el régimen del Jemer Rojo ha demostrado que los responsables de crímenes de derecho internacional pueden ser y serán obligados a responder de sus actos. La resolución de hoy debe servir como un recordatorio más de que la rendición de cuentas por los delitos más graves no tiene fecha de prescripción”, declaró Ming Yu Hah, directora regional adjunta de Campañas de Amnistía Internacional.

“El tribunal ha sido una importante plataforma para el debate público sobre el mortífero dominio del Jemer Rojo, y un lugar donde pueden escucharse, grabarse y difundirse las voces de las víctimas. Sin embargo, aunque la resolución de hoy será previsiblemente la última que dicte este tribunal, el trabajo de apoyo a las víctimas y supervivientes no ha concluido”, dijo.

“La impunidad por las violaciones de derechos humanos sigue siendo un problema grave en Camboya hoy día", añadió. "Si las autoridades pretenden defender el derecho internacional y los derechos humanos, deben garantizar que su sistema judicial nacional es independiente, imparcial y capaz de hacer que la justicia sea una característica de la sociedad camboyana, no una excepción.”

Información complementaria

El Jemer Rojo se hizo con el poder en Camboya en 1975 y gobernó hasta 1979. Los expertos calculan que durante su gobierno unos dos millones de personas murieron de hambre, de enfermedad o asesinadas.

Khieu Samphan, de 91 años, era el jefe del Estado del régimen. En 2018 fue declarado culpable en primera instancia junto a Nuon Chea, ex segundo al mando del Jemer Rojo, de crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra cometidos en centros de seguridad y lugares de trabajo, y genocidio de personas de etnia vietnamita.

Amnistía Internacional informa que en aquellos momentos, los dos cumplían ya sendas cadenas perpetuas tras haber sido declarados culpables en primer lugar, en un juicio diferente ante las Salas Especiales de Delitos Graves celebrado en 2014 y cuya sentencia se confirmó en apelación en 2016, de crímenes de lesa humanidad relacionados con los desplazamientos forzosos de población organizados por el Jemer Rojo. Nuon Chea murió en 2019.

Las Salas Especiales de Delitos Graves, conocidas informalmente como el tribunal para el Jemer Rojo, sólo han completado otro caso. En 2010, Kaing Guek Eav, conocido como Camarada Duch y responsable de las cámaras de tortura de Tuol Sleng del Jemer Rojo, en Phnom Penh, fue declarado culpable de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra, precisó Amnistía.

Cargar más

XS
SM
MD
LG