Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Martí o Metafísica de la Guerra en el Diario de Campaña

José Martí y la muerte en Dos Ríos.

Artículo de Análisis

A 125 años del Diario de Campaña de José Martí y de su muerte en Dos Ríos, una relectura del texto lo confirma entre las obras más innovadoras de la literatura en castellano de los últimos dos siglos y ofrece pistas de la dimensión metafísica de su autor al tiempo que lo muestra como un hombre de guerra.

El asomo y el asombro de la muerte

"Voy bien cargado, mi María, con mi rifle, al hombro, mi machete y revólver a la cintura, a un hombro una cartera de cien cápsulas, al otro en un gran tubo, los mapas de Cuba, y a la espalda mi mochila, con sus dos arrobas de medicina y ropa y hamaca y frazada y libros, y al pecho tu retrato". Escribe José Martí a Carmen Miyares de Mantilla y sus hijos en carta incluida en su Diario de Campaña y firmada en la Jurisdicción de Baracoa el 16 de abril de 1895; camino a la muerte.

Grabado del cadáver de José Martí al inhumar sus restos en el Cementerio General de Santiago de Cuba, 1895.
Grabado del cadáver de José Martí al inhumar sus restos en el Cementerio General de Santiago de Cuba, 1895.

Si en una reseña anterior sobre Las puertas de la percepción y Cielo e infierno, del autor inglés Aldous Huxley, apreciamos a los paraísos artificiales producto de los alucinógenos no sólo como sucedáneos sino como medios de acceso a los paraísos espirituales, en esta apreciamos los estados alterados de la conciencia a consecuencia de la guerra permitir al poeta, patriota y perfeccionador del idioma español de su tiempo, José Martí, acceder a la visión de una realidad otra o metarrealidad.

Ir así a la raíz de la realidad, obtener una visión vedada al observador positivista, ramplón a rajatabla, pero ofrecida al ojo entrenado por la técnica ritualística de las ancestrales tradiciones religiosas o al ojo que naturalmente se abre a lo sobrenatural; como sería el caso de Martí ante el asomo y el asombro (el asombro no como sorpresa sino como viaje iniciático interior) del misterio de la muerte, no como posibilidad futura sino como acontecer presente que se impone por todas partes. Aunque quizá no tan naturalmente, pues Martí, como masón del Grado 30 o Gran Elegido Caballero Kadosh del Águila Blanca o Negra, debió poseer el requerido entrenamiento ritualístico para ello.

La guerra, un ejercicio espiritual

La experiencia de la guerra que abre las puertas de la percepción, del cielo y del infierno, nunca mejor dicho, pues para hombres de la casta de Martí, la más alta, la guerra sería sobre todo, más allá de la carnicería al uso, un ejercicio espiritual, de realización sobrenatural sui generis, sangriento; de apostolado.

En Martí el epíteto de Apóstol encontraría su verdadero significado no como propagador o propagandista de una doctrina exógena para la salvación patria sino como detonador del sí mismo para la salvación del alma. No como doctrina de salvación sino como acto de salvación; salvarse, salvar matando; salvarse, salvar muriendo. De modo que Martí, el Héroe, accede a la añorada inmortalización por vía de las armas, matadoras de cuerpos y restauradoras de almas; guerra santa en suma.

Revólver original Colt Frontier, Six Shooter, calibre 44, que fuera un regalo hecho a Martí por su amigo mexicano Manuel Mercado. El revólver que cargaba en Cuba el día de su muerte era otro.
Revólver original Colt Frontier, Six Shooter, calibre 44, que fuera un regalo hecho a Martí por su amigo mexicano Manuel Mercado. El revólver que cargaba en Cuba el día de su muerte era otro.

Aquello de que a Martí lo matan a la primera y como de novatón parecería un interesado mito, miren si no en su Diario este otro fragmento de carta a Carmen Miyares de Mantilla y sus hijos firmada en Guantánamo el 26 de abril de 1895:

"Por el momento veníamos muy seguidos ya por tropa española y contentos y a pie, con la custodia de cuatro tiradores y un negro magnífico, padre de su pueblo y hombre rico y puro, Luis González, que se nos unió con diecisiete parientes, y trae a su hijo; veníamos y estalló a pocos pasos el gran tiroteo de las dos horas: allí cruzaron por nuestras cabezas las primeras balas; momentos después rechazado el enemigo, caímos en brazos de nuestra gente: allí caballos, júbilo, y seguimos la marcha admirable, a la luz de hachas del monte y árboles encendidos; la marcha de ocho horas a pie, después de dos de combate y de cuatro de camino, de la noche entera, sin descanso para comer de día ni de noche. Yo me acosté a las tres de la mañana, curando los heridos. A las cinco en pie, todos alegres; luego duermen, hablan en grupos, pasan cargados de viandas y reses, me traen mi caballo y mi montura nueva; ¿pelearemos hoy? Organizamos y seguimos rumbo; el alma es una: algunas armas cogidas al enemigo".

Diario de Campaña: un texto aún no superado en la literatura española

Un Martí que presencia fusilamientos y los narra de manera fría, directa, cortante, innovadora, renovadora del moribundo idioma español de su tiempo; renovado, remojado en sangre.

El Diario de Campaña es de un estilo, y una estirpe, no superada por ningún escritor en la historia de la literatura española de los últimos dos siglos. Posee la visión desapegada del que está en este mundo pero no es de este mundo, desapego no desprovisto de sensibilidad, sensibilidad que se aleja espantada de la sensiblería de los poetas al uso; del pedestre positivismo. Escritura acometida con la impasibilidad de los superiores seres del septentrión; así leemos:

"Se va Bryson. Poco después, el consejo de guerra de Masabó. Violó y robó. Rafael preside, y Mariano acusa. Masabó, sombrío, niega: rostro brutal.

Su defensor invoca nuestra llegada, y pide merced. A muerte. Cuando leían la sentencia, al fondo, del gentío, un hombre pela una caña. Gómez arenga: “Este hombre no es nuestro compañero: es un vil gusano”, Masabó, que no se ha temblado, alza con odio los ojos hacia él. Las fuerzas, en gran silencio, oyen y aplauden: “¡Qué viva!” Y mientras ordenan la marcha, en pie queda Masabó; sin que se le caigan los ojos ni en la caja del cuerpo se vea miedo: los pantalones, anchos y ligeros, le vuelan sin cesar, como a un viento rápido. Al fin van, la caballería, el reo, la fuerza entera, a un bajo cercano; al sol. Grave momento, el de la fuerza callada, apiñada. Suenan los tiros, y otro más, y otro de remate. Masabó ha muerto valiente. “¿Cómo me pongo, Coronel? ¿De frente o de espalda?”. “De frente”. En la pelea era bravo".

Y sigue la saga en sangre, en ciega, la saga como soga al cuello con nudo corredizo, y cuenta Martí otro fusilamiento:

“Tocan marcha otra vez, y las filas siguen, de dos en fondo. Con el reo, que implora, Chacón y cuatro rifles, empujándolos. Detrás, solo, sin sus polainas, saco azul y sombrero pequeño, Gómez… que no va al reo, ya en el lugar de muerte, llamando desolado, sacándose el reloj, que Chacón le arrebata, y tira en la yerbas. [...] manda Gómez, con el rostro demudado y empuña su revólver, a pocos pasos del reo. Lo arrodillan, al hombre espantado, que aún, en aquella rapidez, tiene tiempo, sombrero en mano, para volver la cara dos o tres veces. A dos varas de él los rifles bajos, “¡Apunten!” dice Gómez: ¡Fuego! Y cae sobre la yerba, muerto.”

Avanza Martí un relámpago en la muerte y narra otro fusilamiento más, este ocurrido en la pasada guerra, y lo entrevera con una visión que escapa al ojo no entrenado para lo mítico:

"Salimos del campamento, de Vuelta Corta. Allí fue donde Policarpo Pineda, el Rustán, el Polilla, hizo abrir en pedazos a Francisco Pérez, el de las escuadras. Polilla, un día, fusiló a Jesús: llevaba al pecho un gran crucifijo, una bala le metió todo un brazo de la cruz en la carne: y a la cruz, luego, le descargó los cuatro tiros. De eso íbamos hablando por la mañana, cuando salió el camino, ya en la región florida de los cafetales, con plátano y cacao, a una mágica hoya, que llaman la Tontina, y en lo hondo del vasto verdor enseña apenas el techo de guano, y al lado, con su flor morada, el árbol del caracolillo".

Con mano dura

Martí no sólo narra fusilamientos, sino que junto a Máximo Gómez, firma proclamas que facilitarán el fusilamiento por la infracción de permitir el paso de alimentos a las ciudades sitiadas -con lo que muestra saber que tan importante es la presión de las armas como la presión económica para derrotar al enemigo-. Como esta del 12 de mayo de 1895 en la localidad de la Jatía:

"Es el deber indestinable del Ejército Libertador de Cuba, y el derecho reconocido de toda guerra civilizada, privar al enemigo de toda especie de recursos con que nos pueda hacer la guerra. Y ese derecho debe ejercerlo lo mismo el primero de los jefes que el último de los soldados. —No se ha de dar alimentos hoy a la ciudad, que con los alimentos que le demos sostiene a los soldados que nos combaten, y se pertrecha para resistir el sitio que le tengamos que poner mañana. Mientras dure la guerra, todas las ciudades enemigas están en sitio, y forzar el sitio, enviando al enemigo provisiones de boca, es una de las formas del delito de traición a la Patria. Se dispone, pues, en tanto que el general Rabí renueve esta orden: 1º que se impida en absoluto el paso de reses, y de cualesquiera otras provisiones de boca, a los poblados, ciudades, o campamentos enemigos. 2º que se prenda, y lleve a la presencia del general Jesús Rabí para juicio a quienquiera que presente o pretexte autorización de él, o de cualesquiera en abuso de su nombre, para el paso de reses o cualesquiera otras provisiones de boca".

La muerte se enseñorea, ahora de la boca del generalísimo Gómez que le cuenta a Martí un hecho de la Guerra Grande:

“Aquí, me dijo Gómez, nació el cólera, cuando yo vine con doscientas armas y 4 000 libertos, para que no se los llevasen los españoles, y estaba esto cerrado de reses, y mataron tantas que del hedor se empezó a morir la gente, y fui regando la marcha con cadáveres: 500 cadáveres dejé en el camino a Tacajó.”

Martí inmerso en un mundo de fuego y fantasmagoría

El 25 de abril escribe en una especie de estado de posesión mediúmnica, como si viese el paisaje, las personas y la violencia extrema del combate desde las brumas de luz de un mundo mítico. Escribe despersonalizado, divinizado, con palabras que marcan muerte, daño y sacrificio: tajaban, ahorcaban, azotaban; redondo tiroteo:

"Jornada de guerra. —A monte puro vamos acercándonos, ya en las garras de Guantánamo, hostil en la primera guerra, hacia Arroyo Hondo. Perdíamos el rumbo. Las espinas nos tajaban. Los bejucos nos ahorcaban y azotaban. Pasamos por un bosque de jigüeras, verdes, pegadas al tronco desnudo, o al ramo ralo. La gente va vaciando jigüeras, y emparejándoles la boca. A las once, redondo tiroteo. Tiro graneado, que retumba; contra tiros velados y secos. Como a nuestros mismos pies es el combate: entran, pesadas, tres balas, que dan en los troncos"… "Siguiendo nuestro camino subimos a la margen del arroyo. El tiroteo se espesa... —A poco, las noticias: dos vienen del pueblo. Y ya han visto entrar un muerto, y 25 heridos: Maceo vino a buscarnos, y espera en los alrededores"…

Y como en toda elevada experiencia psicodélica, acá la pólvora y la sangre cual sustitutos de la mescalina, como en los sueños lúcidos, es consciente el poeta de su despersonalización, divinización, y se pregunta:

"¿Cómo no me inspira horror, la mancha de sangre que vi en el camino? ¿Ni la sangre a medio secar, de una cabeza que ya está enterrada, con la cartera que le puso de descanso un jinete nuestro? Y al sol de la tarde emprendimos la marcha de victoria, de vuelta al campamento. A las 12 de la noche habían salido, por ríos y cañaverales y espinares, a salvarnos: acababan de llegar; ya cerca, cuando les cae encima el español: sin almuerzo pelearon las 2 horas, y con galletas engañaron el hambre del triunfo: y emprendían el viaje de 8 leguas, con tarde primero alegre y clara, y luego, por bóvedas de púas, en la noche oscura. En fila de a uno iba la columna larga. Los ayudantes pasan, corriendo y voceando. Nos revolvemos, caballos y de a pie en los altos ligeros"… “Párese la columna, que hay un herido atrás. Uno hala su pierna atravesada, y Gómez lo monta a su grupa. Otro herido no quiere: “No, amigo: yo no estoy muerto:” y con la bala en el hombro sigue andando. ¡Los pobres pies, tan cansados! Se sientan, rifle al lado, al borde del camino: y nos sonríen gloriosos. Se oye algún ay, y más risas, y el habla contenta".

Va Martí así inmerso en un mundo de fuego y fantasmagoría, un mundo metarreal que determina sobre el mundo real; de acá abajo:

“Abran camino”, y llega montado el recio Cartagena, Teniente Coronel que lo ganó en la guerra grande, con un hachón prendido de cardona, clavado como una lanza, al estribo de cuero. Y otros hachones, de tramos en tramos. O encienden los árboles secos, que escaldan y chisporrotean, y echan al cielo su fuste de llama y una pluma de humo. El río nos corta"…

El sanador

Y más fuego, y más muerte, y Martí que hace de enfermero, medicineman de las arcaicas eras, que cura a los heridos porque antes se ha curado a sí mismo, cura con lo que hay a mano, agua, iodoformo, algodón fenicado, pero cura sobre todo con el alma y además nos narra.

Presenta la paradoja de un héroe que no sólo ha sido herido de bala sino de sífilis; el héroe Amfortas, flechado por la afición fálica, afición como aflicción del gran señor del ciclo de las leyendas artúricas del Santo Grial que se manifiesta en la manigua cubana:

"A las 5, abiertos los ojos, Coli al costado, machete al cinto, espuela a la alpargata, y a caballo”. — Murió Alcil Duvergié, el valiente: de cada fogonazo, su hombre: le entró la muerte por la frente: a otro, tirador, le vaciaron una descarga encima: otro cayó, cruzando temerario el puente. —¿Y a dónde, al acampar, estaban los heridos? Con trabajo los agrupo, al pie del más grave, que creen pasmado, y viene a andas en una hamaca, colgando de un palo. Del jugo del tabaco, apretado a un cabo de la boca, se le han desclavado los dientes. Bebe descontento un sorbo de Marrasquino. ¿Y el agua, que no viene, el agua de las heridas, que al fin traen en un cubo turbio? La trae fresca el servicial Evaristo Zayas, de Ti Arriba. ¿Y el practicante, dónde está el practicante, que no viene a sus heridos?— Los otros tres se quejan, en sus capotes de goma. Al fin llega, arrebujado en una colcha, alegando calentura. Y entre todos, con Paquito Borrero de tierna ayuda, curamos la herida de la hamaca, una herida narigona, que entró y salió por la espalda: en una boca cabe un dedal, y una avellana en la otra: lavamos, iodoformo, algodón fenicado. Al otro, en la cabeza del muslo: entró y salió. Al otro, que se vuelve de bruces, no le salió la bala de la espalda: allí está, al salir, en el manchón rojo e hinchado: de la sífilis tiene el hombre comida la nariz y la boca: al último, boca y orificio, también en la espalda: tiraban, rodilla en tierra, y el balazo bajo les atravesó las espaldas membrudas, A Antonio Suárez, de Colombia, primo de Lucila Cortés, la mujer de Merchan, la misma herida".

Después la noche, la luz, el misterio, el lenguaje acompasado, música mítica, para el trance, para abrir la visión, para facilitar los estados alterados de la conciencia, como antes en el combate los facilitaron el fuego y el estertor de los heridos: "Hamacas, candelas, calderadas, el campamento ya duerme: al pie de un árbol grande iré luego a dormir junto al machete y el revólver y de almohada mi capa de hule: ahora hurgo el jolongo, y saco de él la medicina para los heridos. Cariñosas las estrellas, a las 3 de la madrugada".

Martí muestra su revólver Colt y mata al surrealismo antes de nacer

En Haití a punto de partir para la guerra, se manifiesta ya la experiencia metafísica propia de la guerra. En una frase que parece anticiparse al movimiento surrealista -como ciertamente la obra martiana es precursora del movimiento modernista- y anular la propuesta de André Breton en 1916, cuando suelta la siguiente frase en su Diario que describe un ademán que pareciera disuadir al práctico haitiano que lo conduce en la noche por un intrincado paraje de la peregrina idea de asaltarle:

"En un claro, al salir, le enseño al hombre mi revólver Colt, que reluce a la luna: y él, muy de pronto, y como chupándose la voz, dice: “¡Bon, papá!”

Metafísica de la guerra en Martí

Que la escritura del Diario de Campaña no haya sido superada por ningún autor en la historia de la literatura española de los últimos dos siglos, no resulta de pura suerte, sino porque conecta con la fuente, fuerza primordial. El Diario es un texto sacral, religioso en el auténtico sentido del término pues religa al taumaturgo, al autor en tanto hierofante, con la potencia de lo divino.

De ahí podemos entender al Homagno generoso de su poema Yugo y estrella -la estrella como sempiterno símbolo en Martí-, donde afirma: "De mí y de la Creación suma y reflejo, Pez que en ave y corcel y hombre se torna"​, hombre que se diviniza en la relación con lo divino; se hace co-creador con Dios.

Luego acá nos topamos con el mismísimo origen de la literatura, con el tropel de bisontes en el cielo no como metáfora artificiosa o surrealista sino como realidad de lo mágico velado al hombre masa; al apagado bruto de su citado poema.

En el Diario de Campaña nos atrevemos a entrever características de las antiguas tradiciones indoeuropeas en las que, como escribe el filósofo italiano Julius Evola en su obra Metafísica de la guerra, "aparecen una y otra vez los temas de la sacralidad de la guerra y del héroe que no muere realmente, sino que se convierte en soldado del ejército místico en una lucha cósmica" para acto seguido apuntar que estos serían elementos a encontrar en el cristianismo, "al menos en aquel cristianismo que pudo adoptar la divisa de Vita este militia super terran y reconocer que no sólo con la humildad, la caridad, la esperanza y todo lo demás, sino también con un tipo de violencia -la afirmación heroica aquí- es posible acceder al Reino de los Cielos".

Sólo así, mediante la idea de la metafísica de la guerra, nos sería dado el poder aprehender el enigma de Martí el Apóstol, el Homagno, el Hombre-Nación, y por consiguiente, entender su muerte allá en un polvoriento potrero de Dos Ríos el 19 de mayo de 1895 -hace ahora 125 años- no como sacrificio suicida sino como acto consciente de quien entrega el cuerpo para salvar el alma, la suya y la de los suyos; en salto a la eternidad.

De ahí pues la sacralidad de los sangrientos, apretados y apresurados párrafos de su Diario de Campaña.

Vea todas las noticias de hoy

“Sinfonía cubana”: una saga familiar histórica de la literatura isleña

El escritor cubano Jorge Luis Camacho. (Cortesía)
Portada de la primera parte de la trilogía “Sinfonía Cubana”.
Portada de la primera parte de la trilogía “Sinfonía Cubana”.

Próximamente será presentada en Miami esta saga familiar que recorre La Habana, esta ciudad, Nueva York y París, donde el escritor Jorge Luis Camacho recrea la ficción y la historia de los Robles- Serra, que comienza en el año 1959 y culmina en un futuro 2025-2030.

La obra se compone, como indica la nota de prensa, de tres volúmenes o “movimientos”: Alegro ma non troppo, Tempo Marziale y Da Capo, y recoge el llamado período revolucionario, el postcastrismo y el futuro de la democracia en la Isla.

En esta saga aparecen acontecimientos que marcaron la historia caribeña y mundial desde 1960 hasta 2020, como la invasión de Bahía de Cochinos, la Crisis de los Misiles, la caída del comunismo europeo, el ataque al World Trade Center, los atentados terroristas del 13 de noviembre en París y la aparición de COVID-19.

"Tempo Marziale", segunda parte de la trilogía "Sinfonía cubana".
"Tempo Marziale", segunda parte de la trilogía "Sinfonía cubana".

La música, el deseo de libertad y las mujeres de la familia, cada una con sus características, juegan un papel principal en esta saga.

Su autor, Jorge Luis Camacho, nació en Cárdenas, Matanzas, en 1956, y reside en París desde el año 1981. Ha incursionado en la actuación, la música y el cine. También ha sido guionista de la televisión francesa, y su película “Habana Eva” dirigida por Fina Torres, ganó numerosos premios en diferentes ámbitos y países.

Escribe en español y francés. Esta es su tercera novela.

Jorge Luis Camacho estuvo conversando acerca de la trilogía, los personajes, la literatura y sus proyectos futuros en el programa de Radio Martí ARTExpress.

please wait

No media source currently available

0:00 0:06:51 0:00

“Sinfonía cubana” despierta en los lectores diferentes emociones, pero en ella se hace hincapié en el llanto- risa, quizás por esa facilidad que dicen tenemos los cubanos de reírnos de las dificultades.

Da Capo completa la trilogía.
Da Capo completa la trilogía.

La trilogía está disponible en Amazon, donde aparece en los dos formatos: eBook y papel.

Puedes escuchar la entrevista completa este sábado y domingo, en la revista ARTExpress, por Radio Martí y RadioTelevisiónMartí.com.

"Famoso y venerado" bailarín cubano hallado culpable de violación y agresiones sexuales por tribunal de Londres (VIDEO)

Yat-Sen Chang, bailarín cubano.

El cubano de origen chino Yat-Sen Chang Oliva, exbailarín principal del English National Ballet, fue condenado el martes por la justicia británica por varias agresiones sexuales y una violación a cuatro alumnas cuando las tenía a su cargo.

El bailarín, de 50 años y originario de la ciudad cubana de Matanzas, fue juzgado por 12 cargos de agresión sexual y dos de agresión con penetración ocurridos en el English National Ballet y la Young Dancers Academy de Londres entre diciembre de 2009 y marzo de 2016.

Las denunciantes, que tenían entre 16 y 18 años en el momento de los hechos, acusaron a Chang de haberlas tocado de forma inapropiada mientras les daba masajes.

Tras 13 horas de deliberaciones, el tribunal londinense lo declaró culpable de todos los cargos, excepto de uno de violación.

El cubano quedó en detención a la espera de conocer su sentencia, que el tribunal dará el 18 de junio.

Los delitos cometidos por Chang «se fueron haciendo cada vez más graves», afirmó el juez Edward Connell y advirtió al acusado de que se enfrentaba a «una larga pena de prisión».

En el juicio, el fiscal acusó a este bailarín «de renombre internacional», «famoso y venerado» por los aspirantes a emularlo, de «aprovecharse de su posición» para agredir a «niñas cuya educación se le había confiado».

«Pensó que su fama y posición le protegerían de cualquier queja o consecuencia de sus actos», dijo el fiscal.

Chang Oliva, que se incorporó al English National Ballet en 1993, negó las acusaciones y dijo durante el juicio que no tenía «ni idea» de dónde procedían.

El mundo del ballet británico se ha visto sacudido en los últimos años por acusaciones similares.

El bailarín y coreógrafo inglés Liam Scarlett, considerado el niño prodigio del ballet británico, había sido suspendido en el verano de 2019 del Royal Ballet tras ser objeto de una investigación por acoso sexual.

La investigación cerró el caso unos meses después pero la compañía dejó de colaborar con el artista, que se suicidó a mediados de abril a los 35 años.

Según el diario The Times, se acusó a Scarlett de hacer comentarios inapropiados sobre los genitales, de tocamientos sexuales, de pedir fotos de desnudos e irrumpir mientras los alumnos se cambiaban.

Académicos e intelectuales piden a LASA que denuncie abusos contra derechos humanos en Cuba

Tania Bruguera en la protesta frente al Ministerio de Cultura. REUTERS/Alexandre Meneghini

Académicos especializados en arte, literatura e historia de Cuba exigieron a la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) que se pronuncie sobre la creciente violencia contra artistas, intelectuales y manifestantes en la isla.

"Vemos con horror casos de arrestos domiciliarios de facto, secuestros e intimidación constante, aislamiento, tortura psicológica, amenaza y violencia física para impedir la libertad de palabra, de pensamiento y de creación", subraya la petición publicada en la plataforma iPetitions.

Los firmantes señalan que su compromiso con Cuba "no es ideológico sino intelectual y moral", razón por la que exigen que LASA "denuncie los abusos contra los derechos humanos" en la isla, y se pronuncie públicamente en su defensa.

La petición hace referencia a los casos de la reconocida artista plástica Tania Bruguera, bajo el hostigamiento constante de la Seguridad del Estado, y del líder del Movimiento San Isidro Luis Manuel Otero Alcántara, obligado a terminar una huelga de hambre y sed y recluido en un hospital en contra de su voluntad.

También menciona al manifestante pacífico Luis Robles, quien podría enfrentar una condena de 6 años de cárcel por protestar en el céntrico bulevar de San Rafael, en La Habana, con un cartel demandando la liberación del rapero contestatario Denis Solís.

"Es un deber ineludible para cualquier organización académica como LASA denunciar todas las violaciones de derechos humanos en Cuba y tener un enfoque crítico hacia un régimen totalitario como el cubano. Basta de complicidad", comentó el profesor cubano Oscar Grandío Moráguez, profesor de historia de la Universidad de San Francisco, California.

Entre los firmantes de la petición se encuentran el académico y profesor estadounidense Ted Henken; el poeta y ensayista cubano Jorge Luis Arcos; el también escritor y activista cubano en el exilio Orlando Luis Pardo Lazo; el historiador y profesor de la Universidad de Costa Rica, Ernesto Calvo Álvarez, y la profesora de Literatura Latina y Caribeña de la Universidad de Houston, Mabel Cuesta.

Fallece Juan Manuel Caballero Bonald, poeta español de padre cubano

José Manuel Caballero Bonald en la ceremonia del Premio Cervantes el 23 de abril de 2013. (Chema Moya/AFP).

El escritor español, hijo de padre cubano, José Manuel Caballero Bonald, Premio Cervantes en 2012, falleció en Madrid a los 94 años de edad, confirmaron este domingo a la agencia Efe fuentes próximas al poeta y del Instituto Cervantes.

El escritor, que cultivó tanto novela como poesía, fue reconocido con numerosos premios, entre ellos el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2004, el Premio Nacional de la Crítica en tres ocasiones, el Nacional las Letras Españolas en 2005, y al año siguiente el Nacional de Poesía.

Hijo de padre cubano criollo y madre francesa, Caballero Bonald nació en Jerez de la Frontera (Cádiz, en el sur de España) el 11 de noviembre de 1926. Tras estudiar en Cádiz y Sevilla, impartió clases de Humanidades y Literatura en la Universidad Nacional de Colombia y en Estados Unidos durante años y, de regreso a España, se estableció en Madrid.

Su obra "Narrativa cubana de la Revolución" fue publicada en 1971 por Alianza Editorial.

En el 2013, durante la entrega del Premio Cervantes, aseguró que el arte y la literatura disponen de poder terapéutico para una sociedad "decepcionada, perpleja, zaherida por una renuente crisis de valores". Con la lectura se llega a la libertad, dijo.

Destacado miembro de la Generación de los 50 en España, en 1952 publicó su primera obra literaria, el poemario "Las adivinaciones", al que siguió una larga carrera, que lo llevó a ser considerado por muchos expertos como "el poeta de la gran metáfora".

En su prosa destacan "Toda la noche oyeron pasar los pájaros" (1981, Premio Ateneo de Sevilla); "En la casa del padre" (1988, Premio Plaza y Janés); "Campo de Agramante" (1992, reeditada en 2005); "La costumbre de vivir" (2001, reeditado en 2004); y "Oficio de lector" (2013).

También publicó ensayos, como "Luces y sombras del flamenco" (1975), reeditado en 2007; "Luis de Góngora" (1982), "Sevilla en tiempos de Cervantes" (1991), "Mar adentro" (2002) o "Un Madrid literario" (2009).

En mayo de 2017 publicó "Examen de ingenios", un centenar de retratos literarios de escritores y artistas que conoció a lo largo de su vida.

Y un año antes, 2016, sumó un galardón más a su larga lista de premios, el Francisco Umbral al Libro del año (2015), por su poemario "Desaprendizajes", considerado uno de los títulos culminantes de su obra.

(Agencia de prensa Efe)

Freemuse y Amnistía Internacional defienden a los artistas independientes en Cuba

La policía arresta a los manifestantes en la protesta de la calle Obispo, el 30 de abril.

La organización danesa a favor de la libertad artística, Freemuse, denunció este martes en un comunicado los abusos del gobierno cubano contra Luis Manuel Otero Alcántara y los artistas en general.

“La libertad de expresión artística es un derecho humano internacional”, dijo el Dr. Srirak Plipat, Director Ejecutivo de Freemuse.

De forma similar se expresó Erika Guevara-Rosas, representante de Amnistía Internacional para asuntos latinoamericanos. "La represión contra artistas, periodistas y personas defensoras de derechos humanos en Cuba persiste, a pesar de los múltiples llamados internacionales al gobierno de Miguel Díaz-Canel para que deje de violar derechos".

El Dr. Plipat dijo que “Freemuse se entristece al ver que las continuas violaciones de ese derecho humano en Cuba llevan a que el artista Luis Manuel Otero Alcántara se declare en huelga de hambre y sed".

"Hacemos un llamado a las autoridades cubanas para que pongan fin a la represión de los artistas y trabajadores culturales en Cuba y respeten los derechos humanos internacionales de sus ciudadanos ”, aseveró.

La organización danesa registró que en 2020 la mayoría de las violaciones a la libertad artística documentadas en Cuba fueron cometidas por autoridades estatales. Según el informe "El Estado de las Libertades Artísticas 2021", los opositores al Decreto 349 —principalmente los asociados al Movimiento San Isidro— enfrentan una persecución sistemática.

Freemuse exhortó a las autoridades cubanas a atender las demandas de Otero Alcántara y respetar los derechos humanos. Por su parte, Guevara-Rosas afirmó que Amnistía Internacional seguirá "sin descanso demandando justicia y fin de la represión".

Cargar más

XS
SM
MD
LG