Enlaces de accesibilidad

Bajo la amenaza de la "reeducación" china una kazaja forzada al aborto


Gulzira Mogdin dice que estaba entre varias mujeres de etnia kazaja en China que fueron obligadas a abortar. (RFE/RL)

Mientras que ser forzados a estudiar la ideología comunista y cantar canciones fantasiosas sobre el presidente Mao y Xi Jinping puede ser difícil para los cientos de miles de miembros de minorías étnicas en los campos de "reeducación" de China, Gulzira Mogdin dice que ella y otras mujeres de las minorías étnicas sufren mucho peor a manos de los funcionarios chinos.

Mogdin, una kazaja nacida en China, dijo al Servicio Kazajo de RFE/RL que después de que la internaron el año pasado, se vio obligada a interrumpir su embarazo a principios de su quinto mes.

"Si ya tienes dos hijos, te obligan a terminar tu embarazo", dice Mogdin. "Es duro. Se llevaron al niño del útero".

Una de los aproximadamente 1,5 millones de ciudadanos chinos de origen kazajo, esta madre viuda de dos niños pequeños se volvió a casar antes de mudarse a Kazajstán en 2017.

Los funcionarios chinos le advirtieron que si se casaba con un ciudadano kazajo tendría que presentar numerosos documentos en su distrito natal de Buryltogai, en la región autónoma uigur de Xinjiang, en el oeste de China.

Ella viajó a Kazajstán después de su boda en China. Cuando regresó con sus hijos para completar el papeleo en octubre de 2017, los funcionarios chinos incautaron de inmediato su pasaporte y su teléfono móvil.

Le dijeron que los recuperaría cuando estuviera lista para regresar con su esposo a su nuevo hogar en Kazajstán.

"WhatsApp está instalado en su teléfono, por lo que no puede cruzar la frontera", le dijo la policía, que la acechó a preguntas.

"¿Con quién te comunicas [en WhatsApp]? ¿Vas a la mezquita?" Mogdin les dijo que usaba WhatsApp para hacer llamadas gratuitas a su esposo.

"Tienes una aplicación extranjera instalada en tu teléfono", respondieron. "No irás a ninguna parte, [pero] permanecerás en China por un tiempo".

Mogdin organizó que sus hijos asistieran a una escuela china local hasta que ella pudiera regresar a Kazajstán.

Residentes esperan cerca de las alambradas y una bandera nacional china en una comunidad de Peyzawat, en la región china de Xinjiang.
Residentes esperan cerca de las alambradas y una bandera nacional china en una comunidad de Peyzawat, en la región china de Xinjiang.

Un campamento de internamiento masivo

Durante décadas, después del colapso de la Unión Soviética en 1991, los kazajos pudieron viajar libremente entre China y Kazajstán. Pero todo eso comenzó a cambiar en 2017 con informes de hostigamiento, arrestos y encarcelamiento.

La evidencia irrefutable de los campos de "reeducación" en China solo comenzó a emerger en abril de 2017, y las Naciones Unidas, Human Right Watch (HRW) y numerosos gobiernos occidentales han condenado las detenciones forzosas en esas instalaciones.

Un panel de derechos humanos de la ONU estimó el 10 de agosto que millones de miembros de la etnia uigur están siendo retenidos en los llamados campos de reeducación que han transformado la provincia occidental de Xinjiang en un "campo de internamiento masivo".

Junto con los uigures, kazajos, dungans, kirguís, hui y otros integrantes de la población musulmana de 13 millones de personas en el oeste de China, han sido enviados a los campos de reeducación.

HRW dijo el 9 de septiembre que China estaba realizando una campaña masiva y sistemática de violaciones de derechos humanos contra los musulmanes en Xinjiang, y documentó casos de abuso y tortura.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, el 22 de septiembre, criticó la detención de los uigures musulmanes en los campos de reeducación bajo el disfraz oficial chino de combatir el extremismo islámico. Agregó que los detenidos fueron "forzados a soportar un severo adoctrinamiento político y otros abusos terribles".

Mientras tanto, China niega las acusaciones de tortura o maltrato en "campos de reeducación política".

Li Xiaojun, un representante de la Oficina de Derechos Humanos en China, dijo a Reuters el 13 de septiembre: "No hay presión en los centros. [Los detenidos] mejoran sus calificaciones y se capacitan. Luego encontrarán buenos empleos y dominarán nuestras leyes básicas".

El embajador chino en el Reino Unido, Liu Xiaoming, también rechazó las acusaciones de que Beijing estaba acosando a las minorías étnicas en Xinjiang.

Forzada al aborto

De vuelta en China, dice Mogdin que trató de razonar con los funcionarios para que les permitieran continuar con su embarazo.

Les dijo que su esposo en Kazajstán, Aman Ansagan, explicó que el niño que ella llevaba "era de un ciudadano de Kazajstán, y no tiene relación con las leyes chinas". Mogdin también argumentó que no podía abortar su embarazo sin el consentimiento de su marido.

Los oficiales trajeron al hermano de Mogdin para tratar de persuadirla de que continuara con el aborto.

"Tu hermana no está escuchando lo que le estamos diciendo", dice que le dijeron. "Serás responsable de eso".

Mogdin describe a los funcionarios chinos presionando a su hermano frente a ella, en una sesión que comenzó después de la medianoche, y diciéndole que si su hermana no aceptaba interrumpir su embarazo, se vería obligado a firmar una declaración asumiendo la responsabilidad del procedimiento.

Mogdin finalmente capituló. "Me hicieron firmar un documento [diciendo] que elegí abortar, que el gobierno no me había obligado. Lo firmé porque no tenía otra opción", dijo a RFE/RL.

Pero los funcionarios chinos también le dijeron a Mogdin que tenía tuberculosis y que debía presentarse en un hospital. Ella se negó a ir.

Un hombre uigur observa un camión que transporta policías paramilitares durante un mitin de juramento antiterrorista en Urumqi, Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en 2014.
Un hombre uigur observa un camión que transporta policías paramilitares durante un mitin de juramento antiterrorista en Urumqi, Región Autónoma Uigur de Xinjiang, en 2014.

Pronto, dice, otros miembros de la familia en China estaban siendo acosados. Su hermano fue enviado a un campo de reeducación el 27 de enero. Una prima embarazada fue presionada y quedó traumatizada por el acoso, dijo Mogdin.

La mujer finalmente decidió ir al hospital, donde dijo que creía estar infectada con tuberculosis para que los funcionarios pudieran justificar la necesidad del aborto.

Después de ser dada de alta del hospital, fue puesta bajo arresto domiciliario durante seis meses en su aldea natal de Kokagash. Finalmente regresó a Kazajstán en mayo.

"No hable con los periodistas cuando vaya a Kazajstán. No hable sobre los campos y las personas detenidas. [Diga que] no hay campos. Diga que nada ha cambiado en Xinjiang, todo es como solía ser", dijo que así fue instruida por funcionarios chinos.

Mogdin está recibiendo tratamiento para la tuberculosis en la región de Zhambyl, cerca de Almaty, en el sur de Kazajstán. Su hermano todavía permanece en un campo de reeducación.

Igual que una prisión

Un hombre que solicitó ser identificado como Seisen K. dijo a RFE/RL en Kazajstán, el 2 de octubre, que también se vio obligado a soportar un campo de reeducación en Xinjiang.

Nacido en China, pero con un pasaporte kazajo durante unos 10 años, fue arrestado en una visita a Xinjiang y acusado de tener doble ciudadanía.

Relató sus dos meses en un campamento, donde se vio obligado a aprender caracteres chinos, cantar canciones sobre líderes comunistas chinos y aprender una larga lista de reglas antiislámicas que los reclusos tenían que recitar.

Seisen K. dijo que el campamento estaba organizado como una prisión, con detenidos en celdas con camas triples de metal.

Pequeñas raciones de comida de baja calidad se servían desde una pequeña ventana y había guardias armados que vigilaban el edificio, dijo. Informó haber visto detenidos desde los 18 años de edad y los 75 años, y dijo que a las personas solo se les permitía ducharse una vez cada dos semanas. Seisen K. dijo que solo fue liberado después de que sus familiares presentaron una queja ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de Kazajstán y una agencia de la ONU.

Sin ningún lugar a donde ir

No está claro por qué las autoridades chinas parecen haberse vuelto en contra tan drásticamente contra los kazajos étnicos y otras minorías en Xinjiang.

Esbol Omirzhanov, un experto en derecho internacional y analista político, dijo a RFE/RL que la represión en Xinjiang comenzó con una nueva política china del presidente Xi para "preservar la integridad interna" y combatir el extremismo y el terrorismo.

"Se está trabajando para limpiar políticamente a los kazajos [en China]", dice Omirzhanov. "La razón principal de los arrestos está relacionada con cuestiones religiosas ... aunque la Constitución china permite la libertad de religión".

Xinjiang ha vivido varios incidentes terroristas relacionados con ataques a la mayoría de chinos Han que fueron enviados a Xinjiang por decenas de miles de personas en programas gubernamentales para reasentarse allí.

Aunque los kazajos han realizado manifestaciones y buscado la ayuda de los funcionarios kazajos para que los familiares de China sean liberados de los campos de reeducación, la ayuda oficial de Astana rara vez llega.

Dependiente en gran medida del comercio bilateral y de la poderosa economía china, el gobierno kazajo parece tener poca influencia para exigir justicia para los kazajos étnicos en China.

En un caso de alto perfil que ayudó a pintar una imagen de los campamentos, la kazaja Sayragul Sauytbay trabajó en un campo de reeducación en China antes de ser arrestada por ingresar ilegalmente a Kazajstán, el 5 de abril, cuando intentaba reunirse con su esposo e hijos kazajos.

Como oficial del Partido Comunista de China, dijo que tenía acceso a documentos secretos sobre el programa del gobierno para "reeducar" a los musulmanes.

Al dar testimonio ante el tribunal, el 13 de julio, en un intento de que se le permitiera permanecer en Kazajstán, Sauytbay ofreció detalles de los campamentos, que describió como "prisiones en las montañas".

En agosto, el tribunal rechazó su extradición a China, le dio una sentencia suspendida y la liberó de la prisión, sin duda para disgusto de Pekín.

Pero el 5 de octubre, un Comité de Migración de Kazajstán negó su asilo político, abriendo el camino para que la devolvieran a China. Sauytbay apeló la decisión.

El abogado de Sauytbay, Abzal Kuspanov, preguntó retóricamente a RFE/RL: "¿Por qué fue tan rápida la decisión [de no otorgarle el estatus de refugiada]? Creo que Sayragul fue víctima de otras 'circunstancias' entre Kazajstán y China".

[Escrito por Pete Baumgartner en Praga, basado en los informes de los corresponsales del Servicio Kazajo de RFE/RL, Nurgul Tapaeva y Nurtay Lakhan en Kazajstán]

XS
SM
MD
LG