Enlaces de accesibilidad

Cuba

Negligencia gubernamental provoca avance de cólera en Santiago

calles Santiago de Cuba

Aunque el huracán Sandy ha disparado brotes de enfermedades infecciosas como cólera y dengue, sus causas originales están en la negligencia gubernamental, acumulada por años de incompetencia sistémica.

Aunque el huracán Sandy, que azotó buena parte de las provincias orientales el pasado 25 de octubre ha disparado brotes de enfermedades infecciosas como el cólera y el dengue, sus causas originales están en la negligencia gubernamental, acumulada por años de incompetencia sistémica.

El huracán provocó cuantiosos daños al medio ambiente y a gran parte de infraestructura de las provincias afectadas causando la proliferación de enfermedades infecciosas.

Pero en el caso de la provincia más dañada, que fue Santiago de Cuba, sencillamente el ciclón vino a acelerar o a agravar la presencia epidémica del cólera, que lamentablemente sufrimos por estos días.

A continuación reproducimos un video de UNPACU sobre las difíciles condiciones de vida de una familia cubana.



Y todo debido a las malas políticas medioambientales del gobierno, que no resuelve la presencia de vertederos de basura diseminados por doquier, el alcantarillado y toda la infraestructura sanitaria para la población. Así como el poco o nulo tratamiento del agua potable, muchas veces provenientes de ríos, arroyuelos o presas, donde se bañan todo tipo de animales, incluyendo vacas, caballos y perros.

Además, en estos lugares frecuentemente se lavan autos, equipos y maquinarias agrícolas.

El agua, que por cierto su suministro es deficiente en casi todos los municipios de la provincia no cuenta con tratamiento de potabilización efectivo. Por ello es común ver como los visitantes se alarman al ver el agua que consume la población.

Las instituciones gubernamentales realizan campañas publicitarias en los medios, centros laborales y educativos una vez más que otra, sobre las medidas higiénicas preventivas que debe tomar la población, pero no resuelve el problema, ya que no existe logística de solución. El gobierno, dueño de todos los medios y recursos, no invierte en crear las condiciones necesarias para elevar la calidad de vida, económica y social de la población y su comunidad en general.

No se puede esperar condiciones higiénico-sanitarias mínimas sin servicio de agua potable, infraestructura de alcantarillado o en su efecto servicios alternativos seguros, condiciones habitacionales mínimas, servicio de recolección de basura, etc.

El nivel de ingreso de la población no permite, que las personas por su cuenta mejoren su calidad de vida con la instalación de servicios sanitarios, purifiquen el agua, realicen desagües y fabriquen fosas con calidad, evitando así que las aguas albañales y otros residuos queden al descubierto en cualquier parte del hogar, en el vecindario o en la propia calle, como muestran las fotos.

Las limitaciones económicas y de racionamiento estatal no solo impiden la construcción de instalaciones adecuadas, sino que impiden aplicar métodos más sencillos y rudimentarios como hervir sistemáticamente el agua y la correcta manipulación y cocción de los alimentos, ya que escasean todas las fuentes de energía, como la electricidad y el combustible.

Cortesía de la Agencia de Prensa Libre Oriental
Cortesía de la Agencia de Prensa Libre Oriental
A todo esto se suma, que para mejorar un tanto la alimentación o una entrada económica extra, que permita comprar un equipo electrodoméstico, zapatos o ropas, las personas crían animales, como gallinas, patos y hasta puercos dentro de sus propias viviendas, sin condiciones mínimas, lo que posibilita la contaminación del entorno, incluyendo el agua y los alimentos, con bacterias peligrosas como la Vibrio cholerae, que provoca el cólera.

La gravedad de la situación amerita una llamada a la reflexión y alarma de la población, para que las autoridades asuman su responsabilidad de proteger y conservar la vida de los ciudadanos. Es hora de exigir el derecho a vivir decorosamente en familia y en sociedad, por lo que comenzaremos a informar a la opinión pública en general, principalmente a la población vulnerable, de la situación real que afrontamos, no solo las cifras de infestados y muertos, sino dónde se notifican los casos, para extremar las medidas. Así como denunciar públicamente los focos de infección y demandar a las autoridades para que actúen de inmediato, debido al tipo de cepa circulante, dado el breve período de incubación del bacilo, que fluctúa entre dos horas y cinco días.

Vale destacar, que aunque como medida preventiva la población evita tomar agua o comer en sitios públicos, la cuestión esencial sería que los establecimientos estatales como merenderos, cafeterías, restaurantes, etc. que expenden en Moneda Nacional (MN) cumplan con las medidas de higiene necesarias. Muchas veces tratan de contrarrestar sus efectos con procedimientos equivocados, como la imposición de multas, sin crear las condiciones necesarias para erradicar el problema, debido a la falta de autonomía administrativa. Por eso la incipiente iniciativa privada va demostrando mayor calidad e higiene, que la vieja y manida administración estatal.

Los santiagueros debemos estar más que preocupados, porque somos más que vulnerables, no solo al cólera, sino también a muchas otras enfermedades el dengue, pues en el propio casco histórico de la ciudad, existen familias que viven sin los requisitos mínimos de agua potable y saneamiento. Y qué decir entonces de los municipios y zonas rurales.

Como se puede apreciar en este análisis, el problema epidémico en Santiago de Cuba no es sólo a consecuencia del huracán Sandy, sino a la negligencia estatal, que ha prevalecido durante años, trayendo consigo la miseria ciudadana generalizada. Por todo, lo dicho anteriormente se resume en carencia de infraestructura básica, hacinamiento familiar, falta de higiene. Es decir, falta de desarrollo social.

Se impone una vez más hacernos eco de instrumentos de denuncias institucionales, personales, periodísticas, etc. para llamar la atención sobre este desorden de cosas.

El gobierno tiene el deber de seguir tomando las medidas necesarias como la venta de hipoclorito, fumigación de autos, medidas sanitarias extremas a la entrada y salida de cualquier centro público, habilitación de puestos de emergencia, atención médica ante diagnóstico de la enfermedad, entre otras.

Por todo lo antes expuesto, exigimos a las autoridades que apliquen las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud, ante este tipo de epidemia. Y una vez controlada la epidemia, atienda urgentemente sus causas, si es que tiene la capacidad y la voluntad política para hacerlo, de lo contrario que dé la posibilidad para que otros la resuelvan.

Mientras tanto, el pueblo, además de las denuncias, debe acudir inmediatamente al médico ante cualquier síntoma de la enfermedad y seguir extremando las medidas higiénicas lo más posible, y que ¡Dios nos proteja!

Publicado por Agencia de Prensa Libre Oriental el 18 de noviembre 2012

Vea todas las noticias de hoy

Se inicia juicio a periodista cubano Yuri Valle Roca

Valle Roca detenido durante una protesta en el Día Internacional de los Derechos Humanos, La Habana, 10 de diciembre de 2015.

Este martes se inició el juicio del periodista independiente Lázaro Yuri Valle Roca, en el Tribunal Municipal de Mariano en La Habana.

El comunicador, quien lleva un año encarcelado en la prisión del Combinado del Este a pesar de presentar serios problemas de salud, se enfrenta a una petición fiscal de seis años de prisión por los presuntos delitos de “propaganda enemiga de carácter continuado” y “resistencia”.

El 14 de junio de 2021, al siguiente día de haber filmado una lluvia de octavillas que demandaban reformas democráticas en Cuba y que publicara el video en su página de Facebook, Valle Roca fue citado para la estación policial de Zapata y C, en El Vedado. Posteriormente, fue trasladado para el Centro de Instrucción de la Seguridad del Estado, en Villa Marista y luego enviado a prisión.

Su esposa, Eralidis Frómeta, dijo el lunes a Radio Martí que hoy entraría a la sala judicial.

La mujer manifestó preocupación porque el abogado defensor, en una reciente visita al penal, le propuso al periodista que aceptara el delito de propaganda enemiga en su condición menos agravada, algo que el comunicador rechazó.

“El letrado había reconocido en la causa de Yuri, la propaganda enemiga como un delito, cuando se reunió con Yuri en la cárcel, y mi esposo le dijo que no estaba de acuerdo con un delito de menor cuantía, ya que para él no había delito alguno, entonces el abogado, a solicitud de Lázaro Yuri, redactó un acta en la que mi esposo se negaba a aceptar cualquier tipo de delito que se le imputa por la fiscalía", explicó Frómeta.

"Para el alto precio que nosotros tuvimos que pagar por este contrato legal, un total de 5 mil 500 pesos , no veo que el letrado nos esté aportando algún elemento real positivo para la defensa de Yuri”, opinó.

La señora también cuestionó el supuesto delito de “resistencia” que pesa sobre el comunicador, nieto del líder de los comunistas cubanos Blas Roca Calderío (1908- 1987) y sobrino del líder opositor Vladimiro Roca Antúnez.

“Todos sabemos que el día que Yuri fue conducido a la Unidad Policial de Zapata y C, con la excusa de cerrar una supuesta causa por desacato del año 2020, ya allí lo estaban esperando varios agentes de la Seguridad del Estado y automáticamente fue esposado y golpeado brutalmente, él no hizo ninguna resistencia al arresto, imposible", declaró.

"Realmente no entiendo cuál es este invento judicial y toda la manipulación que tiene el régimen cubano, ese ensañamiento contra Lázaro Yuri Valle Roca, porque él es inocente”, aseguró.

En este juicio también serán procesados los activistas, Alien Tijerino Castro, con una petición fiscal de cinco años de prisión por “propaganda enemiga de carácter continuado”; Ruslán Hernández Reyes y Yusniel Milián González, a quienes la Fiscalía pide tres años de encarcelamiento por “propaganda enemiga”. Al igual que Valle Roca, han estado todos en prisión preventiva a la espera de juicio.

En la misma causa está Ignacio Arias Martínez, bajo reclusión domiciliaria, a quien también le piden tres años de privación de libertad por “propaganda enemiga”.

Centroamérica, el puente de miles de cubanos que migran a EEUU

Centroamérica, el puente de miles de cubanos que migran a EEUU
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:58 0:00

La cubana Diana Guzmán llegó con su familia hasta Honduras tras un arriesgado trayecto por tierra desde América del Sur, como muchos de sus compatriotas. Le robaron todo en la selva y pide ayuda para seguir su migración hacia Estados Unidos.

“Si salen a las calles, los vamos a aplastar”, advierte la Seguridad del Estado a activistas ante proximidad del 11J

Operativo policial en La Habana. (Archivo)

Activistas y opositores dentro de Cuba han sido advertidos en los últimos días de que no podrán salir a la calle en vísperas de 11 de julio, fecha en que se cumple el primer aniversario de las protestas populares que estremecieron la isla el verano pasado, y en las que el pueblo pidió libertad, entre otras demandas.

El activista Pedro Quiala fue citado el jueves a Villa Marista, centro de operaciones de la Seguridad del Estado, para un interrogatorio acerca de su presencia en las inmediaciones del Hotel Saratoga tras la explosión que trajo consigo la destrucción casi total del inmueble, según dijo a Radio Martí.

Durante el interrogatorio, fue advertido por los agentes sobre la proximidad del 11 de julio. “Del día 9 en adelante no puedo salir de mi casa y, si así lo hiciera, iba a ser encarcelado a 10 o a 15 años de privación de libertad”, dijo.

Por otra parte, el activista Ángel Cuza Alfonso también fue citado e interrogado el jueves en Villa Marista, según indicó a Radio Martí.

“Me dijeron que no podía salir de mi casa a partir del día 9 de julio, que no podía salir ni nada”, explicó.

Citaciones, amenazas y despliegue de Seguridad en Cuba ante cercanía del 11J
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:21 0:00

Según Cuza, desde hace varios días en La Habana se puede ver un aumento de la presencia policial en diferentes puntos de la ciudad.

“En toda La Habana, en cada esquina, hay guardias, vestidos de policías azules, de los verdes, vestidos de civiles, que esos son los de la Seguridad del Estado”, subrayó.

De la presencia de diferentes cuerpos policiales informa también el periodista y opositor Guillermo del Sol, desde la ciudad de Santa Clara.


“En los barrios principales, donde surgieron las protestas el pasado 11 de julio... Mayormente son estudiantes de carreras del MININT vestidos de verde olivo, y ‘Boinas Rojas’, y en la zona centro, los llamados ‘Boinas Negras’, que son los que custodian esa área”, señaló.

Del Sol dijo a Radio Martí que el sábado recibió una llamada de advertencia, también por el 11 de julio.

“El sábado, como a las 6 de la tarde, me llamaron para preguntarme qué planes tenía para el mes de julio. Me dijeron que era de parte de la Seguridad del Estado y me dijeron que no se iba a permitir ningún tipo de provocación, que no quieren un derramamiento de sangre pero que, si salen a las calles, los van a aplastar”, aseguró Del Sol.

Desastre azucarero en Cuba, crónica de una crisis anunciada

Central azucarero Jesus Rabí, en Calimete, Matanzas. (Archivo)

La crisis en Cuba se pone en evidencia en todos los sectores de la economía isleña y el sector de la industria azucarera, cuyo producto, el azúcar de caña, fuera el primer rubro de exportación nacional, es uno de los que amenaza con desaparecer.

Desde La Habana, Yoani Sánchez, directora del diario digital independiente 14ymedio, dijo a Radio Martí que la emblemática industria azucarera cubana tocó fondo, por lo que será muy difícil rescatarla como pidió Miguel Díaz-Canel.

“Estamos tocando fondo en la industria azucarera, ni siquiera se puede satisfacer la producción nacional y entonces, Díaz-Canel se aparece con su típica secuencia de frases hiladas, consignas, mediocridad verbal, para decir que sí, que hay que rescatarla, que hay que salvarla.

Cuba afronta la peor zafra de los últimos 150 años
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:10 0:00

"Dice él que este sector hay que salvarlo porque representa cultura e historia para el país. Ahora se da cuenta que el azúcar no es solamente un producto que se vende y por el que se gana dinero, sino un producto que trenza la identidad nacional, que se conecta con muchas cuestiones, como el ferrocarril, la vida de pequeños pueblos, la autonomía de algunas comunidades que, prácticamente han muerto en la medida en que se rebajan los índices de producción azucarera”, observó la comunicadora.

La zafra de 2021-2022 sólo produjo el 53 % del plan previsto inicialmente de 900.011 toneladas, según el grupo estatal AZCUBA. De los 36 centrales que participaron en la cosecha, finalizada el 20 de mayo, sólo tres cumplieron su plan de producción. Tampoco se lograron los planes de exportación, principalmente a China, proyectado en unas 400.011 mil toneladas, reconocieron las autoridades.
La periodista Miriam Leyva señaló que la zafra azucarera cubana fracasó hace mucho tiempo.

“Una cosa que es muy importante es que, de la misma manera en que se han perdido todos los hierros y los campos de caña, se ha perdido el conocimiento y la tradición, porque ya esos especialistas de un calibre tremendo –porque eso no es sólo que sean ingenieros directores de la empresa- hasta los ‘puntistas’, la gente esa que toca el granito de azúcar para conocer si ya está bueno, eso se ha perdido también, y entonces ni siquiera hay cortadores de caña. Primero, emigraron por necesidad y, además, porque ¿dónde van a trabajar?", indicó Leyva.

Por otra parte, de acuerdo con la publicación independiente Diario de Cuba, Díaz-Canel repitió en un encuentro sostenido con especialistas en el sector azucarero algo que ya se había predicho: la “involución tecnológica” del sector, que se traduce en “cada vez menos caña”.

El gobernante cubano reconoció, además, que a pesar de todo, “seguimos con un voluntarismo tremendo, tratando de hacer una zafra que, desde que la planificamos, sabemos que es imposible cumplir”.

En uno de los momentos más críticos que vive Cuba en las dos últimas décadas, la producción de azúcar de la recién terminada zafra alcanzó el nivel más bajo de los últimos 150 años.

(Con reporte de José Luis Ramos para Radio Martí)

"Tu miedo no me importa"

Amelia Calzadilla. (Captura de video/Facebook)

Esta frase la escuche en una filmación proveniente de Cuba. Una voz de mujer que sintetizaba el sentir de otras muchas, todas, hartas de un coctel que dura 63 años, en el que solo se mezclan represión y miseria. Expresión que refleja, a mi modesto entender, la probabilidad de jornadas muy cruentas y dolorosas que deben conducir a una Patria nueva, donde no haya verdugos ni victimarios.

Esa fue una de las voces que escuche en las redes esta semana. Un comentario que solo se produce en una sociedad atemorizada como la cubana, donde prima el terror, las personas se autocensuran y procuran que sus seres queridos no rompan el círculo del miedo por los perjuicios que puedan acarrearles.


Otro testimonio desgarrador que tuve la oportunidad de ver fue el de una madre de tres niños que denuncia la precaria situación que enfrenta junto a su familia. Una contundente e irrefutable evidencia del fracaso del totalitarismo castrista, además, de mostrar el sacrificio inútil de amplios segmentos de varias generaciones de cubanos de trabajar a favor de un proyecto que ha devastado la Isla y muchos de los valores de su ciudadanía.

El castrismo en cualquiera de sus derivados, venezolano, nicaragüense, boliviano y un eventual colombiano si Gustavo Petro llega al gobierno, solo conduce al fracaso y a la frustración. Es una propuesta ineficiente en todas sus expresiones, a excepción de su innegable habilidad para imponer un estricto control social basado en la represión y la desinformación.

La juventud debería considerar con mucha ponderación las propuestas políticas milagrosas. Cierto que en la política se aprecian manejos muy malos que deben ser erradicados, pero no deben ser motivo para creer ciegamente en un iluminado que solo asegura que lo cambiará todo para construir un futuro luminoso. Hay que instruirse, conocer el pasado y aprender que “mis derechos terminan donde empiezan los de los otros”.


El ejemplo de Cuba, Venezuela y Nicaragua deberían servir de modelo a las nuevas generaciones que esperan “conquistar el cielo” sin entender que una vida confortable dentro de la justicia solo se alcanza con trabajo. Lo demás está por verse.

Los cubanos, en una notable mayoría, abrazaron a su Mesías y repudiaron lo que lo negara. En aquella barahúnda de histeria desenfrenada, como la calificara el historiador y periodista Enrique Encinosa, representantes de todas las generaciones cerraron los ojos y se prestaron a cazar a quienes disintieran. Fueron ellos los que ayudaron a destruir el país; conduciendo a las generaciones emergentes al grado de desesperación que muestra esta madre cuando acusa al gobierno, consciente de las represalias que puede padecer, de inepto, corrupto y complaciente con todo lo mal hecho.

Cierto que ha sido el liderazgo castrista y todos sus funcionarios, incluidos policías y militares, los que han sostenido al régimen de oprobio por más de seis décadas, pero también han contribuido a su sostenimiento, y a la formación de las colonias de Venezuela y Nicaragua, quienes hayan prestado sus habilidades y talentos a divulgar y convencer a la denominada mayoría silenciosa de lo justa y provechosa de la obra totalitaria.


Un régimen totalitario no permite feudos, solo están relativamente libres de sus mandatos quienes se les oponen. Sin embargo, el resto de la ciudadanía debe conducirse como disponen las autoridades, lo que motiva un nivel de complicidad muy alto, y una comprensión del miedo que trasciende la individualidad de la persona. Un síndrome de indefensión que transforma al ciudadano en una jauría sin voluntad, pero que llega a un momento de ruptura, como ocurrió con esta madre, que pide que la detengan, y exhorta al resto de las madres de la Isla a unirse, para reclamar, de una vez por todas, respeto a sus derechos y una vida digna.

Esta angustiada madre le dice mentiroso al régimen cuando desnuda una de sus falsedades fundamentales, al proclamar que los “bienes son del pueblo”. Todos escuchamos y leíamos, repetido hasta el cansancio, “esto es del pueblo”, y hay que tener coraje para desmentirlo, como ha hecho esta señora, que está padeciendo numerosas represalias y abuso de las autoridades.

Solo resta confiar que se sumen más madres, la ciudadanía a su reclamo para alcanzar un país, “con todos y para el bien de todos”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG