Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

update

Ángel Santiesteban: "Soy una mirada social de mi tiempo"

Campaña mundial en Twitter exigiendo liberación de activistas cubanos
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:05 0:00

Campaña mundial en Twitter exigiendo liberación de activistas cubanos

Martí Noticias continúa entrevistando a escritores censurados en Cuba. Ángel Santiesteban Prats –desde prisión y ayudado por manos anónimas– habla de su obra literaria y su compromiso con la libertad de expresión.

Solo unos días después de Ángel Santiesteban Prats enviar esta entrevista a Martí Noticias, fue llevado intempestivamente al cuartel general de la Seguridad del Estado, Villa Marista, pero ya sus respuestas estaban a salvo. Él también.

El narrador obtuvo el Premio UNEAC con el conjunto de relatos Sueño de un día de verano (1995), El Premio César Galeano 1999, el Casa de las Américas 2006, con Dichosos los que lloran, luego abrió un blog donde expuso al mundo sus ideas sobre los Derechos Humanos en Cuba y no paró hasta la cárcel. En 2013 ganó el Premio Internacional Franz Kafka de Novelas de Gaveta, convocado en la República Checa con la novela El verano en que Dios dormía y hoy responde estas preguntas desde una celda improvisada en una unidad de Guardafronteras del Ministerio del Interior, en Jaimanitas, La Habana.

¿En qué momento se fundió el Ángel Santiesteban narrador y el personaje?

Recuerda que mi primer pensamiento literario surgió a los 17 años cuando me encontraba preso en la Fortaleza de la Cabaña

Podría asegurar que comenzó desde los inicios, a finales de la década de los 80, y es que considero que la necesidad de escribir, comunicarme, trasmitir mis sentimientos, fue una medida de compromiso, precisamente, por el dolor que sentía dentro de mí. Recuerda que mi primer pensamiento literario surgió a los 17 años cuando me encontraba preso en la Fortaleza de la Cabaña, por el "delito" de acompañar hasta la costa a mi familia, con el ánimo de despedirla, como ocurrió, y fueron luego sorprendidos en altamar, por lo que se me acusó de "encubrimiento", pero el día del juicio, el tribunal consideró, según las leyes vigentes, que ese delito no incurría en mi persona, porque entre padres y hermanos se consideraba lógico. Es decir, me procesaron porque según el fiscal, yo debía haber denunciado a mi familia por abandonar clandestinamente el país, lo que se considera una traición al proceso del régimen totalitario. No obstante permanecí catorce meses en presidio. Por lo que considero que antes de ser un escritor ya era uno de mis personajes, lo que aproveché para compartir mi dolor personal con los personajes que a partir de ese entonces comencé a construir. En cada personaje creado por mí, está mi dolor, o el de mi familia, los amigos, los vecinos. Soy una mirada social de mi tiempo, y ahí está el compromiso conmigo, con mi madre, la historia y mi tiempo, sin importar las consecuencias que esa postura me conlleve.

Sufro con cada palabra que escribo, sangro por cada pasaje que represento. Muero y vivo con mis personajes; pero siempre creo ante todo, a través del arte genuino y sin compromiso.

Ángel Santiesteban Prats, antes de correr la Maratón de La Habana, en noviembre de 2011. Camiseta con la imagen de Laura Pollán.
Ángel Santiesteban Prats, antes de correr la Maratón de La Habana, en noviembre de 2011. Camiseta con la imagen de Laura Pollán.

¿Hasta dónde tus demonios narratológicos se fundieron en tus ánimos sociales?

Juro que no fue una meta, tampoco un compromiso y menos la intención de epatar y llamar la atención, es más creo, que de esa forma no se logra el arte. Mi semilla creativa surgió a partir de la inconformidad y el miedo social. Personas que escondían su animadversión al proceso político y fingían, y fingen, ser simpatizantes con la dictadura, y ese reflejo de mi tiempo me convirtió en una voz, una alternativa, y se representó inconsciente, porque el fundamento de mi visión artística es aquello que me lacera, golpea o preocupa, y luego intento plasmarlo de la mejor manera, según mis herramientas literarias.

Cuando descubro un pensamiento de un pasaje personal o escucho una anécdota sugerente, se dispara un dispositivo en mi interior, y un pálpito diferente me avisa que debo intentarlo, y casi siempre está ligado a una consecuencia social.

Has asumido el sentido trágico de la vida. Como Severo Sarduy, Cabrera Infante o Reinaldo Arenas, has armado una literatura que se vuelve denuncia. ¿Qué procesa o escribe Ángel Santiesteban Prats desde este encierro?

ese reflejo de mi tiempo me convirtió en una voz, una alternativa, y se representó inconsciente

Ante todo, reconocer que en cualquier arista que se me compare con esos tres grandes escritores cubanos –ya para mí es de orgullo, y te agradezco la noble herejía literaria porque siempre asumiré las distancias entre ellos y yo– a quienes respeto por su obra y vida, el sufrimiento que izaron como bandera, a partir de la opción de emigrante, buscando esos "tres tristes tigres", que fueron ellos, al ser voces discordantes con el sistema político.

Tengo experiencias semejantes con Reinaldo Arenas, en cuanto al presidio y a la marginación cultural que sufrió; pero coincido con ellos tres en la emigración, solo que en sus casos hubieron de desplazarse fuera del archipiélago, en el mío, vivo esas mismas consecuencias pero desde el interior, dentro de la isla; por ello hoy escribo sobre la realidad que me circunda; la injusticia que vivo. Una vez escribí en un post que el último lugar al que debió enviarme la dictadura fue a este; donde he tenido que crecerme como ser humano, artista y disidente. He escrito un libro de cuentos desde el dolor, pero que a mi consideración y la de mis amigos, aún está muy a flor de piel y debo distanciarme de la experiencia para retomarlo y restar una intención política que, inevitablemente, se refleja en ese conjunto de relatos. También escribí una novela extraña, con temática carcelaria, que supongo poder revisar a mi salida. Comencé una novela Premios y castigos, de corte más biográfico.

el último lugar al que debió enviarme la dictadura fue a este; donde he tenido que crecerme como ser humano, artista y disidente

Mi experiencia de vida es trágica. He vivido un guión trágico que afecta la sociedad, por caprichos políticos de los dictadores. Es conocido que "los escritores nos alimentamos de carroña humana", y este sistema es muy dado a ensuciarnos con las sangre de sus víctimas.

Tus personajes aparecen transidos de dolor como si no hubiera nada más allá en el horizonte. ¿Dónde surge esta elaboración, esas piezas de cambio en cada relato?

A veces es en una palabra, una imagen, o el reflejo de una angustia. Cuando percibo que alguien sufre, tengo la necesidad de asistirlo. Creo fervientemente en que un escritor si no ayuda a cambiar, a curar esa realidad, al menos tiene el deber de reflejarlo como espejo de su tiempo, en función social, y, a veces, hasta buscamos alternativas de respuesta anémicas para esos sufridos, cuando ven en los personajes, su realidad más inmediata. Tenemos la posibilidad, como algo propio de la propia creación, de sustituir, mejorar, brindar, reemplazar, trocar, los destinos e inventarnos algo mejor. Las variantes pueden ser múltiples, en la medida de la capacidad de talento del escritor y sus necesidades artísticas. Siento que soy el reflejo de mi tiempo y de esa manera intento plasmarlo en mi obra.

Si apelamos a los datos que aportas en El verano en que Dios dormía, tu novela es la reconstrucción de una época. Describir la vida en el mar, de seres que no son precisamente pescadores, la circunstancia exacta en que deciden lanzarse a la vida o la muerte y los desenlaces que se funden con lo que conocemos hoy como "la crisis de los balseros", nos pone ante una novela histórica ficcionada. ¿Cuáles fueron tus herramientas, la historiografía, la sociología o el cabal conocimiento de estas técnicas narratológicas que ostentas hace tiempo?

Cuando abordo un tema que no he vivido, que ni siquiera se encuentra en libros que se puedan consultar, comienzo un estudio de terreno, en mi caso, según mis temas, con los soldados que participaron en las guerras africanas, los balseros que decidieron regresar desde la Base de Guantánamo, o personajes marginales que sobreviven a través del delito. Siempre hago grabaciones de sus experiencias. En algunos casos tuve que apagar el equipo de grabación, a petición del entrevistado, cuando se comprometían en sus testimonios, y el temor los obligaba a protegerse, al revelar los hechos delicados sobre, por ejemplo, pésimas órdenes de un alto militar en Angola, y por la que se producían víctimas inocentes; o hechos cometidos por ellos mismos y de los que se avergüenzan.

Tengo la necesidad de cuando comienzo un tema saber cada hecho, historia, cultura, el color de la tierra, olores, vegetación, detalles que me ayudan a transportarme y vivir en mi imaginación, recrear, hacer regresar el tiempo y ver, palpar lo que narro.

La mayoría de los personajes de mi novela El verano…, son familia o amigos. Manolo es el esposo de mi hermana menor. Es cierto que estuvo en la conflagración bélica en África, que fue zapador, que se jugó la vida en el Estrecho de la Florida sobre una balsa con otros familiares, y que luego cruzó el campo minado para regresar con su familia en La Habana. En él, ese personaje, hay agregados muchos personajes; entrevisté a cuanto balsero he conocido, cientos de horas en casetes, que era lo que se utilizaba a mediado de los noventa, y en cada uno recogí el dolor que afloraba en sus palabras, gestos y silencios.

Hay un tiempo de "doloroso aprendizaje", al decir de C.A. Montaner. ¿Por qué tus narraciones están cargadas de víctimas?

un escritor si no ayuda a cambiar, a curar esa realidad, al menos tiene el deber de reflejarlo como espejo de su tiempo

Estoy convencido que cada cubano, participante en los procesos políticos, no solo desde 1959, sino desde antes, son víctimas de los caprichos, ambiciones y malas entrañas de esos mandatarios que han arribado al poder de la nación. En lo particular me baso en la experiencia, el sufrimiento de las generaciones desde la de mis padres hasta hoy, y los considero víctimas directas del régimen. No solo las de aquellos que se opusieron, también agrego a los que fueron engañados, los que como mi tío Pepe, apostaron por un país mejor, democrático y humanista, hasta que descubrieron que fueron engañados, pero ya no tenían la edad o el valor para enfrentarlos, y decidieron quitarse la vida por la vergüenza de ser partícipes de este engendro que ha gobernado por más de medio siglo, y que para lograrlo han fusilado, encarcelado, asesinado a través de sus órganos represores y de inteligencia.

Los que emigran, los que permanecen dentro de la isla con temores, aunque sea uno solo; los que alguna vez han necesitado fingir para no ser reprendidos ni castigados; los que han mentido o mienten y traicionan sus verdaderos pensamientos, criterios sobre la realidad que los circunda, todos son víctimas del sistema.

Siempre repito que la única ambición que he tenido en la vida es entender a las personas. Entenderlos aunque no comparta su lógica, pero al menos saber la causa, el sentimiento que los acompañó en el momento de ejercer un acto, positivo o negativo. No siempre lo logro con los seres humanos; pero sí con mis personajes. Me tienen que ser transparentes a la hora de contarlos. Entender sus acciones, pensamiento y obrar.

Soy una víctima de mi tiempo, acompañado por mis personajes que reflejan ese sufrimiento humano.

Al parecer te ubicas entre las piezas de Carlos Montenegro y las almas perdidas de Reinaldo Arenas. Los protagonistas de tu novela y relatos se mueven entre la perdición de la noche y la desilusión de los días en La Habana. ¿No temes acabar relatando una Habana contada y vuelta a contar?

Como la de Montenegro es mi experiencia personal, y ya sabemos que la realidad nos supera. Es tan rica en matices, múltiples tonos inagotables que garantizan la salud de ese abordamiento en la ciudad y sobre la ciudad. Siempre existe un indicio no abordado, una nueva forma de contar sobre lo mismo, compartir temáticas inextinguibles. Ni siquiera una foto repetida ipso facto, puede captar lo mismo porque sus colores cambian constantemente.

Sí, temo repetir esos paradigmas de la literatura cubana; pero no creo que se pueda parecer, imitar a esos grandes y especiales escritores, porque existen múltiples formas de ver, maneras de contar esta Habana, esta Cuba, por momentos tan querida, o tan odiada.

Ángel. Prisión Unidad de Guardafronteras, Jaimanitas, La Habana.

Martí Noticias agradece a todas las personas que ayudaron a que las preguntas y respuestas de esta entrevista entraran y salieran de la cárcel cubana para que llegaran a los lectores.

Vea todas las noticias de hoy

Juan no ha muerto: último adiós a Alexis Díaz de Villegas

Alexis Díaz de Villegas. (Foto: Facebook)

El actor, profesor y director de teatro Alexis Díaz de Villegas, protagonista del filme "Juan de los Muertos", falleció este viernes en La Habana, aquejado de cáncer, a los 56 años de edad, informaron colegas y medios de prensa.

El Consejo Nacional de las Artes Escénicas lamentó en Facebook el fallecimiento del actor en un post en el que destaca su prolífica carrera en el teatro, el cine y la televisión, además de su desempeño en la academia.

Nacido en Cumanayagua, Cienfuegos, en 1966, Díaz de Villegas integró el elenco original de “La cuarta pared”, puesta en escena por Víctor Varela, cuyo estreno en 1988 “estremeció el ámbito cultural cubano de ese momento”, señala la nota, que cita, entre otras, sus apariciones con el grupo Teatro Obstáculo en obras como “Ópera ciega”, “Segismundo ex Marqués” y “El arca”.

Cartel de la película "Juan de los muertos", protagonizada por Alexis Díaz de Villegas.
Cartel de la película "Juan de los muertos", protagonizada por Alexis Díaz de Villegas.

El actor se integró a Argos Teatro, fundado por Carlos Celdrán, en 1998, “en otra fase destacada de su trayectoria”, destaca el post. Con ese grupo estrenó “El Alma Buena de Se Chuán”, “La señorita Julia”, “Stockman: un enemigo del pueblo”, y “Vida y muerte de Pier Paolo Pasolini”.

Tras pasar por Teatro El Público, dirigido por Carlos Díaz, al que se incorporó en 2001, y sus apariciones en “La Gaviota”, “La Celestina”, “Fedra” y “Calígula”, entre otras puestas en escena, Díaz de Villegas se desempeñó como profesor del Instituto Superior de Arte (ISA) y dirigió “La otra orilla”, de Gao Xingjian.

Fundó luego su compañía, Impulso Teatro, a la que dedicó sus últimos años, y con la que puso en escena obras como “Insultos al público” y “Balada del pobre B.B”.

Entre sus actuaciones en el cine se cuentan “Entre ciclones”, “El cuerno de la abundancia” y la popular “Juan de los Muertos”, por la que será recordado por el gran público.


En un artículo sobre el fallecimiento del actor publicado en el diario independiente 14ymedio, el dramaturgo cubano exiliado en Madrid, Yunior García Aguilera, subraya que “Juan de los muertos es uno de los papeles más icónicos de nuestro cine y logra colocarse entre las más ingeniosas representaciones de ese animal nacional que somos”.

Dirigida por Alejandro Brugués, "Juan de los muertos", primer filme cubano de zombies, ganó en 2013 el premio Goya a la mejor película iberoamericana.

En medio de la filmación de la película, el actor fue diagnosticado con un linfoma no-Hodgkin, que años después provocó su fallecimiento.

García Aguilera, ex coordinador de la plataforma cívica Archipiélago, señala que Díaz de Villegas fue “un hombre que se empeñó en soñar y en que sus sueños fueran buenos, a pesar de vivir en un país de pesadillas”.

Presidente alemán conoce de primera mano la situación en Cuba en conversación con Tania Bruguera en Documenta 15

Tania Bruguera y el presidente de Alemania Frank Walter Steinmeier.

La artista cubana Tania Bruguera conversó en Kassel, Alemania, con el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier sobre "la realidad que vive el pueblo cubano bajo una dictadura".

"El régimen cubano no es, ni será nunca más, la única voz que se escuche", aseveró Bruguera desde la prestigiosa feria de arte DOCUMENTA 15, donde hay varias exhibiciones que abordan la represión en Cuba.

La reconocida artista divulgó fotos de su conversación con el presidente alemán y dijo que habían hablado "sobre la urgente necesidad de liberar a todos los presos de conciencia, los del 11J, los artistas presos, el nuevo código penal y la realidad que vive el pueblo cubano bajo una dictadura".

Una exhibición curada por Bruguera y su Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR), por ejemplo, contiene imágenes de los artistas prisioneros de conciencia Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo Pérez "El Osorbo".

"El régimen cubano no es, ni será nunca más, la única voz que se escuche. La sociedad civil cubana fuera y dentro del país se está ocupando con pasos firmes de hacer saber la verdad, la realidad que viven cada día los cubanos. Las burdas justificaciones de los que se han mantenido en pie con la propaganda por más de 60 años no serán eternas", afirmó la ganadora del prestigioso Premio Velázquez de Artes Plásticas 2021, que concede el Ministerio de Cultura y Deporte de España.

La muestra, que tiene lugar cada cinco años en la ciudad alemana de Kassel es considerada un evento importante en el calendario del arte internacional.


Bruguera también difundió otras imágenes de obras de los artistas cubanos Sandra Ceballos y Ezequiel Suárez, las cuales se refieren al artivismo (activismo y arte) en Cuba.


A inicios de junio en Los Angeles, mientras se llevaba a cabo la Cumbre de las Américas, Ceballos participó en una exhibición que abordaba el arte y la resistencia en Cuba. En mayo, Suárez presentó en el Museo Reina Sofía en España prácticas poético-críticas sobre la falta de libertad en Cuba.

En julio, en DOCUMENTA FIFTEEN, INSTAR tiene previsto exhibir un ciclo de cine sobre la realidad cubana.

Bruguera ha sido reconocida con otros premios internacionales como la Beca Guggenheim (EEUU), el Premio Príncipe Claus (Países Bajos) y el Meadows Prize (EEUU), entre otros.

En Documenta 15 la represión al arte en Cuba

Foto de la exposición de INSTAR en Documenta Fifteen, en Kassel, Alemania.

El Instituto Internacional de Artivismo "Hannah Arendt", INSTAR, explicó que sus exposiciones en la recién inaugurada feria internacional de arte Documenta Fifteen serán para mostrar la historia artística de Cuba "que está escondida por el régimen cubano".

A través de una presentación, el artista plástico Hamlet Lavastida dijo que el concepto general de las exposiciones por parte de INSTAR es "romper con el estereotipo" que las personas tienen sobre Cuba y la percepción sobre el socialismo en la isla.

Lavastida explicó que uno de sus proyectos artísticos consiste en representar la cárcel de Villa Marista, donde se "tortura física y mentalmente" y se someten a los ciudadanos "a violentos interrogatorios".

“Queríamos traer esta idea de resistencia cultural y de la resistencia del pensamiento”, dijo Lavastida, quien estuvo confinado en Villa Marista por varios meses en el 2021 y luego desterrado.

La artista plástica Tania Bruguera aseguró que la exhibición presenta varios trabajos de artistas cubanos los cuales, en su mayoría, "han sido censurados por el régimen cubano".

Bruguera mencionó los casos del estudiante de música Abel Lescay, el rapero Maykel Castillo "El Osorbo" y el artista Luis Manuel Otero Alcántara, estos dos últimos encarcelados esperando una condena, "después de sufrir un juicio injusto, solo fueron encarcelados por tratar de ejercer la libertad de expresión".

En Documenta Fifteen, INSTAR está exhibiendo un obra de Raychel Carrión, que muestra a El Osorbo de pie, con puño en mano, y esposas colgando. Es una imagen emblemática de resistencia que refleja a El Osorbo después de haber evitado ser arrestado por la policía el 4 de abril de 2021 en San Isidro, La Habana.

Otra obra es de Claudia Patricia, la cual refleja la imagen de Otero Alcántara, coordinador del Movimiento San Isidro.

En ese contexto, Brugera recordó que en Cuba "hay más de mil personas encarceladas por pedir libertad".

“Algunos de los presos políticos son menores de edad que han recibido sentencias más largas que los años que han vivido", dijo la profesora de la Universidad de Harvard.

En otro foro, José Raúl Gallego, periodista e investigador del Proyecto Inventario, dio a conocer cómo funciona dicho medio cubano sin fines de lucro.

Comentó que se recopilan, organizan y visualizan datos sobre sucesos actuales. Por ejemplo, siguen a los vehiculos que el régimen usa para reprimir, con el fin de avisar a los opositores y activistas que podrían ser víctimas de represión. También se crean mapas para visualizar los actos de represión.

Proyecto Inventario aborda además el tema de las estadísticas, analizando el trabajo que hacen las autoridades oficiales en ese sector, y resaltando las contradicciones que detecta. Un ejemplo de su trabajo estadístico es el seguimiento de los datos que brinda el Ministerio de Salud sobre la pandemia de Covid-19.

En otro foro, la cubana Taiyana Pimentel habló de la historia del arte, la protesta en el arte, y la acción en el marco del arte.

La directora del Museo de Arte Contemporáneo (MARCO) de Monterrey, México, habló de la historia de la protesta, citando el ejemplo de Goya, hasta la actualidad en Cuba, donde los artistas buscan tomar acción para impulsar cambios.

Músico cubano cumplirá sentencia de 5 años de libertad limitada en su casa por manifestarse el 11J

El estudiante de música Abel Lescay, preso del 11 de julio. (Foto: Facebook)

Cinco años de limitacion de libertad en su casa, trabajando o estudiando, es la respuesta al recurso de casación interpuesto a favor del joven músico cubano Abel González Lescay.

González Lescay, quien acaba de ser notificado este miércoles de la nueva sentencia del Tribunal Supremo Popular, dijo a Radio Martí que se siente contento con la decisión, a pesar de las limitaciones que, como consecuencia, tendrá que enfrentar.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:44 0:00

"Estoy contento. Voy a estar en mi casa y no voy a tener que pasar por una prisión. Tengo algunas limitaciones, de cosas que no podré hacer, como irme del país. No podré manifestarme, por ejemplo; cualquier cosita que haga, ya sabes, directo pa' prisión", afirmó el joven.

Lescay dio la noticia de su nueva sentencia en Facebook.
Lescay dio la noticia de su nueva sentencia en Facebook.

Lescay añadió que lo mantendrán vigilado, y que desconoce otros detalles poruqe acaba de recibir la noticia.

Con anterioridad, Gonzalez Lescay, de 24 años, había sido condenado, según la copia de la sentencia que él mismo publicó en las redes sociales, a 4 años de privación de libertad por el delito de desacato agravado de carácter continuado. Por el delito de desórdenes públicos, a 2 años de privación de libertad; por el delito de desacato a la figura simple de carácter continuado, a 1 año de privación de libertad, y como sanción conjunta y única, la de 6 años de privación de libertad.

La semana pasada, con la excusa de que desaprobó el curso, el Instituto Superior de Arte expulsó de sus aulas al estudiante, negándole la posibilidad de repetir el segundo año de Composición Musical que cursaba. El Observatorio de Libertad Académica (OLA) rechazó la decisión.

"Con esto, el Instituto Superior de Arte deja clara la falta de independencia y la falta de autonomía respecto a las directrices del gobierno de Miguel Díaz-Canel”, dijo a Radio Martí Sergio Ángel Baquero, jefe del Programa Cuba de la Universidad Sergio Arboleda de Colombia y coordinador del OLA.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

El Otro Cine: Sergio Giral, "Olvídalo Jake, es Chinatown"

El Otro Cine: Sergio Giral, "Olvídalo Jake, es Chinatown"
please wait

No media source currently available

0:00 0:18:39 0:00

El primer episodio está dedicado al cine de Sergio Giral. Antes que Hollywood abordara el tema de la esclavitud ya Giral lo había hecho en varias de sus películas. Un cineasta adelantado a su tiempo y censurado por el sistema cubano.

Cargar más

XS
SM
MD
LG