Enlaces de accesibilidad

Cuba

Virgilio Piñera: la urgencia de obra de varón o los peligros del alma

El escritor Virgilio Piñera.

A los 33 años de la muerte, un día como hoy, de uno de los autores más originales, irreverentes e independientes de la literatura cubana.

Cuenta la negra leyenda acerca del escritor Virgilio Piñera que, encontrándose cierto día necesitado de recibir obra de varón, como a menudo acontecíale, salió un bólido a su búsqueda desesperada dispuesto a pagar en pesos, como acostumbraba, la ofrenda de la faena cuando, a mitad del camino de la vida, en la selva oscura de una cuartería se encuentra con un negro del oficio extraviado, ¡cuán dura cosa es decir cuál era esta salvaje selva, áspera y fuerte que le vuelve el temor al pensamiento!, y ni corto ni perezoso propone partir al etíope enhiesto en derechura hacia su habitáculo y, dice la negra leyenda, al desnudarse presto el poeta, y ante la vista de sus escuálida glútea, el etíope se espanta, deja de ser enhiesto para ir de capa caída y, al grito de ¡ñooooo qué cosa más fea!, arremete a patadas por el envés al escriba mientras se apodera de sus pocos pesos y sale a la calle despavorido, enfebrecido ante la visión del esmirriado fin de espalda virgiliano en que a punto estuvo de encajar el alargado y grueso aguijón ahora disminuido; del oficio casi arrepentido.

La anécdota, probablemente apócrifa, ilustraría no tanto la proverbial fealdad del poeta, aunque también, como su vida orbitando en los peligrosos márgenes de la sociedad isleña que pretendía convertirse en nueva y, de paso, convertir en hombres nuevos, es decir, en puros machotes, a unos puros amantes mercenarios como serían el negro analfabeto de alquiler y el aeda enclenque que lo alquila por unos pesos; explicaría además sus antológicas palabras de 1961, en el Primer Congreso de Escritores y Artistas: “Yo quiero decir que tengo mucho miedo. No sé por qué tengo ese miedo pero es eso todo lo que tengo que decir”; no ante el africano frustrado y enfurecido, sino ante el hijo de gallegos, dizque ilustrado, devenido máximo líder para ejercer la suprema mandancia bajo el lema de, ay, ¡maten al marica!

Y es que Virgilio Piñera, nacido en Matanzas en 1912 y muerto en La Habana en 1979, no sería precisamente un cobarde, a pesar de sus escuálida glútea maltratada, sistemáticamente sodomizada, a pesar de su pública y púdica declaración de miedo, pues en un país de hombres machos y revolucionarios, o que se proclaman machos y revolucionarios, ambas acciones, la del pene y la de la palabra, la de incorporar el pene y pronunciar la palabra en el pleno, en semejante pleno, implicarían no precisamente miedo, sino valor, es más, diríamos que el aeda, debido a semejante proceder, denotaría más valor no ya que sus azorados colegas en la escritura, a su lado en el pleno, sino que denotaría más valor que el mismísimo máximo líder que parecía proclamar como razón de estado aquello de, ¡maten al marica!, por miedo quizás a descubrir su propia condición de marica, marica no del cuerpo, sino del alma, maten al marica como salven al comandante; así las cosas en el sitio de nunca jamás, allí donde nada es lo que parece, o es lo que parece y mucho más; pequeño país que, estando en el Caribe, llegaría a tener su capital en Moscú y su cementerio en Luanda, un caballo que durante horas hablaba y once millones de carneros que sin descansar le aplaudían.

Quizá por ello el poeta, narrador y dramaturgo, considerado uno de los autores más originales e independientes de la literatura de la isla, ha sido a veces catalogado como integrante de la literatura del absurdo; bueno, absurda, absurda absoluta será la realidad que refleja su literatura. Aunque no siempre (al menos antes del arribo del castrismo) su existencia estuvo marcada por la realidad de lo infernal y sí estuvo, en cambio, marcada por numerosos viajes, sobre todo a Buenos Aires, donde vivió una larga temporada, entre 1946 y 1958.

En una primera etapa Piñera colaboró en publicaciones cubanas como la revista Orígenes, en la que figuraron escritores de la índole de José Lezama Lima y Cintio Vitier, con quien Piñera mantuvo más de una polémica y, en 1945, funda junto a José Rodríguez Feo la revista Ciclón.

En 1943 es que empieza el escritor su conexión con Argentina, mediante la correspondencia que mantenía con el director de Papeles de Buenos Aires, A. de Obieta, quien era hijo del intelectual Macedonio Fernández, a partir de lo cual Piñera se empieza a relacionar con el grupo de escritores argentinos encabezado por Macedonio; que incluía al gran Jorge Luis Borges. En 1946 marchó a Buenos Aires con una beca de la Comisión Nacional de Cultura de ese país, y allí presidió el comité de traducción de la novela Ferdydurke, del escritor polaco Witold Gombrowicz, con quien lo unió una profunda amistad.

Maestro en el arte de jugar con el absurdo, Piñera se forjó un merecido prestigio de poeta con obras como Las furias, 1941, o La isla en peso, 1943, pero cuya singularidad vino a hacerse evidente en La vida entera, 1968, libro que resume y antologa aquellos que serían los temas perennes de su obra. Por lo que su lírica se hizo un lugar, no ya en la isla sino en las letras hispanoamericanas, mediante una exploración inédita del inconsciente y sus posibilidades creativas; búsqueda que por otra parte mantuvo en los restantes géneros que cultivó.

En su novela La carne de René, Buenos Aires, 1952, el protagonista es enviado por su padre, a punto de cumplir veinte años, a una peculiar escuela para que, en vez de cultivar el espíritu, se adiestre en el castigo de la carne, y el cruento aprendizaje que allí se le imparte, cercano al suplicio, culminará con un grotesco rito de iniciación del que el protagonista, René, logra escapar.

A partir de entonces, en una sociedad cuyo motor es la carne, tanto como fuente de placer como de dolor, la vida de René se convierte en una constante huida, ya sea del legado de su padre y los adeptos al martirio, ya sea de la sensualidad de la señora Pérez y sus extraños amigos, Powlavski y Nieburg. Hasta que acepte la naturaleza cárnica de su cuerpo, René se las verá con dobles de su padre y de él mismo, intentará guardar su anonimato cambiando de trabajo y empleándose en un cementerio, y se verá acorralado una y otra vez por quienes se empeñan en conducirlo a la Sede de la Carne Acosada. ¿Les recuerda esto, por ventura, alguno de los múltiples ministerios de obligado mantenimiento en el mundo marxista?

Así, en su excelente drama Electra Garrigó, 1941, el Coro introduce la obra con el siguiente texto:

En la ciudad de la Habana,
la perla más refulgente
de Cuba patria fulgente
la desgracia se cebó
en Electra Garrigó

Más adelante un personaje proclama: “¡Aquí hace falta una
limpieza de sangre!”

Curiosamente, La carne de René y Electra Garrigó fueron escritas antes del arribo de la cosa castrista, esa que Lezama Lima definiría tontamente, la soga para su cuello, como “acontecimiento auroral”, y de cierto que estas obras parecían criticar de manera abierta a la sociedad isleña de la República pero, más que nada, a la luz y sobre todo a la oscuridad de los acontecimientos posteriores parecían anticipaciones, vislumbres del absurdo absoluto que advendría a Cuba a partir de 1959. Más curiosamente aun, esas anticipaciones y vislumbres ocurrían a pesar del mismo Piñera que habiéndose podido exiliar, en 1961, durante un viaje a Bélgica no sólo no lo hizo sino que, al regreso, no se le ocurre otra cosa que celebrar con ditirambos la victoria de los milicianos marxistas sobre los soldados de la libertad en las ensangrentadas arenas de Bahía de Cochinos.

Quizá no sea tan extraño y suceda que los auténticos autores, esos que asumen la escritura no como una virtud sino como un vicio, no como modo de vida sino como modo de muerte, el párrafo como renuncia a la vida, aproximación a la muerte, la muerte como vía, vida posible para quienes, estando en este mundo, no son de este mundo; quizá suceda que esa índole de escritores, como Lezama Lima y Virgilio Piñera, serían enemigos naturales de los regímenes marxistas, no por su propia decisión, sino por la decisión de los guardianes de la norma de dichos regímenes, léase policía política y burocracia, y sobre la burocracia, claro, el burócrata máximo, que no pueden permitir la herejía de seres situados por encima de los manuales para explicar, simplificar, el a b c de la vida y de la muerte; seres aguafiestas, incómodos no ya por lo que piensan sino por lo que puedan pensar, no por el peligro que representan sino por el peligro que puedan representar para una sociedad aséptica, despojada del alma; ese almacén de suciedades y supercherías.

Con el alma hemos topado, un marxista oye hablar del alma y saca su arma, hace bien en sacar su arma, en estar alerta frente al alma, con los peligros del alma hemos topado, perdón, con los peligros del alma el marxista ha topado, bueno, todos topamos alguna vez con los peligros del alma, pero especialmente los marxistas, puesto que en el alma no creen, ¡no hay alma!, dicen, pero el alma los asusta y, sas, sacan su arma. Piñera pudo haber escrito La carne de René y Electra Garrigó contra la sociedad burguesa, pero su alma escribía, sabía, el alma siempre sabe, que retrataba acontecimientos por venir; el absurdo absoluto de los acontecimientos por venir.

Vea todas las noticias de hoy

Otra muerte materna en Cuba por COVID-19 en jornada con más de 6 mil contagios

La sala de un hospital de Pinar del Río donde se atienden casos de COVID19. (Foto: Facebook/Guerrillero)

Cuba reportó este jueves 6,009 nuevos casos de COVID-19 y 51 fallecidos a causa de la enfermedad, incluida una embarazada de Camajuaní, en Villa Clara, informaron las autoridades.

Entre los fallecidos también se cuenta un joven galeno de la capital, que laboraba en el Hospital Pediátrico Universitario de Centro Habana, según comunicó ese centro en una sentida nota en Facebook.

"Profundo dolor. Duelo. Nuestro Hospital Pediátrico Universitario de Centro Habana nuevamente está de luto. Hemos perdido a nuestro Dr. Ele Arrate Castellanos, joven, entusiasta y talentoso psiquiatra, excelente profesional, bella persona. Se hace difícil comprender que ya no está físicamente con nosotros. Su sonrisa afable, su gesto cordial, su compañerismo y generosidad nos acompañarán", señala el post.

De acuerdo al reporte diario del Ministerio de Salud Pública, permanecían ingresados 71 mil 309 pacientes: 35 mil 721 sospechosos de contagio, 2 mil 894 en vigilancia y 32 mil 694 confirmados activos.

En terapia intensiva se atiende a 406 pacientes confirmados, de ellos 133 críticos y 273 reportados de gravedad.

Pinar del Río sigue siendo el epicentro de la pandemia, con 1,466 casos en la jornada, seguida de Camagüey, con 851; Villa Clara, con 579; Sancti Spíritus, con 543; Las Tunas, con 424; Granma, con 421, y La Habana, con 389 casos.

Según cifras oficiales, que no es posible confirmar de manera independiente, el país acumula 866 mil 808 contagios y 7,330 fallecidos desde que comenzó la pandemia, en marzo de 2020.

Academia de medicina de Venezuela expresa preocupación por uso de vacuna de Cuba

Una persona recibe una dosis de Abdala, de fabricación cubana. AP Foto/Ramón Espinosa

CARACAS, 27 sep (Reuters) - La Academia Nacional de Medicina de Venezuela expresó el lunes su preocupación por el uso de la vacuna cubana Abdala, al asegurar que es un producto del que se desconoce información científica sobre su seguridad y eficacia.

El fin de semana llegó al país un nuevo lote de la vacuna cubana, cuya cantidad no fue precisada por las autoridades, y se suma a un primer lote de 30.000 dosis en junio como parte de un ensayo.

La mayoría de las vacunas utilizadas en la nación OPEP han sido la rusa Sputnik V, y la Sinopharm fabricada en China. Más recientemente también Sinovac, que han arribado a través del mecanismo COVAX.

"Las características de la vacuna Sputnik V han sido publicadas en revistas científicas y su calidad ha sido verificada en pruebas clínicas independientes (...) La vacuna de Sinopharm ha sido aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS)", dijo la Academia, una institución científica asesora del Estado venezolano.

Pero "Abdala no ha sido aprobada por la OMS ni por ninguna agencia regulatoria internacional", sostuvo la Academia, que agregó que le preocupa que "un producto del cual no se tiene información científica sobre su seguridad, no se conocen publicaciones científicas (...) sea aplicada a los venezolanos, con todas las consecuencias que eso podría acarrear".

Científicos cubanos han desarrollado tres vacunas de cosecha propia contra el COVID-19, todas las cuales están esperando para recibir el reconocimiento oficial tras una evaluación de la OMS, de acuerdo con las autoridades de la isla.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha dicho que cerca del 40% de la población, de unos 28 millones de personas, ha sido vacunada y que espera que para octubre ya sea el 70%. Pero especialistas ponen en duda la cifra ya que desde el comienzo de la pandemia las autoridades no han dado datos concretos sobre el plan nacional de vacunación, que ha marchado con lentitud.

Venezuela ha reportado hasta el domingo un total de 363.300 contagios y 4.412 fallecidos, de acuerdo con las autoridades.

Activista Nairobis Sherif liberada con una multa tras ser sometida a un interrogatorio

Nairobis Sherif, activista de los derechos humanos. (Imagen de Marthadela Tamayo).

La activista Nairobis Sherif fue liberada con una multa tras ser sometida el lunes a un interrogatorio en la estación policial de Cojímar en La Habana del Este.

Su pareja, el opositor Manuel Cuesta Morúa, proporcionó los detalles del arresto a Radio Martí y dijo que lo que realmente motiva la detención fueron los eventos anunciados para el 20 de noviembre, en que se espera que el pueblo salga a reclamar sus derechos al régimen.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:49 0:00

Los interrogadores policíacos, según Cuesta Morúa, querían saber hasta dónde es que Sherif se encuentra implicada en la organización de la marcha de noviembre.

El opositor dijo que "fue una cosa desproporcionada", pues fue detenida en el barrio mismo cuando venía de vuelta del mercado. "Un simple pretexto para castigarla por su desempeño opositor".

Organizadores de las marchas convocadas para el 20 de noviembre en Cuba han declarado que sólo desean reclamar ciertos derechos, de forma pacífica, sin actos violentos.

Antes llegaban por miles a Uruguay, y permanecían, pero ahora los cubanos siguen viaje a EEUU

Grupo de cubanos que arribaron a Uruguay en 2018 muestran autorizaciones para trabajar legalmente en ese país. (Archivo)

Los cubanos dejan por miles Uruguay rumbo a Estados Unidos "aunque la aventura se cuente en vidas humanas", según un reporte publicado este domingo por el diario El País de esa nación sudamericana.

La terminal de ómnibus de Tres Cruces, según afirma el diario, es el punto de partida de una odisea que, si se sobrevive, acaba con unos $8,000 dólares menos en los bolsillos y sentado ante una autoridad migratoria estadounidense “rogándole el asilo político para no ser deportado”.

Dice El País que en los últimos diez años fueron más los cubanos que llegaron a Uruguay que los que se fueron, una realidad que ha cambiado drásticamente en lo que va de 2021

Estima el periódico uruguayo que, en medio del cierre parcial de fronteras por la pandemia de COVID-19 y el impacto de la crisis sanitaria en las condiciones de vida de los recién llegados, ahora son más los cubanos que abandonan Uruguay que lo que deciden establecerse.

“En los ocho primeros meses ingresaron por puestos migratorios 1,816 cubanos y salieron 2,687, según consta en las estadísticas de la Dirección Nacional de Migración”, cita El País.

“El éxodo siempre existió, en cuenta gotas, porque el cubano lleva la migración a Estados Unidos en sus genes”, explicó al diario Yoendris Lastre Bello, un isleño que decidió echar raíces en la nación sudamericana, y que hoy trabaja en el punto de atención a migrantes que instaló el Ministerio de Educación y Cultura en Montevideo.

Apunta El País que un tercio de los empleados de una de las principales empresas de delivery en Uruguay, antes de la pandemia, eran cubanos. Sin embargo, “muchos han dejado de brindar el servicio y el porcentaje (de cubanos trabajando) disminuyó”, dijo al diario un jefe de la compañía que prefirió el anonimato.

Según Lastre, “el cubano admira la democracia, la libertad y la gente uruguaya", pero a los migrantes de la isla caribeña "siempre les costó adaptarse al clima del país y dejar parte de su familia" atrás. Mencionó, además, que "Uruguay es un país caro, que muchas veces no alcanza con un único ingreso, y que con la pandemia se agravaron las penurias económicas”.

En 2019, antes de la pandemia, Cuba fue el país que más inmigrantes aportó a Uruguay, con unos 33 isleños arribando a su territorio cada día como promedio y una cifra récord de peticiones de refugio.

La Dirección Nacional de Migración del país sudamericano registró 10,042 más entradas que salidas de cubanos, entre el 1 de enero y el 31 de octubre. Los isleños presentaron la mayor cantidad de solicitudes de refugio ese año, con un total de 9.000, un 50% más que en 2018.

Entrevistado por el periódico, el cubano Luis S. narra su experiencia en Uruguay, donde "demoró menos de lo que esperaba". Precisamente, en el 2019, con menos de seis meses en ese país, y alentado por sus familiares en Miami, aprovechó la apertura de Nicaragua, que estaba dando visas a los cubanos, e "inició los trámites, se subió a un avión hasta Managua y, desde ahí, escaló hasta al norte en vehículos". Luego cruzó el río Bravo con la guía de coyotes, a los que pagó unos 2,000 dólares, detalla el reporte.

El viaje a través de Nicaragua le evitó el trayecto de la peligrosa selva del Darién, entre Colombia y Panamá, donde muchos migrantes han muerto a manos de bandas criminales o por las inclemencias de la naturaleza.

Pero esa suerte que tuvo Luis S. de saltearse ese tramo de la odisea yendo directo a Nicaragua ya no la tienen los nuevos emigrantes, recalca El País.

Nicaragua abandonó su embajada en Uruguay y la sede diplomática de ese país más cercana es en Chile, lo que "hizo que aumentara el riesgo de caer en las redes de explotación”, señaló Lastre, aunque reconoció que -por esa vía o por la actual- “el 95% se arrepiente del viaje”, dijo al diario.

La aventura de Luis S. no tuvo un final feliz. Cuando llegó a Estados Unidos, tras la entrevista donde debía probar el “miedo creíble” con las autoridades migratorias estadounidenses, le fue rechazado el asilo político y fue deportado a la isla.

Luis S. no se dio por vencido. Según el diario, volvió a cruzar Sudamérica y retornó a Uruguay, donde no sabe aún si permanecerá. “No sé si aguantaré aquí mucho más... está muy caro”, confesó a El País.

Carlos Lechuga lamenta ver tantas madres en Cuba sin sus hijos, y que pensar diferente te pueda llevar a la cárcel (VIDEO)

El realizador cubano Carlos Lechuga.

El director cine cubano, Carlos Lechuga, declaró en el Festival de Cine de San Sebastián que Cuba está pasando un muy mal momento y que él tiene en la isla “varios amigos que llevan más de 80 días presos solo por el hecho de pensar diferente”.

El tercer largometraje del cineasta cubano Carlos Lechuga, titulado Vicenta B, aún en producción, conquistó el premio EGEDA Platino Industrias que contribuye a la conclusión de largometrajes latinoamericanos con 30 000 euros al ganador.

Al recibir su galardón, Lechuga habló de la difícil situación en Cuba y dedicó su filme “a las abuelas cubanas que desde el año 94 hasta acá están tratando de poner un plato de comida en la mesa, y ahora tienen que sumar la preocupación de tratar de que sus hijos no estén presos”.

El director de los cortometrajes Cuca y el pollo (2005) y Los bañistas (2014) y las películas Melaza (2012), Santa y Andrés (2016) comenzó su discurso con un elogio a su productora, Claudia Calviño, quien desde hace poco se convirtió en madre.

En ese contexto, de mujeres y familia, dijo puntualmente que “en Cuba estamos en el peor momento de la pandemia, y en el peor momento de muchas otras cosas”.

“Vicenta B es una película que es un homenaje a mi abuela. Es la historia de una madre que no entiende por qué en la isla no está su hijo”, afirmó.

Al concluir su breve discurso, advirtió que Cuba se está quedando vacía. “Hace poco fui a vacunarme y lo único que habían eran ancianos, abuelas, madres sin sus hijos”.

“España de siempre, no estoy diciendo nada injerencista, España siempre ha acompañado a Cuba”, dijo Carlos Lechuga. “No nos olvidemos de las madres cubanas, por favor, y gracias por esto”, concluyó.

Cargar más

XS
SM
MD
LG