Enlaces de accesibilidad

Cuba

Seis meses y ocho días en 100 y Aldabó

"100 y Aldabó"

El periodista independiente Roberto de Jesús Guerra describe el Centro de Detención en La Habana, conocido por 100 y Aldabó, donde estuvo preso seis meses.

Directivos de la delegación del Partido Republicano de Cuba (PRC) -en el municipio Habana Vieja Nayllibis de la Caridad Corrales Jiménez, Josiel Guía Piloto y Yander Farres Delgado, fueron detenidos por lanzar proclamas desde un edificio y están bajo investigación en el Departamento Técnico de Investigaciones (DTI), conocido como 100 y Aldabó.

A propósito del encarcelamiento de estos jóvenes, el activista Roberto de Jesús Guerra director del Centro de Información Hablemos Press, describe las condiciones carcelarias en este terrible lugar donde estuvo detenido por seis meses y 8 días.

Celdas tapiadas en Instrucción Policial 100 y Aldabó
Celdas tapiadas en Instrucción Policial 100 y Aldabó
"El procedimiento que usan las autoridades allí, para obtener información, es la de mantener al detenido por un tiempo indeterminado en condiciones inestables, en las que se incluyen torturas físicas y psicológicas, como la de mantenerte en celdas tapiadas, de 3x2 metros, a más de 38 grados de calor, y luego llevarte -a cualquier hora-, a cuartos para interrogatorios, climatizados a temperaturas muy bajas, con la intención de que declares lo que sabes.

Los detenidos en 100 y Aldabó, son obligados a usar un short y una camisa sin mangas (traje de peloteros, como le llaman los detenidos a modo de burla). En esas condiciones, son llevados a los cuartos de interrogatorio donde el instructor espera, vestido con un buen traje verde olivo o abrigo, y en ocasiones, se burla diciendo: “¿tienes frío?, yo no tengo”.

Éstas, son formas de torturas que no dejan huellas físicas visibles, pero de allí, salí con cinco enfermedades, una de ellas, un enfisema pulmonar ocasionado por la humedad. Otros detenidos, que he visto luego en la calle, también me dicen que enfermaron; dos de ellos, Sebastián y Efraín, fallecieron por enfermedades pulmonares.

En mi caso, se me acusaba de desorden público; no tenía nada que declarar, pero igual me sacaban tres veces por día, para que mis torturadores -Águila, Jasón, José Carlos u otro instructor-, de la Sección 21, de Villa Marista entrenados para torturar, me vieran la cara y me torturaran.

Las visitas familiares -un día a la semana- son solo diez minutos, que se convierten en cinco. Eres vigilado todo el tiempo por uno o dos guardias y el instructor que permanece a tu lado. Está prohibido hablar sobre tu caso. Si comienzas hablar de las condiciones en que te mantienen en las celdas se termina la visita.

El pasillo de cada piso, que comunica las celdas con los cuartos de interrogatorio, da la imagen de las puertas de neveras en un frigorífico.

Las celdas en 100 y Aldabó, de 3x2, están diseñadas para sentir el olor constante del orine y el excremento; el calor es insoportable a cualquier hora del día. En invierno, casi no se puede dormir, porque las temperaturas son muy bajas. No te permiten tener colchas ni más de una enguatada.

Estuve allí desde el 13 de julio del 2005 hasta el 20 de enero del 2006. Pasé verano e invierno allí. Y en mi cuerpo, tengo las marcas de las quemaduras del rose de la cama de hierro incrustada en la pared con cadenas. Nunca acepté colchón ni sábanas, sólo me acompañaba una muda de ropa blanca y una pequeña toalla que lavaba un día sí y uno no.

Allí, es mejor el calor que el frío. Por las noches me acostaba en el piso y echaba un poco de agua para refrescar el cuerpo y respirar un poco de aire más puro, por una pequeña abertura que había en la parte inferior de la puerta. Ésta, puede que haya sido una de las causas del enfisema, la tanta humedad y el humo del tabaco; porque las otras tres personas que siempre me acompañaban fumaban tabaco. ¡Demasiada casualidad!

El baño, es una taza turca; un hueco en el piso, y unos centímetros más arriba, en la pared, un tubo de donde sale agua en la mañana y luego en la tarde -unos 20 minutos- para ser utilizado por las cuatro personas confinadas allí.

Hice ocho huelgas de hambre para que me sacaran de allí. El 20 de enero, con 19 días sin comer, logré que me trasladaran a la cárcel Nieves Morejón en la provincia Santi Spíritu, a unos 470 kilómetros de la capital. Prefería estar lejos de mi familia que continuar viviendo dentro de aquel infierno. Entré pesando 75 kilogramos y salí de allí con 52. Una criollita.

Pasé por trece celdas, desde el primer piso hasta el cuarto. Estuve en las celdas de castigo, varias veces, por reclamar mis derechos. Conocí a cientos de delincuentes, muy nombrados en las prisiones. También a muchos extranjeros y guardias que abusan contante mente de los detenidos.

Te privan del sol, cortan el agua antes de tiempo, te quedas enjabonado o pasan horas desde que pides un trozo de papel para ir al baño. Te afeitan con la misma cuchilla que afeitan a los demás. Borran tu identidad; te llaman por un número, el mío era el 339.

Está prohibido leer, escribir o jugar. Pero los detenidos se arriesgan, inventan dados de jabón o masa pan y hacen tableros de ajedrez o parchís con pasta dental en las camas. Cuentan historias que solo sucedieron en sus mentes, pues las 24 horas del día sólo te sirven para dormir en el tiempo que no te llevan al cuarto de interrogatorios.

Pasas todo el tiempo incomunicado. Sólo escuchas el sonido de los pasos de los guardias por los pasillos, abriendo las puertas y llamando por números o el carro del desayuno, almuerzo y comida. Por una pequeña grieta que descubrí podía ver, en ocasiones, la marca SANYO de un aire acondicionado de las oficinas de los militares, y en ocasiones un gorrión bañándose en el polvo de un alero del edificio. Escenas que jamás olvido.

Conocí a más de 40 custodios de SEPSA que permanecieron meses allí, eran torturados contantemente para que declararan en contra de sus compañeros y delataran a los cabecillas del grupo que desviaban contenedores de artículos o los vaciaban en sus turnos de trabajo.

También muchos choferes de rastras, cuando el plan cadena o Batalla de Ideas. A los presos del motín en el Combinado del Este, donde murieron guardias y reos; a Alexander y Maikel, uno de los asaltantes de la CADECA de 23 y L; a Rafael Pérez Vidal, un ciudadano mexicano que entró con dos kilos de cocaína en su cuerpo; a Vladimir, el hombre que asesinó a su padre y después se arrepintió y confesó; a los del caso carnicero...

Decenas de casos que no me alcanzaría la noche para describir.


Publicado en Hablemos Press el 7 de noviembre de 2012

Vea todas las noticias de hoy

Guardia Costera rescata a balseros a punto de naufragar: "Estas personas tienen suerte de estar vivas" (VIDEO)

Una de las embarcaciones interceptadas por la Guardia Costera de EEUU. (Captura de video/USCG)

La Guardia Costera estadounidense (USCG) rescató a dos grupos de balseros cubanos en la noche del sábado cuyas embarcaciones estuvieron a punto de naufragar debido al mal tiempo en el Estrecho de la Florida.

Las embarcaciones "comenzaron a hacer agua en medio de su migración ilegal a Estados Unidos", dijo en Twitter el Séptimo Distrito de la USCG, con sede en Miami.


"No se haga a la mar durante una tormenta tropical, estas personas tienen suerte de estar vivas", subrayó la agencia federal, en referencia a la entonces tormenta tropical Ian, que se convirtió en huracán este lunes, con vientos de 120 km/h.

Este lunes, otra embarcación procedente de la isla fue interceptada por la estación de Islamorada de la Guardia Costera.

"Esta tormenta es muy impredecible y estas personas tienen suerte de estar vivas", recalcó la USCG.

Durante este año fiscal se han perdido 64 vidas de cubanos que intentaron llegar a EEUU por vía marítima.

“Hemos perdido a 64 personas en el mar este año fiscal, las tripulaciones están duplicando los esfuerzos para asegurarse de que ese número no aumente”, señaló el sábado la Guardia Costera, tras la repatriación a la isla de 28 migrantes irregulares.

Madres de presos del 11J en Camagüey piden por la libertad de sus hijos a la Virgen de las Mercedes (VIDEO+Fotos)

Madres de presos políticos del 11J, en la Iglesia de Nuestra Señora De La Merced, en Camagüey. (Foto: Facebook)

Madres de manifestantes del 11 de julio del 2021 en Cuba acudieron este sábado a la Iglesia Nuestra Señora De La Merced, en Camagüey, para pedir por la liberación de sus hijos, y la de todos los presos políticos en la isla.

Ailex Marcano, vistiendo una camiseta con la foto de su hijo, Ángel Jesús Véliz Marcano, de 27 años, y condenado a 6 años de cárcel, rogó a la Virgen de las Mercedes, patrona de los cautivos, que interceda ante Dios por el excarcelamiento de los presos del 11J, condenados a largas penas de prisión por manifestarse pacíficamente contra el gobierno.

"Libertad para todos los manifestantes y presos políticos de la isla de Cuba, injustamente en prisión. ¡Libertad, libertad, mi Virgen de la Merced!", expresó Marcano inclinada ante el altar.


Mirka Ibañez, otra de las asistentes, llevaba un cartel con la foto de su hijo Yadir Ayala Ibáñez, condenado a 10 años de cárcel, junto a su niño pequeño de 3 años de edad, a quienes "han separado injustamente", dijo Marcano a Radio Martí.

También asistieron a la iglesia, en el día de la Virgen de las Mercedes, Norma Díaz Hurtado, madre de Luis Emilio Cabrera Díaz, condenado a 12 años de prisión, y Odalis Hechavarría, madre de Oslanis Zulueta Hechavarría, sentenciado a 9 años de cárcel.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos publicó fotos de las mujeres en sus redes sociales con las etiquetas #SOSCuba y #LibertadParaLosPresosPolíticosCuba.

Antonio Orlando Rodríguez recibe el Premio SM de Literatura Infantil

El escritor cubano Antonio Orlando Rodríguez, director con el también cubano Sergio Andricaín, de la Fundación Cuatrogatos.

El escritor cubano Antonio Orlando Rodríguez ha ganado, por unanimidad del jurado, el XVIII Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil, dotado con 30.000 dólares, que recogerá en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) el 29 de noviembre, reporta la agencia de prensa Efe.

El autor “es capaz de convocar el pasado y el presente desde una singularidad que seguirá abriendo nuevas maneras de sentir, pensar y habitar el mundo”, en opinión del jurado, según informó la editorial española SM este viernes en Madrid.

También valora que su escritura, "de indiscutible fuerza y calidad", despierta la imaginación de los lectores en formas que "renuevan el asombro", y añade que su "obra integra de una manera poética diversas tradiciones y registros que navegan desde su Caribe natal hacia otras latitudes, trascendiendo los límites geográficos, lingüísticos y generacionales”.

Antonio Orlando Rodríguez (nacido en 1956) comenzó su carrera en la literatura infantil y juvenil con "Abuelita Milagro" (1975), obra a la que siguieron más de medio centenar de libros de ficción para este público con editoriales de varios países.

Tras vivir en Costa Rica y Colombia, reside desde 1999 en Estados Unidos, donde creó y dirige, junto con el también cubano Sergio Andricaín, la Fundación Cuatrogatos, dedicada a la promoción de la lectura y al estudio de los libros infantiles y juveniles en español.

Para esta edición del premio se recibieron 23 candidaturas de Argentina, Brasil, Cuba, España, Guatemala, México, Paraguay, Portugal y Uruguay, de las que trece fueron finalistas.

El Premio Iberoamericano SM de Literatura Infantil y Juvenil ha reconocido, entre otros, a los españoles Juan Farias, Montserrat del Amo y Gili o Jordi Sierra i Fabra; a las argentinas María Teresa Andruetto, Laura Devetach y Graciela Montes; a la colombiana Gloria Cecilia Díaz, a la mexicana María Baranda y a la chilena María José Ferrada.

Creado por la Fundación SM en 2005, el galardón cuenta con la colaboración de la Unesco en México, el International Board on Books for Young People (IBBY), la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC).

Está "muriendo lentamente", alerta la hermana de José Daniel Ferrer

Los opositores Luis Enrique Ferrer García, Ana Belkis Ferrer García y José Daniel Ferrer García antes de la Primavera Negra de 2003.

La vida del preso político y líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, encarcelado en la prisión de Mar Verde, Santiago de Cuba, se extingue poco a poco, denunció el viernes en las redes sociales, Ana Belkis Ferrer, hermana del reconocido opositor.

"Tres meses y 19 días semidesnudo, solamente en calzoncillo, lleno de picazos de mosquitos, alimentándose de la jaba que le están permitiendo cada 45 días y sin derecho a visitas familiares y conyugales, así como a llamadas telefónicas. Un año, dos meses y 12 días enterrado en vida y muriendo lentamente", denunció Ana Belkis, convertida desde el exilio en una fuerte activista por la liberación de su hermano y de todos los presos políticos en Cuba.

"Otro Viernes sin poder saber de mi valiente y abnegado hermano", escribió la opositora radicada en Estados Unidos.

Ferrer, arrestado en Santiago de Cuba el 11 de julio de 2021, por intentar unirse a las protestas masivas antigubernamentales que se dieron en decenas de localidades de Cuba, no habla por teléfono con su familia desde el 4 de junio.



El ex prisionero de conciencia de la Primavera Negra de 2003 pudo ver a su esposa, Nelva Ismaray Ortega, en una visita de 15 minutos, según se informó el 5 de septiembre en las redes sociales del opositor.

El líder de UNPACU se declaró “plantado” desde que llegó a prisión, siguiendo la tradición iniciada por el presidio político histórico en Cuba desde 1959 de no aceptar vestirse con el uniforme reglamentario de los presos por delitos comunes.

Familiares del opositor han denunciado ofrecimientos para que acepte el exilio forzado o de lo contrario tendría que cumplir los 17 años de condena impuestos en la Primavera Negra del 2003, más la sentencia que le sea impuesta por la causa N.º 128 de 2021.

Numerosos países y organizaciones internacionales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch han exigido el respeto de los derechos de José Daniel Ferrer y su inmediata liberación.

Guardacostas de EEUU han repatriado a más de seis mil cubanos

Una balsa construida con tanques metálicos.

La Guardia Costera de Estados Unidos informó este sábado que en lo que va de año fiscal han repatriado a 6,052 cubanos, que intentaron llegar a Estados Unidos por la vía marítima.

En su cuenta de Twitter dieron a conocer que este mismo sábado han retornado a Cuba a un grupo de 28 inmigrantes.

Durante este año fiscal se han perdido 64 vidas de cubanos que atravesaron el mar para llegar a EEUU.

“Hemos perdido a 64 personas en el mar este año fiscal, las tripulaciones están duplicando los esfuerzos para asegurarse de que ese número no aumente”, dijeron en un comunicado.

David Claros, director de los Servicios Legales de Inmigración de la Región Sudeste en Church World Service, dijo esta semana a la CNN que en el caso de los cubanos “han llegado personas con historias de persecución por parte del Gobierno, debido a su disconformidad para participar de ciertos eventos, o por no estar de acuerdo con la política comunista de la isla. No son solo ellos sino también muchas historias de sus familiares, amigos que fueron aprehendidos, detenidos por delitos menores que no califican como crímenes".

La cadena noticiosa recuerda en un reportaje especial sobre el récord de balseros que "los cubanos han estado huyendo de la isla durante años, pero los recientes disturbios, la persecución y la escasez de productos básicos han acelerado el éxodo".

Esta semana el presidente Joe Biden declaró irracional las deportaciones de cubanos, venezolanos y nicaragüenses.

El mandatario se refirió a los migrantes de los mencionados países que son detenidos en la frontera. En los últimos 11 meses, las autoridades fronterizas han detectado el arribo de 197.870 cubanos, lo que constituye la mayor ola migratoria en desde 1959. En agosto, llegaron más de 20 mil.

“Lo que está ocurriendo ahora, durante mi mandato, es Venezuela, Cuba y Nicaragua, y la capacidad de enviarlos de vuelta a esos Estados no es racional”, dijo el presidente el martes.

Sin embargo, la Guardia Costera de EEUU se mantiene reiterando que "cualquiera que intente ingresar ilegalmente a los EEUU a través de una ruta marítima puede esperar ser repatriado, independientemente de su país de origen”.

Pablo Prado, Capitán de Fragata de la Guardia Costera de EEUU, reconoció en entrevista con Radio Televisión Martí que en los últimos meses se ha visto un incremento de la migración marítima de cubanos.

"No es algo que nos sorprende, ha pasado anteriormente pero estamos preparados para responder con barcos extras, patrullaje aéreo y marítimo en conjunto con varias agencias del gobierno”, dijo el oficial a Radio Televisión Martí.

“No consideramos esto una crisis como Mariel o la de los balseros del 94. Nada de eso, sino una oleada, una irregularidad que ha incrementado el tráfico marítimo de migrantes”, comentó el capitán.

Cargar más

XS
SM
MD
LG