Enlaces de accesibilidad

Cuba

No más octubres con crisis

Fotografía de archivo de un cohete ruso en Cuba.

La crisis de los misiles no volverá a repetirse en esta Isla, por muchos octubres que nos queden por delante

Mi madre era sólo una niña de cinco años viviendo en una cuartería de Centro Habana y yo apenas un óvulo de los tantos que dormitaban en su vientre. En medio del ajetreo cotidiano y de los primeros síntomas del desabastecimiento que ya se notaba en la sociedad cubana, mi abuela no se percató de cuán cerca estábamos del holocausto en aquel octubre de 1962. La familia percibía la crispación, el triunfalismo y el nerviosismo colectivo de que algo delicado ocurría, pero jamás llegó a imaginar la gravedad de la situación. Quienes vivieron ese mes tan cruel, lo mismo se comportaban ajenos que cómplices; desinformados que dispuestos al sacrificio; entusiastas que adocenados.

La llamada Crisis de los Misiles, conocida hacia el interior de Cuba como Crisis de Octubre, tocó de diversas maneras a varias generaciones de cubanos. Si unos recuerdan el terror del momento, a otros les quedó la constante crispación de la trinchera, la máscara antigás, el susto de la alarma que podía sonar en medio de la noche, la Isla hundiéndose en el mar como metáfora de discursos y de temas musicales. Nada volvió a la normalidad después de aquel octubre. Quienes no lo vivimos en carne propia aún así heredamos su desazón, la fragilidad de estar parados justo en el borde que puede terminar en el abismo.

Quizás lo que más nos llame la atención en estos tiempos es la enorme capacidad de decisión que tuvieron algunos individuos sobre asuntos de tanta trascendencia. Si en un momento de debilidad los soviéticos hubieran cedido a la tentación de dejar el botón rojo cerca del dedo de Fidel Castro, como él hubiera deseado, probablemente nadie pudiera estar leyendo este texto. Es más, este texto ni siquiera existiría. Por suerte, hacer despegar y colocar en el blanco un cohete con carga nuclear es una operación mucho más compleja de lo que nos han hecho creer algunas películas catastrofistas. Sobre todo en 1962, cuando los controles electrónicos necesitaban distribuirse en enormes y laberínticos armarios metálicos acomodados en cabinas herméticas.

Las consignas que se gritaron en las plazas cubanas por aquellos días serían mal vistas por el sentido común que trata de prevalecer en estos comienzos del siglo XXI. Sonarían demasiado irracionales, absurdamente desmedidas… en contra de la vida. Porque cuando las madres europeas acostaban a sus hijos con el temor de que no hubiera un amanecer, en el malecón habanero había comparsas repitiendo el estribillo “Si vienen quedan” y mientras en todo el mundo se calculaba con pesimista exactitud lo que se iba a perder y lo que quedaría en pie, en esta Isla se repetía hasta el cansancio que estábamos dispuestos a desaparecer “antes que consentir en ser esclavos de nadie”. Cuando la URSS decidió retirar los cohetes, la gente irresponsablemente tarareó en las calles: “Nikita, mariquita, lo que se da no se quita”.

Hace apenas unos días, el propio Fidel Castro retomó algo de esa altanería pueril cuando afirmó en un texto que “nunca pediremos excusa a nadie por lo que hicimos”. Sus palabras intentaron rodear de gloria la actitud intransigente del gobierno cubano durante aquellos días que sacudieron al mundo. Ahora, nos queda al menos como alivio el que este anciano testarudo de 86 años está cada vez más lejos del botón rojo que desataría el desastre. Cada día se queda más imposibilitado de influir en el derrotero mundial. La crisis de los misiles no volverá a repetirse en esta Isla, por muchos octubres que nos queden por delante.

Publicado en Generación Y, el 6 de noviembre de 2012 por Yoani Sánchez.

Vea todas las noticias de hoy

Cuba sobrepasa los 2,000 casos confirmados de COVID-19

Un grupo de personas en una cola para comprar comida en La Habana, en una imagen tomada el 15 de mayo (Alexandre Meneghini/Reuters).

El Ministerio de Salud Pública de Cuba reportó que el jueves tampoco hubo fallecimientos por COVID-19, y que de las 1,363 muestras examinadas en la jornada 22 resultaron positivas, para un total de 2,005 contagiados en el país.

Hay tres niños y un adolescente de 17 años entre los nuevos 22 confirmados: el adolescente y una niña de nueve años residen en el municipio capitalino del Cerro, y una niña de siete y un niño de 10 en el municipio de Bauta, en la provincia de Artemisa.

Los tres pacientes reportados en estado grave (dos más que la víspera) por el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del MINSAP, permanecen ingresados en la sala de terapia intensiva del hospital capitalino Salvador Allende: una mujer de 87 años residente en el Cerro, un hombre de 84 procedente de La Habana Vieja, y un hombre de 52, vecino de La Habana del Este.

A diferencia de lo acostumbrado, la mayoría de los nuevos 22 contagios son del sexo femenino (13). Solo cinco de los 22 se reportaron fuera de la provincia de La Habana: cuatro en Artemisa y uno en Matanzas, que sigue encabezando la lista de territorios con mayor incidencia de la enfermedad, con una tasa de 7.22 casos por cada cien mil habitantes.

Permanecen ingresados en hospitales 569 pacientes, 161 de ellos como casos confirmados de COVID-19, dos bajo vigilancia y 406 en la categoría de “sospechosos”. Personal sanitario monitorea en sus hogares a otras 1,815 personas, según el reporte.

En respuesta a una pregunta de la revista cubana Juventud Técnica, el Dr. Durán aseguró que en Cuba no han mermado los recursos que se destinan a los exámenes de laboratorio del COVID-19.

“¿Cuál es el número máximo diario de pruebas de PCR que pueden hacer los laboratorios cubanos de acuerdo con sus posibilidades técnicas y recursos humanos?”, leyó el moderador de la conferencia, Héctor Ahmed Velázquez.

“La pregunta viene por el número de muestras, que estuvimos en 2,000 (...) algunas veces; ahora hemos ido bajando, estamos en 1,300…”, respondió. “Pero esto no obedece a una reducción de la capacidad de nuestros laboratorios que, además, la mayor parte de ellos trabajan en horario nocturno incluso, sino que realmente obedece al número de muestras”.

Al tener menos casos confirmados, el número de contactos y el número de sospechosos va disminuyendo proporcionalmente, añadió. “No es ningún problema de capacidad, ni déficit de recursos para el estudio”, concluyó.

Piden protección para migrantes varados en Panamá, incluidos cubanos

Migrantes cubanos en el albergue de Chiriquí, en Panamá. (José Vásquez/Cubanet)

En momentos en que Panamá lidia con la atención de casi 2 000 migrantes en limitados albergues temporales en la selvática provincia de Darién, incluidas familias enteras con menores de edad procedentes de Cuba, Haití y naciones más lejanas golpeadas por la pobreza y la violencia, la Corte Interamericana ordenó al país centroamericano medidas urgentes para proteger la salud y vida de esos extranjeros varados en medio de la pandemia del coronavirus.

En una resolución esta semana, la presidenta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), Elizabeth Odio, formuló el requerimiento en favor de los migrantes recluidos en refugios transitorios en las comunidades de Peñitas y Lajas Blancas, donde han quedado confinadas estas personas después de cruzar la peligrosa jungla del Darién, pegada a la frontera con Colombia.

El organismo, con sede en la capital costarricense, ordenó a Panamá asegurar “de forma inmediata y efectiva, el acceso a servicios de salud esenciales sin discriminación a todas las personas” en esos campamentos.

El llamado urgente se da en el marco de la vigilancia de una sentencia en que el Estado panameño fue encontrado responsable hace casi diez años por denuncias de violación a los derechos a la libertad de un ecuatoriano que fue detenido sin documentos en un puesto policial en Darién en 2002.

De acuerdo con el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) -el organismo de derechos humanos que solicitó la supervisión del caso- los migrantes que transitan por la selva del Darién se enfrentan a una política de detención automática y arbitraria, así como condiciones de hacinamiento.

El gobierno del presidente Laurentino Cortizo ha negado cualquier tipo de maltratos contra los migrantes y ha dicho que el confinamiento en que están desde fines de marzo se debe a las medidas de restricción de movilidad en todo el país para contener la propagación del nuevo coronavirus.

El vicecanciller Federico Alfaro Boyd refirió esta semana que también los países centroamericanos, incluidos Costa Rica y Nicaragua, han restringido sus fronteras, por lo que los migrantes no podrían avanzar a su destino si se les deja partir del Darién.

Se está haciendo un esfuerzo importante para dotar a los migrantes de “insumos médicos”, así como de cuestiones básicas como catres para dormir y agua, dijo el diplomático.

Antes que llegase la pandemia, los migrantes que lograban cruzar la jungla del Darién, plagada de traficantes de personas y de drogas, llegaban hasta los refugios, incluido el de Peñitas, desde donde con el visto bueno de las autoridades migratorias y policiales seguían en buses hasta la frontera con Costa Rica en su anhelada ruta hacia Norteamérica.

Interrogan y hackean Facebook de médico que publicó sobre muertes por rabia en Mayarí

Ramón Zamora. (Tomado de su perfil de Facebook)

El médico y periodista independiente Ramón Zamora fue sometido a un interrogatorio policial el miércoles tras hacer publicaciones en las redes sociales sobre la muerte de una tercera persona por rabia humana en el municipio holguinero de Mayarí.

El galeno y la esposa fueron arrestados por oficiales de la Seguridad del Estado y conducidos a la estación policial conocida como El Anillo, en la capital provincial, dijo Zamora a Radio Televisión Martí.

Médico opositor interrogado luego de publicar sobre muertes por rabia humana
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:42 0:00

"Los oficiales me llevaron para una oficina donde cuestionaron mis publicaciones en Facebook, entre ellas, la relacionada con lo ocurrido en el municipio de Mayarí", detalló el galeno.

El pasado 18 de mayo, la Dirección Provincial de Salud de Holguín reportó un evento epidemiológico de sospecha de rabia humana en una familia del municipio de Mayarí, e informó del fallecimiento de dos personas, y de una que se mantenía ingresada.

Publicaciones en medios oficiales cubanos sobre caso de rabia Tomados de Facebook Radio Mayarí
Publicaciones en medios oficiales cubanos sobre caso de rabia Tomados de Facebook Radio Mayarí

Esa nota de Salud Pública fue divulgada por Zamora en su perfil de Facebook. Más tarde, cuando falleció la tercera persona, el galeno también lo dio a conocer.

"Los oficiales me dijeron que si sigo con ese tipo de acciones (se refiere a publicar en las redes sociales) van a convocar a mis vecinos para que me realicen un acto de repudio", precisó.

Le advirtieron que podían llevarlo a prisión por "difamar de los héroes de la revolución" y lo amenazaron con aplicarle el Decreto Ley 370 por "hacer publicaciones falsas contra el gobierno", aseguró.

Zamora calificó de "incomprensible" que le formularan amenazas por compartir esa nota. El galeno cree que la Seguridad del Estado lo recriminó porque medios digitales en Miami enfocados en el tema Cuba dieron la noticia de la muerte por rabia en humanos, y citaron "mi publicación en Facebook".

Según Zamora, ese mismo día de la cita policial comprobó que la cuenta de Facebook donde publicó los informes sobre la rabia fue "hackeada", y no pudo recuperarla.

Señaló que, al mismo tiempo, un amigo que lo sigue en las redes sociales lo llamó desde el exterior para alertarlo de unas publicaciones que "supuestamente estaba haciendo, y que ofendían al opositor Guillermo Fariñas".

Por esa misma vía supo que, además de intervenir su perfil, los post publicados antes fueron borrados. Dijo que finalmente pudo divulgar un vídeo donde denuncia el hackeo de su cuenta, y la apertura de un nuevo perfil.

Amenazan con Decreto Ley 370 a colaborador de Palenque Visión

José Antonio López Piña colaborador de Palenque Visión Tomado de su perfil de Facebook

El activista y colaborador de Palenque Visión José Antonio López Piña podría ser multado, y hasta ir a la cárcel, si las autoridades cubanas cumplen la amenaza de aplicarle el Decreto Ley 370 para que cese sus publicaciones en los medios alternativos.

Los oficiales de la Seguridad del Estado lanzaron la advertencia el pasado 20 de mayo, tras una citación en la unidad policial de El Cristo, en Santiago de Cuba, donde reside, explicó el activista a Radio Televisión Martí.

"Me dijeron que me sancionarían con la 370 por usurpación de funciones si seguía colaborando con Palenque Visión y con medios alternativos como ADNCuba y CubaNet", aseguró.

Amenazas contra colaborador de Palenque Visión
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:59 0:00

También le dijeron que iría a prisión por criticar en los audiovisuales que produce "lo que ocurre" en su localidad, y le recordaron que ya sobre él pesaban otras advertencias policiales.

López Piña añadió que a inicios de mayo fue citado para esa misma unidad policial y advertido.

"Nosotros -dijo en referencia a Palenque Visión- estuvimos en abril recorriendo varios territorios del oriente cubano e indagando con la sociedad civil sobre la escasez de alimentos y la crisis por la que atraviesa el país, y luego [esos audiovisuales] se publicaron en Internet", agregó.

El activista asegura que apenas la gente empezó a ver esos vídeos y compartirlos en las redes sociales arreció la vigilancia policial y el acoso contra él, pero también contra otros ciudadanos de El Cristo.

Varios de los residentes de El Cristo que opinaron sobre "el hambre y las carencias en medio de las restricciones por el avance de la pandemia" fueron citados por la Policía, y advertidos de que si volvían a dar alguna entrevista serían multados, detalló López Piña.

A juicio del activista, la Seguridad del Estado intenta encarcelarlos porque la situación en el país empeora, y los colaboradores y reporteros de Palenque Visión "seguimos siendo portavoces de los vecinos, víctimas de abusos", concluyó.

MINSAP reporta otros nueve casos de COVID-19

Una mujer usa nasobuco y guantes a su paso el lunes por una calle de La Habana (Yamil Lage/AFP).

Las autoridades sanitarias de Cuba no reportaron fallecimientos en el país por COVID-19 este jueves, mientras otro nueve casos confirmados elevó la cifra de contagiados a 1,983.

Excepto un matancero de 44 años, los ocho casos restantes son de La Habana, distribuidos en los municipios de Arroyo Naranjo, La Lisa, Diez de Octubre, Boyeros, San Miguel del Padrón, Habana del Este y dos en Playa, con edades que fluctúan entre 28 y 59 años.

En su habitual conferencia de prensa, el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), dijo que no hay ningún paciente en estado crítico y solo uno en estado grave: un hombre de 52 años residente en La Habana del Este ingresado en la sala de terapia intensiva del hospital Salvador Allende, en la capital.

En las dos últimas semanas, de acuerdo con el funcionario de salud pública cubano, Matanzas sigue siendo la provincia que reporta mayor incidencia de COVID-19 con una tasa de 8.47 por cada cien mil habitantes, seguida por La Habana, con una tasa de 4.64.

“Estamos hablando de un grave, creo que es la cifra más baja que hemos tenido en prácticamente toda la pandemia”, declaró. “En el día de ayer se dieron 10 altas, muy pegado, pero son 10 altas contra nueve ingresos, contra nueve confirmados; de todas formas es un balance positivo: más altas que ingresados”.

Permanecen en hospitales 555 pacientes, 165 de los cuales son casos confirmados de la enfermedad; 388 en la categoría de “sospechosos” y dos bajo vigilancia. Además, hay 1,684 personas monitoreadas en sus hogares por personal sanitario, según el Dr. Durán.

Interrogado sobre la posibilidad de un segundo brote de COVID-19 en noviembre, el funcionario de salud dijo que está en manos de los cubanos y de las autoridades del país que eso no ocurra, y que Cuba no va a levantar las medidas que ha venido aplicando hasta ahora.

Cargar más

XS
SM
MD
LG