Enlaces de accesibilidad

Cuba

El avión militar derribado sobre Cuba que casi lleva al apocalipsis nuclear

Fotografía de archivo.

Fidel Castro estaba convencido de la inminencia de una invasión y no quería que los aviones de reconocimiento estadounidenses siguieran violando el espacio aéreo cubano, escribió el historiador Michael Dobbs.

El sábado 27 de octubre de 1962, a las 09H09, el mayor Rudolph Anderson se instaló en la estrecha cabina de su avión espía U-2 para una nueva misión sobre Cuba que precipitaría horas más tarde a Estados Unidos y la Unión Soviética al borde de un apocalipsis nuclear.

Desde hacía cinco días, cuando el presidente estadounidense John F. Kennedy había revelado las pruebas del despliegue de misiles atómicos soviéticos sobre la isla de Cuba, la tensión no había dejado de aumentar.

Sin embargo, en aquella mañana de sábado, renació la esperanza de una salida a la crisis tras la proposición secreta del número uno soviético, Nikita Jruchov, de retirar sus misiles a cambio de la promesa estadounidense de no invadir Cuba.

Con 35 años, el mayor Anderson se encontraba en su quinta misión, la vigésimo cuarta de un U-2 desde que otro avión espía de la CIA descubriera por primera vez los misiles balísticos trece días antes.

Despegó de la base de Orlando (Florida) y alcanzó una altitud de 22.000 metros con la misión de fotografiar el despliegue cubano y soviético en el este de la isla, en las cercanías de la base estadounidense de Guantánamo.

También debía "sondear" las defensas aéreas soviéticas, que comprendían principalmente 24 lugares de lanzamiento de misiles tierra-aire V-75, que ya habían abatido el U-2 de Francis Gary Powers en la URSS en 1960.

La agencia AFP dijo que a diferencia de lo que ocurrió en los días previos, los soviéticos encendieron sus radares de defensa aérea a instancias de Fidel Castro.

El líder cubano estaba convencido de la inminencia de una invasión y no quería que los aviones de reconocimiento estadounidenses siguieran violando el espacio aéreo cubano, explicó el historiador Michael Dobbs en su obra "One minute to midnight".

"Destruyan el objetivo 33"


Al general soviético Stepan Grechko, responsable de la defensa aérea en Cuba, le preocupaba la posibilidad que el U-2 tomara fotografías de las locaciones secretas de los misiles nucleares tácticos cercanos a la base de Guantánamo.

"Nuestro invitado está sobre nosotros desde hace más de una hora (...) está descubriendo nuestras posiciones en profundidad", dijo Grechko a su superior, según la narración de Dobbs. A las 11H16, el general dió la orden: "Destruyan el objetivo 33".

Tres minutos más tarde, dos misiles V-75 impactaron en el avión espía cerca de Banes, en el norte de la isla. Una parte del fuselaje, en la que se encontraba el cuerpo de Rudolph Anderson, fue hallada en un campo de caña de azúcar.

En Washington, el pesimismo y la tensión iban en aumento cuando Jruchov realizó una nueva propuesta, esta vez de forma pública: el retiro de los misiles de Cuba a cambio del retiro de los cohetes estadounidenses instalados en Turquía.

El presidente Kennedy se encontraba en plena reunión con el comité EXCOMM y sus principales consejeros analizando la respuesta, cuando a las 14H03 fue informado de que el U-2 n°56-6676 no había regresado.

La situación se tornó entonces más alarmante, ya que 20 minutos antes había recibido el anuncio de que otro U-2 en misión en el Polo Norte se había extraviado sobre territorios siberianos y que, por poco, no había sido abatido por los MiG-21 soviéticos lanzados para perseguirle.

"Es una importante escalada" por parte de Moscú, dijo Kennedy, según las grabaciones desclasificadas de la reunión. Sus generales, listos para ordenar la invasión de la isla, propusieron replicar con la destrucción de todas las defensas aéreas de Cuba.

En Moscú ya era de noche cuando Jruchov fue informado de que el U-2 había sido derribado en Cuba. Especuló sobre si su homólogo estadounidense sería capaz de "tragar la humillación" de la pérdida del avión. Pese a que había autorizado la legítima defensa, el líder soviético jamás había ordenado disparar contra los aviones desarmados de reconocimiento.

En ese punto, ambas partes empezaron a comprender que se aproximaban peligrosamente a un punto de no retorno.

A las 20H00, Robert Kennedy, el hermano del presidente de Estados Unidos, se reunió con el embajador soviético Anatoli Dobrynin en el Departamento de Justicia, donde lograron sellar un compromiso que puso fin a la crisis.

Tras 13 días de tensa confrontación, el mayor Rudoph Anderson acabó siendo la única víctima mortal de la crisis de los misiles.

Vea todas las noticias de hoy

Se complica panorama de COVID-19 en Cuba con 63 nuevos casos

Cubanos viajan en guagua. REUTERS/Alexandre Meneghini

El panorama del COVID-19 se complica en la isla con 63 casos nuevos que reportan hoy las autoridades sanitarias y varios municipios del país tratando de contener focos de la pandemia.

Pinar del Río, con 41 casos, se mantiene como la provincia más afectada y Guane el municipio del país con más casos (19), seguido de la cabecera provincial Pinar del Río con 12 y Consolación del Sur con 8.

Otras provincias comprometidas con la enfermedad, según el parte de este miércoles son La Habana (8 casos); Sancti Spíritus y Ciego de Ávila (8 casos).

Tendencia al aumento

El doctor Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, comentó el martes modelos de pronóstico de COVID-19 en la isla.

"El país tiene control de la epidemia, pero debe seguir extremando las medidas, porque existe una tendencia al aumento de casos, fundamentalmente a causa de las provincias de Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Pinar del Río, este último territorio con 86 confirmados en las últimas dos semanas y una lenta recuperación", indicó el experto en una reunión de las autoridades cubanas.

El país tiene declarados eventos activos en el municipio de Guane, de Pinar del Río; en Centro Habana, en la capital; uno en Trinidad y tres en el municipio de Sancti Spíritus, y dos en la ciudad de Ciego de Ávila.

47 nuevos casos y en Sancti Spíritus "nada le pone freno al COVID-19"

Confinamiento en Sancti Spírirus Fotos de Yorsikelín Sánchez

El Ministerio de Salud de Cuba reportó este martes 47 casos confirmados, ubicados en Pinar del Río (31 casos) y Sancti Spíritus (16 casos).

Sancti Spíritus, ciudad cabecera de la provincia de igual nombre, supera con 10 casos reportados el día de hoy al resto de los municipios de esa provincia donde se registra también un caso en Trinidad y cinco en Cabaiguán.

La activista Yorsikelín Sánchez dijo a Radio Televisión Martí que los espirituanos enfrentan una difícil situación tras el cierre de varias calles de la ciudad, mientras que el gobierno no ayuda a que la población confinada pueda cubrir muchas de las necesidades.

Espirituanos enfrentan una difícil situación ante avance del COVID-19
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:51 0:00

"Las ambulancias y los médicos van y vienen para atender a las personas contagiadas" y a juicio de la activista por más medidas que se han tomado, nada parece ponerle freno al COVID-19.

Especificó que hay zonas "que llevan más de 14 días cerradas y siguen detectándose personas contagiadas y eso aumenta la preocupación de los residentes".

Confinamiento en Sancti Spírirus Fotos de Yorsikelín Sánchez
Confinamiento en Sancti Spírirus Fotos de Yorsikelín Sánchez

Con el confinamiento, la población no tiene vías para obtener ingresos que les permitan comprar los alimentos y artículos de primera necesidad, precisó.

"Es cierto que el gobierno les lleva alimentos a esas zonas pero el problema es que nada es gratis, todo hay que pagarlo al momento y ya la mayoría de la gente no tiene dinero”, recordó.

El diario provincial señaló este martes que la ciudad sigue siendo un punto rojo en el escenario de la COVID-19 en Cuba.

[Con reporte de Ivette Pacheco]

ONU y Bachelet notificados del incumplimiento de Cuba a sus compromisos de derechos humanos (VIDEO)

Sesión plenaria del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Cuba arriba a la evaluación de medio término del Examen Periódico Universal (EPU), del Consejo de Derechos Humanos, sin cumplir al menos siete de los compromisos adquiridos en 2018, en relación a los derechos de acceso a la información, libertad de expresión, asociación y reunión pacífica, informaron las organizaciones Alianza Regional por la Libre Expresión e Información y Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) en un documento.

El texto sobre los avances y retrocesos de Cuba en el cumplimiento de los compromisos que asumiera en el marco del EPU 2018 fue enviado a las representaciones de los Estados ante Naciones Unidas en Ginebra y a Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos; la Unión Europea.

En su último reporte del EPU, Cuba usó el respaldo de 224 ONGs, entre ellas la Federación Cubana del Deporte Canino, Sociedad Meteorológica de Cuba, Sociedad Cubana de Investigaciones Filosóficas, Federación Cubana de Actividades Subacuáticas, Sociedad Cubana de Urología, Sociedad Cubana de amigos de los Équidos y la Sociedad Cubana de Vaqueros de Rodeo.




El informe denuncia la "persistencia y agravamiento de situaciones de represión, hostigamiento, allanamiento, detenciones arbitrarias, vinculadas al ejercicio efectivo de la libertad de expresión en diferentes ámbitos de la vida social en Cuba" y los decretos 349, que regula y limita la libertad de expresión artística; y 370, que establece sanciones a la libre distribución de información a través de Internet que "dieron lugar a reiterados y severos episodios de represión, detenciones arbitrarias, captura y ruptura de elementos de trabajo".

Declaraciones de Yaxis Cires
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:51 0:00




Además destacan que no ha habido "avances normativos y procedimentales de ningún tipo en relación al derecho de libertad de asociación" y que se registraron múltiples hechos de represión y hostigamiento por parte del Gobierno a distintos miembros de la sociedad civil independiente en el marco del ejercicio de su derecho de manifestación pacífica.

El informe para el que fueron consultados una veintena de líderes de la sociedad civil independiente en Cuba y documentos oficiales recuerda que la Constitución de 2019 incorporó un artículo sobre el derecho a solicitar y recibir información del Estado, "pero sin avances efectivos respecto a su institucionalización".

Por otro lado, se señala que la sanción del Decreto Ley N°6 “Del Sistema de Información del Gobierno” establece “un marco regulatorio para la producción y difusión de estadísticas oficiales sumamente restrictivo y sesgado”.

Asimismo, el gobierno de Cuba prometió la sanción de una Ley de Transparencia y Acceso a la Información, pero "aún no ha dado señales de implementación de mecanismos de consulta y participación de la sociedad civil independiente para su diagramación".

El gobierno cubano también se comprometió a aumentar los niveles de conectividad y acceso a internet, aunque "aún resulta excesivamente caro para la mayoría de la población".

El informe de Cuba ante el Examen Periódico Universal (EPU) presentado en 2018 durante la sesión 39 del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, fue criticado por no tener “escrutinio, sino elogios“.

“El Examen Periódico Universal es un procedimiento muy importante, es un oportunidad para que los países sean examinados y se les realice un escrutinio en aras de mejorar el desempeño en relación con los derechos humanos y mejorar también la realidad de los ciudadanos sobre el terreno. Nos preguntamos, ¿Está sucediendo esto? Está siendo implementado el EPU de manera apropiada?“, dijo la activista venezolana Rosa Salazar, en representación de United Nations Watch.

Human Rights Watch: influencers son nuevo objetivo de persecución en Cuba

La youtuber cubana Ruhama Fernández. (Captura de video de su canal de Youtube)

El gobierno de Cuba es ampliamente conocido por acosar a disidentes, periodistas y miembros de agrupaciones políticas de oposición. En el último tiempo el régimen ha identificado un nuevo objetivo de persecución: los influencers de las redes sociales, indica la organización de derechos humanos Human Rights Watch.

El grupo denuncia un incidente de hostigamiento y un foro de influencers ampliamente cubiertos por Radio Televisión Martí, ocurrido en 14 de octubre cuando policías llegaron a las casas de cuatro youtubers que estaban a punto de participar en el foro virtual.

"Dos de ellos, Jancel Moreno y Maykel Castillo, fueron detenidos. A Iliana Hernández y otros activistas les interrumpieron el servicio de internet. Por su parte, la YouTuber Ruhama Fernández, tuvo que huir y esconderse para luego desde un lugar seguro, participar en la discusión por teléfono", indica HRW.

Este incidente es tan solo el último ejemplo del tipo de constante vigilancia y persecución que enfrentan los influencers en Cuba.

HRW retoma el caso de Fernández, quien inició su canal de YouTube hace apenas diez meses y publica comentarios sobre temas de actualidad y entrevista a cubanos sobre su vida cotidiana o sus opiniones políticas.

Fernández le contó a Human Rights Watch que poco después de que comenzara a hacer videos, sus amistades empezaron a recibir citaciones de la policía, su hermano empezó a ser abordado por desconocidos en la calle con amenazas para ella y en abril, recibió su primera citación policial. En la estación de policía donde un agente le dijo que iban a procesarla por actividades “contrarrevolucionarias”.

HRW destaca que en julio, las autoridades obligaron a su proveedora de internet a interrumpir el servicio en su vivienda y en agosto, las autoridades le negaron un pasaporte para viajar a Estados Unidos a visitar a sus padres. Una funcionaria del Ministerio del Interior le dijo que no podía salir del país por “motivos de interés público”, una medida de justificación que se aplica habitualmente contra disidentes.

Marcarán las casas de las personas sospechosas de COVID-19 en La Habana

Estudiantes de Medicina visitan las casas durante la pandemia de COVID-19. REUTERS/Alexandre Meneghini

Las autoridades de La Habana acordaron el lunes marcar las viviendas donde existen personas sospechosas o contagiadas del coronavirus.

Esta práctica ha sido criticada en numerosas ocasiones pues la confidencialidad del paciente es un derecho inviolable. Países como Perú, Argentina, Colombia y Estados Unidos han sido enfáticos en respetar la privacidad y confidencialidad de la información de quienes buscan atención médica y de quienes puede ser parte de alguna investigación de rastreo de contactos.

La Organización Mundial de la Salud ha señalado que la discriminación o estigmatización puede hacer que las personas oculten la enfermedad, no consulten al personal médico o, incluso, que no adopten comportamientos saludables.

La capital cubana ordenó cerrar los centros de aislamientos donde se recluían los casos sospechosos y decidió que el ingreso se hiciera en los hogares en una modalidad que llaman "aislamiento domiciliario", vigilada por los médicos de familia.

El periódico Tribuna de La Habana indica que entre las nuevas medidas para verificar que se cumple este aislamiento está colocar "pegatinas para identificar las viviendas que tienen personas aisladas".

Las señales para marcar las viviendas donde habitan personas sospechosas de COVID-19 serán distribuidas por las propias autoridades de la capital.

Además instruyen a las tradicionales organizaciones de vigilancia y delación como los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación de Mujeres Cubanas y el Poder Popular para que controlen que el aislamiento se está cumpliendo.

Luis Antonio Torres Iríbar, Presidente del Consejo de Defensa Provincial, pidió a los organismos de inspección "exigir el cumplimiento de normas de bioseguridad en sitios donde la ciudadanía denuncia el uso incorrecto del nasobuco, o niños jugando en la calle sin las protecciones necesarias".

Actualmente, en la ciudad existen 25 focos.

Cargar más

XS
SM
MD
LG