Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Renuncia embajadora de EEUU en México, clave en deshielo Washington-La Habana

Roberta Jacobson durante una conferencia de prensa en el Departamento de Estado el 27 de febrero de 2015.

Senadores como el republicano Marco Rubio, crítico al acercamiento entre Cuba y EEUU, se opusieron por meses al nombramiento de Jacobson como embajadora en México.

La embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, informó en su cuenta en Twitter que dejará su cargo en mayo próximo.

Jacobson fue una pieza clave en las negociaciones entre La Habana y Washington, posteriores al anuncio del 17 de diciembre de 2014, que condujeron al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los viejos enemigos y a iniciar un proceso de normalización.

Jacobson lideró por EEUU las negociaciones con Cuba.
Jacobson lideró por EEUU las negociaciones con Cuba.

“Tras 31 años de servicio para el gobierno estadounidense, partiré a principios de mayo en busca de otras oportunidades", escribió la funcionaria en su cuenta en Twitter.

"En este momento no tengo información sobre quién será mi sucesor", expresó.

La diplomática deja su puesto en medio de las tensas relaciones entre México y Estados Unidos.

"Lo hago sabiendo que la relación México-Estados Unidos es fuerte y crucial, y que el increíble equipo de nuestra misión en México continuará cerciorándose de que así sea", expresó en el breve mensaje.

Jacobson comenzó su trabajo en México en mayo del 2016. Había sido confirmada en abril, tras una larga batalla por la oposición de senadores como el republicano Marco Rubio, uno de los críticos más severos a la política de acercamiento a La Habana impulsada por el expresidente Barack Obama.

(Con información de AP y Reuters)

Cubanoamericana podría asumir dirección de comunicaciones en la Casa Blanca

Mercy Viana-Schlapp.

Mercy Viana-Schlapp sustituría a Hope Hicks quien estuvo en ese trabajo durante 196 días, siguiendo los pasos efímeros de Anthony Scaramucci, Sean Spicer, Jason Miller y Mike Dunke.

La cubanoamericana Mercedes (Mercy) Viana-Schlapp, actual consejera principal del presidente Donald Trump para comunicaciones estratégicas, podría convertirse en directora de comunicaciones de la Casa Blanca.

De ser así la republicana sería el reemplazo de Hope Hicks, quien anunció el miércoles su renuncia.

La salida de Hicks, quien prácticamente se hizo cargo de las comunicaciones durante la campaña de Trump, tomó por sorpresa a gran parte de la Casa Blanca y ensombreció al Ala Oeste en un momento complicado para el presidente.

Hicks, de 29 años, tenía un papel aparentemente intocable en el Ala Oeste, y con frecuencia se le veía más como una hija sucedánea que como un miembro del personal. Y tal vez aún más importante, fungía como la acólita glamorosa de Trump, siempre lista para proporcionarle al “Señor Trump” una dosis de retroalimentación positiva con una sonrisa.

En un comunicado, el mandatario elogió a Hicks por su trabajo en los últimos tres años, y dijo que “extrañaré tenerla a mi lado”. Ella le informó su decisión el miércoles, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Hicks, que ocupaba el escritorio más cercano a la Oficina Oval en el Ala Oeste, ha sido una pieza central o testigo en casi cada acontecimiento o controversia de la campaña presidencial de Trump y de su gobierno. Comenzó su carrera en la Casa Blanca como directora de comunicaciones estratégicas, un título que captura sólo una parte de su papel más amplio como la guardiana del presidente ante los medios de comunicación.

El anuncio se hizo un día después que Hicks fue entrevistada durante nueve horas por la comisión legislativa que investiga la intromisión rusa en los comicios de 2016 y los contactos entre el equipo de campaña de Trump y Rusia.

Hicks admitió ante la comisión de inteligencia de la Cámara de Representantes el martes que ocasionalmente dijo “mentiras blancas” a favor de Trump. Pero afirmó que no mintió sobre nada relevante para la pesquisa rusa.

También fue interrogada por el equipo del fiscal especial Robert Mueller sobre su papel en la elaboración del comunicado acerca de la reunión en 2016 entre el hijo mayor del mandatario, Donald Trump Jr., y ciudadanos rusos.

La renuncia de Hicks deja un vacío en el equipo de comunicaciones de la Casa Blanca y en las filas de colaboradores de confianza del presidente. El anuncio se produjo un día después de uno similar sobre la inminente salida del subdirector de comunicaciones Josh Raffel, y pocos días después de que la acreditación de seguridad de Jared Kushner, yerno del mandatario y uno de los principales colaboradores de la Casa Blanca, fuera degradada, lo que restringirá su acceso a información secreta.

“No puedo imaginar que nadie aquí deje un agujero más grande en la Casa Blanca que Hope a su partida”, dijo Ty Cobb, abogado de la Casa Blanca.

Desde que Trump asumió el cargo han pasado por ese puesto cinco personas.

Hicks estuvo en ese trabajo durante 196 días, siguiendo los pasos efímeros de Anthony Scaramucci, Sean Spicer, Jason Miller y Mike Dunke, según el Washington Post.

Schlapp, una antigua residente de Washington, es hija de un prisionero político cubano, José Viana, y esposa del líder de la Unión Conservadora Americana, Matt Schlapp.

Prominente consultora del Partido Republicano, aparecía regularmente en Fox News y escribía una columna en el Washington Times. Durante la administración de George W. Bush, llegó a ser directora de Prensa Especializada para el presidente.

Viana-Schlapp, de 45 años y madre de cinco hijas, es graduada de la Universidad Internacional de la Florida, con una Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad George Washington.

[A partir de información de The Washington Post, la agencia AP, New York Post]

Trump pide al Congreso proyecto de ley sobre armas tras tiroteo en Florida

El presidente Donald Trump participa en una reunión sobre seguridad escolar en la Casa Blanca.

Al inicio de la cuarta discusión sobre política de armas que ha tenido en una semana, el presidente de EEUU presionó al Congreso para que proponga soluciones.

El presidente estadounidense Donald Trump pidió el miércoles a un grupo de legisladores, incluidos algunos que quieren más restricciones a la posesión de armas y otros que se oponen a tales medidas, que propongan una ley para evitar tiroteos en las escuelas luego de la más reciente masacre en el país.

Trump ha estado considerando cambios a las leyes sobre la posesión de armas, presionado por una ola de protestas de estudiantes luego de que 17 personas murieron baleadas en una secundaria en Parkland, Florida, el 14 de febrero.

El republicano, quien fue respaldado por el poderoso grupo de presión Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés) en la campaña del 2016, ha actuado con cautela para no enfadar a los votantes que se oponen a cualquier restricción a la posesión de armas, especialmente de cara a las elecciones de noviembre, en las que se juega el control del Congreso.

El miércoles, al inicio de la cuarta discusión sobre política de armas que ha tenido en una semana, Trump presionó al Congreso para que proponga soluciones.

"Vamos a proponer algunas ideas", afirmó. "Espero que podamos poner esas ideas en un proyecto bipartidista. Sería muy hermoso tener un proyecto que todos puedan apoyar, a diferencia de -ustedes saben- 15 proyectos, donde todos tienen su propio proyecto", agregó.

Diecisiete senadores y representantes fueron invitados a la sesión del miércoles, incluidos republicanos y demócratas que tienen diversas visiones sobre cómo detener los tiroteos en las escuelas.

Discusiones previas, todas abiertas a las cámaras de televisión, incluyeron a estudiantes y padres, funcionarios de la ley y gobernadores estatales. Trump también se reunió en privado con algunos representantes de alto rango de la NRA y ha sugerido entrenar y armar a los profesores.

(Reuters)

Nikki Haley: En Venezuela gobierna "un dictador abusivo"

Nikki Haley: En Venezuela gobierna "un dictador abusivo"
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:06 0:00

La situación de Venezuela fue uno de los temas abordados por la embajadora de EEUU ante ONU, de visita en Guatemala, durante una reunión con el presidente de ese país, Jimmy Morales.

La embajadora de EEUU en la ONU, Nikki Haley, dijo este miércoles que acordaron seguir trabajando con Guatemala en favor de los derechos humanos de los venezolanos porque los gobierna "un dictador abusivo".

"Hemos visto en Venezuela que antes fue una democracia pero ahora quien lo está dirigiendo es un dictador abusivo", manifestó la diplomática en unas breves declaraciones a la prensa tras reunirse con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales.

Juntos, explicó, van a "continuar trabajando" en favor de los venezolanos para que "puedan volver a tomar democráticamente su Gobierno".

La situación de Venezuela fue uno de los temas que abordaron los dos funcionarios en una reunión privada celebrada en el Palacio Nacional de la Cultura, pero también estudiaron el plan de la Alianza para la Prosperidad, la transparencia y la corrupción.

Haley, quien envió las condolencias por el fallecimiento del arzobispo metropolitano guatemalteco Óscar Vián el pasado fin de semana, dijo estar muy "emocionada" por su visita a Guatemala y la reunión "muy constructiva" con Morales, a quien le agradeció su decisión de apoyar el cambio de embajada a Jerusalén.

"Este es el año de las Américas y con el presidente Trump queremos fortalecer nuestras relaciones en toda América Latina", proclamó, y añadió que también estudiaron medidas para luchar contra el narcotráfico y las pandillas.

"Una Guatemala fuerte y exitosa significa también un EEUU fuerte y exitoso", resumió, mientras Morales destacó la "concordancia y coincidencia" de pensamientos en el tema de "fortalecer los Estados democráticos" del continente, y también Venezuela.

(EFE)

Dime cómo hablas el español en Miami y te diré cómo te perciben

El cubano Carlos Bautista lee el periódico en el Café Versailles, de Miami. Foto Archivo.

Mientras que el español cubano y el colombiano se asocian con oficios como "vendedor de celulares", las personas que hablan el español ibérico causan mejor impresión a otros hispanohablantes de Miami, revela un estudio realizado por la Universidad Internacional de la Florida.

Un estudio de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) muestra que las personas que hablan el castellano como se habla en España son percibidas de una manera más positiva entre los hispanohablantes de Miami que las que se expresan como en Cuba o en Colombia.

Si la persona suena como un español de la península ibérica la gente tiende a pensar que se trata de alguien más educado, con mayores ingresos, un empleo que requiere más cualificación y una familia más solvente, señala el autor, el socio-lingüista Phillip M. Carter.

Si hablas como un cubano de la isla, es lo contrario. Te perciben como menos educado, con menos dinero, un trabajo menos cualificado y con una familia menos adinerada que un español; y la percepción del que tiene acento y modismos colombianos está a medio camino entre la del español y la del cubano, dice Carter.

Lejos de ser algo anecdótico, el estudio muestra que los juicios que se hacen sobre una persona por su manera de hablar pueden tener un impacto importante y hasta "grave" en la vida, sostuvo Carter en una entrevista con la agencia Efe, en la que destacó cómo podrían influir a la hora de, por ejemplo, obtener un empleo, alquilar un apartamento o solicitar un crédito.

Al académico todavía le sorprende que en una ciudad donde los cubanos son mayoría y han triunfado en muchos campos, los juicios de valor sobre los que hablan el español de Cuba sean peores que los de los hablantes de la península ibérica.

Cuando se le preguntó si pudo haber influido el hecho de que para la prueba se usara como modelo un cubano nacido y educado en La Habana y no en Miami, dijo que podría ser, aunque para él la causa principal es que conceptos como la "Madre Patria" y el castellano como "lengua verdadera" funcionan todavía.

Para hacer el estudio, en el que colaboró la filial de Austin de la Universidad de Texas, se les pidió a casi 300 personas que escuchasen grabaciones de lecturas hechas por tres hombres de entre 30 y 34 años, formación universitaria y empleo fijo en Miami por lo menos durante un año.

A los participantes no se les dio sobre los tres más información que sus fechas de nacimiento, su color favorito y en qué país nacieron sus padres. En este último punto los autores del estudio "manipularon" la información y adjudicaron a cada uno padres nacidos en un país diferente de su país natal.

El siguiente paso que debían dar los participantes era asignar a cada uno una serie de atributos relacionados con sus ingresos, su profesión y su entorno familiar.

Cuando se les pidió que valoraran del uno al cinco quién tenía mayores probabilidades de ser abogado, el español (de Barcelona) recibió una puntuación promedio de 3,4 puntos, el bogotano de 2,8 y el habanero de 2,7.

Por el contrario, los participantes consideraron más probable que el colombiano y el cubano trabajaran en una tienda de teléfonos celulares, pues ambos obtuvieron en promedio 3,1 puntos frente a 2,6 del español.

Al ibérico le atribuyeron unos ingresos anuales de 62.300 dólares; al cubano, de 49.605; y al colombiano, de 49.175 dólares.

Según los participantes, el cubano es el que tenía más probabilidades de que su familia fuera pobre (3,4 puntos), seguido del colombiano (3,3) y el español (2,9).

Carter, nacido en Carolina del Norte y hablante de un fluido y correcto castellano con deje madrileño, dice que el estudio muestra que a los latinoamericanos, que son la inmensa mayoría de los hispanohablantes, les "fascina" el minoritario español de España, algo que les sucede por igual a los estadounidenses con quienes hablan inglés británico.

El "eurocentrismo" en esta materia está claro, dice. "Es algo que está en la cabeza, las percepciones ya existían antes de participar en el estudio"

En la consulta, sin embargo, no se preguntó a los participantes sobre aspectos lingüísticos del español de cada uno de los tres lectores, ni que valoraran si era bueno o si les gustaba.

"Se trata de una ideología que promueve lo europeo, los valores europeos y las variedades europeas de los idiomas sobre los de otros sitios", señala.

Si se le pregunta si no se percibe también discriminación, racismo o dominación, el estudioso señala que de manera subyacente pueden estar presentes, pero subraya que el elemento central que arrroja el estudio es esa ideología que ensalza lo europeo.

"Llevo seis años en Miami, y cada vez que conozco a un cubano siempre me asegura que sus abuelos eran ‘gallegos’, o con antepasados en España", dice Carter.

(Con información de EFE)

Cargar más

XS
SM
MD
LG