Enlaces de accesibilidad

Cuba

Reyes de España viajarán a Cuba en noviembre, confirma canciller

Los reyes de España. (Archivo)

El rey Felipe VI de España viajará en noviembre a Cuba, un acontecimiento histórico ya que será la primera vez que un monarca español visite a la isla de manera oficial, confirmó este miércoles el ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell.

El rey viajará junto a la reina Letizia "inmediatamente" después de las elecciones generales que se celebrarán en España el próximo 10 de noviembre, y justo a tiempo para las celebraciones por el 500 aniversario de la fundación de la San Cristóbal de La Habana.

En noviembre de 1999, Juan Carlos I y la reina Sofía visitaron la isla para participar a la IX Cumbre Iberoamericana. En aquella ocasión viajaron acompañados por José María Aznar y fueron recibidos por Fidel Castro.

Josep Borrell y Bruno Rodríguez en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini
Josep Borrell y Bruno Rodríguez en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Borrell asiste en La Habana a la celebración de consultas políticas de alto nivel con el Ejecutivo cubano, un mecanismo bilateral acordado hace un año con motivo del viaje a la isla del jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Junto a Borrell han viajado a Cuba el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo De Laiglesia; el director general para Iberoamérica y el Caribe, Rafael Garranzo; y la directora de la Agencia Española para la Cooperación Internacional y Desarrollo (Aecid), Aina Calvo. A ellos se suman las responsables de Relaciones Económicas Internacionales, Cristina Serrano, y de la Oficina de Derechos
Humanos, Aurora Díaz.

Citan indulgencia con FARC y etarras para revisar causa de condenados por Lanchita de Regla

Maykel Delgado Aramburo (derecha), su madre, Estrella Aramburo y Harold Alcalá Aramburo (Foto: Archivo).

Las causas de dos de los cuatro condenados a cadena perpetua por el intento de secuestro de la Lanchita de Regla en abril de 2003 están bajo revisión por parte del Ministerio de Justicia de Cuba.

“Llevo 16 años escribiendo, escribiendo, y he pedido por mediación de abogados y todo, y nunca me habían aceptado la revisión, jamás”, dijo Julia Estrella Aramburo Taboas, madre de Maykel Delgado Aramburo y tía de Harold Alcalá Aramburo, entrevistada por la reportera de Radio Martí Ivette Pacheco.

Además de Delgado Aramburo y Alcalá Aramburo, fueron condenados entonces a cadena perpetua Yoanny Thomas González y Ramón Henry Grillo.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:33 0:00

“Si [por un gesto condescendiente del gobierno cubano] han liberado a otras personas que han cometido asesinatos, como la gente de las FARC, el ELN que está en Cuba, los etarras vascos, algunos componentes de los Panteras Negras norteamericanos que están aquí viviendo en Cuba y sí quitaron vidas” argumenta el abogado Edilio Hernández; “estos muchachos, que no hubo heridos ni muertos, ¿por qué van a estar condenados?”.

En términos legales, la decisión del Ministerio de Justicia representa que van a considerar por qué la causa amerita una revisión, las incongruencias entre la sanción y lo que se vio en el juicio, para valorar si procede --de acuerdo con las leyes cubanas-- conmutar la pena, concederles una licencia extrapenal o rebajarles la sanción, teniendo en cuenta que ya han cumplido la mayor parte de la condena que deberían haber recibido, explicó Hernández.

“Todavía hay que esperar”, indica el abogado. “Ahora van al Tribunal a ver si coincide con la sentencia original, [abren] un expediente, lo elevan al viceministro de Justicia, que es quien tiene esa facultad, revisa todos los descargos, valora y emite un dictamen final”.

El proceso demora uno o dos meses aproximadamente, dice el jurista. El jueves, Hernández entregará en el Consejo de Estado una petición de indulto dirigida al ahora Presidente de la República Miguel Díaz-Canel.

Entre otros argumentos, esa solicitud invoca detalles puntuales como el hecho de que Cuba les ha perdonado la vida a personas condenadas por actos terroristas mientras que a Delgado Aramburo y Alcalá Aramburo, que no mataron a nadie en un episodio donde tampoco hubo heridos, “los ha enfermado la prisión precisamente”, víctimas de una injusticia.

please wait

No media source currently available

0:00 0:04:04 0:00

Están presos “en condiciones infrahumanas”, revela Estrella Aramburo, en el Área Especial 47, sección de máxima severidad del Combinado del Este, conocida como El Corredor de la Muerte.

“Están en un cubículo cerrado herméticamente, nada más salen al sol cuando tienen visitas, y ahora las visitas son una vez al mes”, relata la mujer. “La comida es pésima, es un sancocho, se puede decir. Cuando mi sobrino estuvo ingresado lo saqué de allí, pedí el alta, porque aquello no se podía comer. La probé y no le puedo explicar el abuso tan grande”.

El 25 de mayo, ella entregó personalmente una solicitud de revisión de causa en el Ministerio de Justicia.

“Como ellos [los funcionarios del Ministerio de Justicia] siempre me [decían] que no había elementos nuevos, en esta revisión les puse elementos nuevos: les puse todo lo que ellos han pasado, las enfermedades; los artículos que se violaron cuando los sancionaron, artículos 10 y 11, que por esos mismos artículos es que les ponen esas cadenas [perpetuas], y los tres fusilados”, declaró la mujer.

Fotografía de archivo, tomada el 3 de abril de 2003, de la lancha de pasajeros "Baraguá" atracada en el puerto de Mariel, adonde fue conducida tras el intento de secuestro.
Fotografía de archivo, tomada el 3 de abril de 2003, de la lancha de pasajeros "Baraguá" atracada en el puerto de Mariel, adonde fue conducida tras el intento de secuestro.

Sesenta días después de haber entregado la solicitud, cuando el abogado Hernández fue a buscar la respuesta, le preguntaron si ella no la había recibido por correo. Fue entonces cuando supieron que el Ministerio de Justicia aceptaba revisar la causa.

“Le di la sentencia, se le hizo fotocopia, él la llevó [al Ministerio de Justicia] y le dieron un acuse de recibo” el 1ro de octubre, relata Aramburo.

Hasta entonces, los argumentos para negarle la petición iban desde la falta de “nuevos elementos” hasta referencias a la Ley de Ajuste Cubano, cuenta ella.

El martes, Aramburo visitó a su hijo y a su sobrino en la prisión y, según dijo en la entrevista con Pachecho, “ellos están supercontentísimos”.

Les había dado la noticia por teléfono, pero al conversar personalmente pudo hablar con más detalles, cuenta. “Cuando llegué ayer a la visita lo primero que me preguntaron fue eso. Les hice toda la explicación y me dijeron: ‘Ay, Mami, nosotros no soportamos más’. A mi hijo hasta se le aguaron los ojos; por na’ita empezamos a llorar todo el mundo ahí”.

Después empezamos a reírnos y les dije que Dios aprieta, pero no ahoga.

“Ustedes no mataron a nadie, y la ley de Dios no admite trampas, y lo que ellos hicieron fue una trampa para sancionarlos a esas condenas”, les dijo Aramburo, según contó en la entrevista.

El abogado Hernández dice tener esperanzas de que la revisión termine con buenas noticias para sus clientes.

Julia Estrella Aramburo Taboas
Julia Estrella Aramburo Taboas

“Las cárceles cubanas están repletas y no hay condiciones, ellos no hirieron ni mataron a nadie en esos hechos”, subraya Hernández. “Por lo tanto la condena fue injusta, teniendo como punto de partida las leyes cubanas, y ellos se han enfermado en prisión porque no han cumplido los requisitos mínimos del detenido, que incluso Cuba ha firmado ante la ONU: están ahí sin sol, sin comida, en condiciones infrahumanas, los han torturado durante tantos años, y por eso han tenido problemas en la piel, en los riñones por problemas higiénicos, donde mismo está la letrina está el agua de beber; la alimentación también, por supuesto”.

El abogado asegura que la sentencia fue desmedida e injusta y no se aviene a derecho: se valieron de un artículo que contemplaba la pena de muerte y la cadena perpetua y se lo aplicaron injustamente para justificar la pena de muerte. Se refiere también a cambios en las relaciones migratorias entre Estados Unidos y Cuba.

Los hechos ocurrieron el 3 de abril de 2003, cuando la Lanchita de Regla hacía su acostumbrado recorrido entre ese poblado del este del puerto habanero y el Muelle de Luz.

Lorenzo Enrique Copello, Bárbaro Leodán Sevilla García y Jorge Luis Martínez Isaac, fusilados por el régimen cubano (Foto: Archivo).
Lorenzo Enrique Copello, Bárbaro Leodán Sevilla García y Jorge Luis Martínez Isaac, fusilados por el régimen cubano (Foto: Archivo).

Tres jóvenes, Lorenzo Enrique Copello, Bárbaro Leodán Sevilla García y Jorge Luis Martínez Isaac, conminaron a los pasajeros a acompañarlos --sin usar la violencia— en una fuga hacia las costas de la Florida.

Cuando la embarcación se quedó sin combustible a 30 millas de La Habana, una de las pasajeras se lanzó al agua, las tropas especiales del régimen abordaron la lancha y los jóvenes fueron detenidos.

Cinco días después, el 8 de abril, en un juicio sumarísimo que habría supervisado personalmente Fidel Castro, un tribunal condenó a muerte a Copello, Sevilla García y Martínez Isaac “tomando en cuenta la alta peligrosidad social de los hechos” y que los tres fueron “los brutales jefes de los secuestradores”.

Los fusilaron la madrugada del 11 de abril, sin avisar a sus familiares. De hecho, un coronel del MININT le dijo la víspera a Ramona Copello, la madre de Lorenzo Enrique Copello, que no se preocupara porque la sentencia de muerte no estaba firmada.

“Eso fue el jueves, a las 5 de la tarde, y el viernes a las 5 de la mañana, me estaban tocando la puerta para darme la noticia que fuera a las 10 de la mañana al cementerio, que ya mi hijo estaba enterrado”, declaró Ramona Copello en abril de este año desde Jacksonville, Florida, donde vive ahora, entrevistada en el programa de Radio Martí Hoy en Cuba.

Ademas de los cuatro condenados a cadena perpetua, hubo otros que recibieron sentencias entre dos y 30 años de prisión: Wilmer Ledea Pérez (30 años), Ana Rosa Ledea Ríos (cinco años), Yolanda Pozo Rizo (tres años) y Dania Rojas Góngora (dos años).

Harold Alcalá Aramburo y Julia Estrella Aramburo Taboas (Foto: Archivo).
Harold Alcalá Aramburo y Julia Estrella Aramburo Taboas (Foto: Archivo).

Poco más de una semana después del fusilamiento, 27 artistas y escritores cubanos firmaron una carta de apoyo al régimen que decía, entre otras cosas: “Para defenderse, Cuba se ha visto obligada a tomar medidas enérgicas que naturalmente no deseaba. No se le debe juzgar por esas medidas arrancándolas de su contexto”.

La firmaron Alicia Alonso, Miguel Barnet, Leo Brouwer, Octavio Cortázar, Abelardo Estorino, Roberto Fabelo, Pablo Armando Fernández, Roberto Fernández Retamar, Julio García Espinosa, Fina García Marruz, Harold Gramatges, Alfredo Guevara, Eusebio Leal, José Loyola, Carlos Martí, Nancy Morejón, Senel Paz, Amaury Pérez, Graziella Pogolotti, César Portillo de la Luz, Omara Portuondo, Raquel Revuelta, Silvio Rodríguez, Humberto Solás, Marta Valdés, Chucho Valdés y Cintio Vitier.

Reexportaciones a Cuba de zona libre panameña sumaron $335 millones en 2018

Zona Libre Comercio de Colón, en Panamá.

Las reexportaciones a Cuba de la Zona Libre de Colón (ZLC), la mayor del continente y situada en el Caribe de Panamá, sumaron $335.5 millones de dólares en el 2018, informó este miércoles la administración del emporio comercial, que participará con cinco empresas en la Feria Internacional de La Habana el próximo noviembre.

La ZLC estará representada en la Feria Internacional de La Habana que se celebrará del 4 al 8 de noviembre próximo por empresas de los rubros de calzados, ropa, motocicleta y servicios logísticos, indicó este miércoles su administración en una declaración pública.

La subgerente de la ZLC, Olgalina de Quijada, comentó que para la Zona Libre de Colón "es importante seguir fortaleciendo la relación con Cuba y que continúen llegando los empresarios y turistas de la isla a comprar".

De acuerdo a las estadísticas difundidas este miércoles, entre enero y septiembre pasados ingresaron a la zona franca panameña 34.500 cubanos, "lo que supera la entrada (de isleños) en igual período del 2018", dijo la ZLC sin más precisiones.

"En cuanto a movimiento comercial, las reexportaciones a la isla el año pasado totalizaron unos 335.5 millones de dólares", añadió la información oficial.

Quijada aseveró que "no se han dejado de dar visas a empresarios cubanos e incluso, a través de la Asociación de Usuarios, se coopera con información al Servicio Nacional de Migración para agilizar el trámite de las visas a los empresarios de la isla".

Panamá aprobó en octubre de 2018 una "tarjeta de turismo" para que ciudadanos cubanos sin visado estampado y con carné de cuentapropista, certificado de creadores (artesanos) o que hubieran viajado anteriormente a Panamá o a un tercer país, pudieran entrar y permanecer en territorio panameño por hasta 30 días para hacer compras, pero el mecanismo fue suspendido "temporalmente" el pasado 24 de julio por el Gobierno.

Antes de esa suspensión temporal, el Gobierno había decretado, en marzo pasado, que los cubanos debían tener una visa estampada para ingresar a Panamá, incluidos aquellos que obtuvieron la tarjeta de turismo y que entraron con ella al país.

El presidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, Daniel Rojas, dijo en agosto pasado a Efe que para agilizar la llegada de los compradores cubanos las empresas de la zona franca mandaban cartas a la oficina de Migración panameña respaldadas con los expedientes de adquisiciones.

"Nosotros lo que le hemos pedido a Migración (de Panamá) es que no nos quite el derecho a que los clientes vengan. Hay compañías que tienen un expediente completo, impecable, de clientes cubanos. De esos clientes se mandan cartas a Migración y Migración les va a sacar la visa inmediatamente. Eso sí se está haciendo", afirmó entonces Rojas.

Imponen castigo a periodista cubano por denunciar deplorables condiciones en prisión

Roberto Jesús Quiñones Haces, en su vivienda de Guantánamo. (Captura de video/ADN Cuba)

Suspensión de las llamadas telefónicas, y prohibición de salir al patio son las medidas de castigo impuestas por las autoridades de la prisión Combinado Sur de Guantánamo, contra el abogado y periodista Roberto Jesús Quiñones Haces, tras la publicación de una carta en la que denuncia las deplorables condiciones en las que se encuentran los reclusos en el penal.

Quiñones Haces fue castigado por el jefe de la prisión, dijo a Radio Martí su hijo Roberto José, luego de la visita mensual realizada por la esposa del comunicador el pasado viernes.

"Se reunieron con él y le han negado que use el teléfono, no ha podido llamar más a la casa y no le están permitiendo bajar a coger sol", explicó el joven.

Sin derecho a llamadas ni tomar el sol por denunciar pésimas condiciones en prisión de Guantánamo
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00

Al castigo se suman la falta de electricidad en la celda y la mala alimentación.

Roberto José responsabiliza a las autoridades del penal de un posible deterioro del estado de salud de su padre, aquejado de soriasis, y ahora "muy delgado".

En la celda "las condiciones son terribles, no tienen electricidad, es una oscuridad total", agregó.

Quiñones Haces comenzó a cumplir el pasado 11 de septiembre su condena de un año de privación de libertad tras negarse a acatar una condena de trabajo correccional con internamiento por considerarla injusta.

En la carta, firmada el pasado 20 de septiembre, día en que cumplió 62 años de edad, el periodista cubano celebra haber puesto su dignidad primero ante el chantaje de las autoridades cubanas, “no haber claudicado” a pesar de la injusticia y los horrores que vive en la cárcel.

Temor a “revoluciones de colores” une en La Habana a militares rusos y cubanos

Díaz-Canel, Patrushev y Raúl Castro.

El jefe del Consejo de Seguridad de Rusia, Nicolai P. Patrushev, de visita en Cuba desde este martes, enfatizó en su diálogo con las autoridades del régimen en el tema de las temidas “revoluciones de colores”.

Evgueni Anoshin, portavoz del Consejo de Seguridad de Rusia, declaró a los medios rusos que Patrushev enfatizó que "las revoluciones de colores siguen siendo el principal instrumento de occidente para interferir en los asuntos de los estados soberanos, y las formas de su implementación están en constante evolución, lo que requiere una actualización continua de las contramedidas".

Raúl Castro, vestido de general, recibió al exjefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB), quien por más de 10 años lleva las riendas de la seguridad de Rusia. Además del Primer Secretario General del PCC estuvieron presentes el designado Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel (con guayabera blanca), y el ministro del Interior, vicealmirante Julio César Gandarilla Bermejo.

Lo que pasó en la reunión, según la prensa rusa. (Captura de imagen/Sputnik)
Lo que pasó en la reunión, según la prensa rusa. (Captura de imagen/Sputnik)

La prensa rusa, citando al portavoz del Consejo, informó de varios temas tratados en las reuniones. Estos van desde la cooperación en el campo de la seguridad, seguridad informática, seguridad de las fronteras, cooperación técnico-militar, lucha antinarcótica hasta el terrorismo internacional, entre otros.

No faltaron elogios del espía ruso para Cuba, un gobierno que considera “socio estratégico y aliado confiable de Rusia en América Latina”.

Se firmó un “memorando de entendimiento y cooperación” entre el Consejo de Seguridad de Rusia y el MININT de Cuba, donde se prevé el intercambio “sobre temas de actualidad de seguridad internacional y regional, la consideración de posibles amenazas y la facilitación de contactos”.

La prensa cubana, en tres escuetos párrafos, informó del encuentro del espía ruso y general de ejército con la contraparte cubana.

Una completa delegación militar-policial

Hacía décadas que no pasaba por La Habana una delegación rusa con tantos altos funcionarios de los servicios de seguridad, policial y militar de Rusia.

Patrushev es considerado el más cercano colaborador de Putin en temas de seguridad. Ambos se iniciaron en el KGB a mediados de los setenta en Leningrado, y Patrushev sustituyó a Putin en 1999 al frente del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia. En el cargo estuvo hasta el 2008 para ir a dirigir el Consejo de Seguridad, donde se define la política y estrategia del Kremlin. Los que allí se sientan provienen de las agencias de seguridad y el ejército, y son llamados siloviki.

El exjefe de la seguridad rusa ha visitado La Habana varias veces; primero en el 2008, junto a Igor Sechin, director general de Rosneft, y luego en noviembre del 2011. También se reunió con Raúl Castro durante la visita del exgobernante cubano a Rusia en julio de 2012, y en Moscú ha sido anfitrión del coronel Alejandro Castro Espín, con quien firmó acuerdos de cooperación.

Oleg L. Salyukov, subdirector de la Guardia Nacional de Rusia.
Oleg L. Salyukov, subdirector de la Guardia Nacional de Rusia.

Esta vez la comitiva rusa está integrada, además, por Alexander N. Venediktov y el coronel general Oleg V. Jramov, ambos vice secretarios del Consejo de Seguridad. Desde 1983 hasta el 2017, Jromov sirvió en la KGB, y después en el FSB (Servicio Federal de Seguridad), donde fue vicedirector desde el 2009 hasta el 2017.

Viceministro del Interior, general Igor N. Zubov.
Viceministro del Interior, general Igor N. Zubov.

También la integra el viceministro del Interior, general Igor N. Zubov, quien desde el 2012 ocupa ese cargo en ese ministerio; el jefe del Ejército ruso (tropas terrestres), general de ejército Oleg L. Salyukov, también jefe de la Guarnición de Moscú, y el subdirector de la Guardia Nacional de Rusia, y el teniente general de justicia Oleg A. Plojoi (inició su carrera en el KGB en 1988 y después pasó al FSB). Son ellos representantes de cada una de las estructuras de los siloviki.

Miedo ruso a los colores

El mismo presidente ruso Vladimir Putin ha considerado las protestas populares que han tenido lugar en el siglo XXI como una forma de “extremismo” y sugirió en el 2014, en una sesión del Consejo de Seguridad de Rusia, que estas “nunca sucederán en Rusia”. Acusa el gobernante ruso a los gobiernos de Occidente de ser los instigadores de esas protestas. El canciller ruso Serguei Lavrov y el de Defensa, Serguei Shoigu, han llamado a estas protestas una “nueva forma de guerra”.

Desde que en el 2000 las protestas populares sacaron del poder en Yugoslavia a Slobodan Milosevich, en Rusia han visto con recelo las manifestaciones de grupos o partidos opositores. El gobierno ruso considera que esos cambios (sobre todo en los países vecinos) podrían influenciar en la oposición al Kremlin y terminar por echarles del poder. De ahí una aversión sistemática a estos cambios democráticos.

En el 2003, en Georgia, la Revolución de las Rosas sacó del poder al excanciller soviético Eduard A. Shevarnadze; en el 2004, los ucranianos con su Revolución Naranja llevaron al poder al prooccidental Victor Yuschenkov, ultimando los cambios con el Euromaidan, en el 2014, que sacó del poder a Victor Yanukovich, quien vive hoy escondido en Rusia. En Kirguizia, en el 2005, vino la Revolución de los Tulipanes, que destronó al presidente pro ruso Askar Akayev, quien también recibió asilo en Rusia. En ese mismo año, en el Líbano, tuvo lugar la Revolución de los Cedros (o Revolución Verde), contra la ocupación siria. Cinco años después, el inicio de la Primavera Árabe, en el 2010, tuvo como detonante las protestas en Túnez, en diciembre de ese año.

No siempre estas protestas han sacado del poder a los gobernantes o han provocado un cambio del sistema político. En el 2006, las protestas no lograron destituir al gobernante bielorruso Alexander Lukashenko, ni la Revolución Azafrán acabó con la junta militar en Birmania en el 2007, ni la Verde, en Irán, en el 2008, con los Ayatolas.

Cuando en diciembre del 2011 comenzaron las protestas en Rusia por el fraude electoral en las elecciones a la Duma, y previo a la elección presidencial de Putin en el 2012, le llamaron Protestas Nevadas, por iniciar en el crudo invierno ruso.

En Hong Kong se les conoce como las Protestas de las Sombrillas, y en Argelia, la salida del gobernante Abelaziz Buteflika por las manifestaciones juveniles fue denominada como Revolución de la Sonrisa.

La prensa rusa considera que las protestas en Venezuela y Nicaragua de los últimos años son parte de un esfuerzo occidental para sacar del poder a Daniel Ortega y Nicolás Maduro. La Habana coordina ahora con Rusia la narrativa a seguir y ambos gobiernos sesionan en conjunto para tomar las “contramedidas” necesarias.

Cargar más

Inmigración

Más historias
XS
SM
MD
LG