Enlaces de accesibilidad

América Latina

Los venezolanos del fin del mundo

Refugiados venezolanos en Colombia.

Yony José Carrero tardó tres días en recorrer los 1.050 kilómetros que separan El Vigía, la ciudad venezolana en la que nació, y Puerto Asís, en el remoto departamento colombiano del Putumayo, y lo hizo con su esposa, su
suegra, tres hijos y una pierna rota.

Él es uno de los 4.000 venezolanos que, según la ONU, viven en Putumayo, un departamento selvático con centenares de pasos irregulares con el vecino Ecuador, lo que hace que sea un lugar de tránsito para muchos.

"Lo que yo tenía era una moto, y con el accidente la agarró la Fiscalía y se perdió. Duré una semana y pico entubado; prácticamente estaba más muerto que vivo", explica Yony José a Efe en lo que podría ser la sala de su casa, en las afueras de Puerto Asís.

Muchos de sus compatriotas están de paso, pero Puerto Asís, de unos 60.000 habitantes, era el destino final de Carrero y su familia porque ahí nacieron los padres de Ana Lucía Quinchoa, su esposa, que responde a las preguntas con su hija recién nacida en brazos.

Yony José Carrero: 28 años, tres hijos, una esposa, una cicatriz en la mejilla izquierda, un diente de oro que brilla como el de Pedro Navaja, una varilla de hierro atornillada a su pierna, que supura pus a la altura del tobillo.

En esas condiciones tuvo que encarar su viaje, todo por carretera: de El Vigía (estado Mérida) a Puerto Santander, en la frontera con Colombia, y de allí a Cúcuta, luego a Bogotá, y de la capital a una casa que comparte con catorce compatriotas en Puerto Asís.

En la vivienda habitan ocho adultos y seis niños que llegaron huyendo de la crisis de su país y que se ganan la vida como pueden: trabajando los más afortunados, vendiendo dulces en las calles la mayoría, pidiendo en semáforos los más desdichados.

En esta casa paga cada uno 380.000 pesos mensuales (unos 117 dólares) por una habitación compartida y por usar los espacios comunes, que son una cocina, baños y un lavadero.

Carrero y su familia viven desde hace poco más de un mes en uno de esos cuartos: cinco metros por cinco, un colchón tirado en el piso, una manta azul con un oso panda dibujado, un catre, un baño sin puerta, una cuna, una joven (26 años, dice) embarazada y con un niño en brazos.

La familia de Carrero podría decirse que es afortunada porque Ana Lucía trabaja como camarera y con eso pueden permitirse la vivienda, la comida y lo que necesitan los niños.

"Aquí uno trabaja y resuelve lo de la comida y resuelve lo de los pañales, pero allí (en Venezuela) es impensable. Aunque yo trabajara en cinco trabajos no me iba a alcanzar ni para la comida", explica Ana Lucía.

Antes del accidente de Yony, que era mototaxista, se ganaban la vida a duras penas, pero su pierna rota complicó su situación hasta que decidieron emigrar con sus hijos.

Todos ellos son irregulares, como aproximadamente el 70 % de los migrantes que llegan al país.

Además, un 60 % de los que llegan son niños, lo que complica todavía más su atención por la dificultad de su condición: las autoridades de Bogotá, por ejemplo, calculan que entre un 10 y un 15 % están desnutridos, lo que hace que sean más bajitos de lo normal.

"En estos niños se está viendo más acentuado este fenómeno. La mayoría empieza a sufrir enfermedades respiratorias y diarreicas", explica Paola Gustín, una de las nutricionistas de la ONG Acción Contra el Hambre en Bogotá.

Para la edad que tienen, los hijos de Yony y Ana Lucía son más pequeños de lo habitual, y una de ellas, Angelimar, tiene una afectación pulmonar.

Además de la miseria y el desarraigo, la población migrante venezolana se ha enfrentado en los últimos meses a un mal que muy pocos esperaban: brotes de xenofobia y racismo que van desde la discriminación pública hasta las amenazas de muerte.

En Puerto Asís, la familia se ha sentido acogida desde el primer momento, según explican ellos mismos, despreocupados, entre carcajadas y chascarrillos.

Aunque Carrero, con su pierna rota e infectada, parece tener una explicación para ello: "Todavía no he salido a la calle".

CIDH insta a Nicaragua a que deje en libertad a todos los presos políticos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) exhortó este lunes al Gobierno de Nicaragua a poner en libertad a más de 80 presos políticos que siguen detenidos como primer paso para el restablecimiento de las libertades individuales y la democracia en el país centroamericano.

El organismo presentó este lunes en Miami su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en el país, un "diagnóstico preciso" en torno a la situación que vive Nicaragua, inmerso en una crisis social desde abril de 2018 y que según datos de CIDH se ha cobrado hasta el 30 de mayo 326 víctimas mortales, entre ellas 24 niñas, niños y adolescentes, así como 21 efectivos policiales.

Antonia Urrejola, relatora de Nicaragua en la CIDH, señaló en la presentación que entre las 4 recomendaciones generales y 43 específicas contenidas en el informe, destaca la necesidad de restablecer en Nicaragua "la plena vigencia del estado de derecho garantizando el principio de independencia y separación de poderes públicos".

"Pese al inicio de la mesa de negociación, persisten en el país las detenciones arbitrarias, actos de hostigamiento y persecución y, en general, un ambiente de represión", dijo Urrejola, y agregó que sigue pendiente la restitución de derechos como el de la libertad de asociación y de expresión.

Durante el mandato del actual ejecutivo en el país centroamericano bajo la Presidencia de Daniel Ortega, que para la CIDH tiene controlados el Poder Judicial y el Legislativo, se observa la "judicialización" de líderes y defensores de los derechos humanos, todo lo cual apunta a una tendencia "que busca silenciar, intimidar y criminalizar cualquier voz contraria a la postura del Gobierno", explicó la relatora durante una ponencia en un hotel de Miami.

El organismo advierte de la "intensificación" de ataques y detenciones contra periodistas, lo que es parte de una "fase de cierre de espacios democráticos" que constituye la "instalación de facto de un estado de excepción, caracterizado por el ejercicio abusivo de la fuerza pública", el encarcelamiento de voces disidentes y la clausura de medios de comunicación.

El diagnostico refleja que por primera vez en 25 años Nicaragua aparece en el Capítulo IV del informe anual de la CIDH, correspondiente a 2018, donde figuró por última vez en 1993, después de haber sido incluido el país en esa "lista negra" cada año desde 1982.

Según recoge el documento, el Ejecutivo nicaragüense ha rechazado el informe por considerar que adolece de falta de objetividad, imparcialidad y por su "manifiesto sesgo, reflejando intereses políticos desestabilizadores en contra del estado de Nicaragua".

Urrejola aludió a los más de 62.000 nicaragüenses que, según datos de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), han debido de abandonar su país desde que estalló la crisis social.

Una crisis en la que también más de 700 personas han sido sometidos a procesos penales, 300 profesionales de la salud despedidos de manera arbitraria y 144 estudiantes universitarios expulsados como represalia, según los últimos datos del organismo.

Lester Alemán, joven estudiante y miembro de la Alianza Cívica, demandó en declaraciones a Efe la devolución de documentos y bienes de todos los presos políticos, a quienes les han sido retenidos hasta los pasaportes.

"Ortega quiere poner lápida a todos los que se manifiestan en contra", sostuvo Alemán.

Por su parte, Edwin Carcacha Dávila, de 28 años, y quien estuvo preso 9 meses en una "prisión de tortura" en Nicaragua, llamada Prisión de Máxima Seguridad y conocida como "la 300", dijo a EFE que ha estado retenido en condiciones infrahumanas "por el solo hecho de pensar diferente".

"Salí la semana pasada, estuve sin derecho a sol y solo con 3 litros de agua por semana. Nos golpearon, nos torturaron, durante ocho días era interrogado por hasta 4 horas. Precarias condiciones humanas, sin duda", dijo el joven, quien pidió que Ortega cumpla las promesas que extendió durante la mesa de diálogo.

El embajador Gonzalo Koncke, jefe del Gabinete del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), saludó en el encuentro la excarcelación de más de un centenar de presos políticos en mayo pasado, pero reforzó la necesidad de que todos sean liberados, así como de que se instauren "reformas institucionales profundas" en el país centroamericano.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 325 muertos, según la CIDH, aunque organismos locales elevan la cifra a 594 y el Gobierno reconoce 199.

El pasado domingo, la Policía nacional atacó la Catedral Metropolitana de Managua, que acogió ese día a cientos de manifestantes antigubernamentales en una misa de "acción de gracias" por la libertad de los que la oposición considera "presos políticos".

El Mecanismo de Seguimiento de Nicaragua (Meseni), de la CIDH, expresó a través de Twitter su rechazo a ese ataque de la Policía a la catedral, en donde, tras la eucaristía, se dio un enfrentamiento entre manifestantes opositores y agentes antidisturbios que dejaron al menos varios heridos leves.

Brasil investigará préstamos de BNDES autorizados por Lula y Dilma para Cuba

Dilma Rousseff, Luiz Inacio Lula da Silva y Raúl Castro en Santiago de Cuba en 2016. Foto Archivo

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro,pidió que se investiguen los préstamos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil a Cuba, aprobados durante las presidencias de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Bolsonaro quiere conocer a dónde fueron a parar los fondos invertidos en Cuba y Venezuela.

Los préstamos del BNDES a Cuba comenzaron en 2009, durante el segundo mandato del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) y continuaron en el primer gobierno de su sucesora, Dilma Rousseff (2011-2016).

"Abrir la caja negra del pasado, apuntando adónde fueron invertidos los recursos en Cuba y en Venezuela, por ejemplo", es una de las prioridades del nuevo presidente del BNDES, Gustavo Montezano.

En realidad se trata de una promesa de campaña hecha por el actual gobernante: "Firmo el compromiso de iniciar mi mandato determinado a abrir la 'caja negra' del BNDES y revelar al pueblo brasileño lo que ha sido hecho con su dinero en los últimos años", había dicho Bolsonaro antes de asumir la presidencia el 1 de enero de 2019.

El año pasado el anterior presidentede BNDES, Dyogo Oliveira, reconoció que fue un error haber concedido préstamos a Cuba y Venezuela pues ninguno de estos gobiernos ha cumplido sus compromisos financieros.

Caracas y La Habana deben conjuntamente alrededor de 1.000 millones de dólares por préstamos concedidos bajo los gobiernos del Partido de los Trabajadores, y están retrasados en sus pagos, sostuvo entonces Oliveira.

En relación a Cuba, las operaciones de crédito fueron en su mayor parte para la construcción del puerto de Mariel.

Lea nuestro especial sobre Odebrecht en Cuba
Lea nuestro especial sobre Odebrecht en Cuba

Restauran fallo eléctrico que dejó a oscuras a Argentina, Uruguay y Paraguay

Apagón masivo

BUENOS AIRES - El servicio eléctrico se había restablecido casi en la totalidad de los hogares de Argentina en la noche del domingo, después de que una falla masiva dejara por la mañana a decenas de millones sin luz en todo el país y en partes de los vecinos Uruguay y Paraguay.

La Secretaría de Energía argentina dijo que “el colapso” del sistema de interconexión ocurrió a las 7.07 hora local (1007 GMT) del domingo, por causas no del todo claras. Las autoridades argentinas abrieron una investigación, pero por la noche aún no había detalles al respecto.

Una fuente de la Secretaría de Energía explicó que “aparentemente se habían desenganchado dos líneas de extra alta tensión que vienen de (la represa) Yacyretá y eso desestabilizó a las dos centrales (Yacyretá y Salto Grande)”.

La empresa de energía eléctrica Edesur Argentina dijo que el corte fue “excepcional” y que no obedeció a un problema de la compañía.

El apagón masivo en el Día del Padre afectó el transporte público en Buenos Aires, cortó el suministro de agua e interrumpió las comunicaciones telefónicas y el servicio de internet.

“La ciudad es un desastre. No hay semáforos. Los negocios no están abiertos. Arruinó el Día del Padre”, dijo Liliana Comis, una jubilada de 75 años que vive en los suburbios de Buenos Aires.

Varias provincias argentinas tuvieron que demorar las elecciones a gobernador que se celebraban el domingo. Santa Fe, San Luis, Formosa y Tierra del Fuego renovaban sus gobiernos locales y, según el escrutinio provisorio, en todas se imponía la oposición a nivel nacional.

Alberto Fernández, el candidato peronista con más chances de desbancar al mandatario de centroderecha Mauricio Macri en las elecciones de octubre, escribió en un tuit: “El Presidente debería emitir un comunicado y dar explicaciones sobre lo que están padeciendo los argentinos”.

“Subieron las tarifas tanto como sus amigos les reclamaron y generaron el apagón más grande de la historia”, agregó.

El corte afectó también a las plantas de la petrolera argentina YPF en su refinería La Plata, clave en la cadena de suministro petrolero, según un portavoz de la empresa.

Usuarios de redes sociales dijeron que el corte alcanzó también a Paraguay y Brasil, aunque el operador del sistema brasileño de electricidad aseguró que no afectó al país.

La compañía de electricidad de Paraguay, ANDE, informó en un comunicado que parte de la central hidroeléctrica de Yacyretá quedó bloqueada y que en consecuencia se fue brevemente el servicio en las ciudades de Ayolas, Villalbin, Pilar y otras aledañas.

Guatemala vota por su presidencia este domingo

Una valla publicitaria anuncia la candidatura de Sandra Torres a la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), entre los otros 18 aspirantes a la presediencia de Guatemala para el domingo 16 de junio de 2019. (REUTERS).

El próximo domingo, 19 candidatos buscarán alcanzar la presidencia de Guatemala. Los guatemaltecos también elegirán vicepresidente, diputados al Congreso de la República, diputados al Parlamento Centroamericano y alcaldes locales.

La agencia AP ha configurado un mapa de los principales candidatos a la presidencia:

SANDRA JULIETA TORRES CASANOVA

Torres, de 64 años y ex primera dama de Guatemala, es la favorita en las encuestas. Estuvo casada en segundas nupcias con el expresidente Álvaro Colom (2008-2012).

Es empresaria, licenciada en Ciencias de la Comunicación con una maestría en políticas públicas y se hizo visible durante el mandato de Colom, cuando fue coordinadora del Consejo de Cohesión Social. Durante el gobierno tuvo gran influencia en la toma de decisiones, especialmente en temas sociales.

Esta es la tercera vez que intenta llegar a la presidencia.

Una mujer camina frente a un muro de personas desaparecidas durante la guerra civil en Guatemala, días antes de las alecciones presidenciales el 16 de junio de 2019. (REUTERS).
Una mujer camina frente a un muro de personas desaparecidas durante la guerra civil en Guatemala, días antes de las alecciones presidenciales el 16 de junio de 2019. (REUTERS).


La primera vez, en 2011, no tuvo autorización porque según la constitución los parientes del presidente -hasta cuarto grado de consanguineidad y segundo de afinidad- no pueden buscar el cargo. Torres se divorció de Colom, pero su candidatura fue igualmente rechazada por el Tribunal Supremo Electoral.

La segunda vez, en 2015, obtuvo el segundo lugar en los comicios, pero fue derrotada en la segunda vuelta por el comediante y neófito político Jimmy Morales, actual presidente.

Torres es postulada por el partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), del cual es secretaria general desde 2011.

Actualmente tiene inmunidad gracias a su candidatura. Sin embargo, la fiscalía la investiga por un supuesto financiamiento ilícito a UNE.

ALEJANDRO EDUARDO GIAMMATTEI FALLA

Es un empresario, médico y exdirector de presidios. Está en segundo lugar de las preferencias junto a Roberto Arzú y es la cuarta vez que intenta alcanzar el poder.

Un anuncio muestra al candidato presidencial de Guatemala Alejandro Giammattei, por el Partido 'VAMOS', para los comicios del 16 de junio de 2019. (REUTERS).
Un anuncio muestra al candidato presidencial de Guatemala Alejandro Giammattei, por el Partido 'VAMOS', para los comicios del 16 de junio de 2019. (REUTERS).


Giammattei, de 63 años, fue director del Sistema Penitenciario durante el gobierno de Oscar Berger (2004-2008). Durante ese periodo se realizó una operación policial y militar llamada Pavo Real para recuperar el control de un centro penitenciario en la que fueron asesinados varios reos. Giammattei fue acusado y estuvo en prisión durante varios meses, pero fue absuelto de los cargos.

​ROBERTO ARZÚ

Es hijo del expresidente y exalcalde Álvaro Arzú. Empresario y expresidente del club de fútbol Comunicaciones, Arzú representa a la derecha conservadora del país, proponiendo mano dura contra las pandillas. Su campaña electoral pretendió ser un calco de la del presidente estadounidense Donald Trump con el slogan “Hagamos grande a Guate”.

Es el candidato de una alianza de los partidos partido Podemos, Partido de Avanzada Nacional (PAN) y otras fuerzas menores.

Una empleada organiza las boletas que se usarán en las elecciones presidenciales de Guatemala el domingo 16 de junio de 2019. (REUTERS).
Una empleada organiza las boletas que se usarán en las elecciones presidenciales de Guatemala el domingo 16 de junio de 2019. (REUTERS).


Arzú, de 48 años, es la primera vez que participa en política.

EDMON AUGUSTE MULET LESIEUR

Es un abogado, periodista y diplomático. Esta es la primera vez que participa como candidato presidencial impulsado por el partido Humanista.

Mulet tiene 68 años y aunque fue señalado de realizar adopciones de forma discrecional en los años 80 nunca fue juzgado. En su defensa dijo que apoyó acciones para encontrar hogar a niños que lo necesitaban. Exdiputado y expresidente del Congreso, fue representante especial del Secretario General y Jefe de Misión en Haití por las Naciones Unidas, lo que le dio reconocimiento internacional. También fungió como subsecretario General de Ban Ki-moon para luego ser nombrado Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas, con funciones de Jefe de Gabinete del Secretario General.

THELMA CABRERA

Es la única candidata indígena Mam. Cabrera, de 43 años, es una campesina y defensora de los derechos humanos y de la tierra. Es oriunda de la costa del país, adonde llegó luego de que sus padres procedentes del área de occidente bajaran a la costa en la época de zafra.

La candidata es impulsada por el Movimiento de Liberación de los Pueblos (MLP), el único partido de tendencia de izquierda que va en los primero cinco lugares de la preferencia del electorado y que por primera vez participa en las elecciones. El MLP es el brazo político del Comité de Desarrollo Campesino, la agrupación más grande y fuerte del campesinado guatemalteco.


Aboga por la nacionalización de la energía eléctrica tras denunciar abusos en las tarifas. También promueve la refundación del Estado a través de una Asamblea Nacional Constituyente, Popular y Plurinacional, algo como lo hecho por el presidente Evo Morales en Bolivia.

Promete acabar con la corrupción y los políticos que mantienen sumida en la pobreza a la población y formar un gobierno incluyente.

[Con información de la agencia AP, fotos de Reuters y redes sociales]

Cargar más

XS
SM
MD
LG