Enlaces de accesibilidad

América Latina

Médicos venezolanos en EEUU se unen a labor humanitaria de buque hospital Comfort

Hospitales públicos de Venezuela, escenarios de protestas, robos y violencia

Un cartel en una pared del Hospital Universitario, en Caracas, reza: Maduro, no es la guerra económica, es tu guerra contra la salud".

La "Encuesta Nacional de Hospitales" que fue presentada este jueves por la organización Red Médicos por la Salud de Venezuela reveló que los 40 hospitales más importantes del país son escenarios de protestas, robos, disparos y violencia de familiares de pacientes contra el personal de salud.

Este sondeo, que se realiza desde 2014, es nutrido por médicos de cada uno de estos hospitales que reportan semanalmente -y de forma anónima para evitar represalias- lo ocurrido en el centro asistencial en el que trabajan y los datos expuestos nacionalmente corresponden a la semana del 10 al 16 de noviembre.

"Reportaron nuestras personas en esa semana que en 45% de los hospitales hubo robos", dijo en una rueda de prensa en Caracas el portavoz de la red, el infectólogo Julio Castro.

Indicó que en 45% de los centros asistenciales se reportaron "disparos dentro del ambiente hospitalario" y que en 62% "hubo violencia de los familiares contra el personal de salud, reportado bien sea por médicos, enfermeras o técnicos".

Castro comentó que los miembros de esta red de médicos creen que esta violencia de familiares hacia el personal de salud "está relacionada con las fallas de insumos" como materiales, equipos diagnósticos o medicamentos, pues Venezuela atraviesa por una escasez de fármacos y de todo lo que se requiere en un centro asistencial.

"Cuando llega un padre con un niño con asma y le dice el médico que no hay medicamentos para el asma intuimos que la primera reacción de un familiar puede ser violenta contra el médico que está de guardia o contra la enfermera que lo recibe", dice.

Un paciente espera en una sala del Hospital Universitario, en Caracas.
Un paciente espera en una sala del Hospital Universitario, en Caracas.

La encuesta también reportó que solo en esa semana se produjeron 19 protestas de enfermeras y 15 de médicos en varios de los hospitales de esta lista de 40.

"Vemos que de alguna manera coinciden las protestas con los estados en los que hay mayor déficit de cosas, el personal de salud no solamente está protestando por temas relacionados con su sueldo o con sus beneficios laborales sino porque la situación de esos mismos centros es mala en términos de los elementos que hay para trabajar", apuntó.

Además de fallas en medicamentos, los hospitales registran apagones constantes, falta de agua -hasta por 24 horas continuas-, falta de alimentos para los pacientes, laboratorios cerrados por no contar con reactivos y equipos de rayos X dañados en casi la totalidad de los centros.

Castro recordó que paradójicamente el Gobierno de Nicolás Maduro impuso hace más de dos años la medida de que los hospitales públicos sean custodiados por milicianos, un cuerpo de civiles que sirven de "complemento" a las Fuerzas Armadas y que pese a ello, la violencia ha aumentado.

Señaló que pese a todas las fallas que tienen los hospitales públicos de Venezuela, son estos los que tienen cada vez más demanda pues los seguros de hospitalización "ya no funcionan" debido a la hiperinflación por la que atraviesa el país se traduce en que una póliza cubre, con suerte, un solo medicamento.

Con las clínicas privadas cada vez más inaccesibles y los hospitales cada vez más ruinosos, la violencia en general se acrecienta.

Muchos de los médicos que denuncian lo que sucede en los hospitales "tienen miedo" y Castro dice: "Hay gente que no quiere trabajar en este proyecto (de Red de Médicos) porque se siente amenazada por la dirección del hospital".


(EFE)

Dos senadores de EEUU piden se investigue operaciones de ZTE en Venezuela

Estructuras de ZTE en Venezuela.

Dos senadores de Estados Unidos pedirán el miércoles al gobierno del presidente Donald Trump que investigue si ZTE Corp, la compañía de telecomunicaciones china, violó sanciones al ayudar a Venezuela a establecer una base de datos que supervisa el comportamiento de sus ciudadanos.

En una carta, los senadores Chris Van Hollen y Marco Rubio pedirán a los secretarios de Estado, Tesorería y Comercio determinar si ZTE trabajó con individuos sancionados por los Estados Unidos, usó ilegalmente componentes norteamericanos o ayudó al gobierno de Venezuela a burlar procesos democráticos o los derechos humanos.

La carta, que surge tras una investigación de Reuters sobre la base de datos y un programa asociado al documento de identidad venezolano, publicado el 14 de noviembre; será entregada el miércoles a funcionarios del gabinete, según asistentes de los dos congresistas.

ZTE, que a principios de este año pagó 1.000 millones de dólares a Estados Unidos por violar sanciones contra Irán y Corea del Norte, no respondió a una solicitud de comentario.

El Ministerio de Información venezolano tampoco respondió un pedido de comentarios.

El presidente Nicolás Maduro, que lidia con la hiperinflación y una economía en caída libre, ha dicho que las sanciones estadounidenses son parte de una “guerra económica” de Washington para derrocar a su gobierno.

Funcionarios de los Departamentos de Estado, Comercio y el Tesoro no respondieron el miércoles temprano a solicitudes de comentarios.

El miembro del Partido Demócrata Van Hollen, y Rubio, un republicano, han impulsado en el pasado medidas contra ZTE.

La empresa, de la que una compañía estatal china es el mayor accionista, es señalada por funcionarios occidentales de ayudar a China a exportar tácticas de vigilancia y equipamiento para gobiernos autoritarios de todo el mundo.

ZTE trabaja cada vez más con el gobierno de Venezuela en varios proyectos, principalmente en asociaciones con la estatal de telecomunicaciones Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv).

Varios altos funcionarios venezolanos, incluido el presidente Maduro y el presidente de Cantv, Manuel Fernández, han sido sancionados por Washington debido a lo que sucesivos gobiernos estadounidenses consideran un comportamiento autoritario y violatorio de los derechos humanos por parte del gobierno en Caracas.

Ni Fernández ni portavoces de Cantv respondieron a pedidos de comentarios.

En su investigación, Reuters encontró que ZTE ayudó a Venezuela a construir una base de datos que pueda rastrear el comportamiento de los ciudadanos a través de un documento de identificación nacional.

La identificación, conocida como “carnet de la patria”, puede compilar datos incluyendo historias financieras y médicas, uso de las redes sociales y si una persona votó o no.

Un área de preocupación para los senadores es si ZTE utilizó componentes fabricados por Dell Technologies Inc. en la base de datos. Un documento revisado por Reuters indicó que ZTE usó unidades de almacenamiento construidas por la empresa con sede en Estados Unidos.

En su carta del miércoles, los senadores se preguntan “si ZTE violó los controles de exportación de Estados Unidos con respecto a la instalación de unidades de almacenamiento de datos construidas por Dell”.

Una portavoz de Dell dijo a Reuters que no tenía constancia de una venta para ese propósito.

Los senadores también piden a la administración de los Estados Unidos que determine si el trabajo de ZTE en Venezuela rompe los términos del acuerdo al que llegó a principios de este año con el Departamento de Comercio sobre infracciones anteriores.

(Reuters)

HRW pide más presión sobre Maduro para que acepte ayuda humanitaria

Manifestantes en San Cristóbal (Venezuela)

La organización Human Rights Watch (HRW) afirmó que la región debe ejercer "una presión considerable" sobre el gobierno de Venezuela para que "acepte toda la asistencia necesaria" para encarar la crisis en el sector de la salud y alimentación.

Tamara Taraciuk Broner, investigadora de las Américas para HRW, y Kathleen Page, profesora adjunta y médica en la Universidad Johns Hopkins, dijeron en el diario The Washington Post, en un artículo de opinión titulado "La crisis de salud en Venezuela exige una respuesta regional urgente", que los países de la región deberían evaluar la posibilidad de trabajar en estrecha colaboración con organizaciones no gubernamentales y de la Iglesia para lograr que ingrese más ayuda humanitaria en el país".

"Aunque eso no solucionará el problema, podría contribuir a paliar la dramática situación del pueblo venezolano", dijeron ambas expertas.

También destacaron que la semana pasada el presidente Nicolás Maduro finalmente pidió ayuda a las Naciones Unidas para comprar equipos médicos. Simultáneamente, Maduro alegó que "el gobierno imperialista de Estados Unidos nos tiene perseguidos y bloqueados", aunque unos días antes el principal hospital público de Caracas rechazó medicamentos e insumos donados por la ONG Médicos sin Fronteras.

Broner y Page dijeron que "a primera vista, esto podría parecer contradictorio, pero es más probable que refleje un cambio incipiente en la negación absoluta, por parte del gobierno de Maduro, de la crisis humanitaria en el país".

Recordaron en ese sentido que el gobierno de Maduro sigue siendo igual de opaco y represivo que antes y que Maduro se ha referido a quienes hablan abiertamente de la crisis como "traidores a la patria".

Asimismo, el gobierno dejó de publicar información nutricional y boletines epidemiológicos sobre decenas de enfermedades, y varios médicos consultados por HRW dijeron que las autoridades hospitalarias les prohibían proporcionar estadísticas sobre desnutrición.

Sin embargo, las cifras son claras. Broner y Page subrayaron que la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) indicó que, entre 2015 y 2017, el 11,7% de la población venezolana estaba subalimentada. Además, personas con VIH no están recibiendo el tratamiento que necesitan y "el colapso del sistema médico es tan grave que han aumentado enfermedades infecciosas fácilmente prevenibles con vacunas".

Maduro suele argumentar que la crisis es el resultado de "sanciones económicas" extranjeras, pero Broner y Page dijeron que la mayoría de las sanciones —impuestas por Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea— se limitan a cancelar las visas y congelar los bienes de funcionarios clave implicados en abusos y corrupción. "No tienen impacto alguno en la economía venezolana".

Acerca de las sanciones financieras de Estados Unidos, que prohiben operar con acciones y bonos emitidos por el gobierno y la empresa petrolera PDVSA, dijeron que esas medidas no se aplican "a las transacciones para comprar alimentos y medicamentos".

"De hecho, el gobierno ha comprado alimentos en el exterior, pero estas compras han estado plagadas de señalamientos de corrupción", destacaron las expertas de HRW.

(Con información de The Washington Post)

Eduardo Bolsonaro en EEUU: Brasil sancionaría por lavado de dinero a Cuba y Venezuela

El diputado brasileño Eduardo Bolsonaro (izq.) se reunió anoche con el Senador Marco Rubio (2do. izq.)

El diputado brasileño e hijo del presidente electo de ese país, Eduardo Bolsonaro, dijo que el gobierno de su padre estudia alianzas con Estados Unidos para investigar los crímenes financieros de las "dictaduras venezolana y cubana".

De visita en Estados Unidos, donde se reunió con asesores del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca y con el senador Marco Rubio, el diputado por Sao Paulo dijo al diario O'Globo que hay instrumentos de investigación dentro de la llamada Convención de Palermo contra el crimen organizado que Brasil podría usar contra Caracas y La Habana.

Bolsonaro, quien ha actuado como portavoz informal de su padre en temas de política exterior, afirmó que están estudiando una alianza con el gobierno estadounidense con ese propósito, y que en Brasilia la acción podría ser coordinada por el Itamaraty (Cancillería) y el Ministerio de Justicia, que será comandado por el juez Sérgio Moro.

“Existen diversos instrumentos que Brasil por años, de manera intencional, no tomó en serio. Son instrumentos que están a mano. El juez Moro sabe mejor que nadie sobre lavado de capitales, lucha contra el crimen organizado, Convención de Palermo. Y junto con el equipo del embajador Ernesto Araújo, tiene mucho (conocimiento) en esa área”, dijo el visitante a O'Globo. “Si uno pudiera congelar todo lo que se remite y pasa por las dictaduras cubana y venezolana, podría dar un golpe muy grande a esos dictadores”, agregó.

Moro es el juez que condujo las actuaciones sobre el escándalo de corrupción Lava-Autos, centrado por la constructora brasileña Odebrecht.

Odebrecht realizó las obras del puerto de contenedores de Mariel en Cuba con fondos del Banco de Desarrollo de Brasil (BNDES) obtenidos en condiciones favorables para La Habana por los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff.

El Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio dictaminó hace poco que el gobernante Nicolás Maduro y sus acólitos obtuvieron cerca de 100 millones de dólares a través de contratos ilícitos con la constructora brasileña, acusada de sobornos millonarios en varios países de la región.

Preguntado acerca de si la Convención de Palermo lo permitiría, el diputado dijo creer que sí. Pero, si no es posible, Brasil estudiaría crear un nuevo tratado con los estadounidenses para acorralar a "las dictaduras" del continente.

“Y si no es posible, estamos aquí trabajando para que haya un tratado internacional en ese sentido. Todo lo que sea posible. Los detalles se los darán a ustedes los ministros [Araújo y Moro], pero ciertamente ese tipo de congelación es una de nuestras ideas. En fin, todo lo que hace que el pueblo pase hambre, se pretende congelar”, dijo.

El reportaje recuerda que el texto de la Convención de Palermo establece una serie de cláusulas de protección a la soberanía de los países miembros.

Más adelante, al salir de una reunión en el Departamento del Tesoro de EE.UU., Bolsonaro hijo sugirió asimismo que las investigaciones de la Operación Lava-Autos podrían utilizarse para investigar posibles activos de venezolanos y cubanos en Brasil. De acuerdo con el diputado, las investigaciones de Lava-Autos, en especial los contratos de Odebrecht, deberán ser el camino para que el gobierno brasileño investigue al régimen venezolano.

"Es sólo tener la voluntad política para perseguir este perjuicio", afirmó el parlamentario, citado por O'Globo.

Eduardo Bolsonaro en Washington

Eduardo Bolsonaro se reunió en la Casa Blanca con representantes del Consejo de Seguridad Nacional, del vicepresidente Mike Pence y del Departamento de Comercio. Dijo que Brasil va a volver a reforzar lazos comerciales con Estados Unidos, que son "socios materiales", y que ha sido bien recibido en todos los lugares.

Afirmó que una eventual presencia del presidente Donald Trump en la toma de posesión de Jair Bolsonaro se decidirá durante la visita que hará este 29 de noviembre a Río de Janeiro John Bolton, titular del Consejo de Seguridad Nacional adscrito a la Casa Blanca, quien se reunirá con el presidente electo de Brasil.

Acerca de su encuentro con el Senador Marco Rubio, comentó en Twitter que fue una “satisfacción conocer ayer rápidamente al Senador Marco Rubio @marcorubio (Rep.-Florida) que tiene una destacada actuación en temas latinoamericanos como la defensa de los derechos humanos en Venezuela”.

También tuvo una "amistosa conversación con otro Senador de raíces cubanas, Ted Cruz: comprometido con una internet libre, el derecho a portar armas y las libertades individuales. Tenemos que asociarnos con la gente correcta".

Su primera entrevista en Washington fue en el Departamento de Estado con la Secretaria Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, quien había saludado desde Twitter los planes de su padre para humanizar las condiciones de la participación de los cubanos en el programa Más Médicos.

También se vio en Washington con el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

(Redactado por Rolando Cartaya con información de O'Globo y redes sociales)

Cargar más

XS
SM
MD
LG