Enlaces de accesibilidad

Edemio Navas González

Luis "Cuba" Arias se roba el show en el regreso de Mayweather (VIDEO)

Luis "Cuba" Arias (der.) en la pelea contra Hurd. Tomado de @LuisCubaArias

El cubanoamericano Luis "Cuba" Arias se esmeró, se preparó, trabajó incansablemente en el gimnasio del entrenador cubano Ismael Salas, en Las Vegas, y el resultado sorprendió a muchos al robarle el show este domingo por la noche en la ciudad de Miami, Florida, al estadounidense Floyd Mayweather Jr, quien regresó al ring en pleito de exhibición, de entretenimiento.

"Cuba" Arias, de la división mediana (160 libras), brindó una exhibición de boxeo agresivo, combativo todo el tiempo. Tuvo varios resbalones por la lluvia caída en Miami. El ring se mojó y eso llevó a que cayera a la lona varias veces, tras perder el equilibrio, pero se repuso. En la pelea recibió un injusto conteo de protección, que más bien fue un resbalón.

Arias derrotó por decisión dividida en 10 rounds al ex campeón mundial en las 154 libras, el estadounidense Jarred Hurd.


El tercer hombre del ring, Chris Young, tuvo que trabajar mucho en ese pleito. Hurd en dos oportunidades le propinó golpes bajos a Arias, quien siempre mostró tremendos deseos de salir airoso.

El juez Toby Tamarkin se fue por el cubano por 96-93 , al igual que Mark Streisand (97-93), mientras que el tercer juez se inclinó por Hurd 95-94.

Desde el inicio del pleito, Cuba Arias mostró ese boxeo que gusta a los fans y a los televidentes: agresivo, fajador e incansable.

Con un boxeo en la corta y media distancias, con golpes a los planos bajos y derechas cortas a la cara de Hurd, además de swines efectivos, Arias demostró que pese a salir debajo en las apuestas, cuando hay una buena preparación, se pueden esperar resultados positivos.

Hurd, pese a tener mayor estatura y brazos más largos que Arias, no pudo con el empuje del cubano. Desde el segundo asalto el peleador cubano tuvo momentos difíciles. Se le abrieron dos heridas en su cara, que sangraron durante el resto del pleito.

Arias, quien nació en Milwaukee, demostró que está para empeños mayores en una división sumamente fuerte, que tiene como líderes mundiales al kazajo Gennady Golonkin, a los estadounidenses Jermall Charlo y Demetrius Andrade, el británico Chris Eubank Jr y al cubano Erislandy Lara, actual monarca en las 160 libras de la Asociación Mundial de Boxeo.

Con ese sorpresivo éxito de Arias (19-2-9 KO) ante Hurd, ex campeón de tres organismos mundiales, el cubano americano debe subir en las clasificaciones y buscar una oportunidad por la corona del orbe en el peso mediano.

Hurt (24-2-16 KO) tiene una victoria polémica ante el cubano Lara, en pelea realizada el 7 de abril del 2018 en Las Vegas, Nevada. Dos jueces votaron a favor del Hurd 114-113 y el otro juez se fue por Lara 114-113.

En el cartel realizado el 6 de junio en la ciudad de Miami, regresó uno de los mejores púgiles de toda la historia, Floyd Mayweather Jr, en combate de exhibición ante el youtuber estadounidense Logan Paul.

No hubo jueces. Por lo tanto no vimos ni vencedor ni perdedor, pero el “Money” dominó los 8 rounds ante Paul.

Floyd (50-0-27 KO) y varias veces campeón mundial, no pudo derrotar por KO a Paul, quien tuvo un peso corporal de 189 libras, por 155 Mayweather Jr.

Floyd a nivel amateur derrotó en una oportunidad al cubano de Cienfuegos Lorenzo Aragón, en uno de los pleitos en cuartos de finales del torneo de boxeo de los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996.

Andy Rodríguez, otro que abandona Cuba con los ojos puestos en la MLB

Andy Rodríguez. (Captura de foto/ACN)

En cualquier parte del universo, los niños y jóvenes que practican béisbol, tienen un sueño. Jugar en la mejor pelota del mundo, las Grandes Ligas, es una meta que se proponen los pequeños, adolescentes y juveniles desde que son guiados por sus padres en jornadas de entrenamiento que unen la escuela con el deporte.

En los últimos años, peloteros de la mayor isla de las Antillas vieron como muchos de sus coterráneos firmaron contratos en ligas en el extranjero. La Federación Cubana de Béisbol (FCB) logró firmar contratos con diferentes ligas, entre ellas Japón, México, Venezuela, Colombia, Nicaragua y México, y la liga canadiense americana.

Eso permite que la FCB inserte en esas ligas a jugadores cubanos que militan en diferentes equipos en la Serie Nacional de Béisbol. Algunos de ellos, como son los casos de Liván Moinelo y Alfredo Despaigne, han firmado contratos millonarios en la Liga Profesional de Japón.

Otros peloteros cubanos decidieron tomar rumbos diferentes. Abandonaron delegaciones deportivas en diferentes partes del mundo, o se fueron, legal o ilegalmente, a islas o naciones del Caribe y Centroamérica. Entre los que tomaron esta decisión se encuentran Aroldis Chapman, Vladimir Gutiérrez, Liván Hernández y los hermanos Gurriel, Yuli y Lourdes Jr.

Desde que comenzó la oleada de peloteros cubanos al exterior, que encabezó el reglano René Arocha, en 1991, hasta el último, el lanzador relevista de La Habana, Andy Rodríguez, son más de 200 peloteros cubanos que abandonaron su país con el sueño de jugar profesionalmente.

Este lunes, 7 de junio, en una nota de la FCB que publicó JIT (tabloide del INDER), se informa que Rodríguez decidió incumplir su contrato con el equipo Halcones de SoftBank, de la Liga nipona, y permanece en EEUU.

Según la FCB, el lanzador habanero permaneció en la sede del recién concluido Torneo Preolímpico de las Américas, realizado en el estado de la Florida, evento que ganó Estados Unidos junto a su clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio.

En la nota de la FCB, publicada por JIT, se señala que su posición le convierte en transgresor de los compromisos asumidos por el equipo de SoftBank y la FCB, al amparo de la cual se oficializó su vínculo con el equipo de Japón.

¿Qué pasa en estos casos? El SoftBank, y la Liga de Japón, que tiene fuertes vínculos con las Grandes Ligas, tendría que dejar en libertad a Rodríguez. Si no es dejado en libertad, el equipo de SoftBank mantiene aún los derechos de exclusividad del lanzador habanero.

Este es un caso delicado, ya que Japón tiene el derecho de mantener en su nómina a Rodríguez por el contrato avalado y firmado con la FCB. Ya hay un precedente con otro talentoso pelotero cubano que jugó en la Liga japonesa.

El pasado año, el lanzador-bateador santiaguero Oscar Luis Colás abandonó Japón, tras haber firmado contrato con el equipo Fukuoka SoftBank Hawks. La ventaja que tuvo Colás fue que, en diciembre pasado, el equipo SoftBank lo dejó en libertad. De esa forma, el camino quedó libre para poder firmar con cualquiera de las 30 organizaciones de la MLB.

El caso de Rodríguez, y el del pitcher Lázaro Blanco, quien tiene firmado un contrato profesional con la Liga Mexicana del Norte, son similares. Ambos lanzadores deberán ser liberados por los equipos de esas ligas para que sus caminos queden allanados para poder firmar contratos en la MLB. De lo contrario, tendrían que esperar por el vencimiento de sus contratos con las ligas de Japón y México.

Generalmente, eso se resuelve con “DON” dinero, cuando hay un interés muy grande por una organización de la MLB (siempre y cuando esas ligas dejen libre a los peloteros).

Estos casos en ocasiones complican las carreras de los jugadores. Por sus leyes, las organizaciones de Grandes Ligas respetan mucho esos contratos cuando fueron firmados por esas ligas (México y Japón), como en los casos de Blanco y Rodríguez.

El caso del prospecto de Ciego de Ávila, Luis Robert Moirán, quien firmó por 26 millones de dólares con los Medías Blancas de Chicago, fue diferente.

Moirán jugaba y abandonó la Liga Independiente canadiense-americana, que no tiene vínculos con las Grandes Ligas. Por ese motivo fue que firmó con Chicago como agente libre.

Mientras, el segunda base César Prieto no tiene problemas para convertirse en agente libre, dentro o fuera de EEUU. Prieto no tiene contrato con ninguna liga que tenga afiliación con la MLB. Inicialmente se habló de un contrato de Prieto con el equipo Olmecas de Tabasco, pero nunca se concretó ese acuerdo.

Prieto fue el primer cubano en abandonar la delegación isleña que intervino en el preolímpico en la Florida. Después se quedaron el psicólogo Jorge Sile Figueroa, el serpentinero Lázaro Blanco (tiene contrato con el equipo mexicano Saraperos de Saltillo), y el también lanzador Andy Rodríguez.

Esperemos que sus sueños de jugar a nivel profesional se cumplan, que se hagan realidad. Son sus metas, y la de sus familias.

"Un fracaso, un desastre para el béisbol cubano", Cuba por primera vez ausente en el béisbol olímpico

El pitcher cubano Carlos Viera en el juego contra Canadá. Foto Sam Navarro-USA TODAY Sports vía Reuters.

Los Juegos Olímpicos (JO) han organizado el béisbol como deporte de exhibición y de forma oficial en 12 oportunidades.

El béisbol apareció por primera vez en JO en Estados Unidos, en la edición de San Luis, en 1904 como exhibición; en Melbourne, Australia, en 1956 regresó como exhibición (edición en la cual el Melbourne Cricket Ground stadium registró la mayor cantidad de fans, con la asistencia de 114 mil espectadores en un partido). En esa misma categoría fue llevado a los juegos celebrados en Los Ángeles en 1984 y en Seúl, en 1988.

De forma oficial el béisbol figuró en el calendario por primera vez en las olimpíadas de Barcelona 1992. Desde Barcelona 1992 hasta Pekín 2008 la pelota figuró oficialmente en el calendario de los JO, en 5 ocasiones consecutivas. De ellas, Cuba se coronó campeón en tres (1992, 1996 y el 2004).

En el 2000 Estados Unidos ganó el metal dorado tras derrotar en la final a Cuba, con brillante labor monticular de Ben Sheets, quien posteriormente lanzó en 12 temporadas en las Grandes Ligas con récord de 94 éxitos y 96 fracasos. En Sidney, Sheets dominó a una tanda ofensiva cubana que encabezaron Orestes Kindelán, Orestes Pacheco y Omar Linares y la presencia de uno de los lanzadores con mejor recta en toda la historia de Cuba, Maels Rodríguez.

El otro campeón en JO fue Corea del Sur, en Pekín 2008, tras derrotar en la final a Cuba.

De forma oficial, desde Barcelona hasta Pekín los únicos equipos que tomaron parte en el béisbol olímpico fueron Japón y Cuba.

Para las olimpiadas de Tokio, Japón se va a convertir en el único país con presencia oficial en el béisbol de los JO, luego que el béisbol cubano, con múltiples fracasos en eventos internacionales desde el 2007, sufriera el martes una costosa derrota 6-5 ante Canadá, en la eliminatoria olímpica disputada en Port St Lucie, Florida.


En la apertura, Cuba también sucumbió 6-5 ante Venezuela. Ha sido, sin lugar a dudas, un rotundo fracaso de la selección nacional de Cuba, que viajó a la Florida con el sueño de clasificar a Tokio, o en último caso, ganar uno de los dos boletos a la última clasificatoria olímpica que comenzará este 22 de junio en México.


Tanto la eliminatoria de Florida como la de México sólo darán un boleto a los próximos Juegos Olímpicos.

Fracaso tras fracaso ha sido la tónica del béisbol cubano en los últimos 14 años en la arena internacional.

La fanaticada cubana albergó la posibilidad de una clasificación de Cuba a Tokio, si tenemos en cuenta que ahora peloteros profesionales de diferentes ligas jugaron de forma oficial con el equipo Cuba, entre los que figuran Yadil Mujica, Yadir Drake y Erisbel Arruebarrena (jugó 22 juegos en el 2014 con los Dodgers de Los Ángeles, en las Grandes Ligas, tras firmar contrato de 25 millones de dólares). Los tres han jugado en diferentes ligas profesionales en el Caribe y Asia.

Ahora en esta clasificación olímpica en la Florida, falló el pitcheo abridor, tanto de Lázaro Blanco y Carlos Viera. En el aspecto ofensivo en los partidos ante Venezuela y Canadá, Cuba llegó al noveno inning con desventaja de una carrera.

Sin embargo, con corredores en circulación fallaron con el empate o la ventaja en las muñecas de Viñales ante Venezuela y Lisván Correa ante Canadá. Ambos cedieron el out 27 en esos dos partidos clasificatorios a la segunda ronda.

Hasta ahora ya avanzaron a la súper ronda los equipos de Canadá, Venezuela y Estados Unidos.

El béisbol en Cuba es pasión. Los estadios en las provincias durante las Series Nacionales reúnen a multitudes y la pelota es la cara del deporte en Cuba, desde que la isla ganó el Segundo Campeonato Mundial celebrado en La Habana, en 1939.

Posteriormente, Cuba se coronó monarca en las ediciones de 1940, 1942, 1943, 1950, 1952, 1971, 1973, 1984, 1953,1961, en 5 ocasiones consecutivas desde 1969 hasta 1973, así como en 1976, 1978 y 1980.

Desde 1984 hasta el 2005 Cuba ganó consecutivamente 9 coronas mundiales.

Róterdam 2005 fue el último evento universal en que Cuba se impuso. Han pasado 16 años y el elenco cubano ha sufrido derrota tras derrota en la mayoría de los eventos internacionales.

Hay que señalar que en la etapa 1961 hasta el 2005 la mayoría de los países presentaban nóminas juveniles y universitarias en las lides mundiales.

Todo lo contrario, Cuba asistía a estos eventos internacionales con peloteros que jugaban todo el año en las Series Nacionales. Las licencias deportivas le permiten a esos peloteros no desempeñar una labor profesional en ninguna institución, ya sea del gobierno cubano (estatal) o privado, lo que se conoce en Cuba como un trabajo NO estatal.

Indudablemente que la presencia de peloteros descartados de las Grandes Ligas o prospectos en ligas menores que ahora juegan por sus países en eventos internacionales aumenta las posibilidades de ganar con esas naciones en los juegos contra el equipo nacional de Cuba.

Por otra parte, los mejores peloteros o prospectos de Cuba han decidido irse de su país con el sueño de firmar y jugar a nivel profesional en diferentes ligas en el Caribe, Asia y Estados Unidos. Ahí tenemos ejemplos como José Dariel Abreu, Yoennis Céspedes, Aroldis Chapman, Yuli Gurriel y Alexei Ramírez, por sólo citar 5 jugadores que juegan o han militado en equipos de las ligas mayores.

La realidad para el béisbol cubano cambió en las últimas dos décadas con la salida de la isla de sus mejores peloteros o prospectos juveniles y la entrada de jugadores profesionales a equipos de diferentes países (sin la presencia de jugadores de la MLB, porque el sindicato y las Grandes Ligas no permiten a sus jugadores participar en eventos como es el caso del clasificatorio olímpico ahora en la Florida y en el béisbol olímpico de Tokio en julio-agosto próximos).

Fans y especialistas hablan de un futuro equipo unificado. Mi opinión: No lo creo. Se tienen que resolver muchos problemas, y tal parece que la Federación Cubana no tiene las facultades para resolverlo. Está en las manos de los principales dirigentes del gobierno cubano. Parece que por el momento ese asunto no se va a resolver.

Además, la inmensa mayoría de los peloteros cubanos que juegan en Grandes Ligas han perdido el interés en jugar por el denominado futuro equipo UNIFICADO, que, reitero, personalmente no lo veo en un futuro cercano.

La huída del César

En la última edición de la pelota cubana, el mejor pelotero fue, sin lugar a dudas, el camarero de Cienfuegos César Prieto, quien fue líder de los bateadores con un astronómico bateo de 403, además de terminar de primero en otros departamentos ofensivos.


Prieto al llegar la semana pasada con la delegación cubana al hotel donde se hospeda esa comitiva abandonó el hotel. Su sueño, como el de todo pelotero en cualquier país del mundo, jugar en las Grandes Ligas.

Con 22 años, Prieto ha demostrado ser un talentoso jugador, que reúne las 5 herramientas, tal como señaló el ex pitcher pinareño de las Grandes Ligas José Ariel Contreras, invitado al programa “Deportes con los Grandes ( se transmite por Radio Martí de lunes a viernes a las 10.30 AM).

Para que el béisbol cubano mejore se tienen que hacer grandes cambios, darle mayores oportunidades a sus jugadores para que se desempeñen en ligas del Caribe y Asia. Además se debe fomentar el pasatiempo nacional desde edades tempranas y volver a la pirámide deportiva que se perdió en los últimos años, por no mencionar décadas. Hay elementos técnicos que necesitan mejorar, tanto bateadores como lanzadores, y también desde el punto de vista defensivo, pero para eso tendrán que contratar a glorias, que han sido descartadas de las preselecciones nacionales (léase los casos de los Vinent, Casanova, Rogelio, etc, que con sus sabios consejos y conocimientos pueden ayudar a los jóvenes y a los consagrados jugadores).

Los dirigentes del béisbol cubano van a tener que trabajar con una nueva filosofía, con nuevas ideas, siempre y cuando la difícil burocracia se lo permita. No se pueden dar el lujo de seguir perdiendo en los eventos internacionales. La pelota es el deporte nacional.

El fútbol llegó a los hogares cubanos a través la televisión, sobre todo con ligas de Europa en los últimos años.

La historia cambió radicalmente. Ahora la televisión cubana necesita adquirir, comprar los derechos de transmisión de la televisión de ligas extranjeras, y al no disponer de recursos económicos, esas ligas dejarán de verse en la pequeña pantalla en la mayor isla de las Antillas.

El béisbol cubano necesita una reflexión total. Los fans lo van a pedir por todas las vías, y a esos fans hay que responderles.

Lo que acaba de suceder en la fase clasificatoria olímpica en la Florida ha sido un verdadero fracaso, un desastre para el béisbol cubano con esas dos derrotas en cuestión de poco más de 24 horas ante los equipos de Venezuela y Canadá, que presentaron en su nómina algunos peloteros descartes de las Grandes Ligas y ligas menores.

El cubano Robeisy Ramírez disertó boxeo en otro éxito de su carrera profesional en EEUU

Robeisy vs Ryan el 22 de mayo de 2021 en Las Vegas (Imagen de Top Rank en Español / Twitter).

A base de técnica, con desplazamientos rápidos, preciso golpeo y movimiento de torso, el bicampeón olímpico cubano Robeisy Ramírez sumó otro éxito en el boxeo profesional en Estados Unidos.

El púgil de la perla del Sur no le permitió nada al estadounidense Ryan Lee Allen, quien apenas le pudo llegar con algunos golpes de poca fuerza al rostro del cubano radicado en Tampa y con base de entrenamiento en Las Vegas, Nevada.

Al comienzo del segundo de los seis rounds, el ídolo de Cienfuegos le llegó con una zurda a la cara de Allen, quien cayó sentado a la lona del ring portátil instalado en el teatro del Virgin Hotel, en Las Vegas, en pelea realizada este sábado 22 de mayo.

Rápidamente el referí Celestino Ruiz le aplicó conteo de protección de 8 segundos al púgil estadounidense.

Durante los 18 minutos de pelea hubo dominio total del cubano. Sin embargo, el árbitro Tim Cheatham le dio un asalto de seis a Allen 59-54.

Los otros dos jueces , Dave Moretti y Steve Weisfeld, le otorgaron todos los puntos a Ramírez (60) por (53) a Allen.

Con ese empuje que tiene el chu chu chu “El Tren Ramírez “ no pudo el boxeador de Jackson, Michigan, y residente en Las Vegas.

Robeisy se acerca poco a poco a peleas por títulos continentales y mundiales. Juventud, talento, calidad y deseos de ganar son atributos que tiene Ramírez (7-1-4 KO).

Ismael Salas, quien se hizo cargo del entrenamiento de Ramírez desde el 2020, tiene en las manos un diamante para pulir y llevarlo al estrellato profesional, tal como lo fue en el plano amateur, con dos coronas olímpicas y una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

El guantanamero Salas sabe para eso. Estamos seguros que pronto la mayor isla de las Antillas tendrá otro campeón mundial profesional.

El cubano Robeisy Ramírez peleará ante Allen este sábado en Las Vegas

Robeisy Ramírez. (Archivo/Yuri Cortez/AFP)

El bicampeón olímpico en los 52 y 56 kilogramos Robeisy Ramírez combatirá este sábado, 22 de mayo, ante el estadounidense de Michigan, residente en Las Vegas, Ryan Lee Allen.

Ramírez (6-1-4 KO) peleará por primera vez en el 2021, tras ganar sus 5 peleas en el 2020.

El púgil de Cienfuegos sale de favorito para derrotar por cualquier vía al estadounidense Allen (10-4-5 KO) , en combate pactado a 6 rounds que tendrá por sede al Virgin Hotels en Las Vegas, estado de Nevada.

En ese cartel se realizarán 8 pleitos, y encabeza el programa que transmitirá en vivo la cadena de televisión ESPN, el británico Josh Taylor (17-0-13 KO) , quien irá ante el también invicto estadounidense de origen mexicano José Carlos Ramírez (26-0-17 KO).

Cada uno de estos dos peleadores poseen dos coronas del orbe. El triunfador será campeón absoluto de la división súper ligera (135 libras) y será monarca del Consejo Mundial de Boxeo, la Asociación Mundial, la Federación Internacional y la Organización Mundial de Boxeo.

El cubano Robeisy poco a poco hace su récord para finales de año buscar una corona continental. La meta del peleador de la Perla del Sur es ir por la faja del orbe en las 126 libras para el 2022.

Ese peso de las 126 libras es muy competitivo a nivel global. Los líderes, según BOXRECORD (lleva el récord profesional y amateur de todos los boxeadores a nivel mundial).

En primer lugar está el mexicano Emanuel Navarrete (33-1-28 KO), seguido por el estadounidense Gary Allen Russell Jr (31-1-18 KO) y el británico nacido en Doha, Qatar, Kid Galahad (27-1-16 KO).

Robeisy ganó el oro olímpico en Londres 2012 tras ganar sus 5 pleitos en los 52 kilos, mientras que en la final de los 56 kilogramos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 derrotó en la final al estadounidense Shakur Stevenson.

Stevenson (15-0-8 KO) es el actual titular interino de la Organización Mundial de Boxeo en las 130 libraspeso súper pluma).

Cargar más

XS
SM
MD
LG