Enlaces de accesibilidad

José Campos "Chamby"

Super Bowl 54: el espectáculo de Miami hacia el mundo

Super Bowl LIV. Douglas DeFelice-USA TODAY Sports vía Reuters

Este domingo, el evento deportivo más esperado del año se llevará a cabo en Miami. El partido de fútbol americano que determinará el campeón de la temporada 2019-2020 se jugará en el estadio local y casa de los Miami Dolphins.

San Francisco se llevó el derecho a representar la Liga Nacional mientras que el titular de la Liga Americana es Kansas City.

Ambos conjuntos han sido campeones anteriormente. Los californianos irán por su sexto banderín y Los Chiefs buscarán su segundo galardón.

La última vez que San Francisco participó en el Super Bowl fué en el año 2013, siendo derrotados por Baltimore. Curiosamente es la única ocasión donde dos hermanos llegan a la final como dirigentes. John Harbaugh venció a su hermano Jim.

Kansas City en su última aparición se llevó la Corona cuando vencieron a Los Vikingos de Minnesota en el Super Bowl número cuatro en 1970. Por lo tanto 50 años es el total de la ausencia.

En adición de los dos juegos de playoffs que tuvieron que ganar para calificar a esta final; las dos escuadras obtuvieron excelentes marcas en temporada regular. San Francisco marcó trece victorias frente a tres reveses y Kansas City logró doce triunfos con cuatro perdidas.

La explosividad de Kansas City y su líder Pat Mahomes es lo que representa a este equipo y los cuales serán un reto para la gran defensa de los 49ers.

La que sin ninguna duda es la ganadora, es la ciudad de Miami que será la anfitriona de tantos eventos que se relacionan al Gran Juego.

Este suceso es la décimo primera ocasión en la que Miami abre sus puertas al mundo atlético y lo cual es una marca.

El partido ya está vendido en su totalidad y se espera que el aporte monetario a la comunidad supere los 400 millones de dólares.

El sabor latino imperará durante los festejos previos al partido y para completar el programa, el show del medio tiempo será una presentación musical de Shakira y Jennifer López.

El Super Bowl enciende Miami

El Super Bowl enciende Miami
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:50 0:00

¿Ofendidos o agradecidos?

Yuniesky Laurdet de Leñadores de las Tunas atrapa la bola en un juego contra Panamá, durante la pasada Serie del Caribe. (Arcjivo)

La ausencia de Cuba en la próxima Serie del Caribe ha generado dos versiones diferentes.

Una es la de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC) y la otra es la de la Federación Cubana de Béisbol (FCB).

La primera, según un comunicado emitido por la CBPC, establece: "Aun cuando las autoridades migratorias del Gobierno de los Estados Unidos, a través del Consulado General en República Dominicana, brindaron todas las facilidades para permitir el trámite de visa para la delegación cubana que asistiría a San Juan, haciendo los trámites en Santo Domingo, la obtención de visas para la delegación cubana se dificultó, dado que los tiempos en que termina su torneo y logística de traslados, hacían improbable asegurar el visado completo antes de iniciar el evento en Puerto Rico".

Mientras, una nota de la Federación Cubana de Béisbol difundida por medios oficiales este domingo indica: “La decisión de la CBPC se produce cediendo a las presiones arbitrarias del gobierno de Estados Unidos y se suma a otras acciones engañosas de su Comisionado (Juan Francisco Puello Herrera), quién también ha obstaculizado la membresía plena de Cuba en esta organización genuinamente caribeña”.

Cuando analizamos las condiciones que conllevan a participar en este torneo nos preguntamos si de verdad Cuba quisiera asistir.

Para comenzar hay un costo monetario bastante alto, en especial para una nación que de acuerdo a sus gobernantes no tiene recursos financieros. En adición a la membresía, este tipo de competencia requiere un contingente superior a 50 personas.

El otro tema a considerar es el actual estado de la pelota cubana. Quien fuera una potencia beisbolística hasta hace unos años, ha perdido su lustro y ha llegado a su nivel más bajo en la historia del deporte nacional.

Por último, no se puede descartar que este torneo se llevara a cabo en territorio norteamericano y las autoridades cubanas están temerosas de la cantidad de peloteros que pudieran pedir asilo.

Considerando todos estos aspectos, es válido cuestionar si ciertamente la tiranía cubana está ofendida públicamente, mientras que en privado está celebrando el no tener que hacer presencia.

La Serie del Caribe 2020 se celebrará del 1 al 7 de febrero en el estadio Hiram Bithorn de San Juan, Puerto Rico.

Ante la salida de Cuba, la CBPC agregó a Colombia para competir en el torneo.

Grandes del deporte que nos dejaron en 2019

Frank Robinson. (Foto: Baseballhall.org)

En 2019 fallecieron varios grandes del deporte, héroes de multitudes que dejaron imborrables recuerdos con sus actuaciones tanto dentro como fuera del campo atlético.

He aquí un adiós a aquellos que nos dejaron.

En béisbol, Don Newcombe y Frank Robinson. Ambos miembros del “Salón de La Fama” de Cooperstown, que fueron parte del primer grupo de peloteros afroamericanos llegados después de Jackie Robinson.

Newcombe se convirtió en el primer lanzador afroamericano en ganar 20 juegos y Robinson fue el primer manager.

También se marcharon Tyler Skaggs, el lanzador de Los Angeles Angels, fallecido después de una sobredosis de drogas aún bajo investigación; Bill Buckner, quien su carrera conectó más de 2.700 imparables y se coronó campeón de bateo durante una temporada, y Jim Bouton, ex lanzador de Los Yankees de Nueva York. Más conocido por ser el primer pelotero en exponer los secretos de los vestidores.

En Baloncesto, falleció en 2019 John Havlichek, ganador de ocho títulos mundiales y pieza fundamental del legendario equipo de Los Celtics de Boston.

Otros que se despidieron de las canchas de la NBA fueron los entrenadores Al Bianchi, John MacLeod y Tom Nissalke.

En hockey, los Detroit Red Wings despidieron a Red Kelly y Ted Lindsay.

Kelly actuó en 20 temporadas, ganando ocho Copas Stanley para Detroit y Toronto. Electo miembro del parlamento canadiense.

Lindsay jugó con cuatro campeones de la Copa Stanley en la década de 1950.

El mundo automovilístico le dijo adiós al gigante Niki Lauda, campeón mundial tres veces y la cara del deporte por muchos años. Lo acompañó Junior Johnson, quién comenzó como traficante durante la era de la ley seca y llegó a convertirse en corredor y más tarde en propietario de escudería.

En el fútbol americano de la NFL despedimos a dos pilares del único equipo invicto en la historia de cualquier deporte profesional en EEUU, los Miami Dolphins de 1972: Nick Buoniconti y Bob Kuechenberg.

Boniconti fue el fundador y gran benefactor del centro mundial de investigaciones para la cura de la parálisis.

Bart Starr nos despidió dejando inolvidables recuerdos de cuando era el gran mariscal de los inmortales Green Bay Packers, victoriosos en los primeros dos Super Bowls.

Otros de este deporte que se marcharon fueron las estrellas de Los Raiders de Oakland, Willie Brown, y el receptor Cliff Branch, así como Gino Marchetti, el formidable ala defensiva que se llevó dos títulos con los Baltimore Colts.

Nos dejó también Johnny "Lam" Jones, no solo un excelente futbolista, sino también medalla de oro como miembro del equipo de relevo de 4x100 en las olimpíadas de 1976.

Y hablando de olimpismo, Harrison Dillard, el único corredor en ganar los 100 metros planos y los 110 metros con vallas falleció a los 96 años de edad. Era el campeón olímpico más longevo de los Estados Unidos.

También dejaron de luto al olimpismo Peter Snell, de Nueva Zelandia, ganador de tres medallas de oro, y por último, el cuatro veces campeón olímpico en saltos de esquí, el finlandés Matti Nykanen.

Boxeo perdió al gran Pernell "Sweet Pea" Whitaker, campeón de cuatro divisiones, atropellado fatalmente por un automóvil en Virginia.

La feria del músculo sufrió, además, un “duro golpe” cuando Maxim Dadashev de Rusia y Hugo Santillán de Argentina murieron a causa de lesiones en el ring a solo unos días de diferencia.

El fútbol perdió al astro Gordon Banks, el portero inglés que llegó a ser condecorado con la medalla de “Caballero” por la Reina de Inglaterra.

Banks está considerado por muchos conocedores como el mejor arquero de todos los tiempos.

El tenis despidió al australiano Peter McNamara, quien fuera parte de uno de los mejores equipos de dobles en la década de 1980.

Con estos nombres concluimos la despedida de atletas que dejaron huellas en sus especialidades.

Un atleta cubano que conmocionó a Miami en la última década

José Fernández con los Miami Marlins. REUTERS/Ray Stubblebine

Concluye el 2019 y mientras se compilan las listas de los eventos deportivos más sobresalientes del año no nos damos cuenta de que también concluye la década.

Viajando a través de diez años por el mundo deportivo de nuestra ciudad de Miami y buscando a los deportistas más importantes, nos vienen a la mente varios nombres.

Al igual, que la fibra de una ciudad habitada en su mayoría por inmigrantes y nuevos residentes de otros estados de la nación, los protagonistas también representan diferentes países, razas y creencias.

Todo esto en libertad nos convierte en una verdadera metrópolis.

Los baloncestistas Dwayne Wade, Lebron James y Chris Bosch. Las tenistas Serena y Vanessa Williams. Los boxeadores Luis “King Kong” Ortiz y Wladimir Klistchcko. Los peloteros Giancarlo Stanton y Christian Yelich. Los ejecutivos de equipos locales y leyendas en sus especialidades, David Beckham y Derek Jeter. Todos ellos forman un grupo formidable de candidatos a ser la figura de la década.

Sin embargo a pesar de sus logros en el terreno, o de ser personalidades del género, mi voto es para un atleta que trascendió el juego y su vida fue sinónimo de esta ciudad.

José Fernández fué Miami.

La historia de este joven es el reflejo de esta ciudad.

Llegó a ella a través de una travesía de leyenda, escapando al régimen totalitario comunista de Cuba, arriesgando su vida en una embarcación que por poco le cuesta la vida a su madre de no ser por su valor de tirarse al agua y salvarla.

Su paso por el béisbol profesional fue material de largo metraje. Seleccionado por el equipo de la ciudad que más paisanos tenía y que ansiaban tener un ídolo que los representara dentro y fuera del deporte.

José los complació y más. Nombrado “Novato del Año”, seleccionado a “Juegos de Estrellas”, máxima atracción local de cualquier evento deportivo local.

En la época que Los Marlins promediaban alrededor de 19,000 personas por juego, Fernández atraía de 30,000 a 33,000 asistentes.

Su camiseta era la más codiciada del equipo miamense y una de las más vendidas en toda las Grandes Ligas.

Querido por los niños, admirado por los hombres y temido por sus rivales. Tres cualidades que lo convirtieron en un verdadero astro del terreno.

Su futuro era tópico de conversación constante, siempre con la incógnita de si las grandes franquicias le ofrecerían un contrato que lo hiciera marcharse de Miami.

Irónicamente su final ocurrió en el mismo lugar donde tuvo su comienzo y el cual era su pasión fuera de su profesión, el mar.

Su pérdida dejó una huella imborrable en nuestra comunidad. La ciudad lo despidió con todos los honores.

No existía otra opción, el Número 16, había sido sinónimo de victorias, alegría y orgullo.

Gracias José Fernández, Descansa en Paz

Cargar más

XS
SM
MD
LG