Enlaces de accesibilidad

El Mundo

Mueren 36 en una estampida en China

Un hecho que posiblemente se generó cuando las personas corrieron a recoger dinero falso lanzado desde un edificio en la zona del famoso distrito costero del Bund.

Una estampida durante la celebración de Año Nuevo en Shanghái dejó 36 muertos, dijeron las autoridades, un hecho que posiblemente se generó cuando las personas corrieron a recoger dinero falso lanzado desde un edificio en la zona del famoso distrito costero del Bund.

El Gobierno de la capital financiera de China dijo que la multitud inició la estampida en la plaza Chen Yi, en el Bund, justo antes de la medianoche. Se trata del peor desastre en la ciudad desde que 58 personas murieron en un edificio de departamentos que se incendió en el 2010.

Aún se investiga el detonante de la estampida, pero medios estatales y testigos dijeron que habría sido causada al menos parcialmente por personas tratando de atrapar cupones con la apariencia de billetes.

Un hombre que trasladó a uno de los 47 heridos al hospital dijo que se había lanzado dinero falso desde un bar como parte de la celebración del Año Nuevo. Las personas se lanzaron sobre los cupones, dijo el hombre, que se identificó como Wu.

Cui Tingting, de 27 años, dijo que había recogido algunos de los billetes pero que los había tirado rápidamente cuando se dio cuenta de que era dinero falso. "Es algo demasiado cruel. Las personas frente a nosotros ya habían caído al piso y los otros corrían sobre ellos", dijo la mujer.

La televisión estatal citó a otras personas diciendo que había comenzado a caer dinero falso "como si fuera nieve".

La policía de Shanghái dijo que no estaba en condiciones aún de confirmar si el dinero falso había causado la tragedia y añadió que había una investigación en curso, de acuerdo a declaraciones difundidas por la televisión estatal.

Las puertas de vidrio del bar, cuyo nombre aparecía en los billetes falsos, estaban cerradas el jueves. Las personas dentro del local no respondieron a los llamados a la puerta de reporteros de Reuters.

Otro testigo, que se identificó como Wei, dijo que además hubo problemas fuera del área donde se lanzaron los billetes falsos, cuando grupos de personas trataban de subir a una plataforma sobre un río.

La agencia de noticias Xinhua dijo que las personas habían quedado atrapadas después de caer por los escalones por los que se subía a la plataforma.

Algunos medios chinos manifestaron críticas a las autoridades por la falta de un planeamiento adecuado y de vigilancia policial. El oficial de policía Cai Lixin dijo que no había una presencia importante en el Bund ya que no se habían planeado eventos.

Los medios extranjeros no tuvieron acceso a la conferencia de prensa, lo que deja en evidencia la sensibilidad del Gobierno sobre cualquier cobertura crítica del desastre.

Las autoridades había manifestado cierta preocupación sobre el control de la multitud en los días previos al Año Nuevo. Recientemente habían cancelado un show de láser en 3D en el Bund, en el que el año pasado habían participado 300.000 personas.

En los días previos al festejo de Año Nuevo, Pekín también canceló un evento en el distrito financiero, dijeron medios chinos, debido a los temores de que se reunieran demasiadas personas.

El presidente chino Xi Jinping pidió al Gobierno de Shanghái llegar al fondo del incidente lo más pronto posible y ordenó a los gobiernos locales en todo el país tomar medidas para asegurarse de que no ocurran este tipo de desastres, dijo la televisión estatal.

Fotografías publicadas en Weibo, la versión china de Twitter, mostraron multitudes de personas reunidas a lo largo del Bund, el paseo rodeado de edificios que recorre la ciudad en el costado del río Huangpu.

En algunas de las fotografías podían observarse a trabajadores de rescate tratando de socorrer a las víctimas. También se observaban ambulancias a la espera del traslado de los heridos.

En el 2004 murieron 37 personas en una estampida en el norte de Pekín durante un festejo del Año Nuevo Chino.

Kim Jong Un anuncia que quiere mejorar relaciones entre las dos Coreas

El líder norcoreano Kim Jong-un durante su discurso de Año Nuevo emitido por la televisión estatal KCTV.

El líder norcoreano Kim Jong Un dijo en su discurso de Año Nuevo el jueves que está abierto a la posibilidad de más conversaciones o incluso a la celebración de una cumbre con su contraparte surcoreana, una afirmación que fue bien recibida por Seúl, que a su vez instó a su vecino a dar pasos concretos hacia la normalización de sus relaciones.

El llamado de Kim para mejorar las relaciones entre las dos Coreas se produce en un momento en que Pyongyang enfrenta críticas sobre sus registros de Derechos Humanos y tensó más sus lazos con Estados Unidos por las acusaciones de que estuvo detrás del ciberataque masivo a Sony Pictures en relación con The Interview, una comedia negra que trata un intento de asesinar a Kim.

Corea del Norte ha negado cualquier implicación, pero dijo que el ciberataque fue una "acción honesta" y sugirió que podría haber sido llevado a cabo por simpatizantes o partidarios del hermético país en el extranjero.

"Creemos que podemos reanudar las conversaciones de alto nivel suspendidas y mantener otro diálogo sobre temas específicos si Corea del Sur tiene una posición sincera sobre su intención de mejorar las relaciones norte-sur a través del diálogo", dijo Kim en un discurso transmitido por la televisión nacional. "Y no hay razón para no mantener conversaciones al más alto nivel si se dan la atmósfera y condiciones para ello".

Cumplir estas condiciones ha resultado ser prácticamente imposible en el pasado. Los dos países no celebran una cumbre bilateral desde 2007 y, a pesar de las declaraciones de Kim, la probabilidad de que esto vuelva a ocurrir pronto es muy baja por la profunda desconfianza que queda entre los dos países.

Algunos expertos en el Sur, sin embargo, acogieron con cautela la posibilidad de un aumento de las conversaciones a un nivel inferior.

"Las hostilidades el Sur y Norcorea se harían más profundas (...) si no logran mejorar sus lazos políticos y aliviar la tensión militar en cumbre de este año", dijo Cheong Seong-chang del centro de estudios privado Instituto Sejong.

Funcionarios surcoreanos dicen que en esencia están abiertos a cualquier tipo de conversaciones. Seúl está a la espera de que su vecino responda a una propuesta anterior para mantener conversaciones de este mes para discutir una serie de cuestiones necesarias para prepararse para la unificación y otros asuntos de interés mutuo. Corea del Sur hizo la propuesta a principios de esta semana.

"Si Corea del Norte tiene de verdad voluntad para mejorar las relaciones sur-norte a través del diálogo, esperamos que (Norcorea) responda rápido y positivamente a nuestra propuesta de conversaciones", dijo el Ministerio de Unificación de Corea del Sur en un comunicado.

Kim señaló que este año es especialmente significativo porque se celebra el 70 aniversario de la liberación de Corea del dominio colonial japonés. Ambas partes señalan la reunificación como un objetivo fundamental, pero sigue habiendo un abismo sobre cómo debería realizarse y qué forma de gobierno debería imperar en una península unificada.

Sobre política nacional, Kim indicó que se mantendrá fiel a la vieja política de "Ejército Primero" y sugirió que perseguiría políticas científicas, tecnológicas y económicas encaminadas a mejorar el nivel de vida de la empobrecida nación. Pero también repitió acusaciones familiares de que el Sur y Estados Unidos son los culpables de las tensiones en la península coreana.

Kim dijo que Corea del Sur debe abandonar todas las conspiraciones para provocar guerras y trabajar para fomentar la paz, y que Washington debe iniciar un cambio de política abandonando su "política hostil" e "imprudentes complots de invasión " de Norcorea.

El discurso de 30 minutos es el tercero que Kim pronuncia en Año Nuevo y el primero desde que terminó el tradicional duelo de tres años por la muerte de su padre, Kim Jong Il, en 2011. Algunos analistas creen que con el fin del periodo de duelo, Kim impulsará políticas que reflejen de manera más fiel sus prioridades personales.

Francisco: no hay que olvidar fugacidad de la vida

EL PAPA FRANCISCO OFICIA LAS VÍSPERAS Y LA SOLEMNE CEREMONIA DEL TE DEUM

"¡Cómo nos gusta estar rodeados de fuegos artificiales!, en apariencia tan hermosos, pero que en realidad duran apenas unos minutos", dijo el Papa.

El papa Francisco encabezó un servicio de oraciones en la Basílica de San Pedro en vísperas de Año Nuevo, y aprovechó su homilía para recordar el carácter efímero de la vida.

El pontífice dijo: "¡Cómo nos gusta estar rodeados de fuegos artificiales!, en apariencia tan hermosos, pero que en realidad duran apenas unos minutos".

Como humanos, dijo, hay "un tiempo para nacer y un tiempo para morir" y el Año Nuevo es también tiempo para reflexionar sobre nuestra mortalidad, "el final del sendero de la vida".

Más adelante, el papa de 78 años desafió el frío de la noche para admirar la escena del Nacimiento en la Plaza de San Pedro. Durante 20 minutos, Francisco caminó por la plaza estrechando manos de feligreses.

Unión Eurasiática echa andar en medio del aislamiento de Rusia

Los mandatarios de Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán y Kiguizia durante la reunión de la Unión Económica Eurasiática (UEE) celebrada en el Kremlin, Moscú, Rusia.

La UEE nace con mal pie, ya que la decisión de Moscú de imponer un embargo a los productos perecederos occidentales ha dejado en muy mal lugar a sus aliados, en particular a Bielorrusia.

La Unión Económica Eurasiática (UEE), la alternativa postsoviética a la Comunidad Europea, echa a andar en 2015 con muchas dudas sobre su viabilidad debido al aislamiento internacional y la incipiente recesión económica en Rusia. "Crearemos un voluminoso mercado de 170 millones de consumidores donde se garantizará la libertad de circulación de mercancías, servicios, capitales y mano de obra", afirmó recientemente el presidente ruso, Vladímir Putin.

El objetivo es, a imagen y semejanza de la Unión Europea, eliminar las "fronteras interiores" y crear un mercado que tendrá frontera con China y se extenderá desde el mar Báltico hasta el océano Pacífico. El Kremlin espera que la UEE le permita soportar mejor las oscilaciones de los mercados internacionales, garantizar un mercado interior a los productos rusos y consumar su progresiva reorientación comercial hacia Asia.

No obstante, Putin no podía haber elegido peor momento para lanzar su proyecto de integración regional, ya que, además de las sanciones económicas contra Rusia por la crisis ucraniana, la desconfianza entre sus miembros es cada vez mayor. La UEE sustituirá a la Unión Aduanera, integrada por Rusia y sus principales aliados, Kazajistán y Bielorrusia, cuyo funcionamiento ha dejado mucho que desear, precisamente debido a los continuos desencuentros entre Rusia y Occidente.

De hecho, por ese motivo, el comercio regional se redujo en 2014, según reconoció el líder bielorruso, Alexandr Lukashenko, cuya economía depende en gran medida de los intercambios con el gigante del norte.

No obstante, al formalizar hace apenas una semana la unión, que integrará también a lo largo del año a Armenia y Kirguizistán, Putin hizo de tripas corazón y puso al mal tiempo buena cara. "La unión será un importante centro de crecimiento de toda la región: se incrementarán los flujos comerciales e inversores, se reforzarán los lazos empresariales y se incrementará el bienestar de nuestros ciudadanos", dijo.

Putin, quien estimó en un total de 4,5 billones de dólares el PIB conjunto de la unión, destacó que en la UEE regirán "reglas comerciales universales y transparentes" similares a las vigentes en la Organización Mundial de Comercio. "La Unión Eurasiática está abierta al trabajo con nuestros vecinos, y está abierta tanto al este como al oeste", subrayó el jefe del Kremlin, quien siempre ha negado que la UEE sea el primer paso para la restauración de la Unión Soviética.

La UEE ya prepara tratados de libre comercio con Israel, India, Turquía, Egipto y Vietnam, y acuerdos de cooperación con Mercosur y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). Sectores como la agricultura, la construcción y el comercio se liberalizarán inmediatamente tras la entrada en vigor de la UEE, mientras otros lo harán de manera gradual, según el líder ruso. Putin precisó que el mercado único de energía eléctrica deberá esperar a 2019, mientras en lo que se refiere a gas y petróleo no se producirá antes de 2025.

Con todo, la UEE nace con mal pie, ya que la decisión de Moscú de imponer un embargo a los productos perecederos occidentales ha dejado en muy mal lugar a sus aliados, en particular a Bielorrusia. Minsk ya ha advertido de que, aunque la nueva unión sea una organización multilateral, no está dispuesto a secundar el embargo, ya que gran parte de sus ingresos dependen del tránsito de mercancías con destino al mercado ruso.

Rusia -que impuso restricciones a varias empresas y productos bielorrusos, lo que indignó sobremanera a Lukashenko-, deberá hilar muy fino si no quiere asestar un golpe mortal a la línea de flotación de la nueva organización nada más nacer. Según los expertos, Moscú no tendrá más remedio que permitir el
procesamiento bielorruso de productos perecederos occidentales prohibidos -en particular alimentos-, aunque la única diferencia con el original sea el etiquetado.

Con respecto a Ucrania, bielorrusos y kazajos tampoco parecen dispuestos a embargar los alimentos de ese país, con el que tienen estrechos lazos comerciales, no digamos a reconocer la anexión rusa de la península de Crimea. De hecho, ambos dirigentes visitaron recientemente Kiev y dejaron
muy claro al líder ucraniano, Petró Poroshenko, su gran interés en promover el comercio y, en el caso de Kazajistán, suministrarle carbón, un bien muy preciado en Ucrania debido a la guerra y los problemas económicos.

Por otra parte, Rusia no ha logrado convencer a otros países, como Uzbekistán, a unirse al experimento regional, mientras Georgia, Moldavia y Azerbaiyán parecen haber optado claramente por forjar lazos con la Unión Europea.

Borrador palestino no logra respaldo en Consejo Seguridad ONU

Consejo de Seguridad de la ONU.

El borrador obtuvo ocho votos a favor, dos en contra y cinco abstenciones. Australia se sumó a la negativa de Washington sobre la propuesta.

Un borrador de resolución que pide que Israel se retire de los territorios palestinos para fines de 2017 perdió una votación el martes en el Consejo de Seguridad de la ONU tras no conseguir el respaldo necesario.

Incluso si el borrador hubiera conseguido la cantidad suficiente de votos a favor, no habría logrado avanzar debido a la oposición de Estados Unidos, uno de los miembros permanentes del cuerpo con derecho a veto. El borrador obtuvo ocho votos a favor, dos en contra y cinco abstenciones. Australia se sumó a la negativa de Washington sobre la propuesta.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, defendió su posición contra el borrador en un discurso ante el cuerpo.

"Estados Unidos busca cada día formas de dar pasos constructivos para respaldar a las partes para que progresen hacia un acuerdo negociado", destacó. "La resolución que nos pusieron delante hoy no es uno de esos pasos constructivos", agregó, destacando que choca contra los esfuerzos para alcanzar una solución de dos estados.

Por su parte, la embajadora de Jordania, Dina Kawar, lamentó que no se aprobara el borrador. "Esperábamos que el Consejo de Seguridad adoptara hoy el borrador de resolución árabe porque respalda las responsabilidades morales y legales para resolver el conflicto palestino-israelí", dijo.

El resultado no fue una sorpresa, ya que Washington había dejado en claro que no quería esta resolución antes de las elecciones de Israel en marzo, de acuerdo a diplomáticos.

Para que una resolución sea aprobada, debe obtener nueve votos a favor y ninguno en contra de los cinco miembros permanentes del Consejo que tienen derecho a veto.

La propuesta palestina pedía negociaciones basadas en las líneas territoriales existentes antes de que Israel tomara Cisjordania, Jerusalén del Este y la Franja de Gaza en la guerra de 1967. Además, solicitaba que se resuelvan todas las diferencias en 12 meses y que se ponga fin a la ocupación de Israel para fines del 2017.

El movimiento islamista Hamás, que gobierna de facto en la franja de Gaza, consideró hoy que el rechazo del Consejo de Seguridad a la resolución presentada ayer por los palestinos es un "fracaso" del presidente Mahmud Abás, quien ahora debería centrarse en avanzar en el acuerdo de reconciliación.

Mushir Al Masri, uno de los dirigentes del movimiento islamista, dijo a Efe que la fallida votación es "un duro golpe a los palestinos".

"Lo que se requiere ahora es que Abás se comprometa con el acuerdo de reconciliación y vuelva al pueblo", señaló al referirse al proceso que ambos movimientos iniciaron en abril y que debería haber conducido a elecciones generales a los siete meses.

Para este dirigente, es hora de "reconstruir la casa palestina" a nivel interno, de reorganizar la OLP y de que los palestinos estén "unidos para afrontar la ocupación y acordar una estrategia de resistencia en lugar de las absurdas negociaciones" de paz.

Por su parte, el portavoz Fauzi Barhoom, consideró que el rechazo del Consejo de Seguridad es un "fracaso personal" del presidente Abás y de "su estrategia para poner fin a la ocupación".

Cargar más

XS
SM
MD
LG