Enlaces de accesibilidad

Salud

Doctor cubano Arturo Casadevall, optimista sobre uso de anticuerpos en lucha contra COVID-19 (VIDEO)

Arturo Casadevall detalla avances en investigación sobre COVID-19
please wait

No media source currently available

0:00 0:11:00 0:00

El doctor cubanoamericano Arturo Casadevall, quien dirige esfuerzos internacionales para hallar un tratamiento para el COVID-19 con plasma de convalecientes, declaró a Radio Televisión Martí que se siente optimista, y que ha habido resultados positivos en semanas recientes.

“Ha habido mucho progreso, miles de personas han recibido el plasma. Se ha usado en personas que están muy enfermas. En este momento, se sabe que el plasma es bastante seguro”, explicó este científico oriundo de Sancti Spíritus y profesor de Johns Hopkins University, ubicada en la ciudad de Baltimore, Maryland.

Establecer la seguridad del plasma es fundamental, porque demuestra que el paciente no pone su salud en riesgo al recibir este tratamiento. Pero, lo que se debe demostrar ahora es si el plasma es efectivo. “Para eso, hay que realizar ensayos clínicos que siguen en progreso”, señaló el científico.

En conversación con la periodista de Radio Martí, Ariane González, Casadevall dijo que lo que sí se sabe es que hay observaciones de médicos que son positivas. “Hay indicaciones de que el plasma, posiblemente, está ayudando a algunas personas”.

El doctor Casadevall subrayٖó que estas observaciones son importantes, pero no aportan las estadísticas claras que proporcionan los ensayos clínicos con un alto número de pacientes y grupos de control.Es muy importante que los estudios sean rigurosos y grandes, y que tuvieran un valor significante en las estadísticas”.

Otro problema es que la mayoría de los pacientes que han recibido plasma, lo han recibido tarde. Es mejor aplicar este tratamiento antes de que el paciente entre a la sala de cuidados intensivos, dijo vía Skype.

En referencia a un ensayo limitado realizado en China por los científicos Ling Mi, Wei Zhang y Yu Hu, dijo que los pacientes muy enfermos no mejoraron mucho con el plasma, pero sí hubo una mejora con pacientes en situaciones de menor severidad.

En un artículo publicado en Jama Network, recordó que históricamente la terapia de anticuerpos ha sido efectiva en la reducción de mortalidad por neumonía neumocócica cuando era aplicada durante los tres días del inicio de las síntomas. “O sea, no sorprende que pacientes con COVID-19 con taquipnea e hipoxia podrían beneficiarse más del plasma convaleciente, en comparación con pacientes que requieren ventilación mecánica”, dijo el doctor Casadevall.

Este hombre que nació y vivió en Cuba hasta los 11 años de edad, es el impulsor de un movimiento a nivel mundial que coopera en la búsqueda de un tratamiento con anticuerpos. El objetivo no es lograr una vacuna, sino un tratamiento para las personas en las primeras etapas de la enfermedad.

Esta iniciativa ha recibido donaciones de los sectores privado y público, como el Estado de Maryland, la NBA y el excandidato presidencial y exalumno de Johns Hopkins, Michael Bloomberg.

Aunque el doctor Casadevall está en contacto con centros médicos alrededor del mundo, no ha recibido solicitudes de información de Cuba.

Su trabajo ha sido elogiado por varios medios de prensa, particularmente por la velocidad con la cual reaccionó su equipo de científicos en el mes de enero, cuando se daban a conocer las primeras informaciones sobre el brote en Wuhan, China.

En una reflexión publicada en Twitter en abril, tras una conferencia telefónica con otros científicos que trabajan con plasma convaleciente, el doctor Casadevall celebró la libertad de asociación.

“Por alguna razón, nuestra última conferencia nacional de ccpp19.org me hizo pensar en ‘Democracia en América’, de Alexis de Tocqueville, y vi los paralelos entre la libertad de asamblea y este esfuerzo popular (grass roots) que se ha convertido en un movimiento en pocas semanas”, dijo este exalumno de la escuela espirituana Carlos de la Torre.

Alertan que coronavirus podría quedar para siempre como el VIH

Así luce SARS-CoV-2, conocido como COVID-19. NIAID-RML/Handout via REUTERS.

GINEBRA, 13 mayo (Reuters) - El coronavirus que causa el COVID-19 podría volverse endémico como el VIH, dijo el miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS), al tiempo que advirtió contra cualquier intento de predecir la duración de la enfermedad y pidió un "esfuerzo gigante" para contrarrestarla.

"Es importante dejarlo establecido: el virus puede convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y puede que nunca desaparezca", declaró el máximo experto en emergencias de la OMS, Mike Ryan, durante una comparecencia por internet.

"Creo que es importante que seamos realistas y no me parece que nadie pueda predecir cuándo desaparecerá la enfermedad", agregó. "Creo que no hay promesas en esto y no hay fechas".

Sin embargo, Ryan afirmó que había cierto control sobre la forma en la que las personas lidiaban con el virus, aunque se necesitaría un "esfuerzo enorme" aun si finalmente se conseguía una vacuna.

Se están desarrollando más de 100 vacunas potenciales, incluidas varias en ensayos clínicos, pero los expertos han subrayado las dificultades de encontrar inmunizaciones que sean efectivas contra los coronavirus.

Ryan apuntó que existen vacunas para enfermedades como el sarampión, que no se ha erradicado.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, agregó que "es problema de todos, y todos deberíamos contribuir a detener esta pandemia".

Ryan indicó que se requería un "control muy significativo" del virus para reducir la evaluación del riesgo, que según él permaneció alto a "niveles nacional, regional y global".

Los gobiernos de todo el mundo tienen el dilema de cómo reabrir sus economías conteniendo el virus al mismo tiempo, con casi 4,3 millones de contagiados, según un recuento de Reuters, y más de 291.000 muertes.

La Unión Europea presionaba el miércoles por una reapertura segura de sus fronteras, al tiempo que insistía en medidas de protección como las mascarillas en los aviones, para intentar salvar al deprimido sector turístico para la lucrativa temporada veraniega boreal ahora que caen las infecciones por coronavirus.

Pero expertos en salud pública dicen que se necesita extrema precaución para evitar nuevos brotes.

Ryan dijo que abrir las fronteras terrestres era menos arriesgado que facilitar el transporte aéreo, lo cual era un "desafío diferente".

"Necesitamos tener la mentalidad de que tomará algún tiempo salir de esta pandemia", afirmó la epidemióloga de la OMS Maria van Kerkhove en la sesión informativa.

OMS: "este virus estará con nosotros por mucho tiempo"

Tedros Adhanom Ghebreyesus director general de la OMS. Fabrice COFFRINI / AFP

Durante una reunión informativa sobre el avance del COVID-19 a los medios de comunicación este miércoles (04.22.20), el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció que "todavía hay un largo camino por recorrer" y confirmó que "este virus estará con nosotros por mucho tiempo".

El director también anunció que muchos países se encuentran en las primeras etapas de contagio del coronavirus y aseguró que "no hay duda de que los pedidos de quedarse en casa y otras medidas de distanciamiento físico han suprimido con éxito la transmisión en muchos países".

Ghebreyesus, explicó la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran algunos países de Europa y África donde "siguen siendo susceptibles" lo que quiere decir que "las epidemias pueden volver a encenderse fácilmente".

La OMS, entiende que las "personas quieran continuar con sus vidas" insistió el director, y para ello, dicha organización "está trabajando, todo el día, todos los días".

Sin embargo, fue muy enfático en decir que las actuaciones "no podrán volver a ser como eran, debe haber una nueva normalidad, que sea más saludable, más segura, para que estemos mejor preparados".

Científicos de EEUU buscan inhibidores de una enzima que ayuda al coronavirus

Médico sostiene una prueba positiva de COVID-19 (Photo by SEBASTIEN BOZON / AFP)

A partir de un descubrimiento del profesor puertorriqueño Mariano García-Blanco, científicos de universidades de Florida y Texas, y del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, trabajan conjuntamente en busca de un medicamento que bloquee una enzima que ayuda al COVID-19 a multiplicarse en el organismo humano.

La Universidad Internacional de la Florida (FIU), informó este lunes que el objetivo del equipo es descubrir entre los medicamentos ya existentes y aprobados en EE.UU. cuáles son los que mejor inhiben la enzima Topoisomerasa III-ß (TOP3B), para lo cual se ayudan con inteligencia artificial y modelos moleculares.

García-Blanco, especialista en bioquímica y biofísica molecular formado en Harvard y Yale, y actualmente profesor en la University of Texas Medical Branch (UTMB) en Galveston, descubrió que esa enzima es utilizada por el COVID-19 para multiplicarse en el organismo humano, según comunicó en un artículo publicado el mes pasado.

FÁBRICAS DE VIRUS

Con ayuda de la enzima TOP3B, el COVID-19 se replica (hace copias de sí mismo) dentro de las células humanas infectadas, que se convierten así en una "fábrica de virus", según lo publicado en la revista especializada BioRxvy.

Tras su descubrimiento, García-Blanco recabó la ayuda del director del Instituto de Ciencias Biomoleculares de FIU, Yuk-Ching Tse-Dinh, un experto en las topoisomerasas reconocido internacionalmente, y del director adjunto Prem Chapagain.

"Nos acercamos a FIU como el lugar de donde provienen los mejores inhibidores", dijo García-Blanco en declaraciones reproducidas en el comunicado de FIU.

PRUEBAS CON MEDICAMENTOS YA APROBADOS

Tse-Dinh está probando con medicamentos ya aprobados por la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de EE.UU. porque lo que se busca es algo que pueda ser probado en pacientes rápidamente, para evitar que el COVID-19 se siga propagando por el mundo.

Estamos apuntando a lograr que la enzima TOP3B no funcione dentro de la célula, pues así el virus no se propagará tan bien como lo hace, dijo Tse-Dinh.

A juicio del equipo científico, si dan con un buen inhibidor, a los enfermos de COVID-19 se les podrá aplicar junto con medicamentos antivirales con el fin de ampliar las oportunidades de recuperación de los que están muy graves.

SOLUCIONES REALES PARA EL MAYOR DESAFÍO

Según Mike Heithaus, decano de la Facultad de Artes, Ciencias y Educación de FIU, están buscando soluciones reales y tangibles para el "mayor desafío de nuestros tiempos" y si logran resultados, este nuevo enfoque podría utilizarse para tratar otros virus y los nuevos que puedan surgir.

Tse-Dinh, Chapagain y dos estudiantes de posgrado, Ahmed Seddek y Tumpa Dasgupta, están ya identificando medicamentos con ayuda de la inteligencia artificial y los modelos moleculares y probándolos como posibles inhibidores de la enzima.

Cuando encuentran alguno con potencial se los remiten a García-Blanco y su equipo, que los prueban en cultivos celulares y de virus, incluyendo el COVID-19.

"Es una historia muy simple. Queremos bloquear esta enzima. Eso es todo. Si lo podemos hacer y combinar con otro tratamiento antiviral, podremos tener más oportunidades de ayudar a gente que está muy enferma", dijo García-Blanco.

En medio de la pandemia, los participantes de la investigación trabajan a destajo en sus laboratorios o algunos de ellos desde su casa para lograr el objetivo.

"Sentimos la urgencia, pero tenemos que hacer las cosa demanera científica", dijo Tse-Dinh.

ALGO SIMILAR EN BRASIL

En Brasil, un grupo de investigadores constató que el Atazanavir, un medicamento usado para el tratamiento de pacientes con sida, tiene eficacia para inhibir la replicación vírica del Sars-Cov-2, el virus que provoca la COVID-19.

Los estudios de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), mayor centro de investigación médica de América Latina y vinculado al Ministerio de Salud de Brasil, constataron que el Atazanavir es capaz de frenar la multiplicación del virus y que también reduce el proceso inflamatorio en los pulmones de los pacientes que lo contraen.

El medicamento "redujo la producción de proteínas que están vinculadas al proceso inflamatorio en los pulmones y, por lo tanto, impidió el agravamiento del cuadro clínico generado por la enfermedad", informó la Fiocruz en un comunicado.

China ocultó gravedad del coronavirus por casi un mes, señalan expertos

Pasajeros procedentes de Shanghai, China, arriban al aeropuerto internacional de Los Angeles, en California el 26 de enero. (REUTERS/Ringo Chiu)

El sitio investigativo Polygraph.info concluyó que el gobierno de China ha mentido sobre el inicio de la epidemia de COVID-19 y ocultó la gravedad del coronavirus.

El 6 de abril, la agencia china de prensa Xinhua publicó la línea oficial de tiempo de la enfermedad. Dice que el primer caso se detectó a finales de diciembre. "Eso es falso", declaró Polygraph.info, plataforma de la Voz de América (VOA) y Radio Europa Libre/Radio Libertad (RFE) que se dedica a analizar y refutar desinformación en la prensa mundial.

Polygraph cita un estudio especializado hecho por científicos chinos el 21 de febrero, el cual confirma que el primer caso fue el 8 de diciembre o antes.

El estudio asegura que el gobierno chino tardó semanas en declarar la existencia del nuevo coronavirus, lo que habría provocado mas muertes.

También concluyó que un “abarrotado” establecimiento de pescado de Wuhan -la ciudad que se estima sea el origen del virus-, “impulsó las circulaciones rápidas de SARS-CoV-2 en el mercado y lo extendió a toda la ciudad a principios de diciembre de 2019".

Polygraph recuerda que los autores chinos de otro estudio de coronavirus publicado en la revista médica The Lancet identificaron la fecha de "inicio del sistema" del primer paciente como el 1 de diciembre.

Entretanto, el reporte de Xinhua dice que el gobierno chino ha publicado toda la información sobre el virus “de manera abierta, transparente y responsable”, y la ha compartido con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Polygraph contrasta la información del gobierno chino y la respuesta de la OMS.

Las autoridades chinas dijeron inicialmente el 31 de diciembre que no había una "transmisión obvia de persona a persona".

La OMS, recalca la investigación, “aumentó la probabilidad de transmisión humana tres semanas después”.

Para la publicación conjunta de VOA/RFE no hay dudas: “Contrariamente a la afirmación de que la información se compartió de manera oportuna y transparente, los informes noticiosos dijeron que el Gobierno chino suprimió la información durante al menos un mes después de que comenzaron a surgir misteriosos casos de neumonía en Wuhan.”

La censura del gobierno chino contra los medios que trataban de alertar de la pandemia es citada por el diario en inglés The Straits Times, de Singapur: “El 3 de enero ordenó a las instituciones que no publicaran información relacionada con la enfermedad desconocida”.

La información realmente no fue revelada hasta el 9 de enero, “Incluso entonces, la transmisibilidad del virus fue minimizada, dejando al público inconsciente del peligro inminente", dijo The Straits Times.

Otro punto clave del intento de ocultar la magnitud del fenómeno es que el gobierno procesó y arrestó a médicos y ciudadanos por publicaciones en las redes sociales sobre el nuevo virus, acusándolos de "difundir rumores" y "delitos menores", según Poynter International Fact-Checking Network, citando a la agencia France Press y sus propios informes.

La semana pasada, Bloomberg News, citando a tres funcionarios estadounidenses no identificados, informó que la comunidad de inteligencia de EE.UU. ha concluido que China no ha informado del número real de casos y muertes en el país.

Los medios de comunicación estatales de China han rechazado regularmente las críticas al manejo de información sobre el coronavirus del país como "noticias falsas".

Cargar más

XS
SM
MD
LG