Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Última película de Orson Welles llega 50 años después como Santo Grial (VIDEO)

El director de cine Orson Welles.

VENECIA - El director de la mejor película jamás filmada deja una obra inacabada destinada a no verse nunca... hasta ahora.

Orson Welles filmó “The Other Side of the Wind” a principios de la década de 1970 pero la abandonó, dejando detrás 100 horas de filmación cuando murió en 1985.

“The Other Side of the Wind”, la película inacabada de Orson Welles
please wait

No media source currently available

0:00 0:04:39 0:00

Cinco décadas después de su concepción, tras años de disputas financieras y legales, la película ha sido completada, un regalo para los aficionados al cine que probablemente pasarán los próximos 50 años decodificándola.

“The Other Side of the Wind”, que Hollywood Reporter llamó “El Santo Grial para los fervientes amantes del cine”, es arte imitando la vida que imita al arte: la historia de una película inacabada abandonada por un gran director y reconstruida tras su muerte.

John Huston, un director famoso en la vida real, interpreta a Jake Hannaford quien, horas antes de su muerte en un accidente automovilístico, muestra su película sin terminar en su cumpleaños 70.

Ese filme dentro del filme es intencionalmente artístico, con cantidad de mujeres desnudas, que recuerdan películas de fines de la década de 1960 como “Blow Up” de Michelangelo Antonioni o algunas obras de Jean-Luc Godard de esa época.

La fiesta está repleta de cineastas, periodistas y amigos falsos que comentan el arte de hacer películas y muchos filman sus propias imágenes mientras la historia se desarrolla, clips que conforman gran parte del filme que estamos viendo, en una pionera versión de la técnica narrativa de “metraje encontrado” usualmente usada en cintas de terror modernas.

“La gente habla sobre estos reality shows y películas de metraje encontrado, pero pienso que es muy interesante que Orson Welles fuera el primero”, dijo a periodistas Bob Murawski, el editor cinematográfico encargado de reconstruir “The Other Side of the Wind”.

“El concepto de la película es que está filmada por muchos documentalistas, camarógrafos, todos filmando con diferentes soportes y cámaras. Pienso que por eso parece tan contemporánea porque años después la gente retomó esa técnica y es un estilo que Orson inventó en la década de 1970”, agregó.

“The Other Side of the Wind” se estrenó mundialmente en el Festival de Cine de Venecia, que se celebra del 29 de agosto al 8 de septiembre.

Willy Chirino conquistó el corazón cubano

Willy Chirino.

En 1988 compré mi primer álbum de Willy Chirino, "Amándote". Yo tenía veinte años y era el primer disco en español que compraba. El sonido era diferente al resto de la colección de discos de mis padres, que rebuscaba cada vez más durante mis visitas a casa de los viejos.

El álbum era una fusión de ritmos que no se mezclaban a menudo, pero de alguna forma satisfacían mi paleta musical. Las canciones expresaban deseos de soñar despierto, detallaban romances ilusos, e inclusive, proclamaban que el propio Don Johnson no te podía tumbar la jeva. Mundano material para algunos, pero para un joven cubanoamericano criado escuchando KC and the Sunshine Band, Santana y el Beny, ésta música me tocó el alma.

Miami estaba en constante flujo en los años 80. La Ciudad Mágica estaba de moda otra vez. Era la era de los vaqueros de la cocaína, la floreciente South Beach y Miami Vice.

Políticamente también estaba cambiando. Miami eligió a su primer alcalde cubano (Xavier Suárez) en 1985 y la estructura de poder se volvió más latina.

Desde la época de “I Love Lucy” con el inimitable Desi Arnaz, los cubanos no recibían tanta atención. Sin embargo, muchos de nosotros, jóvenes biculturales miamenses, no considerábamos nuestra cubanidad especial.

Pero el cambio sociopolítico que estaba ocurriendo en Miami comenzó a popularizar todo que fuese cubano. Yo comencé a sentirme más orgulloso de mi cubanidad, y la música de Chirino ayudó e incitó a eso.

Para mi era simplemente eso, la música de mis padres. Willy, junto a Carlos Oliva, Frankie Marcos y los Estefan (que también estaban empezando a tener sus primeros éxitos) construían lo que luego se llamó el sonido de Miami.

Una mezcla contagiosa de son y guaracha con sonidos pop anglo como el de Motown, los Beatles y los Beach Boys. No se parecía al sonido más agudo de la Fania de Nueva York, que mezcló muchos de los mismos ritmos latinos, pero con una mayor infusión de rock y funk. El sonido de Miami era más melódico, fácil de escuchar y romántico.

El éxito del sonido de Miami pudo haber sido una garantía profesional para Willy Chirino. Temas de su repertorio como El Collar de Clodomiro, Se Muere Por La Niña y San Zarabanda bastaban para sostener a Willy por el resto de su carrera. Pero los sucesos de los 80 cambiaron el curso de la historia.

En el verano de 1980, 125.000 cubanos descendieron a Miami a través del puente marítimo del Mariel. Después de ser objetos de la ira de Fidel Castro en forma de maltratos y humillaciones, llegaron a Miami, donde algunos residentes anglos los recibieron con poca amabilidad, incluyendo una campaña publicitaria que incluía calcomanías en sus camionetas que decían: "Por favor, el último estadounidense en salir de Miami, traiga la bandera”.

Los recién llegados, a quienes llamaron “Marielitos” (no siempre afectuosamente) eran una audiencia cautiva para cualquiera dispuesto a tocar para ellos. Willy Chirino entendió compasivamente su difícil situación, y tocó para ellos en muchos clubs de Miami.

La nueva oleada de cubanos que arribaba a la ciudad tuvo un efecto interesante sobre los que llevaban ya más de dos décadas fuera de la isla. La integración de los Marielitos en la sociedad miamense provocó una especie de reculturización o recubanización de la comunidad exilada. Chirino tomó la rienda de esa "recubanización" y rápidamente ese reencuentro cultural se reflejó en su música.

Cuba, su cultura, historia y libertad se hicieron más prominentes en sus canciones.

"Amándote", por ejemplo, el álbum de 1988 que compré, tenía un dúo interesante con el saxofonista cubano Paquito D' Rivera en "Carta de un Amigo". La letra de la canción detalla una carta escrita a un amigo que quedó atrás en la isla.

A mediados de los 90, una nueva migración llegó de Cuba, los "balseros". Chirino una vez más abrió su corazón y les hizo accesible su música. Fue una compenetración auténtica y profunda. El cantante, nativo de Consolación del Sur, visitó campamentos de cubanos en limbo migratorio en Panamá, al igual que el campamento de balseros en la base militar de Guantánamo. Era notable que el compromiso de Chirino con sus compatriotas era mayor. Más allá de lograr ser un cantante “famoso en Puerto Rico” como una vez profesó, Willy Chirino se dedicó a consolar el espíritu cubano -a cantar los quejidos, las dolencias y la cuentas del alma de aquellos que como él tuvieron que emigrar al extranjero.

Durante el período de 1989 al 1995, Willy Chirino presenta lo que considero como la mejor colección/racha de álbumes de cualquier artista de música tropical. Acuarela del Caribe, Oxígeno, South Beach y Asere son una cadena de LPs en la que Chirino destacó, lamentó y sedujo a Cuba. Anhelaba dolorosamente su tierra natal y, al hacerlo, capturó los sentimientos de millones de sus coterráneos.

Estos cuatro discos cubanos "clásicos" llegan a la esencia de la realidad cubana, especialmente "Nuestro Día". La canción, escrita por Chirino, relata su propia odisea a los Estados Unidos como un niño Pedro Pan (un plan auspiciado por la Iglesia Catolica que ayudó a 14.000 niños no acompañados a escapar de la Cuba totalitaria hacia los Estados Unidos entre 1961 y 1962).

"Nuestro Día" es además una oda a la esperanza de una Cuba libre. La canción se estrenó durante un momento en el que la caída del Muro de Berlín ocupaba los titulares. Se pensaba que Cuba sería la próxima, y "Nuestro Día" fue canto elocuente de ese sentimiento.

"La posición política de Willy no era muy popular fuera de la comunidad cubana en el exilio, y de los que sufrían la represión en la isla. Su postura política evitó que Willy ganara por lo menos tres premios Grammy adicionales”, declaró Alejandro Ríos, un agudo comentarista cultural cubano.

"Willy entendió que al trazar su línea política estaba alejando a muchos en la industria de la música. Él conscientemente optó por hacerlo de todas formas. Éligió cantar sobre la difícil situación de su pueblo por encima de ganarse la simpatía de los ejecutivos del mundo de la música", agregó Ríos.

Este año se cumplen 30 otoños de mi descubrimiento de la música de Willy Chirino. Hace unos días manejaba por Coral Way, calle prominente de Miami, cuando de repente comenzó a sonar "Amándote", una entre miles de canciones en mi colección. Inmediatamente me transportó a otra época de mi vida, otro tiempo en la historia cubana. La época en la que mi generación tomaba consciencia de nuestras raíces, y el tiempo en que Willy Chirino ganó su puesto en el corazón del cubano, y se convirtió en el cantor de nuestro pueblo.

Aquí les comparto mi selección de las mejores 30 canciones de Willy Chirino:

Medias Negras (Oxígeno)

Lo Que Esta Pa Ti (Amándote)

Amigo de la Luna (Acuarela del Caribe)

Soy (One Man Alone)

Rumbera (South Beach)

Nuestro Día (Oxígeno)

La Jinetera (Asere)

Te Estoy Queriendo Tanto Que (La Salsa…Y Yo)

Tu Eres Mejor (Afro Disiac)

Hielo (Son del Alma)

Demasiado (Acuarela del Caribe)

Soy Guajiro (South Beach)

Tu Cumpleaños (Asere)

Amándote (Amándote)

El Que La Hace La Paga (South Beach)

Hechizo De Luna (Son del Alma)

El Cantor del Pueblo (Acuarela del Caribe)

Todo Pasa (Son del Alma)

Los Campeones de la Salsa (Pa’Lante)

San Zarabanda (San Zarabanda)

Yo Nací Para Cantar (Subiendo)

Santo (Baila Conmigo)

El Collar de Clodomiro (Diferente)

Hablénme de Jatibonico (Asere)

Just the Two of Us (Subiendo)

Dicen Que La Vieron Sola (Son del Alma)

Verano (Afro-Disiac)

Castígala (San Zarabanda)

La Mercancía (Subiendo)

Allá Se Quedó (Son del Alma)

(Joe Cardona es anfitrión del programa Postmoderno, de Radio Martí)

Intelectuales de Cuba y Europa firman carta en solidaridad con editor italiano Armando Verdiglione

Armando Verdiglione. Tomado de www.armandoverdiglione.com

Verdiglione: “Nosotros luego de haber publicado cinco libros importantísimos de la disidencia cubana, encontramos que la izquierda italiana se hizo muy hostil”.

Tras un largo y tortuoso proceso judicial preñado de matices políticos el intelectual, editor, mecenas italiano y promotor de autores cubanos exiliados y de la causa cultural anticomunista, Armando Verdiglione, ha sido finalmente condenado a 5 años y 8 meses de prisión, y su esposa Cristina Frúa de Angeli, a una pena de 4 años y 8 meses por presunta evasión fiscal.

Pero el director de la Editorial Spirali y de la Universidad del II Renacimiento, quien fuera amigo personal de intelectuales del calibre de Eugène Ionesco y Jorge Luis Borges, se considera a sí mismo como un perseguido político por su defensa de la libertad individual en medio del pensamiento homogéneo que se pretende imponer al presente en el mundo occidental.

En 2016 declaró a Martí Noticias: “Nosotros luego de haber publicado cinco libros importantísimos de la disidencia cubana, encontramos que la izquierda italiana se hizo muy hostil”.

Armando Verdiglione junto al escritor Jorge Luis Borges.
Armando Verdiglione junto al escritor Jorge Luis Borges.

Verdiglione argumenta que durante los últimos años, ha sido sometido a un proceso por parte de la Justicia italiana de índole kafkiano como víctima de un entramado político-burocrático que “mediante argucias de control estatista de los sistemas impositivos, judiciales, electorales, académicos, culturales, educacionales y mediáticos puede anular el disenso y desparecer lo diferente, de modo que lo real alternativo, no lo falso alternativo, desaparezca, de suerte que cada vez más prevalezca una sociedad de autómatas”.

Con motivo de la condena de Verdiglione y su esposa Cristina un grupo de destacados intelectuales y escritores europeos y cubanos ha emitido la siguiente carta en agradecimiento y solidaridad.

Cristina Frúa de Angeli ofrece una conferencia en el Palacio San Carlos Borromeo de Milán.
Cristina Frúa de Angeli ofrece una conferencia en el Palacio San Carlos Borromeo de Milán.

Carta:

La gratitud es signo de lealtad y consistencia moral. Cuando eres leal a los demás, lo estás siendo contigo mismo, esto implica un acto cívico y leal con los propios principios. Un grupo de intelectuales cubanos no ha faltado a esta virtud que es una regla de la conciencia, al mostrar su gratitud a Armando Verdiglione, Cristina Frúa deAngelis y a los miembros fundadores de la editorial Spirali y la Universidad del II Renacimiento. Es que la gratitud no implica el acto, a veces superficial, a veces hipócrita de pasar la vida flexionando el tronco; más bien el reconocimiento sincero del valor y la grandeza de una acción que tu semejante ha arealizado. Reconocer hasta al adversario el valor de que ha hecho es un acto cívico, de coraje y honestidad.

Cuando a una persona se le ha segregado no sólo el cuerpo, también la palabra, pasando parte de su existencia en el aislamiento impuesto en su país de origen; luego de haber descontado años de persecución y cárcel, logra liberar su cuerpo viajando hacia otra tierra, piensa que allí automáticamente, igualmente podrá liberar la palabra, pero no siempre es así. Resulta que también en países donde rige un régimen democrático, el disidente político encuentra dificultad, no solamente para contar su historia, también para informar acerca de lo que ocurre en el país que lo ha visto nacer, en el cual aún persiste un régimen totalitario o represivo. Colmar ese vacío de la democracia es lo que ha intentado humana e intelectualmente hacer Spirali con muchos disidentes. Por primera vez entre 2007 y 2008 un grupo editorial europeo publica en fila, seis textos de escritores cubanos en el exilio: eso solamente lo ha hecho Spirali. En España; en Barcelona y Madrid a veces se publican obras de escritores disidentes cubanos, pero no en la forma en la cual hizo Spirali y la Universidad del Segundo Renacimiento, a cargo de Armando Verdiglione, su esposa Cristina y colaboradores. Pero este esfuerzo de Verdiglione y su grupo se extiende a artistas e intelectuales chinos, rusos, iraníes, búlgaros, etc. También han publicado obras a decenas de artistas, científicos e intelectuales de países democráticos, cuyos textos poseen valor social y humano indispensable.

Por otra parte, desde la década del 70 Spirali venía organizando congresos culturales en los que han participado intelectuales de reconocido valor moral e intelectual, por ejemplo Jorge Luis Borges y Eugéne Ionesco. En el caso de los cubanos, si sumamos a los gastos de los libros publicados, los viajes de los autores y sus presentaciones en Italia, una docena de disidentes exiliados que han participado con ponencias a los festivales de modernidad organizados por la Universidad del II Renacimiento y Spirali, podemos entender el significado de nuestro impostergable reconocimiento hacia Verdiglione, Cristina y el grupo de colaboradores.

Todo esto implica una gran inversión no solo intelectual, sino también económica: cada autor ha representado un gasto de miles de euros que multiplicado por miles de personas alcanza la cifra de millones. Estas premisas pueden resultar útil a un tribunal imparcial para comprender la nobleza del trabajo ejecutado por las empresas dirigidas por Verdiglione, y en cuál dirección se han invertido los recursos. En un mundo casi indiferente, deshumanizado por la mala percepción y aplicación de la modernidad, en el que cada vez más se pierde la capacidad de interactuar. Un mundo confuso e inclinado a lo superfluo, el trabajo realizado por Spirali y la Universidad del Segundo Renacimiento es digno de admiración y consideración en lugar de ser condenado sin miramientos por la justicia.

La existencia de una empresa cultural de este perfil y dimensionas debe ser motivo de orgullo para las instituciones y autoridades italianas; sin embargo, paradójicamente, para los que se alejan del humanismo y la verdad, es asumida o presentada a la opinión pública como una entidad peligrosa. Sabemos que esta, más que las precedentes, es la era de las grandes paradojas: acciones profundamente humanas y puramente intelectuales se compensan de manera antinatural, es decir, con el castigo que a veces alcanza carácter draconiano. Una injusta respuesta a la palabra que brota de la zona más pura del espíritu. La dictadura de las instituciones que persigue el talento y la libre creación es natural de los regímenes totalitarios. Eso debe constituir pecado en regímenes democráticos, en los que, por el contrario se promueve la cultura de la libertad. La destrucción de todo lo que encarna la cultura y el arte libre en toda su dimensión se torna obsesiva. Según el propio Verdiglione esta enfermedad deviene pantoclástica: una injusticia y un ataque intolerante contra la cultura. No podemos concebir arte genuino desde la postura de una ideología enferma, para no oscurecer el brillo de los más altos valores que el hombre ha creado.

Italia, cuna del arte universal no puede darse el lujo de desangrar el talento y la obra que en torno a Verdiglione, Cristina y su grupo, con humildad y sano entusiasmo hemos creado: italianos y extranjeros. Desafortunadamente una parte de nuestros valores son manipulados por seres humanos cuyo poder es inversamente proporcional a los valores naturales de un ser humano. Eso, sin prejuicios y en absoluta transparencia debemos tener en cuenta para salvar no sólo la integridad de personas sensibles y de grandes valores que además han alcanzado una edad delicada, algunos de ellos para agudizar el drama, afectados de graves patologías, ocasionadas, y lo queremos expresar con sinceridad y sin rencor, por el estrés ocasionado por los constantes obsesivos controles. Mencionamos un ejemplo solamente, Cristina Frúa. Pedimos desde lo más profundo de nuestra solidaridad humana, CLEMENCIA.

Firmantes, entre otros:

Fernando Arrabal

Ferdinando Ambrosino

Erdogan Aydin

Vladimir Bjarinov

Vladimir Bukovskij

Avraham Burg

Carlos Carralero

Angel Cuadra

Roger Dadoun

Anton Dončev

Dong Chun

Peter Duesberg

Armando De Armas

Armando Anel

Jose Luis Castro Águila

Nicolas Águila

Luis de La Paz

Israël Eliraz

Nawal El Saadawi

Viktor Erofeev

Roberto Luque Escalona

Dario Fertilio

Sergej Filatov

Galina N. Filatova

Jacek Fuksiewicz

Dimitri Gačev

Sanam Ghiaee

Ante Glibota

Elena Gurwič

Marek Halter

Poel’ Karp

Vassilis G. Katsikeas

Leonid Kolpakov

Anatolij Krym

Natalija Jakovleva

Aleksandr Kušner

Aleksej Lazykin

Madelyn Leonard

Ljubomir Levčev

Lu Decheng

Marco Maiocchi

Gini Miguez

Ebrahim Nabavi

Marina Nemat

Elena Nevzgljadova

Uwe-Henrik Peters

Nikolaj Petev

Susan Petrilli

Augusto Ponzio

Matjaz Potrč

Georgij e Daria Prjachin

David Rasnick

Moustapha Safouan

Hamid Sadr

Gadilbek Šalachmetov

Shen Dali

Nadine Shenkar

Victor Suvorov

Wei Jingsheng

Armando Valladares

Antonio Ramos

Maksim Zamsev

Zhou Qing

Krzysztof Zanussi

Efrem Zver’kov

Reinaldo Escobar gana premio Verbum por novela sobre "generación del desencanto"

Reinaldo Escobar gana premio Verbum por novela sobre "generación del desencanto"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:06 0:00

Analizan en Miami estado de la literatura en español en EEUU

Analizan en Miami el estado de la literatura en español en USA (Cortesía/EFE).

Miami. - El Centro Cultural Español (CCE) de Miami y la Feria del Libro de Miami organizan hoy el festival "Pido la palabra", en el que se analiza el estado de la literatura en español en Estados Unidos.

El certamen, en el que también participa la organización cultural independiente Suburbano Ediciones, reúne a narradores, poetas y editores representativos de la literatura en español contemporánea que se escribe en Estados Unidos.

La cita ofrece tres paneles diferentes en los que los expertos hablan sobre literatura, publicaciones, tendencias y el mercado de las obras escritas y editadas en español en el país.

El primero de ellos cuenta con la participación la escritora venezolana Naida Saavedra, el autor argentino Fernando Olszanski y el profesor de Literatura Latinoamericana en la Universidad de South Florida Pablo Brescia.

Para hablar de la importancia de las recopilaciones de autores iberoamericanos en Estados Unidos se citó a Olszanki, a su compatriota Hernán Vera Álvarez, también escritor, y al editor y autor venezolano Asdrúbal Hernández.

"Publicar desde otra geografía" es el título del último panel de un festival que concluirá con una sesión de poesía en la que participan diversos creadores latinoamericanos.

Pido la palabra forma parte del programa anual de la feria literaria de Miami, considerado el mayor evento de su tipo de Estados Unidos, y cuya próxima edición se celebra en noviembre próximo.

(EFE-USA)

Cargar más

XS
SM
MD
LG