Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Wendy Guerra: El cuerpo es el único espacio de libertad que tienen los cubanos

La escritora cubana Wendy Guerra, en el Festival Internacional de las Letras de Bilbao.

"Un espacio de libertad que no hemos tenido siempre –recordó–, porque los homosexuales en Cuba, en los años 70 del pasado siglo, sufrieron persecución y vejaciones; no los quemaron, pero los expulsaron".

La escritora cubana Wendy Guerra, cuya obra narrativa ha sido traducida a 13 lenguas pero no se ha editado en su país, salvo alguna obra reciente, afirmó hoy en Bilbao (España) que "el cuerpo es el único espacio de libertad" que tienen los cubanos.

Guerra compareció ante los medios de comunicación antes de intervenir en el Festival Internacional de las Letras de Bilbao, "Gutun Zuria", donde hablará sobre el erotismo en la literatura, tema central de esta octava edición del certamen bilbaíno de las letras.

En relación al erotismo, Wendy Guerra dijo que para ella, "lo erótico está en el cuerpo, que es el único espacio de libertad" que tienen los cubanos.

"Un espacio de libertad que no hemos tenido siempre –recordó–, porque los homosexuales en Cuba, en los años 70 del pasado siglo, sufrieron persecución y vejaciones; no los quemaron, pero los expulsaron".

La escritora y poeta, autora entre otras obras de Todos se van, que en 2006 obtuvo el Premio Bruguera, matizó: "Yo no soy gay pero mi mamá era bisexual y yo soy producto de todo ese mundo, de toda esa castración".

Expresó su deseo de hablar hoy en el festival, en su charla con la periodista Jasone Osoro, del "erotismo en la infancia porque es algo de lo que no se habla nunca, pero en la infancia hay un cuerpo y empieza el despertar erótico". "Encontrarme desnuda en el mar con otro niño para mí fue muy importante; ver que su sexo flotaba y el mío no, fue tremendo", confesó.

En su último libro, que sí se ha publicado en Cuba y que es "extremadamente erótico", ha decidido hablar del "incesto como parte del erotismo" en base a una relación consentida en 1920 entre el pianista cubano-catalán Joaquín Nin Castellanos y su hija Anais, protagonista de su obra.

Es una temática dura, reconoció, pero considera que la literatura "está aquí para hablar claramente de las cosas".

Cuestionada sobre la "castración" editorial que sufren sus obras en Cuba, donde apenas se publican, Guerra comentó que no cree que las vayan a publicar en su país porque, aunque no habla en ellas de política, sí lo hace "de la realidad misma".

"Hablan de dónde comen, qué se ponen, dónde hacen el amor los personajes y todas estas cosas les molestan a las autoridades relacionadas con este tema que, de algún modo, buscan castrarnos, vejarnos o quitarnos el aire para que nos vayamos al exilio".

Sobre las nuevas relaciones entre Cuba y Estados Unidos, opinó que Raúl Castro y Barak Obama "tienen muy claro lo que quieren", pero está "casi segura de que hay una mano negra entre Raúl y el pueblo cubano, que ya está muy acostumbrada a cortar cabezas".

"Raúl Castro –prosiguió– pide en sus discursos una y otra vez que la prensa hable, pero hay mucho miedo por las mismas leyes que el Gobierno que representa Raúl dictó hace muchos años sobre lo que no se debe decir, lo que no se debe hablar" en Cuba.

Reveló que los cubanos siguen "hablando en voz baja y en código, de Raúl, de Fidel, del hambre, de los problemas. Y Raúl hoy, no hace 20 años, tiene otra relación con los espacios que él quiere que sean liberados".

Vea todas las noticias de hoy

Académicos e intelectuales piden a LASA que denuncie abusos contra derechos humanos en Cuba

Tania Bruguera en la protesta frente al Ministerio de Cultura. REUTERS/Alexandre Meneghini

Académicos especializados en arte, literatura e historia de Cuba exigieron a la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) que se pronuncie sobre la creciente violencia contra artistas, intelectuales y manifestantes en la isla.

"Vemos con horror casos de arrestos domiciliarios de facto, secuestros e intimidación constante, aislamiento, tortura psicológica, amenaza y violencia física para impedir la libertad de palabra, de pensamiento y de creación", subraya la petición publicada en la plataforma iPetitions.

Los firmantes señalan que su compromiso con Cuba "no es ideológico sino intelectual y moral", razón por la que exigen que LASA "denuncie los abusos contra los derechos humanos" en la isla, y se pronuncie públicamente en su defensa.

La petición hace referencia a los casos de la reconocida artista plástica Tania Bruguera, bajo el hostigamiento constante de la Seguridad del Estado, y del líder del Movimiento San Isidro Luis Manuel Otero Alcántara, obligado a terminar una huelga de hambre y sed y recluido en un hospital en contra de su voluntad.

También menciona al manifestante pacífico Luis Robles, quien podría enfrentar una condena de 6 años de cárcel por protestar en el céntrico bulevar de San Rafael, en La Habana, con un cartel demandando la liberación del rapero contestatario Denis Solís.

"Es un deber ineludible para cualquier organización académica como LASA denunciar todas las violaciones de derechos humanos en Cuba y tener un enfoque crítico hacia un régimen totalitario como el cubano. Basta de complicidad", comentó el profesor cubano Oscar Grandío Moráguez, profesor de historia de la Universidad de San Francisco, California.

Entre los firmantes de la petición se encuentran el académico y profesor estadounidense Ted Henken; el poeta y ensayista cubano Jorge Luis Arcos; el también escritor y activista cubano en el exilio Orlando Luis Pardo Lazo; el historiador y profesor de la Universidad de Costa Rica, Ernesto Calvo Álvarez, y la profesora de Literatura Latina y Caribeña de la Universidad de Houston, Mabel Cuesta.

Fallece Juan Manuel Caballero Bonald, poeta español de padre cubano

José Manuel Caballero Bonald en la ceremonia del Premio Cervantes el 23 de abril de 2013. (Chema Moya/AFP).

El escritor español, hijo de padre cubano, José Manuel Caballero Bonald, Premio Cervantes en 2012, falleció en Madrid a los 94 años de edad, confirmaron este domingo a la agencia Efe fuentes próximas al poeta y del Instituto Cervantes.

El escritor, que cultivó tanto novela como poesía, fue reconocido con numerosos premios, entre ellos el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2004, el Premio Nacional de la Crítica en tres ocasiones, el Nacional las Letras Españolas en 2005, y al año siguiente el Nacional de Poesía.

Hijo de padre cubano criollo y madre francesa, Caballero Bonald nació en Jerez de la Frontera (Cádiz, en el sur de España) el 11 de noviembre de 1926. Tras estudiar en Cádiz y Sevilla, impartió clases de Humanidades y Literatura en la Universidad Nacional de Colombia y en Estados Unidos durante años y, de regreso a España, se estableció en Madrid.

Su obra "Narrativa cubana de la Revolución" fue publicada en 1971 por Alianza Editorial.

En el 2013, durante la entrega del Premio Cervantes, aseguró que el arte y la literatura disponen de poder terapéutico para una sociedad "decepcionada, perpleja, zaherida por una renuente crisis de valores". Con la lectura se llega a la libertad, dijo.

Destacado miembro de la Generación de los 50 en España, en 1952 publicó su primera obra literaria, el poemario "Las adivinaciones", al que siguió una larga carrera, que lo llevó a ser considerado por muchos expertos como "el poeta de la gran metáfora".

En su prosa destacan "Toda la noche oyeron pasar los pájaros" (1981, Premio Ateneo de Sevilla); "En la casa del padre" (1988, Premio Plaza y Janés); "Campo de Agramante" (1992, reeditada en 2005); "La costumbre de vivir" (2001, reeditado en 2004); y "Oficio de lector" (2013).

También publicó ensayos, como "Luces y sombras del flamenco" (1975), reeditado en 2007; "Luis de Góngora" (1982), "Sevilla en tiempos de Cervantes" (1991), "Mar adentro" (2002) o "Un Madrid literario" (2009).

En mayo de 2017 publicó "Examen de ingenios", un centenar de retratos literarios de escritores y artistas que conoció a lo largo de su vida.

Y un año antes, 2016, sumó un galardón más a su larga lista de premios, el Francisco Umbral al Libro del año (2015), por su poemario "Desaprendizajes", considerado uno de los títulos culminantes de su obra.

(Agencia de prensa Efe)

Freemuse y Amnistía Internacional defienden a los artistas independientes en Cuba

La policía arresta a los manifestantes en la protesta de la calle Obispo, el 30 de abril.

La organización danesa a favor de la libertad artística, Freemuse, denunció este martes en un comunicado los abusos del gobierno cubano contra Luis Manuel Otero Alcántara y los artistas en general.

“La libertad de expresión artística es un derecho humano internacional”, dijo el Dr. Srirak Plipat, Director Ejecutivo de Freemuse.

De forma similar se expresó Erika Guevara-Rosas, representante de Amnistía Internacional para asuntos latinoamericanos. "La represión contra artistas, periodistas y personas defensoras de derechos humanos en Cuba persiste, a pesar de los múltiples llamados internacionales al gobierno de Miguel Díaz-Canel para que deje de violar derechos".

El Dr. Plipat dijo que “Freemuse se entristece al ver que las continuas violaciones de ese derecho humano en Cuba llevan a que el artista Luis Manuel Otero Alcántara se declare en huelga de hambre y sed".

"Hacemos un llamado a las autoridades cubanas para que pongan fin a la represión de los artistas y trabajadores culturales en Cuba y respeten los derechos humanos internacionales de sus ciudadanos ”, aseveró.

La organización danesa registró que en 2020 la mayoría de las violaciones a la libertad artística documentadas en Cuba fueron cometidas por autoridades estatales. Según el informe "El Estado de las Libertades Artísticas 2021", los opositores al Decreto 349 —principalmente los asociados al Movimiento San Isidro— enfrentan una persecución sistemática.

Freemuse exhortó a las autoridades cubanas a atender las demandas de Otero Alcántara y respetar los derechos humanos. Por su parte, Guevara-Rosas afirmó que Amnistía Internacional seguirá "sin descanso demandando justicia y fin de la represión".

“El arte ha contagiado del deseo de libertad a la sociedad cubana”

Luis Manuel Otero Alcántara junto a los organizadores de la "00Biennal" en una foto tomada en mayo de 2018. REUTERS/Alexandre Meneghini

“El arte ha contagiado del deseo de libertad a la sociedad cubana”, aseguró a Radio Martí el opositor Manuel Cuesta Morúa, y eso le “provoca pánico” a las autoridades comunistas que buscan reverencia, sin espacios para la disidencia.

Así se expresó Cuesta Morúa cuando se le preguntó acerca del ambiente cultural en Cuba tras la detención del artista Luis Manuel Otero Alcántara, y la influencia del arte en la vida y los anhelos del cubano de a pie.

“Eso es de las mejores cosas que pueden estar ocurriendo en Cuba: la libertad desde el arte y a través del arte para llegar a lo cívico y a lo político”, dijo Cuesta Morúa al reflexionar sobre el acoso constante del régimen contra artistas como Otero Alcántara, Amaury Pacheco, Iris Ruiz, el rapero Osorbo, el rapero Denis Solís quien se encuentra tras las rejas, y Tania Bruguera, entre otros.

El economista Enix Berrio (tío de Otero Alcántara) opinó de forma similar, al recalcar que el arte genera cierta irreverencia, y en el marco de esa irreverencia el pueblo exige lo que el gobierno no quiere dar: libertad, democracia y derechos humanos.

El régimen sintió la necesidad el pasado 16 de abril de confiscar las obras de Otero Alcántara en la sede del Movimiento San Isidro y de destruirlas. “Y el arte se ve en las calles de barrios como Alamar y San Isidro”, dijo Cuesta Morúa.

“Las paredes en las calles de San Isidro son el símbolo y la muestra de las paredes de La Habana y quizá de las paredes de la Cuba urbana marginada”, explicó el opositor. “Hay escritos desde hace muchos años, con mucha poesía, todas las miserias del barrio que fueron reflejadas por el movimiento de los raperos, por ejemplo, que surgió en Alamar y por un proyecto magnífico que se llamó Omni Zona Franca que, desde abajo, fueron construyendo esa poesía irreverente y urbana, que trata de abrir espacios y encaminar las esperanzas de muchos jóvenes y de gentes que no son tan jóvenes que se han identificado con este movimiento”.

Más atrás, el rap cubano, surgido en la década de 1990 después de la caída de la Unión Soviética, inyectó en su música la realidad social cubana. O sea, los artistas se acercan a la realidad que vive por dentro el cubano de a pie.

“San Isidro establece conexiones con sus antecedentes y sus precedentes. Y eso lo fortalece. En San Isidro está el resumen del Festival Rotilla, de Omni Zona Franca que se vinculan a San Isidro, al igual que otros artistas independientes que ahora le dan un nuevo oído en un nuevo momento, un nuevo contexto, porque de alguna manera ya la sociedad cubana es totalmente distinta a la que el Estado cree que debe ser la sociedad cubana”, manifestó Cuesta Morúa.

El Movimiento San Isidro, con Luis Manuel Otero Alcántara como su coordinador, empezó a gestarse a partir de diciembre de 2018 como respuesta a la entrada en vigor del Decreto 349 que regula las actividades artísticas y culturales en el país. O sea, su deseo de libertad lo impulsa a exigir al régimen libertad.

En conversación con Radio Martí, Berrio resaltó la irreverencia de ese colectivo hacia los preceptos dictados por el aparato gubernamental.

“Luis Manuel tiene conciencia de su condición de ciudadano. La ha exigido de muchas maneras y ahí está su irreverencia, es el primer defensor de sus derechos y con ellos los del resto de la ciudadanía. Por eso es irreverente, pero también por su condición de artista”, subrayó.

“En Cuba hace muchos años hay un nivel de ruptura entre el régimen, entre el Estado, entre las estructuras estatales, partidistas y la ciudadanía y en ese sentido, los artistas conectan más rápido con la ciudadanía, con sus problemas, que un político de vieja data. Y ahí es donde entra Luis Manuel que planta la cara a lo que considera que viola su derecho, con una obra, un discurso, una palabra”, dijo Berrio. “Pero lo hace hasta el final, porque él es consecuente, no se detiene y llega hasta donde cree que debe ser su límite y su límite es, lo ha dicho, la libertad de Cuba”.

“Un joven, un artista, convoca y moviliza; es irreverencia ciudadana, no irreverencia al caos, no al desorden, es la irreverencia a que los cubanos y cubanas luchemos por defender nuestros derechos desde la postura que cada cual pueda hacerlo”, anotó Berrio.

El régimen le tiene un miedo cerval a esa irreverencia que están mostrando los jóvenes”, destacó Cuesta Morúa, quien recuerda cómo Vaclav Havel se inspiró en la irreverencia de los músicos alternativos de la época para lanzarse con valentía a impulsar la democracia en Checoeslovaquia. Se inspiró, particularmente, en la irreverencia y coraje de la banda rockera de 1968, “Personas de Plástico del Universo”, nombre que rinde homenaje al irreverente rockero estadounidense Frank Zappa.

“El uso de la burocracia represiva como reducto para esconderse detrás de ella”, aseveró Cuesta Morúa, “es una muestra de ese pánico y de esa pérdida de lo que llamaríamos el consenso social porque ya los clamores de libertad en cualquiera de sus expresiones están en el día a día de la población, se clama por libertades económicas, por libertades cívicas y por supuesto por la libertad de expresión”.

“Es algo que está en la sociedad misma”, dijo el opositor, quien fue detenido el pasado sábado por varias horas, porque el gobierno “tiene miedo” a dejarlo caminar por la ciudad libremente. “Y eso lo ve el gobierno: el 27N fue eso, una cantidad de libertades dormidas en los rostros de jóvenes artistas, intelectuales, periodistas que se personaron en el Ministerio de Cultura, el 27 de noviembre de 2020, de una manera espontánea, como es la libertad, justamente. Y no fue un fenómeno organizado por la oposición y la Sociedad Civil tradicional”, indicó Cuesta Morúa.

De igual modo sucedió el pasado viernes en la calle Obispo de la Habana Vieja: doce muchachos, al grito de Patria y Vida, exigieron públicamente a las autoridades cubanas que levantaran el cerco policial y les permitieran llegar a la casa del artista Luis Manuel Otero Alcántara, en huelga de hambre y sed desde el domingo anterior.

“Muchos jóvenes que estaban como espectadores, pero en todo caso, como espectadores activos de las nuevas demandas, también se manifestaron y esto ya es un fenómeno social, no es un fenómeno de grupo”, concluyó Cuesta Morúa.

CIR da a conocer ganadores de los Premios Di.Verso y Diversidad Plus 2021

Cartel del 1er. lugar en Premio Di.Verso, del CIR.

El Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR) dio a conocer este martes los nombres de los ganadores de los concursos Di.Verso y Diversidad Plus 2021, convocados como parte del Octavo Foro Cultural que lleva a cabo la organización defensora de los derechos de los grupos étnicos dentro de Cuba,

De acuerdo con lo informado a Radio Martí por Marthadela Tamayo, miembro de la directiva del CIR, este año la elección de los ganadores se logró “después de una reñida decisión por parte del jurado ante la presentación de temas socialmente comprometidos contra la discriminación, la violencia de género y una cultura de paz desde los derechos humanos”.

Marthadela Tamayo, miembro del CIR, da a conocer los ganadores de Premiios Di.Verso y Diversidad Plus 2021
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:56 0:00

Para seleccionar a los ganadores, el jurado debió basar su decisión el factores tales como “interpretación, identidad musical, valores de los mensajes desde el compromiso social, melodía, ritmo y manejo de los tiempos, para lo cual, la selección fue la siguiente”.

. Tema: “Rap Negro”, “interpretado por Flow-T (Lester Vives Matos) , mejor canción, cuyo contenido estimula valores desde el antirracismo”.

Cartel Arturo, de la canción ganadora de primera mención en Premios Di.Verso, del CIR
Cartel Arturo, de la canción ganadora de primera mención en Premios Di.Verso, del CIR

. Tema: “Arturo”, “interpretado por Don Oskr (Oscar Suárez Rodríguez) mejor canción, cuyo contenido invita a desaprender la violencia de género contra las mujeres”.

. Mención: “para “Barracón”, interpretado por Alfredo Sainz, tema que dibuja las tensiones que provoca el racismo en la sociedad cubana”.

En esta octava edición de los Premios Diversidad Plus 2021, resultó ganadora la actriz, presentadora y activista transgénero de la comunidad LGBTIQ, Kiriam Gutiérrez Pérez por “estar comprometida en la lucha contra el racismo, la discriminación racial y toda forma de discriminación”.

. Premio Diversidad Plus a Pilar Carvajal Bambul, “lideresa comunitaria, emprendedora, educadora popular” y también a Fernando Cárdenas (Internacional XB) “integrante del grupo de hip hop 340 MS, por su compromiso con la lucha contra el racismo y la discriminación, así como por la defensa del medio ambiente”.

Para cerrar el informe, la directiva del CIR eligió como particular recordatorio la siguiente frase: “Somos un país plural el día que asumamos la ética en sus dos sentidos básicos: reconocimiento del otro y reconocimiento en el otro”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG