Enlaces de accesibilidad

Deportes

Vida y fulgor del Andarín Carvajal

Félix "El Andarín Carvajal" de Soto, en una imagen tomada de YouTube.

Hoy vamos a hablar del Andarín Carvajal. Las fronteras entre la leyenda y la historia son difíciles de determinar con este personaje.

Se llamó Félix Carvajal de Soto, pero pocas personas conocían su verdadero nombre. Aún durante su vida, menos personas sabían donde y cuando había nacido, después de su muerte, con más oscuridad que la que merecía, no pocos dudaron que el mitológico Andarín Carvajal hubiera existido realmente.

No es fácil reconstruir la historia de su vida. No existen datos suficientes, ni con la credibilidad necesaria, provenientes de una época en que aportó mas indiferencia que interés a su cautivante vida. Las historias del propio Carvajal, aumentadas, embellecidas y dotadas de un optimismo monumental -quizás un elemento imprescindible en un soñador que siempre apuntó a una fugaz estrella- complican la tarea de separar el cuento del relato.

En los últimos años han salido plumas oportunistas que han canibalizado la historia de nuestro héroe, para adaptar los hechos de su vida a los intereses del régimen en la isla. Son los historiadores mercenarios que tienen como mandato cambiar la historia. Esos panfletos contribuyen a hacer la niebla más espesa alrededor de nuestro personaje.

Pero, a pesar de todo el tizne que tiene el cristal, vamos a mirar a través de él y acercarnos a la vida del Andarín Carvajal. Vamos a identificar cada información conjugando los verbos saber, decir o contar, como se sabe, se dice o se cuenta.

¿Qué es un andarín? Bueno, Uds. dirán, Andarín es el que anda mucho y eso, técnicamente es cierto. Pero andarín se le decía en el siglo XIX y la primera parte del XX a los corredores de fondo o distancias largas, así como a personajes que hacían exhibiciones -generalmente en ferias que iban de pueblo en pueblo- dotados de habilidades y resistencia para cubrir grandes distancias a pie y en poco tiempo.

En el Diario la Nación de Buenos Aires, periódico del que era corresponsal, José Martí escribió el 15 de abril de 1888 lo siguiente: “Los andarines, con ojos vidriados o a medio cerrar, dan vuelta sobre vuelta, encorvados, chupados, pegado a la piel del vientre el esternón, con las medias blancas salidas por debajo del gabán, como dos huesos”.

Se sabe que Félix nació en La Habana cerca de la bahía, en Águila entre San Lázaro y el mar. También se sabe la fecha de su nacimiento. Se ha publicado en numerosos medios que el andarín había nacido el 18 de marzo de 1875. Sin embargo en el único documento en el que ha sido constatada su fecha de nacimiento (su carné del Ministerio de Defensa), se consignaba que había nacido el día 16 de enero de 1866, dos años antes de estallar la Guerra de los 10 Años.

Dicho carné se cita en un reportaje que sobre su muerte publicó la revista Bohemia en su número de enero 30 de 1949. Carvajal había muerto 3 días antes, el 27 de enero de 1949. Tenía pues, al morir, 83 años y 11 días. Los distintos escribidores siguen copiando la inexacta fecha de su nacimiento, no les vale la pena un poco de investigación.

Cuando murió, Félix Carvajal ocupaba el cargo de Auxiliar de Administración de Clase Tercera de la Dirección de Propaganda de la Junta de Defensa Civil del Ministerio de Defensa de la República de Cuba. Por cargar con ese extenso título, con uniforme y todo, le pagaban 60 pesos al mes. Un salario modesto en los años ‘40, pero no de miseria (sobre todo para un hombre solo) que además, suplementaba su economía con los productos de una huerta que tenía.

Sobre el citado artículo de Bohemia hablaremos más adelante.

Se sabe que la familia Carvajal, buscando mejores horizontes, se mudó para San Antonio de los Baños y fue en la villa del Ariguanabo que el Andarín aprendió varios oficios, principalmente el de barbero y le tomó el gusto a correr y corrió y corrió. La profesión que ha identificado a Félix a través del tiempo es la de cartero, pero parece que la función de cartero no la ejerció a tiempo completo y solo lo empleaban de cartero en temporadas como las de Navidades.

Origen y rumbos del andarín cubano

Se dice que Félix Carvajal fue un mambí y participó en la Guerra de 1995. Se cuenta que fue correo de los patriotas y que participó en diferentes labores revolucionarias por lo que tuvo que salir del país, debido al apoyo que brindó a la lucha independentista.

Estuvo exilado en Tampa, en casa de una hermana suya y se quedó a vivir en esa ciudad floridana, refugio de tantos cubanos que han combatido la tiranía antes y ahora. En 1946 su hermana Antonia vivía en Tampa y La correspondencia su hermana Antonia –que data de 1946- fue encontrada en la casa de Carvajal a su muerte.

Se cuenta que regresó a Cuba en una expedición armada y combatió hasta que terminó la Guerra del 95. Carvajal batalló durante largos años por el reconocimiento a la condición de Veterano de la Guerra de Independencia para poder cobrar la reducida pensión, pero jamás aportó pruebas fehacientes y nadie le hizo caso. Lo único que pudo conseguir, recién cumplidos los 70 años, fue la plaza de ordenanza en el Ministerio de Defensa.

Como dije, fue en San Antonio de los Baños que de una forma autodidacta, comenzó a preparase para su carrera de andarín, sin técnica, sin método de entrenamiento y sin entrenador.

Un hecho inesperado sacó a Félix del anonimato. Corría el mes de noviembre de 1883, ocasión en que llegó a San Antonio de los Baños el trotamundos español Mariano Bierza, uno de los más famosos andarines del momento, quien realizó varias demostraciones por los alrededores y lanzó el consabido reto a todos los hombres presentes.

Ni corto ni perezoso, el paladín local recogió el guante lanzado por el hispano y acordaron verse las caras al día siguiente, a las 7 en punto de la mañana. El pueblo entero se presentó en la escena cuando a la hora pactada se presentaron los corredores. La prueba era darle vueltas corriendo al parque de la localidad. Bierza, totalmente extenuado, abandonó la carrera a eso e las 5 de la tarde mientras que Félix detuvo su carrera a las 7 de la noche. La multitud paseó en hombros al ídolo local y por esa puerta entró el Andarín en las justas internacionales.

Mientras que los coterráneos de Carvajal celebraban su éxito, el director del periódico local, El Rápido, de nombre Juan Manuel Castañón, publicó en la edición del día siguiente: “Ese zángano nombrado Carvajal está bueno, no para correr las calles del pueblo, sino para barrerlas”.

Armado de una fusta de cuero, el Andarín llegó a la redacción y, sin mediar palabras, golpeó varias veces al ofensor. El juicio no alcanzó mayor importancia, porque todo el pueblo -incluido el propio juez- rechazaba la afrenta pública.

De vuelta a La Habana el Andarín se convirtió en un personaje popular que los capitalinos veían pasar trotando, con su atuendo de pantalones cortos, gorra y medias largas de lana, al mismo tiempo que hacía sonar constantemente un silbato para llamar la atención.

Un día llegó a sus oídos que los Juegos Olímpicos de 1904 se celebrarían en San Luis, en EE.UU. y decidió que iría a competir en el maratón olímpico. Carvajal no tenía medios económicos ni contaba con los recursos y el reconocimiento de atletas conocidos como los esgrimistas Manuel Díaz y Ramón Fonst, éste último ya a los 16 años había ganado las primeras medallas para un ibero americano con oro y plata en los Juegos Olímpicos del 1900.

Pero Carvajal no se amilanó, optimismo es lo que le sobraba al Andarín, se puso a hacer exhibiciones y a ‘pasar el sombrero’ y reunió suficiente dinero para embarcarse en un carguero que lo dejó en el puerto de New Orleáns. Dicen que allí perdió el dinero que tenía, jugando a los dados, y se quedó sin el necesario para continuar viaje.

Cuentan en una versión, que viajó a pie, durante 10 días, de New Orleáns a San Luis y en otra, que lo fueron llevando por carretera. Ambas versiones lucen poco creíbles. Por la distancia entre ambas ciudades, el viaje caminando nos luce muy largo, aún para el Andarín y en 1904, no había tantos automóviles haciendo el viaje entre las dos ciudades.

Hay una tercera vía que nos luce más factible. El Mississippi. Con el entusiasmo de Félix, bien hubiera podido convencer a alguien que lo llevara por el inmenso río que une las dos urbes. Por cierto, ese año se cumplían ya 20 años desde que Mark Twain publicara las Aventuras de Huckebberry Finn con su viaje por el Mississippi y quizás el Andarín se lo hubiera leído.

Carvajal aunque era un gran atleta nunca había participado en competencias de ese tipo ni conocía la técnica o las reglas. Se presentó en la línea de partida vistiendo pantalones largos y pesadas botas de cartero. El público asistente y parte de los competidores lo recibieron con burlas y risas al percibir su estrafalario atuendo. Sin embargo, el gran lanzador de disco de EE.UU. Martin Sheridan lo ayudó y le recortó los pantalones para que pudiera moverse con más soltura.

En un día con una temperatura por encima de los 32 grados centígrados y con un trayecto pedregoso y polvoriento, Carvajal, sin conocimiento ni técnica salió a competir. Este episodio se ha adornado de diferentes formas pero el espinazo de la historia es que Félix iba marcando el paso después del Kilómetro 25 (algunos dicen que después del 35) y, sintiendo hambre (y aquí otros dicen que no había comido por largo tiempo) vio, por primera vez, un árbol de manzanas y se detuvo a comer manzanas. Las manzanas verdes le produjeron fuertes dolores de estómago y lo obligaron a parar varias veces, pasándolo 4 corredores y llegando en 5º lugar.

El ganador de la carrera, el estadounidense Fred Lordz, fue descalificado más tarde por comprobar que parte del recorrido lo había hecho en camión. Carvajal llegó cuarto fuera del podio. Lordz fue suspendido de por vida pero perdonado más tarde y en el 1905 ganó el Maratón de Boston con marca de 2:38:25.

Al ganador legal de la carrera, Thomas Hicks, sus amigos le habían suministrado durante la carrera un batido generador consistente en clara de huevo, sulfato de estricnina y coñac. Se le acusó pero la acusación no prosperó y Carvajal se quedó sin el bronce. El caso de Hicks pudiera ser el primer caso de dopaje en la historia e hizo que la Federación Atlética Americana (FAA), aconsejada por médicos, comenzó a prohibir el uso de drogas en competencias.

Se sabe que Carvajal regresó a EE.UU. al año siguiente y conquistó la medalla de bronce en el Primer Maratón del Missouri Atlhetic Club, efectuado también en San Luis el 6 de mayo de 1905 y ganado por el estadounidense Joe Forshaw.

Al año siguiente, en 1906, Carvajal supo que se celebrarían otros Juegos Olímpicos, esta vez en Atenas. El Andarín encontró los mismos obstáculos económicos que había encontrado para la cita de San Luis y aplicó a la nueva situación el mismo remedio. Comenzó a hacer exhibiciones públicas, tocado con su indumentaria de andarín y haciendo sonar su inseparable y ya notorio silbato.

Se cuenta que el paso del Andarín era seguido por docenas de chiquillos y al concluir las agotadoras jornadas de hasta 10 horas diarias, visitaba los comerciantes y directivos de instituciones privadas para recabar su cooperación económica.

Un buen día Félix empacó su maleta y partió en un vapor para Grecia. Vamos a dejar a nuestro andarín por un rato, navegando hacia tierras helénicas y vamos a esclarecer cualquier duda sobre estos Juegos Olímpicos de1906.

Un nuevo formato para los juegos

Hubo Juegos Olímpicos en 1896, en el 1900, los del 1904 en San Luis con las manzanas de Carvajal, luego en 1908, en fin cada 4 años celebrando cada Olimpiada. A los juegos del 1906 en Atenas se les llamó Juegos Intermedios y eran parte de un nuevo itinerario que contemplaba hacer Juegos, también cada 4 años, pero que cayeran entre los Juegos Olímpicos internacionales que organizarían en distintas ciudades. Los Juegos Intermedios serían ofrecidos, en todas las ocasiones en Atenas, Grecia.

Esto trajo una lucha entre el comité olímpico griego y Pierre de Coubertin, fundador y presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), pues los griegos querían hacer los Intermedios y el Barón presionando por el formato que hoy tenemos. Pues bien, los Juegos Intermedios se hicieron ese año y fueron un éxito pero, aunque se otorgaron medallas, el COI no las reconoce.

¿Y que pasó con nuestro andarín al que dejamos navegando rumbo al Pireo? Bueno, llegó Félix a Atenas, pero tarde… llegó 3 días después de celebrado el maratón. Se dice que esto no fue obstáculo para que nuestro peripatético personaje hiciera exhibiciones y entrara en competencias en varias ciudades del antiguo continente. Se cuenta que compitió en Santander, San Sebastián, Madrid, Barcelona, Burdeos, Saint Nazaire, París, Marsella, Génova, Milán, Pavía, Monza y Roma.

Ya de vuelta en Cuba se sabe que Carvajal doblegó al estadounidense Shelton, dándole vueltas a los terrenos de pelota de Carlos III en La Habana, en marzo del 1907. Se dice que en 1928 le dio 4 mil 375 vueltas a la Manzana de Gómez durante 6 días con 6 noches, alimentándose solamente de jugo de naranja. Se sabe que recorrió, entre el 1º de enero y el 23 de septiembre de 1930, la distancia de la Carretera Central desde Guane hasta Santiago de Cuba.

No todas sus actividades tuvieron ese glamour, en su vida hizo muchas exhibiciones en los carnavales y se paseó, como hombre sándwich, con carteles en pecho y espalda para ganarse unos pesos. Antes de ser ordenanza del Ministerio de Defensa fue portero del Hotel Inglaterra.

En enero de 1949 hizo su última exhibición pública en el Estadio del Cerro, cuando después de acompañar -a pesar de una hernia que padecía- al argentino Gerrero en una circunvalación de La Habana. Se lanzó al terreno y dio varias vueltas haciendo sonar su silbato. Los aficionados, puestos de pie, lo aplaudieron por varios minutos. El Andarín exclamó: “para que vean que todavía corro”. Tres semanas más tarde moriría víctima de una embolia fulminante a los 83 años.

Aclarando una infamia

Los escribidores del régimen han escrito que Carvajal vivía bajo el puente de La Lisa, para bajarle el piso a nuestro hombre y tratar de equipararlo en miseria a gran parte de nuestro pueblo de hoy. Pero el artículo de Bohemia que cité, es explícito y prolijo en detalles. Carvajal vivía en una pequeña y muy modesta casa que tenía en una parcela de alrededor de una manzana de superficie y que él llamaba con típica pompa criolla, “mi finca”. Pagaba un alquiler de $10.00 al mes por el terreno y tenía además un viejo automóvil al que mantenía inmaculado.

Carvajal cultivaba calabazas, limones, plátanos y otras verduras y hortalizas, las cuales vendía. Pero no era buen vendedor o negociante y regalaba parte de su cosecha a sus vecinos y amigos. No es el arte de la negociación parte inherente de hombres que viven literalmente a la carrera, ni la paciencia es característica de los andarines.

El 27 de enero de 1949 una vaca propiedad del jamaicano Alejandro Ayen entró en la finca de Carvajal y comenzó a comerle un plantón de fresca hierba guinea que el andarín tenía sembrada. Carvajal amarró la vaca y desafió al jamaicano a que viniera a sacarla. El disgusto de la bronca le causó la embolia y calló fulminado.

Bohemia describe las pertenencias de Carvajal en su austera morada. “Al pie de su cama cuelga una gran bandera cubana descolorida. Sobre la bandera, colocadas cuidadosamente, las medallas que había ganado en competencias internacionales. Debajo de la enseña nacional las copas y otros trofeos” que dan validez a lo que contaba y a lo que se decía.

Sobre la cama hay un letrero que dice: “Esta cama fue comprada por el Andarín Carvajal en el año 1905 en Valladolid, España. En ella nació la Marquesa de Balboa. El colchón es de lana de camello”. No cabía duda, dormía en noble lecho este trotamundos pintoresco, quien detrás siempre de una estrella, corrió, corrió y murió libre.

Vea todas las noticias de hoy

Olvidado el legado de Bobby Maduro

Beisbolito y los Sugar Kings.

Desafortunadamente este es un caso donde el protagonista ha sido abandonado y traicionado por dos grandes fuerzas.

La primera y más fuerte, es la dictadura imperante en Cuba, esa que abolió la pelota profesional en el año 1961. Un régimen que ha borrado su nombre a pesar de haberle robado entre tantas cosas, un estadio que junto a su socio Miguel Suárez construyó y que hasta el día de hoy permanece como una de las piezas de arquitectura mas visitadas en la isla.

La segunda es nada más y nada menos que el organismo al cual Bobby Maduro respetó, representó y le dio tantos triunfos: Las Grandes Ligas de Béisbol.

Bobby Maduro
Bobby Maduro

La pelota cubana fue testigo de inmensos caballeros de béisbol. Cuando uno lee un artículo de Andrés Pascual titulado “Los que no salían al terreno”, nos damos cuenta de las grandezas de personas como Abel Linares, Emilio De Armas, Ciso Camejo, El Dr. Julio Sanguily, Alfredo Pequeño, Merito Acosta y muchos otros.

Dentro de ese grupo surgió Roberto “Bobby” Maduro, un hombre que vivió la pelota cubana en su mejor momento y también en su peor existencia. Pero el amor a su familia y las circunstancias existentes del momento lo llevaron a marcharse de su patria, perder una fortuna y en el camino abrir nuevas fronteras que con el pasar del tiempo cambiarían el destino del mejor béisbol de la tierra.

Proveniente de una familia adinerada con intereses en seguros, ingenios azucareros, propiedades y transporte, Bobby creció con un inmenso amor al deporte. Educado en Estados Unidos y graduado de la prestigiosa Universidad de Cornell, hablaba el idioma inglés perfectamente. Todo esto unido a una gran visión que implementó en su faceta de dueño de equipos lo ayudó tremendamente en su trayectoria beisbolera.

Entre sus grandes logros está el anteriormente mencionado estadio en la barriada del Cerro a un costo de cerca de dos millones de dólares. “El Gran Estadio de La Habana” se convirtió en el terreno de béisbol fuera de EEUU mas codiciado y famoso del mundo.

A través de los años Bobby realizó su sueño de hacerse propietario de equipos. Primero compró una participación en el Club Cienfuegos de la liga invernal cubana, más conocida como el Champion, y más tarde obtuvo El Havana Cubans donde Joe Cambria y Merito Acosta habían salido victoriosos durante cinco temporadas en la Liga Internacional de La Florida.

Eventualmente transfirió el equipo a la Liga Internacional, la cual era mas fuerte y lo bautizó como Los Havana Sugar Kings. Esta novena logró inmortalizarlo.

Durante todo este tiempo su énfasis fue el de mejorar el béisbol de la isla. Así se unió a la famosa academia de niños, “Los Cubanitos”; una escuela de enseñanza y entrenamiento del juego, fundada por Mako Pérez y donde Maduro fue su máximo patrocinador y promotor. Esta liga cubría la isla completa y contaba con mas de 4,000 pequeños que no solo practicaban el deporte pero recibían ayuda en sus estudios.

Es de destacar que a pesar de no haber sido de los fundadores de “La Serie del Caribe”, si fue la figura que mas empujó y aportó por que fuera un éxito en la primera edición de ésta. Según el inigualable locutor Felo Ramírez, en dos ocasiones que el torneo estuvo a punto de no llevarse a cabo, Bobby le garantizó a la prensa cubana que él conseguiría los fondos como de hecho lo hizo.

Su gran momento llegó cuando sus queridos “Sugar Kings” ganaron la pequeña serie mundial frente a los Minneapolis Millers. Irónicamente con esa victoria culminaba su faena triunfal, pero al mismo tiempo veía esfumarse su gran ilusión de lograr establecer una franquicia profesional en Cuba.

Despojado de todas sus pertenencias en su tierra, marchó a Estados Unidos. Allí todo el trabajo y esfuerzo de años se vino abajo. Primero sus adorados “Sugar Kings” fueron relocalizados en New Jersey y más tarde a Jacksonville donde tristemente llegaron a su fin.

A pesar de todas las dificultades Bobby jamás dejó de trabajar por el béisbol. Invirtió hasta el último centavo que poseía y después solicitó préstamos a los bancos para tratar de continuar su jornada.

Ya establecido en Miami como exiliado siguió abogando por la pelota. Se creó una versión de Los Cubanitos donde estuvieron al frente Rafael Avila, Emilio Cabrera, Patato Pascual y otros. Se abrieron academias por entusiastas como Alfonsito Rodríguez, Vicente López, Julio “Jiquí” Moreno, Pipíolo Marcote, Angel Hernández y muchos más.

Su resumé y conexiones con las Grandes Ligas lo llevaron a nombrarlo como intermediario entre las ligas de invierno de Latinoamérica y la pelota organizada.

Aquí logró que permitieran que los peloteros cubanos desterrados pudieran jugar en esas ligas, que hasta ese momento solo aceptaban atletas del país. Miguel De La Hoz comenta que “Gracias a la iniciativa de Bobby Maduro muchos de nosotros podíamos jugar el año entero y al mismo tiempo fortalecer las ligas invernales”.

También asistió al crecimiento de la pelota amateur en esas naciones y donde recomendó que los equipos de Grandes Ligas abrieran academias en cada país.

Propuso que Los Dodgers de Los Angeles emplearan a Rafael Ávila como scout y entrenador y como dice el refrán “el resto es historia”. El triunfo de Rafael ratificó la visión de Bobby. Hoy día vemos como la pelota dominicana a contribuido a Las Grandes Ligas.

Fue instrumental en que volviera a reanudarse “La Serie Del Caribe” a pesar de que Cuba no podía competir y lo logró. En el año 1970 comenzó la segunda parte de dicho torneo y para su satisfacción uno de sus amigos, Carlos “Patato” Pascual, dirigiendo al equipo representante de Venezuela se llevó el galardón.

Su último proyecto lo llevó a organizar La Liga Inter-Americana. Esta contaba con equipos en Miami, Puerto Rico, Venezuela, República Dominicana y Panamá. Desafortunadamente su confianza en las promesas de otros y los problemas de visas a jugadores extranjeros llevaron la liga a una efímera existencia.

Treinta y cuatro años después de su fallecimiento, la figura de Bobby Maduro es motivo de admiración dentro del deporte.

Tristemente nunca ha sido reconocido por los dirigentes del Béisbol Profesional y mucho menos por la gerencia del Salón de Los Inmortales en Cooperstown.

El invicto cubano JJ Romero peleará esta noche en EEUU

Jorge de Jesús Romero. (Foto perfil de Twitter)

El prospecto Jorge de Jesús Romero es uno de los pocos peleadores cubanos que va a terminar el 2020 con tres peleas profesionales realizadas en EEUU.

Muchos púgiles de diferentes países no pelearán en el año en el cual la pandemia prácticamente paralizó el mundo, y el boxeo no ha sido la excepción.

Romero (18-0-12 KO) combatirá hoy viernes 20 de noviembre ante el argentino de Lomas de Zamora Facundo Eduardo Ased (9-3-5 KO), en pelea pactada a 8 rounds en el peso súper gallo, que tendrá por sede a Media Plus Studios, en la ciudad que progresa, Hialeah, estado de la Florida.

El pegador habanero sale de amplio favorito para ganar ante Ased, quien después de archivar 9 éxitos en forma consecutiva, perdió sus últimas tres peleas ante Joseph Aguirre, Ángel Aponte y el cubano Alexei Collado en diciembre del pasado año.

Este cartel constará de 11 combates en el cual intervendrán peleadores de 10 países y que tendrá de promotor a M&R boxing(Laura Ching) y de matchmaker a Melvin Rivas, el hombre encargado de puntualizar los detalles de cada una de las 11 peleas.

El entrenador cubano Morito Fernández Jr llevará a casi la mitad de sus pupilos a este cartel boxistico.

“Pito” Abreu no lo puede creer!!! fue elegido MVP, Jugador Más Valioso de la Liga Americana (VIDEO)

José "Pito" Abreu. Charles LeClaire-USA TODAY Sports via Reuters.

El pelotero cubano José “Pito” Abreu fue elegido American League Most Valuable Player (Jugador Más Valioso de la Liga Americana).

El primera base de los Chicago White Sox celebró junto a sus familiares más cercanos que se encontraban junto a él.

Su equipo ha inundado las redes con comentarios elogiosos de este gran pelotero, de quien destacan también su calidad humana.

José Abreu se convierte en el cuarto jugador en la historia de los White Sox (quinta vez) en ganar el premio, uniéndose a Frank Thomas (1993-94), Dick Allen (1972) y Nellie Fox (1959).

El exjugador del equipo de Los Elefantes de Cienfuegos lloró de emoción al conocer el veredicto que lo consagra como uno de los más grandes jugadores de todos los tiempos.

Abreu, quien ganó el Novato del Año en el 2014, es el tercer pelotero cubano que recibe el galardón, uniéndose a José Canseco (1988) y Zoilo Versalles (1965).

NASCAR, ingenio y amor al deporte mantuvieron al automovilismo invicto en la pandemia

Jimmie Johnson. Mark J. Rebilas-USA TODAY Sports via Reuters.

La asociación automovilística estadounidense NASCAR concluyó su temporada 2020 y eso merece un gran elogio.

Cuando la actual pandemia COVID-19 comenzó a crear estragos en el mundo del deporte y las diferentes especialidades tuvieron que cerrar las puertas, el automovilismo también cayó víctima.

Lo que separó este último de todos los demás fue la actitud de los dueños de escuadras y la fuerte jerarquía que dirige las competencias. Ambas unidas con el único propósito de salvar la temporada y por ende el deporte.

Para debidamente apreciar el esfuerzo de NASCAR, tenemos que remontarnos al 13 de marzo y comparar lo que las diferentes ligas y competencias de equipos estaban haciendo en ese momento.

El béisbol, considerado el pasatiempo nacional, estaba culminando con los campos primaverales y preparándose para la inauguración de su temporada regular el 26 de marzo.

Las negociaciones entre los dueños de equipos, la unión de peloteros y la MLB fueron verdaderas batallas campales; que por meses amenazaron con cancelar la faena 2020. No pasaba un día en que las acusaciones y oprobios de los diferentes campos hicieran daño a tan respetado deporte.

Finalmente, después de tres meses de negociaciones solo pudieron organizar una competencia de 60 partidos que se iniciaría el 23 de julio para continuar con una post-temporada bastante anémica.

Por otra parte, el baloncesto profesional que contaba con una gran popularidad, también entró en crisis. Este se encontraba a solo un mes de concluir la campaña regular y comenzar los play-offs.

La NBA, que por años se ha caracterizado por geniales comisionados, Walter Kennedy, Larry O’Brien, David Stern y en la actualidad Adam Silver, no llegaba a un arreglo entre jugadores y los dueños de franquicias.

Por primera vez se sintió un decline en el liderazgo y visión de lo que hasta ese momento era una competencia admirada por el mundo entero. Por último, se trazaron en llevar a cabo una competencia calificatoria hacia la post-temporada en una ciudad “Burbuja” y la cual comenzaría en julio 30.

La liga de hockey sobre hielo, NHL, básicamente compite con la NBA con la excepción de tres o cuatro semanas más tempranas; por lo tanto, sus decisiones fueron muy parecidas, solo que las negociaciones fueron más calmadas que la del deporte del aro y la pelota.

La última liga en esta lista de comparaciones es la MLS y la cual rige las competencias de balompié en EEUU. Esta cesó su actividad el 20 de marzo después de haber comenzado su temporada regular el 29 de febrero.

Contrario a la MLB, NBA y la NHL esta organización no tuvo ningún tipo de escándalo público debido a negociaciones. Simplemente el 10 de junio dieron la noticia de que resumirían sus actividades regulares el 12 de agosto.

Después de presentar las calamidades y vicisitudes de las otras ligas regresamos al triunfo de NASCAR.

Criticada desde un principio, no le puso atención a la negatividad y se dió a la tarea de crear una competencia virtual. Una serie de siete carreras entre los corredores más famosos del pasado y del presente; todos desde sus hogares usando simuladores.

La serie completa fue transmitida en vivo a través de una cadena nacional de televisión. El propósito de esta competencia fue de llenar un vacío entre los amantes del deporte y los cuales respondieron positivamente.

Contrario a las otras ligas que todos los días salían con nuevas ideas, demandas y fechas tentativas para después tener que posponerlas o cancelarlas; NASCAR jamás anunció fecha de reanudación, hasta que estuvieron seguros y listos de que sus planes podían lograr una temporada completa y no reducida como resultó con las otras empresas.

Por fin, el 30 de abril, los organizadores presentaron públicamente el calendario del año y la primera carrera se llevó a cabo en nombre de aquellos que estaban combatiendo la pandemia en primer plano.

Más adelante también bajo críticas y controversias admitieron a los primeros mil fanáticos al estadio. Este evento fue en la pista de Homestead, al sur de Miami, y todos los invitados de honor eran militares.

Esta decisión le abrió las puertas a que los seguidores del deporte pudieran presenciar los espectáculos en persona. La cantidad que admitían era basada en las leyes del estado donde se celebraba la competencia.

El resultado de la planificación y el esfuerzo de sacar la temporada adelante; dejando detrás el ego, la vanidad y la avaricia ha sido un total éxito deportivo en EEUU.

La campaña 2020 concluyó este pasado domingo 8 y no pudo haber sido mejor planeada. Todas las fechas se cumplieron. No existieron escándalos y el final no se podía haber esperado de mejor manera.

La NASCAR despidió a su máxima figura de los últimos años, Jimmy Johnson, quién aparentaba dejar un gran vacío; pero afortunadamente, bajo la circunstancia de la pandemia, nació una estrella. El hijo de otra gran figura del pasado, Bill Elliott, que creció básicamente detrás del volante, se llevó la corona.

Galardones con sabor amargo

El tercera base de los Dodgers de Los Ángeles, Justin Turner, celebra con el trofeo luego de derrotar 3-1 a los Rays de Tampa Bay para ganar la Serie Mundial de béisbol.

En una temporada regular donde pocos peloteros jugaron 60 partidos y algunos a duras penas jugaron 30, el béisbol de las grandes ligas ha decidido otorgar todos los premios individuales -aquellos que son votados especialmente por los cronistas deportivos de la pelota- tal y como se hace en una campaña regular de 162 juegos. ¿Por qué? Porque el “librito o biblia” que usa MLB dice que tiene que ser así y punto, además el deporte tiene que seguirse autopromocionando, promoviendo después de sufrir gigantescas pérdidas debido a la pandemia.

En su resumen deportivo, AL DURO Y SIN GUANTES ha recogido nuestra opinión: que la “temporadita” regular de solo 60 juegos no debería tener ni guantes de oro, novato del año, manager del año, premio Cy Young ni jugador más valioso. Todos los premios que son otorgados por la asociación de cronistas deportivos del país.

Son poquitos y contados los peloteros que jugaron todos los partidos. El covid-19 y las lesiones mantuvieron varias estrellas fuera de la mini-campaña por semanas y semanas. El astro dominicano de los Nacionales Juan Soto, los cubanos Aroldis Chapman y Yoan Moncada son algunos de los muchos peloteros de alto calibre que vienen a la mente mientras otros 2 cubanos Yasiel Puig y Yoenis Céspedes ni siquiera pudieron desarrollarse o ponerse en marcha debido a Coronavirus.

Me cuesta trabajo pensar que un outfielder o jugador de cuadro pudiera ganarse un guante de oro -este galardón es otorgado por la compañía deportiva RAWLINGS- jugando poco más de 30 partidos, o sea, a duras penas la mitad de una “temporadita” que ni siquiera fue la tercera parte de una campaña regular de 162 juegos que es lo generalmente tenemos.

Otro buen ejemplo son los lanzadores. Varios pitchers de grandes ligas son de “racha” tienen 6 buenas aperturas donde pueden ganar 5 partidos o 6 malas aperturas donde pueden perder 5 en fila. Por eso es que los premios individuales siempre se otorgan por “CONSISTENCIA” y no por rachas.

No se trata de restarle importancia a los peloteros que tuvieron un buen desempeño, al contrario, se trata de analizar bien las cosas para que un manager que a duras penas clasificó a la postemporada con promedio de 31 y 29, y clasificó únicamente porque en el 2020 se modificaron las reglas para incluir a 16 clubes en los play-offs en vez de los acostumbrados 10, no termine siendo “manager del año” en ese caso sería mejor no tener un “piloto del año” cuando más de la mitad de los clubes clasificaron a la postemporada especialmente si uno de los managers nominados ya fue despedido.

Imagínense ustedes que vergüenza, el “manager del año” fue botado por bajo rendimiento.

He hablado con muchos aficionados de nuestro pasatiempo nacional, así como miembros de la prensa y casi todos -yo diría que un 70%- están de acuerdo que este año no debería haber premios individuales en una tumultuosa y turbulenta mini-temporada de 60 partidos donde los extra innings comenzaron con corredor en segunda base y las dobles carteleras fueron de solamente 7 entradas.

No se pierdan lo mejor del béisbol de las grandes ligas en su resumen deportivo AL DURO Y SIN GUANTES de 7a8pm y su repetición a la medianoche por las ondas radiales de Radio Martí en su página oficial: www.radiotelevisionmarti.com.

Cargar más

XS
SM
MD
LG