Enlaces de accesibilidad

Deportes

Vida y fulgor del Andarín Carvajal

Félix "El Andarín Carvajal" de Soto, en una imagen tomada de YouTube.

Hoy vamos a hablar del Andarín Carvajal. Las fronteras entre la leyenda y la historia son difíciles de determinar con este personaje.

Se llamó Félix Carvajal de Soto, pero pocas personas conocían su verdadero nombre. Aún durante su vida, menos personas sabían donde y cuando había nacido, después de su muerte, con más oscuridad que la que merecía, no pocos dudaron que el mitológico Andarín Carvajal hubiera existido realmente.

No es fácil reconstruir la historia de su vida. No existen datos suficientes, ni con la credibilidad necesaria, provenientes de una época en que aportó mas indiferencia que interés a su cautivante vida. Las historias del propio Carvajal, aumentadas, embellecidas y dotadas de un optimismo monumental -quizás un elemento imprescindible en un soñador que siempre apuntó a una fugaz estrella- complican la tarea de separar el cuento del relato.

En los últimos años han salido plumas oportunistas que han canibalizado la historia de nuestro héroe, para adaptar los hechos de su vida a los intereses del régimen en la isla. Son los historiadores mercenarios que tienen como mandato cambiar la historia. Esos panfletos contribuyen a hacer la niebla más espesa alrededor de nuestro personaje.

Pero, a pesar de todo el tizne que tiene el cristal, vamos a mirar a través de él y acercarnos a la vida del Andarín Carvajal. Vamos a identificar cada información conjugando los verbos saber, decir o contar, como se sabe, se dice o se cuenta.

¿Qué es un andarín? Bueno, Uds. dirán, Andarín es el que anda mucho y eso, técnicamente es cierto. Pero andarín se le decía en el siglo XIX y la primera parte del XX a los corredores de fondo o distancias largas, así como a personajes que hacían exhibiciones -generalmente en ferias que iban de pueblo en pueblo- dotados de habilidades y resistencia para cubrir grandes distancias a pie y en poco tiempo.

En el Diario la Nación de Buenos Aires, periódico del que era corresponsal, José Martí escribió el 15 de abril de 1888 lo siguiente: “Los andarines, con ojos vidriados o a medio cerrar, dan vuelta sobre vuelta, encorvados, chupados, pegado a la piel del vientre el esternón, con las medias blancas salidas por debajo del gabán, como dos huesos”.

Se sabe que Félix nació en La Habana cerca de la bahía, en Águila entre San Lázaro y el mar. También se sabe la fecha de su nacimiento. Se ha publicado en numerosos medios que el andarín había nacido el 18 de marzo de 1875. Sin embargo en el único documento en el que ha sido constatada su fecha de nacimiento (su carné del Ministerio de Defensa), se consignaba que había nacido el día 16 de enero de 1866, dos años antes de estallar la Guerra de los 10 Años.

Dicho carné se cita en un reportaje que sobre su muerte publicó la revista Bohemia en su número de enero 30 de 1949. Carvajal había muerto 3 días antes, el 27 de enero de 1949. Tenía pues, al morir, 83 años y 11 días. Los distintos escribidores siguen copiando la inexacta fecha de su nacimiento, no les vale la pena un poco de investigación.

Cuando murió, Félix Carvajal ocupaba el cargo de Auxiliar de Administración de Clase Tercera de la Dirección de Propaganda de la Junta de Defensa Civil del Ministerio de Defensa de la República de Cuba. Por cargar con ese extenso título, con uniforme y todo, le pagaban 60 pesos al mes. Un salario modesto en los años ‘40, pero no de miseria (sobre todo para un hombre solo) que además, suplementaba su economía con los productos de una huerta que tenía.

Sobre el citado artículo de Bohemia hablaremos más adelante.

Se sabe que la familia Carvajal, buscando mejores horizontes, se mudó para San Antonio de los Baños y fue en la villa del Ariguanabo que el Andarín aprendió varios oficios, principalmente el de barbero y le tomó el gusto a correr y corrió y corrió. La profesión que ha identificado a Félix a través del tiempo es la de cartero, pero parece que la función de cartero no la ejerció a tiempo completo y solo lo empleaban de cartero en temporadas como las de Navidades.

Origen y rumbos del andarín cubano

Se dice que Félix Carvajal fue un mambí y participó en la Guerra de 1995. Se cuenta que fue correo de los patriotas y que participó en diferentes labores revolucionarias por lo que tuvo que salir del país, debido al apoyo que brindó a la lucha independentista.

Estuvo exilado en Tampa, en casa de una hermana suya y se quedó a vivir en esa ciudad floridana, refugio de tantos cubanos que han combatido la tiranía antes y ahora. En 1946 su hermana Antonia vivía en Tampa y La correspondencia su hermana Antonia –que data de 1946- fue encontrada en la casa de Carvajal a su muerte.

Se cuenta que regresó a Cuba en una expedición armada y combatió hasta que terminó la Guerra del 95. Carvajal batalló durante largos años por el reconocimiento a la condición de Veterano de la Guerra de Independencia para poder cobrar la reducida pensión, pero jamás aportó pruebas fehacientes y nadie le hizo caso. Lo único que pudo conseguir, recién cumplidos los 70 años, fue la plaza de ordenanza en el Ministerio de Defensa.

Como dije, fue en San Antonio de los Baños que de una forma autodidacta, comenzó a preparase para su carrera de andarín, sin técnica, sin método de entrenamiento y sin entrenador.

Un hecho inesperado sacó a Félix del anonimato. Corría el mes de noviembre de 1883, ocasión en que llegó a San Antonio de los Baños el trotamundos español Mariano Bierza, uno de los más famosos andarines del momento, quien realizó varias demostraciones por los alrededores y lanzó el consabido reto a todos los hombres presentes.

Ni corto ni perezoso, el paladín local recogió el guante lanzado por el hispano y acordaron verse las caras al día siguiente, a las 7 en punto de la mañana. El pueblo entero se presentó en la escena cuando a la hora pactada se presentaron los corredores. La prueba era darle vueltas corriendo al parque de la localidad. Bierza, totalmente extenuado, abandonó la carrera a eso e las 5 de la tarde mientras que Félix detuvo su carrera a las 7 de la noche. La multitud paseó en hombros al ídolo local y por esa puerta entró el Andarín en las justas internacionales.

Mientras que los coterráneos de Carvajal celebraban su éxito, el director del periódico local, El Rápido, de nombre Juan Manuel Castañón, publicó en la edición del día siguiente: “Ese zángano nombrado Carvajal está bueno, no para correr las calles del pueblo, sino para barrerlas”.

Armado de una fusta de cuero, el Andarín llegó a la redacción y, sin mediar palabras, golpeó varias veces al ofensor. El juicio no alcanzó mayor importancia, porque todo el pueblo -incluido el propio juez- rechazaba la afrenta pública.

De vuelta a La Habana el Andarín se convirtió en un personaje popular que los capitalinos veían pasar trotando, con su atuendo de pantalones cortos, gorra y medias largas de lana, al mismo tiempo que hacía sonar constantemente un silbato para llamar la atención.

Un día llegó a sus oídos que los Juegos Olímpicos de 1904 se celebrarían en San Luis, en EE.UU. y decidió que iría a competir en el maratón olímpico. Carvajal no tenía medios económicos ni contaba con los recursos y el reconocimiento de atletas conocidos como los esgrimistas Manuel Díaz y Ramón Fonst, éste último ya a los 16 años había ganado las primeras medallas para un ibero americano con oro y plata en los Juegos Olímpicos del 1900.

Pero Carvajal no se amilanó, optimismo es lo que le sobraba al Andarín, se puso a hacer exhibiciones y a ‘pasar el sombrero’ y reunió suficiente dinero para embarcarse en un carguero que lo dejó en el puerto de New Orleáns. Dicen que allí perdió el dinero que tenía, jugando a los dados, y se quedó sin el necesario para continuar viaje.

Cuentan en una versión, que viajó a pie, durante 10 días, de New Orleáns a San Luis y en otra, que lo fueron llevando por carretera. Ambas versiones lucen poco creíbles. Por la distancia entre ambas ciudades, el viaje caminando nos luce muy largo, aún para el Andarín y en 1904, no había tantos automóviles haciendo el viaje entre las dos ciudades.

Hay una tercera vía que nos luce más factible. El Mississippi. Con el entusiasmo de Félix, bien hubiera podido convencer a alguien que lo llevara por el inmenso río que une las dos urbes. Por cierto, ese año se cumplían ya 20 años desde que Mark Twain publicara las Aventuras de Huckebberry Finn con su viaje por el Mississippi y quizás el Andarín se lo hubiera leído.

Carvajal aunque era un gran atleta nunca había participado en competencias de ese tipo ni conocía la técnica o las reglas. Se presentó en la línea de partida vistiendo pantalones largos y pesadas botas de cartero. El público asistente y parte de los competidores lo recibieron con burlas y risas al percibir su estrafalario atuendo. Sin embargo, el gran lanzador de disco de EE.UU. Martin Sheridan lo ayudó y le recortó los pantalones para que pudiera moverse con más soltura.

En un día con una temperatura por encima de los 32 grados centígrados y con un trayecto pedregoso y polvoriento, Carvajal, sin conocimiento ni técnica salió a competir. Este episodio se ha adornado de diferentes formas pero el espinazo de la historia es que Félix iba marcando el paso después del Kilómetro 25 (algunos dicen que después del 35) y, sintiendo hambre (y aquí otros dicen que no había comido por largo tiempo) vio, por primera vez, un árbol de manzanas y se detuvo a comer manzanas. Las manzanas verdes le produjeron fuertes dolores de estómago y lo obligaron a parar varias veces, pasándolo 4 corredores y llegando en 5º lugar.

El ganador de la carrera, el estadounidense Fred Lordz, fue descalificado más tarde por comprobar que parte del recorrido lo había hecho en camión. Carvajal llegó cuarto fuera del podio. Lordz fue suspendido de por vida pero perdonado más tarde y en el 1905 ganó el Maratón de Boston con marca de 2:38:25.

Al ganador legal de la carrera, Thomas Hicks, sus amigos le habían suministrado durante la carrera un batido generador consistente en clara de huevo, sulfato de estricnina y coñac. Se le acusó pero la acusación no prosperó y Carvajal se quedó sin el bronce. El caso de Hicks pudiera ser el primer caso de dopaje en la historia e hizo que la Federación Atlética Americana (FAA), aconsejada por médicos, comenzó a prohibir el uso de drogas en competencias.

Se sabe que Carvajal regresó a EE.UU. al año siguiente y conquistó la medalla de bronce en el Primer Maratón del Missouri Atlhetic Club, efectuado también en San Luis el 6 de mayo de 1905 y ganado por el estadounidense Joe Forshaw.

Al año siguiente, en 1906, Carvajal supo que se celebrarían otros Juegos Olímpicos, esta vez en Atenas. El Andarín encontró los mismos obstáculos económicos que había encontrado para la cita de San Luis y aplicó a la nueva situación el mismo remedio. Comenzó a hacer exhibiciones públicas, tocado con su indumentaria de andarín y haciendo sonar su inseparable y ya notorio silbato.

Se cuenta que el paso del Andarín era seguido por docenas de chiquillos y al concluir las agotadoras jornadas de hasta 10 horas diarias, visitaba los comerciantes y directivos de instituciones privadas para recabar su cooperación económica.

Un buen día Félix empacó su maleta y partió en un vapor para Grecia. Vamos a dejar a nuestro andarín por un rato, navegando hacia tierras helénicas y vamos a esclarecer cualquier duda sobre estos Juegos Olímpicos de1906.

Un nuevo formato para los juegos

Hubo Juegos Olímpicos en 1896, en el 1900, los del 1904 en San Luis con las manzanas de Carvajal, luego en 1908, en fin cada 4 años celebrando cada Olimpiada. A los juegos del 1906 en Atenas se les llamó Juegos Intermedios y eran parte de un nuevo itinerario que contemplaba hacer Juegos, también cada 4 años, pero que cayeran entre los Juegos Olímpicos internacionales que organizarían en distintas ciudades. Los Juegos Intermedios serían ofrecidos, en todas las ocasiones en Atenas, Grecia.

Esto trajo una lucha entre el comité olímpico griego y Pierre de Coubertin, fundador y presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), pues los griegos querían hacer los Intermedios y el Barón presionando por el formato que hoy tenemos. Pues bien, los Juegos Intermedios se hicieron ese año y fueron un éxito pero, aunque se otorgaron medallas, el COI no las reconoce.

¿Y que pasó con nuestro andarín al que dejamos navegando rumbo al Pireo? Bueno, llegó Félix a Atenas, pero tarde… llegó 3 días después de celebrado el maratón. Se dice que esto no fue obstáculo para que nuestro peripatético personaje hiciera exhibiciones y entrara en competencias en varias ciudades del antiguo continente. Se cuenta que compitió en Santander, San Sebastián, Madrid, Barcelona, Burdeos, Saint Nazaire, París, Marsella, Génova, Milán, Pavía, Monza y Roma.

Ya de vuelta en Cuba se sabe que Carvajal doblegó al estadounidense Shelton, dándole vueltas a los terrenos de pelota de Carlos III en La Habana, en marzo del 1907. Se dice que en 1928 le dio 4 mil 375 vueltas a la Manzana de Gómez durante 6 días con 6 noches, alimentándose solamente de jugo de naranja. Se sabe que recorrió, entre el 1º de enero y el 23 de septiembre de 1930, la distancia de la Carretera Central desde Guane hasta Santiago de Cuba.

No todas sus actividades tuvieron ese glamour, en su vida hizo muchas exhibiciones en los carnavales y se paseó, como hombre sándwich, con carteles en pecho y espalda para ganarse unos pesos. Antes de ser ordenanza del Ministerio de Defensa fue portero del Hotel Inglaterra.

En enero de 1949 hizo su última exhibición pública en el Estadio del Cerro, cuando después de acompañar -a pesar de una hernia que padecía- al argentino Gerrero en una circunvalación de La Habana. Se lanzó al terreno y dio varias vueltas haciendo sonar su silbato. Los aficionados, puestos de pie, lo aplaudieron por varios minutos. El Andarín exclamó: “para que vean que todavía corro”. Tres semanas más tarde moriría víctima de una embolia fulminante a los 83 años.

Aclarando una infamia

Los escribidores del régimen han escrito que Carvajal vivía bajo el puente de La Lisa, para bajarle el piso a nuestro hombre y tratar de equipararlo en miseria a gran parte de nuestro pueblo de hoy. Pero el artículo de Bohemia que cité, es explícito y prolijo en detalles. Carvajal vivía en una pequeña y muy modesta casa que tenía en una parcela de alrededor de una manzana de superficie y que él llamaba con típica pompa criolla, “mi finca”. Pagaba un alquiler de $10.00 al mes por el terreno y tenía además un viejo automóvil al que mantenía inmaculado.

Carvajal cultivaba calabazas, limones, plátanos y otras verduras y hortalizas, las cuales vendía. Pero no era buen vendedor o negociante y regalaba parte de su cosecha a sus vecinos y amigos. No es el arte de la negociación parte inherente de hombres que viven literalmente a la carrera, ni la paciencia es característica de los andarines.

El 27 de enero de 1949 una vaca propiedad del jamaicano Alejandro Ayen entró en la finca de Carvajal y comenzó a comerle un plantón de fresca hierba guinea que el andarín tenía sembrada. Carvajal amarró la vaca y desafió al jamaicano a que viniera a sacarla. El disgusto de la bronca le causó la embolia y calló fulminado.

Bohemia describe las pertenencias de Carvajal en su austera morada. “Al pie de su cama cuelga una gran bandera cubana descolorida. Sobre la bandera, colocadas cuidadosamente, las medallas que había ganado en competencias internacionales. Debajo de la enseña nacional las copas y otros trofeos” que dan validez a lo que contaba y a lo que se decía.

Sobre la cama hay un letrero que dice: “Esta cama fue comprada por el Andarín Carvajal en el año 1905 en Valladolid, España. En ella nació la Marquesa de Balboa. El colchón es de lana de camello”. No cabía duda, dormía en noble lecho este trotamundos pintoresco, quien detrás siempre de una estrella, corrió, corrió y murió libre.

Vea todas las noticias de hoy

Boxeo: Cubano Mike Pérez ante otra buena oportunidad

Un ring de boxeo.

El pegador cubano Ismaikel “Mike” Pérez en el 2013 estuvo a las puertas de pelear por una corona mundial en la división súper pesada.

En el accidentado combate ante el ruso Magomed Abdusalamov, Mike demostró su talento y calidad. Posteriormente, en enero del 2014, en el Bell Centre ubicado en Montreal, el peleador espirituano empató su combate ante Carlos Takam.

La peor derrota de Mike fue en julio del 2014, tras perder polémico pleito ante el estadounidense Bryan Jennings.En sus siguientes peleas, Mike salió airoso en cuatro y perdió dos, una ante el ruso Alexander Povetkin y la otra ante el lituano Mairis Briedis en una de las semifinales de la Súper Serie Mundial de Boxeo, pero en el peso crucero.

Para Mike fue su primera pelea en las 200 libras, y desde el 2017 combate en el peso crucero, tras someterse a una rigurosa dieta y bajar 40 libras.

Tras perder ante Briedis, Pérez ganó sus siguientes dos peleas frente a el argentino Pablo Matías Magrini y el boricua Keith Tapia en octubre del pasado año.

Mike (24-3- 15 KO), se reintegró al entrenamiento en Cork, Irlanda, a principios del 2019 con miras a continuar en el peso crucero y mentalmente preparado para su sueño: convertirse en el tercer cubano en toda la historia en proclamarse monarca mundial en el peso crucero.

Los otros dos cubanos que ganaron fajas del orbe fueron el ídolo del central Nodarse, en Artemisa, Juan Carlos Gómez (reside desde 1992 en Hamburgo, Alemania), y Yunier Dorticos, de Cienfuegos.

El ex campeón mundial juvenil en el peso semi completo regresará al ring el próximo 4 de mayo. Mike se enfrentará al congolés Ilunga Makabu (24-2-23 KO), en pelea pactada a 12 rounds en las 200 libras por la corona vacante de Plata del Consejo Mundial de Boxeo, (CMB), pelea que se realizará en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo.

El ganador de esa pelea debería enfrentarse al ucraniano invicto Oleksandr Usyk, monarca del CMB. Sin embargo, ese pleito está en el aire, debido a que Usyk (campeón de la Súper Serie Mundial de Boxeo en el peso crucero) pretende combatir en la división súper pesada.

Makabu figura número 11 en el mundo en los cuatro principales organismos que rigen el boxeo profesional (OMB, CMB, FIB y la AMB), mientras que el cubano Mike Pérez aparece número 18 del mundo y número 2 de Cuba, detrás de Yunier Dorticos, ex campeón de la Asociación Mundial de Boxeo en el peso crucero.

Esperamos que en un futuro no muy lejano Dorticos recupere el fajín mundial de la AMB, mientras que Pérez pudiera, de ganar ante Makabu, ir por el cetro del CMB.

La tele sigue mandando en MLB

Fotografía tomada antes del inicio del partido de Grandes Ligas entre los Cardenales de San Luis y los Rojos de Cincinnati en el Estadio Monterrey de Monterrey, Estado de Nuevo León, México.

El tema NO es nuevo y es uno que ya se ha discutido muchas veces a lo largo de los años en su resumen deportivo AL DURO Y SIN GUANTES.

Hoy en día cualquier partido de temporada regular de 9 entradas en el béisbol de las grandes ligas dura fácilmente 3 horas. Es más, hay partidos donde el club dueño de casa no batea en la parte baja del noveno y aun así el juego dura 3 horas.

Si le preguntamos a 100 aficionados del béisbol de las Grandes Ligas “si pudiera cambiar algo del juego que haría” seguro que el 90% de ellos diría “la duración de los partidos transmitidos por la tele". Hasta el comisionado del béisbol de las grandes ligas se ha manifestado varias veces en contra de los interminables juegos de MLB que duran más de 3 horas.

Hoy en día cualquier partido de temporada regular de 9 entradas en MLB dura fácilmente 3 horas. Y en la postemporada 3 horas y 15 minutos. Lo he venido diciendo desde hace muchos años: la televisión ha sido, durante mucho tiempo, el peor enemigo de nuestro pasatiempo nacional.

Cada año las cadenas de televisión ponen más y más anuncios llamados erróneamente “comerciales”. Cada medio inning o cambio de pitcher es una tortura. Según cifras oficiales de https://www.baseball-reference.com/postseason/1948_WS.shtmlen , en 1948 la Serie Mundial de 6 encuentros se jugó, en promedio, 2 horas por partido.

En la década de los años 60 un juego de Serie Mundial demoraba unas 2 horas y 15 minutos. En los años 70 un juego de play-off o postemporada duraba en promedio unas 2 horas y media. En los años 80 un juego de postemporada demoraba unas 2 horas y 45 minutos. En la década de los años 90 comenzamos la tortura de las 3 horas. En la década de los 2000 superamos las 3 horas y la MLB comenzó a perder fanáticos.

¿Han visto el patrón? ¿Qué podemos esperar dentro de 10 o 20 años? ¿Hay que demorarse casi 3 minutos entre innings y cada vez que hay cambio de lanzadores? Por su puesto que no, pero la televisión aprovecha el tiempo para meter más anuncios y la tele es la que paga.

Estamos de acuerdo que la televisión es la que manda pues pagan millones por derechos de transmisión pero ¿a qué costo? ¿No se da cuenta la MLB que está perdiendo una generación entera de aficionados que simplemente no puede acostarse a la medianoche viendo pelota por la tele?

Más importante aún, MLB tiene competencia directa durante 8 meses al año cortesías de la MLS, la liga profesional de fútbol de EE.UU. que ha crecido 100% los últimos 10 años y está añadiendo 4 clubes más, incluyendo uno en Miami en el 2020, que seguro le “robara cancha” a los Marlins.

Hay un dicho famoso: “el tiempo es oro” cuando vemos un partido de fútbol, sabemos que va a terminar en 2 horas. Pero el béisbol es eterno. Recuerden lo que ocurrió el pasado octubre, en el tercer juego de la Serie Mundial 2018, éste servidor narró un partido de 18 entradas que duró 7 horas y media ¿Cuánta gente estuvo despierta cuando el juego por fin terminó casi a las 4 de la madrugada?Con razón la cadena de televisión FOX se quejó que los “ratings” o audiencia de la serie mundial 2018 fue la segunda más baja en la historia.

Por ejemplo: los partidos de postemporada han estado terminando a las 11:30pm – hora del este - eso significa que cualquier persona que tiene trabajo, colegio/escuela el día siguiente ( el 80% de los televidentes) tienen que sacrificarse para ver los partidos o simplemente apagan la tele y se acuestan.

En el caso de los fanáticos jóvenes es casi imposible para ellos desvelarse todo el mes de octubre cuando tienen que madrugar el día siguiente.

Poniéndole una curita a una gran herida y para economizar unos cuantos segundos por aquí y por allá, MLB eliminó los 4 lanzamientos en la base por bola intencional y limita las visitas al pitcher antes de sacar el serpentinero. Eso quizás le está economizando un par de minutos a un juego de 9 entradas.

En los últimos años fanáticos en Cuba han llamado o escrito muchas veces a nuestro resumen deportivo AL DURO Y SIN GUANTES, diciéndonos que no pudieron escuchar todo el partido que nosotros narramos porque ya era hora de acostarse.

Nos da tan mala impresión ver al umpire detrás del plato con la careta metida debajo del brazo mirando hacia arriba donde están las cabinas de transmisión esperando pacientemente que alguien (el productor de TV) le dé la señal para cantar “PLAY BALL” . Eso no es béisbol, o por lo menos no lo era hace 20 o 30 años.

Pero ni la MLB ni el sindicato de los peloteros está haciendo mucho caso a las quejas de los aficionados pues los que pagan más –los de la tele- están apostando a las 3 horas y cuarto en vez de regresar a las 2 horas y media. Por eso más y más fanáticos al deporte tanto en Cuba como en EE.UU. están cambiando de la pelota al fútbol, están apostando a las 2 horas seguras del balompié que a las 3 y pico horas del béisbol.

Me atrevería a decir que ningún juego de Serie Mundial volverá a jugarse en menos de 2 horas, nunca jamás.

No se pierda lo mejor del béisbol de las grandes ligas, así como toda la polémica que tiene que ver con nuestro pasatiempo nacional en su resumen deportivo AL DURO Y SIN GUANTES, de 7pm a 9pm lunes a viernes por Radio Martí y también por nuestra página digital: https://www.radiotelevisionmarti.com/

Joven boxeador cubano triunfa en Europa del Este

Lenar junto a sus entrenadores. Foto tomada de Facebook.

El joven prospecto cubano Lenar Pérez Fransua (Holguín, 1998) se impuso por tercera vez en boxeo profesional en una carrera boxística que comenzó a finales del 2018 en Rusia.

Fransua, de la división crucero (hasta 200 libras), derrotó por nocaut en el cuarto asalto a Sardorjon Amonkeldiev, de Uzbekistán, en pelea realizada en el Olymp Sports Palace, en la ciudad de Tskhinvali, Georgia, una ex República de la disuelta Unión Soviética.

Fransua (1.95 centímetros de estatura) peleó desde la larga distancia y en ocasiones le llegó a Dardorjon con ganchos. En el cuarto asalto el cubano alcanzó al cuerpo de su rival con una andanada de golpes a la cabeza y el tercer hombre del ring Alexey Kurakin decidió parar el desigual pleito.

Fransua ganó las otras dospeleas en Rusia. El invicto peleador cubano llegó en el verano del pasado año a Rusia tal como lo han hecho miles de cubanos (sobre todo jóvenes), después que el gobierno del presidente de ese país euro asiático eliminara las visas a los ciudadanos cubanos.

El boxeador holguinero comenzó en Rusia su carrera boxística y según los expertos, deben llevar poco a poco al invicto cubano para tenerlo listo en un par de años para una pelea por un título mundial.

Lenar comenzó a jugar béisbol desde niño en el complejo deportivo del central Antonio Maceo, municipio Cacocum, provincia de Holguín.

Tras ver peleas de boxeo, decidió incursionar en el deporte de los puños. Demostró pegada y valentía e inmediatamente fue promocionado a la EIDE “ edro Díaz Cuello”, de Holguín.

A nivel escolar y juvenil obtuvo medallas en eventos provinciales y nacionales. En el 2016 representó a Cuba en el Campeonato Mundial Juvenil, realizado en Rusia.

En su primer combate en el peso mediano (75 kilogramos) Fransua superó a Dimitri Gumen, de Macedonia, pero en la siguiente pelea perdió por 3-2 ante el británico William Hutchison, a la postre campeón mundial.

Hutchison pasó al boxeo profesional y actualmente está invicto en 7 peleas en el peso semi pesado.

En estos momentos 5 cubanos pelean a nivel profesional en el peso crucero, aparte de Pérez Fransua están los clasificados mundiales Yunier Dorticós y Mike Pérez, así como Ulysses Díaz y Yendris Rodríguez Valdés.

César Brioso y las "Últimas temporadas en La Habana"

César Brioso en Radio Martí.
Portada de "Últimas temporadas en La Habana", de César Brioso.
Portada de "Últimas temporadas en La Habana", de César Brioso.

El escritor cubano César Brioso acaba de publicar su segundo libro sobre el béisbol cubano "Last Seasons in Havana: The Castro Revolution and the End of Professional Baseball in Cuba", en español “Últimas temporadas en La Habana: la revolución de Castro y el fin del béisbol profesional en Cuba”.

Las últimas campañas del béisbol cubano antes de sufrir el cambio radical que la pelota ha experimentado por el comunismo en la isla.

Brioso nació en La Habana, pero su familia salió de Cuba a Miami cuando él tenía solamente 5 meses. Sin embargo su Padre siempre le contaba anécdotas sobre la pelota cubana despertando la curiosidad y el hambre de éste escritor y periodista cubano que hoy en día vive en Fairfax, Virginia y trabaja para el periódico nacional Usa Today.

Tras el lanzamiento de su segundo libro, “Last Seasons in Havana”, César Brioso nos honró con su presencia en Al Duro y Sin Guantes, y le obsequió a nuestro amigo y colega Orlando Peña un ejemplar con dedicatoria.

please wait

No media source currently available

0:00 0:18:42 0:00

Durante el programa, mientras entrevistábamos a César, entró un correo electrónico desde Holguín, Cuba, anunciando que habían bajado el libro via internet.

Fueron 21 minutos de conversación amena que compartimos con un autor cubano amante del béisbol que dedica su tiempo libre a escribir sobre la era dorada de la pelota cubana.

Es la segunda ocasión en que Brioso comparte personalmente con los muchachos de Al Duro y sin Guantes, y tiene una invitación abierta para regresar cuando quiera.

Dwyane Wade, el gran embajador de Miami

Dwyane Wade, jugador del equipo Miami Heat

En el pasado, las naciones y ciudades-estados tenían como héroes a caudillos militares que retornaban vencedores de sus campañas bélicas llenos de gloria después de haber derramado a raudales la sangre de los enemigos y de los guerreros propios. Esos personajes eran recibidos con júbilo por la muchedumbre y colmados de honores, convirtiéndose en los paladines de su pueblo.

Hoy somos bastante menos carnívoros escogiendo nuestros héroes y los hemos sustituido, en gran parte, con figuras descollantes del mundo del deporte.

En nuestra semi ciudad-estado de gran Miami hemos tenido varias figuras deportivas importantes que han brillado en nuestra comunidad. Algunas por la calidad y cantidad de su actuación y otros por su simpatía y carisma durante su trayectoria en el deporte local.

En las primeras dos categorías tenemos a Dan Marino en futbol americano con los Dolphins y a Dwyane Wade en basketball con el Heat. En la tercera categoría tenemos un Jeff Conine en béisbol con los Marlins, que si bien no fue una súper estrella como los dos anteriores, con su simpatía se ganó el mítico título de Mr. Marlin con los fanáticos de la península.

Hemos discutido entre nuestros compañeros de Radio Martí, cuál de estos señores es el de más relevancia en la historia de nuestra comunidad y que ocupa el lugar cimero en el olimpo deportivo local.

Mi opinión sin titubeos es que Wade está por encima de los otros, aun reconociendo lo grandes méritos que estos poseen.

Cuando Dwyane Wade terminó su último juego de la temporada regular en el American Airlines Arena contra los 76s de Philadelphia en abril 19 de 2019, concluyó una legendaria carrera de 16 años en la NBA que incluyó 3 campeonatos, 5 finales NBA, 13 apariciones en el All Star team y el liderato en más tiros bloqueados por un escolta en la historia, lo cual denota la determinación con que jugó. Wade está en los primeros lugares en asistencias, puntos y otras categorías.

Dentro del Miami Heat, Wade es dueño de casi todas las categorías ofensivas en la historia del equipo y hay que recordar que cuando jugó junto a Shackille O’Neal primero y LeBrond James y Chris Bosh después llevó a estos magníficos jugadores a ganar sus primeros campeonatos que nunca habían alcanzado en otras latitudes y con otros elencos.

Desde que Wade fue escogido por el Heat, en la promoción del draft de 2003, a la que pertenecen Carmelo Anthony, LeBron James, Chris Bosh y otros grandes de esa promoción, una de las más ricas en talento de la historia y comenzó a jugar en Miami, las otras franquicias locales tuvieron los siguientes resultados:

Los Dolphins han tenido 9 coaches y han alcanzado la victoria en post temporada en un solo partido; los Marlins no han ido nunca a la post temporada y han pasado por 10 managers; los Panthers del Jockey sobre hielo nunca han ganado una serie de post temporada y los antaño élites del equipo de la Universidad de Miami nunca han ganado un evento de su conferencia.

Pero no solo ha brillado Wade dentro del tabloncillo en ese ballet de gigantes que es el baloncesto profesional, también fuera de la cancha ha mostrado su estirpe y compromiso con nuestra comunidad. Wade ha participado en numerosas actividades de promoción de nuestra área y se ha convertido en un embajador del sur de Florida al tiempo que llevaba al Miami Heat a pasar de ser una gris franquicia local a una institución internacional reconocida en cada continente donde entienden algo de baloncesto: todos.

Hay que oír las manifestaciones de sus compañeros de equipo y aún de sus contrincantes en la duela sobre sus vivencias con Dwyane Wade para percatarse del lugar que le reconocen dentro y fuera del deporte. Pensé citar esas vivencias en este artículo, pero el espacio que tomarían sería más extenso que el del artículo en sí.

Wade se retira cuando está en la cima de su deporte, el mismo dijo que puede jugar 2 o 3 años más y su actuación de este año, saliendo del banco, evidencia esa aseveración. Pero se retira a tiempo, en grande, a una edad madura para el básquet, pero a mediados de sus 30s, edad para comenzar a impulsar los negocios que ha ido armando poco a poco mientras hacía un capital serio con sus entradas de la NBA y los patrocinios de productos que promociona.

Wade no comete el error de aquellos atletas que pretenden seguir cuando ya las facultades no le responden y siguen aferrados a lo que creen que todavía son ya, que la confianza es lo último que se pierde y el espejo es el último que se entera de la triste realidad.

Su gira de despedida ha sido maravillosa, fue recibido en cada última parada de cada ciudad de la NBA con ovaciones y vítores de los fanáticos del equipo contrario y él aceptando con simpatía la gratitud y homenaje de esos fanáticos que reconocen calidad y clase cuando las ven.

En cada cancha de cada una de esas ciudades, Wade siguió siendo el gran embajador de nuestra ciudad. Gracias Dwyane.

Cargar más

XS
SM
MD
LG