Enlaces de accesibilidad

Venezuela oculta nuevamente sus datos de inflación y escasez


Un cliente recorre un pasillo con estanterías desabastecidas en un supermercado.

El país tiene deudas con el sector privado nacional e internacional por valor de 20.000 millones de dólares, la parte más importante a las aerolíneas con unos 3.500 millones.

El Banco Central de Venezuela dejó de entregar, nuevamente, sus reportes sobre la inflación y la escasez de productos. Como viene siendo habitual en los últimos meses, la máxima institución financiera, a instancias del Gobierno, ha ocultado las cifras que muestran el estado de la economía en un país sumido en una profunda crisis.

En un artículo publicado por el diario El País se detallan algunas de las razones por las que hoy en día Venezuela vive una situación “dramática” y por qué los economistas tienen que valerse de otros métodos no oficiales para conocer los datos que el gobierno de Maduro no quiere dar a conocer. Tal y como refleja este periódico, los venezolanos saben que cada día su dinero vale menos, aunque no cuánto, y la espera en largas colas para comprar productos regulados ya se ha convertido en rutina para la población.

Para El País, “el Gobierno dice enfrentar una guerra económica y los empresarios se quejan de que en estas condiciones macroeconómicas es imposible producir”. Todo ello en base a una caída en picado de los ingresos por la exportación de petróleo, especialmente en la última mitad del año, que ha llevado a Maduro a recortar la asignación divisas a la empresa privada y particulares.

Según este medio Venezuela tiene deudas con el sector privado nacional e internacional por valor de 20.000 millones de dólares, la parte más importante a las aerolíneas con unos 3.500 millones. Esta situación ha llevado a muchas de estas compañías a recortar frecuencias y reducir sus gastos. El resultado: el país recibe la mitad de vuelos que en 2013.

2015 será también un año clave para las arcas venezolanas, ya que se renovarán los diputados nacionales y esto supone un importante aumento del gasto público

2015 será también un año clave para las arcas venezolanas, ya que se renovarán los diputados nacionales en elecciones. Esto supone un importante aumento del gasto público invertido en asegurarse los votos que les permitan controlar las instituciones. Sin embargo, con menos ingresos y el barril de petróleo a la baja, todo indica que se producirá un nuevo ajuste fiscal y la devaluación de la moneda.

Uno de los termómetros para valorar la situación es la cotización del bolívar en el mercado paralelo, y que ha pasado a cotizarse de 62 a 178 bolívares por dólar estadounidense en solo un año.

El País señala en su extenso artículo que para contrarrestarlo, “Maduro ha respondido a esa coyuntura profundizando el control de la economía y estableciendo ganancias máximas en los bienes y servicios que se comercian en el país, es un esfuerzo por proteger el deteriorado poder adquisitivo de los venezolanos”.

Como ejemplo, anunció que delegaría en el vicepresidente parte de sus funciones más protocolarias para centrarse en dar “la batalla económica”. Su objetivo es terminar con la especulación y que todos los bienes que se comercien tengan un margen máximo de ganancia del 30% para proteger el poder adquisitivo de los venezolanos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

Recomendamos

XS
SM
MD
LG