Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Trump cancela asistencia a Cumbre de las Américas y viaje a Colombia

El presidente Donald Trump. (Archivo)

"El presidente permanecerá en EEUU para supervisar la repuestas estadounidense a Siria y vigilar los acontecimiento globales", explicó Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca

El presidente estadounidense Donald Trump no viajará a la Cumbre de las Américas en Lima, Perú, ni a Colombia, este fin de semana, y enviará en su lugar al vicepresidente, Mike Pence, informó este martes la Casa Blanca.

"El presidente permanecerá en EEUU para supervisar la repuesta estadounidense a Siria y vigilar los acontecimiento globales", explicó en un comunicado Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, en referencia al ataque químico del gobierno sirio que dejó más de 40 víctimas civiles en la población de Douma.

"El vicepresidente tiene el honor de representar a los Estados Unidos en la VIII Cumbre de las Américas, a pedido del presidente Trump. Su propósito es promover políticas que contribuyan a fortalecer aún más la economía estadounidense y trabajar con nuestros aliados cercanos en América Latina para lograr de manera colectiva que los actores antidemocráticos de la región rindan cuentas por sus acciones", dijo en un comunicado el director de comunicaciones de la vicepresidencia Jarrod Agen.

El lunes, Trump prometió que tomaría una decisión sobre Siria en cuestión de horas, al declarar que Rusia o cualquier otra nación que tuviera responsabilidad en el aparente ataque con armas químicas a civiles el sábado pasado “pagará un precio”.

Preguntado si el presidente ruso Vladimir Putin tenía alguna responsabilidad, Trump dijo:“es posible, sí, es posible. Y si es así será muy duro, muy duro”. Añadió que “todos pagarán un precio. Él. Todos”.

Trump tenía previsto viajar a Lima este viernes y desplazarse el sábado a Bogotá, para mantener un encuentro bilateral con el presidente Juan Manuel Santos.

Secretario de Estado interino acompañará a Pence

En una declaración este martes, la vocera del Departamento de Estado Heather Nauert, confirmó que el secretario de Estado interino, John J. Sullivan, también viajará a Lima para asistir a la cumbre.

"Sullivan se reunirá por separado con líderes de Perú, Brasil, Haití y México. También mantendrá encuentros con representantes de los gobiernos de Bahamas, Barbados, Guyana, Jamaica y Santa Lucía, así como con líderes de El Salvador, Guatemala y Honduras", precisa la declaración.

El Secretario interino dialogará además con miembros de organizaciones independientes de la sociedad civil cubanas y venezolanas, líderes regionales de negocios y personal de la Embajada de los Estados Unidos.

"Durante la Cumbre, Estados Unidos impulsará prioridades de interés común para la región, entre las cuales se incluyen apoyar la democracia, abordar la crisis humanitaria y política y restablecer la democracia en Venezuela, erradicar la corrupción y la delincuencia transnacional y promover la prosperidad económica en el Hemisferio Occidental", explicó Nauert.

Otros funcionarios de alto rango de la cancillería estadounidense que participarán en el evento regional son el representante permanente ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, la subsecretaria adjunta de la Oficina de Asuntos Económicos y Empresariales, Manisha Singh, el subsecretario adjunto interino de la Oficina para Asuntos del Hemisferio Occidental, Francisco Palmieri, y el subsecretario adjunto principal de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley, Richard Glenn.

(Con información de la Casa Blanca y el Dpto de Estado)

Vea todas las noticias de hoy

Secretario de Estado de EEUU viajará a Alemania, Francia e Italia

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken. (AP / Alex Brandon).

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, viajará la próxima semana a Alemania, Francia, el Vaticano e Italia, donde participará en la cumbre ministerial del G20.

El jefe de la diplomacia comenzará su gira el 22 de junio en Berlín para asistir a la Segunda Conferencia sobre Libia, y reunirse con la canciller alemana Angela Merkel, encuentro en el que subrayará "la importancia de las relaciones EE.UU.-Alemania", indicó un comunicado del Departamento de Estado.

A continuación, el 25 de junio se desplazará a Francia para sostener encuentros con el presidente Emmanuel Macron y su homólogo Jean-Yves Le Drian y tratar "áreas de cooperación, incluida la seguridad global y la recuperación tras la pandemia".

En París, Blinken aprovechará la ocasión para verse con el nuevo secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Mathias Cormann, con quien discutirá "prioridades clave como la fiscalidad internacional". Blinken vivió en París de joven y habla fráncés.

Posteriormente, viajará a Roma para asistir al encuentro de la Coalición Global para Derrotar al Estado Islámico y la reunión ministerial sobre Siria.

También tendrá encuentros bilaterales con el presidente italiano, Sergio Matarella, y el ministro de exteriores, Luigi di Maio.

Durante su estancia allí, visitará la Ciudad del Vaticano, donde se reunirá con altos cargos de la Santa Sede para subrayar "el compromiso compartido con la libertad de religión y el combate a la crisis climática".

Por último, Antony Blinken se desplazará a las ciudades italianas de Bari y Matera para participar en la cumbre de ministros de Exteriores del G20 en la que se analizará la lucha contra la pandemia y la recuperación, poniendo el foco en África, según recuerda el Gobierno estadounidense.

(Prensa Asociada)

EEUU reafirma su compromiso de mitigar el padecimiento de los refugiados en todo el mundo

Migrantes de América Central, Haiti y Cuba esperan en las afueras de la Comisión de Asistencia para Refugiados Mexicana (COMAR). (José Torres / Reuters).

Estados Unidos declaró en un comunicado que en cada Día Mundial de los Refugiados, se presenta la oportunidad de reconocer la valentía y resiliencia de los millones de refugiados que se han visto obligados a huir de su lugar de origen, la generosidad de las comunidades que los acogen y la respuesta global conjunta de los socios humanitarios que los ayudan. Hoy se conoce que la inmensa crisis de desplazamiento forzado global ha llegado a un nuevo nivel histórico y afecta a más de 82 millones de personas, incluidos más de 26 millones de refugiados. Estas cifras y el tema elegido este año por la Agencia de la ONU para los Refugiados con ocasión del Día Mundial de los Refugiados, “Juntos nos cuidamos, aprendemos y brillamos”, son llamados a la acción para que todas las naciones se aseguren de que los refugiados tengan acceso a protección, atención que salva vidas y oportunidades de aprender, a fin de que puedan prosperar en sus comunidades receptoras.

Estados Unidos reafirma su compromiso de mitigar el padecimiento de los refugiados en todo el mundo, a través de nuestro liderazgo en materia de asistencia humanitaria y diplomacia. La cooperación internacional es fundamental y reasumimos el compromiso con la colaboración multilateral para responder a las necesidades humanitarias inmediatas y buscar soluciones perdurables para que los refugiados puedan vivir con esperanza y dignidad. Ningún país puede responder solo a esta crisis global y ningún país está exento de las consecuencias negativas del desplazamiento forzado. Estamos juntos en esto.

Estados Unidos está asumiendo nuevamente el liderazgo en materia de reasentamiento de refugiados, entre otras cosas, a través del Programa de Admisiones de Refugiados, que ha recibido a más de 3,1 millones de refugiados desde 1980. Ya hemos dado los pasos críticos de elevar la meta anual de admisiones de refugiados a 62.500 para el año fiscal 2021 y restablecer las asignaciones regionales para los reasentamientos, a fin de asegurar que el acceso al Programa de Admisiones de Refugiados se base en la vulnerabilidad de los refugiados, responda a la necesidad urgente de reasentamiento en todas las regiones del mundo y refleje la tradición estadounidense de acoger a refugiados. El gobierno Biden-Harris está situando los máximos valores estadounidenses en el centro mismo de nuestra política exterior y llevando tranquilidad a las personas perseguidas que necesitan de reasentamiento permanente.

El reasentamiento de refugiados es una de las varias formas en las que Estados Unidos apoya a las personas que sufren desplazamiento forzado en todo el mundo. Como mayor donante individual de asistencia humanitaria, Estados Unidos tiene un papel crucial en la promoción y el favorecimiento de la respuesta internacional a las crisis de desplazados. En el año fiscal 2020, proporcionamos asistencia humanitaria por más de USD 10.500 millones, incluida asistencia para refugiados. Además de brindar apoyo y servicios vitales, nuestra asistencia contribuye al trabajo incansable de las organizaciones humanitarias socias orientado a brindar atención de la salud, así como oportunidades de subsistencia y educativas, de modo que las personas que huyen de ámbitos de persecución puedan sanar, aprender y brillar incluso en el difícil contexto de la pandemia de COVID-19. Todas las personas merecen estas oportunidades y seguiremos interpelando a los demás países para que nos ayuden a sostener las respuestas humanitarias y encontrar soluciones globales duraderas.

El comunicado añade que Estados Unidos seguirá llevando adelante esfuerzos diplomáticos para promover el acceso a la protección internacional para las personas en situaciones vulnerables, con independencia de dónde se encuentren. Nos proponemos ser un socio confiable para todas las partes interesadas en poner fin a conflictos o abordar otros factores que propician el desplazamiento forzado y la inestabilidad, con miras a generar las condiciones para que las personas puedan prosperar, en vez de tener que huir para preservar sus vidas.

Científicos de Estados Unidos trabajan para frenar la desertización

Una zona de Oroville, California, donde están bajando los niveles de agua. (Patrick T. Fallon / AFP).

Científicos de Estados Unidos están elaborando tecnologías y nuevos enfoques para reducir la desertización y en algunos casos devolver al suelo dañado a su antigua condición fértil, informo Share America, plataforma del Departamento de Estado.

Un clásico ejemplo de la desertización es el denominado “Dust Bowl” (cuenco de polvareda) que en la década de 1930 devastó a estados de la zona del Medio Oeste en Estados Unidos. Fue una época de grave sequía, combinada con malas prácticas en el manejo de la tierra, que provocaron enorme sufrimiento y pérdidas económicas.

Pero en esos años del Dust Bowl los científicos aprendieron valiosas lecciones que siguen teniendo influencia en las prácticas agrícolas de Estados Unidos.

Actualmente, científicos de Estados Unidos atienden el constante problema de la tierra que se convierte en yermo y se hace inutilizable para la producción debido a la sequía, técnicas agrícolas erróneas, deforestación u otras actividades humanas.

A nivel mundial más de 2.000 millones de hectáreas de tierras antes productivas ya han quedado degradas, según las Naciones Unidas. Para el año 2045 habrá unos 135 millones de personas en el mundo que serán desplazadas por la desertización.

“Cuando se produce desertización la gente pasa hambre y deja sus tierras para ir en busca de otros lugares para ganarse la vida”, dijo Jeff Herrick, científico experto en tierras en el Servicio de Investigación Agrícola de Estados Unidos y representante científico de Estados Unidos ante la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD). “Estamos haciendo todo por ayudar a la gente a que se quede en su tierra al proporcionar la información que necesitan para gestionarla mejor”.

“No estamos siempre pensando en la salud y el bienestar de nuestro suelo”, comentó Nichole Barger, profesora de ecología y biología evolucionaria en la Universidad de Colorado Boulder y codirectora del Grupo Interfaz Ciencia-Política para la CLD. “Ahora mismo estamos haciendo preguntas difíciles. ¿Qué hacemos como comunidad para apoyar al resto del mundo en la atención a este asunto?”

Con financiamiento de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Herrick y sus colegas han elaborado un Sistema para el conocimiento del potencial del suelo (LandPKS), una aplicación disponible gratuitamente que ayuda a las personas a determinar si su tierra es apta para la agricultura. “Cualquier persona de cualquier lugar en el mundo puede descargarla y usarla para conocer el potencial sostenible de su tierra, afirma Herrick. “Puede avisar que tipo de suelo es el de su zona y ayuda a identificar su propia tierra”.

La investigación de Barger en la Universidad de Colorado implica la ciencia de la restauración biológica. Ella y sus colegas ofrecen datos que pueden emplearse para tomar mejores decisiones para proteger a la tierra de la degradación. Por ejemplo, en un proyecto en el sur de Utah el equipo de Barger descubrió que el control de los incendios forestales mediante el derribo y la quema de árboles lastimaba el suelo subyacente. Sin embargo, si los árboles son talados y convertidos en astillas de madera para cubrir el suelo, la humedad de la tierra aumenta y las plantas crecen, por lo tanto disminuye la erosión del suelo.

Barger dice que la gente puede ayudar. “La presión sobre la tierra depende mucho de cuanto consumamos. Por lo tanto a nivel individual, si se quiere realmente pensar en disminuir la presión sobre la tierra, se logra disminuyendo la cantidad productos que uno consume”, dice. “La cuestión más importante es no permitir la degradación de los suelos hasta el punto de que tengamos que intervenir”.

(La autora de este artículo es la redactora independiente Linda Wang. Este artículo fue publicado originalmente el 15 de junio de 2020).

Comunicado del Departamento de Estado por conmemoración del fin de la esclavitud en Estados Unidos

Abraham Lincoln, el presidente republicano que abolió la esclavitud en EEUU.

El secretario de Estado, Antony J. Blinken, dijo este viernes en un comunicado que el 19 de junio, o Juneteenth, es un día de reflexión en el cual se conmemora el fin de la esclavitud en Estados Unidos:

El 1 de enero de 1863, el presidente Lincoln firmó la Proclama de Emancipación para abolir la esclavitud.

Sin embargo, fue recién dos años y medio después, el 19 de junio de 1865, que este anuncio de libertad se recibió en todo nuestro país.

Desde entonces, Juneteenth marca no solo el fin efectivo de la esclavitud tradicional, sino también la realidad de que la libertad y la justicia se han visto postergadas para demasiadas personas.

Juneteenth nos recuerda a todos nuestra responsabilidad de hacer frente al persistente legado de esclavitud y superar los obstáculos que impiden que haya plena equidad y justicia para todos los afroamericanos.

También es un día para conmemorar las contribuciones excepcionales de la comunidad afroamericana a nuestra nación a lo largo de nuestra historia y ante la adversidad y el racismo sistémico que todavía existen.

Estados Unidos está dando pasos concretos para erradicar y desarticular el racismo institucionalizado y las desigualdades arraigadas. Como primera condición para eso, debemos atenernos a los más altos estándares de rendición de cuentas con respecto a nuestras obligaciones y compromisos, al tiempo que reconocemos los desafíos que seguimos enfrentando y abordarlos de manera transparente.

Esta administración ha demostrado su compromiso al dictar el Decreto Ejecutivo 13985 sobre “Promoción de la Equidad Racial y Apoyo a Comunidades Desfavorecidas a través del Gobierno Federal”, para promover la creación de la figura del Funcionario Principal de Diversidad e Inclusión en el Departamento de Estado y otros cargos similares en organismos federales y postular a una candidata al Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial.

En marzo, Estados Unidos encabezó una declaración conjunta del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas contra el racismo y la discriminación racial que recibió el apoyo de 158 países.

El presidente Biden ha sido claro en cuanto a que Estados Unidos siempre apoyará la dignidad, la equidad y la libertad de todas las personas en todo el mundo.

Juneteenth no es una celebración de victoria; es una reafirmación de fortaleza y resiliencia y un recordatorio de que el arco moral del universo se inclina hacia la justicia. Debemos proseguir en esta senda con determinación, incluso si no es rápida ni directa.

Hoy reafirmamos el compromiso de seguir avanzando para alcanzar la justicia y la equidad racial en nuestro país y el resto del mundo. Instamos a la comunidad internacional a que se sume a los Estados Unidos para rendir homenaje a las contribuciones de las personas de ascendencia africana en todo el mundo y a hacerse eco de nuestra promesa de que, pese a los períodos más dolorosos de nuestra historia, podemos cambiar y vamos a hacerlo.

Senadores Menéndez y Rubio presentan Proyecto de Ley para Combatir Trata de Médicos Cubanos (VIDEO)

Llegada de médicos cubanos a Panamá el 24 de diciembre de 2020. AFP PHOTO / Aeropuerto Tocumen

El senador Bob Menéndez (D-N.J.), Presidente del Comité de Relaciones Exteriores en el Senado, y el senador Marco Rubio (R-Fla.), el Miembro de Más Alto Rango en el Subcomité sobre el Hemisferio Occidental, presentaron el jueves el Proyecto de Ley para Combatir la Trata de Médicos Cubanos del 2021.

En un comunicado, los Senadores informaron que esta legislación fortalecerá las medidas para que el régimen cubano rinda cuentas por la trata de personas y la explotación de médicos, enfermeros, y otros profesionales de la salud cubanos que son explotados a través de las llamadas ‘misiones medicas’ al extranjero.

Este proyecto de ley también restablece el Programa de Libertad Condicional para Profesionales Médicos Cubanos, que permitiría a médicos cubanos, enfermeros y otros profesionales de la salud--quienes son elegibles--y a sus familiares inmediatos a emigrar a Estados Unidos.

"Las misiones médicas de Cuba, que en la superficie aparentan ser motivadas por esfuerzos humanitarios y empáticos, son en realidad esquemas coercitivos de trata de personas del régimen que solo enganchan a profesionales médicos cubanos en servidumbre por contrato”, dijo el senador Menéndez en el comunicado.

“Es inaceptable que el régimen cubano haya seguido explotando a los médicos y enfermeros con fines de lucro, reteniendo sus pasaportes, tomando represalias contra sus familiares y manipulándolos a través de otras formas de presión e intimidación. Los trabajadores de la salud de primera línea merecen nada menos que nuestra admiración y gratitud, especialmente a medida que la pandemia del COVID-19 continúa azotando al mundo”, añadió.

Por su parte, el senador Rubio expresó que “no hay duda de que las llamadas ‘misiones médicas en el exterior’ del régimen cubano son una trampa coercitiva,” y añadió que “el régimen de Castro y Díaz-Canel puede tratar de disfrazar estas misiones como esfuerzos humanitarios, pero la realidad es que son brigadas de trata de personas patrocinadas por el Estado”.

“Los médicos, enfermeros y otros profesionales de la salud cubanos son sujetos a condiciones de trabajo deplorables, confiscaciones de sus documentos legales y una compensación significativamente reducida. Estados Unidos tiene un deber moral de combatir estos esquemas y hacer que los perpetradores de estos abusos rindan cuentas”, opinó el senador Rubio.

La presentación de este proyecto de ley llega después de la decisión de la administración del presidente Joe Biden en presentar un escrito de amicus curiae en el caso de Ramona Matos Rodriguez, et al., v. Pan American Health Organization, que incluye alegaciones sobre la posible facilitación de trata de personas por parte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En un discurso ante el pleno del Senado el miércoles, Menéndez opinó que “si bien el escrito aborda algunos de los aspectos técnicos del caso, en la práctica no hace nada para condenar la dictadura de Cuba por la trata de personas o la participación de la Organización Panamericana de la Salud en esos programas que eran trata de personas”.

Asimismo añadió que “la administración Biden desaprovechó una oportunidad de avanzar el incomparable liderazgo de los Estados Unidos en el combate de todas las formas de la trata de personas y la esclavitud moderna”.

El senador Menéndez pidió al Presidente y al Secretario de Estado que “redoblen sus esfuerzos en presionar a Cuba para que termine con su programa de trata de doctores y de los muchos otros abusos que siguen cometiendo en contra el pueblo cubano.”

El Senador señaló además que “la dictadura de Cuba generó más de $ 6 mil millones en ganancias de sus esquemas de trabajo forzoso solo en 2018, ya que traficaba a decenas de miles de profesionales médicos cubanos a unos 60 países”.

Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos reiteró su profunda preocupación por las denuncias de trabajo forzoso derivadas del programa de misiones médicas internacionales del régimen de Cuba.

“Tenemos preocupaciones serias y constantes sobre las denuncias de trabajo forzoso en el programa de misiones médicas de Cuba. Todos los años desde 2010, el Departamento de Estado ha documentado indicadores de trabajo forzoso en las misiones médicas de Cuba en el extranjero”, dijo a Radio Televisión Martí un portavoz del Departamento de Estado.

El funcionario recordó que en el Informe sobre Trata de Personas de 2020, la Cancillería determinó que La Habana aplicó una política o patrón de lucro en su programa de misiones médicas en medio de fuertes indicios de trabajo forzoso. En este reporte, Cuba fue clasificada en la categoría tres en una relación de 19 países, en la que destacan Irán, Birmania, Corea del Norte, Venezuela y China.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG