Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Trump invoca Ley de Producción de Defensa y declara "guerra" al coronavirus

El presidente Donald Trump habla en la Casa Blanca durante una conferencia de prensa sobre la crisis del coronavirus, el miércoles 18 de marzo del 2020.

El presidente Donald Trump declaró el miércoles que está invocando la Ley de Producción de Defensa ante el coronavirus, poniendo en vigor una medida que permitirá al gobierno federal acelerar la producción de los equipos necesarios para enfrentar la pandemia.

Dicha ley se remonta a la Guerra de Corea, en la década de 1950, y otorga al Presidente una amplia autoridad para acelerar y expandir el suministro de recursos de la base industrial del país, con el objetivo de apoyar los programas militares, de energía, espaciales y de seguridad nacional.

En una conferencia de prensa con miembros del grupo de trabajo del coronavirus, Trump declaró la "guerra" a la enfermedad.

A la pregunta de si la tasa de desempleo podría alcanzar hasta el 20% debido al coronavirus, Trump se mostró tajante: "No, no estoy de acuerdo con eso. Ese es el peor escenario posible, pero no lo contemplamos".

El presidente anunció además que se están preparando los buques hospital de la Marina, el USNS Comfort y el USNS Mercy, para que puedan ser utilizados para ayudar a los pacientes del virus.

Por su parte, el vicepresidente Mike Pence, jefe del grupo de trabajo del coronavirus, afirmó que por mutuo acuerdo se cerrará la frontera norte entre Estados Unidos y Canadá para viajes no esenciales, y especificó: “Esto no incluye viajes esenciales, ni el tránsito de productos”.

Pence también instó a todos los estadounidenses a posponer toda cirugía electiva, con el propósito de permitir que los hospitales se concentren en el creciente número de infectados.

Mientras tanto, Deborah Birx, miembro del grupo de trabajo del coronavirus, instó a los jóvenes a adherirse a las directrices del gobierno, y pidió un esfuerzo de 15 días para frenar la propagación. Los jóvenes son considerados transmisores clave del virus, que puede ser contagiado por personas que tienen síntomas leves o incluso ninguno.

En el informe diario sobre el avance del coronavirus, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por su nombre en inglés) reportan que hasta este miércoles, 18 de marzo, EEUU tiene más de 7.000 casos de infectados y 97 muertes en todo el país.

Vea todas las noticias de hoy

Las medidas para frenar el coronavirus "están funcionando", dice la Casa Blanca

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, flanqueado por el almirante Brett Giroir, subsecretario de Salud de Estados Unidos (Foto: Mandel Ngan/AFP).

Al iniciarse la semana anunciada como la más difícil en la lucha contra el coronavirus, y con la noticia de que las muertes por la enfermedad en Estados Unidos superaron la cifra de 10,000, un integrante del equipo de trabajo de la Casa Blanca dijo el lunes que hay señales de que la estrategia contra el COVID-19 empieza a dar resultados.

“Lo que ha ocurrido es una indicación de que lo que hemos venido haciendo está funcionando”, declaró en el tradicional encuentro con la prensa Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Fauci se refería a la información que brindó el lunes el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, según el cual las muertes por coronavirus el domingo fueron 599, solo cinco más que las del sábado (594) y 31 menos que las del viernes (630).

Pero también advirtió que la idea de volver a la normalidad no puede confundirse con que todo será igual que antes. “Ahora estamos en una fase de mitigación intensa”, declaró el experto.

“Si hablamos de volver a como estábamos antes del coronavirus, probablemente eso no ocurra jamás en el sentido de que la amenaza va a estar ahí”, manifestó Fauci. “Pero creo que con las terapias que van a estar disponibles y considerando que con el tiempo confío en que vamos a tener una buena vacuna, entonces nunca vamos a vernos en una situación como la actual… Si eso es volver a la normalidad, entonces vamos a volver a la normalidad”, dijo.

Según el presidente Donald Trump, más que regresar a la normalidad, Estados Unidos estará mejor que antes gracias a los paquetes de ayuda federal destinados a sectores de la salud y de la economía.

Trump dijo al principio de la conferencia del lunes que el gobierno estaba destinando un paquete de 100,000 millones de dólares a los hospitales del país. En Miami, el director del Hospital Jackson Memorial, Carlos Migoya, declaraba el fin de semana a CBS News que se había visto en la necesidad de reducir personal no esencial en el Jackson –sobre todo los que no estén atendiendo pacientes directamente-- porque no sabía en qué momento la ayuda federal llegaría al hospital.

Mientras tanto, Wall Street daba rotundas señales de recuperación. El índice industrial Dow Jones repuntó 1,627 puntos, para un ascenso de más de 7.7 por ciento en una sola jornada. También los índices S&P y Nasdaq sobrepasaron el 7 por ciento de incremento en un solo día.

El Presidente dijo que está pensando proponerle al Congreso un segundo paquete de ayuda a los estadounidenses, que en las próximas semanas deben recibir un cheque de 1,200 dólares como promedio cada adulto. Anunció también que el buque-hospital Comfort, inicialmente anclado en el puerto de Nueva York para atender solo enfermos no relacionados con el coronavirus, empezará a recibir pacientes de COVID-19.

El lunes se supo que el Presidente Trump y el precandidato demócrata a la Casa Blanca, el ex vicepresidente Joe Biden, hablaron por teléfono durante aproximadamente 15 minutos sobre la lucha contra el coronavirus. “Fue una conversación amistosa, él me dio su punto de vista y lo entendí completamente”, dijo Trump.

Estados Unidos a los secuaces de Castro: dejen de desinformar

El subsecretario de Estado adjunto del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak. ALEX WONG / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP)

El gobierno de Estados Unidos afirmó que hay mucha desinformación sobre las sanciones impuestas al régimen cubano, y que los hechos son claros: Estados Unidos autoriza la exportación a Cuba de medicinas y otros productos básicos.

El subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael G. Kozak, dijo este lunes en Twitter que desde 1992 la nación estadounidense ha autorizado la exportación de billones de dólares en medicinas y equipos médicos para el pueblo de Cuba.

Mientras varias organizaciones piden aliviar las sanciones y el gobernante Miguel Díaz-Canel argumenta que el embargo causa escasez de productos básicos y perjudica las acciones que se pueden tomar en medio de la pandemia, Kozak subrayó que Estados Unidos autoriza habitualmente la exportación de bienes humanitarios, productos agrícolas, medicamentos y equipos médicos para apoyar al pueblo cubano.

De forma similar se pronunció Mara Tekach, diplomática encargada de la Embajada de Washington en La Habana. La alta funcionaria subrayó que la desinformación es peligrosa, particularmente en estos momentos de lucha contra el coronavirus.

En ese contexto, Kozak puntualizó que Estados Unidos exportó a la isla millones de dólares de productos médicos en 2019.

Kozak agregó que a medida que el mundo se une en la lucha contra COVID-19, algunos "buscan dividir los esfuerzos internacionales a través de campañas de desinformación" y que es mejor que "los secuaces de Castro" y la camarilla de sus apologistas se informen mejor.

Más de 10,000 muertos por COVID-19 en EEUU: Trump advierte que será "la semana más dura"

New York supera las 3,000 muertes por coronavirus. (Bryan R. Smith/AFP)

La cifra de fallecimientos por el COVID-19, la enfermedad que causa el nuevo coronavirus, superó los 10,389 este lunes en Estados Unidos, en un comienzo

De este modo, EEUU pasa a ser el tercer país con más muertes por la pandemia, detrás de Italia y España. Alrededor de 347.000 personas se han contagiado con el virus, según el reporte diario de la Universidad Johns Hopkins.

Solo en el estado de New York, el más afectado por el coronavirus, el recuento de muertes superaba las 3,048 personas.

Trump dijo que "esta será probablemente la semana más dura, entre esta semana y la próxima, y habrá mucha muerte", una advertencia que ya había hecho el cirujano general de EEUU, Jerome Adams.

Adams señaló en una entrevista con la cadena Fox News que esta semana será la "más triste" en la vida de muchos estadounidenses. "Este será nuestro momento Pearl Harbor, nuestro momento del 11 de septiembre", vaticinó.

Antes lo había dicho el asesor presidencial y director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas Anthony Fauci, en una actualización a la prensa sobre las medidas que toma la Casa Blanca para evitar la propagación del virus.

Nueva prueba de COVID-19 para detectar anticuerpos tendría “mucho valor práctico”

Una enfermera prepara una prueba de coronavirus para enviarla al laboratorio del Hospital de Somerville, Massachusetts, el pasado 18 de marzo (Foto: Joseph Prezioso/AFP).

Al menos una firma de productos médicos recibió la semana pasada autorización del gobierno de Estados Unidos para distribuir un test de emergencia que permite saber, mediante la identificación de anticuerpos, si una persona enfermó de coronavirus o estuvo expuesta a la enfermedad.

El resultado del examen debe obtenerse entre 15 y 20 minutos.

Ya hay varias compañías que están pidiéndole permiso a la Agencia de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA) para comercializar una versión casera del test, semejante al que sirve para determinar un embarazo. La prueba que empezó a aplicarse masivamente el jueves de la semana pasada en varias ciudades estadounidenses no identifica anticuerpos, sino rastros del propio virus en el organismo.

La FDA le dio licencia a Cellex Inc., una firma con oficinas en Carolina del Norte y en dos ciudades chinas (Shenzhen y Suzhou) para distribuir su test en laboratorios autorizados, según la carta enviada al presidente de la compañía, James X. Li. Los exámenes se harán por prescripción médica, reporta la revista especializada FierceBiotech.

El dispositivo procesa la muestra de sangre en busca de dos tipos de anticuerpos: IgM e IgG. “Los anticuerpos IgM contra el SARS-CoV-2 son generalmente detectables en sangre varios días después de la infección inicial, aunque los niveles en el transcurso de la infección no están bien determinados”, dice la carta de la FDA.

“Los anticuerpos IgG contra el SARS-CoV-2 se vuelven detectables más tarde después de la infección. Los resultados positivos para IgG e IgM podrían obtenerse después de la infección y pueden indicar infección aguda o reciente”, añade.

Dr. Manrique Iriarte: "El test tiene un valor diagnóstico epidemiológico y práctico"
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:12 0:00

De acuerdo con el Dr. Manrique Iriarte, de las clínicas Wellmax en Miami, hay varias maneras de detectar la presencia de un virus en sangre. La que empezó a aplicarse la semana pasada se llama PCR, Polymerase Chain Reaction, o reacción en cadena de polímeros, una técnica de biología molecular basada en el uso de muestras de ADN y usada en varios tipos de exámenes.

“Ahora, la última aprobada por la FDA, es una prueba que en vez medir las partículas virales, lo que mide son los anticuerpos que el organismo produce para defenderse del virus”, explica el Dr. Iriarte. “O sea, la inmunidad que genera el virus en el organismo”.

Esto tiene un valor diagnóstico, porque daría una medida de la cantidad de personas que han contraído el COVID-19, tratándose de una enfermedad que tiene tantos pacientes asintomáticos o con síntomas leves que la han sufrido y no se han dado cuenta.

El test que rastrea los anticuerpos “tiene un valor epidemiológico grande, porque también va a darnos una estimación más amplia de la envergadura que ha tenido la enfermedad”, manifiesta.

“También tiene un valor diagnóstico no solamente epidemiológico, sino práctico, ya que muchísima gente podría incorporarse a sus labores, sobre todo los trabajadores de la salud, con un poco de menos temor, pues se sabe que a la persona que contrajo la enfermedad en la inmensa mayoría de los casos no le va a repetir”.

Eso no es cien por ciento seguro, pero en medicina hay muy pocas cosas que son cien por ciento seguras, advierte.

“Y por último tiene otro valor diagnóstico, ya que ninguna prueba [del coronavirus] es cien por ciento concluyente”, continua el Dr. Iriarte. “Muchas que dan negativas no quieren decir definitivamente que uno no tuvo la enfermedad; [el negativo] puede haber sido por la baja sensibilidad de la prueba en sí. La medida de los anticuerpos conjuntamente con la detección de partículas virales aumenta las posibilidades diagnósticas de la enfermedad”.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que encabeza el equipo especial de trabajo de la Casa Blanca en la lucha contra el COVID-10, dijo el viernes en la acostumbrada conferencia de prensa dedicada al tema que el gobierno pagará todas las pruebas relativas al coronavirus, y también cualquier tratamiento de la enfermedad hasta 60 días, incluso a quienes no tengan seguro médico.

El secretario de Salud, Alex Azar, declaró que Washington ha destinado 100 mil millones de dólares a los proveedores de salud, y subrayó que muchos de ellos están probando terapias experimentales en la lucha contra la enfermedad.

Bacardí se pone en función de combatir la pandemia

La producción de Barcardí contempla la fabricación de desinfectantes.

Mientras la demanda global de productos de protección e higiene, para combatir al coronavirus, continúa sobrepasando las cantidades disponibles, una compañía con antiguas raíces cubanas, se comprometió a ayudar.

La destilería de la corporación Bacardí en Puerto Rico, una de las mayores productoras de ron en el mundo, ajustó sus líneas de producción para bombear el etanol necesario con el fin de fabricar pomos de los muy necesitados desinfectantes para las manos.

Bacardí fabrica desinfectante con alcohol.
Bacardí fabrica desinfectante con alcohol.


Junto a Olein Refinery, ambas empresas están utilizando el alcohol Bacardí para producir 1,700,000 botellas de 10-oz, con el fin de donárselas a los médicos, enfermeras, policías, bomberos, y organizaciones sin fines de lucro. Con un 70% de alcohol, estos productos cumplen con los directivos de la Organización Mundial de la Salud para poder contener el virus.

Según la empresa, el extenso complejo de 127 acres de Bacardí en Cataño, Puerto Rico, produce el 80% del ron de la compañía, o unos 200 millones de botellas al año, y emplea a unas 400 personas. Otras sucursales de Bacardí en Estados Unidos, México, Francia, Inglaterra, Italia, y Escocia, también se han unido al esfuerzo.

“Esta es una empresa de familia, y sabemos lo que significa atender a una comunidad necesitada”, declaró Jose Class, vice-presidente de Supply Chain & Manufacturing de Bacardí de América Latina y el Caribe. “En los 158 años de Bacardí, hemos dado de nuestra parte durante momentos difíciles y hemos aprendido que la resiliencia, el optimismo, y la comunidad son las que nos ayudarán a ser más fuertes”.

Bacardí se fundó en Santiago de Cuba, el 4 de febrero de 1862. Emplea a más de 7,000 personas, y vende en más de 170 países. La compañía opera más de 20 instalaciones de producción, incluidas las instalaciones de embotellado, destilación, y fabricación.

Vista del edificio Bacardí en La Habana.
Vista del edificio Bacardí en La Habana.

Pero Bacardí no se encuentra sola en este esfuerzo. Un grupo de estudiantes de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), está poniendo sus habilidades de ingeniería en función de los demás, en estos momentos difíciles e inciertos. Estos jóvenes universitarios se unieron a los miembros de las diferentes facultades del colegio para proteger a aquellas personas que se enfrentan cada día contra este virus mortal: los profesionales en el campo de la medicina.

FIU se unió a los centros de salud, Baptist Health South Florida, como respuesta a la escasez de equipos de protección personal para los médicos y las enfermeras, que tratan a los pacientes durante la pandemia del coronavirus.

El proyecto cuenta con más de 30 impresoras 3D alojadas en el llamado Laboratorio de innovación – CARTA – de la Universidad donde están imprimiendo dichos equipos de protección. Las facultades de Ingeniería y Computación también están trabajando en esta tarea.

“Como universidad, queríamos encontrar una manera de aprovechar las habilidades, el talento, y los recursos de nuestros estudiantes, profesores, y personal para ayudar a estos héroes trabajadores que arriesgan sus vidas para salvar las nuestras”, dijo el presidente de FIU, Mark Rosenberg.

Máscaras fabricadas en FIU.
Máscaras fabricadas en FIU.

“Estoy orgulloso de nuestra colaboración con Baptist Health, y espero que allane el camino a más oportunidades para marcar la diferencia en estos momentos difíciles”, puntualizó.

FIU trabajó con Baptist Health en las especificaciones de los protectores faciales, con motivo de asegurarse que eran apropiados para su uso al tratar a los pacientes. Dichos productos, hechos de ácido poliláctico no-tóxico, están destinados a actuar como una primera línea de defensa para los trabajadores de la salud.

Con la escasez de productos, el protector facial se usa sobre la máscara para preservar su longevidad y evitar que las gotas respiratorias infectadas entren en la nariz y en los ojos de los trabajadores.

Mientras tanto, una compañía local decidió poner a un lado sus labores habituales, para producir insumos médicos. Empleados de Faulkner Plastics, una fábrica de plásticos en Hialeah, también buscan ayudar a los profesionales de la medicina.

Máscaras fabricadas en FIU.
Máscaras fabricadas en FIU.

Tras ver las noticias sobre la falta de productos de protección personal para los profesionales médicos, el vicepresidente de la compañía decidió extender sus servicios.

Joseph McCabe le informó a la estación televisiva de noticias, WSVN-7, en Miami: “Vi la necesidad que existe. Voy a casa todos los días, y casi todos los fragmentos de las noticias nacionales mencionan la escasez de los productos de protección personal. Seguí viendo estos protectores faciales en todos los socorristas y trabajadores de primera línea, y dije, ‘Eso es PETG. Tengo 250 hojas almacenadas en este momento. ¿Por qué no puedo fabricarlos?".

Al igual que los estudiantes y los empleados de FIU, McCabe y su equipo diseñaron un prototipo construido con el mismo plástico que se usa en las botellas de refrescos. Segun afirma, se pueden limpiar y desinfectar sin riesgo a la persona que los usa con otros mecanismos de protección.

Después de todo, es en los momentos difíciles cuando el mundo se une para ayudar a quienes más lo necesitan.

Cargar más

XS
SM
MD
LG