Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Jesús A. Díaz: "Las vivencias solo han contribuido a condensar el concepto patria en mi osamenta"

Jesús A. Díaz, Tinito, leyendo sus poemas en la tertulia "La otra Esquina de las Palabras"

Jesús Alberto Díaz es su nombre, pero, es imposible no llamarle Tinito a este poeta de fibra incandescente, cuyos versos pursísimos estremecen hasta los huesos, con esa intensidad que sólo logran los místicos, los que saben que la vida es un asunto serio. Quizá, el único asunto serio de este mundo. Tinito Díaz se instala en Dile que pienso en "Ella"... con la sobriedad y la lucidez que le caracterizan.​

¿Cuál fue el detonante que te impusó a salir de Cuba?

Es una pregunta, en estos momentos, algo difícil de responder, dado que acabo de perder a mi padre, y no se debe hablar de los muertos, según Moisés: "Los muertos, muertos están" y no pueden responder por sus actos, aunque en cierto modo, duermen sepultados en nuestros floridos pechos y sonambúlica consciencia, digo estas cosas porque fue precisamente a raíz de la discrepancia de ideología entre papá y yo, que abandoné la isla, y por otro lado, resulta sofocante vivir en un lugar donde te acusen de "diversionismo ideológico" simplemente por la manera de usar un cinto, o de vestir, es como estar cerrado en una estancia respirando venenosos químicos: o abandonas la estancia, o mueres.

¿Qué esperaban encontrar del "otro lado"?

Del otro lado esperé encontrar un respiro, una estancia en la que no tuviera que respirar venosos químicos, tan sólo eso. Siempre supe que el camino, de entonces en adelante, sería áspero, pero la libertad lo sublimiza.

¿Qué encontraste?

Encontré un país que me abrió los brazos después de 20 y tantos días en el mar: encontré la adultez.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

He aprendido a valorar a las personas por su humanismo, he aprendido a valorar la amistad, pues es lo que más escasea en los tiempos que corren: "do for the others" a hacer por los otros, cada vez semeja más una metáfora bíblica. He aprendido también que el ser humano es egoísta y mordaz, por lo que muchas veces, nuestros esfuerzos por establecer una atmósfera sana entre nosotros mismos caen en canastas sin fondo, de manera que he aprendido a extender la mano sin esperar nada a cambio, aunque la muerda el entorno.

¿Qué es para ti La libertad?

La libertad es la retórica de los céfiros que fluyen a su antojo, es ser uno mismo, en otras palabras: vivir una vida modesta sin rendir cuentas a nadie.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Las experiencias vividas, las vivencias, solo han contribuido a condensar el concepto patria en mi osamenta, cuando digo patria digo: "madre" y "genealogía", cuando digo patria digo "infancia", emigramos, es cierto, pero arrastramos con nosotros el polvo del camino, y con ello nuestras costumbres, nuestros recuerdos. ¿Cómo no pensar en "Ella"? He emigrado sólo, mis muertos, mi familia, están allí, encerrados, enterrados; respirando; sobreviviendo...

Vea todas las noticias de hoy

Novela plasma derrota, vida y destino del cubano durante los últimos sesenta años

Una novela sobre la Cuba profunda.

El Directorio Democrático Cubano informa que el próximo viernes 21 de febrero se presentará la novela La tabla del escritor exiliado Armando de Armas, quien se desempeña como periodista de Radio y TV Martí.

El evento tendrá lugar a las siete de la noche en el Museo Americano de la Diáspora Cubana, ubicado en 1200 Coral Way en Miami.

Armando de Armas. (Foto: Wenceslao Cruz)
Armando de Armas. (Foto: Wenceslao Cruz)

A 30 años de haber sido escrita en Cuba y sacada clandestinamente del país, y a doce de la primera edición ahora agotada (Editorial Hispano Cubana, Madrid, 2008), la novela de Armas reaparece al presente publicada por Ediciones Exodus de Ego de Kaska Foundation en una edición corregida y ampliada.

El editor Ángel Velázquez Callejas ha dicho que en “la literatura cubana del periodo de la revolución (en la literatura negra) nadie ha alcanzado vislumbrar ese desplazamiento narrativo como el que nos ofrece La tabla para explicarnos la barbarie y la derrota (vida y destino) del cubano durante los últimos sesenta años”.

Por su parte el escritor Luis de la Paz escribió que “La tabla hay que leerla como una enorme espiral, pero también como la serie de eslabones que tejen una cadena, en la que se hilvanan eventos y situaciones, entrelazan experiencias y deseos, convergen vivencias y aprendizajes, se funden lecturas y desafíos. Lo que me hace pensar que tal vez pueda ser ésta la gran novela de la revolución que todos estábamos esperando”.

En tanto el intelectual y activista por las libertades en Cuba, Orlando Gutiérrez Boronat, ha dicho que “La Tabla es, en ese sentido, una novela posrevolucionaria, pero no posmoderna. Es posrevolucionaria porque el sujeto de la novela no le ha reconocido al estado totalitario esa clasificación como observador invisible, como rector de lo moral y lo inmoral, o como conciencia de la cubanidad, que el estado totalitario y su fundador se abrogaron”.

La novela es publicada con el patrocinio de Rafael Marrero and Compay y en el acto contaremos con la firma de ejemplares por parte de Armando de Armas mientras que las palabras de presentación estarán a cargo de Gutiérrez Boronat, Denis Fortún y Velázquez Callejas.

Real Academia Española visita Cuba; funcionario reconoce deterioro creciente del idioma

Una discusión beisbolera en un parque de La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Un alto funcionario del Ministerio de Educación Superior de Cuba reconoció este lunes que la lengua española que se habla en la isla está sufriendo un deterioro creciente.

Juan Ramón Montaño, asesor técnico-docente de la Dirección de Formación del Ministerio de Educación Superior, citado en un comunicado de la Presidencia de Cuba declaró que “hay un deterioro creciente, entre cubanos, de los usos de la Lengua; y que eso merece atención, porque, si ese modo de expresión se daña, otros ámbitos de la vida también comenzarían a deteriorarse”.

El funcionario considera que deben hacerse alianzas institucionales y que los medios de comunicación deben asumir “una campaña de bien público por el bien hablar -cuyo propósito medular no es hacerlo ni más ni menos bonito sino esencialmente decente”.

Precisamente este lunes el director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, visitó Cuba como parte de una gira por Latinoamérica que incluye a Panamá, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Honduras y República Dominicana.

"Me voy apasionado, muy impresionado por lo que he visto en Cuba, por la actitud de la academia cubana que trabaja admirablemente, por la condición con que ven las más importantes instancias políticas de este país la cultura del español", señaló el catedrático.

Muñoz Machado, también presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale), visitó la Universidad de La Habana donde fue nombrado "profesor distinguido" por la Cátedra de Derecho Administrativo de la Facultad de Derecho.

El catedrático aprovechó la visita para presentar el Diccionario Panhispánico del español jurídico, publicado en dos volúmenes con cerca de 40.000 entradas, con vocabulario procedente de todos los países hispanoamericanos.

Socialismo del siglo XXI: consecuencia de no haber hecho nada con Cuba

Los últimos dos libros de la ensayista argentina Antonella Marty.

La autora argentina Antonella Marty dijo a Radio Televisión Martí que está convencida de que si, desde hace más de medio siglo, los gobiernos democráticos y liberales del hemisferio occidental hubieran actuado contra el totalitarismo cubano, entonces la región no estaría sufriendo los males del Socialismo del siglo XXI.

“Hoy Venezuela y todo ese Socialismo del siglo XXI es una clara consecuencia de no haber tomado acción y de no haber hecho nada con Cuba”, afirma Marty, directora del Centro de Estudios Americanos en la Fundación Libertad y directora asociada del Center for Latin America en Atlas Network.

“Una de las características de la Revolución Cubana es su carácter expansionista”, subraya Marty, mientras recuerda la fotografía, que pudo ver en su único viaje a Cuba, en el Museo de la Revolución, donde aparece Fidel Castro entregándole un pasaporte falso al guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara para viajar a crear focos de subversión en la región. Una acción que considera “también una característica imperialista” del régimen de La Habana.

Uno de los ensayos más difundidos de Marty, Lo que todo revolucionario del siglo XXI tiene que saber (Sobre sus hipocresías, enriquecimientos, fracasos, mentiras y otras cosas), es una crítica al socialismo.

Según la investigadora, para imponer su revolución Fidel Castro necesitaba seguir la fórmula comunista y expandirla a su vez por América Latina: “Esta ideología tan nefasta que, por supuesto, traen a casa desde la Unión Soviética. Una ideología que nace en el seno de Karl Marx y de Engels, con ese famoso Manifiesto [del Partido] Comunista de 1848, y los primeros en aplicar esa ideología con esa Revolución Bolchevique, en Rusia, junto a Lenin y todos esos personajes, que fueron claramente asesinos y personas que avasallaron los derechos humanos”.

La joven liberal reprocha como se permitió que, desde los primeros años de su revolución, Fidel Castro enviara a agentes como Guevara a formar y asesorar grupos marxistas en diferentes partes del mundo.

“Desde ese momento Cuba estuvo interfiriendo en los asuntos internos de otros países, y hoy lo está haciendo con Venezuela y con tantos países a lo largo de la región, a pesar de que muchas veces se subestime el rol que está teniendo y que ha tenido Cuba en esto desde hace 60 años”, destacó.

Cuba lo tenía todo

La Cuba pre-revolucionaria “era un país que lo tuvo todo”, asegura Marty. “Un país que tuvo tanto crecimiento económico, tan consolidado, tantos avances. Un país que fue uno de los más potentes. Lo que tenemos que tener en claro los latinoamericanos es que el caso de Cuba es fundamental para entender los grandes y graves problemas que genera el socialismo”.

“Mi mensaje, no sólo para la juventud cubana sino también la venezolana y todos los jóvenes que están padeciendo los atropellos que genera el socialismo, es que sigan empujando a favor de una batalla en favor de la cultura y la educación liberal. Es lo que hay que implementar: ideas que funcionen. Las ideas que generan progreso y avance a lo largo de la historia”, manifestó la autora de La dictadura intelectual populista, prologado por Álvaro Vargas Llosa y Alejandro Chafuen.

"Lo que todo revolucionario del siglo XXI tiene que saber", libro de Antonella Marty.
"Lo que todo revolucionario del siglo XXI tiene que saber", libro de Antonella Marty.

Marty, miembro del consejo ejecutivo y directora regional para Argentina y Chile de Estudiantes por la Libertad, y cofundadora del Grupo Joven de la Fundación Libertad, opina que es a la juventud cubana a quien corresponde cambiar el socialismo por el liberalismo.

“Esa juventud cubana tiene que empujar más que nunca para llevar adelante una contrarrevolución, precisamente, a todo este aparato marxista, ideológico, tóxico y nefasto que han generado los hermanos Castro desde hace 60 años, más de medio siglo operando en un mismo sistema”, advirtió en un episodio del espacio EnFoco, disponible en las plataformas digitales de Radio Televisión Martí.

El momento más fuerte de todo este camino

Cuba, en palabras de Marty, es “una isla que duele”. Hace unos dos años viajó a la isla y se reunió con miembros de grupos de la disidencia y la resistencia interna como las Damas de Blanco. Su encuentro con estas mujeres que marchan a favor de la libertad y que piden la liberación de los presos político, ha sido “uno de los momentos más fuertes de todo este camino, de alguna forma, en las ideas de la libertad”.

“Entré, recuerdo, a la sede de las Damas de Blanco y me dicen: Antonella vos sabes que todo lo que estás hablando, todo lo que nos estás diciendo, ellos lo saben. La casa está repleta de micrófonos y cuando salgas bajá la cabeza y camina lo más rápido que puedas porque la cuadra está repleta de cámaras. Y yo eso lo sentí durante unas dos horas y no puedo imaginar lo difícil que debe ser vivir la vida de esa manera, con un régimen, con una ideología como es el comunismo, que penetra absolutamente la mente y la esencia del ser humano”, relató.

Cuenta que en ese mismo viaje intentó conocer las librerías cubanas: “Solamente encontré una, en pleno centro de La Habana, y no veía libros que fueran nuevos, de los últimos 20 años. Todo era anterior”.

Otra de sus experiencias negativas en Cuba fue “prender la televisión en el hotel de Cuba y lo primero que veo es el himno de Venezuela cantado por Hugo Chávez. Eso nos dice mucho. E incluso el intento de acceso a Internet, lo difícil que es acceder a Internet para un cubano, que tiene un salario promedio de 15 dólares”.

“Y esas son las maneras que tiene este régimen tan nefasto, que arruina naciones que en otro momento han sido tan prósperas. Cuba es un país que tenía un ingreso per cápita mayor al de países como Austria o como Japón. Cuba era el tercer consumidor de proteínas del hemisferio [occidental] y hoy está reducido a una triste libreta de racionamiento”, lamenta.

La ruina del Castrochavismo

Para Marty, quien realizó estudios en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad Abierta Interamericana y es investigadora asociada de la Fundación para El Progreso, la persistencia del castrochavismo representa el peor momento político y socio-económico que ha experimentado América Latina.

El intelectual cubano Carlos Alberto Montaner ha reseñado los libros de Antonella Marty.
El intelectual cubano Carlos Alberto Montaner ha reseñado los libros de Antonella Marty.

“Venezuela en 1980 tenía el PIB per cápita más alto de nuestra región, un país que tenía el bolívar, que fue en otro momento una moneda de respaldo, en la que el mundo quería ahorrar, la gente quería tener bolívares, y hoy vemos las calles de Venezuela incluso a veces repletas de bolívares que no valen nada. Y esas son las consecuencias de lo que puede hacer una ideología tan tóxica como es el socialismo, que se ha cobrado a más de 150 millones de víctimas en toda la historia, en todo el mundo, y que se ha probado en todo tipo de sociedades, con todo tipo de religión, en todo tipo de cultura, y el resultado siempre ha sido el mismo”, argumenta la autora.

Cuba y Venezuela

“La relación tan fuerte y casi carnal, que han tenido Cuba y Venezuela a lo largo de toda nuestra historia y cómo por no haber hecho nada con Cuba y por dejar que el régimen castrista opere durante 60 años en la región, tranquilamente, y nosotros acostumbrados y de alguna forma conviviendo con una dictadura tan criminal, asesina y violadora de derechos humanos durante tanto tiempo, hoy estamos pagando las consecuencias”, aseveró.

En el año 1958, antes de esa revolución comunista en la isla de Cuba, el presidente de Venezuela Wolfgang Larrazábal [23 de enero de 1958-14 de noviembre de 1958] es una persona que [estando 8 meses en el poder] apoya con financiamiento a esas guerrillas que se estaban organizando en Cuba. Entonces Venezuela desde el primer momento tiene una relación cercana, efectivamente cercana, con esta revolución castrista que se va a dar luego en esta isla”.

Capitalismo: un antídoto contra la pobreza

La defensa de las ideas liberales y el sistema capitalista ante la ideología socialista, es un leitmotiv en el pensamiento, el activismo y la producción intelectual de Marty.

Los seres humanos vivimos mejor que en cualquier otro momento de la historia”, dice en su último libro, Capitalismo: un antídoto contra la pobreza.

“Hasta hace muy poco todos los seres humanos se encontraban bajo el umbral de la pobreza extrema y tenían una esperanza de vida de no más de 30 o 35 años (si contaban con cuotas de suerte y lograban sobrevivir a las abundantes adversidades). No hace mucho tiempo que esto cambió: hace doscientos años el 90 % de todos los seres humanos que habitaban nuestro planeta estaba en la categoría de pobreza extrema. Las personas están saliendo de la pobreza de una manera constante desde hace siglos y es hora de abrir los ojos y admitirlo de una buena vez, aunque el socialismo, tan desgastado en su accionar y en su discurso, lo quiera ignorar. Todo este gran proceso de avances comienza su punto de partida intelectual, en buena parte, entre los siglos XVII y XVIII con la gran Ilustración y con las bases del liberalismo clásico, que viene a representar un alto a los abusos del autoritarismo y una voz de lucha contra cuestiones como, por ejemplo, la esclavitud, el racismo o las torturas”, escribe Marty en su nuevo libro.

Convocan a Convención de Cubanidad dedicada a Lecuona

Asistentes a la II Convención de la Cubanidad en Miami.

La institución cultural Ego de Kaska Foundation convoca a la III Convención de la Cubanidad con el objetivo de promover y divulgar el quehacer del arte, la literatura y las ciencias culturales de los isleños de la diáspora y el exilio.

Los organizadores del evento han previsto desarrollar la III edición anual de la Convención de la Cubanidad, cuyo escenario será la ciudad de Miami el domingo 31 de mayo del 2020.

Logo de la Convención.
Logo de la Convención.

Los artistas, escritores e investigadores de la cultura cubana del exilio y la diáspora podrán participar de un programa en calidad de delegados de la Convención.

La tercera edición de la Convención estará dedicada al 125 aniversario del natalicio del músico cubano Ernesto Lecuona.

El maestro de la música Ernesto Lecuona.
El maestro de la música Ernesto Lecuona.

El tema central del evento será: La ensoñación de lo cubano y el sentido de la cubanidad del exilio y la diáspora.

La Convención propone entrever una nueva dimensión artística, cultural, promocional y espacial del exilio y la diáspora a través de conferencias magistrales, presentaciones de libros y revistas, mesas de debates (arte, literatura y ciencias culturales), expos y venta de libros de editoriales locales, performances artísticas, reconocimientos de autores y artistas destacados y entrega del Premio ensayo Ego de Kaska.

Comisión Organizadora está integrada por Ángel Velázquez Callejas, Roger Castillejo Olán, Rafael Marrero, Julio Benítez, Denis Fortún, Humberto Castro, Joaquín Gálvez y Armando Nuviola.

Evocan el oficio del editor de cine Nelson Rodríguez Zurbarán, fallecido en Miami a los 81 años

Nelson Rodríguez Zurbarán en la moviola, la mesa de edición.

Con la muerte de Nelson Rodríguez Zurbarán a los 81 años, el cine cubano pierde no solo a su editor más venerado, con una carrera en la que destacan Lucía, de Humberto Solás, y Memorias del subdesarrollo, de Tomás Gutiérrez Alea, ambas de 1968; Tránsito, de Eduardo Manet (1964), y La primera carga al machete, de Manuel Octavio Gómez (1969).

Pierde también a uno de sus grandes cineastas.

“Yo trabajé con él y no entendía cómo lo hacía”, dijo el jueves en Miami Jorge Abello (Tuti), editor a su vez de La Bella del Alhambra (1989), Alicia en el pueblo de Maravillas (1991), Clandestinos (1987) y Los pájaros tirándole a la escopeta (1984). “Nelson tenía un sentido espectacular de la edición; tenía su propio método”.

En esta foto tomada en 2009 aparecen Nelson Rodríguez Zurbarán (al centro); su pareja, Marcelino Pérez Hernández (derecha) y el investigador Manuel Zayas (Foto: Antonio Hens).
En esta foto tomada en 2009 aparecen Nelson Rodríguez Zurbarán (al centro); su pareja, Marcelino Pérez Hernández (derecha) y el investigador Manuel Zayas (Foto: Antonio Hens).

A su talento inmenso, Rodríguez Zurbarán unía la condición de ser en sí mismo una escuela. Jorge Luis Borges decía que el hecho capital de su vida era la biblioteca de su padre, y subrayaba la importancia de leer para escribir. No sé si alguna vez lo dijo, pero Nelson Rodríguez encarnaba la variante cinematográfica de esa verdad: para hacer cine –y para hablar de cine-- hay que ver mucho, mucho cine.

A veces me parecía que él era una de las pocas personas que habían visto todo el cine.

“No cortaba como nosotros, que cogíamos el celuloide pa’lante y pa’trás”, relata Abello. “Como que cortaba el guión, le ponía números; iba mirando las tomas buenas y les ponía números: 5, 7, 15, 3… Después ponía en orden todos esos cortes y el resultado era casi la película hecha en el primer corte. Él casi no tocaba el celuloide, fumando todo el tiempo”.

El editor de cine Jorge Abello.
El editor de cine Jorge Abello.

En cine, el “primer corte” de una película es la primera versión terminada por el editor, normalmente sujeta a variaciones.

Para entender mejor el testimonio de Abello le pido que explique con más detalles a qué se refiere cuando habla de que Rodríguez Zurbarán les ponía números a los cortes.

Menciona entonces los criss-cross, las escenas de diálogos de dos personajes que en cine se filman primero desde la perspectiva de uno y luego desde la perspectiva del otro, a veces con la espalda de alguno de los dos dentro del plano, para más tarde seleccionar en el montaje los mejores cortes y armar la secuencia.

“El veía que este diálogo era mejor en esta cámara; veía que la toma 3 de este actor era la mejor, y la marcaba en el guión, porque trabajaba con el guión en una mano y un lapicero en la otra", detalla Abello. “Marcaba una cara del corte 5 y la otra del corte 7, y cuando pegabas eso era el criss-cross perfecto; tenía la habilidad de ver el diálogo. Era un creador”.

Nelson Rodríguez Zurbarán en una imagen tomada de su cuenta de Facebook.
Nelson Rodríguez Zurbarán en una imagen tomada de su cuenta de Facebook.

El oficio de editor de cine suele ser complicado, recuerda Abello, porque los directores llegan al cuarto de edición con una idea preconcebida de la película que no necesariamente fue la que consiguieron en los rodajes.

“Cuando estás filmando lo ves y lo sientes todo en el set: si había un día bonito, cómo olían las flores”, explica Abello. “El editor no: el editor lo que ve es lo que le llega al cuarto de edición. Por eso hay una lucha siempre entre el director y el editor. Nelson era un editor que sentía la imagen. Él lograba poner en perspectiva el verdadero valor de la imagen en función de lo que quería el director”.

Porque, después de todo, el editor es quien tiene en sus manos el proyecto entero, añade.

“Le das la intensidad y el ritmo a la película”, comenta Abello. “Mira The Irishman [el más reciente largometraje de ficción de Martin Scorsese], que no tiene ritmo ninguno. El editor es el que le da el tempo; el que comprime todas las artes en una; el que debe tener visión de artista y de público”.

Nelson era un tipo muy culto que tenía su propio método para hacer eso, indica Abello.

Cuando el cineasta Carlos Lechuga le preguntó a Rodríguez Zurbarán por “una actriz de toda la vida”, Nelson no vaciló: “Bette Davis, la más grande”. “¿Cómo vives ahora alejado de la sala de montaje?”, vino después, y la respuesta fue: “Viviendo”. Su consejo para los jóvenes cineastas: “Aprendan a vivir”.

“¿Marcelino?”, preguntó Lechuga refiriéndose a su pareja. “Marce es lo mejor de mi vida, 30 años together”.

Nelson fue durante muchos años profesor de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, al suroeste de La Habana.

“Del talento de Nelson Rodríguez Zurbarán, de su capacidad creadora, de su sentido del ritmo y la buena estructura en la edición, de su amor a sus alumnos y sus clases, y de la pasión con que asumía cualquier proyecto, ya todos sabemos, es público”, escribió en Facebook el cineasta cubano Mario Crespo. “Pero para los que no lo conocieron personalmente, me gustaría decir que fue el mejor amigo que se puede desear, sincero hasta herir y a la vez solidario, con unas ganas de vivir inmensas. Un fiel colaborador de todos los que empezamos cuando ya él era un gurú”.

Le sobrevive su pareja, Marcelino Pérez Hernández. Sus restos serán cremados y las cenizas echadas al mar.

Cargar más

XS
SM
MD
LG