Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

SIP y CPJ condenan la represión en Cuba

Auto PNR Cuba

Tanto la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) como el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) han denunciado los arrestos en la isla, el acoso a los informadores y la represión contra los manifestantes pacíficos.

La SIP condenó la detención, hostigamiento, despliegue de efectivos y restricción del acceso a internet contra periodistas y activistas, como parte de un operativo represivo para impedir manifestaciones pacíficas en Cuba contra la violencia policial y el racismo.

Relata el informe la actuación de la Seguridad del Estado que detuvo, amenazó y bloqueó el servicio de internet de periodistas, artistas y activistas de los derechos humanos para obstaculizar su participación en una manifestación convocada en La Habana y otras ciudades en protesta por la muerte la semana pasada del joven afrocubano Hansel Hernández Galiano a manos de la policía.

El presidente de la SIP, Christopher Barnes, director de The Gleaner Company, Kingston, Jamaica, expresó su "más profunda condena por la represión contra periodistas que intentan informar sobre un tema de interés nacional y mundial en condiciones de extrema inseguridad, y contra miembros de la sociedad civil que buscan ejercer su derecho fundamental a la protesta y la libertad de expresión".

La muerte de Hernández el 24 de junio ha desatado protestas y polémica sobre el racismo en Cuba, donde desde finales de mayo se viene informando de manera extensa y repetitiva sobre la muerte de George Floyd en Minesota..

Según familiares de Hernández, de 27 años, un policía le disparó en dos ocasiones por la espalda en circunstancias que aún no han sido esclarecidas.

Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director de La Silla Rota, Ciudad de México, México, enfatizó que "sorprende la doble moral del Estado cubano que pretende acallar en su suelo situaciones similares que condena de manera intensa cuando suceden en otros países".

El CPJ publicó en Twitter que varios periodistas cubanos habían informado que ETECSA les había restringido su acceso a Internet. Informa que otros periodistas, como Abraham Jiménez Enoa, reportaron fuerte presencia policial fuera de sus casas, que les impedía salir. Esa táctica no es nada nuevo, precisó la entidad.

Otros comunicadores, como Ariel Maceo Téllez, fotógrafo, y María Matienzo, colaboradora de CubaNet, fueron puestos bajo "arresto domiciliario" durante ocho horas y sin proveer mayor explicación. Se les advirtió que serían arrestados si abandonaban su vivienda.

Asimismo, la artista Tania Bruguera fue arrestada este martes cuando salía de su casa; el coordinador nacional del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), Juan Antonio Madrazo Luna, fue detenido anoche y liberado esta mañana. También, la reportera de El Estornudo Mónica Baró y la youtuber Ruhama Fernández denunciaron presencia policial alrededor de sus viviendas.

Vea todas las noticias de hoy

Yunior García Aguilera: "Estamos decididos a hacer esto... es lo que nos toca como generación"

Yunior García habla con la prensa tras citación en la Fiscalía Provincial de La Habana. (AP/Ramón Espinosa)

El dramaturgo y activista Yunior García Aguilera, promotor de la plataforma cívica Archipiélago dijo este jueves a Radio Martí que el régimen cubano está actuando "desesperadamente", y de forma "descarada" con la amenaza de encausar a los promotores de la Marcha Cívica del 15 de noviembre si salen a manifestarse, y afirmó que está decidido a seguir adelante.

Lo que sucedió en horas de la mañana de este jueves, durante el encuentro con las autoridades de la Fiscalía Provincial de La Habana, "fue una amenaza abierta", afirmó el joven, a quien no se le permitió formular preguntas sobre las serias acusaciones de que fue objeto. Tampoco aceptaron preguntas de la prensa.

"Ya no les importa lo que la comunidad internacional pueda pensar sobre el supuesto Estado de derecho que intentaban vender hace un tiempo. Están actuando desesperadamente porque temen el apoyo popular. Temen que la gente ese día salga a la calle y están haciendo lo imposible para impedirlo", dijo García Aguilera.

En su opinión, el "apercibimiento" que hizo público la Fiscalía es "un guion que ya estaba escrito", y en el que solo cambiaron el nombre de cada uno de los promotores de Archipiélago que fueron citados, justo como sucedió con la nota oficial con la que las autoridades les comunicaron sobre la prohibición de la marcha del 15N.

"A ellos les han bajado un documento y en las fiscalías, donde nos han citado, han leído exactamente lo mismo. Eso indica de manera obvia, sin lugar a ninguna duda, que es un falso mito, que nadie más podrá defender, el tema del Estado de Derecho. En Cuba no existe separación de poder, hay una dictadura, pero de las más descaradamente... No sé ni qué palabra usar, porque no me gustaría ser ofensivo, pero es que no encuentro otra manera de verlo", dijo García Aguilera.

El activista, entrevistado por los periodistas Amado Gil y José Luis Ramos en el programa Las noticias como son, de Radio Martí, reiteró que lo de este jueves ha sido "una amenaza directa" contra su persona y la de los otros promotores de la manifestación.

AUDIO COMPLETO de la entrevista a Yunior García
please wait

No media source currently available

0:00 0:24:40 0:00

"En cualquier momento puedo ser detenido. Es algo que ya sabía, ya estaba preparado, y la decisión que tomamos es la misma de siempre. Nosotros continuamos defendiendo nuestro derecho a manifestarnos, a defender ese derecho, no sólo para nosotros, sino para todos los cubanos. Conquistar esos espacios que nos han sido negados. Ir ganando terreno en la participación de la gente, que es lo que significa, al final, la democracia", expresó.

En el caso de ser llevado a juicio, García Aguilera señaló que ha decidido públicamente renunciar a cualquier tipo de defensa.

"El juicio que me harán, que ya seguramente han, incluso, ensayado, es una farsa. Yo no voy a prestarme para esa farsa, no voy a otorgarles la oportunidad de que rellenen esa mala obra de teatro con personaje ficticio", aseveró.

La Fiscalía también amenazó al activista con la responsabilidad de cualquier delito que se cometa el 15 de noviembre, durante la marcha convocada por Archipiélago.

"Cualquier tipo de delito que ocurra ese día, no importa cuál sea el ciudadano que lo cometa, nos acusarían a nosotros, a mí, particularmente, de esos delitos (...). La esencia de lo que me dijeron es que si cayera un meteorito sería mi culpa. Por lo tanto, están tratando de amedrentar; están tratando de usar cualquier vía para atemorizarnos, para que renunciemos a la marcha, algo que no va a ocurrir", señaló.

Según García Aguilera, con estas amenazas las autoridades podrían crear el efecto contrario a lo que persiguen. "Lo que están provocando es que la gente se desespere, que la gente pierda ya la paciencia, y que, cualquier día, ya no el 15, cualquier día, la gente es capaz de reventar, porque es una situación desesperante la que estamos viviendo".

El activista dijo que intentará no ser detenido, porque su objetivo es salir a la calle el 15 de noviembre, y unirse a la marcha. "Mi objetivo es estar ahí. Haré todo lo que pueda por estar ahí. No quiero que ocurra nada que me impida estar en el lugar que me corresponde ese día, que es al lado de los manifestantes", afirmó.

García Aguilera explicó que el 15N, en La Habana, pretenden marchar por Prado y Malecón. "Comenzando desde ahí, depositando las flores a Martí y terminando frente al Capitolio. Hay que ver si no bloquean totalmente la calle. En ese caso, tomaremos medidas que ya, por supuesto, hemos conversado, y que, en el caso de que alguno de nosotros no esté, otros miembros de Archipiélago que han formado parte del comité organizador de esta marcha, sabrán qué hacer ese día".

A la pregunta de si cree que las anunciadas festividades por el aniversario 502 de la fundación de La Habana, que el gobierno de la capital ha extendido hasta el 19 de noviembre, han sido organizadas con el propósito de entorpecer la marcha cívica, García Aguilera contestó que sí.

"Ellos primero respondieron con la amenaza militar, y ahora quieren responder con toda hipocresía de usar la fiesta popular -pan y circo-, y también de usar a los niños, de una manera muy baja, para contrarrestarnos. Nos amenazan, desde los niños que se inician el curso escolar, que es algo muy, muy bajo, realmente, que usen a los niños, hasta la amenaza de los militares. Han usado ya todos los recursos, no les quedan cartas en la mano para jugar contra nosotros", dijo.

Estas fiestas serían una manera de justificar la presencia de paramilitares en los parques, en las esquinas, armados y listos "para cumplir esa orden que sigue en pie, que dio el señor Díaz-Canel, de salir al combate contra todo aquel que no piense exactamente igual que ellos", añadió.

El promotor de Archipiélago dijo que su generación mira la realidad de Cuba como una especie de "Matrix", en referencia al filme del mismo nombre, en la que quienes ostentan el poder han construido una mentira "para usarte, para manipularte, para que tú seas un ciudadano pasivo". Pero de pronto "hay gente que está desconectándose de las máquinas; de pronto hay gente que está descubriendo que esta realidad tiene fallos, y esta generación es como una especie de error del sistema, como una especie de anomalía", explicó.

El régimen, dijo, García Aguilera, tiene mucho miedo, y la manera en que ha respondido a la convocatoria de esta manifestación pacífica indica que las autoridades ya "no saben qué hacer, que se encuentran ante algo que los desborda".

"Tienen mucho miedo, no a nosotros, sino a ese pueblo que ya despertó, que se está desconectando de las máquinas, y saben que, de alguna manera, no podrán continuar gobernando de la forma en que lo han hecho. Y el problema es que no saben hacerlo de otra manera porque, si cambian algo, aunque sea mínimo, pierden absolutamente ese poder que los ha mantenido ahí", indicó el activista.

Sobre el rol que las redes sociales han desempeñado en ese despertar del cubano, el dramaturgo señaló que cree que están jugando un papel definitivo, y que cada vez se usarán con más madurez.

"También creo que una buena parte de la juventud entiende que la realidad no existe solo en las redes sociales, y está empezando a trasladar esa honestidad que hemos visto desde los perfiles de Facebook, de WhatsApp, hacia la realidad, hacia las calles, hacia los espacios concretos de la vida cotidiana. Y esa transición es importante, porque si esto se quedara solo en las redes, entonces podría ser infértil. Pero si esa honestidad que hemos visto en las redes se traslada a la vida real, entonces el cambio sí se convierte en algo real", argumentó.

La juventud cubana, ante la imposibilidad de emigrar, que en otros momentos constituyó una válvula de escape ante la crisis nacional, entiende "que tiene que cambiar su realidad, que no puede resignarse a que otros decidan por ella", dijo García Aguilera.

"Yo creo que ahí es donde está la razón fundamental de lo que está ocurriendo ahora. Es una juventud que sabe que tiene que permanecer en este país y que, por lo tanto, tiene que convertir este país en lo que desea, en lo que sueña, porque no está la solución para sus problemas en una geografía cercana, en una frontera cercana", subrayó.

A la interrogante de cuál es la meta de Archipiélago más allá de la Marcha Cívica por el Cambio del 15N, el activista respondió que la plataforma se está preparando, incluso, para sobrevivir a sus promotores.

"Algo que ha fallado muchas veces en el tema de la oposición en Cuba es el tema de los caudillismos, los liderazgos demasiado visibles y, entonces, el régimen descabeza esos movimientos y todo se desvanece, todo se acaba. Archipiélago se está preparando para seguir trabajando de forma transversal, de forma horizontal, aunque se pierdan algunas voces, aunque algunos vayamos a la cárcel, aunque intenten silenciarnos", afirmó.

Si va a prisión, Yunior García Aguilera planea continuar la labor cívica que ha venido desempeñando en los últimos meses.

"Seguiré haciendo lo que hago, es decir, tratando de comunicarme con otros cubanos, tratando de hablar sobre civismo, tratando de hablar sobre democracia, tratando de hablar sobre transformar a Cuba también dentro de la cárcel. Y esos compañeros de prisión que tenga serán mis nuevos compañeros, y habrá un archipiélago dentro de esa prisión. No nos van a detener. No hay nada que puedan hacer para detenernos. Estamos decididos a hacer esto. Creemos que es lo que nos toca como generación. Creemos que es la mejor muestra de dignidad que puede asumir un cubano ahora mismo con respecto a su futuro, con respecto a su país, a su patria. Y esto es lo que hemos decidido hacer con nuestras vidas", concluyó.

(A partir de una entrevista con Amado Gil y José Luis Ramos en "Las noticias como son", de Radio Martí)

Informe de Cuba ante la 77ª Asamblea General de la SIP

Cubanos captaron en sus teléfonos los sucesos del 11 de julio. (AP/Eliana Aponte, file)

La dictadura pierde la batalla en internet y lucha para no perder también la calle. Este ha sido el semestre más difícil para los cubanos y la dictadura en los últimos 25 años. El 11 de julio, las dos fuerzas, el poder y el pueblo, terminaron mirándose las caras en unas protestas masivas –mayormente pacíficas, hasta que el gobierno ordenó reprimirlas- con una dimensión que no se había visto antes en el país.

El 11 de julio, los gritos de las multitudes corroboraron varias certezas anunciadas por años en la prensa independiente: los cubanos la están pasando mal por la falta de medicinas, comida, dinero, esperanzas y libertad.

La mayoría del pueblo quiere un cambio de gobierno, pero la dictadura reprime con violencia indiscriminada y manipulando el sistema de justicia. Las redes sociales y el acceso a internet son determinantes en la movilización de la ciudadanía a nivel nacional. Pese a la represión, un grupo de activistas está convocando a una nueva jornada de protesta para el 15 de noviembre.

Tres hechos sobresalen en este período: el encarcelamiento de los periodistas independientes Lázaro Yuri Valle Roca y Esteban Rodríguez, la represión de las protestas del 11 de julio y la entrada en vigor del Decreto-Ley 35, que restringe aún más las libertades en internet.

El 30 de abril se produjo una protesta de seis personas en la calle Obispo, en La Habana Vieja, a la que se sumaron transeúntes. Fueron arrestados y llevados a distintas prisiones. Entre los detenidos estaban Mary Karla Ares, reportera del boletín Amanecer Habanero, que trasmitió en vivo la protesta, y Esteban Rodríguez, activista y reportero de ADN Cuba, quien en noviembre había participado en la huelga de hambre en la casa del artista Luis Manuel Otero, en el barrio San Isidro, de La Habana.

Mary Karla Ares fue excarcelada el 29 de mayo, pero a cambio se le impuso reclusión domiciliaria, que aún afronta. Esteban Rodríguez continúa en prisión, donde contrajo dos veces Covid-19. Ambos están siendo acusados por "desorden público" y "resistencia", delitos que, sumados, acarrean varios años de cárcel.

Lázaro Yuri Valle Roca, periodista y activista, director del blog digital Delibera y de su canal de YouTube homónimo, fue detenido el 15 de junio tras acudir a una citación policial en La Habana. La Seguridad del Estado lo investigaba por haber organizado, filmado y publicado el video del lanzamiento de unos panfletos anticastristas en una esquina en Centro Habana.

Además de permanecer incomunicado y sin asistencia legal, el periodista hizo una huelga de hambre que empeoró su estado de salud. El régimen lo acusa de "propaganda enemiga" y "desacato". Podría enfrentar una pena de diez años por estos delitos.

Otro encarcelamiento notorio fue el del artista Hamlet Lavastida, novio de la escritora y periodista Katherine Bisquet, quien había sido una de las acuarteladas en casa de Luis Manuel Otero en noviembre, y quien grabó el violento desalojo de los manifestantes. Lavastida fue encarcelado al terminar la cuarentena obligatoria tras su regreso del extranjero.

Su novia fue sometida a reclusión domiciliaria y presionada por la Seguridad del Estado a abandonar el país, como única alternativa para obtener la libertad de Lavastida, quien en septiembre también se fue del país.

Continúa preso el youtuber Yoandi Montiel, conocido como El Gato de Cuba, tras hacer una sátira contra el presidente Miguel Díaz-Canel.

El 11 de julio, un joven vendedor de tarjetas telefónicas, Yoan de la Cruz, trasmitió en vivo e hizo viral un video sobre la protesta pacífica y espontánea de cientos de personas caminando hacia el gobierno municipal de San Antonio de los Baños, para reclamar contra el gobierno, los apagones, los problemas económicos y la falta de vacunación adecuada.

En menos de dos horas, nuevos videos y trasmisiones en vivo llegaron a las redes sociales, con protestas de cientos de personas en ciudades como Palma Soriano, Güines y Morón. Mientras tanto, por Whatsapp, Telegram y Facebook se convocó a manifestaciones en otras ciudades y se viralizaron videos y mensajes en todas las redes sociales.

La primera detención de un periodista se registró cerca de las 3 de la tarde. Fue Iris Mariño, de La Hora de Cuba, arrastrada violentamente y sin previo aviso fuera de la protesta pacífica en el casco histórico de Camagüey por agentes de civil de la Seguridad del Estado y de la Policía Nacional Revolucionaria.

Diez minutos después fueron arrestados Henry Constantín y Neife Rigau, en el mismo lugar. Orelvis Cabrera y Alberto Corzo fueron detenidos en Matanzas; Maykel González Vivero, en La Habana; Rolando Rodríguez Lobaina y Niober García Fournier, en Guantánamo. A las 4 de la tarde el presidente Díaz-Canel declaró por televisión que "la orden de combate está dada; a la calle los revolucionarios". Abrió así una represión profunda contra las protestas pacíficas.

Ese día no pudieron salir a la calle, por vigilancia policial afuera de sus casas, los reporteros Luz Escobar, Héctor Luis Valdés, Frank Abel García, Mary Karla Ares, Danilo Carrasco, Juan Manuel Moreno, Iliana Hernández, Mabel Páez, Reisel Acosta, Yhosan Torres, Onelsys Díaz, Jorge Luis Romero, Yusleidy Romero, Yanaisy Quesada, Flora Quiñones, Roilán López, Héctor Sierra, Ariorny Ramos, Yaima Cabrera, Wilfredo Fajardo, Ever Fonseca, Martha Liset Sánchez, Raúl Pérez, Aliena Palmero, Maikel Jiménez, Deisy Martínez, Vivian Feo, Manuel Martínez, Yanela Reyes, Orlidia Barceló, Carlos Cárdenas, Pedro Luis Hernández y María Matienzo. Esa restricción duró días y hasta semanas para algunos periodistas.

El fotógrafo Ramón Espinosa, de la AP, fue golpeado. El fotógrafo Iván Alcaraz, de la televisión estatal, fue arrestado. En los días siguientes fueron detenidos los reporteros Camila Acosta, Yosvani Sepúlveda y Pedro Luis Hernández.

El 11 de julio las autoridades cortaron el uso de todos los servicios de internet y telefonía móvil y bloquearon las principales redes sociales y servicios de mensajería. El apagón de internet duró tres días.

Desde entonces, muchos ciudadanos son perseguidos por publicar en sus redes sociales contenido molesto al régimen. Algunos recibieron "advertencias" de defensores del gobierno y citaciones policiales, solo por tener contenido de las protestas en las redes. La amenaza policial ordenaba borrar materiales o que dieran información sobre líderes de las protestas.

El 17 de agosto entró en vigor la más explícita mordaza legal a la libertad de expresión en Internet: Decreto-Ley 35 "De las Telecomunicaciones, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y el uso del Espectro Radioeléctrica". También entraron en vigencia dos decretos del Consejo de Ministros y tres resoluciones del Ministerio de las Comunicaciones.

La resolución más nociva, la 108, recoge una lista de "incidentes de ciberseguridad" según diferentes niveles de peligrosidad. Califica de "muy alto" la "subversión social", descrita como "pretender alterar el orden público, alterar la indisciplina social"; justamente esta fue la medida esgrimida por policías, fiscales y jueces del régimen para detener, multar o encarcelar a cientos de los manifestantes del 11 de julio.

El ciberterrorismo se define como cualquier acción "mediante el uso de las TIC cuya finalidad es subvertir el orden constitucional, o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas y de masas, las estructuras económicas y sociales del Estado, u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o abstenerse de hacerlo".

Además, considera de peligro "alto", la divulgación "de noticias falsas, mensajes ofensivos, difamación con impacto en el prestigio del país" y la difusión "a través de las infraestructuras, plataformas o servicios de telecomunicaciones/TIC de contenidos que atentan contra los preceptos constitucionales, sociales y económicos del Estado, inciten a movilizaciones u otros actos que alteren el orden público; difundan mensajes que hacen apología a la violencia, accidentes de cualquier tipo que afecten la intimidad y dignidad de las personas".

El artículo 3 del Decreto-Ley 35 declara como primer objetivo: "Coadyuvar a que la utilización de los servicios de telecomunicaciones sean un ins­trumento para la defensa de la Revolución", lo cual indica el ánimo represivo y monopólico de las telecomunicaciones.

Se teme que la actualización del Código Penal incluya estas sanciones.

A raíz de la convocatoria de un grupo activista a la protesta del 15 de noviembre, empezó la represión contra los firmantes del documento. Sus casas fueron sitiadas y los cortes de las comunicaciones han vuelto a hacerse frecuentes para activistas y periodistas independientes.

El país sigue en manos de un régimen que gobierna con un manojo de leyes, cuya raíz está en la constitución impuesta en 2018 y que limita todos los derechos humanos y consagra la primacía de la voluntad de la cúpula gobernante.

Los periodistas y trabajadores de medios de prensa independientes que han sufrido cárcel o detenciones en el periodo son –además de los ya mencionados como detenidos a raíz del 11 de julio y de los que recibieron medidas de prisión o reclusión domiciliaria: Héctor Luis Valdés, Osmel Almaguer, Yoe Suárez, Leonel Rodríguez, Waldo Fernández, Mauricio Mendoza, la youtuber Ruhama Fernández, Jorge Enrique Rodríguez, Yoel Acosta y Enrique Díaz.

La totalidad de los encarcelamientos y detenciones incluye también interrogatorios, amenazas, incomunicación con familiares y abogados, suministro de agua y alimentación deficientes, entre otras violaciones de los derechos humanos del reportero.

Prohibiciones de salir a la calle, hechas a través de agentes apostados en las puertas de sus viviendas, medidas cautelares de reclusión domiciliaria o de llamadas telefónicas, han sufrido Camila Acosta, Luz Escobar, Roberto Rodríguez, José Antonio Fornaris, Amarilis Cortina, María Matienzo, Mary Karla Ares, Neife Rigau, Iris Mariño, Héctor Luis Valdés, Henry Constantín y Orelvys Cabrera.

Citados a "entrevistas", para ser interrogados o amenazados en dependencias policiales, fueron Vladimir Turró, Yadisley Rodríguez, Yusleidy Romero, Ariel Maceo, Yoe Suárez, Yadiris Luis, Mario Ramírez y Héctor Luis Valdés.

La youtuber Ruhama Fernández fue víctima de un allanamiento en su casa, en el que la despojaron de su equipo de trabajo.

El 13 de julio, la sede del medio independiente La Hora de Cuba, vivienda de Neife Rigau y Henry Constantín, sufrió un registro con más de 21 efectivos del Ministerio del Interior, mientras los periodistas estaban presos por tratar de cubrir las protestas del 11 de julio. Los agentes sustrajeron decenas de artículos de trabajo y ocio y les fotografiaron documentos y enseres privados. Les devolvieron los bienes tras ser liberados, pero algunos en mal estado.

En Santiago de Cuba sufrió registro y decomiso de bienes de trabajo el reportero José Antonio López.

Fueron multados o recibieron actas de advertencia por su trabajo los reporteros Yoe Suárez, Niober García, Iris Mariño, Rolando Rodríguez, Orelvys Cabrera, Neife Rigau, Henry Constantín y Yoel Acosta.

Cortes prolongados de sus servicios de internet y telefonía experimetaron Luz Escobar, Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar, Neife Rigau, María Matienzo, Abu Dujanah Tamayo.

Amenazas a sus familiares o amistades sufrieron Augusto César San Martín y Neife Rigau.

Recibieron diferentes tipos de amenazas, además de todos los que fueron citados o detenidos y que se mencionan arriba: Jorge Enrique Rodríguez, Yoe Suárez, Yaima Pardo y Nachely Rivero.

Siguen con prohibición de viajar fuera de Cuba los reporteros y trabajadores de medios: Camila Acosta, Iliana Hernández, Luz Escobar, Reinaldo Escobar, Yoe Suárez, Anais Remón, Henry Constantin, Iris Mariño, Inalkis Rodríguez, Mario Ramírez, Sol García, Yunier Gutiérrez, Julio Aliaga, Víctor Manuel Domínguez, Niober García, Boris González, Odalina Guerrero, Leydis Tabares, Roberto de Jesús Quiñones y Rosalia Viñas.

Fueron arrestadas, citadas o interrogadas fuentes periodísticas y personas entrevistadas por Camila Acosta, Nachely Rivero y Henry Constantín.

SIP intercede por Esteban, Yuri Valle y El Gato de Cuba; pide a la prensa poner los ojos sobre el 15N (VIDEO)

Yoandi Montiel Hernández, "El Gato de Cuba". (Foto tomada de su perfil de Facebook)

La 77ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se celebra de manera virtual del 19 al 22 de octubre, ha publicado una resolución en la que denuncia el encarcelamiento de periodistas e influencers cubanos.

El documento condena el encarcelamiento y solicita la inmediata liberación de los reporteros Lázaro Yuri Valle y Esteban Rodríguez, y del youtuber Yoandi Montiel "El Gato de Cuba".

También pide al régimen comunista que deje sin efecto los procesos judiciales contra Mary Karla Ares y Camila Acosta. La SIP ha resuelto "exigir al gobierno que cese la persecución policial y judicial contra periodistas independientes y su práctica de obligarlos al destierro y que cese la represión en las redes sociales contra aquellos que ejercen su derecho a la crítica y el disenso".

La Asamblea acordó demandar "la remoción de leyes que criminalizan la actividad periodística y de los ciudadanos por ejercer su derecho a la libertad de prensa y de Expresión".

Por último, el organismo regional se comprometió a alertar a la prensa hemisférica y a los organismos internacionales "sobre la nueva ola de represión que el gobierno ya desató contra los organizadores de una protesta social convocada para el 15 de noviembre".

El miércoles, Henry Constantín, director de la publicación independiente La Hora de Cuba, denunció la escalada represiva en la isla y llamó la atención sobre la ofensiva contra periodistas y activistas ante la inminente manifestación convocada por la Plataforma Archipiélago.

Gana premio de podcast latino el activista Raúl Soublett

Raúl Soublett, galardonado por un podcast hecho en Cuba. (Imagen de Twitter).

La Academia Internacional para los Premios Latinos de Podcast, en la categoría “Revelación del año: Sociedad y Cultura”, otorgó su galardón a “En estéreo podcast Cuba” del habanero Raúl Soublett López.

“Estuvimos nominados en tres categorías y ganamos en ésta. Es un gran reconocimiento a todo el trabajo que hemos realizado el equipo desde el 2 de octubre de 2020 que salimos por primera vez al aire”, dijo.

La aplicación estéreo de podcast permite a los influencers emitir al mismo tiempo que reciben preguntas en forma de audio por parte de los oyentes, lo cual hace que haya una comunicación bidireccional.

Soublett, coordinador de la Alianza Afro-Cubana, es un activista contra la discriminación racial y por los derechos del colectivo LGBTIQ.

Sabe que éste es un buen momento para poner en la palestra pública el debate sobre racismo y segregación por razones de género en la Isla y así lo ha hecho en su espacio “En estéreo podcast Cuba”, que se puede encontrar en Facebook.

“Es la primera vez que participan podcasters cubanos en este certamen en el que hay competidores de América Latina, del Caribe, América del Norte. Y este premio no es solo para nosotros, sino que está visibilizando a nuestro país, los problemas que hay en Cuba. Por eso lo dedicamos a cada uno de los presos políticos y toda la población va a estar representada”.

Los aspirantes concursan en categorías por países, internacionales, multinacionales, podcast en inglés, en idiomas mixtos y el premio Podcast of the Year.

Los ganadores recibieron un trofeo y diplomas que acreditan su excelencia en una ceremonia virtual celebrada el sábado 16 de octubre transmitida en vivo.

Los Latin Podcast Awards, con sede en Estados Unidos y creados en 2017, son la forma de reconocimiento más grande e importante para los podcasters latinos en todo el mundo.

ETECSA suma "Marcha", "Archipiélago" y "15N" a su lista de palabras prohibidas

Una Oficina de ETECSA en La Habana.

"Marcha", "Archipiélago" y "15N" aparecen entre las nuevas palabras clave bloqueadas por el monopolio estatal de comunicaciones de Cuba, ETECSA, según un sondeo realizado por el proyecto independiente Inventario.

La organización pidió ayuda esta semana a sus seguidores en Twitter para actualizar la muestra.

"¿Nos ayudas a actualizar nuestra lista de palabras bloqueadas en los SMS de @ETECSA_Cuba? Compártenos capturas de pantallas de pruebas que muestren si siguen bloqueadas o no", escribió Inventario.

ETECSA ha sido señalada en múltiples ocasiones por ejercer la censura del contenido que comparten sus clientes, tanto en redes sociales e Internet como en los mensajes de texto que envían a través de su servicio de telefonía móvil.

Además de las mencionadas anteriormente, aparecen como bloqueadas, tras las protestas que sacudieron al país el 11 de julio, las palabras "conexión", "comunismo", "dictadura", "manifestación", "protesta", "Psiphon", y las frases "SOSCuba", "Patria y Vida, "Cuba Muere" y "Díaz Canel Sin...", entre otras.

Tras las manifestaciones que sacudieron la isla el 11 de julio, y de las que el mundo tuvo noticia gracias a las redes sociales y los servicios de mensajería como WhatsApp, el gobierno cubano respondió con un apagón masivo de Internet y la interrupción del servicio de telefonía en varias localidades del país.

El Decreto Ley 35, que impone amplias obligaciones a los proveedores de servicios de censurar el contenido en línea sin supervisión judicial o medidas de transparencia, entró en vigencia en agosto, un mes después de las históricas protestas.

Este año, Cuba volvió a calificar como país "no libre" y bajó el puntaje a 21, en el informe sobre libertad global de internet que publica anualmente la organización Freedom House. Según el reporte, Estado cubano "participa en esfuerzos de manipulación de contenido y bloquea los sitios de noticias independientes".

Cargar más

XS
SM
MD
LG