Enlaces de accesibilidad

Coronavirus Cuba

Cuarentena sin Netflix, ahorrando minutos de conexión y Etecsa solo rebaja en la madrugada

Cubanos observan como se llevan a un grupo de personas sospechosas del estar contagiadas con COVID-19.

Olviden Netflix, la televisión por cable o entretenerse durante horas en redes sociales. Sin wifi ilimitado ni datos móviles con tarifa plana, el confinamiento en una Cuba casi paralizada por el coronavirus luce muy diferente al del resto del mundo.

El aislamiento para la gran mayoría de los cubanos, que viven ahorrando el saldo de sus teléfonos y cuentan cada megabit, no estará marcado por retos virales, maratones de series online o vídeollamadas en Zoom, porque la internet, cara e inestable, es tratada como un bien preciado, no como algo que se da por sentado.

"Desde que decidí no salir más, lo primero que pensé -después de hacer una lista mental de la comida por comprar- fue que tengo que ahorrar los megas porque incomunicada no me puedo quedar", contó a EFE Daniela, una empleada estatal que usa sus datos sobre todo para saber de su familia en España, "ahora mucho más que están tan mal".

Cuba no es uno de los países más golpeados por la pandemia y oficialmente aún está en fase pre-epidémica, pero el riesgo de un brote mayor y el dantesco escenario internacional han hecho que el Gobierno blinde fronteras, cierre escuelas, suspenda eventos y pida salir solo lo necesario, aunque sin decretar una cuarentena masiva.

No obstante, muchos isleños no han esperado a una orden oficial y se han autoconfinado después que las autoridades anunciaran los primeros casos de COVID-19 el pasado 11 de marzo, una decisión compleja en un país lastrado por el desabastecimiento crónico.

Para Adela, una maestra jubilada de Ciego de Ávila (centro), "guardarse en casa" incluyó un peregrinaje de varios días por las tiendas y, aunque trató de evitar las largas filas para comprar alimentos, detergente y papel higiénico, tuvo que pasar más de dos horas en varias "colas", vigilando que nadie se le acercara mucho.

También tuvo que limitar sus conexiones. Sin la wifi pública, más barata (entre 70 centavos y 1 dólar por hora) y rápida que los datos, pero más concurrida, todo lo que queda es la internet móvil.

Este es un servicio caro en la isla, donde el salario medio mensual no llega a los 45 dólares y las pensiones oscilan entre los 15 y los 20 dólares.

Los planes de datos mensuales de Etecsa -el monopolio estatal- van desde los 5 CUC (equivalente al dólar) a los 35 y 45 CUC, estos últimos solo dirigidos a usuarios de la red 4G que aún no llega a todo el país, cubierto por una sobresaturada 3G que soporta las llamadas y la mayoría del tráfico de Internet.

El servicio Nauta Hogar, una alternativa más asequible de conexión desde casa, solo llega a unos 150.000 hogares (4 % del total de viviendas en Cuba) por falta de capacidad de instalación.

Ante la realidad de que "la cuenta no da", miles de cubanos dependen de las recargas móviles que envían familiares y amigos desde el exterior. Etecsa lanza al menos dos promociones al mes en las que multiplican el monto de los pagos realizados en euros y dólares, una vía para Cuba de captar las tan necesarias divisas.

En marzo, cuando los cubanos comenzaron a pasar más tiempo en casa, el tráfico de internet en el país aumentó un 30 %, incremento que coincidió también con un alza en las operaciones de Fonoma, una de las empresas privadas dedicadas al envío de recargas móviles al país caribeño.

Para Fonoma, el primer trimestre de 2020 se tradujo en un incremento de casi un 11 % comparado con los tres últimos meses del año anterior, tradicionalmente una de las épocas más ajetreadas.

Esto se debió sobre todo al número "sin precedentes" de recargas en febrero y marzo, explicaron a EFE fuentes de la empresa.

La mayoría de sus clientes provienen de Estados Unidos, España -con "el mayor volumen de recargas histórico" el mes pasado-, Italia, Canadá y Alemania.

"Mi hermano es quien me pone recargas todos los meses. Él vive en Miami y como está casi sin salir de la casa, quiere que estemos comunicados todo el tiempo. Trato de no hacer muchas vídeollamadas para que no se vayan tan rápido los megas, ahora también los necesito para entretenerme", aclara Yusnel, un joven habanero.

Solo unos minutos al día en Instagram y Facebook "porque las fotos y los vídeos gastan mucho" y mucho tiempo en Whatsapp: esa es la rutina de este mecánico, que también ha encontrado en Telegram no solo una aplicación de mensajería, sino todo un ecosistema donde ver memes, recibir noticias y hasta enterarse de qué hay en las tiendas.

La criolla expresión de que en Cuba "todo es con dolor" viene muy bien a quienes pagan la internet con la que trabajan en sus casas. Así pueden explicar la elección de anteponer la salud personal a la del bolsillo.

La gran mayoría de estos trabajadores del sector privado autónomos solo tienen acceso en sus hogares a la internet móvil y comparten la conexión desde sus teléfonos.

"Al estar en casa uno gasta muchos datos móviles porque estamos todo el tiempo conectados y eso hace que los paquetes se vayan como agua. Lo que antes me podía durar casi un mes, ahora puede que no me llegue a la semana", aclara Glenda Boza, periodista de El Toque, uno de los medios alternativos cubanos más influyentes.

La prolífica tuitera, que acumula casi 4.000 seguidores en esa red social, no ha dejado de hacer entrevistas y publicar artículos estas tres últimas semanas, ahora desde su hogar en la central Villa Clara, una de las provincias cubana con mayor número de positivos al coronavirus.

Es casi imposible a nivel económico para cualquier 'cuentapropista' cubano pagar los precios de los paquetes móviles para trabajar

En el caso de Rafael, la decisión de cambiar la oficina por la sala de estar fue tomada entre colegas y apoyada por su empleador, una empresa extranjera que asume los costes de la relocalización. Su trabajo incluye el manejo de redes sociales, lo que "supone un gasto tremendo".

"Es casi imposible a nivel económico para cualquier 'cuentapropista' cubano pagar los precios de los paquetes móviles para trabajar. Te consume demasiado. En mi caso lo paga la empresa, pero igual, es muy caro", confiesa.

La reivindicación ciudadana de que Etecsa baje los precios de internet no son nuevos, pero han cobrado más fuerza en tiempos del COVID-19.

Directivos del monopolio estatal de las telecomunicaciones han asegurado que no pueden rebajar tarifas porque el país no tiene la capacidad tecnológica para asumir la demanda que se generaría.

En cambio, anunciaron que este abril reducirían a la mitad el precio de los datos de madrugada, entre la 01:00 y las 06:00 horas, el periodo de menor tráfico.

La iniciativa pensada para descongestionar la red fue recibida con mediano optimismo por algunos: "No es mucho, pero algo es algo", escribió un usuario en Twitter. Mientras, otros han bromeado con que la nueva medida "será bien recibida en la comunidad de vampiros cubanos".

A quienes trabajan en casa esta rebaja le reporta escasos o nulos beneficios porque implicaría variar radicalmente los horarios.

"Me parece que no lleva a ninguna parte, no es un beneficio real y solamente las personas con insomnio o los custodios (guardas nocturnos) podrán sacarle provecho a eso. Otra cosa son las 10 horas extras a los paquetes del Nauta Hogar, el servicio de internet en las casas, pero solo algunos pocos lo tienen todavía", insistió Rafael.

"¿Se imaginan si esta pandemia nos hubiera cogido en 2018? ¿Qué haríamos sin Internet?", se pregunta un tuitero cubano sobre la realidad que viven aún hoy millones de sus compatriotas.

Cifras del gobierno indican que Cuba cerró el 2019 con 7,1 millones de personas con al menos una conexión a Internet en el año, el 63 % de su población de 11,2 millones. ¿Qué hace el otro 37%?

"Ver mucha televisión", responde Rudy, un chófer habanero aislado en casa con sus dos padres ancianos y su pareja. Desde hace unos días los canales estatales ha reforzado su programación e incluso trasmiten las actualizaciones diarias del Ministerio de Salud y las teleclases para los alumnos de varias enseñanzas.

Los cubanos no pueden contratar el servicio de televisión internacional por cable al que sí acceden los extranjeros, hoteles y algunos funcionarios autorizados.

Por eso, la salvación de esta y otras miles de familias en el país ha sido el popular "paquete", una enorme selección de contenidos "offline" que se copia cada semana en memorias externas y que incluye desde estrenos de cine a series, música o revistas.

De hecho, el autoconfinamiento ha hecho que aumenten los clientes de Jorge Luis, un "paquetero" que entrega discos duros a domicilio cada fin de semana en Placetas, un pequeño pueblo de Villa Clara,ahora armado con mascarilla y guantes.

Vea todas las noticias de hoy

Continúan enfermos sin medicinas mientras régimen se ocupa de reprimir a la población

Hospital Faustino Pérez, de Matanzas. (Archivo/Captura de imagen/TV Yumurí)

Mientras el régimen se ocupa de perseguir, casa por casa, a los participantes de las protestas del 11 de julio, la cifra de infectados de COVID-19 continúa ascendiendo y las necesidades de alimentos y medicinas de la población siguen sin resolverse.

Miles de enfermos mentales están a la deriva viviendo episodios psicóticos porque el sistema de Salud Pública carece de la mayoría de los fármacos para tratar esas dolencias.

“Realmente hay serias dificultades con los medicamentos. En mi especialidad que es la psiquiatría, apenas se encuentran y es muy difícil sustituirlos, no es como un antibiótico que si el germen es sensible lo puede sustituir por otro al cual ese germen sea sensible", dijo a Radio Televisión Martí, el doctor bayamés Sergio Pérez, especialista en Suicidología.

"Pero en el caso de los medicamentos en psiquiatría, tú no puedes sustituir un antidepresivo por un neuroléptico o un ansiolítico porque el efecto es nulo. Es decir si la persona necesita un antidepresivo, requiere un antidepresivo, cualquiera sea el que haya. En la mayoría de las ocasiones no se encuentra”, indicó Pérez.

Continúan enfermos sin medicinas mientras régimen se ocupa de reprimir a la población
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:59 0:00

“La gente está sustituyéndolos por la medicina tradicional, medicina verde, lo cual en psiquiatría no surte efecto, desde luego. Entonces el sufrimiento se prolonga y la evolución de la enfermedad es mucho peor”, explicó.

Las instituciones mentales se ven obligadas a rechazar a pacientes porque ya no pueden tratarlos. Los que todavía reciben atención médica están recluidos en centros donde apenas pueden alimentarlos.

“Por ejemplo", dijo el galeno, "yo envié antes de jubilarme a dos personas para ingresar por su elevado riesgo de suicidio y como no había cama, los enviaron para la casa y los dos se suicidaron”.

En Cuba, muchos pacientes mentales viven con sus familiares o deambulan sin hogar por las calles.

Los familiares de los enfermos velan por ellos y sus vidas transcurren en la búsqueda desesperada de las medicinas que cada vez son más escasas, mientras se encomiendan a Dios para que no se hagan daño ni perjudiquen a otros.

“Hay un inconveniente enorme con relación a las depresiones, que no son suicidas, pero que si no son tratadas adecuadamente pueden convertirse en depresiones suicidas. Y además las personas con enfermedades mentales graves y que padecen notables alteraciones del comportamiento cuando no tienen tratamiento esos comportamientos se hacen muy frecuentes con todo lo trágico que pudiera ser una persona agresiva, sin contención química, decir sin medicamentos sin posibilidades de ser ingresado”, apuntó el experto.

La activista Midaisy Marrero Gil, residente en Aguada de Pasajeros, Cienfuegos, quien perdió a un hermano que era esquizofrénico, dijo recientemente a nuestra redacción:

“No teníamos con qué controlar sus crisis. Cada vez que lo llevábamos al médico le ponían una inyección diferente. Hasta que cayó en una enfermedad llamada ‘síndrome neuroléptico maligno’ debido a la variedad de antipsicóticos. Lo saqué caminando de mi casa y lo traje muerto 8 días después, en una caja porque tampoco había, en el hospital, antibióticos para atenderlo en una sala de cuidados intensivos”.

El “síndrome neuroléptico maligno” es un síndrome neuropsiquiátrico asociado al consumo de drogas psicotrópicas, caracterizado por hipertermia, rigidez muscular, disfunción autonómica y alteración de la conciencia.

El gobierno cubano atribuye la falta de medicamentos al embargo de Estados Unidos y rechaza los ofrecimientos de ayuda sanitaria internacional.

“En Cuba es muy difícil ser paciente, pero más difícil aún se hace ser un médico responsable”, recalcó el doctor Pérez.

Hace pocas semanas, en el reparto Víbora Park de Arroyo Naranjo, un hombre se suicidó lanzándose desde un edificio tras apuñalar a varios vecinos y prender fuego a su apartamento.

Algunos testigos aseguraron en las redes que tenía problemas mentales, aunque hasta el momento las autoridades no han revelado información sobre los motivos de la agresión-suicidio.

Según cifras oficiales, 170 mil cubanos padecen demencia en la actualidad. Se calcula que para el 2030 la cifra de personas con esa enfermedad podría alcanzar los 260 mil, informó el portal estatal Infomed.

Cuba reporta más de 9,000 casos de COVID-19 en un solo día; cuestionan informe de fallecidos (VIDEO)

Los hospitales cubanos colapsan ante la elevada cifra de pacientes con COVID-19. (Captura de video/Reuters)

Cuba reportó este miércoles un nuevo récord de casos diarios de COVID-19, con 9,323 contagiados, además de 68 fallecimientos a causa de la enfermedad, una cifra que cubanos en la isla se cuestionan en medio del recrudecimiento de la crisis sanitaria.

El total de contagios desde que comenzó la pandemia llegó a 358,378, y el número de muertes se elevó a 2,560.

Permanecían “ingresados”, según el Ministerio de Salud Pública, 86,684 pacientes, de ellos 43,593 confirmados activos, 37,459 sospechosos y el resto en vigilancia epidemiológica.

La Habana continúa reportando la mayor cifra de casos nuevos, con 1,583 en la jornada, seguida por Matanzas, con 1,314; Guantánamo, con 936; Cienfuegos, con 887; Holguín, con 864 y Ciego de Ávila, con 766, entre las provincias más afectadas.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) llamó nuevamente la atención sobre Cuba en una sesión informativa este miércoles. La isla "está registrando sus tasas de infección y muerte más altas" por COVID-19 que en cualquier otro momento de la pandemia, dijo la directora de la entidad regional, Carissa Etienne.

La funcionaria de la OPS agregó que más de 7,000 menores de 18 años de edad y casi 400 mujeres embarazadas dieron positivo al virus en la última semana.

Mientras, cubanos residentes en la isla dijeron a Radio Televisión Martí que está aumentando el número de fallecidos por COVID-19 debido a las pésimas condiciones en las instituciones médicas.

El lunes falleció una sobrina de Diazniurka Salcedo, de tres años de edad, en la Ciudad de Ciego de Ávila, víctima del COVID-19, dijo la activista.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:04 0:00

“La niña había resultado positiva, tenía pocos síntomas, pero la mandaron para la casa porque ahora no están ingresando a todos los casos, solamente a los más críticos. Si están asintomáticos no los ingresan, por problemas de capacidad. En menos de 72 horas la niña falleció en la casa”, señaló.

Este martes, en el municipio de Colón, en Matanzas, murió por COVID-19 Carlos Olivera, activista y miembro del opositor Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, informó la activista Annia Zamora Carmenate.

“Responsabilizo a la dictadura por todas esas muertes, porque están mal atendidos los enfermos en hospitales y centros de aislamiento, por el mal control que tienen con la enfermedad y, además, responsabilizo también al gobierno por la vida del activista Félix Navarro, internado con el coronavirus en el Hospital Militar de Matanzas, al que se les impide la comunicación con sus familiares”, alertó.

En la ciudad de Matanzas ha aumentado significativamente el número de fallecidos por COVID-19 que llega al crematorio provincial, donde las condiciones de trabajo son pésimas, informó la directora del medio alternativo Cocodrilo Callejero, que pertenece al Instituto Cubano de Libertad y Prensa (ICLEP), Martha Lisset Sánchez Solís.

“Hemos recibido quejas de los trabajadores de este lugar, que sus jornadas laborales ya se extienden más de las ocho horas, incluyendo los sábados y los domingos; es decir, que con esta situación hay que cuestionar las estadísticas oficiales de muertes por COVID-19 que está ofreciendo el gobierno”, argumentó la comunicadora.

La situación con la pandemia es crítica en la ciudad de Morón y el hospital municipal Rodolfo Rodríguez está colapsado.

Desde allí, donde está internada con el virus, una paciente denuncia sobre el desastre en la instalación, la mala atención y el faltante de personal médico, cortesía de la periodista independiente Dairis González Ravelo.

“Pidiéndole a Dios estoy para que ayude, están acabando con la gente aquí en el hospital de Morón, se están perdiendo los medicamentos y no se lo están suministrando a los pacientes, y luego lo venden en la calle hasta en siete mil pesos”, afirmó la paciente.

Por el aumento de los casos, el martes en la tarde fue cerrado el poblado de Güira de Melena, en la provincia de Artemisa, dijo la residente Martha Domínguez.

“Todo el mundo está con COVID-19 dentro de las casas, y la policía y los Boinas Negras en la calle no dejan salir a nadie, y estamos totalmente desabastecidos de alimentos”, apuntó la residente.

Santa Clara presenta una compleja situación con la pandemia, señaló el comunicador independiente Guillermo del Sol.

“Ya hay un aumento progresivo de los fallecidos por el COVID-19, la situación en el territorio está fuera de control”, expresó Del Sol.

Y desde Banes en el territorio holguinero, cada día aumentan más los casos por el rebrote, cuenta el activista William Tamayo.

“El policlínico Cesar Fornés Fruto suspendió todos sus servicios médicos porque fue convertido en un centro de atención para los pacientes con el COVID-19, ante el incremento de los casos”, advirtió el opositor.

Denuncian "ocultación masiva de información" sobre COVID-19 en Cuba, colapso hospitalario y falsificación oficial de certificados de defunción

Cuba vive el peor momento de la pandemia. (YAMIL LAGE / AFP)

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) denunció este martes la grave situación que padece la isla con la pandemia de COVID-19 y acusó al régimen de “ocultación masiva de información”.

En un comunicado, el OCDH apuntó directamente al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel, poniendo en duda la veracidad de los informes oficiales sobre el comportamiento del coronavirus. Esos reportes ocultan, además, la incapacidad, tanto material como organizativa, del sistema de salud, para frenar el acelerado avance de contagios y fallecimientos dentro de Cuba, dijo la organización.

El OCDH, con sede en Madrid, España, y dirigido por el exprisionero político cubano Alejandro González Raga, hizo un “llamamiento al gobierno de Cuba a pedir y aceptar toda la ayuda humanitaria internacional, y no de forma selectiva, como ha venido sucediendo hasta ahora” para paliar el efecto devastador de la pandemia.

“El problema es grave”, señaló González Raga en el comunicado. “La organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud deben actuar inmediatamente”, apuntó.

“Todos los días recibimos informaciones de nuestra red de observadores en la isla, donde se relatan escenas dantescas sobre la situación con el COVID-19. Los hospitales están colapsados en algunas provincias, los fallecimientos podrían triplicar las cifras oficiales y el sistema de salud cubano sencillamente, ha quebrado”, aseguró el director ejecutivo del OCDH.

Al respecto, Yaxis Cires, director de estrategia de la organización, dijo a Radio Martí que “según las informaciones que nos llegan de los propios ciudadanos, y de parte del propio personal de salud, la situación se ha agravado. En las últimas semanas, se ha complejizado, por la crisis en el sistema sanitario, la atención a esa avalancha de personas que llegan contagiados por el Covid”.

Coronavirus se ensaña con la población cubana
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:52 0:00

En Ciego de Ávila, el hospital provincial técnicamente ha colapsado porque “no hay enfermeros desde las ocho de la noche y existe un solo médico cubriendo tres salas de COVID”, según el informe.

La falta de equipos adecuados, tanto de protección como de atención al paciente, es otra de las dificultades que debe enfrentar el personal sanitario.
“No hacen leucograma básico, no hacen Rayos X, no hay jeringuillas, no hay anticoagulantes, no hay antibióticos, no hay vergüenza”, declaró un médico de avileño al OCDH.

Fuentes médicas también declararon que las personas siguen enfermando.
“No importa cuál vacuna cubana recibieron. Igualmente se mueren. Lo único cierto es que esas estadísticas no se reflejan en ningún lado. Es parte de la política de este gobierno, tratar de aparentar una tranquilidad que no existe”.

Entre los horrores que se denuncian desde la isla, y que se recogen en el informe del OCDH, están los camiones cargados de cadáveres que “se entierran en fosas comunes en los cementerios de Siboney, El Cobre, Juan González y El Cristo”, como es el caso de los fallecidos en el hospital provincial de Santiago de Cuba, carente de refrigeración.

Desde Guantánamo, dos médicos declararon carecer de complementos tan simples como el oxígeno. "Nos estamos muriendo poco a poco. Aquí, en Guantánamo”, aseguraron los galenos. “Estamos cayendo como moscas”.

Cifras oficiales vs. realidad

Por otra parte, las autoridades de Salud Pública de Cuba, en el parte emitido este martes, informaron de otros 7,903 casos y 75 fallecimientos a causa del COVID-19 en el país.

Ya se acumulan, según cifras oficiales, 349,055 contagios y 2,492 fallecimientos por la enfermedad desde que comenzó la pandemia.

Permanecían ingresados en centros médicos y de aislamiento 60,828 pacientes: 14,749 sospechosos, 3,725 en vigilancia y 42,354 confirmados activos.

La Habana reportó 1,552 nuevos casos, seguida por Matanzas, con 993, y Ciego de Ávila, con 901.

El proyecto independiente Inventario, que lleva una contabilización de la pandemia en la isla, insiste en que las cifras proporcionadas por las fuentes oficiales no están respaldadas por datos públicos.

La semana pasada, Inventario llamó la atención en su cuenta de Twitter sobre la falta de transparencia del Ministerio de Salud Pública, que a su juicio está ocultando las cifras reales de fallecidos por el virus.

"El @MINSAPCuba ha comenzado a ocultar los datos de los fallecidos de #covid19. Seguimos alertando sobre la poca confiabilidad de todo lo que publica una autoridad que necesita ocultar información sobre la pandemia", denunció la organización.

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Crisis sanitaria se agudiza en Cuba: "Las personas están muriendo en sus casas”, denuncian desde la isla (VIDEO+AUDIO)

Enfermos en los pasillos del hospital de Cárdenas, una de las localidades de Cuba más afectadas por la pandemia. (Captura de video/Reuters)

El Ministerio de Salud Pública de Cuba reportó este lunes la elevada cifra de 8,184 casos nuevos de COVID-19 y 66 fallecimientos a causa de la enfermedad, elevando a 341,152 el total de contagios, y a 2,417 la cifra de muertes desde que comenzó la pandemia el año pasado.

Permanecen hospitalizados 60,395 pacientes, de ellos 42,338 confirmados activos, 14,661 con síntomas sospechosos y el resto en vigilancia epidemiológica.

La Habana vuelve a ser la provincia con más casos reportados en un día, con un total de 1,527, seguida por Matanzas, con 1,264; Holguín, con 816, Ciego de Ávila, con 704, y Cienfuegos, con 641, entre los territorios más afectados.

Este fin de semana, Cuba estableció un nuevo récord de casos diarios y fallecidos por COVID-19. Mientras, se agudiza la crisis ya existente en las instituciones médicas, los centros de aislamiento y el faltante de medicamentos y alimentos, alertan cubanos desde la isla.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:04 0:00

En Matanzas ya hay un desplome hospitalario. Está colapsado el hospital General Pedro Betancourt, en Jovellanos, y el Iluminado Rodríguez, de Jagüey Grande, informó desde el poblado de Carlos Rojas Annia Zamora, que tiene COVID-19, al igual que sus hijas, y este lunes estaba haciendo una cola con decenas de personas para hacerse un Test Rápido, porque no hay PCR.

“El suegro de mi hija estuvo a punto de morir por falta de oxígeno en el hospital de Jovellanos, que está colapsado completamente. Ahora se encuentra en la institución hospitalaria de Jagüey Grande; allí son pésimas las condiciones y, gracias a unas amistades, pudimos resolver un reloj para poder colocárselo a un balón de oxígeno, que también resolvimos por nuestra cuenta, porque en los hospitales no había ni oxígeno, ni nada, tuvimos que llevarlo todo”, contó Zamora.

Cementerio de Morón. (Foto: Dairis González Ravelo)
Cementerio de Morón. (Foto: Dairis González Ravelo)

En Ciego de Ávila la situación es muy tensa, señaló el cuentapropista José Carlos Fernández.

“En el hospital provincial Antonio Luaces Iraola ya no hay capacidad. También hay falta de medicamentos y recursos, las personas están muriendo en sus casas”, advirtió.

También en el municipio de Morón, en el territorio avileño, se está incrementando el número de fallecidos, reportó la comunicadora Dairis González Ravelo.

“Acá, en Morón, hay muchos fallecidos por el COVID-19, sin embargo, no lo dicen en el reporte oficial diario, pero lo sabemos porque las familias están poniendo las fotos de los que mueren en el portal Revolico de Morón”, aseguró.

Graban imágenes del cementerio de Morón
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:10 0:00

La falta de vivienda también juega un papel en la propagación de la pandemia, destacó desde La Habana la bloguera Rebeca Monzó.

“Todo lo que es Centro Habana y La Habana Vieja, la mayoría de los ciudadanos viven hacinados, en alberges. En un cuarto viven 10 personas, por eso hay tantos niños contaminados”, aseguró la bloguera.

La provincia de Cienfuegos también estableció récord de casos. Desde allí el periodista independiente Alejandro Tur Valladares nos dijo:

“Ante el alarmante aumento de casos que afecta ya a todos los municipios, las autoridades estarían habilitando el hotel Pasacabellos para internar allí casos positivos”, informó el comunicador.

Ramón Zamora, en la provincia de Holguín, reportó un foco de COVID-19 en la prisión provincia y también en La ladrillera.

“Los reclusos se quejan que no tienen ni una dipirona para tratar los dolores de cabeza y la fiebre. También continúan falleciendo personas en el territorio holguinero, más de los que están reportando los medios oficiales”, afirmó Zamora.

En Baracoa, en Guantánamo, el periodista independiente Emilio Almaguer dijo que allí la escasez es total en medio del rebrote.

“Estamos desnutridos, y lo más preocupante es la aparición de la nueva cepa, que ya hay fallecidos en la zona de Maisí”, dijo el comunicador.

En entrevista con la reportera Ivette Pacheco, la activista Lisandra Rivera, paciente de COVID-19, al igual que su hijo, calificó de desastre su estancia en el Hospital Infantil Norte en la ciudad de Santiago de Cuba.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:44 0:00

“No hay medicamentos. En el caso de los padres, si no tienes síntomas fuertes, no te medican. No hay agua potable para tomar y la comida es pésima, todo es un desastre”, denunció la activista.

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

La pandemia de Covid se intensifica en Cuba; 8.853 casos nuevos y 80 fallecidos

La campaña de vacunación en La Habana no ha rendido aún los frutos esperados por las autoridades cubanas. (REUTERS/Alexandre Meneghini).

Los casos de Covid-19 siguen aumentando en Cuba.

Al cierre del sábado, se registraron 8.853 casos nuevos, de los cuales 8.837 son autóctonos. Ambas cifras marcan un nuevo récord.

El número de casos activos es de 42.147, o sea 2.656 más que al cierre del viernes.

La cifra de muertes en la jornada es 80, también un récord.

Al cierre del 24 de julio, se encuentran ingresados 60.467 pacientes, sospechosos 14.864 y en vigilancia 3.456.

La mayoría de los casos nuevos ocurrieron en La Habana (1.481), Matanzas (1.461), Guantánamo (1.181), Cienfuegos (794) y Santiago de Cuba (735).

Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido Comunista en La Habana, reconoció el sábado el incremento de casos ocurrido en La Habana en los últimos días.

El funcionario dijo que entre los vacunados hay personas contagiadas que no pasan a estados graves, lo que demuestra que la vacuna es efectiva. Pero advierte que el mayor problema se encuentra en los hogares, porque "las personas se relajan, no usan el nasobuco y en muchos casos ni siquiera se desinfestan las manos y pies cuando llegan a la casa".

Cargar más

Radio Martí en Vivo

Noticiero de Radio Martí 12:00 PM
please wait

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo Noticiero de Radio Martí 12:00 PM

Televisión Martí en Vivo

En Detalles
please wait
Embed

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo En Detalles

XS
SM
MD
LG