Enlaces de accesibilidad

Coronavirus Cuba

Cuarentena sin Netflix, ahorrando minutos de conexión y Etecsa solo rebaja en la madrugada

Cubanos observan como se llevan a un grupo de personas sospechosas del estar contagiadas con COVID-19.

Olviden Netflix, la televisión por cable o entretenerse durante horas en redes sociales. Sin wifi ilimitado ni datos móviles con tarifa plana, el confinamiento en una Cuba casi paralizada por el coronavirus luce muy diferente al del resto del mundo.

El aislamiento para la gran mayoría de los cubanos, que viven ahorrando el saldo de sus teléfonos y cuentan cada megabit, no estará marcado por retos virales, maratones de series online o vídeollamadas en Zoom, porque la internet, cara e inestable, es tratada como un bien preciado, no como algo que se da por sentado.

"Desde que decidí no salir más, lo primero que pensé -después de hacer una lista mental de la comida por comprar- fue que tengo que ahorrar los megas porque incomunicada no me puedo quedar", contó a EFE Daniela, una empleada estatal que usa sus datos sobre todo para saber de su familia en España, "ahora mucho más que están tan mal".

Cuba no es uno de los países más golpeados por la pandemia y oficialmente aún está en fase pre-epidémica, pero el riesgo de un brote mayor y el dantesco escenario internacional han hecho que el Gobierno blinde fronteras, cierre escuelas, suspenda eventos y pida salir solo lo necesario, aunque sin decretar una cuarentena masiva.

No obstante, muchos isleños no han esperado a una orden oficial y se han autoconfinado después que las autoridades anunciaran los primeros casos de COVID-19 el pasado 11 de marzo, una decisión compleja en un país lastrado por el desabastecimiento crónico.

Para Adela, una maestra jubilada de Ciego de Ávila (centro), "guardarse en casa" incluyó un peregrinaje de varios días por las tiendas y, aunque trató de evitar las largas filas para comprar alimentos, detergente y papel higiénico, tuvo que pasar más de dos horas en varias "colas", vigilando que nadie se le acercara mucho.

También tuvo que limitar sus conexiones. Sin la wifi pública, más barata (entre 70 centavos y 1 dólar por hora) y rápida que los datos, pero más concurrida, todo lo que queda es la internet móvil.

Este es un servicio caro en la isla, donde el salario medio mensual no llega a los 45 dólares y las pensiones oscilan entre los 15 y los 20 dólares.

Los planes de datos mensuales de Etecsa -el monopolio estatal- van desde los 5 CUC (equivalente al dólar) a los 35 y 45 CUC, estos últimos solo dirigidos a usuarios de la red 4G que aún no llega a todo el país, cubierto por una sobresaturada 3G que soporta las llamadas y la mayoría del tráfico de Internet.

El servicio Nauta Hogar, una alternativa más asequible de conexión desde casa, solo llega a unos 150.000 hogares (4 % del total de viviendas en Cuba) por falta de capacidad de instalación.

Ante la realidad de que "la cuenta no da", miles de cubanos dependen de las recargas móviles que envían familiares y amigos desde el exterior. Etecsa lanza al menos dos promociones al mes en las que multiplican el monto de los pagos realizados en euros y dólares, una vía para Cuba de captar las tan necesarias divisas.

En marzo, cuando los cubanos comenzaron a pasar más tiempo en casa, el tráfico de internet en el país aumentó un 30 %, incremento que coincidió también con un alza en las operaciones de Fonoma, una de las empresas privadas dedicadas al envío de recargas móviles al país caribeño.

Para Fonoma, el primer trimestre de 2020 se tradujo en un incremento de casi un 11 % comparado con los tres últimos meses del año anterior, tradicionalmente una de las épocas más ajetreadas.

Esto se debió sobre todo al número "sin precedentes" de recargas en febrero y marzo, explicaron a EFE fuentes de la empresa.

La mayoría de sus clientes provienen de Estados Unidos, España -con "el mayor volumen de recargas histórico" el mes pasado-, Italia, Canadá y Alemania.

"Mi hermano es quien me pone recargas todos los meses. Él vive en Miami y como está casi sin salir de la casa, quiere que estemos comunicados todo el tiempo. Trato de no hacer muchas vídeollamadas para que no se vayan tan rápido los megas, ahora también los necesito para entretenerme", aclara Yusnel, un joven habanero.

Solo unos minutos al día en Instagram y Facebook "porque las fotos y los vídeos gastan mucho" y mucho tiempo en Whatsapp: esa es la rutina de este mecánico, que también ha encontrado en Telegram no solo una aplicación de mensajería, sino todo un ecosistema donde ver memes, recibir noticias y hasta enterarse de qué hay en las tiendas.

La criolla expresión de que en Cuba "todo es con dolor" viene muy bien a quienes pagan la internet con la que trabajan en sus casas. Así pueden explicar la elección de anteponer la salud personal a la del bolsillo.

La gran mayoría de estos trabajadores del sector privado autónomos solo tienen acceso en sus hogares a la internet móvil y comparten la conexión desde sus teléfonos.

"Al estar en casa uno gasta muchos datos móviles porque estamos todo el tiempo conectados y eso hace que los paquetes se vayan como agua. Lo que antes me podía durar casi un mes, ahora puede que no me llegue a la semana", aclara Glenda Boza, periodista de El Toque, uno de los medios alternativos cubanos más influyentes.

La prolífica tuitera, que acumula casi 4.000 seguidores en esa red social, no ha dejado de hacer entrevistas y publicar artículos estas tres últimas semanas, ahora desde su hogar en la central Villa Clara, una de las provincias cubana con mayor número de positivos al coronavirus.

Es casi imposible a nivel económico para cualquier 'cuentapropista' cubano pagar los precios de los paquetes móviles para trabajar

En el caso de Rafael, la decisión de cambiar la oficina por la sala de estar fue tomada entre colegas y apoyada por su empleador, una empresa extranjera que asume los costes de la relocalización. Su trabajo incluye el manejo de redes sociales, lo que "supone un gasto tremendo".

"Es casi imposible a nivel económico para cualquier 'cuentapropista' cubano pagar los precios de los paquetes móviles para trabajar. Te consume demasiado. En mi caso lo paga la empresa, pero igual, es muy caro", confiesa.

La reivindicación ciudadana de que Etecsa baje los precios de internet no son nuevos, pero han cobrado más fuerza en tiempos del COVID-19.

Directivos del monopolio estatal de las telecomunicaciones han asegurado que no pueden rebajar tarifas porque el país no tiene la capacidad tecnológica para asumir la demanda que se generaría.

En cambio, anunciaron que este abril reducirían a la mitad el precio de los datos de madrugada, entre la 01:00 y las 06:00 horas, el periodo de menor tráfico.

La iniciativa pensada para descongestionar la red fue recibida con mediano optimismo por algunos: "No es mucho, pero algo es algo", escribió un usuario en Twitter. Mientras, otros han bromeado con que la nueva medida "será bien recibida en la comunidad de vampiros cubanos".

A quienes trabajan en casa esta rebaja le reporta escasos o nulos beneficios porque implicaría variar radicalmente los horarios.

"Me parece que no lleva a ninguna parte, no es un beneficio real y solamente las personas con insomnio o los custodios (guardas nocturnos) podrán sacarle provecho a eso. Otra cosa son las 10 horas extras a los paquetes del Nauta Hogar, el servicio de internet en las casas, pero solo algunos pocos lo tienen todavía", insistió Rafael.

"¿Se imaginan si esta pandemia nos hubiera cogido en 2018? ¿Qué haríamos sin Internet?", se pregunta un tuitero cubano sobre la realidad que viven aún hoy millones de sus compatriotas.

Cifras del gobierno indican que Cuba cerró el 2019 con 7,1 millones de personas con al menos una conexión a Internet en el año, el 63 % de su población de 11,2 millones. ¿Qué hace el otro 37%?

"Ver mucha televisión", responde Rudy, un chófer habanero aislado en casa con sus dos padres ancianos y su pareja. Desde hace unos días los canales estatales ha reforzado su programación e incluso trasmiten las actualizaciones diarias del Ministerio de Salud y las teleclases para los alumnos de varias enseñanzas.

Los cubanos no pueden contratar el servicio de televisión internacional por cable al que sí acceden los extranjeros, hoteles y algunos funcionarios autorizados.

Por eso, la salvación de esta y otras miles de familias en el país ha sido el popular "paquete", una enorme selección de contenidos "offline" que se copia cada semana en memorias externas y que incluye desde estrenos de cine a series, música o revistas.

De hecho, el autoconfinamiento ha hecho que aumenten los clientes de Jorge Luis, un "paquetero" que entrega discos duros a domicilio cada fin de semana en Placetas, un pequeño pueblo de Villa Clara,ahora armado con mascarilla y guantes.

Vea todas las noticias de hoy

MINSAP reporta récord de casos activos de coronavirus (7625)

Cubanos hacen cola para comprar alimentos en un mercado en La Habana. (AP Photo/Ramon Espinosa)

Con 7625 casos activos reportados este miércoles, Cuba rompe récord por tercer día consecutivo del número pacientes contagiados por el COVID-19 que se acumulan como casos confirmados.

El Dr. Francisco Durán García, Director Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) reportó 1 403 nuevos contagios y 12 fallecidos.

Con las nuevas muertes se elevan a 1 118 las víctimas fatales desde el inicio de la pandemia.

El mandatario cubano Miguel Díaz-Canel reconoció este lunes no están haciendo las cosas bien, en relación al control del brote en la isla.

El incremento de casos y muertes en junio y un pronóstico de crecimiento de casos diarios para los próximos días en varias provincias hacen ver que las medidas tomadas y reforzadas una y otra vez han sido insuficientes.

"No estamos haciendo las cosas bien", dijo el gobernante en una reunión.

El Ministro de Salud Pública (Minsap), José Angel Portal Miranda, alertó que las nuevas cepas están generando mayor transmisión y a mayor velocidad.

El titular de Salud reconoció "muchas fallas en el cumplimiento de los protocolos".

"Lo que aparenta ser una medida, al final, es una estupidez”, cubanos critican ineficacia de medidas contra COVID-19

Colas en Guanabo durante la pandemia. Foto cortesía de María Elena Mir

Cuba ha reportado hoy el más alto número de nuevos casos de Covid-19 desde la llegada de la pandemia a la isla. Según las autoridades cubanas se está confirmando el aumento vaticinado por los científicos.

Al cierre del 14 de junio se reportaron en la isla 1537 nuevos casos positivos al coronavirus los que suman un total de 160 mil 594 personas confirmadas desde el inicio de la pandemia.

Este lunes, el mandatario Miguel Díaz Canel reconoció que en el país no se estaban haciendo las cosas bien, refiriéndose a los protocolos para enfrentar el avance del Covid-19, al mismo tiempo, orientó prestar mayor atención a la movilidad de las personas.

En un encuentro virtual, Díaz Canel señaló a Pinar del Río como una provincia donde se ha retrocedido en el control de la epidemia, precisamente fue en esa provincia donde se implementaron, hace varios meses, las “tarjetas de movilidad”.

En el municipio cabecera, Radio Martí pudo hablar con a la activista y comunicadora Lisandra Orraca.

“Ha sido prácticamente por gusto. En una misma casa hay varias personas con esa misma tarjeta, ya sea porque trabajan, sigue la calle llena de personas y siguen los casos aumentando aquí en Pinar del Río”.

Activistas cuestionan medidas del régimen para controlar el coronavirus
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:22 0:00

Díaz-Canel señaló además que La Habana ha tenido un positivo decrecimiento en los contagios, hoy se reportaron en esa provincia 375 nuevos casos.

En la localidad habanera de Guanabo, Radio Martí habló con la activista María Elena Mir Marrero.

Guanabo está repleto de personas... están los alquileres y la gente no se puede reprimir porque no sean capaces (el gobierno) de dar un gel antibacteriano por núcleo aunque sea. Tienen que salir porque se están muriendo de hambre. No hay medicamentos de ningún tipo, no hay un antibiótico, no hay un analgésico”, declaró.

Entre las provincias con mayor número de nuevos contagios siguiendo a la capital cubana, el Ministerio de Salud de la isla ubicaba a Camagüey, Matanzas y Santiago de Cuba, con 215 nuevos contagios.

Desde Santiago de Cuba, la también activista Miraida Martín declaró:

“Por el día, las personas siguen en la calle, haciendo colas. Por ejemplo, el transporte, con un horario específico, luego las personas, imagínese, desesperadas por llegar a sus casas y aquel transporte lleno, y lo que aparenta ser una medida, al final, es una estupidez”, concluyó Miraida Martín.

Díaz-Canel y su ministro de Salud reconocen múltiples fallas en manejo de crisis sanitaria en Cuba

Díaz-Canel (izq.) junto al ministro de Salud pública, José Angel Portal Miranda.

El mandatario cubano Miguel Díaz-Canel reconoció este lunes lo que cientos de cubanos han venido denunciando durante la pandemia: que las autoridades cubanas no tienen control de la crisis sanitaria en el país.

El incremento de casos y muertes en junio y un pronóstico de crecimiento de casos diarios para los próximos días en varias provincias hacen ver que las medidas tomadas y reforzadas una y otra vez han sido insuficientes.

"No estamos haciendo las cosas bien", reconoció Díaz-Canel en una reunión el este lunes.

El Ministro de Salud Pública (Minsap), José Angel Portal Miranda, dijo que las nuevas cepas están generando mayor transmisión y a mayor velocidad.

El titular de Salud reconoció "muchas fallas en el cumplimiento de los protocolos" y alertó que predomina la transmisión es a través del contacto extradomiciliario.

Cuba se negó a participar del Mecanismo Covax, de la Organización Mundial de la Salud, creado para que los países de ingresos medios y bajos accedan a las vacunas, en su lugar apostó por inocular a parte de la población con ensayos de vacunas producidas a nivel nacional, aún en fase experimental.

Díaz-Canel dijo el lunes que los llamados candidatos vacunales, por sí solos, no pondrán fin a la transmisión de la Covid-19.

Como solución a la crisis sanitaria, una vez más el gobernante cubano ordenó una revisión de las medidas tomadas y la implementación de mayores restricciones a la movilidad en las provincias, donde los índices están empeorando.

Récord de casos

El lunes se registró una cifra récord de nuevos contagios con 1 537 nuevos casos de COVID-19 y ocho fallecidos.

El doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología dijo que hay más de 30 834 pacientes ingresados.

“Es una expresión de la alta contagiosidad que está teniendo el virus”, comentó Durán.

De los 1 537 casos confirmados este lunes 48 son importados, la mayoría de de Rusia 41.

Con 238 nuevos casos pediátricos reportados este martes, el país acumula 21 505 pacientes en edades pediátricas diagnosticados con COVID-19 durante el curso de la pandemia en Cuba y en estos momentos hay 1 090 pacientes pediátricos entre los confirmados ingresados, la cifra más alta hasta la fecha; de ellos, 75 son menores de un año.

Reportan 1349 casos de COVID-19 y 11 fallecimientos

Cubanos conversan protegidos con mascarillas. AP Photo/Ramon Espinosa, File)

Las autoridades sanitarias de Cuba reportaron este lunes 1,349 casos nuevos de COVID-19 y 11 fallecimientos a causa de la enfermedad.

Estos datos oficiales, que corresponden al cierre del domingo 13 de junio, elevan a 159,057 el total de contagios y a 1,098 la cifra de muertes desde que comenzó la pandemia el año pasado.

El Ministerio de Salud Pública, MINSAP, dijo que permanecían ingresados 31 mil 361 pacientes, de ellos 7, 048 casos confirmados activos, 5, 823 sospechosos y 18 mil 490 en vigilancia epidemiológica.

Del total de contagios nuevos, 1, 231 fueron contactos de casos confirmados; 43 con fuente de infección en el extranjero y 75 sin fuente de infección precisada.

Por grupos de edad: menores de 20 años (238), de 20 a 39 años (437), de 40 a 59 años (455) y más de 60 (219).

Las provincias con mayor número de casos nuevos son La Habana con 417, Santiago de Cuba con 170, Camagüey con 129, Matanzas con 123 y Cienfuegos con 99.

Desde el inicio de la pandemia, reportes en medios de prensa independientes en la isla y comentarios y denuncias en redes sociales alertan que las cifras del impacto de la pandemia en el país pudieran ser mayores que las reportadas por las autoridades sanitarias.

Cuba reporta 10 fallecidos por Covid-19 y 1 372 nuevos contagios de la enfermedad

Un hombre sale de su casa en cuarentena por el COVID-19, en La Habana. (REUTERS/Stringer)

Las autoridades sanitarias de Cuba reportaron otros 10 fallecimientos en la isla este viernes por COVID-19 y 1.372 nuevos contagios de la enfermedad, 84 más que el día anterior, en otra jornada con cifras elevadas de hospitalizaciones y pacientes activos que arrojan un total de 156.238 casos acumulados desde el inicio de la pandemia en marzo del 2020.

Permanecían ingresadas 28.994 personas en hospitales y centros de aislamiento, de ellas 17.442 en vigilancia, 5.197 sospechosas y 6.375 confirmadas activas, 183 más de los reportados el día anterior.

El jefe de Epidemiología del MINSAP, Dr. Francisco Durán, señaló que los indicadores muy elevados evidencian la transmisión en todos los territorios.

Según Durán las autoridades sanitarias están buscando la causa relacionada al número tan alto de casos registrados. Del total de contagios diagnosticados en la jornada del viernes se reportó que 208 son menores de 20 años, 420 se encuentran entre los 20 y 39 años, 443 están entre los 40 y 59 años y 301 son mayores de 60.

La Habana sigue reportando el mayor número de casos nuevos con 452, seguida por Santiago de Cuba con 184, Ciego de Ávila con 110 casos, Sancti Spíritus 85 casos y Pinar del Río con 75 casos.

Cargar más

Radio Martí en Vivo

Tras la Noticia
please wait
Embed

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo Tras la Noticia

Televisión Martí en Vivo

Ventana al Mundo
please wait
Embed

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo Ventana al Mundo

XS
SM
MD
LG