Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Cuba y Venezuela siguieron ausentes en el segundo debate de los precandidatos demócratas en Miami

La senadora Kamala Harris en un intenso intercambio con el ex vicepresidente Joe Biden (a la izquierda). Entre ambos, el senador Bernie Sanders (Foto: AFP).

El segundo debate de los precandidatos demócratas a la presidencia de Estados Unidos tuvo lugar la noche del jueves en el Centro de Artes Escénicas Adrienne Arsht, de Miami, organizado por NBC News, MSNBC y Telemundo.

Participaron el hasta ahora favorito en los sondeos, el ex vicepresidente Joe Biden, y Michael Bennet, Pete Buttigieg, Kirsten Gillibrand, Kamala Harris, John Hickenlooper, Bernie Sanders, Eric Swalwell, Marianne Williamson y Andrew Yang.

El primer segmento estuvo dedicado mayormente a la salud pública. Los moderadores hicieron preguntas directas a los precandidatos que, como Sanders, quieren establecer un sistema de Medicare para todos, y como Buttigieg, que no quiere sacar del juego a las aseguradoras privadas.

Dos veces le preguntaron a Sanders de dónde saldrían los fondos para un seguro universal de salud en Estados Unidos, pero el Senador evitó entrar en detalles haciendo referencias generales a los derechos de los estadounidenses y a lo que han logrado países como Canadá.

Biden, que centra su plan en el perfeccionamiento de Obamacare, declaró que hay que llevar a la cárcel a los ejecutivos de las grandes compañías fabricantes de medicamentos que han mentido, como en el caso de los opiáceos.

Respondiendo una pregunta sobre socialismo, Hickenlooper dijo, refiriéndose a todos los precandidatos: “Si no definimos claramente que no somos socialistas nos van a definir como socialistas y vamos a perder”.

China está usando la tecnología para perfeccionar su dictadura, comentó Buttigieg cuando en el segundo segmento del debate abordaron el tema.

Hubo un intenso intercambio entre la Senadora Harris y Biden, quien ha sido cuestionado por defender su trabajo con senadores acusados de ser segregacionistas. Biden defendió su carrera, primero como abogado de oficio y luego mientras estuvo en la Casa Blanca con Barack Obama. El ex vicepresidente fue el que más habló, según el conteo de FiveThirtyEight.com, con Harris en segundo lugar, seguida por Buttigieg.

Cuba, Venezuela y Nicaragua volvieron a estar ausentes, igual que la noche del miércoles, cuando debatieron otros 10 precandidatos demócratas.

Sin embargo, muchos de los 20 contendientes han expresado su apoyo a una apertura de relaciones bilaterales con La Habana, así como la suspensión del embargo comercial impuesto al gobierno cubano.

Algunos de los precandidatos respondieron directamente o por medio de sus oficinas de prensa a la pregunta del diario Tampa Bay News si apoyaban o rechazaban el embargo, y así respondieron:

Michael Bennet, senador de Colorado: Yo he apoyado poner fin al embargo a Cuba.

Pete Buttigieg, alcalde de South Bend, Indiana: La política hacia Cuba debe ser de acercamiento.

Kirsten Gillibrand, senadora de Nueva York: Yo pondría fin al embargo para tener la oportunidad de influir al gobierno de Cuba.

Senadora Kirsten Gillibrand, senadora demócrata y precandidata a las Elecciones 2020. (AFP).
Senadora Kirsten Gillibrand, senadora demócrata y precandidata a las Elecciones 2020. (AFP).

Kamala Harris, senadora de California: Hay que poner fin al fracasado embargo.

John Hickenlooper, ex gobernador de Colorado: Tenemos diferencias claras con el gobierno cubano.

Bernie Sanders, senador de Vermont: Siendo presidente, levantaría el embargo.

Eric Swalwell, legislador de California: Levantar el embargo a Cuba. El presidente Obama estaba en el sendero correcto.

Marianne Williamson, autora: Yo pondría fin al embargo a Cuba.

Andrew Yang, empresario: Debemos poner fin al embargo para poder influir de forma más directa sobre Cuba.

Sanders, por más

Entre todos el más conocido por sus opiniones sobre Cuba, e incluso, el exdictador Fidel Castro, es Bernie Sanders.

El actual precandidato a la Casa Blanca por el Partido Demócrata viajó a Cuba junto a su esposa en 1989. Era alcalde de Burlington, una pequeña ciudad del estado de Vermont. Su visita duró ocho días, en una época en la que esos viajes no eran comunes.

El objetivo de la visita era conocer a Fidel Castro, según un artículo publicado por el diario The Miami Herald.

La visita al dictador no pudo ser y las autoridades cubanas redujeron las pretensiones del político estadounidense a un encuentro con el entonces presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular de La Habana.

Sanders aseguró que “la revolución cubana era más profunda de lo que había pensado”, según indica el diario miamense.

La visión que tuvo de la sociedad cubana fue que “las personas, en lugar de trabajar por su propia riqueza personal, realizan el trabajo para el bien común”.

Hickenlooper: Noticias desde La Habana

En una vista a la capital cubana en febrero de 2017, el entonces gobernador de Colorado John Hickenlooper dijo ante la prensa internacional que altos funcionarios de la Cancillería cubana estaban “cautelosamente optimistas” sobre el futuro de las relaciones con Estados Unidos, en referencia a la asunción de Donald Trump al poder en Estados Unidos.

“Parecían ansiosos por tener la oportunidad de construir una relación con el presidente Trump y hacer que sea constructiva”, dijo Hickenlooper tras reunirse con Josefina Vidal, entonces directora general Departamento de América del Norte en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Sobre la visita oficial subrayó que “la gente más joven parece ansiosa por construir una relación con Estados Unidos”. Y que tras visitar cinco paladares, sintió mucho optimismo y energía positiva.

[Con información de Tampa Bay News, Radio Televisión Martí y Redes Sociales]

Vea todas las noticias de hoy

Frenar tráfico de migrantes hacia EEUU es un reto regional, opina alto funcionario

El secretario interino de Seguridad Nacional Kevin McAleenan y el ministro de Seguridad de Panamá Rolando Mirones en la reunión con ministros centroamericanos.

El secretario interino de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kevin McAleenan, pidió el jueves a autoridades centroamericanas y colombianas trabajar de la mano para contener la migración irregular hacia su territorio, un fenómeno que ha desatado la ira del presidente Donald Trump.

Huyendo de la violencia y pobreza en casa, decenas de miles de centroamericanos parten cada año hacia Estados Unidos en busca de un mejor futuro. Otros tantos, procedentes de África, Asia y las Antillas cruzan Ecuador, Colombia y Brasil para, desde Panamá, emprender la larga y peligrosa travesía.

La migración se ha convertido en un tema de la campaña para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que se celebrarán en noviembre de 2020. Mientras tanto, Trump ha logrado que México y Guatemala actúen como muro de contención para los migrantes que buscan llegar al norte y se ha barajado la posibilidad de incluir a Panamá.

“Este es un reto regional, las organizaciones criminales que estamos tratando de abordar son transfronterizas (...). La única forma que podemos lograrlo es colaborando juntos para compartir información pero también para acciones concretas”, dijo McAleenan en la capital panameña, durante una reunión de ministros de Seguridad de Centroamérica y Colombia.

“En los dos últimos meses, involucrando a Costa Rica, Panamá y Colombia, hemos tenido un desarrollo muy positivo en esta discusión porque nos permite expandir nuestro impacto y abordar el flujo extracontinental (de migrantes)”, agregó el funcionario sin dar mayores detalles.

Medios locales han barajado la posibilidad de que McAleenan firme un acuerdo para que Panamá contenga el flujo de migrantes hacia el norte. Sin embargo, antes de llegar al istmo, la autoridad estadounidense y el Gobierno panameño descartaron que se vaya a rubricar un acuerdo bilateral.

Bolton: EEUU discutió "a espaldas" de Maduro sobre "su partida y elecciones libres y justas"

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

Estados Unidos discutió con funcionarios de Venezuela "a espaldas" del presidente en disputa Nicolás Maduro su salida del poder y la celebración de "elecciones libres y justas", dijo este miércoles el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

Estados Unidos y más de 50 naciones respaldan el mandato del presidente encargado Juan Guaidó en Venezuela. Bolton, es clave en el papel jugado por el gobierno de EEUU respecto a la crisis en Venezuela.

"Los únicos asuntos discutidos por aquellos que están acercándose a espaldas de Maduro son su partida y elecciones libres y justas", escribió Bolton en su cuenta de Twitter.

El comentario de Bolton se produce un día después de que el propio Maduro confirmara esos contactos bajo su "autorización expresa" y para "buscar regular" el "conflicto" con Washington.

El presidente de Donald Trump, había admitido el martes que está en conversaciones con personas cercanas a Maduro.

"Estamos hablando con varios representantes de Venezuela", afirmó al ser preguntado sobre reportes de que estarían negociando con Diosdado Cabello, una figura clave del gobierno en disputa de Venezuela.

"No quiero decir con quién, pero estamos hablando con ellos a muy alto nivel", dijo Trump a la prensa durante un encuentro bilateral con el presidente de Rumania, Klaus Iohannis.

El lunes pasado, AP reveló que Estados Unidos había iniciado comunicaciones secretas con Cabello.

La agencia dijo que el presidente de la Asamblea Constituyente, considerado el hombre más poderoso del gobierno en disputa de Venezuela después de Maduro, se reunió el mes pasado en Caracas con una persona que está en contacto cercano con el gobierno de Trump.

El buque-hospital Comfort, de las Fuerzas Navales de EEUU, brinda servicios en Colombia

El buque-hospital USNS Comfort haciendo entrada a Santa Marta, Colombia.

El buque hospital USNS Comfort, el sexto más grande del mundo, inició este martes sus operaciones en la ciudad colombiana de Santa Marta donde atenderá diariamente a unos 500 pacientes, entre ellos migrantes venezolanos que huyen de la crisis que atraviesa su país.

"Todo por los pacientes, especialmente, por los más pequeños. Comenzó la misión humanitaria del buque hospital USNS Comfort de la Armada de Estados Unidos en Santa Marta", afirmó en Twitter la embajada norteamericana en Colombia.

La misión, denominada Promesa Duradera y que se extenderá hasta el próximo domingo, se inició con una revisión médica de los pacientes seleccionados para las cirugías que se harán en el buque.

En el USNS Comfort se prevé que se desarrollen unas 30 cirugías diarias entre ambulatorias, generales y oftalmológicas.

"La misión humanitaria Promesa Duradera está en Santa Marta para apoyar los esfuerzos del gobierno de Colombia en brindar asistencia médica a las poblaciones más vulnerables", agregó la Embajada.

Este buque-hospital está en una misión de siete meses, y acaba de visitar el puerto de Colón, en Panamá.

Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR), el número de venezolanos que han abandonado su país ha superado la barrera de los cuatro millones, de los cuales, más de 1,4 millones han llegado a Colombia.

La misión tiene a disposición instalaciones médicas quirúrgicas móviles y flotantes; 200 médicos, enfermeras y técnicos militares y 60 voluntarios médicos y dentistas de organizaciones no gubernamentales.

También un equipo de marinos del servicio civil que supervisarán la operación y navegación, helicópteros que transportarán a los pacientes entre la tierra y el buque y atención en puntos instalados en tierra, entre otras.

Asimismo, dispone de un banco de sangre con 500 unidades, tratamientos dentales, área de terapia física, plantas productoras de oxígeno y máquinas de rayos X.

La misión del buque Comfort tiene también paradas en Ecuador, Perú, Costa Rica, República Dominicana, Granada, Haití, Jamaica, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, y San Cristóbal y Nieves.

Casa Blanca insiste en que economía de EEUU está sólida

El presidente Donald Trump se dirige a la prensa antes de abordar el Air Force One para retornar a Washington D.C.

Los “fundamentos” de la economía estadounidense son sólidos, afirmó la Casa Blanca el lunes, evocando una declaración política de hace una década en medio de crecientes preocupaciones de que una recesión podría poner en peligro la reelección del presidente Donald Trump.

Sin mostrar indicios de preocupación, la asesora Kellyanne Conway dijo a los reporteros: “El hecho es que los fundamentos de nuestra economía son muy fuertes”.

Es una frase cargada de historia. El republicano John McCain fue criticado por estar alejado de la realidad cuando hizo una declaración parecida durante la campaña presidencial de 2008 horas antes de que el banco de inversiones Lehman Brothers se declarara en bancarrota, provocando el colapso del mercado de valores y un declive financiero global.

Se puede justificar la posición de la Casa Blanca. El mercado laboral de Estados Unidos está estableciendo récords de bajo desempleo y la economía ha tenido un crecimiento ininterrumpido desde que Trump asumió la presidencia.

Pero el crecimiento está desacelerando, los mercados de valores se han desplomado en las últimas semanas por temores de una posible recesión y los indicadores en los sectores de vivienda y manufactura han hecho que los economistas hagan una pausa.

Una nueva encuesta mostró el lunes que la mayoría de los economistas pronostican que haya una recesión para 2021 a más tardar, de acuerdo con un reporte de la Asociación Nacional de Economía de Negocios de Estados Unidos.

Sin embargo, Trump no está de acuerdo.

“Nos está yendo increíblemente bien. Nuestros consumidores andan adinerados. Hice un tremendo recorte de impuestos y ellos están llenos dinero”, comentó el domingo. “No creo que tengamos una recesión”.

Aun así, el presidente utilizó Twitter el lunes para exhortar a la Reserva Federal a estimular la economía recortando las tasas de interés y regresar a una “flexibilización cuantitativa” de su política monetaria, lo que dio indicios de hay una profunda ansiedad debajo de la fanfarronería de su gobierno.

En el mismo sentido, la semana pasada Trump dio marcha atrás a su plan de intensificar su guerra comercial con China, preocupado de que unos nuevos aranceles sobre los bienes de consumo podrían perjudicar la importante temporada de compras navideñas.

Los asesores de la Casa Blanca y de campaña han mantenido un ojo sobre la reciente turbulencia en los mercados financieros y en los indicadores inquietantes del país y de otras partes del mundo con la preocupación de que repercutan en las posibilidades de Trump rumbo a los comicios de 2020.

EEUU celebra el Día Internacional de la Asistencia Humanitaria

EEUU envía ayuda al pueblo venezolano a través de Cúcuta, Colombia. (Foto: USAID)

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, celebró ayer el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria.

En un comunicado de prensa, la agencia federal estadounidense rindió homenaje a los trabajadores de la USAID que asumen grandes riesgos alrededor del mundo.

Destacó en ese sentido que en el transcurso del año, la USAID ha proporcionado ayuda en 65 países, en respuesta a 73 situaciones de emergencia.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, recalcó que Estados Unidos tiene una larga historia en materia de asistencia humanitaria.

En el año fiscal 2018, Estados Unidos ha brindado más de 8 mil millones de dólares en comida, albergue, salud, educación y agua potable a millones de personas en el mundo.

Además, Estados Unidos es líder en la promoción de la seguridad de los trabajadores humanitarios, lo que ha facilitado más de mil operaciones de alto riesgo en zonas actuales de conflicto.

Cargar más

XS
SM
MD
LG