Enlaces de accesibilidad

Cuba

Seguir la caravana con cenizas de Castro, una carrera difícil para los periodistas

La caravana con las cenizas del fallecido líder de la revolución cubana, Fidel Castro, por la ciudad de Bayamo (Cuba).

La prensa tiene que adelantarse varias horas a la comitiva, esperar el paso de la caravana en una localidad y luego acelerar por carreteras alternativas a la Central para poder anticiparse al cortejo fúnebre.

Seguir la caravana que transporta las cenizas de Fidel Castro de La Habana a Santiago de Cuba, donde será enterrado mañana domingo, es el trabajo de decenas de periodistas desplazados a la isla caribeña para cubrir la muerte
del que fuera líder indiscutible del país durante décadas.

A pesar de la relativa lentitud a la que viaja desde hace cuatro días el furgón militar que transporta los restos de Fidel, escoltado por varios vehículos también de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), seguir la caravana no es siempre fácil.

Los periodistas no pueden seguir la comitiva fúnebre ni, por supuesto, adelantar al cortejo. Además, los cruces de la Carretera Central son bloqueados horas antes y después de la llegada de la comitiva.

Alrededor de un millar de periodistas de todo el mundo se ha desplazado a la isla caribeña desde que se anunció la muerte de Fidel Castro para cubrir la noticia y las honras fúnebres del controvertido líder cubano.

Así que aquellos que han decidido documentar el último viaje de Fidel tienen que adelantarse varias horas a la comitiva, esperar el paso de la caravana en una localidad y luego acelerar por carreteras alternativas a la Central para poder anticiparse al cortejo fúnebre.

El problema es que las precarias carreteras secundarias cubanas no son especialmente las ideales para lanzar un vehículo a toda velocidad.

A los pocos kilómetros de la salida de La Habana, el primer toque de atención: un retén de la Policía para el vehículo del equipo de Efe por exceso de velocidad.

Por suerte, los agentes cubanos comprenden, aunque no condonan, las razones del "pecadillo" de los periodistas y, tras hacer entender a los agentes que cada minuto extra de retención significará tener que aumentar aún más la velocidad, la Policía libera al grupo.

Noventa minutos antes del paso de la caravana por Matanzas, los informadores están en posición.

Tras hora y media aguardando bajo un sol de justicia, la caravana con los restos del expresidente pasa con más rapidez de la esperada, vista y no vista: en poco más de tres segundos, los restos de Fidel han pasado.

La carrera se repite entonces para transmitir las imágenes e información antes de partir a toda velocidad a la siguiente etapa del viaje.

Es precisamente lograr la rápida transmisión de texto, fotografías y video otra de las heroicidades de quienes informan estos días sobre la muerte de Fidel, en un país con una de las menores tasas de penetración de internet del mundo.

El horario se cumple a la perfección hasta que el equipo de periodistas se topa con la caravana de vehículos de reserva a los de la comitiva fúnebre. Como si fuese la comitiva oficial, esta caravana avanza a escasa velocidad y también está prohibido adelantarla.

Durante 20 kilómetros, estamos obligados a seguir a marcha lenta la caravana paralela. Cuando finalmente se puede escapar por una ruta alternativa, un
bloqueo inesperado obliga a los periodistas a retroceder 50 kilómetros y buscar otro punto de acceso a la autopista Ocho Vías para llegar a tiempo a Cienfuegos.

El desvío significa lanzar el vehículo a más de 100 kilómetros por hora por una carretera llena de baches. Repentinamente, el automóvil se para en mitad de la carretera.

El vehículo no parece tener fácil arreglo. Varios cubanos paran sus autos para intentar ayudar, pero en vano. El automóvil está muerto a una hora de Santa Clara, el final de la primera jornada del viaje de las cenizas de Castro, el pasado miércoles.

De repente, un destartalado automóvil que parece salido de los tiempos de la Revolución cubana, se para frente al vehículo de los periodistas.

Domingo, un lugareño en sus cincuenta, convence al equipo de informadores para atar una cuerda entre los dos vehículos para arrastrar el automóvil estropeado hasta la "civilización" más cercana, el municipio de Aguada de Pasajeros.

"Yo no freno, frene usted", advierte Domingo al conductor, consciente de que el más ligero toque acabará la vida del veterano Chevrolet que maneja.

El plan funciona. Tras 20 minutos de arrastre, a unos 80 kilómetros por hora, los dos vehículos llegan a un taller donde prometen reparar el automóvil de la prensa.

Domingo desata la cuerda y se despide de los periodistas que le intentan compensar por sus molestias y agradecer su solidaridad con unos pesos convertibles en divisa.

"No hace falta. Soy millonario", sonríe Domingo antes de arrancar entre una negra humareda tóxica su heroico Chevrolet.

Vea todas las noticias de hoy

"Temen que la chispa de una cola termine en revuelta"

Una cola en Cuba durante la pandemia de COVID-19. Foto Palabra Nueva

Las formas que el gobierno cubano utiliza para controlar las colas y evitar negocios ilícitos alrededor de las mismas es desproporcionada y persigue otros objetivos que van más allá de poner orden en las interminables filas, dijeron a Radio Televisión Martí activistas y periodistas en la isla.

Critican desproporcionado uso de la fuerza para controlar coleros
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:06 0:00

Para controlar las colas, los coleros y los revendedores, el gobierno cubano ha lanzado a la calle a miles de efectivos de la policía, funcionarios gubernamentales, miembros de las Fuerzas Armadas y elementos de las llamadas organizaciones de masas.

Desde Camagüey, el periodista Henry Constantín considera que se trata de una fuerza gubernamental totalmente desproporcionada.

“El hecho de usar las Brigadas de Respuesta Rápida para actuar contra los coleros, para “persuadirlos” - ya sabemos la manera en que persuaden las autoridades cubanas- no es más que el ejercicio del único lado del cerebro que ellos saben usar, que es el lado represivo”, dijo el creador de La Hora de Cuba.

Pero esta desproporción tiene un objetivo claro para el gobierno, advierte el activista Hildebrando Chaviano: “Ellos temen que esto se les pueda convertir en una especie de revuelta. Temen que una chispa en una cola pueda terminar en una revuelta más grande”.

El gobierno también le echó mano a la tecnología con el fin de controlar las colas y ha implementado la aplicación digital Porter@, capaz de saber cuántas colas una persona hace.

Yoani Sánchez, directora del diario 14ymedio, dijo que esta aplicación fue creada en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y que se usa desde hace algunos meses.

Los creadores dicen que la app permite escanear con un smartphone el código QR del carné de identidad, conocer todos los detalles de esa persona y almacenar la información en una base de datos donde puede determinarse cuántas veces compró un cliente.

El control sobre las coleros y revendedores llega incluso a las tiendas Cimex a las que también le han impuesto restricciones.

El conglomerado de establecimientos del consorcio militar Grupo de Administración Empresarial S.A (GAESA) activó "acciones de supervisión y control" y una lista de prohibiciones a sus empleados como reservar a clientes productos y mercancías, vender mercancías fuera del horario establecido, vender productos con garantías o propiedades en blanco y sin presentación del carné de identidad, que los trabajadores compren productos en las tiendas donde laboran y que divulguen información sobre productos en existencia en los almacenes.

Así fueron los últimos días del opositor cubano que murió en huelga de hambre

Yosvany Arostegui Almenteros A la derecha) Foto tomada de Facebook

Yosvany Aróstegui Armenteros, murió el pasado día 7 de agosto en el hospital Amalia Simoni de Camagüey, a donde había sido trasladado días antes desde la cárcel Kilo 8 donde realizaba una huelga de hambre en protesta por la sanción que le habían impuesto.

"Diez días antes de morir, llaman a mi hermano Yaudel Aróstegui Armenteros para que se presentara al hospital. Cuando llegó al Amalia Simoni le dijeron que mi hermano está muy mal. Mi hermano no lo pudo ver", declaró Raidel Aróstegui Armentero, hermano de activista fallecido en huelga de hambre en un audio divulgado por Free Cuba.

Relató que a su hermano lo detuvieron hace más de un año y lo acusaron "de violación y robo, delitos de los que desde el primer momento se consideró inocente".

La petición fiscal fue de 28 años de cárcel y mientras esperaba la realización del juicio lo mantuvieron en prisión preventiva "pero él siempre decía que lo iban a soltar porque no había cometido ningún delito", recordó.

La familia contrató un abogado, sin embargo, días antes del juicio murió en un accidente y otro que no conocía del caso estuvo a cargo del proceso.

"Apenas tuvo tiempo de investigar y solo vio a Yosvany una vez", precisó.

Finalmente lo sancionaron a 15 años de privación de libertad y en protesta comenzó a realizar varias huelgas de forma intermitente, primero en la cárcel Cerámica Roja y luego en la de Kilo 8, ambas en Camagüey.

Como resultado de las huelgas en las que "se pasaba, varios días sin comer y otros solo tomando líquidos, su salud se deterioró y según mi otro hermano que iba a la prisión, lo vio en silla de ruedas muy flaco y muy deteriorado".

De la última huelga de hambre la familia lo supo cuando llevaba más de 40 días pero no lo pudieron ver, aseguró.

En una llamada telefónica "una doctora le comunicó a mi hermano que la última llamada que le hicieran no sería buena", agregó.

La familia recibió el pasado viernes a las 8.00 pm la noticia del fallecimiento en el hospital. "Lo llevaron a velar unas tres horas, solo permitieron a los familiares y a las 2.00 am lo cremaron", concluyó.

"Mi hermano era activista de los derechos humanos. Siempre estaba enfrentándose con la policía política. En Camagüey él era una piedra en el zapato de la policía política por sus acciones. Él siempre me dijo que el día que le sucediera algo que él se iba a plantar (…) y que el segundo (Orlando) Zapata en Camagüey iba a ser él. Y así sucedió", agregó en la entrevista de Free Cuba.​

Jhon Suárez, director del Centro Para una Cuba Libre enfatizó en que Aróstegui acudió a la huelga de hambre como último recurso para reclamar sus derechos.

"En Cuba una larga lista de cubanos ha muerto en ese tipo de protesta para defender su dignidad, señaló.

Activista cubano fallece en circunstancias similares a Orlando Zapata Tamayo
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:02 0:00

“El hambre ha sido una herramienta de guerra que se usa contra el gobierno y a la que tuvo que apelar para destacar su inocencia ante una condena de 15 años de prisión, recordó Suárez.

El activista Virgilio Mantilla que lo conocía desde hace años, cuando participaron juntos en acciones de la organización "Unidad Camagüeyana por los Derechos Humanos", asegura que ​tuvo un activismo muy fuerte y comprometido, muy activo, y le dio dolores de cabeza a las autoridades.

José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba resaltó el comprometido activismo del opositor y la persecución de que fue víctima.

Redadas policiales ponen en jaque al mayor sitio de clasificados de Cuba

Productos en venta en Revolico.com

El popular sitio de clasificados online Revolico.com, la herramienta más usada por los cubanos para compraventas, permutas y ofertas de empleo y de servicios, está bajo vigilancia permanente por parte de la Policía, asegura una investigación del portal Cubanet.

Desde que varios reportajes de la televisión cubana mostraron que operativos policiales se llevaron a cabo a partir de información detectada en este sitio, ha habido una disminución de la cantidad de usuarios y de anuncios diarios.


"Si a mediados del 2018 la página reportaba unos 30 000 anuncios diarios y más de 600 000 en el lapso de dos meses, en la actualidad, y posterior a la ofensiva del régimen contra “revendedores”, apenas alcanza los 8000 anuncios diarios, mientras que el promedio bimensual ronda muy ligeramente los 200 000, una reducción significativa que quizás también pudiera estar relacionada con la diversificación de servicios similares en Internet pero que, por el descenso brusco de los últimos días, en gran medida pudiera reflejar la persecución desatada por la Policía contra “revendedores”", indica Cubanet.

La policía usa los datos de contacto de las personas como pruebas para acusar de “actividad económica ilícita” a quien no cuente con una licencia para comerciar, indica la publicación.

Revolico funciona también como referencia del mercado informal acerca de los precios y el valor de las propiedades del mercado inmobiliario cubano así como de los autos.

Unión Liberal Cubana quiere un gobierno menos “intrusivo” en la vida de los cubanos

El economista Elías Amor Bravo, presidente de la Unión Liberal Cubana, en una imagen de archivo.

A solo pocos días de haber tomado posesión del cargo de presidente de la Unión Liberal Cubana, el economista Elías Amor Bravo ratificó su propósito de buscar soluciones a la empobrecida economía de la isla con el establecimiento de la democracia y una economía de mercado.

“En primer lugar” dijo Bravo a Radio Televisión Martí, “la Unión Liberal Cubana propone la resguarda de la libertad de los individuos con todo lo que ello supone de libertades públicas. La necesidad de que haya elecciones libres en Cuba, el respeto a la libertad de prensa, de expresión y la de pensamiento alternativos”.

La Unión Liberal de Cuba, fundada en 1989, establece entre sus postulados la defensa de la propiedad privada y la propiedad privada de los medios de producción.

Al respecto, el economista argumentó que “no puede haber un país rico y próspero si no hay propiedad privada. Por tanto, tenemos que reorganizar la economía estableciendo un sistema de protección para los derechos de propiedad de todos los cubanos, incluyendo los más sencillos, la gente que trabaja y que con su trabajo construye su patrimonio, como en cualquier otro país del mundo”.

Amor puntualizó que durante su presidencia en el partido “vamos a hacer mucha pedagogía de lo que es la idea liberal frente a la propaganda comunista que habla de los neoliberales como los grandes enemigos del mundo. Como la gente que quiere acabar con la historia. Pero nosotros vamos a demostrarle a los cubanos que lo que queremos hacer es lo que Cuba necesita: la libertad”.

La Unión Liberal Cubana considera la presión tributaria sobre los cubanos como desmesurada, un 38,4% en promedio.

“Vamos a pedir una profunda reforma tributaria en Cuba. Las empresas del Estado, que son del Ejército y del conglomerado militar, apenas pagan impuestos. Los impuestos recaen sobre los trabajadores, sobre las empresas estatales que están orientadas al interior del país y, por supuesto, sobre los cuentapropistas”, apuntó el nuevo ejecutivo y añadió:

“Nosotros lo que queremos es reorganizar eso y crear básicamente tres grandes figuras: el impuesto a la renta, el impuesto de sociedades, un impuesto sobre valor añadido y luego una seguridad social. Y eliminar la multiplicidad de instrumentos fiscales que tiene gobierno comunista que no hacen más que recargar y destruir la actividad económica privada”.

La Unión Liberal Cubana pide una reforma en profundidad del Gobierno, una mejora de la gobernanza.

En ese sentido Elías Amor Bravo recalcó que “la ideología comunista es obsoleta. Se acabó en el año 1989 con el derrumbe del Muro de Berlín y nosotros queremos que no vuelva a gobernar más a Cuba, al menos después de unas elecciones en las que finalmente sea derrotada por las ideas democristianas, liberales socialdemócratas que existen en el mundo”.

“Nuestro planteamiento será hacer un gobierno más pequeño, menos intrusivo en la vida de los cubanos y que les permita ese sueño de la libertad del que estoy hablando todo el tiempo”, aseguró el presidente de la Unión Liberal Cubana.

Sigue el repunte: otros 47 casos de coronavirus en Cuba

Un hombre se protege del coronavirus con una máscarilla en una calle de La Habana. (YAMIL LAGE / AFP)

Las autoridades sanitarias reportaron otros 47 casos de coronavirus en Cuba este martes, 39 de ellos en La Habana, que vive un rebrote del virus con las cifras más altas desde que comenzó la pandemia el 11 de marzo, hace ya cinco meses.

La capital sigue "una dispersión importante de la enfermedad", dijo con preocupación el doctor Francisco Durán, jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, aunque celebró que la cifra fuera mucho más baja que la del día anterior, cuando se reportaron 93 contagiados.

El total de contagios reportados en el país ascendió a 3.093. Los fallecidos a causa de la enfermedad se mantienen en 88, de acuerdo a las cifras oficiales.

Unas 1.049 personas permanecen ingresadas bajo sospecha de contagio, 531 de ellas casos positivos al COVID-19. Se mantienen cuatro pacientes reportados de gravedad y dos en estado crítico.

Los pacientes positivos asintomáticos, y aquellos con síntomas, serán atendidos ahora en instalaciones hospitalarias diferentes, según una nueva estrategia del Consejo de Defensa Provincial de la capital que persigue la ampliación de capacidades en los centros de aislamiento, reportó el lunes el diario local Tribuna de La Habana.

La capital regresó este lunes a la fase de transmisión autóctona de la enfermedad, con un pronóstico de incremento de los casos en los próximos días, según un experto consultado por el diario habanero.

El Dr. Raúl Guinovart Díaz, de la Facultad de Matemática y Computación Universidad de La Habana, citado por el Tribuna, dijo que el modelo matemático SEIR para estudiar el comportamiento de la pandemia en Cuba muestra que "el número de casos en la ciudad seguirá incrementándose exponencialmente, aunque también crece la recuperación de las personas", y recalcó que la situación es "compleja y grave".

Según el reporte, se mantienen activos siete focos del COVID-19: tres en La Habana del Este (Unidad de la Policía Tarará, Guanabo y Villa Mégano), dos en La Lisa (7ma. Unidad de la Policía y San Agustín), uno en Marianao (Santa Felicia), y otro en el municipio Playa (Constructora Militar 1ra. y 70).

Cargar más

XS
SM
MD
LG