Enlaces de accesibilidad

Venezuela ante el vislumbre de la muerte de Chávez


Hugo Chávez, presidente venezolano, dice que todo marcha bien pero el Jueves Santo imploró por su vida.

La persistencia y resistencia del tumor maligno alojado en el organismo de Chávez ha provocado rumores sobre la precariedad del poder en el país

La no asistencia del Hugo Chávez a la Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena de Indias, Colombia, para en cambio marcharse a La Habana a continuar con su tratamiento contra el cáncer ha disparado las alarmas sobre la capacidad del mandatario socialista para mantener el poder en Venezuela.

Pero, las alarmas parecían haberse disparado desde antes, desde la Semana Santa, en que un Chávez compungido y lloroso compareció ante los medios clamando por su vida: "Dame vida, aunque sea vida llameante, aunque sea vida dolorosa, no me importa (...), dame tu corona Cristo, que yo sangro, todavía me quedan cosas por hacer… no me lleves todavía", durante una misa en su estado natal de Barinas.

Mientras el diario estadounidense The Wall Street Journal afirmaba en un editorial que el recrudecimiento de la violencia y el estallido de enfrentamientos entre facciones civiles armadas y militares en Venezuela, son escenarios posibles en caso de que Hugo Chávez no sobreviva al cáncer.

El periódico afirma que con la muerte de Chávez, probablemente el prolongado declive del país continuará “porque su temprano fallecimiento podría hacer del chavismo casi una religión”, al igual que la muerte de Eva Perón en Argentina dio origen a una imagen mesiánica y al “culto al peronismo”.

Tras calificar de “pobre la nación que cae presa de la demagogia”, el artículo publicado por el Journal reseña las “chapucerías” del tratamiento médico dado a Chávez en la Cuba comunista, y las versiones dadas por el doctor venezolano José Rafael Marquina, según las cuáles el cáncer del presidente hizo ya metástasis.

Medios de prensa se han hecho eco, por otro lado, de que sectores militares vinculados al narcotráfico y soliviantados por el régimen del general Raúl Castro en Cuba, estarían dispuestos a dar un golpe de Estado a la muerte de Chávez para mantenerse no ya en el poder sino para impedir ser enjuiciados por sus delitos relacionados con el comercio de estupefacientes.

Entretanto, la AP informa este domingo que las dudas sobre la capacidad del presidente Hugo Chávez de continuar en funciones, y en particular sobre su verdadero estado de salud, siguen creciendo entre los venezolanos, sorprendidos repetidamente por anuncios que ponen en entredicho su declarada recuperación.

Con su precipitada partida hacia Cuba, Chávez se ve obligado a salir de la escena nacional e internacional para abocarse a su lucha contra el cáncer, que lo ha mantenido alejado del país numerosos días mientras permanece en La Habana, donde decidió recibir atención médica desde que en junio pasado se le detectó la enfermedad.

Lo cierto es que la persistencia, y resistencia a los tratamientos, del tumor maligno alojado en el organismo de Chávez ha generado una oleada de versiones sobre el verdadero estado de la salud de Chávez y, más que nada, sobre la pertinencia o no de su permanencia en el poder en medios de comunicación y entre la población llana.

Chávez, quien aspira a la reelección para otro mandato de seis años en octubre y que ha declarado a voz en cuello sobre su estado de salud, nunca ha precisado el tipo de cáncer que padece, ni dónde fue localizado ni cuáles son los pronósticos médicos.

En octubre, el mandatario socialista había anunciado públicamente que ya no tenía células cancerosas en su cuerpo, pero posteriormente sorprendió a la opinión pública al reconocer que sufrió una recaída.

Chávez, de 57 años, fue intervenido el 26 de febrero de 2012 en La Habana para extirparle una lesión cancerosa de dos centímetros que apareció en el mismo lugar donde hace casi 10 meses le operaron un tumor inmenso.

En junio, Chávez se sometió a dos intervenciones en Cuba para atenderse un absceso pélvico y un tumor cancerosos, mientras entre julio y septiembre le aplicaron cuatro fases de quimioterapia en La Habana y Caracas.

La principal razón por la que la muerte de Chávez es vista como causa de los telúricos estremecimientos sociales y, sobre todo, políticos, estriba en el hecho indiscutido de haber éste acaudillado un proyecto que bajo el nombre de socialismo del siglo XXI no deja de ser otra cosa que un proyecto personalista y autoritario similar, en definitiva, al socialismo del siglo XX, un proyecto basado más en las pulsiones del jefe que en las instituciones del país y, por lo mismo, llamado a desaparecer con la persona que le prohijó.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG