Enlaces de accesibilidad

América Latina

Presidente ecuatoriano molesto con caso de El Universo

Por mala salud de uno de los jueces, Luis Pacheco, la audiencia fue suspendida y al conocer la decisión, el presidente Correa expresó que esta es “una nueva jugarreta”...

Otra vez quedó inconcluso el proceso que le sigue el presidente Rafael Correa a diario El Universo, al suspenderse este martes 24 de enero la audiencia que estaba prevista para las 09:00, en Quito.

Al conocer la decisión, el presidente Correa expresó que esta es “una nueva jugarreta”, porque se ha recusado por siete veces el proceso. E ironizó con el hecho de que a “última hora” se enferme un juez, algo que, según él, ya conocería la parte acusada.

Por mala salud de uno de los jueces, Luis Pacheco, la audiencia fue suspendida de acuerdo con el anuncio del presidente de la Sala, el juez Luis Quiroz. El magistrado dejó así el proceso para la nueva Corte de Justicia (que está por posesionarse) e instó a las partes en litigio a llegar a una mediación.

Gutemberg Vera, el abogado de Correa, insistió en que se realizara la audiencia, en medio de un gran despliegue de seguridad en los alrededores de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) de Quito, que movilizó a militares y policías desde tempranas horas de la mañana.

Quiroz escuchó tranquilamente el pedido del demandante, pero su respuesta fue que "todos los ecuatorianos merecemos el mismo respeto a la justicia", por lo que negó el pedido de Gutemberg Vera, explicando que de inmediato no se podrá nombrar un conjuez para una diligencia sin conocer bien las 1.500 páginas del proceso.

Rafael Correa ha dicho que si El Universo ofrece una disculpa pública echaría atrás el proceso, a lo que el director del diario, Carlos Pérez, respondió que la ofrecería dejando estipulado que “Estamos dispuestos a firmar una disculpa al presidente por lo dicho en el artículo de Emilio Palacio 'No a las Mentiras', siempre y cuando haya un compromiso presidencial de que su gobierno desista de todas las demandas iniciadas contra periodistas, permitiéndonos así desempeñar nuestro trabajo con normalidad”.

El directivo, junto a sus hermanos César y Nicolás Pérez (y el editorialista Emilio Palacio, exiliado en Miami) podría enfrentar una condena de tres años de prisión así como el pago de $40 millones de indemnización para Correa. El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, sostuvo este lunes que el presidente ecuatoriano tiene una “obsesión personal” contra la libertad de expresión, por lo que aquellos que cuestionan a su gobierno “se exponen a prisión y a millonarias multas”.

Prueba de ello es otro de los procesos que lleva a cabo Correa contra Juan Carlos Calderón y Christian Zurita, autores del libro El Gran Hermano sobre los contratos millonarios de su hermano Fabricio con el Estado. En ese caso reclama diez millones de dólares.

Vea todas las noticias de hoy

Estrategia de “El Pollo” Carvajal para evitar la justicia de EEUU: ¿Funcionará?

Hugo 'el Pollo' Carvajal habla en la Asamblea Nacional de Venezuela, en Caracas, el 20 de enero de 2016. Foto: AP/Fernando Llano.

El exfuncionario de Inteligencia del Palacio de Miraflores y uno de los hombres de confianza de Hugo Chávez está, según analistas consultados por la VOA, “haciendo lo imposible” para evitar su extradición a EE. UU. Advierten que “no servirá de nada”.

MIAMI, EEUU / MARACAIBO, VENEZUELA / BARCELONA, ESPAÑA — La Audiencia Nacional de España suspendió la extradición del exjefe de la Inteligencia venezolana, Hugo Carvajal, alias “El Pollo”, a Estados Unidos. Las razones que dieron los magistrados de la Sala de lo Penal de ese tribunal fue que no se había cumplido con un procedimiento, por lo que el proceso debía paralizarse durante varios días hasta arreglarse.

Sin embargo, varios analistas consultados por la Voz de América aluden a que, en realidad, el que fuera una de las personas de confianza del expresidente Hugo Chávez estaría llevando a cabo una estrategia con el objetivo de quedarse finalmente en España y así evitar tener que enfrentar un procedimiento judicial en Estados Unidos.

Para ello, tal y como avanzó su abogada María Dolores de Argüelles hace unas semanas, Carvajal tenía la intención de cooperar con las autoridades españolas. ¿Con qué objetivo? Según algunos medios, para hablar sobre su participación en actividades corruptas que implicarían tanto al Gobierno de Venezuela como a otras administraciones públicas de todo el mundo, incluidas las de España, y así quedarse en la Península Ibérica.

Temor a la justicia de EEUU

Según el abogado Gustavo Marín, que cuenta con una larga experiencia laboral en Venezuela y en Estados Unidos, “al igual que Alex Saab y al igual que otros criminales que le temen de una u otra manera a la justicia norteamericana”, Carvajal está haciendo “lo imposible para no ser extraditado a EE.UU.”. Eso, en su opinión, explicaría sus últimos movimientos para mostrar una actitud colaborativa frente a la justicia.

Pese a eso, recalcó que “el sistema de justicia español ha sido bastante estricto en el cumplimiento del Estado de Derecho en este caso”, por lo que ve prácticamente imposible, “sobretodo por el cinismo de esta persona”, que las autoridades puedan dar marcha atrás, después de haber dado luz verde, en dos ocasiones, a su extradición.

“En este caso, simplemente se le está dando una prerrogativa a una defensa presentada por Carvajal que será escuchada por el tribunal español, pero que, sin duda, no evitará, a mi juicio, la extradición”, aseguró.

En esa línea, recordó que Carvajal se fugó de las autoridades españolas al saber que iba a ser extraditado en noviembre de 2019 y, aunque ahora “aparece ejerciendo cualquier recurso legal simplemente para dilatar la extradición”, según él, “la justicia española lo está tratando como a cualquier ciudadano que requiere una tutela judicial efectiva y el cumplimiento del debido proceso conforme a la Constitución y los principios de la jurisprudencia españoles”, de manera que cumplirán con los debidos procesos marcados por la ley y sin influencias políticas.

El abogado y profesor de derecho público internacional Giulio Cellini cree que, esta suspensión, no supondrá la paralización definitiva del proceso sino que habrá que esperar a que se solucione esa “formalidad de rigor”.

“Esto no implica que no se retome (la extradición). Muy probablemente, se retomará. ¿Cuándo? No lo sabemos. Naturalmente, la justicia tiene su tiempo y las instituciones son autónomas. Algo tan serio como esto, donde hay implicaciones legales, pero a la vez presiones políticas, eventualmente seguirá su curso”, considera el también asesor del Parlamento electo de 2015.

La extradición se hará efectiva, según analistas

Cellini comparó estas decisiones recientes sobre el caso de Carvajal con el complejo y prolongado proceso judicial que vivió el empresario colombiano Alex Saab en Cabo Verde antes de ser extraditado a Estados Unidos.

“Esto no implica que la extradición ya no vaya a tener lugar, sino que se están cumpliendo los procedimientos. Estas cuestiones pueden durar suficiente tiempo y es normal que así sea para que sea una decisión inequívoca”, apuntó.

Liseth Romay, especialista en derecho internacional público de la Universidad del Zulia, también está de acuerdo en esa exposición. “Una vez subsanada las cuestiones de forma, se procede a ejecutar la extradición. Está en suspenso. Simplemente, se están basando en unos alegatos de formalidades, pero no quiere decir que esos actos son nulos. Los jueces subsanan esa formalidad y, por supuesto, continúa la extradición”, sostuvo.

Lo que sabe “El Pollo”

El eurodiputado del partido español VOX, Hermann Tertsch, ha sido uno de los más activos en redes sociales con respecto al caso de Carvajal. Después de que el pasado viernes la Audiencia Nacional decidiera paralizar la extradición por un error formal, el político de ultraderecha publicó en Twitter que esa suspensión atendía a las presiones que el Alto Tribunal estaría recibiendo del Gobierno español, liderado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y la formación de extrema izquierda Unidas Podemos (UP).

Todo ello, porque según algunas filtraciones aparecidas en medios españoles, “El Pollo” Carvajal habría explicado a las autoridades una supuesta trama de financiación del chavismo a UP, entre otras cosas.

“O sea que la Audiencia no atiende a la solicitud del juez instructor pero de repente se sacan de la manga otro incidente a petición de la defensa. Esta forma tercermundista de actuar se debe a los pulsos entre mucha gente acojonada con lo que sabe Carvajal. Nos gobierna el hampa”, escribió.

En declaraciones a la VOA, Tertsch dijo que la información que posee Carvajal “va a hacer temblar, probablemente, a los dos partidos de gobierno español”. “Va tanto hacia el partido de Podemos y sus redes con las FARC y el narcotráfico venezolano, como va hacia el partido socialista, y las multitudes de cadáveres en sus armarios”, sostuvo.

Con todo, recalcó que “hay mucha gente con mucho miedo en España, y mucho miedo porque ha sido extraditado Saab” y las consecuencias que eso podría acarrear.

“Eso es una bomba para muchos españoles profundamente implicados en las redes de corrupción y en esa especie de maridaje entre la política y el crimen organizado que podemos llamar el Foro de Sao Paulo y todo lo que rodea en la gran trama del narco comunismo en Iberoamérica”, agregó.

La Voz de América intentó ponerse en contacto con varias fuentes del Partido Socialista Obrero Español pero no se obtuvo respuesta.

OPINIÓN Nicaragua, elecciones para qué

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, encabezan una manifestación en Managua. (AP/Alfredo Zuniga, Archivo)

Para el electorado es desalentador participar en unas elecciones en las que el resultado esta previamente anunciado como todo parece indicar sucede en Nicaragua, Venezuela, Bolivia y Cuba, donde la oposición y el votante, están plenamente limitados en sus derechos.

Hacer campaña electoral en un plano de igualdad bajo un régimen autoritario o una dictadura es una vana ilusión. Las autoridades electorales, así como las fuerzas armadas, están a la orden del partido gobernante y sobre los derechos de la oposición pende una guillotina, más despiadada que la legendaria espada de Damocles, que da igual que se llame, Movimiento al Socialismo, Frente Sandinista de Liberación Nacional, Partido Socialista Unido de Venezuela o Partido Comunista de Cuba, siempre están listas para la ejecución.

Las oportunidades de la oposición de realizar sus actividades son muy limitadas y las más de las veces si logran que el poder no las criminalice como ocurre bajo los regímenes castro chavista, es por la solidaridad internacional y la disposición a imponer sanciones a los transgresores de los países democráticos y organismos internacionales.

Nicaragua se apresta para una de las farsas electorales más colosales de su historia. Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, señalados de haber cometido numerosos crímenes contra la ciudadanía son los candidatos más visibles, aunque tal vez los más repudiados por el pueblo, ya que la dupla que lleva gobernando más de 25 años, tiene encarcelado a los siete aspirantes a la presidencia con mayores opciones.

Al gobernante nica no se le puede discutir su capacidad para conservar el poder, paralela a la de lograr pasar casi inadvertido para la mayoría de las instituciones defensoras de la democracia, los derechos humanos y prensa internacional.

El caudillo sandinista ha cometido todo tipo de tropelías y manipulados las reglas de la democracia, con particular impunidad. Él ha seguido las pautas de los “salvadores heroicos y sacrificados” que popularizó la revolución cubana a principio de la década del 60 – supuesta defensa de los pobres, aunque socializando la miseria- conducta que le ha beneficiado ampliamente.

Recordemos que llegó al poder a través de la violencia en una épica insurreccional que parecía contar con la mayoría del respaldo popular. La Revolución ya fue otra cosa, con el tiempo muchos de sus compañeros lo abandonaron porque no compartían sus intenciones y un importante sector de la población lo combatió con las armas en las manos y otra parte partió al exilio.

Su mandato entro en crisis porque la resistencia no cesaba, viéndose obligado a convocar a elecciones que perdió ante la señora Violeta Chamorro, una victoria que no habría sido reconocida en la actualidad por el gobernante sandinista, según su conducta presente.

En el gobierno los demócratas nicaragüenses actuaron como tales y no tomaron contra Ortega y sus partidarios las medidas punitivas a las que tenían derechos por los abusos y depredaciones del gobernante saliente y por el alto nivel de corrupción de su mandato.

Además, la estrecha alianza sostenida con la Cuba de Castro y la extinta Unión Soviética, pudo haber sido considerada una traición a la soberanía nacional. Ambos estados favorecieron con su intromisión la extensión del conflicto bélico, aparte de su injerencia constante en los asuntos internos de Nicaragua.

Daniel Ortega, aspirante a gobernante vitalicio del país centroamericano, tal y como lo fue su maestro Fidel Castro en Cuba y aspiró Hugo Chávez, ha sido el discípulo más aventajado del decano de los dictadores del hemisferio. Recurrió a la violencia como medio para conquistar el poder. Después, acudió a propuestas democráticas para continuar gobernando, en un intento por legitimar sus mandatos con farsas electorales.

Aunque algunos podrían comparar su estilo de ordenar, reprimir y matar con el de sus predecesores de la dinastía Somoza, es evidente que su forma de llegar al gobierno y aferrarse al mismo es una copia castro-chavista.

De Ortega y los Somoza se puede decir que son de un pájaro las dos alas, remedando a la poetisa boricua Lola Rodríguez de Tío. También se puede escribir que ambos reciben en el mismo corazón las críticas, vituperios y repudio de sus conciudadanos.

España acuerda hacer efectiva la entrega de 'El Pollo' Carvajal a EEUU

Hugo, "El Pollo" Carvajal durante su época como miembro del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

La Audiencia Nacional ha aceptado este miércoles efectuar la entrega a Estados Unidos de Hugo “El Pollo” Carvajal, exjefe de los servicios de Inteligencia de Venezuela, y quien es reclamado por la nación norteamericana por supuestos delitos relacionados con el tráfico de drogas y de armas.

En un documento al que ha tenido acceso la Voz de América, los magistrados de la Sección 3ª de la Sala de lo Penal de La Audiencia Nacional informan que Carvajal “queda a disposición de la Unidad de Cooperación Policial Internacional a efectos de materializarse la entrega”.

El texto libra oficio a la Subdirección General de Cooperación Jurídica Internacional y al Director del Centro Penitenciario de Estremera, Madrid, donde se encuentra “El Pollo”.

El anuncio llega un día después que que el Ministerio del Interior rechazara el recurso de reposición presentado por la defensa de Carvajal contra su denegación de asilo.

El que fuera jefe de inteligencia del gobierno de Chávez es reclamado por Estados Unidos por presuntos delitos de tráfico de drogas y de armas, que se habrían llevado a cabo cuando pertenecía al llamado Cartel de los Soles.

Fue arrestado en España en el año 2019 y en 2020 el Consejo de Ministros aprobó su extradición a Estados Unidos, aunque en ese momento el ex general se encontraba en paradero desconocido.

La Policía española junto a la DEA estadounidense lo capturó el pasado 9 de septiembre y fue trasladado hasta la prisión de Estremera.

Los magistrados de la Audiencia Nacional de España con la medida ponen al exjefe de Inteligencia chavista a disposición de la Unidad de Cooperación Policial Internacional para que se efectúe su entrega a las autoridades de EE. UU.​

[Con información de Júlia Riera y Antoni Belchi]

¿Por qué las elecciones de 2021 en Nicaragua están consideradas las peores en tres décadas?

Las elecciones de 1990 en Nicaragua, cuando Violeta Barrios ganó la presidencia, no tuvo tantos procesos fraudulentos, según algunos expertos. Foto: archivo, VOA.

Analistas consultados por la Voz de América formulan al menos cinco puntos que evidencian las graves anomalías en este proceso electoral.

MANAGUA — Ni siquiera en las elecciones de 1990, cuando Nicaragua estaba sumergida en una guerra en que algunos historiadores estiman que murieron más de 50.000 personas, se vieron unos procesos electorales tan anómalos como ahora, dijo a la Voz de América el exdiputado Eliseo Núñez.

De hecho, así se refleja en el libro “La difícil transición nicaragüense”, escrito por el fallecido ministro de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, Antonio Lacayo. En dichos comicios se permitió la observación electoral y la candidata tuvo reuniones con importantes delegaciones de Estados Unidos y Europa.

Chamorro fue recibida antes de los comicios por el entonces presidente estadounidense George Bush en la oficina oval y también estuvo en varias capitales europeas, a las cuales les pidió la asistencia de observadores.

Las campañas electorales fueron maratónicas, relata Lacayo en su libro, al punto de que hubo momentos en que se improvisaron algunos cordones de seguridad para proteger a la candidata presidencial.

Un poco más de 30 años después, miles de nicaragüenses esperaban con ansias las elecciones de este año, tras la crisis de 2018 que marcó un antes y un después por la muerte de 300 opositores y el exilio de unas 100.000 personas que salieron a las calles exigiendo la dimisión del mandatario sandinista, Daniel Ortega, que volvió al poder en 2007.

Por ello, el proceso electoral tuvo inicialmente la misma relevancia con la que se dio en 1990, pero las condiciones fueron cambiando poco a poco y Ortega, lejos de preparar un panorama adecuado, anuló de facto el proceso al encarcelar a opositores, anular personerías, entre otras cosas.

Estos son cinco puntos por los cuales los opositores consideran esta elección como la peor de los últimos 30 años en Nicaragua.

A diferencia de otros comicios, los carteles de Daniel Ortega en donde se invita a votar por él son menos. Foto: Houston Castillo, VOA.
A diferencia de otros comicios, los carteles de Daniel Ortega en donde se invita a votar por él son menos. Foto: Houston Castillo, VOA.

1. Ausencia de observadores internacionales

A inicios de mayo de este año, la Asamblea Nacional de mayoría oficialista aprobó unas reformas en donde anularon la observación electoral, desoyendo las propias recomendaciones de la OEA al Gobierno de Ortega.

En la reforma se cambió la observación electoral, por el "acompañamiento electoral", el cual meses después fue explicado por la magistrada del Tribunal Electoral, Mayra Salinas, señalada de ser afín al oficialismo.

La diferencia, según ella, radica en que los observadores “quieren estar por encima de tu proceso nacional, de tu legislación y quieren incluso intervenir en los aspectos que no deben intervenir porque tu legislación no lo permite”.

“El acompañante internacional es como el amigo que llega a tu casa, que vos lo invitás para que llegue a tu casa y que pueda acompañar en un proceso de compartir, de ver, de disfrutarlo, de conocerlo y que pueda hacer recomendación efectivamente, pero el observador se te pone como que está por encima de tu proceso nacional”, indicó.

Ortega canceló al partido CxL a tres meses de las elecciones. La fórmula era un ex comandante de la resistencia y una exreina de belleza Miss Nicaragua. Foto: archivo VOA.
Ortega canceló al partido CxL a tres meses de las elecciones. La fórmula era un ex comandante de la resistencia y una exreina de belleza Miss Nicaragua. Foto: archivo VOA.

2. Precandidatos presidenciales están en prisión

Posteriormente, el mandatario inició una jornada de arrestos contra los precandidatos a la presidencia que gozaban de apoyo popular, según encuestas independientes y de prestigio como la de Cid Gallup.

Inició con la de mayor popularidad: Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios.

La fiscalía acusó a Chamorro de lavado de dinero por medio de una organización que lleva el nombre de su madre y que tenía como fin promover la libertad de prensa.

“Esto es muy sencillo y voy a usar una palabra nicaragüense: el hombre (Ortega) está cagado. Se cagó de miedo, de pánico, porque Cristiana ha subido como la espuma”, dijo en entrevista pasada a la VOA, Claudia Lucía Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios.

Luego siguió el exembajador y catedrático Arturo Cruz, tras retornar este de un viaje a Estados Unidos. Su detención fue el 5 de junio en el Aeropuerto de Managua y las autoridades emitieron un comunicado indicando que era acusado de traición a la patria.

Tres días después, Ortega ordenó el arresto de dos precandidatos presidenciales más: Juan Sebastián Chamorro y Félix Maradiaga.

El 20 de junio en horas de la noche también fue arrestado Miguel Mora, igualmente precandidato a la presidencia y expreso político en 2018.

Quince días después fue detenido el líder campesino y aspirante a la presidencia Medardo Mairena, también con altos niveles de simpatía.

Y finalmente Ortega abrió una causa por medio del sistema judicial a Noel Vidaurre, uno de los últimos candidatos inscritos oficialmente en un partido político de oposición.

En total son siete los precandidatos detenidos.

“Claramente es, si no una de las peores, la peor elección que ha vivido Nicaragua en los últimos 30 o 40 años. Ortega eliminó a su competencia llevándolos a la cárcel. Eso no pasó ni siquiera en 1984 a mitad de la guerra”, enfatiza a la VOA el exdiputado Eliseo Núñez”.

Un agente de seguridad pública en las afueras del tribunal electoral en Nicaragua. Foto: Houston Castillo/VOA
Un agente de seguridad pública en las afueras del tribunal electoral en Nicaragua. Foto: Houston Castillo/VOA

3. No se permitió campaña electoral por la pandemia

También el Consejo Supremo Electoral, señalado de ser afín a Ortega, emitió unas medidas restrictivas alegando la pandemia del COVID-19 para los partidos que participan en la contienda, y los cuales son señalados de “legitimar” al mandatario sandinista.

El CSE redujo el periodo de campaña y ordenó que no se hagan convocatorias de no más de 200 personas. Además de eso, los partidos tendrán como máximo hora y media de campaña.

“Con estas restricciones es primera vez que se da algo así”, valora el analista político Edgar Parrales, quien recordó que en las primeras elecciones en Nicaragua después del triunfo de la Revolución Sandinista “hubo campañas”, y que incluso en medio de la guerra en 1990 también se lanzaron convocatorias donde se permitió a la oposición hacer campañas.

4. Daniel Ortega y Rosario Murillo se postulan como candidatos en medio de señalamientos de crímenes de lesa humanidad por las protestas de 2018

Desde el retorno al poder en 2007 de Daniel Ortega, el mandatario sandinista fue creciendo levemente en el apoyo popular. Algunos expertos sostuvieron en su momento que se debió al espaldarazo que dio el fallecido líder venezolano Hugo Chávez a Managua, lo cual fue utilizado por Ortega para crear programas “clientelistas” y considerados “populistas”.

Sin embargo, la caída de la poca popularidad que había alcanzado Ortega se dio tras la crisis de 2018 donde murieron varios estudiantes y los expertos independientes acusaron al mandatario y a su esposa de dichos “crímenes”, algunos considerados de “lesa humanidad”.

El analista político Eliseo Núñez cree que Ortega cierra la vía electoral porque está más consciente, “incluso que muchos opositores, de la enorme debilidad que tiene en apoyo popular”.

“Ortega es un líder de minoría, con una capacidad de organización alta que termina controlando al resto de la sociedad a costa de mecanismos de autoritarismo, fuerza y demás. Esa es la razón por la cual no se arriesga por la vía electoral. De hecho, en 2007 gana porque la oposición se divide, no por votos”, dice.

5. Ortega canceló la mayoría los partidos de oposición

Y finalmente la estocada al proceso electoral se dio el 6 de agosto, tres meses antes de los comicios. De forma sorpresiva el Tribunal Electoral canceló la personalidad jurídica al Partido Ciudadanos por la Libertad, considerado el último bloque oposición que quedaba en pie en Nicaragua.

Meses atrás también habían sido anulados dos partidos de oposición. El Partido de Restauración Democrática (PRD) y el Partido Conservador, cuyos dirigentes denunciaron que Nicaragua iba en camino a una de las peores elecciones de la historia, tal y como había señalado el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

“La decisión del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo el 6 de agosto de prohibir al último partido genuino de oposición participar en las elecciones de noviembre subraya su deseo de permanecer en el poder a toda costa”, criticó el Departamento de Estado de Estados Unidos en un comunicado, en el que además calificó la maniobra como “autocrática”

Por otro lado, Josep Borrell, alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, apuntó que Daniel Ortega y Rosario Murillo han aplastado las posibilidades de un proceso electoral “creíble y legítimo” tras la cancelación del último bloque de oposición.

“Su decisión, llevada a cabo por el Consejo Supremo Electoral, el 6 de agosto, de despojar de su personalidad jurídica al último partido político de la oposición antes de las elecciones generales de noviembre, aplasta las perspectivas de un proceso electoral creíble y legítimo. La oposición ha sido eliminada”, indicó Borrell.

“Con el diablo no se dialoga nunca”: sacerdote nicaragüense

El sacerdote Edwin Román a la entrada de la iglesia San Miguel Arcángel, en la ciudad de Masaya, Nicaragua. Foto archivo VOA.

La última voz crítica que aún sobrevive en Nicaragua es la de la Iglesia católica la cual ha cuestionado el proceso electoral y expresado su preocupación “por el rumbo que lleva el país”.

La última voz crítica que aún sobrevive en Nicaragua es la de la Iglesia católica, después que el encarcelamiento de los principales líderes políticos, campesinos y empresariales en el país centroamericano impuso una especie de autocensura.

“Casi no hay nadie que se atreva a hablar. Daniel Ortega impuso un estado de terror de facto”, dice el analista político Enrique Sáez.

A semanas de las elecciones, la Iglesia precisamente es quien ha denunciado “que se ha perdido una oportunidad valiosa para enderezar el rumbo” que lleva Nicaragua, “para solucionar “los problemas sociales, políticos y económicos, al no dar cabida a la pluralidad de pensamiento de todos los sectores”.

“Se les ha excluido”, dice la Iglesia, argumentando que el mandatario sandinista, que busca reelegirse junto a su esposa, la también vicepresidenta, Rosario Murillo, han olvidado el perdón que pidieron a la Iglesia antes de llegar al poder en 2007 y han arremetido nuevamente contra el clero, como ocurrió en los1980, llamando a los obispos y sacerdotes “demonios con sotanas, hijos del demonio”, entre otros calificativos.

Ante este panorama, el sacerdote Edwing Román habló sobre los ataques de Ortega y Murillo contra la Iglesia y el futuro del país. Román es una de las voces más críticas en Nicaragua. En medio de la crisis de 2018, acogió a manifestantes en el templo San Miguel Arcángel, en la ciudad de Masaya, al sur de Managua.

En 2019, el sacerdote volvió a tomar relevancia al recibir a un grupo de familiares de reos políticos que se mantenían en huelga de hambre en el templo. La policía cercó la iglesia y suspendieron la energía durante una semana completa, imposibilitando la salida de los opositores.

Policías y simpatizantes del gobierno de Daniel Ortega rodean la iglesia San Miguel Arcangel, en Masaya, Nicaragua, después de una protesta dentro del templo. Foto archivo VOA.
Policías y simpatizantes del gobierno de Daniel Ortega rodean la iglesia San Miguel Arcangel, en Masaya, Nicaragua, después de una protesta dentro del templo. Foto archivo VOA.

La Voz de América quiso conocer su valoración de la situación actual.

VOA: Padre, hemos visto que el gobierno de Ortega y Murillo ha retomado los ataques contra la iglesia y a los sacerdotes los ha llamado “demonios”, ¿Cómo responde a esto?

Román: Siempre lo han hecho aún de modo solapado. Si alguna vez han logrado acercarse, inclusive verlos recibir la Eucaristía en Misa, ha sido por un acto de hipocresía buscando imagen, sin embargo “por sus frutos los conoceréis”, San Mateo 7:16-21.

También los fariseos acusaron a Jesucristo de demonio, y de otros apelativos.

VOA: Estos ataques contra la iglesia no son nuevos. En los 1980 se dio, pero Ortega pidió perdón en 2006 durante su campaña electoral por los graves errores que cometió en ese entonces. ¿Fue una estrategia o cómo lo tildaría usted?

Román: Estrategia e hipocresía. (A Ortega) se le vio hasta de camisa blanca con cuello corto, simulando un cuello clerical.

VOA: Cambiando de tema, ¿cómo ve el panorama de las elecciones? La Arquidiócesis de Managua ha dicho que Nicaragua se enrumba a un futuro incierto.

Román: Efectivamente, en los mensajes de la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis se ha manifestado esta preocupación por el futuro incierto. Igualmente lo hemos escuchado en la voz de algunos de nuestros obispos. La misma ciudadanía está muy preocupada por la radicalización de este sistema, la desesperación que está llevando a un masivo éxodo al extranjero, y esto conlleva a la separación de los seres queridos.

VOA: ¿Cree que este gobierno logre tener legitimidad en la comunidad internacional?

Román: Tiene una gran responsabilidad la Comunidad Internacional, los países democráticos amigos del pueblo nicaragüense, a quienes agradecemos mantengan su mirada sobre Nicaragua. Ellos saben de nuestros presos políticos, entre ellos los posibles candidatos a unas elecciones que hubiesen sido libres, transparentes y con la garantía de observadores internacionales creíbles.

VOA: ¿Qué se ve a futuro en Nicaragua?

Román: El futuro sólo Dios lo sabe. Ellos pueden armar su “proyecto” y sus estrategias, pueden utilizar todo el dinero del Estado para esta farsa, pero la última palabra sólo Dios la tiene. Nuestro pueblo es en su gran mayoría cristiano y creemos en la intervención de Dios. Creo también en los hombres y mujeres de buena voluntad.

VOA: Recientemente el oficialismo habló de otro diálogo después de las elecciones ¿Cómo ve un nuevo diálogo nacional?

Román: La escalera de oro la perdió Ortega Murillo en el primer diálogo. Tuvieron esa oportunidad y se le hubiera evitado al pueblo nicaragüense más derramamiento de sangre, encarcelamientos injusto, exilio. Inclusive que ellos, su familia y sus allegados pudieran hoy en día dormir tranquilos. Con el diablo no se dialoga nunca.

VOA: ¿Temen por sus vidas ustedes como religiosos?

Román: En mi caso, Dios me ha librado de muchos peligros. Él está conmigo. Siempre es importante la precaución que no significa cobardía.

VOA: ¿Qué les dice a los seguidores de Ortega y a la pareja gobernante que hoy los ataca con fuerza?

Román: Que sepan discernir, que todas las energías que se utilizan para hacer el mal puedan ser utilizadas para el bien. Todos somos hermanos hijos de un mismo Dios y de una Madre Patria que se llama Nicaragua. Muchos de ellos están en nuestras familias y son también nuestros vecinos. No vas a pena perder familia, vecinos y amistades por una familia gobernante a la que ellos ni siquiera los conocen.

A la parejita (gobernante) les digo que son el hazmerreír, y qué hay un Dios que les está esperando.

Cargar más

XS
SM
MD
LG